14
Ago 12

Barrondo y la celebración de la excelencia

Así se vio la bienvenida al campeón Erick Barrondo y demás atletas olímpicos en la Avenida de la Reforma de la ciudad de Guatemala.

Da mucho gusto ver la alegría de la gente y saludar a este grupo de deportistas excelentes. También es oportuno agradecerles a las empresas patrocinadoras del Comité Olímpico Guatemalteco sin cuyas contribuciones no es posible el sueño olímpico de Barrondo y sus 18 compañeros.

 


06
Ago 12

Impostura y arbitrariedad tras el triunfo de Erick Barrondo

Erick Barrondo obtuvo una medalla de plata en Londres y ya es un objetivo político.  ¿Oíste la conversación del presidente Otto Pérez Molina con Bernabé Barrondo, padre del campeón?  Si no la has oído, escúchala y agárrate de la silla.

Hace poco se comentó  el hecho de que el Presidente andaba a caballo y se lo comparaba con el general Jorge Ubico.  En ese momento pensé que la crítica era exagerada y con mala leche.    Pero en esta conversación es evidente que el Mandatario siente que tiene la facultad de actuar como un dictador de principios del siglo pasado y dar ordenes para que con un chasquido de sus dedos se cumpla su voluntad aunque para ello haya que pasar encima de la ley, de los procedimientos y de lo que sea.

Mi parte favorita de la conversación es cuando Pérez Molina le dice a don Bernabe que va a mandarlo a él y a doña Dora para apoyar al campeón (a pesar de lo antitécnica que es esa decisión arbitraria del Presidente).  Y luego de oír todas las ofertas presidenciales, el señor Barrondo le dice a Otto Pérez que a ver si se va a poder porque su señora es salvadoreña y no tiene papeles.  ¡Plop!, diría Condorito.

El presidente casi que se queda sin habla y empieza a repetir que tienen que hablar, y que van a revisar que hacer en Migración y en el Registro Nacional de Personas, y que va dar ordenes aquí y allá para resolver el asunto.  De orden superior, digo yo.

Y todo esto es lo que me recordó lo que me contaban mis abuelas acerca de los tiempos de Ubico.  Se hacía lo que Ubico quería y ordenaba.  Bastaba una orden presidencial para que los nudos más apretados se desenredaran.  No había ley, ni procedimiento que resistiera una orden presidencial .  ¿Podrá Otto Pérez Molina sacarle al Departamento de Estado dos visas rapiditas y sin mal modo? ¿Podrá obtener una para una señora que no tiene papeles?  Vamos a ver hasta donde llega el poder del Señor Presidente.

Por cierto que yo no digo que don Bernabé y doña Dora no deban ir a Londres…sólo objeto el modo; y los alcances que tiene el capricho presidencial.

Otra joya de la conversación es cuando don Bernabé le dice a Otto Pérez Molina que mejor sólo se van él y doña Dora porque no hay quien cuide la casa, y usted ya sabe que los ladrones andan por ahí.  ¡Plop!, otra vez.

¿Qué es lo que se le ocurre al Presidente? Que va a darle la orden (oigase chasquido de dedos) al Gobernador para que se haga cargo del asunto.  ¿Te sientes como en tiempos de Ubico, o no? ¿Cuándo fue la última vez que el Presidente ofreció cuidarte tu casa, tu automóvil, tu teléfono, o a tus hijos?

Reitero mis respetos y admiración para Erick Barrondo, y se me enchinan los brazos cuando veo lo alegres que están sus padres.  ¡Que dicha, la verdad!  Y por eso me indigna mucho que el triunfo del atleta esté siendo convertido en un objetivo político y demagógico.

Empero, y para ser justos, la culpa no es sólo del Presidente, sino de las miles y miles de personas que están colectivizando el triunfo de Erick Barrondo.  Se dice, por ejemplo, que le dió a nuestro país la primera medalla olímpica; que consiguió la medalla olímpica para Guatemala; que es nuestra primera medalla olímpica; hay quien se atrevio a decir que ¡anhelamos otra medalla!, como si Erick u otro de los deportistas chapines que están en Londres nos la debieran, o tuvieran algún tipo de obligación con nosotros.  Y así puede seguir la lista.  ¡Aramos, dijo la mosca!

Erick Barrondo y su triunfo son un objetivo político porque todo el que puede y quiere está colectivizando su éxito.


