14
Ene 21

Adiós a “La Canche”

En otra vida, y durante varios meses, desayuné panes con frijoles de la tienda de La Canche, en La Antigua. La Canche falleció el 13 de enero de 2021.

La foto es de elPeriódico.

En la mañana me levantaba, me bañaba, y caminaba unos 100 metros saboreando mi pan con frijoles y deseando no encontrarme con El Coyote en aquel célebre establecimiento antigüeño.  Al volver a casa les ponía un chorrito de aceite de oliva a los frijoles y un toque de chile de Cobán, me servía mi café con leche y me aprestaba a empezar el día. Nunca comí nada más, pero la cocina de doña Zoila Urizar tenía fama. En su tienda, también compraba bolitas de miel y paciencias, que son unas galletas tradicionales, delgadas y muy ricas.

El Coyote, por cierto, era un indigente y visitante regular de la tienda.

Adiós, doña Canche.


11
Ene 21

Adiós a Bob Porter

El nombre del músico, Bob Porter, es inseparable de los recuerdos que tengo de algunas de las mejores fiestas de los años 80; y Porter falleció el 7 de enero pasado.

La foto la tomé de elPeriódico.

La última vez que bailé con la Orquesta de Bob Porter, le rompí una uña a mi cuata, Lilian, por hacerme el que sabía bailar tango. Y ya sabes…yo no bailo ná.  Eso, claro, no impedía que disfrutara de las fiestas y de la orquesta.  De hecho, poco tiempo antes del incidente de la uña, una de mis tías abuelas observó -en una boda- que yo no bailaba mucho…ni bien.  Hecho que motivó que comentara, que lamentaba que yo no hubiera heredado el talento de mi abuelo, Luis, para el baile.
El compositor y director, trompetista y arreglista musicalizó series televisivas como El Pájaro Loco y Lassie en Estados Unidos y durante varios años colaboró con Ray Conniff y sus coros antes de venir a Guatemala.  Aquí trabajó con varios conjuntos musicales, incluidos la Orquesta Sinfónica Nacional y las bandas Jazz Time y Jazz Train, dirigida esta última por el maestro Lester Godínez.  Escribió jingles para anuncios para Volkswagen, Toki, y Pantyhose corazón.
Adiós, Bob Porter.

07
Oct 20

Adios a Eddie Van Halen

Jump es una de esas canciones que me hace viajar en el tiempo; y ayer falleció Eddie Van Halen, cantante, guitarrista y líder de la banda que me hacía brincar.

Imagen de previsualización de YouTube

No es posible recordar mis años 80 sin Jump y sin Van Halen en el escenario, en la Tele y en fiestas y pistas. Es la canción que me lleva a la discoteca El jaguar, en el Hotel Camino Real.

Adiós, Eddie Van Halen.


01
Oct 20

Celebración del salsifí

Si digo que tenía 40 años de no comer salsifíes no es una exageración; y a mí siempre me gustaron, desde que era niño.

Salsifíes recién lavados.

Los salsifíes son hortalizas y en casa de mis padres se comían de tres formas: migados, rodajados finos en tortitas como blinis, y en salsa bechamel.  Mi forma favorita para comerlos era la primera, creo que porque así se lucía más el sabor delicado de esas raíces.

De repente, los salsifíes escasearon, o desaparecieron.  Como que pasaron de moda y pues…en casi cuatro décadas no me encontré con ellos ni en el mercado, ni en la verdulería, ni en el super.  De cuando en cuando oía el rumor de que había salfifíes aquí y allá; pero no es como que uno pudiera salir a comprarlos como sale a comprar zanahorias.

En fin, para hacer la historia corta, el martes llevaron unos a casa y ayer los preparamos migados, y viajé en el tiempo, y me gocé su sabor delicado.

Salsifíes migados, listos para alegrar el almuerzo.

Cuando era niño me parecían colitas de perro; pero que eso no te desanime si alguna vez te encuentras con ellos.  Definitivamente son bocatto di cardinale, como diría mi padre.


21
Jul 20

En el Día del Perro

Ve pues, hoy es el Día del Perro y quiero celebrar a los canes que ha habido en mi vida.

