12
Jul 21

¡Viva Cuba sin comunismo!

 

El pueblo cubano, ¡la gente de Cuba! está saliendo a las calles a pedir libertad.  Las personas salen desarmadas, en un país cuya tiranía puede bajarse la Internet y hacer como que en la isla no está ocurriendo nada.  La gente sale a la calle en ese ambiente de desconfianza y terror que sólo las dictaduras totalitarias pueden generar.  Las personas salen desarmadas a enfrentarse a policías de uniforme y a policías de civil y quién sabe si también al ejército.

La foto es de 14ymedio.

Lo que venga, ¿será como en Alemania del este y en Rusia que los regímenes se desmoronaron de puro podrido? ¿Será como en Rumanía que los líderes fueron fusilados? ¿Será como en Nicaragua, o Venezuela donde la sangre de los jóvenes ha sido derramada una y otra vez?  Ya se reportan heridos y actos de brutalidad y represión; pero el régimen castrista todavía está a tiempo y tiene la oportunidad de dejar que las personas se manifiesten con libertad y la de sentarse a dialogar en busca de una salida que no cueste vidas humanas. Una salida para liberar a la gente de la dictadura socialista que ya tiene más de 60 años.  ¿Cuánto más durará abierta esa ventana de oportunidad?

La ilustración la tomé de Twitter.

La gente se cansó de tanta miseria, gente de menos de 20 años eran los que más gritaban ¡Abajo la dictadura! y ¡Libertad!, dice 14ymedio. ¿Sabes? eso me da mucha rabia.  Mientras que los jóvenes que malviven en las dictaduras socialistas tienen que arriesgar sus vidas y derraman sangre para recobrar la libertad, en países como Guatemala hay viejos y jóvenes perjudicados que anhelan el colectivismo y el totalitarismo. Hay gente que quiere reventarlo todo para imponer las ideas de los castro, del che y de otras lacras.  Hay gente que luce efigies de Guevara y hoces y martillos con la esperanza de convertir a Guatemala en otra Cuba, otra Nicaragua u otra Venezuela.

La foto es de 14ymedio.

El régimen castrista le debe al mundo miles y miles de muertos, incluidos los de Guatemala entre 1960 y 1996.  Mientras tanto, los comunistas guatemaltecos guardan un silencio ominoso.


22
Feb 21

“Descuida, yo te cuido”; la peli del fin de semana

Descuida, yo te cuido, es la peli que vi el fin de semana; y como tiene que ver con el despojo de la dignidad humana y con métodos coercitivos para quitarles a las personas su propiedad, su libertad y su responsabilidad, me recordó los trabajos de Thomas Szasz, psiquiatra que visitó Guatemala en 1979.

Imagen de previsualización de YouTube

 

La de la peli -de un humor negro encantador- es la historia de dos mujeres que, con la complicidad culposa de un juez, la ayuda dolosa de una médica y la del administrador de un hogar de ancianos, montan una operación para esquilmar ancianos; operación que es posible sólo sobre la premisa de que el estado debe velar por el bienestar de ciertos individuos, sí, o sí. Incluso contra su voluntad y su juicio propio.

En The Myth of Mental Illness, Thomas Szazs sostuvo que la medicación, la hospitalización y la psicoterapia obligatorias son poco más que formas de práctica clínica coercitivas y que anulan la dignidad de las personas. Como muchas personas valoran la seguridad y la sumisión por encima de la incertidumbre y la responsabilidad,  para algunos pacientes aquello significa abdicar del control sobre sus vidas frente a la autoridad de sus síntomas y la de sus médicos; mientras que a estos los obliga a creer en la enfermedad mental como una enfermedad que debe curarse. El doctor Szasz abordó el tema de la libertad y la necesidad de cuestionar la naturaleza potencialmente coercitiva inherente a la psicoterapia y la psicofarmacología.

