23
Oct 20

La corrupción escandalosa

Allá por finales de los años 70 y principios de los 80 y entre otras cosas, mi papá vendía papel de seguridad y otros papeles especiales.  Papeles para imprimir billetes, para imprimir estampillas, para hojas de papel sellado, para acciones, bonos y así.

Serie de estampillas postales.

El más beneficiado fui yo porque mi papá me regalaba muchas de las muestras de aquellos productos.  Yo tenía muestras de sellos, bonos, billetes y documentos de muchas partes del mundo, siempre agujereados para invalidarlos, pero algunos muy hermosos.  Y como siempre me han gustado las curiosidades y en aquel tiempo coleccionaba estampillas, billetes, monedas y medallas, pues era muy dichoso.

Billete de Suecia.

El único beneficiado en grande fui yo, porque él nunca ganó una de esas licitaciones que hacen ricos a los que las ganan.  No las ganaba porque no daba mordidas, cuando las coimas eran de a duras penas 10% del negocio.  Recuerdo que una vez le rechazaron la mejor oferta de papel ledger blanco…porque era muy blanco.  Eso sí, salí ganando porque fui a conocer el taller nacional de grabados en acero y fue fascinante.

Billete de Vietnam.

Cuento esto porque luego del hallazgo de la caleta con Q122 millones de quetzales en La Antigua, el hedor de la corrupción vuelve a ser motivo de escándalo entre nosotros.  Lo cuento porque vuelven a salir a cuento las falsas soluciones contra la corruptela: Que haya buenos funcionarios a cargo, que haya mejores procesos, que haya más supervisión, que vengan de afuera a vigilarnos, y así.  Pero lo puro cierto es que la corrupción no se va a acabar mientras existan las inmensas y suculentas posibilidades de arbitrariedades y privilegios propias del estatismo.  Donde haya funcionarios poderosos capaces de asignar bisne, retirar obstáculos, abrir puertas y repartir canonjías, ahí va a haber oportunidad para la corruptela. No importa cuantos corruptos metas a la cárcel, no importa cuántos controles y controles de controles pongas en el camino, cuando lo que hay en juego es millones y millones de queztales, ahí va a haber quién venda y quién compre favores.

Eso es cierto aquí, y en Chicago, o en Los Angeles, ahora y siempre.

Columna publicada en elPeriódico.


16
Oct 20

La ONU, cinismo y corrupción

Cuba, Rusia y China, países gobernados por regímenes criminales y violadores de los derechos humanos, fueron elegidos para integrar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. ¡Sin oposición!

Ilustración tomada de Facebook.

En una actividad organizada por Human Rights Watch, la activista cubana Rosa María Payá dijo, y con razón, que la existencia de una candidatura sin competencia de la dictadura cubana no solo es un ultraje contra el pueblo cubano, sino también una vergüenza para los gobiernos que son parte de las Naciones Unidas.  Pero eso no es nuevo, el sistema de la ONU está plagado de vergüenzas de todo tipo; y si te interesa el tema puedes leer libros como ONU historia de la corrupción, por Eric Frattini; y El espejismo humanitario, por Jordi Raich.

Ya desde los años 60 Ayn Rand había advertido que psicológicamente, la ONU ha contribuido en gran medida al pantano gris de la desmoralización, del cinismo, la amargura, la desesperanza, el miedo y la culpa sin nombre, que se está tragando al mundo occidental; y que cuando una institución alcanza el grado de corrupción, cinismo descarado y deshonra demostrados por la ONU en su historia vergonzosa, discutirla es imposible sin suponer que sus miembros y partidarios no están cometiendo un error inocente sobre su naturaleza.

Rosa María Paya, hija del activista Oswaldo Payá, visitó Guatemala en 2017 para asistir al College Freedom Forum organizado por la Human Rights Foundation y la Universidad Francisco Marroquín.  Luego de conversar con ella y entender la naturaleza de la tiranía en la isla prisión, no es difícil preguntarse: ¿cómo es posible que el régimen cubano tenga un asiento en el CDH?  Eso sólo se explica por el cinismo y la desmoralización descritos por Rand, e igual ocurre con los regímenes de Putin y Xi.

Ya va siendo tiempo de que los gobiernos -especialmente en occidente y en los países republicanos que respetan los derechos humanos- revisen sus relaciones con la ONU. Objetivo que más que de los políticos es de los tributarios y de los electores.  ¿A ti no te da curiosidad de cómo votó la administración Giammattei?

Columna publicada en elPeriódico.


