05
Oct 21

Altruismo vrs. solidaridad

 

A veces por ignorancia -porque todos somos ignorantes en muchas cosas- y en veces por mala intención para crear un hombre de paja, o para confundir, algún comentarista equivoca el concepto de altruismo con el de solidaridad, o benevolencia.

Si la confusión ocurre en el cuchubal, o durante las chelas después de la chamusca es útil aclarar que no son lo mismo; pero si ocurre en el contexto de la gran discusión ética y política sobre la naturaleza de la sociedad y las funciones del gobierno, la aclaración es imperativa.

En la calle, la gente suele creer que una persona altruista es una persona benevolente, o solidaria; pero filosóficamente no es así.  Especificamente en el contexto de la filosofía Objetivista, en el que son excluyentes un concepto del otro.

No confundas el altruismo con lo que no es.

El padre del concepto de altruismo es Augusto Comte, en El catecismo de la religión positivista, donde sostuvo que las personas pertenecemos a la sociedad y que, en consecuencia, no existen derechos, sino sólo obligaciones para con los demás.Todo derecho humano es tan absurdo, como inmoral, elaboró Comte, para concluir en que el sacrificio es el deber moral de toda persona. El principio básico del altruismo es que el hombre no tiene derecho a existir por sí mismo, que el servicio a los demás es la única justificación de su existencia, y que el autosacrificio es su más alto deber moral, virtud y valor, dice Ayn Rand en Filosofía, ¿quién la necesita?

No confundas el altruismo con amabilidad, buena voluntad, o el respeto por los derechos de los demás. Aquellos no son principios primarios, sino consecuencias que, de hecho, el altruismo hace imposibles. El principio irreductible del altruismo, el absoluto básico, es el autosacrificio, lo que significa; autoinmolación, abnegación, autodestrucción, lo que significa: el yo como estándar del mal, el altruismo como estándar del bien, explica Rand en esa obra.

La benevolencia tiene que ver con tener buena voluntad o simpatía hacia otras personas, o hacia sus obras, como cuando un cuate está enfermo y se le quiere ayudar. Tiene que ver con la caridad, que es obrar desinteresadamente en favor del prójimo (próximo) sin esperar nada a cambio.  Tiene que ver con la filantropía, que es el aprecio  el amor que se tiene a los semejantes y a sus obras en bien de la comunidad y de ahí con la solidaridad que tiene que ver con la adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles.

¿Ves? Si todos somos sacrificables, de acuerdo con los principios altruistas, es imposible ser benevolente, caritativo, filántropo, ni solidario. De ahí que ni el capitalismo, ni la cooperación social pacífica sean posibles cuando prevalecen los principios altruistas en la sociedad. No es posible la cooperación social, si unas personas están convencidas de que ellos y los demás son sacrificables.

En el espíritu de confundir conceptos -por ignorancia, o por mala voluntad- también suelen confundirse los conceptos de libertarianismo con Objetivismo.  Otra vez, si eso ocurre en una charla de amigos es útil aclarar la diferencia abismal; pero si ocurre en la gran conversación ética y política sobre la naturaleza de la sociedad y las funciones del gobierno, la aclaración es imperativa. Sobre todo en el caso de alguien de la talla de Samuel.

El libertarianismo es una postura política y parte básicamente de la idea radical de que otras personas no son tu propiedad y de que, por lo tanto, debemos respetar los proyectos de vida de los demás en tanto esos proyectos no violen los derechos de terceros.  Varias filosofías coinciden en sus principios políticos con aquel postulado; de tal modo que los libertarios pueden estar de acuerdo con aquella idea radical y diferir en otros principios.

La política es una parte de la filosofía.

El Objetivismo es un sistema filosófico o una filosofía y por lo tanto tiene componentes metafísicos (¿Qué es la realidad?), epistemológicos (¿Podemos conocer la realidad y cómo?), éticos (¿Cómo debemos actuar de acuerdo con la realidad?), políticos (¿Cómo debemos relacionarnos con los demás?) y estéticos (¿Cuál es nuestro sentido de vida y qué es lo importante?).  Warren Orbaugh explica muy bien esto en Objetivismo: la filosofía benevolente.

¿Ves? La política es sólo una parte de la filosofía.  No todo libertario es objetivista; y ciertamente que los objetivistas no son libertarios.  Por ejemplo, a lo largo de mi peregrinaje intelectual he pasado de preferir la etiqueta de liberal clásico a la de libertario (porque comparto la idea radical de que otras personas no son tu propiedad y de que, por lo tanto, debemos respetar los proyectos de vida de los demás en tanto esos proyectos no violen los derechos de terceros), y a profundizar más en mi estudio del Objetivismo.

