14
Nov 19

Violencia y contrabando

El contrabando es una  actividad practicada por mafias y ayer vimos como es que turbas de contrabandistas atacaron la aduana de Tecún Umán y secuestraron a empleados de la Superintendencia de Administración Tributaria y agentes de la Policía Nacional Civil.  Sí, el llamado contrabando es una actividad propia de la delincuencia organizada que puede ponerse violenta…pero sólo porque el libre comercio es prohibido, porque está sujeto a controles arbitrarios y a tributos caprichosos.  Lee abajo la verdadera naturaleza del contrabando, artículo que publiqué en 2010.

La foto es de un vídeo publicado por RepúblicaGt.

Eso que engañosamente se llama contrabando, no es más que el comercio voluntario y pacífico…luego de que el estado le impone aranceles con dos propósitos inmorales: el proteccionismo, y la redistribución política de la riqueza. Por eso es muy desatinado buscar la salud de las finanzas públicas por medio de un endurecimiento de las leyes y de la aplicación de estas para perseguir eso que llaman contrabando.

El comercio internacional no es más que el comercio entre personas (individuales, o jurídicas), y no no hay diferencia alguna entre dos personas comerciando entre la zona 1 y la zona 2 de la ciudad de Guatemala, o entre el municipio de Guatemala y el de Amatitlán, o entre el departamento de Escuintla y el de Santa Rosa. Tampoco la hay entre dos personas comerciando entre Guatemala y México, o Guatemala y cualquier país del mundo.

La diferencia -aparente- es artificial porque se basa en las fronteras, que son demarcaciones políticas. El comercio entre personas de Guatemala y México está regulado, controlado, prohibido, permitido y gravado, como no lo está el intercambio entre personas de San Marcos y de Petén, porque hay políticos que así lo disponen. Nada más. Si no fuera porque los políticos establecen regulaciones y gravámenes sobre el comercio entre personas de diferentes localizaciones políticas, el llamado contrabando no sería nada más, ni nada menos, que comercio o intercambio voluntario y pacífico. Como el que hay entre las personas de El Progreso y Quiché.

El contrabando, pues, no es un delito intrínsecamente inmoral o delicta mala in se, como se dice en la doctrina del Derecho. Es un delito sólo porque está prohibido por la ley positiva o delicta mala quia prohibita. El asesinato y el robo son delitos intrínsecamente inmorales porque violan derechos ajenos como el derecho a la vida y el derecho de propiedad; pero eso no ocurre con el contrabando qua intercambio.

El delito de contrabando existe, de forma artificial porque los políticos han dispuesto que las personas no pueden intercambiar bienes, a través de las fronteras, sin entregarle una porción de sus expectativas de ganancias a aquellos que controlan las fronteras. De hecho, el delito de contrabando tiene su origen en el despojo y en la expoliación que los que controlan las fronteras ejercen contra la propiedad de quienes intercambian pacífica y voluntariamente a través de ellas. Y encima los políticos disponen que, si las víctimas de la expoliación tratan de evitar ser despojados, incurren en delito.

Este es un caso típico en el que la legislación, en vez de proteger la vida, la propiedad y la libertad de las personas sirve para violar aquellos derechos y para convertir a los ciudadanos en súbditos. Por eso es que los aranceles son inmorales; y por eso es que es desatinado buscar la salud fiscal por medio de leyes más duras contra el intercambio voluntario y pacífico a través de las fronteras.

Publicado también en Centranews.


18
Feb 19

El afán exportador

El viernes nos enteramos de que las exportaciones guatemaltecas registraron un segundo año consecutivo de bajos desempeños, que la generación de divisas se mantuvo estancada y que las importaciones van al alza.

Al leer la noticia así de dramática me acordé del capítulo titulado El afán exportador, en La economía en una lección, por Henry Hazlitt.

Furgones en algún paso fronterizo. La foto es de elPeriódico.

En esa obra, que es una joya, Hazlitt advierte que el ansia enfermiza de exportar que experimentan todas las naciones se halla superada tan sólo por el temor, no menos morboso, a las importaciones.

Esta afirmación, que Hazlitt explica muy bien en el capítulo que te recomiendo leer, es contraintuitiva, ¿verdad? Por eso te recomiendo leer el texto al que me refiero en esta entrada.

Es cierto que los ejemplos que muestra Hazlitt son de los Estados Unidos de América; pero los principios de su argumentación son universales.  No te dejes distraer por lo eventual y accesorio del capítulo. Concéntrate en los principios. Hay que tener cuidado porque el autor señala bien que las mismas personas capaces de razonar con claridad y sensatez cuando el tema se refiere al comercio interior se muestran increíblemente apasionadas y torpes cuando se trata del comercio exterior.