03
Oct 20

Cayalá bajo ataque

Tengo la dicha de atender a muchos extranjeros que visitan Guatemala y mi misión es que conozcan la ciudad capital; algunos vienen por unos días y otros vienen para quedarse por meses y años.  Hay dos lugares a donde me gusta llevarlos primero: la zona 1 y Cayalá.  El Centro les parece encantador y vivaz; y siempre, siempre se admiran cuando conocen Cayalá. ¡Y más, si lo entienden!

Imagen de previsualización de YouTube

¿Te has dado cuenta de que la avenida principal corre por una hondonada suave? Eso es para permitir que cuando caminas por ella puedas apreciar toda su extensión a lo largo de la misma, lo cual no sería posible si fuera plana.  ¿Has notado que si volteas a ver por las calles siempre ves algo bello? Una fuente, u otro edificio, nunca ves a la nada, o a algo feo.  ¿Te has dado cuenta de que por la altura de los edificios a lo largo de la vía principal es posible la comunicación entre los usuarios de los edificios y los peatones? La próxima vez que vayas, observa los capiteles del pórtico del salón Azaria y me cuentas qué ves.  La arquitectura de Cayalá es clásica, sobria, elegante, bella y se conecta con la cultura y el carácter chapín que no tiene por qué estar atado al feísmo que algunos celebran. ¿Has visto el arte que hay en Cayalá? Esculturas bellas, inteligibles, muy distintas a los hierros retorcidos y otros adefesios que hay tirados en otras partes de la ciudad.

Es cierto que hay que botar árboles para que crezca aquel barrio, que no es un centro comercial, sino un barrio de uso mixto, como corresponde a una ciudad.  Pero si hay que botar árboles, que son de propiedad privada, lo que hay que tomar en cuenta es la relación proporcional entre naturaleza y desarrollo que hay en Cayalá.  Muy superior al de muuuuchas urbanizaciones y ciertamente muy superior al promedio.

Los ataques contra Cayalá no deben ser vistos a la ligera.  Son ataques contra la vida urbana. Contra el arte y la arquitectura como expresiones de la capacidad volitiva de los seres humanos y como expresiones de virtudes intemporales, universales y fundamentales; y ataques contra la civilización. Son ataques contra la propiedad.

Columna publicada en elPeriódico.


18
Sep 20

Empatía

Empatía es el concepto que Adam Smith, en su obra Teoría de los sentimientos morales, identifica como la capacidad de ponerse en el lugar del otro para sentir lo que el otro siente, sin perder la identidad propia. Es, digamos, la capacidad de ponerse uno en los zapatos del otro.

La ilustración la tomé de Facebook.

Si, ya se que Smith no le llamó empatía, sino simpatía; pero entre nosotros, en el siglo XXI, el término simpatía tiene otras implicaciones inatingentes. Uno podría decir que tal, o cual persona es simpática en el sentido de que es agradable y atractiva.

Para Smith, lo que conocemos como empatía no es solo la capacidad de compartir el sufrimiento, o la alegría ajena, sino que es la habilidad que facilita las interacciones entre las personas, hasta tal punto de que hace posibles el orden y la armonía en la sociedad.  Tenemos mejores sociedades en la medida en que hacemos más grandes los círculos de empatía.

De aquello me acordé al horrorizarme por algunas de las reacciones como consecuencia de la desaparición y muerte de un chico de 17 años al que se llevó un alfaque a inmediaciones de Monterrico.  Ya es bastante triste y doloroso que muera una persona en plena juventud, como para que los fariseos, y los sacerdotes de la envidia y del odio aprovechen la ocasión para pontificar…sin una onza de empatía.

No es la primera vez que veo esa conducta en redes sociales, e incluso en vivo.  Con ocasión de otras tragedias individuales, no escasean los individuos que aprovechan para encender los polvorines de la envidia, el resentimiento y el odio, y no faltan quienes recogen el fuego y lo esparcen por donde pueden. A veces en el espíritu de I am holier-than-thou y a veces en el de la lucha de clases. Motivos para ser pusilánime, supongo que no faltan.

La ausencia de empatía no sólo apunta a trastornos individuales, sino que pone en evidencia a una sociedad en deterioro.  No me digas que no has notado, con el encierro forzado, cómo es que muchas personas actúan de forma agresiva y tan poco empática, que hasta dan un poco de lástima.

¿Podemos rescatar la empatía?

Columna publicada en elPeriódico.


11
Sep 20

¡Milagro, la justicia ya no es ciega!