No es correcto, pues, confundir libertarianismo con Objetivismo y criticar una filosofía, con base en criterios de propios de una postura política con la que puede tener algunos principios en común.  ¿Sabes? Es como confundir peras con manzanas y si es por ignorancia no hay mucho clavo; pero si es con mala intención, no se vale.

No es raro que las confusiones se den sin mala voluntad, sólo porque a veces no seguimos el consejo de Adler y van Doren en How to Read a Book, en el sentido de que debes identificar las palabras importantes en un libro y descubrir cómo las usa el autor … determinar el uso de estas palabras, tal como se usan con precisión.

Es inútil leer un texto de Objetivismo y persistir en la practica de entender altruismo como la tendencia a procurar el bien de las personas de manera desinteresada; pero…repito…el fenómeno no es raro. Por ejemplo, en el contexto de la economía de la escuela austríaca, subjetivo quiere decir personal en el sentido (acertado) de que las valoraciones son personales ya que las hace el sujeto; pero en un contexto objetivista, subjetivo tiene que ver con la doctrina (equivocada) de que podemos vivir, actuar y lograr nuestros objetivos al margen, e incluso en contradicción con los hechos de la realidad. Si discutimos el concepto de subjetivo sin el contexto filosófico apropiado, ni austríacos, ni objetivistas pueden entenderse.  Hay que descubrir cómo usa las palabras el autor y usarlas con precisión si uno quiere tener una conversación honesta y productiva.

Hay muchos casos similares: egoísmo irracional, es un sinónimo aceptable, pero no sustituye a altruismo; democracia liberal no sustituye a república, ni con canciones; contribuyente no sustituye a tributario; y capitalismo de amiguetes; no sustituye a mercantilismo.

Pero ya para concluir, porque estoy se hizo largo, ni el libertarianismo, ni el Objetivismo excluyen la solidaridad, la benevolencia, la caridad, ni la filantropía.  El Objetivismo, como filosofía, si identifica que el altruismo es perverso y estoy seguro de que el libertario promedio también considera que nadie es sacrificable. ¿Tu que piensas? ¿Crees que hay personas sacrificables?


04
Oct 21

Batidoras Sunbeam retro

 

¿Vas a creer que he visto la batidora de la casa de mis padres en tres películas distintas?

Es una Sunbeam Mixmaster de finales de principios de los años 60. En realidad había dos que fueron regalos de bodas.  En esas batidoras hicimos muchas galletas, pasteles y otras delicias.

Me causa mucha gracia que aparecen tanto en películas ambientadas en los años 50.  ¿Sábes qué me gusta? Buscar en ese tipo de pelis artefactos con los que crecí en los 60 y 70.  He visto automóviles, mesitas para comer en la sala, térmos y otros objetos.


02
Oct 21

Pay de ruibarbo, recuerdos y rescate

 

Solemnemente declaro que en casa somos los dioses vivientes del pay de ruibarbo que, cuando yo era niño, no estaba en mi lista de favoritos; pero ahora lo hemos rescatado y ¡Ya!, ya está en mi lista de preferidos.

De cuando en cuando mi abuela, Frances, hacia rhubarb pie con esa maestría que tenía para los pays.  Quizás porque era algo ácido y porque su color no es atractivo nunca estuvo entre mis preferidos, yo me lo comía porque era sabroso, pero nunca se me hubiera ocurrido pedirlo.  A Nora, mi madre, no le gustaba, tampoco, de modo que ella no lo incorporó a su menú de pays; y voy a decir que tenía unos 38 años de no comerlo.  Pero andaba con antojo y desde hace ratos quería hacerlo.

Esta semana, Raúl llegó con un manojo de ruibarbos frescos y aromáticos, de modo que, anoche, Nora y yo hicimos el pay; pero primero, no hallamos la receta de La Abui y Nora no se acordaba exactamente de cómo se hacía el pay; segundo, busqué rectas en Google y las que encontré no se parecían a la de La Abui; tercero, Nora sugirió que exploráramos el Joy of Cooking y siendo que nos dio la impresión de que esa receta era la que usaba La Abui, pues Raúl sugirió que la interpretáramos.   Cambiamos ligeramente algunas proporciones (que hicimos a ojo de buen cubero) y salió delicioso el pay.  Justo de ácido y de dulce, justo de consistencia, justo de sabor y aroma.

