11
Nov 18

Pretensiones perversas del Movimiento para la liberación de los pueblos

El Movimiento para la liberación de los pueblos -vástago de Codeca- quiere nacionalizar todos los bienes y servicios privatizados en Guatemala; esto es: estatizarlos, que es lo mismo que devolverles el control de los mismos a políticos y burocratas.

Y tu ya sabes lo que ocurría cuando los políticos y burócratas controlaban la energía eléctrica, por ejemplo: había apagones de hasta 8 horas y no había energía para nuevos negocios, y muchos negocios tuvieron que comprar sus propias plantas eléctricas.

Tu ya sabes lo que pasaba cuando los políticos y burocratas controlaban las telecomunicaciones: ¡No había líneas telefónicas! y había un monopolio de las líneas fijas, y otro de las móviles.  Había que pagar Q4,000 quetzales por una línea fija (cuando el quetzal andaba a menos de Q6 x 1$) y en casa de mis padres esperamos cuatro años por una línea.  Mucha gente daba mordidas para conseguir las lineas que necesitaba.

¿Te sigo contando? Aviateca, la línea aérea nacional no tenía aviones propios y era un pozo hediondo de corrupción, como lo eran Guatel y el sistema de electrificación estatal.

Como no sea por motivos ideológicos, ¿por qué sera que una organización política -que se financia con el robo de energía eléctrica y tiene centenares de denuncias judiciales por aquellos actos delictivos- quisiera devolverles a los políticos y burócratas el control de la energía eléctrica, de las telecomunicaciones, de la aviación, y todas esas cosas?

Si todo el tiempo estamos quejándonos de que la mayoría de políticos y burocratas son corruptos, ¿por qué querríamos que controlaran  la energía eléctrica, de las telecomunicaciones, de la aviación, y todas esas cosas?

A como van las cosas, pareciera que hay la intención de que en las próximas eleciones los chapines tengamos que elegir entre el Movimiento para la liberación de los pueblos y la Unidad Nacional de la Esperanza (el partido de Sandra Torres, la admiradora de Fidel Castro, miembro distinguido de la Internacional Socialista, involucrada en el negocio del Transurbano y ex esposa de Alvaro Colóm).   O elegir entre ellos y el voto nulo. O elegir entre ellos y algún advenedizo.

El MLP (Codeca) tiene otras pretensiones:

  • Organizar a todo el país en comunidades para la recuperación y defensa de la dignidad y soberanía plurinacional para construir el buen vivir.
  • Construir el estado plurinacional desde las autonomías indígenas.
  • Impulsar el proceso de una asamblea constituyente popular y plurinacional.
  • Recuperar las tierras, los territorios y agua para el cultivo y consumo nacional.

Los bolivianos ya fueron por ahí y mira cómo les fue.

Ahora la curiosidad es, ¿que tiene el MLP-Codeca que los inmuniza contra una investigación oficial y seria sobre sus fuentes de financiamiento? ¿Qué tiene ese grupo que le garantiza impunidad incluso frente a la todopooderosa CICIG? ¿Qué tiene la UNE que parece gozar de igual privilegio?

La foto es de elPeriódico.


07
Oct 18

¿Por qué es que Centroamérica se mantiene pobre?

La suspensión de operaciones de la mina de plata Escobal en el sureste de Guatemala, en julio de 2017, desplazó a más de 850 trabajadores y puso en peligro los medios de subsistencia de miles de personas más cuyos trabajos están respaldados indirectamente por el proyecto. La pérdida de ingresos familiares ha perjudicado a las comunidades en el municipio de San Rafael Las Flores y, en algunos casos, ha enviado a los desempleados al norte a buscar trabajo en los EE. UU., dice Mary Anastasia O´Grady en su columna de The Wall Street Journal, titulada Why Central America Stays Poor.

Y luego explica que la naturaleza puede ser cruel en países subdesarrollados. Sin embargo, no fue el fuego, una inundación, un alud o un volcán lo que produjo aquel golpe económico. Es una farsa hecha por el hombre, cortesía de la Corte de Constitucionalidad de Guatemala. Es una saga que vale la pena volver a contar porque va al corazón de la pobreza intransigente del país.

La columnista cuenta con detalles el caso de El Escobal, que es propiedad de la minera San Rafael; así como el rol que han tenido la ONG CALAS, la CICIG y la Corte de Constitucionalidad en este caso de fabricación de miseria.

O`Grady concluye en que la mina podría ser reabierta fácilmente respetando los derechos de los Xincas. Pero al parecer, el tribunal supremo no quiere que eso suceda, sin importar el costo para el pueblo guatemalteco. Y eso es lo que a mi me enoja, el hecho de que a los magistrados activistas no les importe hacer tantos daños, a tantas personas, no sólo vinculadas con la mina; sino a todos aquellos que no obtendrán empleos, ni mejorarán sus ingresos en la medida en que más y más empresas se den cuenta de lo absurdo que es invertir en Guatemala.


