26
May 21

El descubrimiento de California, desde Guatemala

 

En busca de la ciudad fantástica de Cíbola y del mítico paso de Anián, y porque Pedro de Alvarado murió… y no pudo emprender el viaje, Juan Rodríguez Cabrillo -uno de los hombres más ricos de Guatemala- partió hacia el norte, por el Océano Pacífico y descubrió California.

¿A que no sabías de Rodríguez Cabrillo?  En la ciudad de San Diego hay una estatua en su honor.

Monumento a Juan Rodríguez Cabrillo, en Punta Loma, San Diego. Vía Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0.

De aquello me acordé porque California es la quinta economía del mundo y porque habiendo sido parte de la Nueva España, un tuitero mexicano que sigo y del que aprendo mucho se preguntó que cómo sería México si California todavía fuera mexicana.  Y claro, California sería igual que el resto de México porque la prosperidad de las sociedades no depende de su geografía, ni de los recursos naturales que tiene, ni del clima, sino de sus instituciones.  Ni México, ni Guatemala, por citar dos ejemplos latinoamericanos, cuentan con las instituciones que hicieron grande a California.  Instituciones, por cierto, no quiere decir organizaciones; sino sistemas de normas.  De paso, California está destinada a perder aquel honroso status porque en su historia contemporánea ha abandonado las instituciones que la hicieron grande y ha abrazado no sólo las que son un lastre para América Latina, sino que ha abrazado, ¡con entusiasmo!, la cultura woke.

Ceteris paribus, si Alvarado no hubiera muerto en México en 1541, él hubiera lidereado la expedición que él había organizado para explorar el Pacífico norte, más allá del mar de Cortés y de Nueva California.  Rodríguez Cabrillo fue designado por el virrey, Antonio de Mendoza (socio de Alvarado en aquella empresa) para comandar la expedición.

Por cierto que hay una biografía titulada Juan Rodríguez Cabrillo, por Harry Kelsey, de la que sólo he leído reviews; y ha de ser fascinante. Rodríguez Cabrillo poseía encomiendas, minas de oro, y propiedades urbanas en Guatemala.  Era soldado, marinero, armador, escritor y explorador.  ¿No te parece encantador que el descubridor de California -un personaje tan complejo- haya vivido en Guatemala y haya tenido intereses económicos en Guatemala? Un decreto real de 1532 se refirió a él como ciudadano de Guatemala.


25
Abr 21

En busca de los “Barrigones”

Los celebres Barrigones son esculturas misteriosas.  Hay quienes dicen que representan ancestros venerables y hay quienes dicen que son mujeres gestando.  Hay quienes las vinculan con las cabezas colosales olmecas y hay quienes las relacionan con la cultura mixteca, de Puebla, o con los pipiles en su ruta hacia El Salvador y lo cierto es que no tienen características mayas.

Haz clic en la imagen para ver más fotos.

La mayoría de barrigones conocidos en Guatemala se haya en el parque de La Democracia, Escuintla, llevados ahí desde el sitio de Monte Alto, localizado a inmediaciones de aquella población. Hay uno en el Museo Popol Vuh, pero ese es de Kaminaljuyú.

En aquella población también se halla el Museo Rubén Chévez van Dorne, con una encantadora colección de piezas pre-colombinas, murales magníficos por Guillermo Grajeda Mena, y algunas pinturas interesantes de otros artistas.  En el museo también hay una réplica hermosa de una máscara de jade que fue hallada en el lugar, fue robada, rescatada y ahora el original se halla en en otra parte.  ¿En el Museo de Arqueología y Antropología de la ciudad de Guatemala?  En el Museo, lo atiende a uno muy diligentemente don Selvín.

En el museo hay muestras de alfarería y lítica.  Hay varias piezas sorprendentes y encantadoras y mi favorita fue un brazalete con forma de jaguar.  También una gran olla de barro con decoración muy particular  y que olvidé fotografiar por distraído.

Los murales de Grajeda Mena que hay en el museo le hacen justicia al talento de aquel artista plástico.  Mena, como él firmaba sus obras, dejó allá un legado hermoso. Su dominio de la figura humana estilizada y en movimiento capta inmediatamente la atención del observador.  El propulsor de dardos, por ejemplo, me conectó con el David, de Miguel Angel y con el Arquero, de Walter Peter, porque el personaje parece estar pensando, preparándose física y mentalmente para lanzar su arma.  Ve su objetivo y calcula cuánta fuerza necesita para dar en el blanco y toda su mente y su cuerpo se concentran en conseguir el propósito que se ha propuesto.

