19
Ene 21

La paliza a los “migrantes”

Mucha gente, incluido yo, se impresionó con la paliza que recibieron muchas de las personas que -desde Honduras- cruzaron ilegalmente la frontera con Guatemala el sábado pasado y fueron interceptadas por las fuerzas de seguridad guatemaltecas, a la altura del kilómetro 177.

Haz clic para ver el vídeo.

Pocas horas antes, cuando aquellas personas irrumpieron en la frontera y rebasaron como si nada a las fuerzas de seguridad, cuestioné que si los caminantes iban a pasar así, de qué servía que hubiera estado de prevención en el área y de qué servía el despliegue de elementos de la policía y del ejército. Comenté que los requisitos migratorios y sanitarios no se aplican si los viajeros entran por la fuerza, o en son una multitud. Pero sí se aplican arbitrariamente a otras personas. Tenía dudas de si la Administración iba a actuar conforme a la ley, ¡Y ve la sorpresa!

Por cierto, 21 hondureños que participaban en la caravana dieron positivo de Covid-19. Pero esos son 21 identificados porque fueron detenidos y examinados. ¿Cuántos más habrá? Si hubieran pasado sin cumplir con los requisitos sanitarios, ¿qué crees que ocurriría a lo largo de la ruta?

No tardaron, sin embargo, las voces que criticaron duramente la actuación de las autoridades por las palizas que recibieron muchos de los integrantes de la caravana y por el uso de gases lacrimógenos.  Eso sí, sin contexto.  ¿Por qué es importante el contexto?

Leonard Peikoff, explica que metafísicamente sólo hay un universo; y que esto significa que todo, en la realidad, está interconectado. Aún si hubiera universos paralelos, como el universo es la totalidad de todo lo que existe, esos universos serían parte del universo único. Parece confuso, pero no lo es, si te detienes un poco a pensar en ello. Toda entidad, añade Peikoff, está relacionada de alguna manera con otras; cada una, de alguna manera, afecta y es afectada  por otras. Nada es un hecho aislado completamente, sin causas y efectos; ningún aspecto del total puede existir aislado del total.

Pero…¿qué tiene esto que ver con la caravana y la paliza? Todo.

Todo conocimiento depende de cierta relación: está basado en un contexto de información previa.  “Contexto” significa “la suma de todos los elementos que condicionan un elemento de conocimiento…esta suma es lo que nos permite relacionar aquel elemento de conocimiento con la realidad…de ahí que una regla esencial de la cognición conceptual sea: siempre mantén el contexto…el contexto nunca debe ser “botado”, agrega Peikoff. Botas el contexto, según Ayn Rand, cuando ignoras hechos disponibles que alterarían, o contradecirían tus conclusiones.

De acuerdo con ciertos relatos acerca de lo que ocurrió el sábado, los pobres migrantes hondureños fueron apaleados injustamente por las fuerzas de seguridad guatemaltecas. Lo cual, puesto así, sin contexto, sería merecedor de todo tipo de censura e incluso de castigo.

Pero sin contexto, no es posible interpretar hechos; o más bien, no es posible interpretar bien los hechos.  Bien, quiere decir, lo más de acuerdo con la realidad posible, porque si no están de acuerdo con la realidad -en contexto- un conjunto de hechos mal integrados, desintegrados o vagos, no pueden producir conocimiento.

¿Qué hechos fueron botados en aquel relato?

  1. Si bien es cierto que en las caravanas viajan migrantes inocentes; también lo es que las caravanas son organizadas con propósitos políticos y de narcotráfico.  Los líderes de las caravanas usan a la gente para sus objetivos y nada les importa usar a la gente como carne de cañón.  Ni las caravanas, ni los organizadores son inocentes pobres gentes.
  2. Los líderes de las caravanas incitan a los participantes a cruzar las fronteras por la fuerza, en violación de las leyes sanitarias y de migración.  Inician el uso de la fuerza y violan el principio de no agresión cuando pasan las talanqueras, rebasan a las autoridades y se internan en el país.
  3. Pueden hacer aquello porque son miles, porque vienen en multitud, porque -en realidad- las autoridades preferirían no usar la fuerza y porque las caravanas cuentan con apoyo mediático. Sin contexto, la opinión pública puede ser adversa para las autoridades que actúan conforme a la ley.  La ley que debería ser igual para todos, sin privilegios.
  4. Los caminantes y sus líderes fueron conminados a volver y a no violar las leyes, y se  les informó que si persistían en sus actitudes delictivas tendrían que ser sometidos a la fuerza.