27
Sep 18

La ONU en la picota

El ideal de CICIG, se perdió en el marco de la burocracia de Naciones Unidas y en el culto a la persona, que por principio nunca debe ser mayor que la institución que representa, dijo Jimmy Morales, presidente de Guatemala, en la Asamblea General de la ONU, organización que debe estar en la picota.

Imagen de previsualización de YouTube

¿A alguien le soprende que eso haya ocurrido? Las burocracias suelen ser laberintos para los ideales; y si son laberintos para ideales bien concebidos y para ideales nobles, ¿cómo no van a ser laberintos y hasta tumbas para ideales oscuros.

Ya en 2009, el periodista Eric Frattini, en su libro Historia de la corrupción en la ONU, escribió acerca de la burocracia y la corrupción en aquella organización internacional.  Advirdió sobre Espías, traidores y otras tribulaciones; Excesos, Acoso sexual, mentiras y favores; la corrupción express; los abusos, el rentable negocio de los refugiados; y otros males endémicos de la Organización.

En 2004, Jordi Raich publicó El espejismo humanitario: la especie solidaria al descubierto, libro en el que pone al desnudo los dilemas políticos y éticos de la solidaridad y las relaciones del humanitario -un misionero del tercer milenio- con otros actores del teatro filantrópico: víctimas egoístas, políticos sin escrúpulos, periodistas susceptibles, militares fanáticos y cooperantes aprovechados.

Pero las advertencias vienen de lejos, ya en 1986, en Capitalism, the Unknown Ideal, Ayn Rand escribió que desde el punto de vista psicológico, la ONU ha contribuido en gran medida al pantano gris de la desmoralización, el cinismo, la amargura, la desesperanza, el miedo y la culpa anónima, que se está tragando el mundo occidental.

Ronald Reagan sacó a los Estados Unidos de América, de la UNESCO en 1984 debido a la corrupción; y Donald Trump estaría por retirar a su país del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU debido al pantano gris que mencionó Rand en su oportunidad.

En realidad hay bastante material sobre lo intrinsecamente perverso que es el sistema. Además de los citados arriba, te recomiendo dos libros:

Incluso el sentido del humor se ocupa de ese mundillo burocrático y corrupto que es el de los organismos internacionales, gubernamentales, o no.  ¿Viste el trailer que ilustra esta nota? Si no, velo.

En el marco de lo que está ocurriendo en Guatemala y en el marco de su propia naturaleza, tanto la ONU como la CICIG están llamadas a hacer un ejercicio de introspección e incluso uno de expiación. Abajo te comparto frases del discurso de Morales en la ONU.  Son food for thought. Se que Morales es lider de nada; pero es el Presidente constitucional de la república electo popularmente (aunque fuera porque no había mejor opción) y lo que cuenta merece ser tomado en serio; indepentemente de él y de la calidad de su administración.

  • Guatemala ha sido el único Estado en firmar un acuerdo de cooperación con la Secretaría General de las Naciones Unidas para establecer una “Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala”, denominada “CICIG”, que tendría una duración de dos años. Considerando que la iniciativa era valiosa, el Estado de Guatemala le concedió cinco prórrogas más. 

Al mando de tres comisionados, la CICIG tuvo sus luces y sus sombras, y como Estado soberano decidimos no solicitar la sexta prórroga considerando que después de más de  una década, ha sido tiempo suficiente para cumplir con su mandato.

Muy oportuno sería, que el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas informe, (en aras de la transparencia), el detalle del uso de los recursos desde el establecimiento de la comisión, para rendir cuentas a la comunidad internacional sobre la utilización de los fondos acreditados.

La misma Comisión Helsinky, del Senado de los Estados Unidos de América, le ha pedido cuentas a la CICIG y esta comisión se ha negado a hacerlo en reiteradas ocasiones.

Esa negativa a la rendición de cuentas, contradice totalmente, el espíritu de la comisión contra la impunidad.

  • Por las circunstancias dadas es necesario hacer del conocimiento de la comunidad internacional las razones por las cuales se ha decidido no prorrogar el mandato de la CICIG en Guatemala.

Primero: porque violó la Constitución Política de la República, nuestras leyes y el acuerdo mismo de su creación, excediéndose en su mandato, manipulando la justicia, atentando contra la presunción de inocencia y el debido proceso.

Segundo: porque el comisionado Velásquez se entrometió en asuntos internos del país  politizando la justicia y judicializando la política, abusos que han polarizado a la sociedad guatemalteca y han creado una atmósfera de inestabilidad que llega a vulnerar la seguridad.

A pesar de que nosotros, me refiero al gobierno de Guatemala habíamos manifestado tiempo atrás nuestras preocupaciones de los abusos de la CICIG en Guatemala, tuvo que darse un caso que afectara intereses internacionales para que la comunidad internacional se percatará de las injusticias cometidas por esa comisión de Naciones Unidas.

Y aquí me refiero a la indiferencia y la pasividad del Secretario General de la ONU, a quien desde hace más de un año le presenté personalmente y de manera oficial: las preocupaciones del Gobierno de Guatemala sobre las malas prácticas de la CICIG y su comisionado.

