19
Jul 19

La liebre y la tortuga

A partir de los resultados de la encuesta publicada por la Fundación Libertad y Desarrollo, entiendo que, mientras más personas se abstengan de ir a las urnas -o voten nulo, o en blanco- más posibilidades de ganar tiene Sandra Torres; y que mientras más personas acudan a la votación, el próximo 11 de agosto, ese peligro es menor.

“The Tortoise and the Hare” – Project Gutenberg etext 19994.jpg

Según la encuesta, Alejandro Giammattei encabeza con 40.6% de intención de voto; en tanto que Torres lo sigue con 33.4%. Un 6.5% de los encuestados votaría nulo y 19.4% dejaría la papeleta en blanco. 40.5% de los encuestados no votará.

Es momento para recordar que Dante Alighieri escribió: Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral. También es tiempo de bajarle dos rayitas a la frustración por el desempeño mediocre del TSE y echar pa´lante.  Esto es un asunto de política y hay que tomar decisiones para tratar de salvar lo que quede de la república con la mira puesta en el largo plazo.  Esa debería ser la tarea común para los próximos días.  ¡Vamos a votar y animemos a la gente a ir a votar!

Es cierto que Torres está cerca de Giammattei; pero es percibida como una candidata corrupta, mala persona, vinculada al narco y mentirosa.  De los consultados 37.28% tiene mala, o muy mala opinión de la candidata; en tanto que sólo 11.72% tiene mala, o muy mala opinión del candidato.

Si a los electores nos corresponde ir a votar, animar a otros y evitar la opción más peligrosa; ¿qué le corresponde a Giammattei? Salir de su zona de confort y mostrar liderazgo, no debe creerse la finta de que la corriente lo llevará a la presidencia porque algo así fue lo que perdió a la liebre en su carrera contra la tortuga.  No la tiene tan difícil, dadas las cifras de arriba; pero si se confía echará a perder todo…¡todo!

Lo dije antes y lo repito: Sería imperdonable, para nuestra generación no estar a la altura de los guatemaltecos de 1993195419441920 y 1871 -para mencionar sólo unas fechas clave de nuestra historia- y dejar que Torres y la UNE concentren el poder en sus manos.

Columna publicada en elPeriódico.


05
Jul 19

La división del poder y los jueces

El establecimiento de jueces es uno de los puntos más delicados en todas las sociedades políticas, escribió José del Valle en El amigo de la Patria, Número 17, Folio 383.  El Sabio Valle era quien publicaba aquel periódico moderado, en el que las ideas de los gases o bacos se enfrentaban a las ideas radicales de los cacos, lidereados por Pedro Molina desde El editor constitucional.

Haz clic en la ilustración para ver este ejemplar.

¿Son, las discusiones en esos dos periódicos, lo más cercano que tenemos (los centroamericanos) a los Federalist Papers y a los Anti-Federalist Papers?

Los jueces, dice del Valle, deciden los derechos más sagrados de los hombres… disponen de su vida, de su honor, y de su hacienda; y se lo dice al Jefe político superior de la provincia, al advertirle que si él es quien nombra jueces, las faltas de estos serían obras del Jefe político y los daños que causaren serían efectos del citado jefe y que el disgusto del pueblo sería producido por ese altísimo funcionario.

Traigo esto a cuenta porque en Guatemala los más altos magistrados son electos por el Congreso de la República; y si llegara a pasar que el Congreso fuera dominado por el mismo partido que controla el Organismo ejecutivo, los daños que ocasionaran aquellos jueces serían responsabilidad del partido en cuestión y del jefe del gobierno. De ahí la importancia de que el partido que controla el Congreso, no sea el mismo que controla el Ejecutivo y de ahí la importancia de votar cruzado en los próximos comicios.  La UNE no debe controlar el Ejecutivo.

Además, el control jurisdiccional es una de las características fundamentales del estado de derecho y un garante de la separación de poderes; ya que parte de sus propósitos son resguardar la intangibilidad de la Constitución y hacer efectiva la responsabilidad de quienes tienen a su cargo la administración pública, según explica el jurista Alberto Herrarte.

En una república sana, el Organismo judicial y la Corte de constitucionalidad deberían ser políticamente independientes del partido que controla el Congreso, y del que controla el Ejecutivo. ¿Dónde vas a poner tu X en las próximas votaciones?

Columna publicada en elPeriódico.


28
Jun 19

¿Qué sabemos del poder?