Los cuatro hechos anteriores -si son ignorados- alteran o manipulan las conclusiones de quien trata de ofrecer una interpretación. Al botar el contexto quien así relata lo que ocurrió influye en quienes reciben el mensaje y en la opinión pública; y aunque no influye con conocimiento, si consigue su propósito: Poner a las autoridades y a la ley como los malos de la historia; y hacer pasar por los buenos a los invasores que irrespetan la ley, a los que violan el principio de no agresión y a sus dirigentes.

Por eso es útil ver con atención lo que ocurrió el sábado en el kilometro 177.  Los miembros de la caravana, ¿con sus dirigentes al frente?, avanzan contra las fuerzas de seguridad.  Estas dejan pasar a las primeras filas de los integrantes de la caravana, ¿donde van los líderes?, y luego los aíslan del grueso de la multitud, los rodean y los apalean porque aquellos han iniciado el uso de la violencia y se resisten a la captura legítima porque han violado las leyes migratorias y sanitarias.  Además, los viajantes han bloqueado la carretera e impiden la libre circulación causando daños y perjuicios a personas verdaderamente inocentes.

En consecuencia, con la punta de lanza de la multitud sometida, la multitud ya no está en control y prevalecen las leyes y las autoridades.

El problema, claro, no es la migración en sí (hay mucha literatura y evidencias de que las migraciones son positivas), y es muy triste que muchos de los integrantes de las caravanas son personas de buena voluntad que huyen del socialismo y del mercantilismo en sus países.  El problema es que las caravanas son instrumentos de política y de narcodelincuencia; y el problema es que sus miembros se niegan a cumplir con las leyes migratorias y de sanidad; y el problema es que por ser multitud, los miembros de las caravanas creen que tienen facultades que no tienen los individuos, facultades como las de cruzar fronteras de forma privilegiada. En consecuencia se exponen que ser sometidos al orden; y al no aceptar hacerlo de forma pacífica y racional, enfrentaron a las fuerzas públicas, que cumplen con sus funciones en defensa de la ley.  La ley que debería ser igual para todos.

Trata tu, de pasar una frontera sólo, sin cumplir con requisitos razonables; y me cuentas.


13
Oct 20

Delincuencia y turismo

Un grupo de turistas que visitó  Santiago Atitlán denunció que el sábado pasado fue asaltado por hombres que usaban pasamontañas, en el kilómetro 10 de la carretera entre Santiago  y el Cerro de oro. Sin un mínimo de seguridad para los visitantes -y para todos- Guatemala seguirá sin desarrollar todo su potencial turístico.

Cerro de oro, en Atitlán.

De acuerdo con una de las víctimas un hombre se colocó en medio de la cinta asfáltica con una pistola y apuntó al auto en el que se conducían los turistas; luego unas seis personas salieron de los arbustos, rodearon el vehículo y les quitaron sus pertenencias de los ocupantes del vehículo.

Mientras aquello ocurría, el Instituto Guatemalteco de Turismo celebraba que Guatemala recibió el Sello de Viaje Seguro que otorga el Consejo Mundial de Viajes y Turismo luego de que Guatemala cumple con los protocolos de higiene y desinfección, lo que genera una mayor confianza para los visitantes toda vez que las autoridades decidan abrir los destinos turísticos”.

¡Muy bonito y todo!; pero mientras que Guatemala siga teniendo fama de que es un lugar donde los turistas son asaltados, la industria turística en el país que está en el corazón del mundo maya seguirá siendo…¿cómo es que se dice?…un largo amanecer que no termina de ser día.

Eso sin contar con los bloqueos de carreteras, las arbitrariedades que cometen muchos alcaldes, la burocracia y los despropósitos administrativos en sitios de interés turístico, o el fastidio de que, en ciertas partes del país, quienes recorren las carreteras tienen que someterse a los extorsionistas que cruzan lazos en los caminos y exigen pagos para permitir el paso.

