15
Oct 21

Depresión, ansiedad y salud mental

 

Vivimos en una sociedad en la que el tema de la salud mental es tabú, algo de lo que no se habla, que da temor y eso es peligroso porque carga de sentimientos negativos a las personas. ¿Qué tal si hablamos alguito de eso?

Foto por Rigos101, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons.

En aquello pensé porque leí en elPeriódico que los casos graves de trastorno depresivo y trastornos de ansiedad aumentaron en más de 35% en todo el mundo en 2020 a raíz del covid-19; y añado que como consecuencia de la irracionalidad y de las políticas restrictivas arbitrarias que envuelven el brote del virus chino.

La investigación citada por este diario informa que las mujeres y los jóvenes son las personas más afectadas por los trastornos psicológicos en cuestión a los que podrían añadirse trastornos de alimentación.  ¿Cómo iba a ser de otra forma? En otra noticia leí que en México se ha duplicado el consumo registrado de antidepresivos y ansiolíticos. ¿Cómo será en Guatemala?

Nada de aquello debería extrañarnos porque los últimos 20 meses han sido muy duros, incluso para los más fuertes sin importar niveles educativos, estratos sociales y más. Las experiencias que hemos vivido -racionales, e irracionales- han exacerbado las vulnerabilidades que ya teníamos; y, para algunos, han surgido nuevas vulnerabilidades.

Cada vez oigo más colegas comentando que se están debilitando muchas formas de conexión interpersonales; un amigo empresario ha notado que la productividad de la gente está disminuyendo; los niños ya llevan casi dos años criándose en circunstancias de aislamiento casi inhumanas, pegados a sus computadoras…si tienen suerte.

¿Es posible que algo bueno saliera de todas aquellas circunstancias si decidiéramos hablar del tema sin pena?  Si, porque desvanecer el tabú te conecta más con la realidad del aquí y del ahora y evita el deterioro del propósito en la vida. Porque hablar y explorar con algún nivel de apertura un tema de salud tan importante puede llevar a las personas que lo necesitan a buscar ayuda.  A buscarla no como algo vergonzoso, o algo que denota debilidad, sino como se busca sanar cuando a uno le duelen una muela, o la cabeza.  ¿Qué opinas?

Columna publicada en elPeriódico.


14
Oct 21

“El juego del calamar” y “Parásitos”

 

El juego del calamar y Parásitos, ¿es el dinero la raíz de todos los males? fue el título de la conversación que sostuvimos Elena Toledo, Ronald Flores y yours truly en el marco de la serie UFM Talks.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Qué te digo? Desde una perspectiva superficial, ambas películas podrían ser interpretadas como críticas al capitalismo; y por ahí se van la mayoría de perspectivas que he leído.  Elena y Ronald nos dan ángulos diferentes que te invito a explorar mientras ves la conversación. Hablamos de la violencia, el sentido de vida, la ética y de otras pelis.

Si te interesa conocer la naturaleza del dinero, no dejes de leer ¿Es el dinero señal de vicio, o de virtud?

Elena es orientadora educativa con amplia experiencia de trabajo con comunidades vulnerables, así como en cárceles y con migrantes. Entusiasta de las comunicaciones lo que le ha llevado a publicar sus artículos e investigaciones en diarios y revistas de Honduras y de otros países como México, Estados Unidos y Panamá. Fue corresponsal para Centroamérica y México para el diario PanAm Post, fue fellow de Atlas Network, becaria de la Fundación Friedrich Naumann y actualmente es Directora de Fundación Eléutera, así como consultora de contenidos editoriales.

Ronald Flores es el director del Departamento de Educación de la UFM, escritor, crítico político y literario. Licenciado en Educación por la Universidad del Valle de Guatemala y master en Literatura Comparada por la Universidad de Texas en Austin. Autor de varias novelas como Último silencio, Conjeturas del engaño.

Tus comentarios son bienvenidos.


14
Oct 21

¿De qué ideología hablan?