El más notable, genial y fabuloso de todos fue Simón, cuyo nombre completo era Monsieur Simón. Era un french poodle que llegó a casa cuando era un cachorro pequeño y sobre un cojín.  Fue obsequio de Guiselita, la madrina de mi hermano, Gustavo; y para mí es el estándar de perro en cuanto a inteligencia y nobleza y era el perro de la familia.

Manix, Simón y yo.

Uno de los hijos de Simón fue Manix y era digno hijo de su padre.  Técnicamente era perro de mi hermano, Juan Carlos.

Simón y Manix murieron envenenados por un vecino criminal (¡Que un mal rayo lo parta!); pero vivieron muchos años con nosotros y nos hicieron muy felices.

Una perra importante en mi vida fue la Chiqui, que tenía algo de chihuahua.  Era perra de mi abuela, Frances; pero durante la última temporada que viví en su casa me agarró mucho cariño y me seguía a todas partes.  La Chiqui murió de un parto mal atendido.

La Chiqui.

Luego llegó a casa la Panchita; la señorita doña Maria Panchita que murió virgen y mártir.  Fue contemporánea de Manix y lo sobrevivió.  Murió atropellada en una de sus escapadas. La Panchita también tenía algo de chihuahua y era muy pegada a mí.

La señorita doña María Panchita que murió virgen y martir.

Luego de aquellos perros tuvimos una ensarta de canes que no dieron la altura.  También hubo perros de paso fugaz que dejaron buenos recuerdos: Helga, la pastor alemán de Gustavo; y Azúcar, un perro callejero que yo alimentaba en Panajachel. ¿Cuáles han sido los más misteriosos y sorprendentes? Uno callejero que, una noche en la que yo caminaba para mi casa, me acompañó durante todo el recorrido. ¿Qué fue lo misterioso y sorprendente? Que no me seguía, sino que iba adelante de mí y me esperaba; y sabía dónde habría de doblar la esquina.  ¿Vas a creer?  Eso mismo me ocurrió con otro perro en Ciudad Vieja, Sacatepéquez, una noche del 7 de diciembre. No se veían como el Cadejo legendario, pero me gusta pensar que me estaban cuidando.

La primera perra que tuvimos en casa, cuando vivíamos en Costa Rica, se llamaba Mandy; y era una pastor alemán hermosa que mis padres tuvieron que dejar allá cuando volvimos a Guatemala ca. 1966.

En el Día del perro, celebro a los perros que han alegrado mi vida.


29
Jun 20

Adiós a Linda Cristal

Linda Cristal era Victoria Montoya Cannon en El Gran Chaparral y falleció el 27 de junio de 2020. Linda ganó un Globo de oro como Mejor actriz de serie de televisión y obtuvo dos nominaciones al Premio Emmy.

Imagen de previsualización de YouTube

Yo no me perdía un capítulo de esta serie a finales de los años 60 y principios de los 70.  De esa serie, Wikipedia dice que se destaca por sus hermosas localizaciones naturales y también por sus abundantes situaciones divertidas, en las cuales los personajes lucen con naturalidad tantas virtudes como defectos. Otra de las características únicas de esta serie es que no se trata del héroe vaquero, indomable, amigo de todos e incorruptible que solo es leal a sí mismo, sino que son un grupo de personas que funcionan bien entre sí y conforman una familia real en el entorno duro que es el desierto de Sonora. Por último las relaciones familiares están signadas por un realismo pocas veces visto en este tipo de series. Linda Cristal era Victoria Cannon, una gran dama en medio del desierto y de situaciones que requerían valor, nobleza e ingenio.

El Gran Chaparral y Bonanza eran dos series que me gustaban mucho y son del mismo autor David Dortort.

En este enlace encontrarás muchas de las series que veía cuando niño y preadolescente.


09
Jun 20

Adiós a Pau Donés

La música de Jarabe de palo marca un período en mi vida y por eso lamento mucho la muerte de Pau Donés, su vocalista.