Lo de las medidas higiénicas está bien, claro; pero la verdad es que si no fuera porque Guatemala es cultural y naturalmente fascinante y porque los chapines somos querendones, el verdadero talón de Aquiles de la industria turística guatemalteca son la delincuencia y las arbitrariedades.

 


21
Ago 20

¿Hay gobierno?

El gobierno de Guatemala, no sólo desde ahora, sino qué desde hace años, ¿ha perdido la autoridad y la voluntad de mantener a todos los habitantes del país en el pleno goce de los derechos individuales y de otros que garantiza la Constitución?

Pregunto porque, también desde hace ratos, no sólo en Alta Verapaz, sino qué en muchos otros departamentos del país, grupos organizados de delincuentes fuertemente armados y escandalosamente inescrupulosos llevan a cabo actos delictivos a su antojo.  Actos delictivos sostenidos, que no sólo se manifiestan en invasiones y destrucción de propiedad, sino qué en muchos casos, ¡y uno ya es demasiado!, terminan en actos de violencia contra personas e incluso en asesinatos.

Recientemente, en Alta Verapaz, dos de aquellos grupos se enfrentaron en una finca y causaron daños cuantiosos y terror. Y sus miembros están ahí, impunes y ¿preparando el próximo golpe?

¿Y el gobierno de Guatemala? Es decir, ¿y los políticos y burócratas que deberían proteger a las víctimas y perseguir a los delincuentes? ¡Ausentes!  Ni la PNC, ni el MP, ni el Organismo Judicial ¡y mucho menos la PDH! parecen tener voluntad y capacidad para proteger la vida y la propiedad de los habitantes del país.  ¿Notaste que digo país, y no república? ¡Es que no tenemos república!  Sin un gobierno capaz de protegernos de la delincuencia organizada, y francamente tampoco de la delincuencia común, ¡¿qué república vamos a tener?!

Lo que hay es una administración obsesionada con cargar con impuestos al que se deje, para embolsarse lo que pueda, y luego repartir el botín entre su clientela de una forma cada vez más descarada y vandálica.

Sin ordenes de desalojo, sin la aplicación de las leyes, sin capturas y sin consecuencias jurídicas para los delincuentes, los políticos y burócratas encargados de proveer seguridad y administrar justicia no son sino cómplices de los criminales.

En nuestro turno de guardia, la delincuencia organizada y enmascarada como revolucionaria medra a la sombra de la ineptitud, la indolencia y la cobardía moral. ¿Hay gobierno?

Columna publicada en elPeriódico.


26
Mar 20

Indulto en el cobro de extorsiones

Por el Estado de Emergencia generado a causa del coronavirus, los mareros decidieron suspender el pago de las extorsiones en el mercado de la colonia Kennedy, en la zona 18; y el titular que informa de este fenómeno dice: Pandilleros conceden indulto en el cobro de extorsión.

La foto es de elPeriódico.

A este paso así casi institucionalizados, los extorsionistas van a terminar entregando facturas para elevar el porcentaje de tributación en Guatemala.

Los inquilinos de aquel mercado deben pagar, semanalmente, entre Q75 y Q150 y  el monto varía dependiendo del tamaño del negocio y la cantidad de personas que compran, según calculen los extorsionistas. El cobro siempre lo realizan bajo amenazas, por lo que en la actualidad los comerciantes ya no oponen mayor resistencia.


26
Mar 20

Delincuencia y penas en tiempos de pandemia

La delincuencia en la zona 1 ha crecido; y ya hay gente empeñando sus cosas para sobrevivir.

Tuve que salir a comprar cigarros y medicina al Centro, y pude apreciar que la delincuencia se disparo en el centro de la ciudad, cuenta el criminólogo, Ricardo Mendoza.

La PNC controla a un presunto asaltante en la Sexta avenida de la zona 1. Foto por Ricardo Mendoza.

Grupos de siete personas entre hombres y mujeres, entre nacionales, centroamericanos y garífunas, aprovechan lo desierto del Centro para intimidar y asaltar transeúntes. No hay presencia de la Policía Nacional Civil; y, sin embargo, si se encuentra la Policía Municipal de Tránsito.  Pocos, pero se encuentran y son los que están controlando este fenómeno. Al ser asaltada una persona,  ellos proceden a brindar la seguridad, y coordinar para la presencia de la PNC y de esta manera -reactiva- se neutraliza al delincuente, cuenta Mendoza.