  • Nadie puede negar que muchas personas y familias guatemaltecas, también han sufrido persecuciones ilegales, o han sido violentados sus derechos humanos y garantías constitucionales con total impunidad por dicha comisión.

¿Cómo se ha violado la presunción de inocencia y el debido proceso por la CICIG en Guatemala?

Contrario a lo regulado en instrumentos internacionales en materia de derechos humanos y al orden constitucional guatemalteco los señalamientos de la comisión  iniciaron con conferencias de prensa, mediatizando los casos vulnerando la presunción de inocencia, porque a través de dicha mediatización se ejerció  presión sobre jueces y magistrados para sus resoluciones.

Que el jurista al frente de la comisión haya expresado que el ser humano se va haciendo menos inocente conforme avanzan las investigaciones y el proceso penal, es una afirmación  que viola la Constitución Política de la República, puesto que esta garantiza el derecho humano de presunción de inocencia.

El ser humano es inocente en tanto no exista una sentencia firme que le haya condenado.

Otro abuso que no podemos dejar pasar es: el uso excesivo de la fuerza y el abuso del poder, que llegaron a llamarse “Jueves de GICIG” que además de las mencionadas conferencias de prensa incluían capturas y allanamientos con excesivo abuso de la fuerza. Haciéndose acompañar de decenas de policías fuertemente armados, incluso con fusiles de alto calibre.

Debe considerarse también, el excesivo uso de la prisión preventiva, que debiendo ser una excepción, la CICIG la ha convertido en la regla en Guatemala.

Conforme las leyes de Guatemala, ninguna persona debe permanecer más de tres meses en prisión preventiva, pero en los casos de la CICIG, hay algunas personas que estuvieron más  de tres años en prisión preventiva;  cinco años más ligados a proceso y luego fueron declaradas inocentes.

Y a la fecha, hay cientos de personas que llevan años guardando prisión preventiva.

Hay un caso denominado Pavo Real, en el que una persona fue juzgada en Guatemala, otra en Austria y otra en España; y en los tres países las pruebas presentadas por CICIG no fueron suficientes y se les declaró inocentes.

Hoy se lamentan cinco muertes causadas por ese abuso de prisión preventiva, en donde la presión de CICIG sobre los jueces, influyó para que dichos jueces no otorgaran medidas alternas de privación de libertad que garantizara un tratamiento médico adecuado.

Hay otro caso que quiero traer a colación, el caso del joven Alfredo Zimeri. Un joven de 19 años, que fue brutalmente golpeado por personal de la CICIG, provocándole múltiples fracturas graves en su rostro y cráneo; el señor Velásquez excedió su mandato al solicitar en conflicto de intereses las grabaciones de los videos de las cámaras de vigilancia, evidencia que solo el Ministerio Público estaba facultado a realizar.

¿Cómo se le puede llamar a esto? ¿Justicia o impunidad?

En esencia, la CICIG ha llegado a ser una amenaza para la paz en Guatemala. La CICIG ha montado un sistema de terror, un sistema en donde, el que piensa diferente lo persigue, lo investiga, se le señala de coaccionar testigos, que luego los convierte en colaboradores eficaces, ofreciéndoles procesos abreviados y redención de penas.

Con sus antecedentes, es sano que la ONU esté en la picota, o por lo menos que esté bajo la luz seguidora.  Y, para los chapines, es más sano que la CICIG responda por sus 10 años de gestión en Guatemala, y traslade sus capacidades al finalizar su mandato.


21
Sep 18

El mal huevo de un mal cuervo

Estoy leyendo la biografía de Leonardo Da Vinci por W. Isaacson; y es admirable como es que la prosperidad en Florencia fue un ambiente propicio para las artes, no sólo en los espacios públicos y políticos, sino en los espacios privados.  El asunto viene al caso porque un amigo –artista- me contó que, en lo que va del año se le han caído tres proyectos grandes (privados) porque sus mecenas no están en ánimo, ni en disposición de emprender proyectos artísticos.  No hay confianza en el futuro y si ese recelo ya se nota en el campo artístico (que es un lujo), ¿cómo estarán las cosas en el campo productivo?

El ambiente de tensión extrema que se vive en el país no sólo ocurre en las redes sociales virtuales donde el vitriolo va y viene entre tirios y troyanos acerca de si Iván se va, o si Iván se queda. Si me preguntan diré que prefiero que se vaya; pero no me opongo a un acuerdo en el que el jefe de la CICIG nombre a un adjunto y que el jefe dirija la comisión desde afuera.  El ambiente de tensión es una realidad violenta donde hay ataques a hidroeléctricas, invasiones de fincas y bloqueos; así como donde hay intimidaciones, insultos, desmanes y empujones en espacios públicos.  La conflictividad fabricada está siendo asfixiante.