 

En esta ideología, el pasado no puede entenderse en sus propios términos, sino que debe juzgarse a través de la moral y las costumbres del presente, dice Bari Weiss en un artículo titulado Llegamos aquí por cobardía. Salimos con coraje, publicado en Commentary.

En esta ideología, las palabras son violencia. Pero la violencia, cuando la llevan a cabo las personas adecuadas en pos de una causa justa, no es violencia en absoluto. En esta ideología, la intimidación está mal, a menos que estés intimidando a las personas adecuadas, en cuyo caso es muy, muy buena. En esta ideología, la educación no se trata de enseñar a las personas cómo pensar, se trata de reeducarlas sobre qué pensar. En esta ideología, la necesidad de sentirse seguro triunfa sobre la necesidad de hablar con sinceridad, añade la autora.

 

¿De qué ideología está hablando? ¿La reconoces? ¿La has experimentado?

En esta ideología, eres culpable de los pecados de tus padres. En otras palabras: no eres tú. Eres solo un mero avatar de tu etnia, de tu religión o de tu clase social.  Es la ideología woke, que Weiss nos invita a resistir.  En este sistema, todos estamos claramente ubicados en un espectro de “privilegiados” a “oprimidos”. Estamos clasificados en algún lugar de este espectro en diferentes categorías: etnia, sexo, orientación sexual y clase. Luego se nos da una puntuación general, basada en la suma de estas clasificaciones. Tener privilegios significa que tu carácter y tus ideas están manchadas.

En el artículo que te invito a leer, Weiss explica qué es lo que atrae a las personas hacia la ideología y la revolución woke.  Hay muchos factores que son relevantes para la respuesta: decadencia institucional; la revolución tecnológica y los monopolios que creó; la arrogancia de nuestras élites; pobreza; la muerte de la confianza. Pero hay una palabra en la que debemos detenernos, porque cada momento de victoria radical gira en torno a ella. La palabra es cobardía. Y si i la cobardía es lo que ha permitido todo esto, la fuerza que detiene esta revolución cultural también se puede resumir en una palabra: coraje.

Es nuestro deber resistir a la multitud en esta era de pensamiento multitudinario. Es nuestro deber pensar libremente en una era de conformidad. Es nuestro deber decir la verdad en una época de mentiras.

Este artículo que -de nuevo- te invito a leer completo, es una de las explicaciones más claras que he leído; y con información así, ¿quién con una luz se pierde?


13
Oct 21

¿Cómo tratamos a los migrantes?

 

Hacinados, abandonados y pidiendo auxilio a gritos, en el interior de un contenedor de transporte, al costado de una carretera fueron hallados 126 migrantes entre Nueva Concepción y Cocales. Poco antes los lugareños habían informado de que se escuchaban gritos dentro del contenedor, y dieron la voz de alarma.

Foto por Carlos H. Ovalle, de Prensa Libre.

Según la Policía Nacional Civil 109 de las personas rescatadas son de Haití, 11 de Nepal y 9 de Ghana.

En septiembre pasado, el Instituto Guatemalteco de Migración indicó que no puede tener un dato exacto de cuántas personas de Haití llegan a Guatemala de paso para dirigirse hacia Estados Unidos ya que la mayoría de personas ingresan por puntos ciegos. Esquipulas se ha convertido en el nuevo Puerto Príncipe para los haitianos que han hecho del oriente del país su ruta para llegar hacia Estados Unidos.

La cuestión es: ¿Cómo trata, la Administración guatemalteca, a los migrantes ilegales que pasan por nuestro país?  ¿Los trata como quisiéramos que en México y en los Estados Unidos de América se tratara a los guatemaltecos que migran ilegalmente? ¿Los tratamos como se trata a los chapines migrantes ilegales en México y en los Estados Unidos de América? ¿En qué condiciones viven los migrantes ilegales extranjeros en Guatemala? ¿Qué tipo de atención médica, psicológica y legal reciben mientras están en custodia de la Administración chapina?