06
Ago 12

Admiración y respeto para Erick Barrondo, campeón olímpico

El atleta Erick Barrondo, un marchista de 21 años, es el primer guatemalteco en obtener una medalla olímpica al llegar en segundo en la prueba de 20 kilómetros detrás del chino Ding Chen.  ¡Chispas!, que emocionante es ver la secuencia de fotos por Ricky López Bruni y las expresiones del campeón al darse cuenta de su éxito.

Barrondo es, sin duda, la  crème de la crème; porque el sólo hecho de llegar a las olimpiadas es consecuencia de una vida de excelencia…¡no digamos si se obtiene una medalla en aquellas competencias!  Excelencia, por cierto, es una calidad superior que hace a las personas dignas de singular aprecio y estimación.  No se consigue lo que obtuvo Barrondo si  sus actuaciones no son de una calidad elevada, y sin situarse habitualmente por encima del promedio.  Lo hermoso de las olimpiadas y de los campeones olímpicos es esa celebración de la excelencia que uno no puede sino admirar y respetar.

Hay diecinueve deportistas chapines en Londres y seguramente ninguno de ellos habría podido llegar allá -y menos obtener una medalla de plata, como Barrondo-  sin ejercer habitualmente virtudes como el entendimiento, la prudencia, integridad, determinación, laboriosidad, orgullo, perseverancia, fortalecimiento, confiabilidad, responsabilidad y serenidad, entre otras.  A nosotros jamás nos despertó el sol. Cada día, lo fuimos a buscar. Y lo encontramos, dijo el campeón.

Se dice que su éxito ha implicado sacrificios; pero eso no es cierto.  Sacrificio es dar algo de mucho valor a cambio de algo de poco valor; y es evidente que ese no es el caso.  Me parece que Barrondo valora mucho su éxito, valora sus logros y valora su crecimiento personal, aunque lo haga con la sencillez que sólo la bonhomía puede dar.

Barrondo es un campeón de talla olímpica y yo, emocionadísimo por el éxito de este joven atleta, le deseo lo mejor en su vida.  En ese contexto no está de más recordar que, para Aristóteles, una persona que ejecuta, o alcanza su función propia o esencial es aquella que se desepeña bien, o de forma excelente.  De acuerdo con el estagiríta hay un propósito que deseamos por sí mismo en todas las acciones que ejecutamos y a ese objetivo le da el nombre de eudaimonia, que no es otra cosa que felicidad.

Tu triunfo es tuyo, Erick.  No dejes que te lo quiten, o te lo disminuyan.  No es de Guatemala, ni de los guatemaltecos.  Puedes dedicárselo a otros -si quieres-; pero nadie tiene derecho a reclamártelo.  Ni siquiera los tributarios, porque su contribución fue forzada.

¡A Erick Barrondo le deseo que sea feliz!

La foto es por Ricky López Bruni.


13
Ago 08

La verdadera China: aquí mandan las divinas

¿Puede uno dejar de sorprenderse de hasta dónde llega la megalomanía del régimen de Berlín, perdón, de Pekín?

Hoy leo que en la inauguración de los juegos olímpicos, la niña que supuestamente entonó la Oda a la Patria, en realidad cantaba con sonido pregrabado, debido a que la verdadera intérprete no era bonita como para representar a su país ante el mundo.

Entre conmovedora y patética, esta muestra de la frivolidad socialista me recordó la letra de una canción infame que está de moda: Las divinas, las divinas, brillan, brillan, como stars. Fuera feas, fuera feas, para ustedes no hay lugar.

Mi ciela, Yang peiyi, que no es fea de manera alguna, fue sustituida por la más agraciada Lin miaoke a quien el régimen calificó de “estrella en ascenso”, luego de la farsa en la que esta niña, de escasos 9 años, fue involucrada.

A mí no me extraña que los regímenes totalitarios y las dictaduras acudan a humo y espejos; pero…¿qué pasa si los engaños alcanzan dimensiones olímpicas?

Leo, también, que el régimen también falsificó las imágenes de fuegos artificiales que fueron vistos en televisión. La contaminación impedía que juegos pirotécnicos se vieran y, ¿qué se les ocurrió a los magos de la ilusión? Sobreponer imágenes pregrabadas para engañar a los televidentes. ¡Con razón los posmodernos y muchos socialistas creen que no hay diferencias entre la realidad y la ficción!