En un informe titulado Inversión en Guatemala, ¿problema estructural, o coyuntural?, el equipo de UFM Market Trends advierte que la causa del atraso económico ha sido la incapacidad de Guatemala de atraer inversión extranjera directa, o para generarla endógenamente mediante más ahorro. ¿Y para qué quieres que no haya atraso económico? Para que haya más bienes y servicios, para que la gente encuentre trabajo, para que mejoren los salarios, para que la gente pueda llenar sus necesidades y ahorrar, para que no tengamos que privarnos de obras de arte hermosas en espacios públicos.

La CICIG es un experimento fallido, es un mal huevo que salió de un mal cuervo; y la conflictividad que ha disparado debe ser resuelta cuanto antes, por vías racionales, con los ojos puestos en el futuro y no en busca de algún tipo de victoria pírrica.  Antes de que cause más daños.

Columna publicada en elPeriódico.

Ilustración de Leonardo da Vinci [Dominio público], via Wikimedia Commons


19
Sep 18

Una solución razonable sobre la CICIG

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas , Antonio Guterres,confirmó a Iván Velásquez como Jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.  Velásquez habrá de nombrar a un comisionado adjunto que vendrá a Guatemala en tanto que el titular permanecerá fuera de Guatemala.

A mi me parece que esta es una buena salida política y diplomática y estoy convencido de que la Administración de Jimmy Morales y el Presidente no deberían reaccionar con el hígado. Es una forma de encontrarse en la cresta y si las partes involucradas actúan racionalmente es una forma de preservar al paz y evitar conflictos.  Es una forma de decir: Ni usted, ni yo. Otra cosa será si el objetivo de alguna de las partes fuera hacer crecer el conflicto, en el que en río revuelto ganancia de pescadores. ¡Cuidado con los vividores del conflicto!

El de la CICIG fue un acuerdo mal hecho y así lo advertimos muchos desde que se hablaba de la CICIACS.  Lamentablemente muchos que ahora se han dado cuenta de eso pusieron oídos sordos a las advertancias.  Ahora, porque los acuerdos deben respetarse, no queda más que echarle ganas y actuar de forma civilizada, Ya se hizo lo que se podía sin violar la ley, ni el acuerdo, la ONU ya cedió porque Velásquez no vendrá al país.  Todavía hay espacio para enmendar la Comisión en el año que le queda para trasladar sus capacidades.

Dicho lo anterior, les recomiendo mucho la lectura del artículo La CICIG, un experimento fallido, por Warren Orbaugh.  Ojalá que aprendamos algo.

Foto por elPeriódico.


17
Sep 18

El gallo-gallina de la Corte de Constitucionalidad

La Corte de Constitucionalidad otorgó un amparo provisional en el caso del retorno de Iván Veláquez como jefe de la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala; pero la resolución es un gallo-gallina.

Por un lado la resolución dice que el Presidente, como representante de la unidad nacional y obligado a velar por los intereses de toda la población de la República y responsable de dirigir la política exterior, con el fin de preservar el bien común y la armonía ciudadana debe realizar las negociaciones con el Secretario General de la Organización de  Naciones Unidas hasta agotar las vías de diálogo relativas a efecto de que sea mediante esos mecanismos que se defina cualquiera controversia relacionada con el acuerdo de la  CICIG.

Tres cosas quiero destacar: 1. El Presidente debe negociar con el Secretario General de la ONU y ese es el mecanismo para dirimir las controversias acerca del futuro de la Comisión. 2. Al Presidente le corresponde dirigir la política exterior (dentro de la ley, claro y respetando los tratados, claro).  3. El Presidente debe hacerlo velando por los intereses de todos (no de la mayoría, ni de la mayoría), preservando el bien común (que es el bien de todos y no el de la mayoria,ni el de la minoría) y para preservar la armonía ciudadana.  Siendo que hay controversia, y que debe ser resuelta para preservar la armonía, el bien común y proteger los intereses de todos, aquella negociación para dirimir las polémicas que hubiere acerca del futuro de la CICIG. Sin esa negociación y sin zanjar las disputas tomando en cuenta el punto 3, no es posible definir cuál es el futuro de aquella comisión.

Es posterior a aquella negociación que el Presidente -como responsable de la política exterior y guardian de la armonía ciudadana, del bien común y de los intereses de todos (no de la mayoría, ni de la minoría)- habrá de dejar entrar al país al Comisionado, o Comisionada.  No puede ser antes porque la negociación será la que permita dirimir las controversias y sin resolver las controversias no es razonable  que ingrese un comisionado, o comisionada.

A mí me llama la atención que la Corte no haya mencionado por nombre al actual jefe de la CICIG, Iván Velásquez y que haya elegido referirse al cargo en masculino y femenino como está en el acuerdo que le da orígen a la intervención de la Comisión en Guatemala.  Por un lado es cierto que despersonaliza e institucionaliza; pero por otro lado es muy conveniente cuando se trata de decir, sin decir.  Cuando se trata de producir un gallo-gallina.

No es la primera vez que la Corte falla de esa forma ambigua que no resuelve nada.  Lo acaba de hacer en el caso de la Minera San Rafael.