Haz clic en la foto para ver más fotos.

En el segundo piso del local hay cuadros de otros artistas modernos y naif.  A mí me encantaron tres: una fiesta, de Romeo García Lucas; una procesión en Comalapa, de Birgilio España y un cuadro de A. Vásquez.  En ese espacio también se exhibe La morería de papel, de Grajeda Mena, pieza que también olvidé fotografiar.

Raúl, Edgar y yo fuimos el sábado pasado y es muy recomendable el paseo.  Como siempre lo difícil es salir de la ciudad de Guatemala.  La carretera está en perfecto estado y la Democracia está a sólo 15 kilómetros de Escuintla, a donde fuimos a almorzar luego.

Conocí La Democracia en una excursión escolar en 1975.

Soy el cuarto, arriba junto a la cabeza. 1975.

La profesora de Estudios Sociales, en el Liceo Minerva, nos llevó y siempre tuve ganas de regresar.

El nombre original de aquella población era Don García, y fue en tiempos de don Manuel Estrada Cabrera que tomó su nombre actual.


19
Abr 21

“Einstein y Eddington” , buena peli

 

El libro Modern Times, de Paul Johnson, comienza con la idea de que los tiempos modernos comenzaron el 29 de mayo de 1919 cuando fotos de un eclipse solar tomadas en la isla de Príncipe en Africa occidental confirmaron que una nueva teoría del universo era verdad.  Esa era la teoría de la relatividad, de Albert Einstein y el científico que la comprobó…el de las fotos en Príncipe, era Arthur Eddington -a quien Johnson no menciona hasta en la segunda página-.  Eso no es raro porque mientras que al científico alemán no le molestaba la publicidad, el científico británico que hizo famoso a Einstein no gustaba de flashes, ni de notoriedad. No es raro, pero es lastimoso porque fue Eddington quien hizo famoso a Einstein y lo sacó de la oscuridad en la que lo habían sumido el imperio alemán.

“Modern Times”, por Paul Johnson.

Einstein and Eddington, que puedes ver en HBO, es la historia de la relación entre aquellos dos grandes de la física.  Una relación ensombrecida por la política, los prejuicios y la Primera Guerra mundial. Una buena peli, bien hecha, y una buena historia, bien contada.  Con personajes creíbles y conmovedores.

Dice Paul Johnson que la teoría de Einstein y la muy publicitada expedición de Eddington para probarla, levantaron enorme interés en el mundo en 1919.  Ningún ejercicio de verificación científica, antes o desde entonces, ha atraído tantos titulares, o ha sido tema de tantas conversaciones universales.  La película que te recomiendo captura bien aquel interés y da pie para más conversaciones.

De verdad, te la recomiendo.


27
Mar 21

Urgente: Don Tomás Guzaro necesita ayuda

Don Tomás Guzaro -un ser humano que es calidá– necesita ayuda económica para vencer al covid. Por poco que sea, ¿te apuntas a echarle una mano? La necesidad es urgente y mucha.
Para transferencia: Banco Industrial: 0184173514 Asociación de Beneficencia Española. Otras cuentas y bancos en la ilustración de abajo. Por favor envíe la transferencia a auto.caja@elpilar.gt con Asunto: Tomás Guzaro
.
Don Tomás es originario de Nebaj, Quiché y siempre ha estado al servicio de su comunidad.  Es coautor del libro Escapando del fuego y su odisea inspiró la película Nebaj.  Por favor, si no puedes ayudar con alguito, ¿puedes compartir el mensaje?

06
Oct 20

Espectáculo de las momias mediáticas

Cincuenta y nueve sarcófagos y ataúdes egipcios, con unos 2,600 años de antigüedad fueron recién descubiertos y algunos fueron abiertos en un espectáculo más mediático que científico.

Haz clic en la foto para ver las imágenes de El Mundo.

La civilización egipcia siempre me ha fascinado.  Todo comenzó cuando leí Sinuhé, el egipcio, novela de Mika Waltari; y el momento más emocionante de ese interés fue cuando visité el Metropolitan Museum of Art, en Nueva York y pude dedicarle una mañana a la sección egipcia de aquel lugar.