Sabemos que, en Don Quijote de La Mancha, Miguel de Cervantes aborda el tema del poder.  Aquella es la primera novela política de la historia y en ella hay un análisis profundo del poder. Es una crítica de la situación en aquel entonces, de la imposición de un poder cada vez más cesarista por parte de los Habsburgo, ha explicado el profesor Eric C. Graf y por si te interesa el tema te recomiendo que visites Razón de estado; en el Mooc Don Quijote de La Mancha.  Se ha dicho, también, que don Quijote no combatió molinos, sino poderes.

Imagen de previsualización de YouTube

.

Escucha el podcast aquí.

Sabemos que el poder reside en el monopolio legal del uso de la fuerza (Ayn Rand); que tiende a corromper y que el poder absoluto corrompe absolutamente (Lord Acton); que el liberalismo se preocupa principalmente de la limitación del poder coactivo de todos los gobiernos, sean democráticos o no (Friedrich A. Hayek); y sabemos que la división del poder es la base del gobierno civilizado (Carl J. Friedrich).

La próxima vez que vaya a votar, me ocuparé de defender la distribución del poder.

Además de todo aquello, sabemos que la separación de poderes es característica de un estado de derecho. Tú ya sabes (por las experiencias venezolana y nicaragüense, para mencionar dos recientes) que la concentración del poder lleva a la tiranía; y aunque es un hecho que el poder político es uno, también lo es que la distribución de funciones -en una república sana- debe ser defendida y sostenida para evitar el despotismo propio de aquellos que se atribuyen la facultad de ejecutar, legislar y ejercer la función jurisdiccional sin pesos, ni contrapesos.

Prometo no olvidar que -parafraseando a Karl Lowenstein, citado por Alberto Herrarte– la clasificación de un sistema político como republicano depende de la existencia, o carencia de instituciones efectivas por medio de las cuales el ejercicio del poder político está distribuido entre los detentadores del poder, y por medio de las cuales los detentadores del poder están sometidos al control de los destinatarios del poder.

La próxima vez que vaya a votar, tendré esto y casi sólo esto en mente: El poder no debe estar concentrado, ni en la UNE, ni en ninguna otra organización política.

Columna publicada en elPeriódico.


21
Jun 19

Por respeto a los votantes

Las primeras votaciones que recuerdo son las de 1970; pero no tuve participación directa en el proceso hasta 1982.  De aquellos tiempos, recuerdo historias de como los miembros de las mesas y los fiscales anulaban votos con lápiz labial en las uñas, o depositando cigarrillos encendidos en las urnas.  Oí historias de desaparición de urnas en los centros de votación que había en fincas y aldeas; es célebre el apagón de Guatel en 1974; y de cuando el conteo de sufragios se hacía en el Congreso, oí la historia de un grupo de diputados que entró una noche a cambiar votos, o algo así.  Así se hacían los fraudes.

¿Por qué es que todavía hay este basural en las calles?

Ahora el fraude en las mesas es prácticamente imposible; aún si los digitadores (¿Millennials pomos para quienes un número es cualquier cosa que ellos sientan que puede ser?) han cometido errores.  Esto es –principalmente– porque lo que prevalece son las actas que tienen los miembros de las juntas receptoras de votos.

La manipulación de las votaciones no es lo mismo que fraude.  Aquella se hace mediante el manoseo del marco institucional y legislativo para las votaciones; mediante las decisiones arbitrarias de fiscales del MP, jueces y magistrados, tanto en casos de acción, como de omisión; ocurre cuando fuerzas poderosas –legales e ilegales– deciden que no se puede confiar en los electores y ponen “dados cargados” sobre la mesa, o apuntan con armas.

Dicho lo anterior, para enfocarnos en cómo evitar la pérdida de Guatemala en las votaciones de agosto, es atinado que el TSE haya anunciado que revisará acta por acta y que puede que haya sanciones para los responsables del fracaso del sistema informático del tribunal.  Para bien de las votaciones de agosto y para el de comicios futuros, debe –incluso– haber sanciones penales si hubiera actos delictivos.  Yo digo que los magistrados titulares deberían renunciar, y la fiscal general debería involucrarse. Y los miembros de las JRV deberían participar en la fiscalización mediante la publicación de las actas que tienen en su poder.

Eso sí, toda discordia electoral debe ser resuelta por vías legales.

¿Que piensas?

Mientras tanto, #SandraNoTeToca

Actualización: Les pedí a los lectores de @luisficarpediem que nos cuenten si van a votar, o no y 28 contestaron: 18 dicen que sí y con ganas; 8 dicen que sí, porque ni modo; y 2 dicen que no.