Puse en Google “justicia, imágenes” y me salieron 12, y en nueve de ellas la dama que representa a la justicia tiene los ojos vendados. ¿Sabes que desde el siglo XV se la representa así, ciega? Porque no mira a las personas, sino los hechos.  De modo que la justicia sea igual para todos, sin privilegios, ni favoritismos, independientemente de la identidad, la riqueza, el poder, o la debilidad de quienes estén involucrados en lo que se está juzgando. (Haz clic en la foto para ver la declaración que da origen a estas meditaciones).

Imagen de previsualización de YouTube

 

La estatua también porta una balanza, y en esa balanza está representado el juicio que determinará al poner en cada plato los argumentos y las pruebas, no la calidad de las personas.

Por eso erizan los pelos las declaraciones de la presidenta de la Corte de Constitucionalidad guatemalteca, que dijo que cada vez que un documento llega a sus manos, ella examina quién es la persona que lo plantea para conocer y entender cuál es la intención del planteamiento; y sólo luego, ¡sólo luego! procede a revisar los hechos. ¿Viste? Cinco siglos de sabiduría jurídica tirados por el caño.

¿Cuántos jueces y magistrados chapines hacen lo mismo?  La confesión de la magistrada explica muchas actuaciones y resoluciones de aquella corte, que hasta ahora no parecían tener racionalidad alguna.  Pues bien, nos hemos enterado de qué para la justicia constitucional guatemalteca, y quién sabe para qué otras instancias judiciales, así como es el sapo, es la pedrada y los hechos sólo tienen relevancia si, para los jueces, los interponentes tienen valor, o no. ¿Hay interponentes de primera, de segunda y de tercera?

¿Qué estudioso del Derecho y qué lector chispudo no encuentra esto perturbador? En un tribunal, y en la vida diaria, ¿qué causa que un juicio sea incorrecto? La falta de pruebas suficientes, la evasión de las pruebas, o la inclusión de consideraciones ajenas a los hechos del caso. Entonces, ¿cómo se llega a un juicio correcto? Basándonos exclusivamente en pruebas fácticas y considerando todas las pruebas relevantes disponibles. ¿En qué tribunales esto ya no es válido? ¿Desde hace cuánto?

Columna publicada en elPeriódico.


28
Ago 20

Van a tener que pedir perdón

Cuatro viejitos que conozco empiezan a manifestar efectos del encierro prolongado.

La soledad entre adultos mayores ha sido descrita como una epidemia con graves consecuencias físicas y mentales. El aislamiento forzado tiene el potencial de agravar más aquella epidemia y causar problemas cognitivos entre los adultos mayores vulnerables, dice un reportaje de la AARP. Pero, el encierro forzado, el aislamiento, la incertidumbre y los daños económicos que han sufrido las familias también le están pasando factura a los patojos. Un tuitero joven que sigo, escribió: Creo que he envejecido 5 años en este año; y no sorprende porque los jóvenes van a necesitar más apoyo en términos de salud mental cuando termine el encierro, dice un reportaje de youngminds.org.uk

Estoy convencido de que, tan pronto como sea posible, los responsables políticos del encierro deberían enfrentar consecuencias y, por lo menos, pedir perdón públicamente, como Enrique IV en Canossa. El aislamiento voluntario es una medida prudente; pero el encierro forzado es de otra naturaleza.

Enrique IV en Canossa. Hendrik Willem Van Loon, dominio público, via Wikimedia Commons.

En Canadá, el médico Matt Strauss reportó haber admitido en el hospital a muchos ancianos diagnosticados con desnutrición. aparentemente como resultado del aislamiento.  Les hemos fallado, la inhumanidad es incalculable, dijo. Con el nivel de cuarentena más estricto del mundo, Argentina ya tiene más muertos por millón de habitantes que el promedio mundial. Destrozaron la economía y la militancia política de los infectólogos de cuarentena fue un fracaso, escribió el economista Roberto Cachanosky

Esta semana Jeffrey Tucker preguntó: ¿Crees que a los fans del encierro consideraron, tan siquiera por un instante, los efectos de sus acciones en los valores de la propiedad? ¿En las artes? ¿En las expectativas de los inversionistas? ¿En la futura elección de profesiones, de la gente? ¿En la salud mental? ¿En algo?

¿Cómo crees que ha sido en Guate?

Mucho de lo que se está haciendo con familias enteras son crímenes de lesa humanidad, actos atroces e inhumanos cometidos para aplicar políticas del gobierno, o de una organización internacional.