En esa dirección, Szasz explicó que la verdadera libertad significa tomar el control y la responsabilidad de nuestras elecciones y sus consecuencias. Ni la psicoterapia, las drogas ni el poder de nuestras técnicas restaurarán el sentido personal de agencia de un paciente; y Szasz hace que los interesados se sientan lo suficientemente incómodos como para pensar de manera diferente sobre todo lo que se hace clínicamente, desde el diagnóstico hasta la planificación del tratamiento, especialmente con los más vulnerables: los niños, los presos, los llamados enfermos mentales…y los ancianos.

Es importante anotar que Szasz no estaba contra la psiquiatría, sino que se oponía a la psiquiatría coercitiva. Era un oponente acérrimo de la institucionalización involuntaria y del tratamiento psiquiátrico involuntario, pero practicaba la psiquiatría y la psicoterapia entre adultos que consentían los tratamientos.

La peli me llevó a pensar que, así como ocurre con los llamados enfermos mentales -al amparo de legislación colectivista y anacrónica, con la complicidad de jueces y profesionales (de forma culposa, o dolosa)- los ancianos, los niños y los presos son muy vulnerables. La peli tiene que ver con la institucionalización involuntaria de una anciana.

Las ideas de Thomas Szasz fueron muy controversiales durante su vida, y continúan alimentando las perspectivas críticas en torno a temas aparentemente divergentes como el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM) y la despenalización del uso de drogas. 

El doctor Szasz vino a Guatemala para recibir un doctorado honoris causa de la Universidad Francisco Marroquin.  La última vez que supe Szasz fue en 2012, poco antes de su muerte, cuando yo andaba con Ethan Nadelmann en La Antigua y esta llamó a aquel para contarle que estaba en Guatemala y en la UFM; y a Szasz le dio mucho gusto.


10
Sep 20

La pifia de prohibir la libre locomoción

¿Qué frase de Federico Bastiat se me vino a la mente cuando leí que la administración va a permitir los vuelos nacionales e internacionales y al mismo tiempo mantiene la prohibición (¡Inconstitucional!) de que la gente pueda circular, o transitar a cualquier lugar de la república con relación a viajes recreativos, sociales, o familiares?

La frase es: La ley, ¡pervertida! La ley y tras ella todas las fuerzas colectivas de la nación, ha sido no solamente apartada de su finalidad, sino que aplicada para contrariar su objetivo lógico. ¡La ley, convertida en instrumento de todos los apetitos inmoderados, en lugar de servir como freno!

Lo bueno es que nadie cumple este tipo de prohibición legislativa; pero lo malo es que la multiplicación de normativas que la gente no respeta, deviene en un generalizado irrespeto a la ley.  Te doy dos ejemplos: nadie cumple la legislación que obliga a usar casco en moto, nadie cumple la obligación legislativa de usar chaleco reflectivo en moto. Nadie cumple la prohibición legislativa de usar cubrirse el rostro en las manifestaciones públicas. Ya sabes, parafraseo a Cicerón, mientras más legislación, menos justicia.  Y no sólo es que muchas personas incumplan aquella regulaciones, ¡es que nadie -en la administración- tiene la autoridad moral para hacerlas cumplir.

¿Ves que digo administración en vez de gobierno? Esto es porque la misión propia de un gobierno es la de proteger los derechos individuales de los habitantes del país, proveer seguridad y administrar justicia.  En cambio la de una administración es gravar para gastar e involucrarse en la esfera de acción privada de las personas siempre que pueda.

¿Ves que distingo entre ley y legislación? Esto es en el espíritu hayekiano de distinguir entre nomos o leyes, que son generales, abstractas y de conducta justa, que protegen los derechos individuales y las esferas de acción privada de las personas, de modo que los individuos pueden hacer todo, excepto lo que está prohibido para proteger los derechos de todos por igual: y thesis o legislación, que son normativas específicas y concretas, que pueden ser violatorias de los derechos individuales e invasivas de las esferas de acción privada de las personas, de modo que los individuos resultan sólo pudiendo hacer lo que la legislación permite.

De cualquier manera, espero que la redacción del acuerdo gubernativo en cuestión sea una pifia de una administración habituada a hacer mal las cosas y a la brava. No sería la primera vez, y sin duda no será la última, en que tengan que recular por descuidados. Mucho de esta administración con relación al SarsCov-2 es como de opereta. Por ejemplo, ayer el Ministro de Economía hizo un llamado a la población para que en la medida de lo posible visiten centros turísticos en el país, habiendo una prohibición legislativa para ello.


