08
May 20

¿Es posible la madurez?

Los gobiernos nunca son liberales por inclinación, dice Ludwig von Mises en Gobierno Omnipotente, una obra muy recomendable en estos tiempos.

“Otras personas no son tu propiedad”

Es humano que los hombres que manejan el aparato de compulsión y coerción exageren su poder de funcionamiento y aspiren a someter todas las esferas de la vida humana a su inmediata influencia. El estatismo es la enfermedad profesional de los gobernantes, los guerreros y los burócratas, añade el filósofo y economista en ese libro que tiene su origen en un ensayo publicado poco después de que el nacionalsocialismo tomara el poder en Alemania, con el atinado título de En nombre del estado: los peligros del colectivismo.

Mises advierte que los gobiernos no se hacen liberales, sino cuando a ello les fuerzan los ciudadanos.  Sí, y sólo si, añado, los ciudadanos valoran la libertad, rechazan la servidumbre, y no han renunciado a la idea pivotal de que las demás personas no son tu propiedad y que, en consecuencia, tu no eres propiedad de otros.

¿Por qué es que Gobierno omnipotente es atingente en pleno encierro en el contexto del SARS-Cov2 o Virus chino? Porque, quién dice: debería haber una ley sobre este asunto, quiere decir: la fuerza armada del gobierno debería obligar a la gente a hacer lo que no quiere hacer.  Quien dice: esta ley debería ser puesta en vigor, quiere decir: la policía debería obligar a la gente a cumplir la ley, explica Mises. ¿Dime si no has visto gente forzada a no trabajar y a no desplazarse por disposiciones legislativas? ¿Dime si no has visto a las fuerzas de compulsión obligando a la gente a cumplir la voluntad de quienes tienen el poder y de quienes influyen en él?

En el contexto actual, a los individuos nos corresponde actuar con prudencia; con el ánimo de mantenernos a salvo, no dañar a otros y ¡Vivir la vida! Tales niveles de madurez y de racionalidad son imposibles si renunciamos a la madurez y a la racionalidad, y si nos contagiamos de la enfermedad del estatismo.  Mal que, por cierto, está matando a quien sabe cuantos miles de personas de hambre, de desesperación y de incertidumbre.

Columna publicada en Elperiódico.


24
Abr 20

“El trono” y la libertad de expresión

Ahora que murió Marcos Mundstock, voz entrañable e icónica de Les Luthiers, vinieron a mi mente unos versos de El rey enamorado: ¡El poder, la prisión, el trono! ¿El trono, o María? Al fin y al cabo, el trono lo quiero para posarme sobre el, y satisfacer mis deseos, los mas sublimes y los mas perversos, en cambio a María la quiero para…. caramba, ¡qué coincidencia!

¿Y por qué es atingente aquello?

La ilustración la tomé de Facebook.

En el mundo, muchos de quienes ejercen el poder han echado mano de un dicho perverso de la política que aconseja que nunca desperdicies una buena crisis; y en ese espíritu han aprovechado “el trono” para satisfacer -con todo tipo de intenciones- muchos de sus deseos y caprichos ideológicos y políticos.  Posados en el trono han encontrado que pueden mandar, ordenar,  prohibir, regular y controlar a una masa ansiosa por ser mandada, ordenada, prohibida y regulada. Incluso si para ello tienen que violar la ley y el orden constitucional.

En casi todo el mundo la libertad individual de producir, consumir, intercambiar y servir, sin coerción, ni privilegios está bajo ataques constantes, cuando no ha sido pisoteada sin más.  Igual suerte corre la libertad de expresión.

En España, por ejemplo, el Jefe de la Guardia Civil, dejó ir que ese cuerpo policial estaba trabajando en minimizar las críticas al gobierno.  En China, el régimen criminal de Pekín ha impuesto restricciones sobre la publicación de investigaciones académicas sobre el origen del SARS-CoV-2.  Aquí en Guatemala hay diputados que quieren regular el teletrabajo; y así podemos seguir con una lista larga de acciones contra la libertad en general, y contra la libertad de expresión en particular. Y este estado de cosas no debe ser tolerado, venga de donde venga. Sobre todo en tiempos de crisis, porque, como leí en Twitter: Al poder se le incomoda, no se le besan las botas.

Todo intento por coartar la libertad de expresión sólo contribuirá a el establecimiento de un pensamiento único, castigará la discusión de ideas y penalizará la búsqueda de la verdad. ¡Nada bueno trae la censura! El trono, no debería ser para eso.

Columna publicada en elPeriódico.