En serio la delincuencia a elevó como no tienen idea, si es mujer absténgase de pasar por la Sexta avenida y áreas circundantes después de las once de la mañana, esta peligroso, advirtió el criminólogo. Y, por cierto, no sólo en la zona 1.  Mi amiga, Sylvia, cuenta que en Vista Hermosa II una SUV blanca está acosando empleadas y aconsejó tener cuidado. 

Mientras tanto, la economía ya se está viendo afectada por el virus chino, pude apreciar en las casas de empeño como las familias están llevando a empeñar objetos grandes con el fin de hacerse de dinero para el sustento de sus familias, añadió Ricardo Mendoza.

Hay gente empeñando sus cosas. Foto por Ricardo Mendoza.

Este último detalle es sólo el principio de algo que va a empeorar; no sólo por la cuarentena, sino porque el Congreso aprobó las medidas que van a destrozar la economía de los guatemaltecos: controles de precios, ampliación del gasto estatal, regulaciones financieras, subsidios, y más.  Te recomiendo que leas el artículo de UFM Market Trends en este enlace.


31
Ene 20

Celada en la embajada

El 31 de enero de 1980 yo estaba en clases y a la U nos empezaron a llegar rumores sobre lo que ocurría en la embajada de España; esto es antes de que hubieran Whatsapp, o siquiera ICQ.  En la noche, todos vimos –en el noticiario Aquí el mundo–  las escenas espantosas de lo que había pasado.  Años después, cuando yo trabajaba en aquel programa de noticias, vi los rushes de aquella tragedia; y hasta hoy me conmueven y estremecen las escenas de los cuerpos quemados y mojados que había en aquel lugar infame.

Haz clic en la foto para comprar el libro en Amazon.

Cuarenta años después de aquella tragedia deliberada, durante los cuales aquellos actos fueron el elefante en la sala de la historia moderna de los guatemaltecos, es publicado el libro Historia verdadera de la quema de la embajada española, por Adolfo Molina S. –hijo de una de las víctimas, el excanciller Adolfo Molina O. – y su libro nos asoma a la realidad de que existe el mal.  Tomando en cuenta quién es el autor, es notable que ese acercamiento a la perfidia no se haga con rencor, sino basado en hechos y lógica. Eso sí, sin perder de vista que lo sucedido…no puede ser tomado como coincidencia o casualidad.  Por el contrario, todo se integra como parte de un plan…mal ejecutado que al salirse de control falló aparatosamente causando una tragedia.

¿Sabes que nunca hubo una investigación científica de lo que ocurrió en la Embajada?  La casa –en la que jamás hubo un peritaje– le fue devuelta a su propietario, destruida, y este la reconstruyo, la arrendó y ahora ya no existe.  Pero…¿cómo iba a ser de otra forma si cabe afirmar que la ocupación de la Embajada fue un acontecimiento del  cual tenía ya conocimiento el embajador Máximo Cajal y López, según una sentencia judicial de 2014? Uno puede entender que un gobierno como el de Guatemala quisiera olvidar lo que pasó; pero, ¿y el de España? ¿Qué quería dejar en el olvido el gobierno español?

Es cierto que la policía no debería haber tratado de entrar; pero Cajal y López decidió ser Mickey Mouse y aprendiz de hechicero junto al EGP, el CUC y el FERG* que organizaron una celada de horror. Y no te cuento más para que leas el libro.

*Aquí tenía que haber mencionado, también, a la Iglesia católica, muchos de cuyos miembros -entre el clero y catecistas- participaron en esta operación criminal.  Anoche, durante la presentación de su libro, Adolfo Molina S. hizo mención de esta participación importante.

Columna publicada en elPeriódico.


21
May 19

Lo que es salsa para el ganso…

Grupos de supuestos militares retirados bloquearon carreteras para exigir una indemización por sus años de servicio; además amenazaron con usar bombas y boicotear las elecciones.  Así como ese tipo de actos son delictivos y repudiables cuando los hacen grupos como Codeca, el CUC, los burócratas de Joviel y otros, lo son cuando lo hacen grupos como el citado. Lo que es salsa para el ganso, es salsa para la gansa.

