08
Jun 22

Anticonstitucional estado de sitio en San Marcos

 

De manera anticonstitucional, la administración Giammattei decretó Estado de sitio  en Ixchiguán y Tajumulco, San Marcos.

La medida tendrá vigencia de 30 días y se apoya en que -en ambos municipios-  se han realizado acciones delincuenciales que afectan el orden público, la gobernabilidad y la seguridad de los habitantes.

¿Qué implica un estado de sitio y por qué es anticonstitucional?

Foto por elPeriódico.

El estado de sitio es el segundo estado de excepción más violatorio de los derechos individuales contenido en la Ley de orden público.  Sólo lo supera el estado de guerra.

Durante el estado de sitio el Presidente de la República puede ejercer el gobierno en su calidad de Comandante General del Ejército, a través del Ministro de la Defensa.  Es casi, casi, una ley marcial. Todas las autoridades y entidades estatales, de cualquier naturaleza que sean, están obligadas a prestar a la autoridad militar el auxilio y cooperación que les sean requeridos, dentro de la esfera de su competencia.

En el estado de sitio son aplicables todas las medidas establecidas para los estados de prevención y alarma, pudiendo además la autoridad militar:

1) Intervenir o disolver sin necesidad de prevención o apercibimiento, cualquier organización, entidad, asociación o agrupación, tenga o no personalidad jurídica.

2) Ordenar sin necesidad de mandamiento judicial o apremio, la detención o confinamiento: a) De toda persona sospechosa de conspirar contra el gobierno constituido, de alterar el orden público o de ejecutar o propiciar acciones tendientes a ello; y b) De toda persona que pertenezca o haya pertenecido a las organizaciones o grupos a que se refiere el párrafo segundo del artículo 64 de la Constitución;

3) Repeler o reprimir por los medios preventivos, defensivos u ofensivos que fueren adecuados a las circunstancias, cualquier acción, individual o colectiva, que fuere contraria a las disposiciones, acuerdos u ordenanzas dictadas para el restablecimiento de la normalidad.

¿Ves por qué es anticonstitucional?…aunque sea legal.

Es anticonstitucional porque el propósito de la Constitución es proteger los derechos individuales de los habitantes del país contra los abusos de quienes están en el poder, sean del color que sean. Más allá del positivismo jurídico (la creencia de que si algo está en la Constitución no puede ser anticonstitucional, por ejemplo), facultades como las que les confiere a los pipoldermos la Ley de orden público violan el espíritu constitucional protector de los derechos de las personas al concederles al Presidente y al ejército facultades amplísimas, pero amplísimas para invalidar los derechos de miles de Guatemaltecos.

Claro que como aquel abuso anticonstitucional se materializa en San Marcos, en Ixchiguán y en Tajumulco a la gente de la capital nos importa poco.  Como son abusos que no afectan los granes intereses en la ciudad de Guatemala, lo que ocurre en el monte, no suele ocuparnos apasionadamente.  Pero es inquietante, por decir algo, el habito que tiene esta administración por resolver problemas mediante la invalidación de los derechos y el uso de estados de excepción.


03
Jun 22

La tragedia del volcán de Fuego

 

Desde el balcón de mi casa nos gusta observar y fotografiar cuando hay actividad en los volcanes Pacaya y de Fuego. Ciertamente que son espectáculos hermosos y sobrecogedores, a pesar de que la distancia y nuestros teléfonos no nos permiten tomar fotos espectaculares.  Y dicho lo anterior…nunca dejamos de conmovernos, ni de afligirnos por las víctimas potenciales de aquellos fenómenos ígneos.

Actividad en el volcán de Fuego.

Después del 3 de junio de 2018, es imposible separar la actividad volcánica del recuerdo de la tragedia que, en aquella ocasión, causó más de 100 muertos, 200 desaparecidos, 600 heridos y unos dos millones de afectados.  Las escenas que vimos no sólo deben recordarnos el poder asombroso de la naturaleza, sino nuestra vulnerabilidad y la responsabilidad que tenemos en cuanto a evitar desastres; porque los desastres naturales no existen…lo que sí existen son las amenazas naturales como las erupciones, inundaciones y terremotos.  Los desastres son artificiales en el sentido de que son causados por quienes nos ponemos en situación de riesgo excesivo y nos exponemos a ser víctimas de un desastre.