17
Abr 20

No, al osito Lotso

Antes de que existieran las vacunas muchas enfermedades mortales acompañaron a la humanidad por miles de años; pero actualmente los seres humanos pueden responder a un brote viral en cosa de meses.  Y cuando pensaba en eso me acordé de cuando Miss Estercita, en la primaria, nos contaba la historia de E. Jenner y las vacas.  Me acordé de cuando Maruca nos vacunaba, a mis hermanos y a mí en la clínica de Juan José.

Eduardo Jenner, por John Raphael Smith / Dominio publíco, via Wikimedia Commons.

Actualmente y en medio de la incertidumbre, lo cierto es que la humanidad nunca antes había estado tan preparada, tecnológicamente, para enfrentar una pandemia; y -si le pones atención a casos como el de España, China o el de México, para citar tres- vas a notar que las políticas irresponsables, de políticos extraordinariamente inescrupulosos, son las que han causado más muertos e infectados con el SARS-CoV-2.

Hace 35 años, ¡sólo 35 años,! una horrible pandemia golpeaba a la humanidad, que se hallaba perpleja no sólo porque veía miles y miles de muertos por su causa, sino porque ignoraba la naturaleza de aquel azote viral y estaba inmersa en los prejuicios propios de la ignorancia. Actualmente se podría decir que el VIH fue domado y que -salvo por casos de extrema irresponsabilidad, sobre todo en países con elevados índices de pobreza y de ignorancia- muy poca gente tiene motivos para temerle a aquel retrovirus.

Como hace 35 años, ahora reinan la incertidumbre y el miedo, que son malos consejeros.  De ahí que muchos busquen el consuelo de las autocracias benevolentes, tipo la de Lotso, el osito tirano de Toy Story 3.

Y, aún así, quizás salga algo bueno, de todo.  Ves que hace ratos no se sabe de aquella niña con carita de pan que paseaban en catamaranes y vagones de primera clase.  Quizás, como dice mi cuate, Luis I. Gómez, es de esperar que lo que estamos viviendo durante este estado de alarma (una emergencia real, no una por venir) ponga fin a la coquetería infantil con que evocamos tesis alarmistas y abuso de la planificación paternalista estatal y que lo que vendrá tras la crisis no será obra de los políticos.  Tenemos que diseñarlo y manejarlo nosotros.

Columna publicada en elPeriódico.


26
Feb 20

“Reason in Guatemala”, un lujo de encuentro

Organizada por la Reason Foundation -responsable de la Reason Magazine y de Reason TV- la semana pasada se celebró Reason in Guatemala; y fue un lujo de encuentro libertario.

Luisfi runs with scissors.

El nombre oficial de la conferencia fue Liberty in the Western Hemisphere, y los participantes y conferencistas, además, visitaron la Universidad Francisco Marroquín y La Antigua, así como la Casa Popenoe.

El programa fue poco más, o menos el siguiente:

Economics in Latin America

Moderador: Axel Kaiser

Drug War

  • Jacob Sullum
  • Maria McFarland Sanchez Moreno

Media and Libertarianism in Guatemala

​​The Science and Ethics of Immigration

  • Bryan Caplan

Why South isn´t Like North America

Rule of Law

A Conversation with Glenn Garvin

  • Conducida por Nick Gillespie

Trade and Economic Development

“Yours truly” contando la historia de la UFM. Foto por New Media.

Aparte de lo informativas y utiles que son las conferencias y conversaciones, siempre es emocionante conocer en persona a autores, comentaristas e investigadores que uno lee, o ha visto sólo en revistas, libros, sitios Web, Youtube y así.  Tal es el caso de Bryan Caplan y Nick Gillespie, por ejemplo, a quienes no conocía en persona. La conferencia se Daniel Hannan, por cierto, estuvo buenísima.

Igual, me encanta que Reason haya mostrado tanto interés en América Latina y en Guatemala.


06
Feb 20

Adiós a Kirk Douglas

¿Vas a creer? La única película que recuerdo bien haber visto, protagonizada por Kirk Douglas, fue Espartaco.  Recuerdo habar visto la de Van Gogh; pero no me acuerdo de detalles.

Imagen de previsualización de YouTube

De cualquier manera Espartaco es importante en mi vida porque mis padres celebraron su primer aniversario de casados yendo a ver esa peli.

De esa película, esta frase da que pensar: Cuando un hombre libre muere, pierde el placer de la vida; pero si un esclavo muere, pierde su dolor. La muerte es la única libertad que conoce un esclavo. Por eso no le tiene miedo a la muerte. Por eso ganaremos..

Da que pensar porque al final los esclavos no ganaron y fueron crucificados a lo largo del camino. Es que la clave está en defender la libertad antes de que sea demasiado tarde. Una vez la has entregado y eres esclavo es muy difícil liberarse y en muchos casos la única salida es la muerte. Tristemente.