Si me preguntan diré que lo que corresponde es que el Presidente interponga un recurso de Aclaración.  No sólo para que los magistrados de la Corte de Constitucionalidad asuman su responsabilidad (ya sabes que en Guatemala la Constitución dice lo que la Corte dice que dice -y que eso puede variar arbitrariamente-), sino para que el Presidente sepa a qué atenerse exactamente y pueda complir con su obligación de dirigir la política exterior en atención a los intereses de todos y al bien común (y no sólo a los de la mayoría, y menos a los de los grupos más vociferantes).

Siendo que hay controversia sobre la CICIG y su jefe actual, no es sano que las cosas continúen sin que se diriman la diferencias civilizadamente, y esa es la tarea que tienen el Presidente y el Secretario general de la ONU.  El costo de no dirimir civilizadamente las controversias es demasiado elevado.

Lo que no debe ocurrir es que la Corte de Constitucional asuma tareas que son propias del jefe del gobierno.  Si bien es cierto que le Presidente está obligado a actuar conforme a la ley y los tratados, también es cierto que como la CC puede interpretar la Constitución a su antojo, el riesgo de un gobierno de los jueces es una amenaza real contra la República y contra las funciones del Ejecutivo.

Lo que no debe ocurrir es que la controversia actual sirva para que los clamores de golpe de estado, por parte de la exguerrilla y sus aliados, se haga realidad (aunque sea a fuerza de memes y de desinformación).


04
Sep 18

El sucesor de Iván Velásquez

Quien sea designado para suceder a Iván Velásquez, como jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, debe ser un profesional de la justicia, y no un activista; debe asegurar una transición -entre ahora y septiembre del año entrante- que fortalezca el sistema de justicia y no dañe más a las instituciones; debe generar suficiente confianza como para desfacer el entuerto que deja Velásquez.

Es posible que la decisión de Jimmy Morales en el sentido de prohibir el ingreso de Velásquez sea un desatino y seguramente el asunto tendrá que dilucidarse en los tribunales; pero lo que no debe ocurrir es que Velásquez sea impuesto y que esa imposición genere daños institucionales y contribuya a profundizar y a agravar las fisuras sociales en Guatemala.

En los tribunales se habrá de dilucidar, por ejemplo, si el Presidente tiene, o no la facultad de ordenarle al Director General de Migración que le prohiba la entrada al país a una persona; habrá que dilucidar si el Jefe de la CICIG necesita visa, o no; y otros detalles.  El sucesor de Velásquez habrá de continuar las investigaciones pendientes contra Jimmy Morales en su calidad de secretario general del partido con el que ganó las elecciones.

Y con todo y eso, ¿sábes? Pienso que si el Secretario General de la ONU y los gobiernos que no sólo financian a la CICIG, sino que se empecinan en mantener a Velásquez como jefe de la misión, de verdad quisieran contribuir a acabar con la impunidad y la corrupción en Guatemala, deberían detenerse y preguntarse: ¿Hicimos lo mejor que podíamos haber hecho? ¿La agenda que no es evidente, vale la pena a cualquier costo? La imposición de Velásquez, ¿puede ser una victoria pírrica que desate quién sabe qué clase de monstruos?

De paso, ¿qué agenda? La de Patrick Leahy y otros políticos y gobiernos que quisieran ver a Latinoamérica convertida en una enorme Cuba.  La que no terminan de ver los funcionarios republicanos que no distinguen Guatemala de Guadalajara, ni de Guam.

A lo largo de los años, la CICIG amplió su autoridad para hacer avanzar la política de la extrema izquierda, que busca consolidar el poder mediante el control de las instituciones. Es la misma estrategia empleada por el fallecido dictador venezolano Hugo Chávez, explica Mary Anastasia O´Grady, de el Wall Street Journal.

En esta misma dirección, O´Grady apunta a que la izquierda internacional ha aplaudido la turbia influencia y el capricho de la CICIG porque arma y silencia a los oponentes ideológicos del socialismo. En la CICIG, los socialistas dentro y fuera de la ONU creían haber encontrado un modelo que podían desplegar en todo el mundo en desarrollo para debilitar a los defensores de las ideas de centroderecha y potenciar el colectivismo, todo bajo el pretexto de luchar contra la corrupción. Abundan los rumores de que el Tribunal Constitucional, un aliado del  señor Velásquez, se está preparando para declarar ilegal la decisión del presidente. Eso explicaría por qué, el martes [hoy], el señor Morales anunció que al señor Velásquez no se le permitiría regresar al país.

Además, en su columna de hoy, O´Grady añade: El señor Velásquez no es un funcionario electo. Es más un virrey moderno, que reprime con fuerza la oposición en la “colonia” contra aquellos que desafían su autoridad. Los guatemaltecos han llegado a entender que denunciar los métodos ilegales de la CICIG es arriesgarse a la condena pública como amigo de los corruptos, o incluso a la investigación y la detención preventiva. Empresarios turbios, políticos, matones notorios y especialmente jueces parecen tener un pase siempre que acepten la agenda del señor Velásquez, o se mantengan fuera de su camino. En otras palabras, la administración de justicia de la CICIG ha sido selectiva.