Hay versos de sus canciones que me llegaron mucho en su momento:

Hoy el mundo da otra vuelta
Pero nadie me a avisa’o
Hoy el tiempo me a pilla’o
Con un lío en la cabeza
Tira’o en la cama
Con ganas de nada
Hoy el tiempo sé a para’o en la hora que no era
Hoy el mundo da una vuelta
Pero no me a pregunta’o
Hoy estoy desafina’o
Hoy estoy de calavera
Y el alma partida
La pena encendida
En la acera me he senta’o a esperar la primavera.

Y hay versos de sus canciones que siempre son oportunos, y que no tienen tiempo, como estos:

Tiempo es una palabra
que empieza y que se acaba
que se bebe y se termina
que corre despacio y que pasa deprisa.

Tiempo es una palabra
que se enciende y que se apaga
ni se tiene ni se atrapa
no se gira ni se para.

El tiempo no se detiene
ni se compra ni se vende
no se coge ni se agarra
se le odia o se le quiere.

Al tiempo no se le habla
ni se escucha ni se calla
pasa y nunca se repite
ni se duerme y nunca engaña.

Tiempo para entender, para jugar, para querer
tiempo para aprender, para pensar, para saber.

O como estos también:

Hay dos días en la vida
Para los que no nací
Dos momentos en la vida
Que no existen para mí,
Ciertas cosas en la vida
No se hicieron para mí
Hay dos días en la vida
Para los que no nací.

y como estos; sólo para citar unos ejemplos:

Pocas cosas hacen falta
Pa sentirse agustito
Tumbadito en la cama
Le decía a mi primo
Una de esas cosas es
Que me dejen tranquilito
Remojándome los pies
En la cama tumbadito
Agustito con el cuerpo
Con la vida, con el alma
Agusto con uno mismo
Con las cosas que hacen falta
Agustito con el cuerpo
Con la vida, con el alma
Agusto con uno mismo
Con las cosas que hacen falta,
vivir del amor
Que me gira en la cabeza,
vivir del corazón
Del pecado, las penas,
vivir de la pasión
Que me trae tantos problemas,
vivir de las canciones
Que me calientan las vens.
Como se puede vivir
Sin la pena, alegría
Sin sentirse agustito
Con las cosas de la vida.
Adiós a Pau Donés.

16
May 20

¡Tarde de Lucia di Lammermoor!

En casa, hoy le dedicamos la tarde a Lucía di Lammermoor cortesía de The Metropolitan Opera y fue la versión de 1982, con Joan Sutherland y Alfredo Kraus.  Lucía es mi opera favorita desde que era niño y fui introducido a ese mundo encantador por mi abuela, Frances.

Siempre me han gustado mucho el dueto de Lucia y Edgardo en su despedida; la bienvenida de Arturo al castillo de Enrico; el sexteto clásico y magnífico, y el enfrentamiento entre Edgardo y los Ashton. Pero hoy vi Lucia di Lammermoor con otros ojos.

El enfrentamiento de Edgardo y los Ashton; y la intervencion del cura Raimondo.

El segundo acto, se centra en el engaño y en el sacrificio, Lucia es conminada por su hermano a sacrificarse por él; el cura la extorsiona con que si no se sacrifica por su hermano, su madre se retorcerá en su tumba; y la chica es forzada a casarse sólo para terminar en la locura.

Creo que es buen material para discutir la inmoralidad del sacrificio.

La nostalgia me llevó a tomar Tales from the operas, el libro de historias de operas que era de mi abuela y que antes había pertenecido a Edith Vinter (un día les cuento quién era Mrs. Vinter).  Ese libro contiene las historias de muchisimas operas y es de principios del siglo XX.  Mi abuela me lo daba a leer antes de que escucharamos una opera y luego de que ella me daba un resumen ejecutivo de la historia y me señalaba los highlights.

El libro de operas, de mi abuela.

Luego, la nostalgia me llevó a buscar el libreto de Lucia di Lammermoor con el que escuché por primera vez aquella opera, en los discos de vinil de mi abuela.  Y en él estan marcadas con lápiz mis escenas y arias favoritas. En aquel tiempo, los años 70 sólo podíamos oir Lucia, Tosca, Madama Butterfly y otras en los discos, durante tardes lluviosas y no había posibilidad de verlas (como no fuera viajando).