Sobre estos temas, Ayn Rand escribió que No es que deseamos evitar la muerte, sino que deseamos vivir la vida.


27
Ene 20

Proteccionismo y clientelismo en La Antigua

¿Vas a creer?  La policía municipal de tránsito, en La Antigua, prohibe que las personas que viven en esa ciudad y los visitantes puedan usar Uber.

El noticiero Starnews publicó el momento en el que un agente de aquel cuerpo policíaco que depende de la municipalidad antigüeña multaba a un socio de Uber por operar allá.

Abuso municipal en La Antigua.

Haz clic para ver el vídeo de Starnews.

Esa actitid proteccionista y clientelista de las autoridades ediles de la ciudad colonial afectan a los habitantes del municipio y al turismo que visita La Antigua.  Es uno de esos casos en los que las autoridades parecen servir a un grupo de interes en perjuicio de la comunidad a la que deberían servir.

¿Tienen, los que ejercen el poder municipal, la facultad de decidir así quiénes pueden, y quiénes no pueden ofrecer el servicio que ofrecen los socios de Uber? ¿Por qué -en vez de proteger privilegios y regular actividades pacíficas y voluntarias entre personas que ofrecen transporte personal y personas que lo necesitan- los que ejercen el poder no proceden a desregular? ¿Por qué lo permitimos? ¿Por qué?


26
Sep 19

Apoyo a Liberland, en Guatemala

La primera reunión de apoyo a la república libre de  Liberland, en Guatemala, se celebró el miércoles 25 de septiembre, organizada por el representante Cris Lingle.

A la misma acudió un grupo de guatemaltecos y como me hubiera gustado estar ahí.  Creo, honradamente, que el futuro para la libertad individual está en las startup-cities, ciudades libres y pequeños estados; más no en los estados naciones, ni en el globalismo.

Primera reuníón de apoyo a Liberland, en Guatemala.

La república libre de Liberland es un estado soberano localizado entre Croacia y Serbia, sobre el río Danubio; algunos mapas lo identifican como Gornja Siga.  El lema de Liberland es Vive y deja vivir; porque Liberland se enorgullece de la libertad personal y económica de sus habitantes.  Su constitución limita significativamente el poder de sus políticos de modo que no interfieran mucho en la libertad de los habitantes.

En diciembre de 2016 Vít Jedlička, presidente de Liberland visitó Guatemala y la Universidad Francisco Marroquín acompañado por Thomas D. Walls, ministro de Asuntos Exteriores y un grupo de colaboradores. En esa ocasión tuve el gusto de antenderlo y de asistir a una conversación con él.


03
May 19

Declaración de voluntad vital anticipada

Ya he abordado este tema antes, el del Living Will o Declaración de voluntad vital anticipada; pero es bueno recordarlo de cuando en cuando.

Aquella declaración es una previsión para el caso en que llegara el momento en que yo no pueda tomar y/o comunicar decisiones relativas a mi propio futuro, por ello hago la declaración cuando todavía me encuentro en pleno uso de mis derechos, de mis facultades mentales y volitivas, y sin coacción.

“La declaración la hago después de una reflexión detenida, conforme a mis creencias y convicciones propias”

Escucha el podcast aquí.

La declaración la hago después de una reflexión detenida, conforme a mis creencias y convicciones propias; con la intención de que se ejecuten mis deseos e instrucciones, con la esperanza de que quienes me valoran se consideren moralmente obligados a demandar su ejecución y que las decisiones expresadas en esta declaración se entiendan y tomen como superiores a lo que opinen mi familia y mis médicos.

Si se presentara la situación en la que no haya esperanza razonable de recuperación de una inhabilidad extrema, física, o mental que me aqueje, o de que yo perdiere definitivamente la conciencia, o entre en estado vegetativo, o que, en un estado terminal, mi deseo y voluntad es morir sin sufrimiento y con dignidad; decisión que tomo plenamente consciente y libre. En consecuencia, manifiesto que no deseo y me opongo a ser sometido a terapias invasivas y/o dolorosas que prolonguen artificialmente mi vida, que me causen dolores y/o angustias, ni a tratamientos artificiales de sostén de mis funciones vitales.

Ante la inminencia de una muerte inevitable, o en caso de que me encuentre en estado vegetativo, deseo morir con dignidad humana y no deseo que se prolongue mi sufrimiento porque considero que violenta mi dignidad.

Asimismo, deseo que sí me sean administrados calmantes de dolores, aunque se ponga en riesgo mi vida, o se me arriesgue a una posible adicción; disposición que debe aplicárseme siempre, aun cuando no sea una enfermedad terminal.  Deseo que no se me someta a tratamientos heroicos, ni que se prolongue artificialmente mi vida en caso de cuadros clínicos irreversibles.