Hazlitt concluye en que empréstitos antieconómicos y subsidios a la exportación son ejemplos adicionales del error de tomar en consideración tan sólo las consecuencias inmediatas de una política sobre determinados sectores, sin tener en cuenta, por falta de paciencia o inteligencia, los efectos a largo plazo de tal política sobre toda la colectividad.

La nota que da lugar a esta entrada tiene otra curiosidad contraintuitiva.  Un exviceministro de Comercio, de Guatemala, dice que el crecimiento marginal que tuvo el ingreso de divisas por exportaciones es preocupante porque muestra menor competitividad en algunos sectores.

Sobre el concepto de competitividad, la economista Deirdre McCloskey acaba de decir, en Colombia, que la competitividad no es una palabra que un economista serio usa. Es una expresión de escuela de negocios, y es insignificante. Cualquier país tiene una ventaja comparativa, sin importar cuál sea su ingreso, y los patrones de comercio son determinados por ella, y no por lo que los economistas llaman ventaja absoluta (es decir, cuán productivo es). Si la ventaja absoluta, la competitividad, genera comercio, y no todos son tan productivos como EE.UU. o Japón, ¿no se debe hacer nada? Por ejemplo, si James Rodríguez es el mejor jugador en la cancha, ¿el resto del equipo debe sentarse en la banca y no hacer nada? No es así.

Da que pensar, ¿verdad?

Ojo, porque el de los exportadores es un lobby muy influyente que, en busca de beneficios de corto plazo para sí mismos, puede genrar efectos muy perjudiciales para todos, en el largo plazo.


17
Ene 18

Comerciantes de Xela y el contrabando

Un grupo de empresarios y comerciantes de Quetzaltenango se queja de que ha crecido la venta de productos de contrabando, procedentes de México y quieren que las autoridades hagan algo al respecto.

Uno de los entrevistados dijo no estar contra quienes quieren ganarse la vida de manera honrada; pero si contra la competencia desleal que no paga impuestos.

Nótese que los empresarios de Xela son como aquel cuento del campesino ruso: aquel que tenía una vaca y odiaba a su vecino porque él tenía dos. Un hechicero le ofreció al primer campesino que le concedería un único deseo. Y ¿qué pidió el campesino? Mata la vaca de mi vecino le ordenó al brujo.

¿Viste? En vez de pedir un toro, o pedir otra vaca, el campesino pidió que el hechicero matara la res del vecino; del mismo modo en que los comerciantes de Quetzaltenango, en vez de pedir que les bajen los impuestos a ellos, lo que piden es que se castigue a sus colegas que traen productos mexicanos. Esto no se trata de competencia; sino de impedir la competencia. Y los perjudicados son los consumidores, que tienen que comprar caro porque, ¿cuál crees que es la razón por la cual la gente prefiere comprar los productos mexicanos?

Foto por Carlos Ventura, de Prensa Libre.


13
Jun 17

Hacer negocios con China

Hacer negocios con China, no es moralmente neutro.  El régimen que gobierna China es una dictadura totalitaria y los brios de Shangai, y de otras ciudades del este, hacen que muchas personas olviden aquella realidad.

En aquello me puse a pensar cuando leí que Panamá le dio la espada a Taiwán y decidió apoyar al régimen de Beiging.

Pocos saben, por ejemplo, que Liu Xiaobo, Premio nobel de la paz, crítico literario, profesor y activista de los derechos humanos se halla preso por el régimen desde 2008 y ha estado confinado en solitario.  ¿Cuál fue su delito? Pedir reformas políticas y el fin del régimen uniparditista del partido comunista.

Muchos libertarios y algunos despistados se engañan cuando -en casos como el de China, Cuba y de otros regímenes similares- creen que el principio de laissez-faire, laissez-passer se aplica, sin más, a regímenes totalitarios.  Cuando se dice que el comercio entre Guatemala y México, o Guatemala y los Estados Unidos de América, o el comercio entre dos países no totalitarios deberíaser libre, de lo que se habla es que individuos de uno y otro país deberían poder intercambiar sin coerción, ni privilegios.  Pero cuando se trata del comercio entre individuos de un país no totalitario e individuos de países totalitarios, se ignora (¿Convenientemente?) que en los países totalitarios casi todo negocio (unos más, otros menos)  involucra a la nomenklatura y al poder político.  Muchas veces, evidentemente basado en privilegios, cuando no en coerción. Y con un agravante: China exige que los países que quieran tener relaciones con ella, deben abandorar, o darle la espalda a Taiwán, actitud que tiene un olorón a chantaje.