La foto es de Soy502.

Siempre he dicho -y reitero- que estoy muy agradecido con el Ejército de Guatemala por haber derrotado a la guerrilla y por haber evitado que mi generación y yo vivieramos en una sociedad esclavizada como la de Venezuala, la de Nicaragua y la de Cuba.  Pero, dicho lo anterior y si es cierto que los organizadores de los bloqueos de ayer son ex militares, eso no es óbice para señalar que los bloqueos son violaciones a los derechos ajenos y son delitos. Por su parte, el Ministerio de la Defensa duda de la legitimidad de los bloqueadores.

Dicho lo anterior, ¿a quién le extraña que grupos como aquellos acudan a actos violentos como los bloqueos?  ¡Si lo hacen -con impunidad- la Codeca, el CUC, los burócratas de Joviel y otros!  ¿A quién le extraña si lo hacen estos y consiguen lo que quieren, cuando quieren?  ¿A quién le parece raro si los exguerilleros, que luchaban por establecer la dictadura del proletariado y secuestraban, asesinaban, ponían bombas y efectuaban otros actos de terrorismo sí recibieron resarcimiento? ¿A quién le sorpende si estos grupos recibieron resarcimientos a pesar de que lo prohibe la Constitución? ¿Sábes? El artículo 155 de la Carta Magna dice que ni los guatemaltecos ni los extranjeros, podrán reclamar al Estado, indemnización por daños o perjuicios causados por movimientos armados o disturbios civiles. Pero, claro, ¿quién toma en serio la Constitución desde hace ratos?

De cualquier manera, los bloqueos y otros actos violentos similares deslegitimizan cualquier reclamo. Recuerdo que cuando yo participaba en los Viernes de luto (18 de ellos en 2001) y ya para el tercero, o cuarto de ellos los medios de comunicación nos ignoraban (esto es antes del boom de las redes sociales virtuales), algunos participantes sugerían que bloqueáramos el Obelisco (los viernes a las 6:00 pm) con el propósito de llamar la atención.  En esas circunstancias, fuimos muchísimos los que nos opusimos a tal disparate, no sólo para no dañar a terceros, sino para no deslegitimar nuestros reclamos (contra el alza de impuestos…que ahora estás pagando).

En fin…lo que es salsa para el ganso, es salsa para la gansa.


02
May 19

Disparos en la 20 calle

Un mínimo de cinco disparos fueron detonados ayer, a eso del medio día, sobre la 20 calle y 15 avenida de la zona 10 mientras varias personas circulaban por la vía.  Llegaron los bomberos y policías municipales, pero nunca llegaron policías nacionales, según relató un vecino.

Mucha gente circula a pie y en vehículos por el área. ¿Dónde cayeron los tiros?

Según me contó quien me envió las fotos, un sujeto conducía una moto y otro disparaba atrás; luego del último disparo la moto culebreó y el de atrás perdió el casco que quedó tirado en la calle y se observa en la foto.

El casco del que supuestamente disparó quedó tirado en la calle.

Había varias personas caminando, como el hombre que lleva las flores, aparte de las que se conducían en vehículos. ¿Hacia dónde fueron los disparos? ¿Qué propósito tenían?

La gente corre peligro si se halla cerca de una de esas balaceras.

Lo que me llama la atención es la seguridad e impunidad con que opera la gente que hace este tipo de cosas.  Ayer fueron los disparos que originan estas meditaciones y en esta semana una persona fue asesinada a inmediaciones de la 13 avenida y 15 calle de aquella zona. Desde el año pasado -en el área que va de la 10a. a la 18a. avenida entre la 15 calle y la 20 calle de la zona 10 (la Villa de Guadalupe)- varios negocios han sido víctimas de extorsiones y asaltos, algunos han tenido que cerrar, o cambiarse de local.

¿Por qué tanta impunidad?

Las fotos me las compartió un vecino.