Columna publicada en elPeriódico.


21
Ago 20

¿Hay gobierno?

El gobierno de Guatemala, no sólo desde ahora, sino qué desde hace años, ¿ha perdido la autoridad y la voluntad de mantener a todos los habitantes del país en el pleno goce de los derechos individuales y de otros que garantiza la Constitución?

Pregunto porque, también desde hace ratos, no sólo en Alta Verapaz, sino qué en muchos otros departamentos del país, grupos organizados de delincuentes fuertemente armados y escandalosamente inescrupulosos llevan a cabo actos delictivos a su antojo.  Actos delictivos sostenidos, que no sólo se manifiestan en invasiones y destrucción de propiedad, sino qué en muchos casos, ¡y uno ya es demasiado!, terminan en actos de violencia contra personas e incluso en asesinatos.

Recientemente, en Alta Verapaz, dos de aquellos grupos se enfrentaron en una finca y causaron daños cuantiosos y terror. Y sus miembros están ahí, impunes y ¿preparando el próximo golpe?

¿Y el gobierno de Guatemala? Es decir, ¿y los políticos y burócratas que deberían proteger a las víctimas y perseguir a los delincuentes? ¡Ausentes!  Ni la PNC, ni el MP, ni el Organismo Judicial ¡y mucho menos la PDH! parecen tener voluntad y capacidad para proteger la vida y la propiedad de los habitantes del país.  ¿Notaste que digo país, y no república? ¡Es que no tenemos república!  Sin un gobierno capaz de protegernos de la delincuencia organizada, y francamente tampoco de la delincuencia común, ¡¿qué república vamos a tener?!

Lo que hay es una administración obsesionada con cargar con impuestos al que se deje, para embolsarse lo que pueda, y luego repartir el botín entre su clientela de una forma cada vez más descarada y vandálica.

Sin ordenes de desalojo, sin la aplicación de las leyes, sin capturas y sin consecuencias jurídicas para los delincuentes, los políticos y burócratas encargados de proveer seguridad y administrar justicia no son sino cómplices de los criminales.

En nuestro turno de guardia, la delincuencia organizada y enmascarada como revolucionaria medra a la sombra de la ineptitud, la indolencia y la cobardía moral. ¿Hay gobierno?

Columna publicada en elPeriódico.


24
Jul 20

Billetes nuevos e inflación

Frescos y recién salidos de la tristemente célebre maquinita son esos billetes nuevos de Q100 que te están dando los cajeros automáticos.  Son el anuncio de la inflación que se viene; y con la inflación se viene el empobrecimiento.

La inflación castigará más duro a los más pobres. Esto se pondrá peor.

Todos esos millones de dólares que los políticos y burócratas en el poder pidieron prestados con el pretexto de la pandemia se traducen en quetzales; y tu ya sabes: la abundancia de quetzales deprecia el valor de esa moneda y por eso se requerirán más billetes para comprar las mismas cosas.  El encarecimiento de los precios es una consecuencia de inflar la cantidad de moneda que hay en circulación, por encima de la producción.  Que no te engañen, en Guatemala la única organización social con poder para inflar es el gobierno, por medio de su banco central.

La inflación es inmoral y criminal no sólo porque presiona al alza los precios de forma políticamente artificiosa; sino porque…agárrate…no afecta a todos por igual.  Políticos, burócratas y empleados estatales reciben el dinero nuevo antes que otros; igualmente lo reciben primero los proveedores de obras públicas y la clientela del gobierno.  Al recibir el dinero nuevo antes que otros, aquellas personas aprovechan los precios bajos en el mercado; y para cuando los efectos inflacionarios del dinero nuevo nos llegan a los demás…ya todo está más caro.

¿No fue suficiente esa razón? ¿Qué tal esta? Esos ahorros que tienes en el banco y que  te han costado trabajo y privaciones, cada día tiene menos poder adquisitivo porque cada día vale menos.

En el corto plazo -y para los beneficiados de primero- la inflación genera una prosperidad aparente; pero en el mediano plazo contribuye al desempleo, a la baja en el nivel de vida y a profundizar la pobreza y la miseria.

Las autoridades políticas y monetarias del país -a sabiendas y de una forma inmoral y criminal- están socavando tu futuro, to save their asses; y están jugando con fuego.

Columna publicada en elPeriódico.