El tema no está regulado, pero si me escribes a roark61@gmail.com, te comparto el texto completo.

Columna publicada en elPeriódico.


14
Dic 18

Guatemala y la libertad humana

En los últimos diez años, la libertad ha disminuido en 81 países, mientras que ha aumentado en 56. ¡Es para alarmarse!, la libertad global ha venido en un lento declive, y en muchos países no es tan lento, según el Ïndice de Libertad Humana 2018.

¿Cómo le va a Guatemala?

En el ILH, Guatemala anda en el puesto 66/162 y para tener una idea comparativa, toma en cuenta que México está por debajo de Guate con 75/162; que Honduras anda en 92/162 y El Salvador anda en 70/162.  Nicaragua anda en 75/162 y Costa Rica en 37/162.

Otra perspectiva de comparación es la siguiente: Los dos países más libres son Nueva Zelanda en 1/162 y Suiza en 2/162; y los menos libre son Siria en 162/162 y Venezuela en 161/162.  Si te preguntas dónde está Cuba, la respuesta es que no hay datos; pero apuesto una ceja a que si los hubiera, la isla cárcel de los Castro estaría más cerca de Venezuela y Siria, que de Suiza y Nueva Zelanda. Échale un ojo al ILH y verás que ningún país con altos niveles de vida tiene poca libertad; y ningún país con niveles bajos de vida tiene mucha libertad.  La gente no migra despavorida hacia los países con poca libertad y, en cambio, hay multitudes que huyen de aquellos países hacia los que tienen más libertad.

¿Quieres otro dato alarmante? La libertad de expresión es una de las categorías medidas por el ILH que ha experimentado desplomes más marcados en todo el mundo.

El ILH es una publicación del Cato Institute, el Fraser Institute y el Liberales Institut; y sus coautores son Tanja Porcnik e Ián Vásquez.  El índice mide los niveles de estado de derecho; seguridad; libertades de movimiento, religión, asociación, expresión y de comercio; y temas como identidad, el tamaño del gobierno, sistema legal y derechos de propiedad, acceso a monedas sólidas y regulaciones laborales, de crédito y de negocios.

¿Hay buenas noticias? Si. La buena noticia es que a largo plazo la libertad se ha ampliado a una diversidad de países, no sólo en occidente, sino en Asia, a países ex socialistas, a dos latinoamericanos y a uno en África subsahariana.  Varios se han vuelto ricas en relativamente poco tiempo.

Columna publicada en elPeriódico.


02
Nov 18

Un trofeo de karate y el mérito

Era un niño como de siete, u ocho años.  Entro a la fiesta en casa de mi hermano con su karategui, o algo así, y con un trofeo en su mano.  Cuando se acercó a saludar, le dije: ¡Ganaste un trofeo!, y el patojito, con cara de fastidio me contestó: Nos dieron a todos.

A su corta edad, ese chiquillo sabe que un trofeo tiene valor si uno se lo ha ganado; y que carece de valor si todos los participantes reciben uno independientemente de los resultados de su desempeño.

Hace poco leí que, durante los Juegos Olímpicos de la Juventud, en Buenos Aires, no hubo medallero oficial, no por error, sino porque la idea era celebrar por igual el esfuerzo de todos los atletas.  Me recordó una escena de Los increíbles en la que Dash le dice a su madre: Papá dice que somos especiales; y Helen le contesta: Todo el mundo es especial, Dash.  Y Dash murmura: Esa es sólo otra forma de decir que nadie lo es.

Es cierto que el verdadero valor de ganar una competencia no está en derrotar a otros, sino en superarse a uno mismo; pero, ¿qué clase de sociedad estamos construyendo cuando se recompensan los méritos de igual forma que los resultados? La respuesta nos la da Friedrich A. Hayek.

Una sociedad en la que se estatuyese la posición de los individuos en correspondencia con las ideas humanas de mérito sería el polo más diametralmente contrario a la sociedad libre.  Sería una sociedad en la que se recompensaría a los hombres por las obligaciones cumplidas en vez de por el éxito; una sociedad en la que cada movimiento individual vendría guiado por lo que otras gentes pensasen, y en la que cada persona se vería relevada de la responsabilidad y del riesgo de la decisión. En una sociedad así destruiríamos los incentivos que permiten a los hombres decidir por sí mismos lo que deben hacer.  Y añade que el determinante de nuestra responsabilidad es la ventaja deducida de lo que otros nos ofrecen, no su mérito al proporcionárnoslo. Al contrario, en una sociedad libre esperamos ser recompensados por lo que valen nuestras acciones y no por nuestro mérito subjetivo.

Columna publicada en elPeriódico. Foto por Hautbois [Dominio púbico], por medio de Wikimedia Commons.