Las casas construidas en terrenos con historial de exposición a lahares y a flujos piroclásticos son escenarios perfectos para que ocurra un desastre artificial. Las casas construidas en terrenos bajos y a inmediaciones de ríos y lagos que se inundan son desastres artificiales que se anuncian a sí mismos.  Las casas de tres pisos y más construidas sin cálculos apropiados y con tecnología para casas de un piso, o dos, son mausoleos esperando su momento.

Volcán de Fuego, al centro, flanqueado por el volcán de Agua y el volcán Acatenango.

Claro que no tenemos el control sobre las amenazas naturales; pero sí podemos evitar desastres innecesariamente calamitosos si evitamos las situaciones de vulnerabilidad.  Y ello es, principalmente, un asunto de responsabilidad personal.  No cabe trasladarle esa responsabilidad a la comunidad, ni a la sociedad, ni a los pipoldermos (cualquiera que sea el momento en que leas estas meditaciones).

En recuerdo de las víctimas del volcán de Fuego en 2018, ¿qué haces para evitar la vulnerabilidad de tu familia y la tuya?  ¿Por lo menos ya tienes tu kit de terremoto?

Columna publicada en elPeriódico.


31
May 22

En el Día del Popol Vuh

 

Ayer se celebró el Día del Popol Vuh y se me pasó; pero eso no quiere decir que no pueda celebrarlo hoy.

Cuando atiendo visitantes extranjeros y me preguntan qué libros sobre Guatemala deberían leer suelo recomendarles tres: El Popol Vuh porque a mi me encanta la mitología y les da a los extranjeros un vistazo sobre el mundo prehispánico; El señor Presidente, de Miguel Angel Asturias porque es una obra maestra de la literatura; y El visitador, de José Milla porque se sitúa en La Antigua, todavía se puede visitar el convento de La Merced y porque se deja leer rico.

Mis historias favoritas del Popol Vuh son la de Vucub-Caquix, porque su arrogancia es castigada; y las aventuras de Hunahpú e Ixbalanqué en el inframundo porque son ingeniosas y muy entretenidas. También las historias de los secuestros y horribles sacrificios que cometían Balam-Quitzé, Balam-Acab, Mahucutah e Iqui-Balam contra los jóvenes de las tribus y las historias de Tohil, Avilix y Hacavitz y las doncellas Ixtah e Ixpuch.  ¿Por qué, si contienen tanta violencia? Porque le añaden perspectivas la naturaleza de la cultura precolombina.

Leí el Popol Vuh por primera vez en 1975 en la edición que era de mi abuela, Frances, y todavía conservo ese volumen.  En 2013 estuve en Chicago e infaltable, en mi agenda, estuvo una visita a la Biblioteca Newberry donde se halla el libro original.

¿Sabes que en el museo Popol Vuh hay un facsímil de aquel libro?  Es el único que los guatemaltecos apreciar ver en Guatemala.  Por cierto que ese museo celebró la efeméride con un recorrido guiado al que llamaron ¿Por qué los ratones tienen los ojos saltones? y con la publicación de una serie de citas seleccionadas de aquel libro.

Por cierto, mi cuate Eric C. Graf ofreció una conferencia en la que comparó el Cantar de mio Cid con el Popol Vuh y te la recomiendo. Puedes ver la conferencia completa, o una entrevista que le hice.


30
May 22

Luisfi en “El pájaro de fuego”

 

Pues ahí está que no fui el príncipe Ivan, ni el mago Katschai, ni el pájaro de fuego en la magnífica presentación que ofreció el Festival Internacional Bravissimo 2022 el 28 de mayo pasado. ¡Pero tuve mi parte!

El pájaro de fuego es una suite de Igor Stravinsky con libreto de Mikhail Fokine. El¨ “ballet”  comienza con una introducción que sitúa al espectador en el mundo maléfico del mago Katschai. Seguidamente el telón se abre sobre el jardín nocturno del mago, en el que irrumpe el príncipe Iván persiguiendo a una misteriosa ave, mitad mujer, mitad pájaro, cuyo plumaje es también mitad oro y mitad de fuego. El príncipe consigue capturarla, pero el Pájaro de Fuego le ruega al príncipe que le devuelva su libertad. A cambio, el pájaro le regala una pluma mágica, con la que siempre podrá comunicarse con él. El príncipe lo deja ir y el pájaro, ya liberado, emprende el vuelo. 

