28
Sep 19

Adiós a Michael D. Coe

Michael D. Coe fue un arqueólogo, epigrafista y escritor especializado en la civilización maya, y su fallecimiento es una gran pérdida.  Tuve la dicha de conocerlo y de conversar con él en 2005.

Michael D. Coe y Luis Figueroa en el Museo Popol Vuh, 2006.

Michael escribió tres libros que he disfrutado mucho: The Maya (con Stephen Houston),  Breaking the Maya Code y La verdadera historia del chocolate (con su esposa Sophie).  El tenía el don de la pluma y en Breaking the Maya Code cuenta la aventura que fue el desciframiento de la escritura maya de tal manera que el lector viaja casi como en una historia de detectives a partir de las anotaciones de Diego de Landa, las especulaciones de los prieros mayistas, los descubrimientos de Yuri Knórosov y los avances contemporáneos a la publicación de la obra.  En La verdadera historia del chocolate, Michael y su esposa nos cuentan la historia escalofriante, encantadora y deliciosa del kakaw y el chocolate.

“Breaking the Maya Code”, autografiado.

Seguramente querrás ver su conferencia titulada La guerra fría y el desciframiento de la escritura maya, en el Museo Popol Vuh; y te invito a ver su conferencia titulada El chocolate en la cultura Guatemalteca, en la Universidad Francisco Marroquín.

En 2006, Michael D. Coe recibió la Orden del Pop, que otorga el Museo Popol Vuh.


08
Sep 19

“Un tranvía llamado Deseo”

El programa de mano de la obra Un tranvía llamado deseo, (de  Tennessee Williams) dice que es una de las obras más importantes de la literatura norteamericana; y no me extraña que así sea.  El choque brutal entre Blanche Dubois y Stanley Kowalski, en un apartamento miserable de la Nueva Orleans de 1947, es estremecedor.

“Un tranvía llamado Deseo”, de Tennessee Williams.

Tanto el director, Guillermo Ramírez; como el elenco; y el equipo técnico del Auditorium Juan Bautista Gutiérrez; como Geraldina Baca-Spross y su equipo del Departamento de Artes Escénicas de la Universidad Francisco Marroquín estuvieron a la altura de las demandas que presenta una obra de teatro de aquella talla.

El sábado en la noche fuimos testigos de pasiones, deseos y desequilibrios expuestos de una forma en que sólo el buen teatro puede exponerlos.  Temas como el círculo de la violencia, que tanto daño hace a algunas parejas y a algunas relaciones matrimoniales fueron talentosamente escenificados hasta el punto de que el público no puede sino lanzar exclamaciones en ciertas escenas intensas.

Por eso me extraño que algunos miembros del público encontraran risibles algunas expresiones de Blanche; un personaje que se va revelando poco a poco y que en lugar de mover a hilaridad, a mi me conmueve mucho.

“Un tranvía llamado Deseo”, en la UFM.

La única vez que vi Un tranvía llamado Deseo, con anterioridad fue en una franja llamada Telecine, en la que el Canal 3 de Guatemala ponía dos películas, una tras otra, temprano en las tardes.  Claro que esto era cosa de los años 70; pero en esa franja uno veía pelis clásicas e inolvidables, como La gata en el tejado caliente, o El zoológico de cristal.  Por eso me alegró que esta pequeña temporada de teatro le hubiera sido dedicada a Marlon Brando, el Stanley Kowalski de aquella película.


19
Nov 18

Encuentro con Mario Vargas Llosa

El individuo es una creación tardía de la cultura y del progreso; y la libertad es lo más importante que nos ha pasado en la historia, son dos de mis frases favoritas por parte de Mario Vargas Llosa durante la presentación de su libro La llamada de la tribu en la Universidad Francisco Marroquín. En el acto tuve la dicha de dar la bienvenida y cerrarlo.

Si no pudiste venir puedes ver la conferencia en este enlace.

Acertadamente, Vargas Llosa explicó que el estado es un adversario de la libertad, que no debe ser eliminado; pero hay que mantenerlo bajo control. No somos anarquistas, subrayó y añadió que es una caricatura decir que los liberales quieren que desaparezca el estado.

La censura debe ser combatida de forma muy enérgica, afirmó y se refirió a la posverdad como un sinónimo de mentira.

Fue una experiencia agradable asistir a esta conferencia.  Si me hubieran preguntado -y no me preguntaron- yo disiento en algunos puntos con el notable escritor.  El asegura que los liberales del siglo XIX fracasaron en América Latina porque descuidaron la economía; y yo opino que fue porque descuidaron la ética. La misma razón por la cual no nos va muy bien en la actualidad. Porque descuidamos la ética y lo jurídico, y ponemos demasiado énfasis en lo económico. Disiento, también en el énfasis en el que pone en la democracia; yo lo pondría en el republicanismo.  Disiento en su valoración de la legalidad; porque creo que lo verdaderamente importante es el estado de derecho.