Recuerdo que hace ratos una revista se metió en líos éticos por haber alterado una imágen de las pirámides de Gizeh; y que un programa de noticias se vio en los mismos problemas por añadir humo a un bombardeo en Bagdad. Milli Vanilli se desplomó cuando se supo que ellos no cantaban sus canciones. Cuando yo era Asistente del Director, en un diario guatemalteco, un corresponsal fue despedido por fabricar la foto de una golpiza.

¿Qué ocurrirá con los responsables de este engaño olímpico?


06
Ago 08

¿Pekin, o Berlín?

Hoy leo que el régimen de Berlín, perdón, de Pekin “impuso nuevos obstáculos a los medios de prensa que quieran informar desde la Plaza Tiananmen, en el más reciente indicio de dificultades para los reporteros que cubren los Juegos Olímpicos”.

Adicionalmente, Radio Francia Internacional denunció que su página Web en mandarín “no está disponible en China”, a tres días para la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Berlín, perdón, de Pekín.

Es obvio que China no está cumpliendo sus promesas en el sentido de que la prensa extranjera tendría acceso irrestricto durante los juegos y que ha vuelto a apelar a los controles férreos que el gobierno nacionalsocialista, perdón, comunista impone a la prensa normalmente.


31
Jul 08

La verdadera China…y un tango para Homero Simpson

El régimen de Pekin reiteró su decisión de controlar la Internet durante los Juegos Olímpicos.

Mientras tanto, el Comité Olímpico Internacional (tan condecendiente en Pekin, como en Berlin) se vio obligado a reconocer que las autoridades chinas jamás prometieron realmente una libertad total en la red para la prensa acreditada.

En otro orden de noticias, pero muy relacionado, El canal Fox decidió no emitir, en Argentina, un capítulo de Los Simpson en el que se hace referencia a la dictadura de Juan Domingo Perón. Por cierto que el gobierno de Cristina Fernández es peronista…y este es la escena controversial. Ah, curiosamente, Hugo Chávez tiene prohibidos a Los Simpson, en Venezuela.


27
Jul 08

Deporte, o trabajo forzado

Yang Wenjun, uno de los atletas más exitosos de China no ve a sus padres desde hace 3 tres años. Como recompensa por haber ganado una medalla de oro en cantaje, en 2004, el gobierno local le compró un apartamento; pero no puede vivir en él. Su madre, Nie Chunhua, se pone tan triste, que “le duele el corazón”.

Yang dice que no soporta la vida que lleva y explica que durante casi diez años trató de abandonar el canotaje y que preferiría ir a la universidad, o dedicarse a los negocios; pero el régimen de Pekin no lo deja. “Los atletas no tienen libertad de elegir”, explica Yang. Las autoridades se negaron a permitir que Yang se retirara, ni siquiera después de gnar la medalla de oto en Atenas. Yang señaló que lo chantajean con “no pagarle jubilación si no compite en Pekin”.

La vida para los atletas chinos es dura. Zou Chulan, ex campeona nacional de levantamiento de pesas señaló que un entrenador le había dado eteroides que le habían ocasionado vello facial y engrosamiento de las cuerdas vocales; y ahora frota espaldas en una casa de baños.

“Somos ignorantes, no podemos tener hijos y el sistema nos destruye”, explica Zou.

Cuando el socialismo y sus fanáticos presumen de los atletas -o médicos- “extraordinarios” que generan países como China, deberían meditar sobre estos casos. El desarrollo de atlétas y médicos como política de estado es inhumano y si no puede ser llamado propiamente esclavitud, sin duda es trabajo forzado que no toma encuenta, para nada, los derechos individuales de las víctimas de semejantes políticas.

Las historias de Yang y de Zou pueden ser leídas en The New York Times que publicó hoy Prensa Libre.


11
Jul 08

Pekin 2008-Berlin 1936

Se acercan las olimpiadas y China quiere ofrecer “los mejores juegos olímpicos” de la Historia. Las olimpiadas de Pekin -en las que el régimen ha invertido cerca de $40 millardos- serán las más extravagantes e impresionantes que haya visto la humanidad.

Así de extravagante y de negativamente impresionante es el récord de irrespeto a los derechos individuales que exhibe el régimen de Pekin. Por eso es que Pekin 2008 me recuerda a Berlin 1936.