Posteriormente clarea el día y aparecen unas princesas que fueron encantadas por el mago. El príncipe Iván baila con ellas y se enamora de la más bella, Zarevna. A lo lejos, resuenan las trompetas que anuncian la venida del mago, acompañado por un grupo de monstruos. Las princesas se refugian en el castillo y el príncipe queda frente al malvado Katschai. El príncipe recuerda la pluma del Pájaro de Fuego y lo llama para que venga en su ayuda. El pájaro aparece y en su enfrentamiento con el mago Katschai, el mago muere, retorciéndose entre gases sulfurosos. 

Todas sus víctimas recobran la libertad y el príncipe Iván lleva a Zarevna a su palacio, entre la alegría general.

Tuve la dicha de leer aquella trama, en el escenario del auditorio Juan Bautista Gutiérrez, de la Universidad Francisco Marroquín, previo a la intensa y hermosa presentación que hicieron el A&A Ballet, de Chicago y The Dancenter, de Guatemala con coreografía de Alexei Kremev.  Trinity Santoro fue el pájaro de fuego; Kyle Peterson fue el príncipe y Aiden Moss fue Katschai.

Esa fue la segunda parte del programa; y la primera también estuvo a la altura de lo que está acostumbrado el publico de Bravissimo.

El maestro Lester Godínez y su The Jazz Train Big Band saben interpretar con energía y pasión la música que imagino a mis abuelos bailando en el Club Guatemala, el Club Americano, o el Club Alemán en los años 40 del siglo XX.  La música de Benny Goodman y otros de esa talla.  En esta parte del programa también participaron las miembros del Atelier Dance Studio.  Arturo Xicay con el clarinete y el saxo, junto con otros solistas se lucieron esa noche.

Aquella big band, por cierto cumple 25 años en 2022.

El sábado vivimos una estupenda fusión de música y artes que incluyó ballet, jazz y una exhibición de arte en vidrio por Karin Weller.

Lo del ballet fue muy oportuno porque acabo de ver Nureyev, en Netflix y aquel documental no sólo me recordó lo mucho que me gusta aquella forma de expresión artística, sino que me confirmó que para el arte, la dignidad y la autodeterminación de los artistas es fundamental, Condiciones que sólo se tienen en libertad y no bajo una tiranía.

Si eres nuevo visitando Carpe Diem, quizá no sepas que he participado directamente en tres espectáculos de otros Bravissimo…además de la lectura que hice el sábado pasado.


29
May 22

¡Hoy vimos zompopos de mayo!

 

Salimos a caminar, para ir a desayunar, y en el camino encontramos zompopos de mayo.  Los que visitan este espacio saben lo mucho que me alegran estos animalitos y lo mucho que me gustan asados en comal, y aderezados con mantequilla y sal.

A mí me gusta comer una tortilla con frijoles, o con guacamol a la que le he añadido unos seis u ocho culitos de zompopos para elevar la experiencia. Allá por 1973, un cuate -cuya familia era de Santa Rosa- llevó al colegio una bolsa con zompopos de mayo fritos en mantequilla y les agarré más cariño a esos animalitos porque así son deliciosos.  Pero no los volví a probar hasta unas tres, o cuatro décadas más tarde.

Desde niño me llamaban la atención su tamaño, así como su dignidad y ferocidad porque cuando uno los agarraba, recibía rápido una mordida. Esta sin embargo, no era ponzoñosa como la de de una hormiga de fuego, ni nada parecido.  Pero era una señal inequívoca y valiente: ¡Conmigo no te metas y si caigo, voy a caer luchando!  Ese espíritu combativo también era su perdición; porque los chicos los cazábamos para hacer peleas de zompopos de mayo.  Yo prefería sentirlos caminar en mi manos y sentir los valientes mordidas; pero si había una pelea, no le hacía el feo.