31
Jul 20

¿Un futuro sin emprendedores?

En la película Ironman 2, cuando en una audiencia el senador Stern trató de apropiarse -para el bien común- de la armadura que T. Stark había diseñado y construido, ¿qué le contestó el empresario al político? Le dijo: ¿Quieren mi propiedad? No, no pueden tenerla.  Es una escena intensa y muestra al creador y emprendedor en toda su grandeza material y ética.

Imagen de previsualización de YouTube

En la novela El manantial, cuando H. Roark es procesado por destruir una obra suya que había sido alterada sin su consentimiento y en violación del contrato que la había hecho posible, el arquitecto explico que nada nos es dado en la Tierra. Todo lo que necesitamos debe ser producido. Y aquí el ser humano afronta su alternativa básica, la de que puede sobrevivir en sólo una de dos formas: por el trabajo autónomo de su propia mente, o como un parásito alimentado por las mentes de los demás. El creador es original. El parásito es dependiente. El creador enfrenta la naturaleza a solas. El parásito enfrenta la naturaleza a través de un intermediario. El interés del creador es conquistar la naturaleza. El interés del parásito es conquistar a los hombres.

Imagen de previsualización de YouTube

De aquellas dos escenas me acordé cuando vi la audiencia, en el Congreso de los EE.UU., en la que se citó a J. Bezos, de Amazon; T. Cook, de Apple; S. Pichai, de Google y M. Zuckerberg de Facebook.  Salvando las distancias -porque hasta cierto punto ninguno de ellos es Stark, ni Roark- eran escenas como sacadas de la peli y de la novela. Ciertamente del lado político, la mesa estaba llena de senadores Stern.

¿Qué tiene que ver esto con los chapines en estado de calamidad? Pues que muchas veces, algunos, se confunden al creer que los políticos (y especialmente los políticos colectivistas) representan al bien común; y muchas veces se ataca a los emprendedores, creadores e innovadores.  Es cierto que hay empresarios mercantilistas y sinvergüenzas, pero también es cierto que hay políticos decentes.  Pero piensa, ¿cómo pasarías el estado de calamidad y el encierro sin emprendedores, creadores e innovadores? ¿Cómo sería un futuro sin ellos? Uno a merced de parásitos.

Columna publicada en elPeriódico.


27
Jul 20

Es el tiempo para la responsabilidad

Luego de cuatro meses de asfixiar las posibilidades de ganarse la vida, de los guatemaltecos; y luego de cuatro meses encierros, prohibiciones y otros experimentos la vida empieza a retornar y es el tiempo para la responsabilidad y la prudencia.

La hora dorada en la ciudad de Guatemala.

Durante los cuatro meses pasados mucha riqueza fue destruida y aunque nunca va a ser repuesta, estoy seguro de que muchos chapines van a hacer todo lo posible por volver a empezar como empezaron luego del terremoto devastador de 1976 y como han empezado luego de otras desgracias.  Todo es que no los estorben.

Eso sí, dado que hay mucho que desconocemos sobre el SARS-coV-2 y el covid-19 y dada la desinformación abundante con respecto al virus y a la enfermedad que ocasiona, la vuelta a la vida normal debe ser con responsabilidad y prudencia.

Está claro que las autoridades en el poder no nos han devuelto la libertad, sino que han ampliado los permisos y de forma discriminatoria; y no vaya a ser que nos acostumbremos a vivir por permiso, en vez de vivir por derecho.  Aún así, aplica la idea hayekiana de que la libertad no sólo significa que el individuo tiene la oportunidad y responsabilidad de la elección, sino también tiene que soportar las consecuencias de sus acciones y recibir alabanzas, o censuras por ellas. La libertad y la responsabilidad son inseparables. Y aplica también el concepto objetivista de prudencia o sensatez, que tiene sus raíces en Aristóteles para quien es la virtud de delibera y juzgar correctamente sobre lo que es bueno y ventajoso para uno mismo, en lo que conduce a la buena vida.

