19
Feb 16

Una fecha para la infamia

12729034_10153888271264754_7164541217962714524_n

El 19 de febrero de 1942 el Presidente de los Estados Unidos de América -Franklin D. Roosevelt- autorizó que el gobierno  encarcelara a ciudadanos de aquel país sólo porque se parecían al enemigo.

Más de 110,000 ciudadanos estadounidenses e inmigrantes de ascendencia japonesa fueron forzados a dejar sus hogares, sus negocios y sus modos de vida. Fue uno de los peores desastres en términos de derechos civiles en aquel país.

Por eso es que hoy se conmemora el Día del recuerdo; y es un día para la infamia.


08
Ene 16

¿Le negarías nueve años de navidades a un niño?

P10406211

Hace dos años te conté esta historia; pero antes… ¿cómo pasaste tu navidad?  ¿Qué tal si hubieras sido forzado a pasarla sin las personas que amas y te aman?  En Guatemala, seis niños están condenados a eso por la falta de escrúpulos de organismos internacionales, ONG, jueces y otros funcionarios.

José es uno de esos niños.  Ha tenido vínculos emocionales y personales con Rose, que es su madre adoptiva potencial desde que él tenía 2 meses de edad (antes de la ley antiadopciones) y durante nueve años y docenas viajes de los EE.UU. a Guatemala. Pero José vive en riesgo permanente de ser forzado a regresar a manos de su madre biológica que lo maltrataba Los derechos de José son violados constantemente al hacerlo crecer sin familia.  ¿Por negligencia, o por mala fe?

José y Rose –¡como otros cinco niños y sus familias adoptivas!– viven pesadillas desde que sus procesos de adopción quedaron atrapados en el agujero negro de la ley antiadopciones y el prejuicio. Dos veces la Procuraduría General de la Nación se ha pronunciado a favor de la adoptabilidad de José; pero cierto juez -¡el séptimo que vio el caso!- dispuso que José debería ser regresado con su madre biológica. En su fallo el juzgador ignoró reportes documentados, de expertos, que confirman que la madre biológica de José es incapaz de proveerlo con un ambiente sano y que representa un riesgo para él.

Hace dos años había 18 niños en la situación de José y 12 ya tienen familia; pero piensa un momento: ¿qué clase de personas les niegan familias a niños que podrían tenerlas? ¿Quién les repone –¡a seis niños!– 9 navidades sin familias?

Como todo comienzo, un año nuevo trae esperanzas y oportunidades.  Para los niños que crecen sin familias esas esperanzas y oportunidades no tienen que ver con conseguir el juego más reciente para ser el “gamer” más fresco del colegio.  ¿Te imaginas lo que ha de ser ocho años deseando una familia?

Y mientras los funcionarios, oenegeros y jueces recibieron a Santa y se abrazaron con sus familias en la navidad…posiblemente frente a un nacimiento, José la pasó en el orfanato ¡por octava vez! ¿Cómo se les reponen nueve años de navidades a seis niños?

Columna publicada en elPeriódico.


23
Ago 15

Intereses vrs. derechos

trafico-21k

Esto es lo que ocurre cuando intereses colectivos prevalecen sobre los derechos individuales.

Muchos de los males de la sociedad guatemalteca están enraizados en la creencia generalizada de que es legítimo que  grupos de ciudadanos y políticos se pongan de acuerdo para imponer sus preferencias, gustos, aficiones, artes, deportes, ritos y más sobre las demás personas.  Acabo de oír sirena de bomberos, o ambulancia en este tráfico artificial y me pregunto: ¿Llegarán a tiempo?

El tráfico de hoy -con todos los daños, perjuicios y costos- que ocasiona es cortesía de la carrera 21K, de la Municipalidad de Guatemala y el Banco Agromercantil.