La nota chistosa es que cuando yo era niño era…¿cómo se dice?…algo bravo…rascado; y no recuerdo si mi abuelita Juanita, o mi bisabuela, Mami, me daban polvo de ruibarbo; remedo que suelen tomar las personas enojonas.  Y ahora que publiqué mi desayuno en Facebook, don Manuel Figueroa, propietario de una farmacia en Jalapa, comentó: Esa si no me la sabía, el ruibarbo lo vendo en la Farmacia FAS para los de carácter bravo, espero no sea al caso. Pues vea, don Manuel, todavía me enojo cuando me incomodan, ja ja ja, pero no fue por eso que hicimos el pay en casa.

¡Estoy contento porque hemos rescatado el pay de ruibarbo para el menú de la casa!


01
Oct 21

No, al presupuesto piñata y criminal

 

Por si te hacían falta evidencias de que los impuestos y el presupuesto del estado son formas de transferir riqueza de las personas no organizadas en la sociedad hacia los grupos de personas organizadas; si no te parecía evidente que los impuestos y el presupuesto son formas de transferir recursos del sector productivo de la economía al sector improductivo, entérate de que el Mineduc y J. Acevedo han negociado en secreto aumentos de sueldos por unos Q2.2 millardos.

Si no has visto las evidencias de que el presupuesto del estado (del que viven legal e ilegalmente miles y miles de políticos y burócratas y del que se alimentan centenares de intereses particulares) te está empobreciendo, entérate de que para mantener aquel calculo de costes debes Q11,073 y que esa deuda -en la que te han metido sin preguntarte- podría subir a Q12,426 si se aprueba el presupuesto que discuten los diputados. Ese dinero lo debes, aunque no tengas trabajo.

El prespuesto piñata para 2022 no debe ser aprobado.

En ese presupuesto de malhechores, presentado por el ministro González Ricci, Q68 de cada Q100 van a gastos de funcionamiento que incluyen plazas para fantasmas, seguros médicos privados para los pipoldermos*, gasolina, comida y otras canonjías para ellos. Q14 de cada Q100 son para pagar deudas (con el dinero que te quitan de impuestos) y no te engañes con eso de que Q18 de cada Q100 son para inversión.  La inversión implica la búsqueda de ganancias y ese es un fenómeno ajeno al sector coercitivo de la economía.

Sabiamente, Thomas Sowell escribió que algunas personas actúan como si la respuesta a cada problema es poner más dinero y poder en manos de los políticos.  De ahí que el presupuesto del estado sea un instrumento de satisfacción de necesidades y demandas particulares y específicas a costa del trabajo y del dinero de los tributarios. De ahí que en el Minfin y en el Congreso los pipoldermos cultiven clientelas y se abran las puertas para la arbitrariedad y para su hija bastarda, la corrupción.

El presupuesto criminal para 2022 no debe ser aprobado.

Columna publicada en elPeriódico.

*Pipoldermos: Pícaros políticos que por el momento detentan el poder, Manuel F. Ayau, dixit.

Columna publicada en elPeriódico. Los GIF son de https://gfycat.com/disloyalevenblackfootedferret


30
Sep 21

Ardilla maya y ratón romano

 

En la ilustración de esta entrada, la imagen de arriba es maya y muestra una ardilla con una pocha de cacao; y la imagen de abajo es romana y muestra un ratón con una nuez de nogal. La de arriba es de barro y la de abajo es de bronce.

Me encantan porque son similares.  Muestran a los animalitos comiendo algo que les gusta; y me recuerdan Scrat y su bellota en Ice Age. Para los mayas, las pochas de cacao representan cráneos humanos; y la bebida de cacao, que no es nuestro chocolate, representaba sangre.  Aquella bebida era exclusiva para las élite y se tomaba amarga, sazonada con chile y espumosa. ¿Qué representaban las nueces de nogal para los romanos? Pues eran llamadas bellotas de Jupiter y el árbol de nogal era un árbol protector.

La primera foto es del Museo Popol Vuh, donde se halla la pieza en cuestión; y la segunda foto la tomé del Facebook de mi cuate, Michael Strong.


30
Sep 21

La esclavitud y Adam Smith

 

La esclavitud en La riqueza de las naciones, de Adam Smith fue el nombre del grupo virtual de lectura en el que participé durante tres semanas.

Aunque leímos y discutimos principalmente capítulos de The Wealth of Nations; también exploramos capítulos de The Theory of Moral Sentiments y de Lectures on Jurisprudence, conducidos por Janet Bufton.