Cuando un país como Panamá (cuando políticos y empresarios de panameños) le da la espalda a un país republicano, pro occidente y pacífico como Taiwán, para buscar negocios con un régimen totalitario, irrespetuoso de los derechos humanos y pendenciero como el de China popular, esa decisión no es moralmente neutral.  No puedes decir que estás contra la dictadura asentada en Caracas, si apoyas a la que está asentada en Beiging.¡Hasta Rigoberta Menchú, amiga de Maduro, firmó una petición para la liberación de Liu!…así es de evidente que su detención es criminal.

El caso de Liu Xiaobo, sin embargo, es uno de miles.  Gobernado por el partido comunista, China sigue siendo un estado totalitario, que sistemáticamente restringe una amplia gama de derechos humanos, incluyendo la libertad de expresión, la de asociación, la de asamblea y otras.

Quizás, para entender las dimensiones del régimen de Beinging, quieras ver y escuchar el testimonio de lucha por la justicia y la libertad en China por Chen guangcheng.

Imagen de previsualización de YouTube

O el testimonio de Anastasia Lin

Imagen de previsualización de YouTube

Actualización: Liu Xiaobo falleció el 13 de julio de 2017; el 29 de junio anterior la dictadura lo había liberado por razones médicas al habérsele diagnosticado cáncer en el hígado.

La foto es de la Human Rights Foundation.


11
Jun 17

¿Por qué es que la gente compra “de contrabando”?

Cuando leemos que 11 por ciento de los productos de la canasta básica que adquieren los hogares guatemalteos son de contrabando; lo que eso quiere decir es que 11 por ciento de aquellos productos que adquieren los hogares chapines son cargados con impuestos tan altos que -para proteger la economía familiar- los responsables de proveer aquellos hogares no tienen objeción alguna a pasar sobre la ley.

El caso es que los impuestos de importación elevan artificialmente los precios de muchos artículos de la canasta básica, hasta tal punto en que si estos mismos artículos son comprados -sin que hayan tenido que pagar lo que demandan los políticos y sus burócratas- el gasto rinde más.  El contrabando, por cierto, aunque es delito, no es crimen; es decir que no es malo en sí mismo, sólo es malo porque está prohibido.

El jueves pasado leímos que desde 2010 el quetzal ha perdido Q0.22 de poder de compra, y que en los últimos 12 meses el quetzal ha pasado de tener un poder adquisitivo correspondiente a Q0.87 (de 2010) a Q0.78.  ¡Nos están haciendo bajada! y por eso no es extraño que muchos hogares acudan a productos que sean lo más barato posible. Mientras tanto, el Banco de Guatemala se mantiene ocupado protegiendo el valor del dólar, frente al quetzal, y en consecuancia los bienes de la canasta básica importados son artificialmente más caros.

¿Viste por que es que la gente opta por comprar de contrabando?

Por cierto, ¿recuerdas el poema de Pepe Batres (1809-1844), sobre el contrabando?

Hubo siempre y habrá contrabandistas
que al gobierno defrauden sus caudales,
a pesar de los guardas, de los vistas,
los administradores, los fiscales;
inútilmente los economistas
con su ciencia y sus fórmulas legales
el medio de evitarlo van buscando:
¡Mientras más leyes hay, más contrabando!
.
Y yo de sopetón, sin que se entienda
que en materias que ignoro me entrometo,
a la dificultad hallo la enmienda;
y la quiero callar con el objeto
de colocarme al frente de la hacienda:
cuando la obtenga se sabrá el secreto,
que, en reserva, sin tropas y sin balas
consiste en suprimir las alcabalas.

26
Ene 17

La Celac y el proteccionismo

celacimage

Si uno vive suficiente, ve portentos.  Uno de ellos es que los gobiernos de los países miembros de  la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, por medio de esa organización, acaban de advertir contra los perjuicios del proteccionismo y acaban de defender la globalización y la apertura comercial.

¿Viste? Aquella comunidad, hija de la Cumbre de Río, de 2010, y que en otros foros -a la sombra de la Comisión Económica para América Latina y las ideas de Raúl Prebish, de los años 50 al 70- ha dedicado años, toneladas de papel y millones de dólares de dinero de sus tributarios a defender el proteccionismo, a luchar contra la globalización y a criticar el imperialismo gringo, ahora reclama libertad de comercio y más participación de los Estados Unidos de América en sus vidas.

Son como los socialistas chapines que, luego de décadas de desgalillarse al grito de Yankees go home!, ahora se sienten como pájaros sin nido ante la sóla posibilidad de que el gigante del norte les cierre sus puertas a sus demandas.