¿Qué diferencia esta actividad de otras -que también entorpecen gravemente el tráfico- como las procesiones de las festividades previas a la Pascua y de las antorchas del 15 de septiembre?  Que la carrera 21K es un capricho político de Tu Muni; en tanto que las otras dos son expresiones culturales enraizadas en un proceso evolutivo de la sociedad guatemalteca.

Una es una carrera estándar como cualquiera que igual podría celebrarse en San Salvador, Boston, Madrid, Ugadugu, o Ulan Bator.  Pero el carácter chapín se expresa y se manifiesta en las procesiones (aunque uno no sea religioso) y en las antorchas (aunque uno no sea nacionalista).

Puede que me equivoque, claro; pero  por ahora, creo que hay diferencias.


27
Jun 15

SCOTUS resolvió en favor del matrimonio igualitario

10616506_10205974414353696_4656489843407210737_n

La Corte Suprema de los Estados Unidos de América resolvió en favor del matrimonio igualitario con la siguiente declaración del juez Anthony Kennedy: No existe unión más profunda que el matrimonio, ya que encarna los más altos ideales de amor, fidelidad, devoción, [sacrificio, dice; pero obvio que no si entiendes lo perverso que es el sacrificio] y familia. Al conformar una unión marital, dos personas se convierten en algo más grande de lo que fueron alguna vez. Tal como algunos de los recurrentes de estos casos demuestran, el matrimonio encarna un amor que perdurará incluso más allá de la muerte. Sería un error considerar que estos hombres y mujeres irrespetan la idea del matrimonio. Su alegato es que ellos lo respetan de una forma tan profunda que buscan realizarse a sí mismos en él. Su esperanza es no estar condenados a una vida de soledad, excluidos de una de las instituciones más antiguas de la historia  [que en realidad debería ser un contrato] . Ellos piden dignidad igualitaria ante los ojos de la ley. La Constitución les otorga ese derecho [o más bien, se los reconoce ya que las constituciones no otorgan derechos].

Aquella resolución sucede a una de similar naturaleza emitida en México hace unos días.

Sospecho que, en unos años, la oposición al matrimonio igualitario se va a ver tan absurda como la oposición a los matrimonios interraciales. Lo correcto, sin embargo, sería que las personas viviéramos por derecho, y no por permiso. Nada tienen que hacer los políticos y los legisladores, en cuanto a regular asuntos propios de la esfera de acción privada y voluntaria de personas adultas. ¡Nada!

Mientras tanto te dejo con algo de food for thought:  Of marriage and liberty – some thoughts on Justice Thomas’ Obergefell dissent

La foto la tomé de Facebook…y por cierto, ¿notaste que no llovieron sapos? ¿Viste que no llovió fuego, ni hubo plaga de langostas?


23
Abr 15

Los ciclistas y ¿el abuso en el Día de la Tierra?

Imagen de previsualización de YouTube

¿Para celebrar el Día de la Tierra? un grupo grande, grande, grande de ensusiastas del ciclismo decidió pedalear por la ciudad ¿e impulsar la idea de que a menos automóviles, menos contaminación e ideas afines?

En la  noche pasaron por mi barrio y el enjambre de ciclistas ocupó la 20 calle de la zona 10 a todo lo ancho. Hubiera sido un espectáculo bonito (y de hecho lo era) si no hubiera sido porque al hacerlo los ciclistas pararon el tráfico de vehículos en el área.  En un área donde el tráfico de vehículos ya es un problema grave.

Los ciclistas, ¿se dan cuenta de que al bloquear el tráfico alargan el tiempo en el que los vehículos están en la calle y funcionando y que por lo tanto contaminan más?  Sospecho que no.  Noté algo más durante el paso de los ciclistas: cierta actitud hostil contra los automóviles porque parecía que deliberadamente no los dejaban pasar. No sólo ocupaban todos los carriles sino que, cuando un auto logró meterse al carril izquierdo oí un grito de ¡Carro! y varios ciclistas se le echaron como para amonestarlo por haberse atrevido a pasar.  Además, la gente molesta (con razón) hacía sonar sus bocinas contribuyento a la contaminación auditiva.