Libreto de Lucia di Lammermoor.

Lucia di Lammermoor, por cierto, fue la primera opera que vi, en VHS, en la televisión de mi casa a finales de los años 80. Madama Buterfly fue mi primera opera en vivo, y Lucia di Lammermoor, la segunda.

Joan Sutherland durante el aria de la locura.

Fue una dicha pasar la tarde con Lucia y entre buenos recuerdos.


27
Abr 20

Autocines y drive-ins, recuerdos

Leo que los autocines y drive-in podría regresar de moda debido al virus chino. Yo fui al Autocinema, en Guate, y a por lo menos tres Drive-ins.

Jrosenberry1 / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)

En ciudades de todo el mundo, Guatemala incluida, los cines están cerrados y sospecho que pasarán así muchísimo tiempo, igual que los teatros y seguramente otros negocios como las cafeterías y restaurantes.  No me extraña que los autocines y los drive-in sean una posibilidad emprendedora ya que -en la comodidad y aislamiento del propio automóvil- facilitan la experiencia de ver una peli en la pantalla grande, o salir a comer en familia.

En Guatemala hubo un autocine, el Autocinema, y quedaba en la Calzada Roosevelt.  Mis hermanos y yo fuimos ahí, con mis padres, a ver Ben Hur, a principios de los 70 y nunca volvimos.  Luego lo cerraron y se acabó. Recuerdo que fue una experiencia agradable, ir al cine en el carro; pero yo me dormí durante alguna parte de la película porque siempre he sido de dormir temprano.

Aquí hubo muchos drive-insCafesa, Pecos Bill y La luciérnaga son los que frecuentábamos en familia.  Cosa de salir a cenar los domingos. Cafesa quedaba en la 12 calle de la zona 9 (ahi comí mi primer Banana Split, un 15 de septiembre); Pecos Bill (donde tomé mi primera Coca Cola Float) en la Séptima avenida de la zona 9 y por ahí cerquita, donde ahora están las torres del Banco Industrial, quedaba La luciérnaga.  Ese era mi favorito porque mis padres contaban que ahí iban cuando eran novios. Yo disfrutaba mucho de las hamburguesas, las Cocacolas y las papas en esos lugares.


21
Abr 20

“Tom y Jerry”, “Popeye” y adiós a Gene Deitch

El ilustrador y animador Gene Deitch, creador de Tom y Jerry, y de Popeye falleció ayer. Ambas caricaturas tuvieron bastante presencia en mi infancia e incluso adolescencia.

Imagen de previsualización de YouTube

 

A Popeye lo recuerdo desde muy niño porque yo tenía un inflable con forma de Popeye, de esos que uno golpea y vuelven a su lugar porque en la base tiene un tipo de arena.  También porque con él compartía mi gusto por las espinacas.  ¿Sábes? Me gustaban muchísimo unas canastitas de pan sandwich rellenas con espinacas y adornadas con rodajas de huevos duros y salsa de tomate, que hacía en casa de mis padres y de mis abuelas.  También me gustaba muchísimo una especie de puré de espinacas licuado con salsa blanca que hacían en la Casa Contenta y en el Cacique Inn, en Panajachel.  En fin…ya disgregué…la cosa es que, aunque nunca tuve la fuerza de aquel personaje de Deitch, si compartía con él algo importante.

Imagen de previsualización de YouTube

 

A Tom y Jerry los conocí en los años 70 cuando sus caricaturas eran transmitidas en Canal 3 y mis hermanos y yo las veíamos apuñuscados en el cuarto de mis padres, a  pesar de que había una televisión en la sala. ¡Ah, pobres mis padres!, siempre encontraban su cuarto desordenado, con restos de comidas y olorosos a niños.
La cosa es que no nos perdíamos un día de Tom y Jerry a menos que no estuviéramos en casa.

Imagen de previsualización de YouTube

Aquel episodio de la Rapsodia Húngara, de Franz Listz es un clásico de verdad, y yo tenía mucha empatía con el pobre Tom.