A diferencia de muchos de sus contemporáneos, Adam Smith estaba contra la esclavitud; pero me sorprendió que se enfocara en la ineficiencia económica de la esclavitud -en vez de lo inmoral que es esa institución-; y como a él, me llamó la atención que a pesar de eso la esclavitud persistiera.  Fueron fascinantes el problema de la compensación para los amos que liberaran a los esclavos y el afán de dominación que muchas personas.  Creo que, actualmente, esa es la principal razón por la que aún hay esclavos entre grupos humanos incivilizados.

La actividad fue organizada por Adam Smith Works semanalmente entre el 14 y el 28 de septiembre pasados.  En las conversaciones participaron profesores de por lo menos tres continentes. Entre las participantes estuvo María Pía Paganelli con quien tuve la dicha de tener una conversación sobre la importancia actual de las ideas de Smith, en 2019.

Las lecturas fueron:

  • The Theory of Moral Sentiments Parte  V capítulo 2, párrafos 7–10 (The different situations of different ages and countries are apt, in the same manner, to give different characters to the generality of those who live in them… hasta by such different standards do they judge of the propriety of behaviour.)
  • Lectures on JurisprudencePart 1  § 3. Master and Servant.
  • An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, Libro I capítulo 8
  • An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, Libro III capítulo 2
  • An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, Libro IV capítulo 7 Segunda parte: Causes of the Prosperity of the new Colonies.
  • An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, Libro V capítulo 3 párrafos 47–92 (The public funds of the different indebted nations of Europe, particularly those of England, have by one author been represented as the accumulation of a great capital superadded…” hasta el final).

29
Sep 21

Paseo a la laguna de Calderas

 

La laguna de Calderas, hace miles de años, fue un cráter de un volcán y hoy es un rincón encantador para ir de paseo y hacer picnic.

Imagen de previsualización de YouTube

El domingo dispusimos enmontarnos y el lugar elegido -por cerca y porque no lo conocíamos- fue aquella laguna.  Agarramos por la autopista a Palín entramos al cruce para San Vicente Pacaya, luego llegamos a San Francisco de Sales y la laguna está ahí nomás adelante.  Aunque es sinuoso y la parte final del camino es de terracería, se llega con comodidad y con facilidad.

Como es una caldera volcánica, y no es muy grande (900 x 600 metros), son especialmente atractivas las paredes de naturaleza que rodean el lugar, sobre todo porque las sientes cerca.  El agua de la laguna es sorprendentemente limpia, tomando en cuenta que los pobladores seguramente echan todo lo que pueden en la cuenca y también toman, de ella, toda el agua que quieren.  Nosotros íbamos con ánimo de picnic, pero leímos que hay oportunidades de senderismo, paseos en canoa, alguito de pesca y otras en Parque Calderas.

Optamos por la Finca Laguacate, teléfono 4219 5156 y 42126 203 donde hay una playita agradable, hamacas, bastante espacio, facilidades para churrasco, mesas, baños bien limpios y buena atención.  Llegamos y aunque había unas siete familias, por lo espacioso del lugar no nos cruzábamos unos con otros.  Sólo durante unos pocos minutos hubo un grupo molesto con una moto ruidosa.

Mi amiga, Carla, nos había recomendado el lugar porque ella y su familia se quedaron a dormir en unas cabañas chulas y creo que nos gustaría mucho ir ahí. Ha de ser riquísimo pasar ahí la noche y escuchar sus sonidos característicos y sentir sus aromas.  Ha de ser agradabilísimo amanecer allá, sobre todo en temporada de frío y disfrutar de los cambios en la luz y en los colores.

A principios de los 80 y con mi amigo, Bobby, dispusimos ir en moto desde la casa de sus papas en Amatitlán hacia la laguna; pero salimos tarde y a medio camino nos dimos cuenta de que si seguíamos hasta Calderas íbamos a tener que regresar de noche.  De esa cuenta nos devolvimos y nunca más regresamos y yo me quedé con las ganas de ir.

Me alegro de haber ido el domingo pasado. Descontando la salida de la ciudad de Guatemala es un viaje corto y agradable. Un paseo relajante y enriquecedor.


28
Sep 21

¿Qué es más peligroso?

 

¿Qué es más peligroso: correr con tijeras, o viajar sobre colchones en un pick-up?

Vimos esta escena el domingo en la autopista a Palín y me cayó en gracia.  Las personas sobre los colchones y estos sobre una torre de muebles en el pick-up.  Luego pensé que es algo que me hubiera gustado hacer de niño, y que mis papás jamás hubieran permitido.

Mi padre tenía un pick-up…el Tweetie porque era amarillo y mi papá le mandó a pintar un Tweetie en la parte de atrás.  Muchas veces viajamos a algún destino en la palangana y a los niños nos encantaba la experiencia.  Luego del terremoto de 1976 -antes de que vinieran las carpas que nos enviaron amigos de mi padre- dormimos unos días en la palangana de aquel vehículo que contaba con un camper de lona.