No es el momento para desmanes como el de ir a quemar la municipalidad, organizar fiestas, o irse a zampar a apretazones y multitudes.  Pero tampoco es el momento para descuidar los detalles pequeños, de cortesía, o de sentido común como lavarse las manos con frecuencia y usar mascarilla en público.  Es el momento para actuar con responsabilidad y prudencia.

Porque estamos viviendo un fenómeno sin precedentes en la memoria de muchísima gente, seguramente va a haber actos irresponsables e imprudentes; y porque la naturaleza en realidad no es nuestra amiga (que no es lo mismo que decir que el universo no es benevolente) lo más seguro es que luego de este periodo de permisos laxos haya un repunte de contagios y de muertos.  Y eso va a despertar la ansiedad de los que tienen miedo y la  codicia de quienes medran en la quiebra, la pobreza y la falta de libertad. Y entonces será el momento para actuar con racionalidad y evitar el cortoplacismo.

Va ha haber muchas frustraciones porque las medidas supuestamente sanitarias que son condiciones y requisitos para empezar de nuevo ciertas actividades no sólo no son financieramente propicias, sino que son prácticamente imposibles.  Tomando en cuenta que no hay tal cosa como one size fits all, ¿cuál es el aforo mínimo necesario para que valga la pena operar un comedor, o una camioneta? Si antes del covid-19 había colas largas para abordar buses urbanos y extraurbanos, ¿de cuánto van a ser ahora las colas en metros y en tiempo? ¿Cuál es el máximo para que valga la pena?

Es tiempo para ser flexibles, creativos y emprendedores.

Hay que rechazar, sin embargo, el concepto de nueva normalidad porque tiene una carga colectivista, ingenieril, racionalista y constructivista demasiado pesada y tóxica.  No falta quienes quieren diseñar y legislar una nueva realidad de acuerdo con sus fiebres, sin tomar en cuenta las valoraciones personales de los individuos, las configuraciones particulares de los mercados y de los grupos humanos, ni el debido respeto a los proyectos de vida de las personas.  Condiciones para las cuales es preciso que los derechos individuales prevalezcan sobre los intereses colectivos, y no al revés, como ocurre en la actualidad, especialmente en el contexto del estado de calamidad, del toque de queda y de las restricciones.

Volveremos a la normalidad cada quien a su ritmo y cada quien en la medida de sus posibilidades y la normalidad será lo que sea normal, siempre y cuando no haya quienes quieran forzarla a su gusto y conveniencia.  Pero para ello hay que hacer a un lado la ansiedad anticipatoria, la estigmatización y el miedo irracional que nada tienen que ver con la responsabilidad y la prudencia.

En fin, l´haim.


08
May 20

¿Es posible la madurez?

Los gobiernos nunca son liberales por inclinación, dice Ludwig von Mises en Gobierno Omnipotente, una obra muy recomendable en estos tiempos.

“Otras personas no son tu propiedad”

Es humano que los hombres que manejan el aparato de compulsión y coerción exageren su poder de funcionamiento y aspiren a someter todas las esferas de la vida humana a su inmediata influencia. El estatismo es la enfermedad profesional de los gobernantes, los guerreros y los burócratas, añade el filósofo y economista en ese libro que tiene su origen en un ensayo publicado poco después de que el nacionalsocialismo tomara el poder en Alemania, con el atinado título de En nombre del estado: los peligros del colectivismo.

Mises advierte que los gobiernos no se hacen liberales, sino cuando a ello les fuerzan los ciudadanos.  Sí, y sólo si, añado, los ciudadanos valoran la libertad, rechazan la servidumbre, y no han renunciado a la idea pivotal de que las demás personas no son tu propiedad y que, en consecuencia, tu no eres propiedad de otros.