La regla de oro dice: No hagas a otros lo que no quieras que te hagan a ti. ¿Cómo se aplica esa regla a los migrantes ilegales en Guatemala?


12
Oct 21

Vandalismo contra Colón y Reina Barrios

 

Con acompañamiento internacional y con la infaltable iconografía comunista, dos pequeños grupos de cafres vandalizaron los monumentos de Cristobal Colon y de José María Reyna Barrios, en la ciudad de Guatemala.

La estatua de Reinita fue decapitada y su monumento ecuestre fue gravemente dañado; el hermoso monumento de Colón se salvó porque, aparentemente, había un panal de abejas cerca y los orcos tuvieron que retirarse. ¿Dónde estaban las autoridades? ¡Quién sabe!  De cualquier manera, autoridades sin autoridad y emasculadas, ¿hubieran sido tan útiles en la Avenida de la Reforma y en la Avenida de las Américas como lo son en los bloqueos y en las invasiones?

¿Quiénes son los perpetradores? El mismo tipo de gente que pinta hoces y martillos en la Sexta avenida y apedrean negocios; el mismo tipo de gente que lleva banderas rojas a los bloqueos; los mismos que van con bates y palos de golf a las manifestaciones; el mismo tipo de gente que quema lo que puede; el mismo tipo de gente que ensucia; los mismos que tomaron la Plaza de la Constitución el 15 de septiembre pasado.  ¿Y por qué pueden hacerlo? Porque las autoridades pusilánimes no los sacaron de aquel espacio y permitieron sus desmanes; porque esas autoridades pusilánimes tienen la bandera nacional, en el Obelisco, hecha jirones; porque son tan pusilánimes que quitaron el retrato de Pedro de Alvarado de la Municipalidad capitalina y la sustituyeron por un cuadro anodino.

No hay que dejarse distraer con que la plebe destructora es un grupito de ignorantes que viven existencias miserables; su dirigencia nacional y extranjera sabe perfectamente lo que quiere: caos, violencia, feísmo, inseguridad, ingobernabilidad, terrorismo y en última instancia la revolución.  Así ha sido en Seattle, Washington, en Portland, Oregon, en México y en América del Sur.  El che y la iconografía colectivista y totalitaria no son casualidades.

Voy a atreverme a decir que actos de violencia irracional y cada vez más audaz van a irse multiplicando en la medida en que la dirigencia popular y revolucionaria se dé cuenta de que no encuentra oposición.  Ni oposición legal por parte de las autoridades, ni oposición moral por parte tuya…que estás leyendo estas líneas y no sabes qué hacer.

¿Viste el vídeo de los cafres pateando la cabeza de Reina Barrios? Me recordó las espantosas escenas de violencia que se han visto durante los motines carcelarios. Ese es el tipo de gente que participa en actos delincuenciales como los que ocurrieron hoy.  Por cierto, ¿van a quedar impunes esos delitos? Los organizadores, los perpetradores y sus protectores, ¿Van a enfrentar, o no las consecuencias jurídicas de sus decisiones y de sus acciones? A propósito, Acoguate está dirigida por comités basados en Alemania, Austria, Canadá, Francia, Suecia y Suiza; seguramente es buena idea que esas organizaciones paguen las reparaciones de los monumentos que dañaron los grupos que protegen.

Actualización: Felicitaciones a las autoridades que capturaron a un presunto participante en los actos delictivos de hoy contra el patrimonio cultural de los guatemaltecos.  Ahora está por verse si el Ministerio Público y el Organismo Judicial cumplen con sus partes para hacer que esa persona -si fue participante- cumpla con la pena que establece la ley.

Las fotos las tomé de Twitter.


12
Oct 21

12 de octubre Día de la hispanidad

 

¡Salud por todas las puertas que se abrieron hace 529 años! y ¡Salud! por todos los hombres y mujeres que las abrieron.