Comparto estos párrafos de la columna de O´Grady porque ayudan muy bien a entender qué es lo que está en juego y por qué es que es importante defender las instituciones, por precarias que sean; evitar la fractura social que desate monstruos y defender el pequeño germen de república que pueda haber donde quiera que lo haya.

El sucesor de Iván Velásquez tiene la misión de trasladar las capacidades de la Comisión al Ministerio Público; y para cumplirla a cabalidad y terminar la gestión de la CICIG con algún grado de respetabilidad no debe actuar como un virrey, ni al margen del debido proceso y de otras garantías constitucionales, ni del sistema de pesos y contrapesos.

¡Con, o sin CICIG, todos contra la corrupción!, ¡Con, o sin Velásquez, todos contra la corrpución!


04
Sep 18

“Las golondrinas” para la CICIG

El viernes pasado yo andaba presumiéndole Guatemala y la comida garífuna a un visitante extranjero cuando los timbres de mi teléfono empezaron a llamarme la atención insistentemente: Todo el mundo andaba con que el gobierno de Guatemala le avisó al Secretario general de la ONU que el Estado de Guatemala no solicitaría la sexta prórroga al mandato de la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala  y con la novedad de que había vehículos armados rondando la sede de aquella comisión.

Imagen de previsualización de YouTube

Luego me enteré de que el gobierno respetaría el plazo vigente de la CICIG y que esta seguiría hasta el 3 de septiembre de 2019, por lo que se le solicitó a la Comision que traslade sus capacidades técnicas a las organizaciones estatales correspondientes…que sospecho que no están preparadas; en buena parte porque para  la CICIG no era prioritario prepararlas para un mundo sin ella.

De cualquier manera digo que es lo que procede.  Después de diez largos años de operaciones, la CICIG no sólo no ha desmantelado cuerpo ilegal, o aparato clandestino alguno ligado al narcotráfico (o no), sino que no ha desmantalado el sistema de privilegios y arbitrariedad en el que medra y se cultiva al corrupción.  En diez años la Comisión no sólo no fortaleció al Ministerio Público, sino que lo hizo dependiente y adicto a ella.  En diez años, ¿cuántas sentencias condenatorias firmes ha logrado la colaboración entre la CICIG y el MP?  En diez años lo que si hubo fue justicia selectiva, cacería de brujas y canalladas como la de la persecusión contra los hermanos Valdés, como las que hubo contra Alejandro Giammattei y Carlos Vielmann y la que hay contra Erwin Sperisen. En diez años lo que hay en el historial de la CICIG es la canallada en el caso de Khalil y Marjorie Musa.

En sus primeros 6 años la CICIG no hizo mucho más que proteger a la administración de los Colom/Torres y su partido UNE que es miembro de la Internacional Socialista, y durante los 3 ultimos años lo que se ha visto es que la Comisión no sólo le ha allanado el camino electoral a aquella organizacion y a grupos como Semilla y el Movimiento para la liberación de los pueblos (Codeca); sino que hace comenzó su infiltración en el Tribunal Supremo Electoral.

La historia de la CICIG es una de intimidación contra jueces, fiscales, empresarios, periodistas, a veces sutil mediante el señalamiento de que cualquiera que se oponga a sus designios es necesariamente miembro de un pacto de corruptos, y a veces mediante acusaciones penales y persecusiónes judiciales directas.  Que, no serían formas de intimidación, si no respondieran a formas de justicia selectiva ya que no todos los señalados y perseguidos son tratados con igualdad ante la ley, sino que se privilegia aquellos que son afines a los designios de la Comisión.  Designios que no respetan las garantías consitucionales, ni el debido proceso, ni responden a la búsqueda de justicia. Si no, ¿cómo te explicas que algunos señalados son tratados como Enrique IV en Canossa, y a otros sólo se les dan palmaditas?

Cuando en tiempos de la CICIACS se hablaba de una comisión que viniera a arreglar las cosas, en el espíritu de los que se esperaba de la CICIG, me opuse a la idea (que otros apoyaban con entusiasmo, otros que ahora reniegan de ella) por dos razones:

  1. Los chapines tendemos a no resolver los problemas de fondo y este iba a ser un caso de esos en que, en vez de fortalecer el Ministerio Público, la Policía Nacional Civil, el Organismo Judicial y el Sistema penitenciario, lo que iba a pasar es que íbamos a crear un nuevo ente que hiciera lo que no hacían los otros.
  2. Nos iba a confirmar como eternos inmaduros, incapaces de hacernos responsables de nuestra sociedad, por lo que íbamos a depender quién sabe si para siempre, de la tutela internacional.

…y dicho y hecho…con el agravente de un tercer elemento que descubrí hace poco: Que la CICIG tiene poder e influencia, y no está sujeta al sistema republicano de pesos y contrapesos.  La Comisión y su jefe no responden a los electores y tributarios guatemaltecos, y en aras del mayor bien (en realidad del supuesto mayor bien que es su proyecto de nación), hasta han llegado a estar por encima de la Constitución y la ley.