A la hora que pasaron los ciclistas (como a las 8:00 p.m.) la mayoría de la gente va cansada para sus casas. Después de un día de trabajo, ¿quién está para que un grupo de interés (cualquiera) tome el control de las vías de comunicación, obstaculice el tránsito y  haga muy desagradable algo que ya es difícil?

Yo me transporto en bicicleta a mi trabajo con bastante frecuencia y aprecio esos paseos; pero estoy de acuerdo con Benito Juárez en aquello de que el respeto al derecho ajeno es la paz y me parece un abuso lo que ocurrió anoche.  Comparto con los ciclistas el interés por el pedaleo urbano; pero entiendo el valor del principio de que el interés general prevalece sobre el interés individual; pero no sobre el derecho individual.

En el vídeo de arriba se ve cómo es que los automóviles que vienen sobre el callejón, no pueden incorporarse a la calle. Y en el vídeo de abajo se ve la atorazón que se hizo entre la 14 avenida y posiblemente el Obelisco. Los ciclistas actuaron como actúan los que bloquean carreteras: para hacer valer sus intereses, no dudaron en violar los derechos de otras personas.

Repito que simpatizo con la idea de pedalear por la ciudad y sospecho que de noche ha de ser muy agradable y sabroso.  Empero, cuestiono muy seriamente que al detener el tráfico los ciclistas contribuyan a reducir la contaminación.  Es reprobable la pretensión de que los ciclistas tengan la facultad de apoderarse de las vías y perjudicar a otros usuarios.  Los dirigentes de estas actividades harían bien actuar con responsabilidad y en organizarlas de modo que no ocasionen daños, ni perjudiquen a terceros.  Los participantes también.  Una actividad tan bonita no tiene por qué producir efectos dañinos perfectamente evitables.  ¿Y las autoridades? ¡Tu Muni? ¿Para qué están las autoridades? Para garantizar el orden y garantizar que no se violen derechos.

Imagen de previsualización de YouTube

02
Abr 14

La raíz del conflicto de Chixoy

chixoy-el-periodico-felix-acajabon

La creencia de que los intereses colectivos prevalecen sobre los derechos individuales es la raíz del conflicto con los pobladores del área de la hidroeléctrica de Chixoy.  Es la misma creencia en la que están enraizados otros conflictos como el de la minería.

Si la Constitución, las leyes y quienes las ejecutan respetaran plenamente los derechos de las personas (como su derecho de propiedad aún sobre el subsuelo), no habría tales conflictos.  Si la Constitución, las leyes y quienes las ejecutan respetaran plenamente los derechos de las personas, aún frente a los reclamos y las exigencias de la colectividad, de la nación y del estado, no habría tales conflictos.

El caso es que -entre nosotros- prevalece la creencia falsa de que los derechos individuales deben estar sometidos a los intereses de el vecindario, la aldea, el país, el gremio, el sindicato, el gobierno, la nación, la étnia, la iglesia, y cualquier otro grupo que tenga un reclamo, o una demanda.

En una sociedad sana puede que los intereses colectivos prevalezcan sobre los intereses particulares; pero los derechos individuales no deben estar sometidos a los derechos de las personas individuales.  En una sociedad sana es inaceptable que se obligue a unos a dejar sus casas y sus tierras, sólo porque otros -que aparentemente son mayoría- las necesitan. Incluso si se acude a procedimientos democráticos.  Nadie debería de ser sacado de su casa y de su tierra, sólo porque otros votaron para que así sea.

La foto es por Félix Acajabón, de El periódico.


27
Feb 14

Los mejores y los peores defensores de los derechos humanos

La revista The Atlantic publicó las listas de los nominados a mejores y peores defensores de los derechos humanos entre la fauna de Hollylwood y el negocio de los espectáculos.