Hoy descubrí una serie de conferencias titulada La saga de América Latina, en la que un grupo de colegas -encabezados por la dilecta Siang Aguado de Seidner- expone las epopeyas de los procesos civilizadores y globalizadores que comenzaron de este lado del océano Atlántico el 12 de octubre de 1492.

Tumba de Cristobal Colón en la catedral de Sevilla, España.

Uno siempre descubre cosas nuevas en estas efemérides.  ¿Sabías que el nahua Francisco Ocelote les presentó escritos de probanza como noble conquistador de la alta Guatemala a los reyes castellanos? Esto lo contó mi amiga, Carmina, basada en el libro España, un relato de grandeza y odio, por José Varela Ortega.

Como en otros años, para que te hagas ideas propias sobre la conquista y la colonización; -y para que compares y contrastes perspectivas- te recomiendo un par de libros:

La cruzada del océano, por José Javier Esparza;  te lo recomiendo para entender mejor la mayor aventura jamás vivida por pueblo alguno; y las proezas que cambiaron la historia universal.  El autor te lleva de la mano por vidas y hazañas estremecedoras y formidables, de héroes y canallas de todos los colores.  Le pone perspectiva al mito del buen salvaje y a docenas de mitos más.

En esta temporada -si no has estado en este espacio antes- también suelo recomendar Empires of the Atlantic World, por John H. Elliot, que contrasta las presencias española y británica en el continente americano y en el que el autor explica que The retrospective reading of the histories of colonial societies inevitably conceals or distorts aspects of a past that needs to be understood on its own terms, rather that in the light of later preconceptions and preoccupations.  To see societies in the context of their own times rather than from the privileged vantage point afforded by hindsight is not to excuse or mitigate their crimes and follies.

Dicho lo anterior, ¿qué más hay que celebrar hoy?  Sostengo que esta es una fecha propicia para celebrar la civilización occidental. La civilización que ha crecido alrededor de Aristóteles, Francisco de Vittoria, Juan de Mariana, Galileo Galilei, Isaac Newton, John Locke, Charles Darwin, Thomas Edison y Steve Jobs, entre muchísimos otros.

Por supuesto que Cristobal Colón -para mencionar un símbolo de esta efemérides- tenía sus miserias; pero su persona incluía muchas de las virtudes que han hecho posible occidente: una mente independiente, espíritu emprendedor y curiosidad científica, por mencionar unas. Todo ello, a pesar de los prejuicios y de las supersticiones que prevalecían en su tiempo.

En esta temporada, también suelo recomendar El genio de occidente, por Louis Rouggier. Y vale la pena celebrarla porque la civilización occidental es, sin duda alguna, el logro más grande de la Humanidad.  ¿Te puedo recomendar otro libro para leer en estos días? Los latinoamericanos y la cultura occidental, por Carlos Alberto Montaner.


08
Oct 21

¿Libre al viento tu hermosa bandera?

 

Compara la bandera que ondea en el monumento a los próceres de la Independencia en la ciudad de Guatemala, con la decoración celebratoria en la ciudad de Quetzaltenango. ¿Qué ves?

Veo, y me indigna, una bandera raída, descuidada y sucia en la capital.  Esa negligencia contrasta notablemente con la decoración digna, elegante e iluminada en la ciudad altense.

¿Quiénes son responsables de aquella incuria en el Obelisco?

La foto de la Xela la tomé de Instagram.


08
Oct 21

Las farmacias de la mala simiente

 

La bancada de la mala simiente anunció una iniciativa de ley cuyo propósito es crear una red de farmacias estatales que -en sus mentes- contribuiría a romper el pacto de precios que existe entre las farmacéuticas.

La foto la tomé de Facebook.

Antes de seguir es útil anotar que en marzo del año pasado, el doctor Román Carlos denunció la podredumbre que aqueja al modelo de salud chapín y que incide en el alto costo de las medicinas.  Explicó que los millones de dólares pagados en comisiones a funcionarios corruptos en el sistema de salud pública, en entidades como el IGSS e incluso el financiamiento para otras actividades que entregan estas empresas, no son gratis, su precio lo paga el enfermo.  Un amigo médico me lo explicó así: En Guatemala, las medicinas son carísimas para que los precios al público no contrasten con los precios a los que compran medicinas los burócratas para el sistema estatal de salud y por las mordidas.