Dicho lo anterior, me pareció muy curiosa, por no decir otra cosa, la forma mediática en la que fueron abiertos los sarcófagos.  Tal vez me equivoque; pero ¿notaste que parecía no haber protocolos?  Daba toda la impresión de ser un espectáculo, en vez de un acontecimiento científico e histórico de gran importancia.  Tal vez es que yo soy old fashioned, como dice uno de mis sobrinos; pero abrir aquellas piezas hermosas, invaluables, milenarias e históricas como si fuera una especie de unboxing en un festival me pareció poco profesional.

No lo digo por las célebres maldiciones egipcias, claro; sino por proteger los sarcófagos y las momias.  Y, por qué no, por proteger a los expertos y al público.  ¿Viste que no usan mascarillas?  Yo las usaría por aquello de los hongos y las bacterias, e incluso por el polvillo que a mí me daría alergia.  ¿Viste que hay niños así como si nada?  Yo -de niño y de adulto- hubiera querido estar en la apertura de un sarcófago con momia; pero, ¿aparentemente sin mayores cuidados y sin protocolos? La humedad de la gente y su respiración, ¿podría dañar a las momias?

Los sarcófagos y ataúdes son de sacerdotes y altos funcionarios del periodo del faraónico que comprende desde la dinastía XXVI hasta la conquista persa, previa a la de Alejandro Magno y ala ascensión de los Ptolomeos.

De cualquier manera, actividades como esta nos invitan a pensar ¿a quién le pertenece la historia?


29
Ago 20

Triste adiós a la Casa MIMA

Abro elPeriódico para acompañar mi desayuno y leo que fue cerrada la Casa MIMA y me da mucha tristeza.  Ese lugar era uno de mis favoritos en la zona 1 y es un tesoro.

Entrada al comedor de la Casa MIMA. Foto de elPeriódico.

La conocí recién abierta al  publico hace 20 años, y cuando llevé a mi madre a conocerla se le salieron las lágrimas porque le recordaba muchísimo la casa de sus abuelos maternos, en donde pasó buena parte de su niñez. Casa en la 5a. calle de la zona 1, que conocí cuando era muy niño.

Tengo la dicha de mostrarles Guatemala a visitantes extranjeros con bastante frecuencia, y aquellos a quienes llevé a visitar aquella casa-museo salieron encantados, sin excepción.

Y es que una visita a la Casa MIMA nos permitía viajar en el tiempo para recordar personas, momentos y espacios; y viajar en el tiempo para imaginar la vida en la Guatemala de principios del siglo XX y atisbar en la cotidianidad de una familia chapina, como muchas.

¡Muchas gracias a la Fundación La Luz por veinte años de Casa Mima!; y muchas gracias al curador Roberto Andreu por hacerla posible en el día a día.

No se cuanto tenga que ver el encierro forzado con el cierre de aquella joya histórica; pero es evidente que un proyecto de tal envergadura sólo es posible si recibe visitantes con regularidad y en una economía medianamente sana.

¿Qué más perderemos? ¿Qué más ya perdimos?


15
Mar 20

Atardecer en Atitlán, por los Maudslay

Al observar un atardecer en el lago de Atitlán, Alfred y Ann Maudslay escribieron: The clouds seemed to be bewitched: they came down on us in alternate black and sunlit masses, terrible in their majesty; then rolled aside to show us all the beauty of a sunset sky, tints of violet that shaded into pink, and pink that melted into the clearest blue, whilst far away beyond the mountains seaward rolled vast billowy masses, first red and yellow, and then pink, fading to the softest green. Again and again would the clouds roll down upon us, the mist at times so thick that we could not see beyond a hundred yards; then just as quickly it would roll away and reveal a completely new phase of this ever-shifting scene of beauty. It is a poor simile, but I can compare it to nothing but the falling and rising gauzes of a Christmas transformation scene, with a wealth of colour and effect that Covent Garden may despair of ever attaining. As the sun sank behind San Pedro, all turned again to dark and angry purple, with contrasts and reflections like the sheen of a shot silk. Slowly the mists melted away with the fading daylight. Venus sunk for a while as a splendid jewel in the air, and the  mountains turned again to shadowy masses, outlined against a crystal sky.

¡Ah, quien ha visto un ocaso en aquel lago estará de acuerdo con la descripción que hicieron aquellos viajeros del siglo XIX!