Así como la Academia se prepara para la ceremonia de los premiso Oscar en este fin de semana, la Human Rights Foundation ha elaborado una lista de celebridades que merecen reconocimeintos por sus logros en el campo de los derechos humanos…y otra de famosos que deberían estar avergonzados de apoyar y servir a los intereses de tiranos y violadores de aquellos derechos.

¿Quiénes están en la lista de los que han hecho un trabajo destacado por los derechos humanos?

1. George Clooney y Arnold Schwarzenegger

2. Madona

3. Khalid Abdalla

4. Jon Stewart

5. Cui Jian

6.  Ben Kingley y Susan Sarandon

7. Colin Firth y Emma Thompson

8. Gabriela Montero

9. Bono

10. Cher, Harvey Fierstein, Stephen Fry, Lady Gaga, Elton John, Garry Kasparov, Wentworth Miller, and Tilda Swinton.

….y ¿quiénes están en la lista de la vergüenza?

Jennifer López, Maríah Carey, Kim Kardashian y Kanye West; Dennis Rodman,  Gustavo Dudamel,  Fat Joe, Julio Iglesias, y el equipo español de fútbol.


30
Ago 13

Por la libertad de expresión II

Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento, y muera quien no piense como yo, escribió Voltaire (como ironía); y pareciera ser que esa es la consigna del Procurador de los Derechos Humanos… y la de su clientela.

¿Cuál es la evidencia para aquella afirmación? El hecho de que el PDH condenara a Ricardo Méndez-Ruiz por sus expresiones sobre el pasado guerrillero de muchos miembros de Organizaciones no gubernamentales que medran alrededor del tema de los derechos humanos. El Procurador cree que puede condenar moralmente a Méndez-Ruiz (como podría condenar a cualquier otro ciudadano que no estuviera de acuerdo con él), porque supone que las perspectivas que expone el ciudadano señalado criminalizan las actividades de muchos oenegeros durante el enfrentamiento armado interno.

El hecho, sin embargo, es que la guerrilla organizaba y ejecutaba actos como secuestros; y no hay necesidad alguna de criminalizar el secuestro, porque esa actividad ya está tipificada en el Código Penal. ¿Sabes qué otra cosa escribió Voltaire? A los muertos se les debe respeto, y a los vivos nada más que la verdad. La Historia de Guatemala está siendo escrita ahora mismo y –en busca de la verdad– los guatemaltecos tenemos derecho a escuchar todas las perspectivas posibles de lo que ocurrió durante los años en los que la guerrilla intentó establecer la dictadura del proletariado por la fuerza. Méndez-Ruiz, y otros ciudadanos como él, están abriendo ventanas para entender mejor lo que ocurrió entonces.

Alguien, en Facebook, escribió que no se debería señalar a los exguerrilleros por pecadillos que cometieron en los años setenta y ochenta. Perdonen, pero pecadillos cometen los acólitos que se toman el vino de consagrar en las sacristías. Los secuestros y otros delitos cometidos por exguerrilleros (y ahora oenegeros) no son pecadillos; y los guatemaltecos y la Historia tenemos derecho a conocer de aquellos actos y a saber quiénes los cometían. Aunque eso incomode a la clientela del Procurador.

La libertad de expresión está bajo asedio, no mediante la vieja censura, sino por medio de actos como la judicialización y la condena de las informaciones y opiniones inconvenientes.

Esta columna fue publicada en El periódico.


23
Ago 13

Por la libertad de expresión

Hasta hace poco, quienes más hacían uso de la libertad de expresión en público y con frecuencia eran los periodistas desde sus diarios, y sus estaciones de radio y televisión; por eso anda por ahí la creencia de que aquel derecho individual es un privilegio para periodistas.

Empero, la libertad de expresión es una manifestación de la libertad (a secas), uno de los indiscutibles derechos individuales reconocidos en toda sociedad civilizada para todos sus miembros sin distinción alguna. Por eso es que es cierto aquello de que quien defiende su derecho, lo defiende para todos los demás.