Los promotores del estatismo, del colectivismo y del populismo son los grandes responsables de que los medicamentos sean caros en Guate.  Y aún así…y aún así…algunas personas actúan como si la respuesta a cada problema es poner más dinero y poder en manos de los políticos, como advirtió Thomas Sowell.

¿Te imaginas a los políticos y burócratas en el negocio de las farmacias y las medicinas directamente?  Las farmacias estatales no serían mejores que los hospitales, las carreteras, las escuelas y otras piñatas del gobierno.  ¿Cuántos nuevos ricos saldrían, entre los pipoldermos, si tuvieran participación en el bisne boticario?

Si se quiere resolver el problema de las medicinas caras, lo que hay que hacer es abrir el mercado y eliminar privilegios. La solución no es” darles más dinero y poder a los pipoldermos (semilleros, o no).  La propuesta semillera no sólo es populismo sesentero que hiede a rancio; sino que abre la puerta a la corruptela. ¿Viste que no dijeron farmacias estatales, sino públicas?  Así es como quieren darles atol con el dedo a los más pobres, que son los más afectados por la conservación de privilegios y la repartición política de bisnes.

Columna publicada en elPeriódico.

*Pipoldermos: Pícaros políticos que por el momento  detentan el poder, Manuel F. Ayau, dixit.


07
Oct 21

Las momias andinas de María Patricia

 

Las momias andinas que se encuentran en Perú, Ecuador, Colombia, Argentina y otros países del área fueron objeto de la tesis doctoral de María Patricia Ordóñez que se especializa en restos humanos, en esta conversación nos habla sobre su interés en las momias. Nos habla de sus momias favoritas y de estudios sobre cabezas reducidas.

Imagen de previsualización de YouTube

María Patricia nos comenta sobre la importancia de conocer el contexto histórico y cultural de las momias y la de no ver las cosas y las colecciones con ojos contemporáneos.  El acceso a las momias nos permite conocer un mundo distante y explicó que las visitas a los museos les permiten a las nuevas generaciones tener una conexión con el pasado.

Muy valioso en esta conversación es que la arqueóloga compartió consejos para disfrutar mejor tu próxima visita a un museo.

Creo…por cierto, que mi primera visita a un museo fue al de Museo Nacional de Arqueología con mi padre.  Debo haber estado muy chico y recuerdo que me encantó. También recuerdo haber visitado el museo de historia natural -que se halla cerca del de arqueología- pero no me acuerdo si fue en la misma ocasión, o posteriormente. También es posible que mi primera visita a un museo haya sido al Museo de Santiago, en La Antigua.  De pre adolescente y con el colegio, visité la exhibición que hay en el Jardín botánico; y ya de adolescente visité el Museo Popol Vuh en su locación original de la 9a. calle de la zona 1; y una exhibición previa al Museo Nacional de Historia, que se hallaba en las instalaciones de la Biblioteca Nacional. He visitado el Museo Nacional de Arte Moderno.

Gozo mucho de los museos.  En Washington D.C. visité todos los que pude de la Smithsonian Institution y en Kansas visité el Nelson-Atkins Museum; en Indianapolis visité uno cuyo nombre no recuerdo e igual cosa hice en Charlote.  He visitado el Museum of Fine Arts, en Boston; el Art Institute of Chicago y el Children´s Museum de Indianapolis.  La primera vez que fui a Nueva York, y sólo tenía una mañana libre, de todas las opciones que tenía elegí ir al Metropolitan Museum of Art, a ver la sección egipcia.

Gracias, María Patricia por tus consejos.