¿Por qué es que Gobierno omnipotente es atingente en pleno encierro en el contexto del SARS-Cov2 o Virus chino? Porque, quién dice: debería haber una ley sobre este asunto, quiere decir: la fuerza armada del gobierno debería obligar a la gente a hacer lo que no quiere hacer.  Quien dice: esta ley debería ser puesta en vigor, quiere decir: la policía debería obligar a la gente a cumplir la ley, explica Mises. ¿Dime si no has visto gente forzada a no trabajar y a no desplazarse por disposiciones legislativas? ¿Dime si no has visto a las fuerzas de compulsión obligando a la gente a cumplir la voluntad de quienes tienen el poder y de quienes influyen en él?

En el contexto actual, a los individuos nos corresponde actuar con prudencia; con el ánimo de mantenernos a salvo, no dañar a otros y ¡Vivir la vida! Tales niveles de madurez y de racionalidad son imposibles si renunciamos a la madurez y a la racionalidad, y si nos contagiamos de la enfermedad del estatismo.  Mal que, por cierto, está matando a quien sabe cuantos miles de personas de hambre, de desesperación y de incertidumbre.

Columna publicada en Elperiódico.


24
Abr 20

“El trono” y la libertad de expresión

Ahora que murió Marcos Mundstock, voz entrañable e icónica de Les Luthiers, vinieron a mi mente unos versos de El rey enamorado: ¡El poder, la prisión, el trono! ¿El trono, o María? Al fin y al cabo, el trono lo quiero para posarme sobre el, y satisfacer mis deseos, los mas sublimes y los mas perversos, en cambio a María la quiero para…. caramba, ¡qué coincidencia!

¿Y por qué es atingente aquello?

La ilustración la tomé de Facebook.

En el mundo, muchos de quienes ejercen el poder han echado mano de un dicho perverso de la política que aconseja que nunca desperdicies una buena crisis; y en ese espíritu han aprovechado “el trono” para satisfacer -con todo tipo de intenciones- muchos de sus deseos y caprichos ideológicos y políticos.  Posados en el trono han encontrado que pueden mandar, ordenar,  prohibir, regular y controlar a una masa ansiosa por ser mandada, ordenada, prohibida y regulada. Incluso si para ello tienen que violar la ley y el orden constitucional.

En casi todo el mundo la libertad individual de producir, consumir, intercambiar y servir, sin coerción, ni privilegios está bajo ataques constantes, cuando no ha sido pisoteada sin más.  Igual suerte corre la libertad de expresión.

En España, por ejemplo, el Jefe de la Guardia Civil, dejó ir que ese cuerpo policial estaba trabajando en minimizar las críticas al gobierno.  En China, el régimen criminal de Pekín ha impuesto restricciones sobre la publicación de investigaciones académicas sobre el origen del SARS-CoV-2.  Aquí en Guatemala hay diputados que quieren regular el teletrabajo; y así podemos seguir con una lista larga de acciones contra la libertad en general, y contra la libertad de expresión en particular. Y este estado de cosas no debe ser tolerado, venga de donde venga. Sobre todo en tiempos de crisis, porque, como leí en Twitter: Al poder se le incomoda, no se le besan las botas.

Todo intento por coartar la libertad de expresión sólo contribuirá a el establecimiento de un pensamiento único, castigará la discusión de ideas y penalizará la búsqueda de la verdad. ¡Nada bueno trae la censura! El trono, no debería ser para eso.

Columna publicada en elPeriódico.


17
Abr 20

No, al osito Lotso

Antes de que existieran las vacunas muchas enfermedades mortales acompañaron a la humanidad por miles de años; pero actualmente los seres humanos pueden responder a un brote viral en cosa de meses.  Y cuando pensaba en eso me acordé de cuando Miss Estercita, en la primaria, nos contaba la historia de E. Jenner y las vacas.  Me acordé de cuando Maruca nos vacunaba, a mis hermanos y a mí en la clínica de Juan José.

Eduardo Jenner, por John Raphael Smith / Dominio publíco, via Wikimedia Commons.

Actualmente y en medio de la incertidumbre, lo cierto es que la humanidad nunca antes había estado tan preparada, tecnológicamente, para enfrentar una pandemia; y -si le pones atención a casos como el de España, China o el de México, para citar tres- vas a notar que las políticas irresponsables, de políticos extraordinariamente inescrupulosos, son las que han causado más muertos e infectados con el SARS-CoV-2.