Para muestra, tres hechos que han pasado inadvertidos frente a la ola olímpica:

  • Huang Qi se cuenta entre docenas de escritores y abogados chinos que han sido condenados, detenidos y puestos bajo arresto domiciliario como parte de la campaña de silenciamiento que el régimen está llevando a cabo en el contexto olímpico.
  • El régimen chino continúa llevando a cabo un programa de control de natalidad basado, no en la elección voluntaria que es propia de adultos capaces; sino en el aborto coercitivo y en la esterilización involuntaria.
  • Pekin continúa ejerciendo un control inaceptable sobre el uso de la Internet en China.

Uno puede seguir y seguir citando las monstruosidades que el mundo le perdona a China -como le perdonaba a la alemania nacionalsocialista-, sólo porque es un país poderoso. En un acto de cobardía moral, George W. Bush ha dicho que irá a Pekin para apoyar a los atletas y que él ve el acto como una asunto puramente deportivo. “Sería una afrenta para el pueblo chino”, razonó el mandatario.

Así deben haber razonado muchos de los que fueron a saludar a Hitler en las olimpiadas de Berlín, en 1936, para no ofender al pueblo alemán.


08
Abr 08

Con el puño en alto en Pekin

A lo largo de la Historia de las Olimpiadas modernas, los regímenes totalitarios más criminales del siglo XX no dudaron en usar la fiesta deportiva para hacerse propaganda. Primero fue el nacionalsocialismo que, en 1935 celebró las Olimpiadas en el Berlín de Hitler. Luego fue el socialismo real que, en 1980, celebró las Olimpiadas en la Unión Soviética.

Ahora es el turno del totalitarmismo de Pekin; que ya tuvo oportunidad de usar las Olimpiadas para sus propósitos: en 1976, para las Olimpiadas de Montreal, la China Popular impidió que los atletas taiwaneses participaran como atletas de la República de China.
.
Celebro que la llama olímpica haya sido apagada en París como consecuencia de las protestas contra los abusos de China en Tibet; y ojalá sea cierto que muchos atletas saludarán con el puño en alto durante las Olimpiadas en Pekin.
.
En la foto: Tommie Smith y John Carlos con el puño en alto, durante las Olimpiadas de 1968.

25
Mar 08

La dictadura china, contra el pueblo de Tibet

La de China es una dictadura; pero como es una dictadura “rica”, a los entusiastas de la realpolitik, a los posmodernos y a los pragmáticos, se les olvida aquel pequeño detalle.

El 24 de marzo pasado, mientras la antorcha olímpica era encendida en Atenas, el régimen de Beijing sentenció a un Yang Chunlin a cinco años de prisión, adivine usted por qué. Por decir que el respeto a los derechos humanos es más importante que los juegos olímpicos.

El 14 de marzo la policía china le disparó a un grupo de manifestantes tibetanos; y el día 17, el Dalai Lama denunció el genocidio cultural en Tibet. Desde que empezaron los disturbios en Tibet, la dictadura de China ha incrementado la cacería de los dirigentes de las manifestaciones y miles de soldados chinos han convergido en la frontera occidental con Tibet.

Hace poco, Zhang Qingli, el secretario del Partido Comunista de Tibet dijo que “actualmente estamos en una lucha intensa y feroz con el Dalai Lama; una lucha de vida, o muerte con el enemigo”. Y las palabras del dirigente llaman la atención hacia el hecho de que la dictadura china, como todas las dictaduras, existe en condiciones específicas y muy limitadas. Si esas condiciones cambian, la dictadura se quiebra.

Así ocurrió en Polonia cuando Solidaridad cobró fuerza. Así ocurrió en la República Democrática de Alemania cuando se abrió la frontera para Hungría. Eso fue lo que permitió el derrocamiento de los Ceaucescu, en Rumanía. Eso fue lo que le hicieron la Perestroika y la Glasnost a la Unión Soviética.

Tibet puede ser el talón de Aquiles de la dictadura china; de modo que, en vísperas de las Olimpiadas, Hu Jintao se verá en la necesidad de resolver el asunto de forma que no quede duda de quién manda. Y ciertamente no es de extrañar que sea una lucha de vida o muerte, como ha advertido Zhang; y que en algún momento, veamos “el uso máximo de la fuerza” para aplastar las manifestaciones.

Sin embargo, las reacciones internacionales y de la Prensa, frente a lo que ocurre en Tibet, contrasta notablemente con las reacciones que se observaron durante los levantamientos contra la dictadura en Burma. ¿A qué cree usted que se debe esto?