Haz clic en la imagen para ir a @luisficarpediem.

Columna publicada en elPeriódico.


14
Jun 19

¿Quién hará menos daño?

A mí me gusta ir a votar en la mañana, antes del almuerzo. ¿A qué hora irás a votar tú?

Vivimos en un ambiente negativo con respecto a la economía y a la política; pero debemos recordar que lo que ocurre no es determinista y que podemos cambiar el rumbo de las cosas. En ese contexto es importante proveer el capital intelectual necesario para hacer de este un siglo que no esté dominado por los políticos y por el Estado. No sean pesimistas, ni irracionalmente optimistas, pero tengan esperanza. Crean que pueden hacer la diferencia y háganlo por medio de lo que les apasiona y por medio de lo que son muy buenos haciendo, dijo Peter Thiel en 2009, en Guatemala; y entendido lo anterior voy a tomar muy en serio mis votos, el domingo.

Imagen de previsualización de YouTube

.

¿Cómo haré para tomarlos en serio, ser racionalmente optimista y tratar de cambiar el rumbo de las cosas? Seguiré el consejo de Ayn Rand: En el estado actual de confusión y contradicciones políticas, es difícil respaldar a cualquier candidato con algún grado de certeza. Si un candidato evade, se equivoca y oculta su posición bajo un montón de concretos aleatorios, [como sucede aquí y ahora] debemos sumar esos concretos y juzgarlo en consecuencia. Si su posición es mixta, [como sucede aquí y ahora con casi la totalidad de los candidatos] debemos evaluarla preguntando: ¿Protegerá la libertad, o destruirá lo que queda de ella? ¿Acelerará, demorará, o detendrá la marcha hacia el estatismo?

Me concentro en la parte que apunta a quién demorará la marcha hacia el estatismo, tomando en cuenta que todos son estatistas; y lo tropicalizo en quién hará menos daños, y en la eventualidad de arreglar las cargas en el camino con el menor costo material e institucional posible.  Para mí, la clave es evitar que lleguen a la Presidencia Sandra Torres y lo que representa Thelma Cabrera. En aquella línea, sigo pensando que Isaac Farchi es una opción; votaré por Lionel Toriello con convicción; le daré una oportunidad a Alvaro Arzú y pondré mi equis sobre Ricardo Quiñonez.

¿Tu, que piensas?

Columna publicada en elPeriòdico.


24
May 19

Comunistas y “cachurecos”

¿Cómo fue que dijo don Jorge Ubico cuando se despidió? Cuidense de los comunistas y de los “cachurecos”.  Aquella frase es atinada en el contexto de una declaratoria que firmaron 15 candidatos presidenciales. ¡Bola de fariseos, es lo que son!

Dos son los principales errores que intenta perpetuar la declaración: 1. Al antropomorfizar al feto (que es un feto de humano, pero no es un humano) y al no distinguir entre vida potencial y vida actual, perpetúa la idea de que el sistema político debe proteger lo que ellos llaman vida, desde la concepción.  Es decir, la idea (entre otras) de que la maternidad puede ser forzada.  2. Al referirse a la familia natural y a que el matrimonio sólo es posible entre hombre y mujer, perpetúa la idea de que no son naturales, ni podrían ser legales, por ejemplo, las familias que son consecuencias de virimonios, o femimonios.  De esa cuenta perpetúa la idea de que el poder político puede ser usado para invalidar proyectos de vida de individuos, aun cuando aquellos proyectos no sean violatorios de los derechos individuales.

Escucha el podcast aquí.

¡Bola de fariseos, es lo que son!

La culpa de aquellas reacciones conservadoras –de cuño místico– las tienen algunas de las organizaciones de base de los partidos que no firmaron: Convergencia, Libre, MLP, URNG, y Winaq, todos con raíces en las ideas que hicieron posible la exguerrila; porque en vez de confiar en el proceso persuasivo y evolutivo hayekiano, han intentado legislar para imponer el aborto y el matrimonio igualitario al margen de las ideas prevalecientes en la sociedad, confiando en la idea pretenciosa de que una sociedad puede ser cambiada a fuerza de decretos legislativos.

De ahí la genialidad de Ubico. Tanto los místicos del espíritu (los conservadores religiosos), como los místicos del músculo (los constructivistas/socialistas) son maestros de la moralidad de la muerte, como lo explicó Rand en el discurso de John Galt.  Ambos demandan que las personas se rindan ante sus exigencias; niegan la validez de los proyectos de vida que se opongan a sus designios; creen que está bien usar la política, el estado y la legislación para imponer sus sistemas de valores.  Tu, ¿qué piensas?