Hace 35 años, ¡sólo 35 años,! una horrible pandemia golpeaba a la humanidad, que se hallaba perpleja no sólo porque veía miles y miles de muertos por su causa, sino porque ignoraba la naturaleza de aquel azote viral y estaba inmersa en los prejuicios propios de la ignorancia. Actualmente se podría decir que el VIH fue domado y que -salvo por casos de extrema irresponsabilidad, sobre todo en países con elevados índices de pobreza y de ignorancia- muy poca gente tiene motivos para temerle a aquel retrovirus.

Como hace 35 años, ahora reinan la incertidumbre y el miedo, que son malos consejeros.  De ahí que muchos busquen el consuelo de las autocracias benevolentes, tipo la de Lotso, el osito tirano de Toy Story 3.

Y, aún así, quizás salga algo bueno, de todo.  Ves que hace ratos no se sabe de aquella niña con carita de pan que paseaban en catamaranes y vagones de primera clase.  Quizás, como dice mi cuate, Luis I. Gómez, es de esperar que lo que estamos viviendo durante este estado de alarma (una emergencia real, no una por venir) ponga fin a la coquetería infantil con que evocamos tesis alarmistas y abuso de la planificación paternalista estatal y que lo que vendrá tras la crisis no será obra de los políticos.  Tenemos que diseñarlo y manejarlo nosotros.

Columna publicada en elPeriódico.


26
Feb 20

“Reason in Guatemala”, un lujo de encuentro

Organizada por la Reason Foundation -responsable de la Reason Magazine y de Reason TV- la semana pasada se celebró Reason in Guatemala; y fue un lujo de encuentro libertario.

Luisfi runs with scissors.

El nombre oficial de la conferencia fue Liberty in the Western Hemisphere, y los participantes y conferencistas, además, visitaron la Universidad Francisco Marroquín y La Antigua, así como la Casa Popenoe.

El programa fue poco más, o menos el siguiente:

Economics in Latin America

Moderador: Axel Kaiser

Drug War

  • Jacob Sullum
  • Maria McFarland Sanchez Moreno

Media and Libertarianism in Guatemala

​​The Science and Ethics of Immigration

  • Bryan Caplan

Why South isn´t Like North America

Rule of Law

A Conversation with Glenn Garvin

  • Conducida por Nick Gillespie

Trade and Economic Development

“Yours truly” contando la historia de la UFM. Foto por New Media.

Aparte de lo informativas y utiles que son las conferencias y conversaciones, siempre es emocionante conocer en persona a autores, comentaristas e investigadores que uno lee, o ha visto sólo en revistas, libros, sitios Web, Youtube y así.  Tal es el caso de Bryan Caplan y Nick Gillespie, por ejemplo, a quienes no conocía en persona. La conferencia se Daniel Hannan, por cierto, estuvo buenísima.

Igual, me encanta que Reason haya mostrado tanto interés en América Latina y en Guatemala.


06
Feb 20

Adiós a Kirk Douglas

¿Vas a creer? La única película que recuerdo bien haber visto, protagonizada por Kirk Douglas, fue Espartaco.  Recuerdo habar visto la de Van Gogh; pero no me acuerdo de detalles.

Imagen de previsualización de YouTube

De cualquier manera Espartaco es importante en mi vida porque mis padres celebraron su primer aniversario de casados yendo a ver esa peli.

De esa película, esta frase da que pensar: Cuando un hombre libre muere, pierde el placer de la vida; pero si un esclavo muere, pierde su dolor. La muerte es la única libertad que conoce un esclavo. Por eso no le tiene miedo a la muerte. Por eso ganaremos..

Da que pensar porque al final los esclavos no ganaron y fueron crucificados a lo largo del camino. Es que la clave está en defender la libertad antes de que sea demasiado tarde. Una vez la has entregado y eres esclavo es muy difícil liberarse y en muchos casos la única salida es la muerte. Tristemente.

Sobre estos temas, Ayn Rand escribió que No es que deseamos evitar la muerte, sino que deseamos vivir la vida.