Hace como cinco años me dieron ganas de compartir las fotos de A Glimpse at Guatemala(1899); un libro publicado por Ann Carey Maudslay y Alfred Percival Maudslay, viajeros británicos que estuvieron en Guatemala en tiempos de Naná Camota.  Había dejado a un lado el proyecto que voy a retomar en estos días propicios para priorizar y valorar no sólo lo que tenemos, sino a quiénes tenemos.

Este pasaje del libro es tan encantador que lo comparto traducido:

Las nubes parecían hechizadas: cayeron sobre nosotros en masas alternas, entre negras e iluminadas por el sol,  terribles en su majestad; luego se hicieron a un lado para mostrarnos toda la belleza de un cielo al atardecer, tonos de violeta que se convirtieron en rosa y rosa que se derritió en el azul más claro, mientras que lejos, más allá de las montañas, hacia el mar se extendieron enormes masas ondulantes, primero rojas y amarillas, y luego rosas, desvaneciéndose al verde más suave. Una y otra vez las nubes rodaban sobre nosotros, la niebla a veces era tan espesa que no podíamos ver más allá de cien yardas; entonces, con la misma rapidez, se alejaría y revelaría una fase completamente nueva de esta escena de belleza siempre cambiante. Es un símil pobre, pero no puedo compararlo con nada más que las gasas que caen y suben de una escena de transformación navideña, con una gran cantidad de color y efecto que Covent Garden podría desesperarse por lograr. A medida que el sol se ponía detrás de San Pedro, todo se volvió de nuevo a un color púrpura oscuro y furioso, con contrastes y reflejos como el brillo de un tiro de seda. Lentamente, las nieblas se derritieron con la luz del día que se desvanecía. Venus colgaba por un momento como una espléndida joya en el aire, y las montañas volvieron a convertirse en masas sombrías, perfiladas contra un cielo de cristal.

La foto, que dice: Sunset, the lake of Atitlán,  es por A. P. Maudslay y el grabado es por la Swan Electric Engraving Co.


24
Feb 20

Los ángeles que muestran las canillas

Los ángeles de la primera foto son los que veía el cura y tienen las piernas cubiertas; pero los ángeles de la segunda foto son los que veían los feligreses y mostraban las piernas. ¿Alguien sabe por qué?

Foto 1

Angeles con las piernas cubiertas, que veía el cura.

Foto 2

Angeles con las piernas descubiertas, que veían los feligreses.

El domingo anduve por las ruinas de la catedral de La Antigua Guatemala y la guía, Annie, nos mostró los ángeles de las pechinas; y en ellas hay ángeles que enseñan las piernas y ángeles que no.  ¿Cuál sería el motivo por el cuál los ángeles que veía la gente sí mostraban las canillas? ¿Por qué es los ángeles que veía el cura, desde el altar, no muestran las piernas?

¿Alguien sabe por qué?

Claro que son piernas de ángeles y supuestamente los ángeles no tienen sexo…sólo son ángeles; pero llevan faldas, o prendas muy, pero muy parecidas a faldas con vuelos y todo. Por supuesto que hay que recordar que, en aquel tiempo, las mujeres usaban sólo faldas largas, y no faldas que llegaran a la tibia y el peroné.

Por cierto que esto último me recordó algo que mi papá le cantaba a su suegra, mi abuelita Juanita y decía: Mañana, por la mañana/ te espero Juana en el café. / Te juro  Juana, que tengo ganas de verte la punta ´el pie/ La punta ´el pié, la rodilla, la pantorrilla y el peroné.

La canción es de Luis Carriles.


31
Ene 20

Celada en la embajada

El 31 de enero de 1980 yo estaba en clases y a la U nos empezaron a llegar rumores sobre lo que ocurría en la embajada de España; esto es antes de que hubieran Whatsapp, o siquiera ICQ.  En la noche, todos vimos –en el noticiario Aquí el mundo–  las escenas espantosas de lo que había pasado.  Años después, cuando yo trabajaba en aquel programa de noticias, vi los rushes de aquella tragedia; y hasta hoy me conmueven y estremecen las escenas de los cuerpos quemados y mojados que había en aquel lugar infame.

Haz clic en la foto para comprar el libro en Amazon.