06
Oct 21

Historia y conflictos por vacunación

 

Varios pobladores retuvieron por alrededor de siete horas a 11 vacunadores y destruyeron más de 50 dosis de la vacuna contra el covid-19  en la aldea Maguila I, Fray Bartolomé de las Casas, Alta Verapaz; mientras tanto, en Santa Lucía la Reforma, en Totonicapán, es de los 25 municipios con menos vacunación. Los alcaldes comunitarios, salvo uno, no se han vacunado. La resistencia a inmunizarse se fundamenta en desinformación, creencias religiosas y prácticas ancestrales.

Independientemente del efrentamiento entre vaxxers y antivaxxers acerca de si las vacunas son efectivas, o no contra el SarsCov-2, o no; acerca de si son parte de un plan antihumano, o no; o de si tienen 5G, o no, la violencia y la irracionalidad alrededor del tema de la vacunación -que es de orden político- es preocupante.  Cada vez que la discusión sobre vacunarse, o no se aleja más del ámbito de la conversación y de la persuasión, y se acerca más al de la coerción y la violencia, corren peligro la libertad y la paz.

Lo que ha ocurrido en Maguila I y en Santa Lucía la Reforma me recordó El conflicto en tiempos de cólera, capítulo en la obra La sangre de Guatemala, por Greg Grandin.

Cuenta, el autor que las epidemias eran acontecimientos frecuentes en Los Altos.  Calenturas en 1825, viruela en 1826 y el cólera en 1831.  Los quichés infectados por esta última rehusaban comparecer ante el médico.  Muchas reformas y decretos interferían con las actividades. productivas y comerciales de las comunidades indígenas. Circulaban rumores de que el cólera era causado por aguas envenenadas, o que la misma medicina era infecciosa.

¿Como ahora?

Grandin cuenta que no se puede explicar toda la resistencia indígena en términos económicos.  La renuencia a someterse a tratamiento médico, de muchos quichés, se debe interpretar en un contexto histórico.  La eficiencia y la salubridad de los tratamientos no estaba garantizada en absoluto.  Un cura recomendaba administrar cuatro gramos de mercurio, por vía oral, por ejemplo, cada media hora.

Ideología y política estuvieron vinculadas íntimamente en tiempos del cólera, según se desprende de la lectura de lo que cuenta Grandin. ¿Como ahora, o no?

Antes de aquello, en 1814, los residentes de Quetzaltenango y pueblos vecinos indígenas y ladinos, se opusieron a los esfuerzos del médico y político Cirilo Flores para administrar la vacuna contra la viruela, escondían a sus hijos e insultaban a los vacunadores.  Cuenta Grandin que en muchos pueblos los indígenas abandonaron sus hogares y huyeron a las montañas para escapar de la epidemia y de los médicos.  El cura de Tejutla reportó que crecía la ira ante las inspecciones armadas de las viviendas y la cuartentena del pueblo, que interrumpía el comercio.  Temiendo una revuelta, el sacerdote ordenó a suspensión de las inspecciones y de la vacuna y Flores salió en defensa de la vacuna e insistió en que se siguiera aplicando.

En 1826 la viruela atacó una vez más Los Altos, relata Greg Grandin.  Flores era presidente provisional de Guatemala, siguió con sus políticas impopulares de salud pública y terminó linchado por cientos de quichés, en la catedral altense, al grito de muera el tirano, muera el hereje, muera el ladrón.

No es nuevo, pues, que las fuerzas conservadoras y religiosas estén involucradas en movimientos antivacunas que pueden terminar en violencia; pero la gente también tenía razón en oponerse a políticas coercitivas, arbitrarias y dañinas, muchas veces sin fundamento científico como las del cura que, según cuenta Grandin, recomendaba que las mujeres que estuvieran menstruando se pusieran de pie sobre una tina de agua caliente, sal y mostaza para que el vapor bañara sus vulvas. Y claro, no toda resistencia es de carácter político y místico.  Hay argumentos que dan mucho que pensar -en serio- entre vaxxers y antivaxxers en 2021.