27
Sep 21

Luisfi en el Bicentenario

 

Con ocasión de la celebración del Bicentenario de la desvinculación de Guatemala de la monarquía hispánica, popularmente conocido como Bicentenario de la Independencia, tuve el gusto de participar en tres actividades.

¿Como se vivió en Guatemala el centenario de la Independencia?, con Carlos Sabino y Lorena Castellanos, autores de La Independencia y el centenario, una mirada desde el siglo XXI. La conversación, agradable e informativa, comenzó con las preguntas: ¿Cómo era el ambiente, hoy, hace cien años en Guatemala? ¿Dónde estarían ustedes el 14 de septiembre de 1921? y ¿A cuál celebración hubieran ido el 15?

Bicentenario de Independencia, celebremos Guatemala, con Liss Ordóñez, directora del programa Seres felices integralmente.  Con Liss vivimos las fiestas como se viven cuando no se nos prohíbe celebrarlas.  Recordamos la alegría en el monumento a los próceres u Obelisco y en la Plaza de la Constitución.  Compartí fotos de aquellas experiencias.  Fue una con conversación relajada y divertida.

Tiempos interesantes, con Marta Yolanda Díaz-Durán, en Libertópolis. Con Marta Yolanda reflexionamos y nos divertimos, primero con la parte histórica de esta celebración; y luego con la parte popular y festiva de la ocasión.  ¿Por qué hay grupos de interés empecinados en que no celebremos? ¿Qué no puede uno festejar por razones personales? ¿Por qué tiene que ser por motivaciones estatistas y colectivistas?

Me encanta celebrar esta efeméride ya excusa común para la fiesta es la de celebrar a la patria; y es conmovedor ese patriotismo cándido que pasa de generación en generación, porque tu patria es donde está enterrado tu mux.  Sospecho, sin embargo, que en el fondo lo que celebramos en estos días es la vida, o la simple posibilidad de celebrar.  El hecho de que uno pueda hacerlo con quien uno elige y el hecho de que uno se puede divertir y pasarla bien; porque se vive plenamente cuando se disfruta la vida.


24
Sep 21

La ingratitud de los malagradecidos

 

Las imágenes de personas cayendo de lo alto de las torres gemelas en Nueva York, aquel fatídico 11/9/01, siempre me conmueven.  Las he visto docenas de veces y siempre me entristecen.  Para mí, son las que más representan la gran tragedia humana que fue aquel acto terrorista.

Según mi cuate, Arthur, más de 200 personas quedaron atrapadas y ante la posibilidad de morir quemadas optaron por saltar.  Esas personas fueron visibles para todos, en comparación a las aproximadamente 3,000 personas que murieron invisiblemente con el colapso de las torres; pero la prensa ha tratado de ocultarnos esas fotos, y ese es el motivo por el que no ves muchas de esas ellas, y por la cual hay cubiertas sobre las que existen.

Meditaba sobre aquello cuando noté que el 11 de septiembre pasado, ninguno de los que el Departamento de Estado considera como sus aliados clave puso algo en redes sociales virtuales en memoria de las víctimas del 11S.  Nada en las redes de Thelma Aldana, Gloria Porras, ni Juan Francisco Sandoval.  Huéspedes, los tres, del gobierno y del pueblo de los Estados Unidos de América.  Nada en las redes de Rigoberta Menchú y así puede seguir la lista.  En cambio, por mencionar dos, sí vi notas en las redes de la Cámara de Industria y en las del Movimiento Cívico Nacional.

¿Cuántas vacunas contra el Covid-19 nos han donado el gobierno y el pueblo de los EE. UU. en este año a los guatemaltecos? ¿Unas 3.5 millones de dosis? ¿Cuántos prófugos chapines viven en aquel país cómodamente y sin temor de enfrentar sus responsabilidades?  ¿Cuántas ONG y miembros de la sociedad civil guatemalteca consentidos por La embajada no dijeron ni pío el pasado 11 de septiembre?  ¡Malagradecidos!

La gratitud es una emoción enriquecedora y saludable porque reconoce, valora y provee la respuesta justa frente a quienes son buenos y generosos con nosotros.  Es derivada de la virtud de la honestidad ya que esta consiste en rehusarse a falsear la realidad y a fingir que las cosas son diferentes de lo que son. Y quien no es agradecido con quien lo acoge, lo protege y lo financia es un ingrato.

Columna publicada en elPeriódico.