Cuarenta años después de aquella tragedia deliberada, durante los cuales aquellos actos fueron el elefante en la sala de la historia moderna de los guatemaltecos, es publicado el libro Historia verdadera de la quema de la embajada española, por Adolfo Molina S. –hijo de una de las víctimas, el excanciller Adolfo Molina O. – y su libro nos asoma a la realidad de que existe el mal.  Tomando en cuenta quién es el autor, es notable que ese acercamiento a la perfidia no se haga con rencor, sino basado en hechos y lógica. Eso sí, sin perder de vista que lo sucedido…no puede ser tomado como coincidencia o casualidad.  Por el contrario, todo se integra como parte de un plan…mal ejecutado que al salirse de control falló aparatosamente causando una tragedia.

¿Sabes que nunca hubo una investigación científica de lo que ocurrió en la Embajada?  La casa –en la que jamás hubo un peritaje– le fue devuelta a su propietario, destruida, y este la reconstruyo, la arrendó y ahora ya no existe.  Pero…¿cómo iba a ser de otra forma si cabe afirmar que la ocupación de la Embajada fue un acontecimiento del  cual tenía ya conocimiento el embajador Máximo Cajal y López, según una sentencia judicial de 2014? Uno puede entender que un gobierno como el de Guatemala quisiera olvidar lo que pasó; pero, ¿y el de España? ¿Qué quería dejar en el olvido el gobierno español?

Es cierto que la policía no debería haber tratado de entrar; pero Cajal y López decidió ser Mickey Mouse y aprendiz de hechicero junto al EGP, el CUC y el FERG* que organizaron una celada de horror. Y no te cuento más para que leas el libro.

*Aquí tenía que haber mencionado, también, a la Iglesia católica, muchos de cuyos miembros -entre el clero y catecistas- participaron en esta operación criminal.  Anoche, durante la presentación de su libro, Adolfo Molina S. hizo mención de esta participación importante.

Columna publicada en elPeriódico.


14
Nov 19

“Arbenz, una biografía”; por Carlos Sabino

Jacobo Arbenz fue atrapado en una marea ideológica y política que nunca llegó a controlar; y fue usado por los comunistas cuando les servía, lo desecharon y humillaron cuando les convenía y ahora que lo necesitan lo ensalzan y lo usan. Minutos más, minutos menos esa fue una de las conclusiones expuestas por el historiador, Carlos Sabino, cuando presentó su libro más reciente: Árbenz, una biografía.  Tuve a honra comentar el libro, junto al historiador Johann Melchor, la noche de aquella presentación.

El libro está a la venta en las principales librerías y si haces clic en la foto te lleva a UFM Ediciones por si quieres comprarlo en línea.

La biografía me conmovió porque Carlos no sólo presenta datos, sino que sabe relatar historias y comparte perspectivas que nos permiten conocer mejor a aquel hombre reservado que levanta pasiones por aquí.  Poco antes de aquella presentación, leí que alguien escribió en Facebook: Yo no creo nada, ¡Que viva Árbenz! y pensé que ojalá que pudiéramos superar ese tipo de actitudes no sólo con respecto del coronel; sino con respecto de otros personajes de la historia chapina.

Sentados Johann Melchor y Carlos Sabino; Luis Figueroa en el podio, durante la presentación de “Árbenz, una Biografía”, por Carlos Sabino. La foto es por Raúl Contreras.

Árbenz, una biografía es valioso porque el conocimiento de la historia le da sentido al presente y ayuda a entender qué somos y qué está pasando. Si bien la historia no se repite, ni se pueden hacer leyes generales a partir de ella, ni tiene un sentido trascendente –como cree la gente en la calle– su conocimiento sí puede ayudarnos a no repetir errores.

Más íntimamente, su lectura me llevó a mi infancia, al momento en el que mi tía abuela, La Mamita, me contó cómo es que Árbenz había sido expuesto en paños menores en el aeropuerto; al momento en que mi padre nos contó a mi hermano, y a mí, cómo es que F.J. Arana fue asesinado en el puente La Gloria, mientras que Árbenz observaba; y al momento en el que, en al auto de mi abuela, Frances, sonaba la canción que dice: María Cristina me quiere gobernar y mi abuela me contó que esa canción se la cantaban a Árbenz.

Invitación a la presentación que fue el 6 de noviembre pasado.

Carlos Sabino explicó que no escribió un libro contra Árbenz; y es cierto; pero su pluma talentosa nos acerca bastante a aquel hombre atormentado, cosa que es más arriesgada que vitorear, o no, el naipe que los comunistas quitan y ponen sobre la mesa a su antojo.

Columna publicada en elPeriódico.