Es un portento que los otrora defensores del Muro de Berlín -y se hacen los locos con el muro de Clinton- ahora clamen contra el muro de Trump.  Es un portento que los que antaño clamaban al cielo contra la globalización, ahora reclamen el comercio libre.  Es un portento que los que antes repetían eslogans nacionalistas, ahora abjuren de esa ideología perversa.


20
Oct 15

El crimen del aeropuerto

140810_aviones_luis_figueroa_luisfi_carpe-diem

Guatemala está en el corazón del mundo maya.  En Guatemala están Tikal (que es la ciudad maya excavada más grande) y El Mirador (donde se halla la pirámide más masiva de todo el mundo).  Guatemala es un territorio relativamente pequeño con una riqueza cultural y natural inmensa.  Inmensa no es exageración.  En no más de cuatro horas de camino puedes cambiar completamente no sólo de ecosistema, sino de una complejidad cultural, a otra completamente distinta y no menos fascinante. En este nuestro país contrastan las maravillas contemporáneas con las que te podría ofrecer un viaje por el tunel del tiempo.  Pero eso sí…el aeropuerto internacional La Aurora, es como sacado de una novela del realismo mágico, como de república bananera, y como la consecuencia de una sucesión de funcionarios corruptos, irresponsables y criminales.

De no cumplirse con 187 observaciones que han hecho entidades especialiezadas en seguridad internacional de aeropuertos, La Aurora perderá la categoría 1; y si pasa a la categoría 2 habrá problemas para el turismo, el comercio y los negocios.  El mes entrante la Organización de Aviación Civil Internacional hará una auditoría en el aeropuerto de la ciudad de Guatemala y a ver si están solucionados sus problemas crónicos para entonces.

Tu ya lo has vivido: los baños hieden, no hay aire acondicionado, hay goteras y fallas eléctricas, las bandas transporatadoras de equipaje no funcionan, falta personal para atender viajeros, la pista de aterrizaje está deteriorada, no hay bomberos.

Si no se resuelven las 187 observaciones algunas líneas aéreas dejarán de venir y otras reducirán el número de sus vuelos luego de una notificación de alerta de parte de la OACI.

Pero claro, en un país donde sucesivas administraciones corruptas, irresponsables y criminales tienen a los hospitales sin insumos; y a las escuelas sin material, ni equipo; ¿por qué iba a funcionar el aeropuerto?

¿Te das cuenta? ¡Ya es tiempo de cambiar el paradigma!


09
Mar 15

Aprendamos de la gasolina

111211_gasolina

Ahora que la gasolina anduvo por Q20 el galón aumentó el consumo de ese combustible y se redujo el contrabando del mismo.  ¿Que podemos aprender de esto? Mucho y muy bueno.

Aprendemos que cuando algo es bueno y barato la gente lo consume más que si es bueno y caro.  Cuando la gasolina está barata más gente usa su vehículo ya sea para trabajar, o para su esparcimiento.  La calidad de vida de esa gente mejora si usa su propio vehículo porque el transporte colectivo es menos seguro, cómodo y confiable que el vehículo propio; y porque es sabroso salir a pasear en el vehículo propio.  Muchos se quejan porque se incrementa el tráfico a causa de la mayor cantidad de vehículos; pero es un poco mala taza pretender que la gente no use su auto y que se le impida hacerlo a fuerza de un precio elevado artificialmente con el propósito de que no haya más tráfico (como oí que sugerían algunas personas).  La gente de recursos más modestos es la que más se beneficia con los precios bajos de la gasolina ya sea porque le permite ahorrar en combustible, o porque le permite darle más uso a su vehículo.

Tu ya sabes que eso que la gente llama contrabando no es más que una consecuencia de las barreras políticas contra el comercio libre; luego, aprendemos que cuando el precio baja (especialmente si es un precio político), también se reducen los incentivos para el contrabando.  Aprendemos que si el comercio ilegal es más costoso que el comercio legal, el primero tiende a desaparecer.  Por eso es que cuando suben los impuestos para combustibles, licores, cigarrillos, electrodomésticos y otros artículos (para mencionar unos), también aumenta el trasiego.  Los impuestos encarecen artificialmente las cosas; y los precios altos artificiales son una invitación al tráfico ilegal (que no ilegítimo) de mercancías.


30
Ene 15

Yo te daré, te daré, niña hermosa…

150129_cafe-luis-figueroa-carpe-diem

Mi padre cantaba esta canción: Yo te daré,/ te daré, niña hermosa,/ te daré una cosa,/ una cosa que yo solo sé:/ ¡Café!  Y de eso me acuerdo -a veces- cuando pienso en el aquella bebida deliciosa.