18
Abr 19

Mario Estrada y otra chambonada de la CICIG

Las preguntas del millón -en torno a la captura de Mario Estrada y Juan Pablo González Mayorga en Miami, señalado, el primero, de conspirar para importar cocaína hacia los Estados Unidos, ya que este pretendía obtener financiamiento del cartel de Sinaloa para los gastos de su campaña electoral, a cambio de facilitarles desde Guatemala el tráfico de drogas, a través de los puertos y aeropuertos del país- son varias; pero a mi dan mucha, mucha curiosidad cinco.

Si aquella acusación te impresionó, ¿qué tal esta otra? El 8 de febrero de 2019, durante una reunión en la ciudad de Guatemala, el candidato a la presidencia por Unión del Cambio Nacional, Mario Estrada y su socio, González Mayorga (ex operador político de la Unidad Nacional de la Esperanza, el partido de Sandra Torres)  les pidieron a dos agentes encubiertos de la Agencia para el Control de Drogas —que se hacían pasar como miembros del cartel de Sinaloa— que asesinaran a dos de sus rivales políticos. En la solicitud que hace Estrada, asegura que uno de los políticos sería blanco fácil porque tiene muchos enemigos en Guatemala.  Gonzalez Mayorga, también es acusado por la DEA de ayudar al candidato a la presidencia para facilitar el envió de drogas al país norteamericano.

La ilustración la tomé de https://twitter.com/Gran_Pablito

Las preguntas, si las sindicaciones de la DEA resultan siendo ciertas:

¿A lo largo de 10 años de operaciones y de experiencia en Guatemala, cómo fue que todo este tema se les pasó a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala?

¿Cómo fue que todo este tema se les coló a las fiscales generales Thelma Aldana y Claudia Paz y Paz apoyadas por la CICIG?

¿Cómo fue que todo este tema  se le pasó al Tribunal Supremo Electoral, a quién la CICIG le trasladó capacidades en su oportunidad?

¿Cuántos políticos chapines -a todo nivel- están en iguales, o similares circunstancias que el candidato Mario Estrada, su socio y el partido que lo apoya?

¿Quiénes iban a ser las víctimas de los sicarios solicitados?

Yo buscaría las respuestas a las tres primeras en el hecho de que la CICIG y el Ministerio Público se enfocaron en construir un proyecto socialista de nación y no en acabar con estructuras criminales. Si que en algunos momentos intensos hubo persecución de algunos delincuentes y corruptos; pero las grandes estructuras criminales (como el sistema de aduanas y el narcotráfico) y los ambientes institucionales que las hacen posibles sobrevivieron a Castresana, Dall´anese y a Velásquez; así como a Paz y Paz y a Aldana.

La CICIG, con la ayuda del MP protegieron a la administración corrupta de los Colom/Torres en su momento (con el pretexto de defender la democracia chapina, pero con el objetivo de allanar el camino para el socialismo); y luego procedieron a allanar los caminos institucional, judicial y electoral para facilitar que, por lo menos una de sus candidatas consentidas -Sandra Torres, primero, Thelma Aldana, después y tras la pifia de esta, Torres de nuevo)- pudieran llegar a la Presidencia de la República y llenar de diputados el Congreso.

En ese afán se perdió la CICIG.  Sus todopoderosas facultades no se enfilaron a combatir el cáncer del narcopoder, sino que se concentraron en la abusadora pretensión de cambiar Guatemala a su sabor y antojo y al de sus patrocinadores y lacayos, incluso contra los deseos de los electores y de los tributarios. No que Guatemala no necesite cambiar, ¡Claro que sì!  Urge acabar con las estructuras y los ambientes que hacen posible la corrupción, así como urge acabar con el estado benefactor y mercantilista que hace del país un patrimonio de grupos de interés, entre otras cosas.  Pero nada de eso va a ser posible si no se combate el narcopoder. Incluso la nueva Guatemala a la medida de la CICIG y del socialismo no iba a ser posible sin neutralizar al narcopoder; pero los ingenieros se cegaron con la posibilidad de hacerse con la Presidencia y con el Congreso rápidamente y casi sin sudor.

¡Por supuesto que buena parte del narcopoder tiene su fuente en la guerra perdida contra las drogas!; pero como no se ve que esta vaya a ser sustituida por una estrategia mejor, el experimento de la CICIG quizás no hubiera sido tanto un desperdicio si hubiera hecho lo que hicieron la Drug Enforcement Agency y el Deparment of Justice de los Estados Unidos de América.