En algunas poblaciones guatemaltecas a los zompopos de mayo los llaman macashes y en otras ch´eken. La semana. pasada me enteré de un área en la que les llaman chekeles, y de que son exportados.

En el siglo XVIII, Francisco Ximénez, tel traductor del Popol Vuh, se refirió a los zompopos de mayo en su obra Historia natural del reino de Guatemala; y escribió que tienen la cabeza grande y unas tenazuelas que parece que son de acero y tienen filo, y punta corva y cruzada como las tixeras; y así cortan con ellas cosas bien duras…entre ellas hay unas muy grandes, y con alas, no son que críen alas, sin que es como la gente principal entre ellas. Aquestas grandes y con alas, no salen del hormiguero, sino es cada año cuando caen los primeros aguaceros, que es por el mes de mayo…y se levantan volando con una singularidad maravillosa, por lo cual los indios, y otras personas que las comen tostadas, y dicen que es comida sabrosa, las cogen con facilidad…y es que como no han visto luz, al verla tan hermosa se van a ella, y así los indios no tienen más que encender unos ocotes, y con esto se les vienen todas a las manos, y cogiéndolas las tuestan, y las comen, y aun las sacan a vender, como lo he visto.

Para que esta temporada comience con la alegría que debe comenzar, espero con ansias los primeros anacates del año.

De paso, algunos ecohistéricos, socialistas y colectivistas creen que el futuro es comer insectos porque no deberíamos comer carne.  Creen, incluso, que se debería prohibir la carne, o por lo menos ponerle impuestos tan altos que la hagan prohibitiva.  Pero tu, que eres listo, puedes distinguir que no es lo mismo echarle chapulines a la naranja para tomarse un tequila, o comer una tortilla de frijoles volteados con unos cuantos zompopos, o deleitarse con unos escargots…¡Por placer!, que tener que comer bichos porque otras personas te fuerzan a hacerlo, o porque te prohiben, o te encarecen otras opciones.  Una cosa es comer algo por gusto y otra no tener opción.


27
May 22

Otra vez, ¿me acompañas?

 

Qué nos hace humanos, El mejor consejo que has recibido, Esa preocupación que te mantiene despierto en las noches, Lo que hace que tu corazón se hinche de alegría, Los errores de los que aprendiste, Recuerdos de la infancia, Quién solías ser, Tu lugar favorito y cómo te conectas con él y Tus momentos cruciales son nueve de los 24 asuntos que @introvertdoodles sugiere para discusión cuando uno quiere conversar de grandes temas, en vez de sólo sostener una cháchara.

En seguimiento de mis dos columnas más recientes, me animo a entrarle al primer tema.  Ludwig von Mises explica* que el ser humano -como ser humano- no es sólo Homo sapiens, sino Homo agens. ¿Te acuerdas de la diferencia entre zoe y bios, de la semana pasada? Mises explica que los seres de ascendencia humana que carecen de capacidad para actuar (desarrollar bios), para efectos prácticos, no son humanos, aunque las leyes y la biología los consideren hombres.  Y añado que la frase para efectos prácticos es clave.

Luego me acordé de que Tibor Machan -al referirse a bebés, personas con capacidades mentales mínimas, o en coma- explicó que una silla rota, aunque no sirva para sentarse, sigue siento una silla y que las clasificaciones deben responder al buen sentido común.  Aquella salvedad no se aplica a un cigoto, ni a un feto porque nunca han sido independientes de la mujer que los gesta, ni han desarrollado bios. Para usar la analogía de Machan, los cigotos y fetos son madera; pero nunca han sido sillas.

Esto viene a que mi cuate, Moris, en un artículo titulado Si dudo, me abstengo afirma que no se puede dudar de si un feto vivo o cigoto vivo procedente de dos gametos humanos, sea vida humana y asegura que no es evidente cuándo se comienza a ser humano.  Pero yo digo que hay dudas serias y que sí es evidente que un cigoto, y un feto, por no ser actuantes, por no ser independientes y por no desarrollar bios, todavía no son humanos; y que son cigoto, o feto de humano, pero no son humanos. Del mismo modo que un huevo no es un pollo.  Claro que hay zoe hasta en una mórula; pero no hay bios en el cigoto, ni en el feto. Ni son Homo agens.