La Comisión y sus fans olvidaron que, para ser exitosa (y sólo los delincuentes no querrían que tenga éxito), la lucha contra la corrupción debe ser dentro del Estado de derecho.

Sospecho que la Administración no tiene nada preparado; por lo que los guatemaltecos deberíamos embarcarnos ya en el fortalecimiento del Ministerio Público, la Policía Nacional Civil, el Organismo Judicial y el Sistema penitenciario, en vez de llorar como niños a los que se les ha quitado el pepe y los ha soltado la niñera. Me uno a la sugerencia de Marta Yolanda Díaz-Durán en el sentido de que  la Fiscalía de crímenes internacionales en el Ministerio Público, que va a contar con la ayuda de agencias estadounidenses tales como el FBI, la DEA y la ICE, puede también asumir la tarea de perseguir a los corruptos de todos los gobiernos, incluidos los actuales y los que estén por venir. Este último un hecho que será inevitable una vez no cambiemos el sistema descrito con anterioridad. ¡Con, o sin CICIG, todos contra la corrupción!

Este es el momento en el que las élites guatemaltecas tienen que probar que son dignas de llevar aquel nombre.  ¡Con, o sin CICIG, todos contra la corrupción!

Dicho lo anterior, ¡que desatinado y que despropósito fue ese de sacar vehículos armados a rondar por la cede de la CICIG! ¡Qué desatinado y que despropósito fue ese de que el Presdiente anunciara la no prórroga de la CICIG rodeado de comandantes de zonas militares y otros jefes del ejército!  ¡Con aquellos despliegues sólo les sirvieron municiones, en bandeja de plata, a los que viven del conflicto, a los exguerrilleros y a los fans de la Comisión! ¡Qué desatinado y que despropósito haber comprometido al Ejército!

Cabe que, como dicen por ahí, Jimmy Morales y su equipo más íntimo tuvieran intenciones ulteriores y que estas hayan sido desactivadas oportunamente.  Cosa que atribuyo a que esta administración (a la que le sonó la flauta porque las opciones de Sandra Torres, o Manuel Baldizón eran evidentemente peores) no le quedó otra que raspar la olla y no cuenta con funcionarios de la talla que había hasta no hace mucho. A eso súmale que al Presidente le quedó enorme el tacuche y fue acorralado desde el principio por la torpeza de su hijo y su hermano, torpeza que fue bien aprovechada por la CICIG y su coro.

¿Qué noté durante estos tres últimos días?

  • Que los grupos que desde los años 60 han tratado de tomar el poder por la fuerza han afinado su habilidad para utilizar temas como la lucha contra la corruptión, y la institucionalidad incipiente contra casi cualquiera que tenga la osadía de cuestionar sus designios y su proyecto de nación.
  • Han descubierto que el diseño institucional del sistema político es permeable a su capacidad de cooptarlo y que ya no es necesario usar la fuerza no sólo para controlar el gobierno, sino que para remover obstáculos personales e institucionales.
  • Que los partidos políticos no pueden ser más irrelevantes.  Con un par de excepciones -que no hicieron mucho más que publicar comunicados- ¿dónde han estado los partidos políticos desde el viernes?  En Guatemala se están escribiendo los libros de historia y ningún partido político se hizo presente como se hacían presentes el Partido Unionista, el Partido Revolucionario, el Movimiento de Liberación Nacional o incluso la Democracia Cristiana Guatemalteca, por mencionar nombres.  Lo que llamamos partidos políticos no son más que pelusa en el ombligo, y en el mejor de los casos, meras roscas electoreras.
  • Los grupos políticos y grupos de interés que se beneficiarían de un colapso del gobierno constitucional se sirvieron de la prensa y de las redes sociales para tratar de imponer la idea de que hubo un golpe de estado al estilo del de Jorge Serrano y crearon una marea de opinión que fluye fuertemente y tiende a pasar sobre todos los obstáculos y a invisibilizar todas las opiniones contrarias.

¿Es bueno empezar a  ensayar Las golondrinas para la CICIG? Yo digo que sí; pero las élites del país -y los electores y los tributarios- no debemos saltar al vacío. ¡Todas las agendas de seguridad, justicia e institucionalidad que estaban pendientes hace diez años, siguen pendientes!  Con excepción de los daños insitucionales y personales que ha causado, la CICIG deja las cosas casi como las encontró.  ¿Y qué vamos a hacer? Yo digo que los que tienen vocación ya pueden empezar a actuar como próceres, y dejar a un lado las rivalidades personales.  Yo digo que no es cierto que no haya propuestas sobre la mesa.  Ahí está lo que se pueda rescatar de ProReforma y la propuesta de reforma judicial que se derivó de ella.  Yo digo que los chapines somos mejores de lo que creemos.


29
Ago 18

Así que Baldizón se va a entregar

El excandidato a la presidencia, Manuel Baldizón Méndez, divulgó un comunicado en el que informa que decidió prescindir del asilo político que tramitaba en Estados Unidos, para entregarse a la justicia guatemalteca y aclarar su situación jurídica, y para ello pidió su deportación voluntaria.  A mi me huele que llegó a algún tipo de acuerdo y que incluso pudo haberse ofrecido como colaborador eficaz, ¿y a tí?