Fíjate pues: la ayuda internacional contra la criminalidad no es mala, ni buena en sí misma.  El que la DEA y el Department of Justice, con la colaboración sólida de sus contrapartes guatemaltecas, hayan capturado a dos chapines notorios, por conspirar para ingresar drogas a los EE.UU. (que es un asunto interno de aquel país, porque la guerra contra las drogas es su guerra), tiene resultados positivo para el saneamiento de las elecciones que vienen en Guatemala y uno tiene la esperanza de que ¿qué más va a salir a luz y a qué hora para estar despierto?  Pero lo que no se vale es disfrazar de lucha contra la corrupción el intento de construir un proyecto de nación (cualquiera que sea el color del proyecto).

No te pierdas en la falacia del Package-Dealing. Esta es la que se comete cuando no se discriminan las diferencias cruciales. Consiste en tratar juntos, como partes de un único conjunto conceptual o paquete, elementos que difieren esencialmente en su naturaleza, su relación con la verdad, su importancia o su valor. Como dice la gente: una cosa es una cosa,y otra cosa es otra cosa

La quinta pregunta da para demasiadas especulaciones; y ojalá se aclare durante los procedimientos judiciales que se vienen.

El título de esta nota es porque esta no es la primera chambonada de la CICIG.  He aquí una lista de las pifias de la Comisión:

Testigos obligados a mentir

Otra chorrada de la CICIG

Otro tiro por la culata para la CICIG

La increíble y  triste historia de los fracasos de la CICIG.

Otro fiasco de la CICIG

Otro pedo inflado de la CICIG y el MP

La CICIG, como Saturno, se come a sus hijos

La CICIG otra vez en la picota

La mulada, la CICIG

Los fracasos de la CICIG y la crisis de los tributarios

¿Otra vez la chorreó la CICIG?

La CICIG y Thalia

Otra vez, y otra vez, la CICIG en entredicho

Otra vez la CICIG cuestinada, esta vez por adopciones

Las cuitas de la CICIG


29
Ene 19

Perder las manos en un granadazo

La pandillera de 19 años de edad que es señalada como la presunta responsable de detonar una granada en un bus urbano y dejar a otra 31 personas heridas; le reventó el artefacto y perdió sus dos manos.  Si yo fuera místico diría que es karma, o justicia divina, o algo parecido.  En realidad es la consecuencia no intencionada de una acción delictiva.

Según el Ministro de Gobernación, la supuesta autora del hecho y sus supuestos cómplices (que supuestamente iban en motocicleta) son parte de una pandilla que pretendía cobrar una extorsión al piloto del bus.

Imágenes fuertes aquella consecuencia no intencionada, en este enlace. 

Es un understatement decir que el terror pesa sobre los usuarios del transporte colectivo urbano a causa de las extorsiones y de sus métodos aterrorizantes.  Las estructuras criminales que operan las extorsiones deben ser combatidas como lo que son: estructuras criminales y terroristas.

Es, además, un error victimizar a los delincuentes. Es cierto que en Guatemala es más que urgente desmantelar el sistema mercantilista y colectivista que perpetúa la pobreza y asfixia a las inverisiones productivas.  Pero no hay relación causal alguna entre pobreza y y delincuencia.

Son como los asaltantes que operan en barrios específicos de forma contínua, repetida.  Aterrorizan a los habitantes y a las personas que tienen negocios en ciertas áreas de la ciudad y se mueven de forma tan impune y a sus anchas, que casi no hay duda alguna de que se traten de estructuras criminales bien organizadas.

Tal es el caso de los que operan poco más, o menos entre el bulevar Los próceres y la Calle Real de la Villa de Guadalupe, entre 10a. y 18 avenidas poco más, o menos.  Tal es el caso de los que operan en la zona 14 por la Avenida de las Américas en un auto con placas P-155GGK. Tal es el caso de los que operan en muchos otros barrios de la urbe donde la gente vive con miedo porque los criminales viven entre ellos y se comportan con la seguridad de que están a salvo de la ley y de la justicia.

Estos grupos, como los terroristas de los buses, ¿por qué pueden operar con altísimos niveles de impunidad?

Foto por Luisa Paredes, de elPeriódico.