Columna publicada en elPeriódico.


17
May 19

Consenso contra Sandra Torres

Si la CC resolviera que la CSJ deba conocer de nuevo la solicitud de retiro de inmunidad presentada contra Sandra Torres por financiamiento electoral no reportado, ¿cuál es la prioridad para los chapines? Construir un consenso sobre quién, de los otros candidatos, es la mejor opción para derrotarla en la segunda vuelta: ¡Todos contra Sandra y lo que representa!…y después arreglamos las cargas.

Material tomado de Facebook.

Escucha el podcast aquí.

Sería imperdonable, para esta generación de chapines, no estar a la altura de los guatemaltecos de 1993, 1954, 1944, 1920 y 1871, para mencionar sólo unas fechas clave de nuestra historia, y dejar que Torres y su proyecto tomen el control del país.  De ahí que serían un error atomizar el voto en la primera vuelta, o renunciar (por medio del voto nulo) a la responsabilidad de tomar una decisión en tiempos de crisis.  ¿Te acuerdas de lo que escribió Alighieri al respecto? Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral.

¡Que chulo sería que pudiéramos votar por candidatos con los que compartiéramos valores!; pero eso no es lo que hay.  Para evitar que un peligro del tamaño de Torres llegue al poder, es momento para un voto que tome en cuenta las consecuencias prácticas de nuestra decisión, en el sentido de evitar un mal mayor.

Torres es peligrosa porque no tiene escrúpulos, por ejemplo, para usar la legislación contra la libertad de expresión; porque ya gobernó junto al exmarido del que se divorció para ser candidata presidencial y en su administración había una hedentina a corrupción; porque usa la ley para no ser investigada; porque es admiradora del régimen de los Castro hasta el punto de haberse ido a humillar a la Habana con tal de condecorar a Fidel; porque, ¿fue guerrillera?, porque tiene pendiente una investigación por financiamiento electoral no reportado; porque…¿sigo?

Torres no es apta para el cargo y debe ser detenida por todos los medios legales posibles, incluido el voto si hubiera que llegar a ese extremo.  ¡Y ojo con la elección de diputados! ¿Qué piensas? Y, ¿por qué es que los magistrados no se animan a resolver?

Columna publicada en elPeriódico.


26
Abr 19

Apatía entre electores jóvenes

Hay 271,723 jóvenes menos inscritos en el padrón electoral, en comparación con el registro de votantes utilizado en las elecciones generales de 2015.  A mí me da algo de tristeza eso porque recuerdo bien lo que era ir a votar por el candidato al que uno apoyaba y tener confianza en el sistema electoral.

La infografía es de elPeriódico.

Escucha el podcast aquí.

Voté por primera vez en la elección de 1982, convencido de que mi voto era la decisión correcta; igual cosa hice en las elecciones para ANC y lo mismo hice en los comicios de 1985.  Esa fue la última vez que voté con entusiasmo por un candidato a Presidente.   En 1990 voté con convicción por Manuel F. Ayau (que era candidato vicepresidencial; pero no por su compañero de fórmula).  A partir de entonces he votado en contra y he acariciado la idea de votar nulo, aunque ahora creo que es mala idea; ya sabes por aquello de que los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral [Dante Alighieri].

Viendo como están las cosas, no me sorprende lo de los jóvenes. Aldana se puso las de Villadiego y está prófuga; Torres debería estar procesada, pero no hay modo porque es el Plan B; Ríos siempre está como en jaque; lo de Estrada, capturado en Miami, destapó una hediondera de película; y Arzú también es reclamado por la justicia en aquella ciudad gringa. A esto añádele que el sistema electoral fue manipulado para servir a intereses específicos (bajo la tutela de la Cicig y dictado en inglés).  Súmale que el TSE ha inscrito candidatos tránsfugas de forma caprichosa; y que, a los candidatos del partido de los ladrones de energía eléctrica, el TSE no les vio problema alguno de financiamiento ilícito.

Con todo y todo, si queremos rescatar la república, debemos hacerlo dentro de la institucionalidad.  Ya sabes: Haz lo que puedas, con lo que tengas, donde te encuentres [Theodore Roosevelt].  Toca votar para evitar el deterioro, y para tratar de que a la Presidencia llegue lo menos peor. Toca votar para que al Congreso llegue lo mejorcito (y en medio de la peor oferta política de todos los tiempos si hay dos que tres candidatos en los que yo confiaría). ¿Qué piensas?