De eso me acordé cuando leí que los [productores y] exportadores de café están sometidos a tres condiciones que no sólo son ilegales, sino inconstitucionales: 1) Están obligados a formar parte de la Asociación Nacional del Café y sólo pueden exportar su producción por medio de esa asociación coercitiva*. Esto a pesar de que el artículo 34 de la Constitución dice que se reconoce el derecho de libre asociación; y de que dicha garantía excluye la asociación forzada. 2) Los  [productores]  de café están obligados a pagarle a la Anacafe 1 por ciento del valor de cada saco  por concepto de un impuesto a la exportación. Esto a pesar de que el artículo 237 de la Carta Magna dice que todos los ingresos del estado constituyen un fondo común indivisible. 3) La Anacafe constituye un monopolio con el privilegio de ser la única entidad que puede exportar café. Esto a pesar de que el artículo 130 de la ley fundamental prohíbe los monopolios y privilegios. Y dice que el estado protegerá la economía de mercado e impedirá las asociaciones que tiendan a restringir la libertad del mercado.

Seguramente la Anacafe hace una magnífica labor de asesoría tecnológica y de capacitación; y no es mi intención juzgar sobre eso.  Sin embargo, en el siglo XXI, es anacrónica e inadmisible la existencia de una organización con las características señaladas anteriormente. El esquema actual de la Asociación tenía algún sentido antes de que en 1989 fuera liberado el comercio internacional del café y en un contexto estatista del comercio internacional.  En las condiciones actuales es insostenible; y es un caso arquetípico de crony capitalism o mercantilismo.  El tipo de práctica que les da una mala reputación a la actividad empresarial (que es heroica cuando no medra al amparo del estado).

Ya es tiempo para una asociación voluntaria del café.  Una que cumpla con valiosas e importantes funciones propias de una asociación gremial, sin el recurso de la coacción.

Columna publicada en El periódico.

*Me cuenta una lectora que ya no se exporta sólo por medio de la Anacafe; pero así fue  durante décadas y décadas; sin embargo, la asociación forzada sigue vigente.


25
Abr 14

¿De quién es la culpa de que las medicinas sean caras?

medicinas-prensa-libre

En Guatemala, un paciente paga hasta 300% más por la compra de ciertas medicinas -si se compara el precio local con el que hay en otros países de Centroamérica, o en México-.

Uno podría decir que esto es responsabilidad de algún cártel de farmacias y farmaceuticas locales y seguramente tenga razón.  Es muy posible que estas se pongan de acuerdo para fijar precios, y hasta es posible que aquellos acuerdos pudieran ser calificados como colusión.  Ahora bien…¿por qué pueden hacer eso las farmacias, las farmacéuticas y los distribuidores?  ¡Porque gozan de la proteccion de los pipoldermos y de mucha de la opinión pública!  Sin la ayuda del gobierno, los fabricantes de medicinas no podrían evitar que tu, o yo, trajéramos de donde fuera las medicinas que necesitamos al precio que nos convenga. Son los políticos y sus funcionarios quienes hacen leyes para ponerles barreras arancelarias y no arancelarias a los medicamenteos importados.  Y lo que es peor…la mayor parte de la gente cree que es bueno que los políticos y sus funcionarios controlen qué medicinas puedes comprar, dónde, a qué precios y en qué cantidades.

La opinión pública favorece la arbitrariedad de los pipoldermos que privilegia a los fabricantes locales.  Y luego, la misma opinión pública quiere medicinas baratas; pero no puedes tener el pastel y comértelo.

Las medicinas son caras, en Guatemala, porque los fabricantes y distribuidores tienen un mercado cautivo que no tiene otro palo en que ahorcarse.  La legislación, los políticos y los funcionarios impiden que puedas comprar tus medicinas en Tapachula, o donde sea, y te obligan a pagar sobrecostos al forzarte a comprarlas aquí.  Sólo con la ayuda del gobierno es que los fabricantes y distribuidores de medicinas pueden hacer semejantes cosas.  Sin el auxilio de los pipoldermos, no habría forma de que aquellos grupos de interés revisaran furgones y maletas en busca de medicamentos a precios mejores.  Los cárteles dependen del la complicidad de los políticos y sus funcionarios para forzarte a comprar sus productos. A ese sistema se le llama mercantilismo.

Que no te digan, que no te cuenten, porque a lo mejor te mienten.

Actualización: Y, ¿cómo quieren resolver el problema los diputados? Mediante controles de precios.  ¿Qué no aprendieron nada de las experiencias en los años 70 y 80 con los precios tope?

La infográfica es por Billy Melgar, de Prensa Libre.