Es aquello, o el conocimiento de que su petición de asilo no iba a ser aceptada y la inconveniencia de regresar enchachado a Guatemala y ser fotografiado así.

En su comunicado el excandidado presidencial dice que ha hecho un análisis de su trayectoria personal y que su lugar está en Guatemala donde está la gente que respeta. No admite que él podría haber cometido errores, sino que  se pudieron cometer errores; así, casi sin sujeto responsable.  Es como el niño que no dice que botó la lata de gaseosa, sino que dice que la gaseosa se cayó. Es como el que no dice que llegó tarde porque no salió a tiempo, sino porque había tráfico.

En el texto, el político dice que fueron errores y no delitos porque, según él, los delitos siempre implican dolo que es la intención maliciosa de cometerlos.  Pero esa afirmación no sólo evade el hecho de que existen delitos culposos -que se cometen sin la intención de cometerlos, por razón de negligencia, imprudencia, o impericia; sino que cualquier acción delictiva que se le imputare -según él- son meras equivocaciones, yerros, deslices, traspiés, o descuido.  ¡Ups, fue un gazapo lo de Odebrecht!

Si así es el camino, ¿cómo será el poblado? Imagínate que este personaje hubiera sido electo como Presidente de la república.  Imagínalo arguyendo cosas asi ante los señalamientos que hubiera en su contra si fuera cachado haciendo de las suyas desde la Presidencia.

…y al final de su comunicado la infaltable cita bíblica. Recurso imprescindible cuando urge verse inocente.

De cualquier manera celebro que se someta a la justicia para aclarar su situación jurídica.  Pero ojalá y sea para que se haga justicia y no para un show mediático en connivencia con el Ministerio Público y la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala; y no para echar al agua a gatos y chivos expiatorios.


20
Ago 18

WSJ: Estados Unidos financia abusos en Guatemala

Con el subtítulo de Washington ignora violaciones graves de los derechos humanos llevadas a cabo con dinero de los tributarios, el Wall Street Journal publicó la columna de Mary Anastasia O´Grady que invita a una meditación importante no sólo para Guatemala, sino para los tributarios de los Estados Unidos de America.

En la columna, O´Grady dice: El encarcelamiento ilegal de Max Quirin y otros cinco ex miembros de la junta ejecutiva [del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social] suena a justicia de república bananera. Pero gran parte de la responsabilidad de los crímenes estatales perpetrados contra estas personas inocentes recae en el Congreso de los EE. UU.

El Congreso financia casi la mitad del presupuesto de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, o CICIG. La comisión, creada en 2006 para combatir el crimen y la corrupción, está pasando por alto a los guatemaltecos respetuosos de la ley, explica O´Grady.

El senador Lindsey Graham, presidente del subcomité de operaciones estatales y extranjeras, no respondió a las solicitudes de comentarios sobre la anarquía de la CICIG. El senador Patrick Leahy, el demócrata de mayor rango del subcomité y defensor de los derechos humanos en América Latina, admite que la CICIG podría ser mejorada, pero la aplaude. Sin ella, dice, “funcionarios de alto rango o miembros de redes criminales con la capacidad de intimidar a fiscales y jueces y amenazar o asesinar a testigos” no podrían comparecer ante la justicia, relata la columnista y miembro del Consejo Editorial de The Wall Street Journal, que luego nace una meditación que eriza los pelos: Por esa lógica, las represalias extralegales están justificadas porque la criminalidad existe. ¿Quién necesita el debido proceso?

No te cuento mucho más del artículo para que lo leas; pero luego de aquellas líneas, la columnista relata el proceso contra Max Quirín y la directiva del IGSS así como los agusos e irregularidades que lo caracterízan.

Antes de concluir anota que la detención preventiva está limitada a un año por ley. Al señor  Quirin se le ha negado la libertad bajo fianza varias veces. Mientras tanto, el izquierdista Juan Alberto Fuentes Knight, ex presidente de Oxfam Internacional y ex ministro de finanzas que enfrenta cargos de corrupción, recibió una fianza de $ 66,000 dentro de un mes de su arresto.

Después de 10 años en Guatemala, la CICIG ha conseguido pocas condenas y necesita trofeos para complacer a gente como el señor Leahy. Se está apostando a que el encarcelamiento indefinido convencerá al inocente de confesar algo que no hizo y a firmar acuerdos de declaración de culpabilidad para salir de prisión.

Mary O´Grady concluye: A solicitud del senador de Florida Marco Rubio, se ha suspendido un desembolso de $ 6 millones para la CICIG corrupta, en espera de una reforma significativa. Pero la CICIG protege a la izquierda guatemalteca, y un asistente del Congreso me dijo que los demócratas clave están presionando mucho para levantar la suspensión.

Mientras tanto, coincido con O´Grady en que quienes pierden son los derechos humanos.