*En La acción humana.

Columna publicada en elPeriódico.

Esta columna forma parte de una serie de tres:

¿Me acompañas?

¿Me acompañas otra vez?


24
May 22

Panchito, el mono araña

 

Debe haber sido en 1974, no recuerdo bien; pero una noche de esas mi papá entró a la casa, subió a su cuarto que mis hermanos y yo invadíamos para ver televisión y saludó como si nada.  Los niños y mi madre tardamos unos segundos en notar que en uno de sus brazos levaba un pequeño bulto peludo y ¡Oh, sorpresa! no era un perro.

¡Era un monito araña!

Haz clic en la imagen para ver el ensayo fotográfico de Nicholas Helmuth.

A Nora por poco y le da algo; y los niños nos volvimos locos.  Le pusimos de nombre Panchito.  Bebía agua en un pocillo y lo tomaba de una forma perturbadoramente humana.  Pelaba sus bananos con habilidad. Y a mi, lo que más me fascinaba, era su cola prensil.  ¡Ah, la cola prensil es una maravilla!

No duró mucho en casa porque cuanto se agarraba de ti y no quería soltarte no había modo de removerlo; y se ponía agresivo si uno intentaba separarlo contra su voluntad.  También porque ensuciaba mucho el área que le había sido asignada junto a la mesa de ping pong que había en el garage.  Nadie quería hacerse cargo de limpiar esa área.  Luego se decía que en su adolescencia, los micos se ponían celosos y acosaban a las mujeres. Todo aquello selló la suerte de Panchito que primero se fue a vivir a Panajachel donde lo recibió mi tía Adelita y luego fue a parar al zoológico La Aurora.

De aquello me acordé cuando me topé con el ensayo fotográfico que hizo Nicholas Helmuth sobre los monos araña. Animalitos que son mencionados en el Popol Vuh y son mostrados, con frecuencia, en la cerámica clásica de los mayas. Nichola y su proyecto FLAAR Mesoamérica hacen este tipo de ensayos y siempre son valiosos.  No se por qué no te había compartido uno antes.


23
May 22

La indignante historia de Juana Alonzo

Juana Alonzo Santizo, Guatemalteca, retornó ayer a su país natal después después de pasar casi ocho años encarcelada de manera injusta en México, tras ser detenida cuando intentaba migrar a Estados Unidos.  Su historia me pareció muy conmovedora y creo que no debe pasar inadvertida.

Alonzo fue encarcelada en 2014 en México tras ser detenida cuando buscaba migrar a los Estados Unidos de América. Posteriormente, fue acusada de secuestro e ingresó a prisión.

Juana Alonzo Santizo. Foto de elPeriódico.

Según diversas fuentes, la detención de la migrante estuvo plagada con irregularidades, incluida la supuesta firma ilegal de documentos y la falta de un traductor ya que no hablaba español. Alonzo se encontraba en la prisión de  Tamaulipas. desde 2014 donde la Fiscalía local le notificó su libertad este sábado debido a que fue acusada de un delito que no cometió y del que fue sindicada injustamente, según la Presidencia mexicana.

El caso me recordó la película mexicana Presunto culpable, que te recomiendo que veas; y debería recordarnos que en las cárceles de México, Guatemala e Hispanoamérica hay muchísimas personas que se hallan presas injustamente por cualesquiera que sean los motivos.  Miles y miles de personas viven el infierno de la prisión por delitos que no cometieron, o por otros motivos injustos.

El caso me recordó los de aquellos guatemaltecos que fueron encarcelados, en prisión preventiva, una figura caprichosa e inexistente en la legislación penal guatemalteca y me recordó especialmente a aquellos que murieron mientras estaban presos preventivamente y se les negó la asistencia médica y psicológica que necesitaban. Jueces, fiscales y la nefasta CICIG fueron responsables de aquellas arbitrariedades. Me recordó los casos de aquellos que guardan prisión por venganza y por presiones políticas.

De ahí que sean tan importantes el respeto a las garantías procesales y al debido proceso.  Nadie debería tener que sufrir lo que sufrió Juana Alonzo, y nadie debería de padecer lo que padecen los presos injustamente, ni sus familias.