Aquella condición adquiere más importancia si tomamos en cuenta que la libertad y la tecnología empoderan como comunicadoras a todas las personas que quieran hacer uso de las numerosas posibilidades que hay (Facebook, YouTube y Twitter, para citar tres). Una persona cualquiera no necesita de un diario, una radio, o un canal de televisión para hacerse escuchar y para tener influencia; y por eso es que los que usufructuan el poder están aterrados.

Hasta hace poco era relativamente fácil que los dictadores del momento, o los aspirantes a dictadores, ejercieran sus facultades –legales o no– para censurar información y opiniones que perjudicaran sus intereses, o los de sus clientelas. Ahora es más difícil, porque la censura es generalmente mal vista en todas partes y porque, si un régimen quiere mantener las apariencias republicanas, no puede actuar de forma burda como se hacía antes. Pero, sobre todo, porque la tecnología ha descentralizado y desconcentrado las fuentes de información y de opiniones. Por eso es que los regímenes más hábiles acuden a recursos como la judicialización y la criminalización de las informaciones y opiniones inconvenientes.

Tu libertad de expresión está siendo asediada y muchas veces el asedio es sutil, pero otras es descarado y muy violento. Y a los chapines de estos tiempos nos toca defender la libertad de expresión frente a los ataques directos, así como contra las falacias y mentiras que los pipoldermos y sus clientelas fabrican para coartar la libertad.

Columna publicada en El periódico.


19
Oct 12

Una cosa es una cosa…delitos y manifestaciones

Tres características de los derechos son atingentes para estas meditaciones: los derechos son principios necesarios para vivir en concordia; la única obligación implícita en el ejercicio de los derechos es la de respetar los derechos ajenos; y ningún derecho es más que otro.

Porque el derecho a la libertad es un derecho, las personas no deberíamos tener que pedir permiso para manifestar. Y las manifestaciones no deben ser criminalizadas. Pero claro, cuando manifestamos, no debemos violar derechos de otros. Por ejemplo, cuando con unos amigos organizábamos los Viernes de Luto, en el Obelisco, siempre nos opusimos a quienes querían parar el tráfico en el lugar. Eso hubiera deslegitimado aquellas manifestaciones.

Eso sí… hay que distinguir entre el acto de manifestar –que es una cosa– y los actos relacionados que podrían ser delitos –que son otras cosas–. Una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa, dirían en mi pueblo.

Si los organizadores y/o participantes en las manifestaciones llevan capuchas y/o llevan algún tipo de arma… eso es otra cosa. Si los organizadores y/o manifestantes incurren en coacción, o amenazas contra los que transitan carreteras, por ejemplo, esos son delitos de acuerdo con los artículos 214 y 215 del Código Penal. Si incurren en robo, o hurto –digamos que de cualquier producto que sea transportado por las carreteras– esos son delitos según los artículos 246, 251 y 252 de aquel Código. Si incendiaran un vehículo hay delitos tipificados en los artículos 282 y 283. La instigación a delinquir está en el artículo 394. Chequea los artículos 158 y el y 292. Todas estas son normas generales, abstractas e impersonales, preestablecidas, que tipifican delitos. Además, la Corte de Constitucionalidad se ha manifestado, ¡tres veces!, en el sentido de que el derecho a la libertad de locomoción de las personas debe ser protegido. Y supongo que, definitiva y específicamente, contra delincuentes y bloqueadores.

Las protestas sociales y las manifestaciones son expresiones del derecho a la libertad; y deben ser protegidas por la Constitución, las leyes y las autoridades legítimas. Del mismo modo en el que los delincuentes deben ser perseguidos y procesados, de acuerdo con la Constitución y las leyes, por las autoridades legítimas.

Esta columna fue publicada en El Periódico.