Columna publicada en elPeriódico.


29
Mar 19

Que no te den atol con el dedo

Las retenciones del crédito fiscal les causan pérdidas de Q42.2 millardos a los dueños legítimos de aquellas retenciones. El drenaje en la economía de los propietarios de aquellos recursos -desde 2012 hasta 2018- por el dinero que el gobierno no devuelve y no se usa de forma productiva ha sido de uno por ciento del PIB.

La ilustración la tomé de Facebook.

Escucha el podcast aquí.

Aparte de los daños y perjuicios que causa esta situación, en el área económica, hay efectos negativos en el campo de la ética porque “los criterios establecidos por la SAT derivan de inconsistencias, posibles inconstitucionalidades y de exigencias exageradas”, según explicó el consultor, O. Chile Monroy.

¿Ves? de poco sirven los grandes planes de impulso a la productividad, los privilegios y los subsidios, y de poco sirven los viajes, las presentaciones y la burocracia promotora del país, si un inversionista potencial se entera de que aquí, los políticos y burócratas no devuelven el dinero que es propiedad de los tributarios y que han tomado de más.

Como lluvia que cae sobre mojado, la semana pasada representantes de la calificadora de riesgo, Fitch, vinieron a decir que la carga que pesa sobre tus hombros de tributario –directamente cuando te quitan los impuestos; e indirectamente porque los recursos son desviados del sector productivo de la economía al sector político – es poca; y que debería ser más. Nada dijeron sobre eliminar el desperdicio en el gasto estatal.

Con aquello en mente te recomiendo las observaciones del analista Daniel Fernández: A pesar de las apariencias, la presión fiscal no es un indicador clave a la hora de hacer política pública para el desarrollo. Incrementar la carga fiscal no va a incrementar la renta per cápita, ni el índice de desarrollo humano. Existen muchas iniciativas posibles para desarrollar Guatemala; pero incrementar los impuestos no es una de ellas. Los impuestos sirven para engordar los bolsillos de los políticos y burócratas que los gestionan. La agenda del desarrollo necesita un cambio en las reglas de juego, la liberalización de la economía, y priorizar la seguridad física y jurídica sobre cualquier otro gasto público.

Columna publicada en elPeriódico.


15
Mar 19

Sin “Facebook” y sin “Whatsapp”

Aquí estamos todos, tratando de evadir la realidad con una sola red social. Que difícil, escribió la comediante Sofía Niño de Rivera en Twitter, el miércoles pasado cuando estaban caídas Facebook y Whatsapp.

Haz clic en la foto para ir a facebook.com/luisfi61

Escucha el podcast aquí.

Inmediatamente la frase me llevó a otra que es una de mis favoritas en todo el universo mundo: Puedes evadir la realidad; pero no puedes evadir las consecuencias de evadir la realidad.   ¿De quién es esa genial observación? De Ayn Rand.

Todo viene a que estoy casi seguro de que hace más de una década, alguien dijo, en Venezuela, algo así como: Oye pana, esta gente está secuestrando los tribunales de justicia, nos está dividiendo entre buenos y malos y está secuestrando instituciones para modificar la Constitución. Y esa persona fue acusada de ver micos aparejados.

Seguramente, hace más de diez años, alguien dijo algo parecido en Nicaragua: Oye chavalo, esta gente está secuestrando los tribunales de justicia, nos está dividiendo entre buenos y malos y está secuestrando instituciones para modificar la Constitución. Y esa persona fue acusada de ver gatos aparejados.

En aquellas tierras, mientras unos alertaban contra lo que estaba ocurriendo, otros evadían la realidad. Se negaban a ver lo evidente. Se distraían con lo que fuera con tal de no reconocer lo que estaba pasando, y claro, pudieron evadir la realidad, más no las consecuencias de haberla evadido. Hoy, pagan con sangre y miseria. Pero peor aún, el pago lo hacen los más jóvenes, los que no tuvieron la oportunidad de evitar el desastre. Los que no tuvieron voz cuando sus padres, con las dos manos, votaban por el socialismo y evadían la realidad.

Y si alguien dijera, en Guatemala, Muchá, esta gente está secuestrando los tribunales de justicia, nos está dividiendo entre buenos y malos y está secuestrando instituciones para modificar la Constitución. ¿Cuál sería la reacción?

¿Quiénes y cuándo van a pagar con sangre y miseria esa maña de evadir la realidad con la esperanza de evadir las consecuencias de aquella evasión? ¿Ya regresaron Facebook y Whatsapp?

Columna publicada en elPeriódico.