22
May 22

En recuerdo de Juan José Hurtado

 

Juan José Hurtado fue mi pediatra; y la última vez que lo vi como médico fue en 1997.  Tenía que ponerme unas vacunas de niño y más por visitarlo que por las inyecciones decidí volver a su clínica.

Fue una buenísima decisión porque sentí muy agradable entrar a aquel lugar, sentarme en la camilla en la que me había sentado quién sabe cuántas veces cuando era niño y platicar con Juan José.  Pocos años después lo vería con alguna regularidad en la Universidad Francisco Marroquín donde era profesor.  Donde era un querido profesor, lo cual no me extrañó para nada.

La foto la tomé de Facebook.

Mi hermano y yo íbamos con mi madre a donde Juan José cuando su clínica estaba en la 6a. avenida A de la zona 1; y luego seguimos yendo con mis otros hermanos cuando él, Maruca y Martita se trasladaron a la 2a. calle de la zona 9.

Cuando nos enfermábamos de gravedad, Juan José llegaba a la casa al salir de su clínica y era un alivio verlo llegar.  Se sentaba junto a uno en la cama y se acomodaba.  Llegaba con un jade colgado al cuello y a mí siempre me fascinaba esa piedra.  Recuerdo su sonrisa con los ojos cuando me operaron de las amígdalas y entre muchos otros recuerdos no olvido una vez que se me infectó un dedo de la mano y lo limpió con maestría.

En los 80 Juan José enfrentó la adversidad como un caballero y, ¿quién de sus familiares, amigos, pacientes y conocidos no lo sintió muy profundamente?

En su clínica siempre había buena música clásica.  La que más me impresionó, una vez, fue Las cuatro estaciones, de Vivaldi, disco que en ese año les pedí a mis papás que me regalaran para una Navidad de los 70…y recuerdo que costó Q16 de aquel entonces y fue comprado en Musical.

Adiós Juan José, y muchas gracias.


20
May 22

¿Me acompañas otra vez?

 

¿Sabes que los inuit y los escoceses tienen más de una palabra para nieve?  En español las palabras configuración y orden se refieren a dos conceptos diferentes, aunque a simple vista parezcan ser lo mismo.  Friedrich A, Hayek, basado en el idioma griego antiguo distinguió entre kosmos y taxis para referirse a lo que él estimaba como dos tipos de órdenes distintos. Aristóteles y Hannah Arendt conocían la diferencia entre zoe y bios para referirse a lo que nosotros llamamos vida.

Blastulación, dominio público via Wikimedia Commons.

¿Por qué?  Porque la utilidad de los conceptos y del lenguaje es la de proveernos con un sistema de clasificación y de organización cognitiva que nos permita entender la realidad y adquirir conocimientos y pensar bien. Y porque los conceptos, como nieve, orden y vida son contextuales en el sentido de que responden a la realidad del conocimiento de uno. No es lo mismo decir nieve en Guatemala, que en las Aleutianas; y no es lo mismo decir vida en el cuchubal, que cuando está en juego una vida humana.

Para Arendt y Ari, según Stephen Bagwell, la palabra zoe se refiere a la vida biológica y cíclica. En ese sentido toda célula, todo paramecio, todo zancudo y toda lechuga tienen vida.  Sus estructuras características funcionan de tal manera que preservan su propia identidad y su vida a nivel de zoe.  Pero la vida capaz de formar una biografía gracias a las capacidades únicas de los individuos humanos para expresarse (por medio del habla), decidir y actuar en persecución de la felicidad es bios.

Las células que se descartan en una menstruación, o en una masturbación son zoe; pero no son bios. Un cigoto y un embrión son zoe; y tienen la potencialidad de ser bios, pero no lo son.  En cambio, la mujer gestante es y tiene bios; es vida plena y hace ratos que dejó de ser vida potencial.

Cuando se dice defender la vida, es preciso distinguir ente zoe y bios, entre vida biológica y la vida plena, entre vida potencial y vida actual porque no son lo mismo.  Y porque no debería haber conflicto ético alguno a la hora de decidir cuál debe prevalecer, ni por qué.

Columna publicada en elPeriódico.

Esta columna forma parte de una serie de tres:

¿Me acompañas?

¿Otra vez, me acompañas?