17
Jul 20

Unos en yate y otros nadando

Me vino uno de esos memes que dan que pensar: En él hay la imagen de un anciano, de esos con la piel curtida por el sol y que usa una mascarilla raída. El texto dice: No, no estamos en el mismo barco, estamos en el mismo mar, unos en yate, otros en lancha, otros en salvavidas y otros nadando con todas sus fuerzas.

El meme lo tomé de Facebook.

¿Quiénes van en yates?  Los mejores yates son de los que viven del presupuesto del estado, mismo que se financia con dinero ajeno tomado por la fuerza y con endeudamiento, que luego también se paga con impuestos. A ellos nunca les falta su cheque a fin de mes; y muchos de ellos gozan de canonjías y los hay de todos tamaños.

Van en yates los delincuentes y los corruptos cuyas naves han sido conseguidas al amparo directo del estatismo, o porque quienes ejercen del poder se hacen de la vista gorda con respecto a sus actividades criminales.

Alguien dirá que los ricos van en yates; y es cierto que muchas de sus naves parecen inhundibles, como el Titanic; pero a menos que hayan obtenido sus fortunas como describo en el segundo, o tercer párrafo, muchos creadores, emprendedores y productores están luchando por mantener a flote sus naves (grandes, o pequeñas) y en sus embarcaciones tienen que luchar contra las bromas o gusanos de la madera, sembrados ahí por las políticas destruccionistas de políticos, burócratas y sus clientelas.

¿Quiénes van en lanchas? Muchísimos guatemaltecos que tienen trabajo, y no saben si lo van a perder mañana; que tienen sueldo, pero que se vio reducido; que están vendiendo, pero que su futuro es particularmente incierto y precario.

¿Y los de salvavidas y nadando? Los que se quedaron sin trabajo. Esos a los que, desde el poder, les gritaron que no tiene derecho a trabajar, ni a ganarse la vida.  Son los que no pueden vender sus cosechas, los que no pueden abrir el negocio que fundaron con sus ahorros e ilusiones.  Es el hombre del meme, que hasta hace cuatro meses era productivo e independiente, y ahora está humillado y desesperado.

¿Quiénes más van nadando? Los que tienen familiares enfermos y han visto sus ingresos mermados, por orden superior.

Columna publicada en elPeriódico.


03
Jul 20

El futuro de El Mirador

Visité El Mirador en diciembre de 2005 cuando recorrí el sak´be a pie y a lomo de mula.  ¿Qué te digo? ¡Fue como viajar con Stephens y Caterwood! Escuchamos a balam una noche y vimos huellas de aquellos felinos; dormimos en un campamento que olía a orines de kan, y vimos una piel de serpiente; El Ale, mi sobrino, halló una chiwoj en su tenis y otra de esas arañas enormes se paseó por nuestra carpa. Una noche se nos inundó el campamento y dormimos en el agua; y me froté con chichicaste, o algo parecido un ojo, por evitar el roce de unas arañitas negras con rojo. Vimos el cielo estrellado como lo veía Jasaw Chan Kʼawiil.

Así quedó mi capa luego de una mañana entre ramas y espinas a lomo de mula.

Fue un viaje física y psicológicamente retador; pero si pudiera lo haría de nuevo.  Sin pensarlo dos veces.  Comparto con el arqueólogo Richard D. Hansen la idea de que más guatemaltecos -niños y adultos- pudieran visitar la selva y el reino Kan, un patrimonio que deberíamos conservar, cuidar y promover de forma responsable.  Pero para ello los esfuerzos que hagamos en esa dirección deben ser sostenibles, no sólo para para el área, su fauna y su flora, sino para sus habitantes humanos cuya calidad de vida se elevaría sustancialmente, si hubiera más visitantes.

¡Por supuesto que no se trata de convertir El Mirador en un parque de diversiones como caricaturizan algunos individuos! ¿En qué cabeza cabría, y con qué intenciones, un proyecto que pusiera en peligro la biósfera maya si amas lo que ofrece?

Ya dicho lo anterior, lo cierto es que las discusiones sobre el futuro del patrimonio cultural y natural de aquella área son necesarias; porque, aunque vivimos en un ambiente en el que muchos quieren tener el mejor teléfono posible antes que los demás, también quieren lo que nos da raíces y nos identifica en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo.  De ahí que sea importante responder a la pregunta: ¿A quién pertenece el pasado? 

Sugiero que se abra una discusión sobre cómo valorar El Mirador; pero en un contexto racional y no emotivo; con ganas de encontrar soluciones sostenibles, y no con el ánimo de que no se haga nada por miedo a que se haga algo.

Columna publicada en elPeriódico.