Me encanta, por otro lado, que Friedrich A. Hayek, uno de mis filósofos queridos, sea uno de los siete que inspiraron La llamada de la tribu.  Además, Vargas Llosa le echó flores a la Marro.  La Universidad Francisco Marroquín cumple un papel de primer orden no sólo formando profesionales, sino formando defensores de la libertad, dijo.

¿Cuándo fue la primera vez que oí de Vargas Llosa? En Panajachel, durante un paseo vespertino con mis amigos en las vacaciones de Quinto grado de primaria.  En aquella ocasión, mi amigo, Ricardo, nos contó de La ciudad y los perros y todos quedamos impresionados.  Mucho más tarde yo leería Los cuadernos de don Rigoberto, que yo podría poner en mi lista de 20 libros favoritos; y luego La fiesta del chivo, que me horrorizó.  Pantaléon y las visitadoras no lo leí, pero vi la peli y de cuando en cuando la recomiendo porque es genial.

¿Sábes que no me pude tomar foto con Mario Vargas Llosa? Pero le di un paseo a Isabel Preysler -junto a mis colegas Isabel Moino y Pablito Velásquez- por la sala de colecciones especiales de la Biblioteca Ludwig von Mises, y por la exhibición del Lienzo de Quauquechollan.


08
Oct 18

“Carpe Diem” y Paul Romer, Premio Nobel

Hace siete años Paul Romer -Premio Nobel de Economía 2018- visitó Guatemala y la Universidad Francisco Marroquín y tuve la oportunidad de pasear con él. En la foto estamos en la Biblitoeca Ludwig von Mises.

Mi interés en sus ideas venía de su conferencia en TED titulada Why the World Needs Charter Cities? tema que, aquí en Guatemala, deberíamos discutir más y mejor y en el que me empecé a interesar desde que participé en la conferencia The Future of Free Cities. Ahora me gustaría explorar sus trabajos acerca de la relación que hay entre las ideas y las instituciones con el desarrollo económico.

He tenido suerte conociendo galardonados con el Nobel.  Asistí a la reunión de la Association of Private Economics Education de 2011 y pude escuchar y compartir con Elinor Ostrom.  Con Vernon Smith he desayunado y he paseado en La Antigua, además de haberlo visto en acción en The Antigua Forum y en la UFM.  En la UFM también conocí a James M. Buchanan.  Tengo una entrevista con Muhammad Yunus, cuando estuvo por aqui.


08
Sep 18

Luisfi en “El carnaval de los animales”

¡Fue una experiencia maravillosa! Tuve la oportunidad de leer los textos de El carnaval de los animales y el poema Danza Macabra, de Henri Cazalis, durante el concierto del Duo de pianos Jatekok, a quien acompañó la Orquesta festival, bajo la batuta del maestro Ricardo Del Carmen F.

Imagen de previsualización de YouTube

¡Gracias a Geraldina Baca-Spross y al Departamento de Artes Escénicas de la Universidad Francisco Marroquín por esta función que disfruté como niño.

Adelaïde y Naïri no sólo ofrecieron un concierto encantador y con maestría fresca y llena de energía, sino que fueron generosas en su interpretación.  La gente se dio cuenta de aquello y las recompensó no sólo con aplausos entusiastas y de pie, sino con comentarios posteriores de admiración.  ¡Que talento! y que forma de hacerse querer. ¿Quien, que fue al concierto, no quedó encantado con su virtuosismo, su química y su donaire?

El maestro Del Carmen y la Orquesta Festival se lucieron como siempre; y cuando Ricardo dejó la batuta e intepretó con su cello la parte del cisne, en El carnaval de los animales, uno no podía sino conmoverse profundamente, no sólo por la música, sino por la interpretación profunda que hizo Ricardo.

El texto que leí, durante El carnaval…no fue el tradicional, sino uno preparado por Yolanda Fortuny de Del Carmen.

El programa incluyó Una pequeña música nocturna y el Concierto para dos pianos, de Mozart; así como El carnaval de los animales, de Camilo Saint-Saënz.  Antes del intermedio, Adelaïde y Naïri nos obsequiaron un doble encore de la ópera Carmen; y luego de la Danza Macabra (que iba a ser el encore final) las pianistas nos embobaron con dos encores más. Sospecho que, si del público hubiera dependido, no las hubieran dejado salir del auditorium hasta la media noche a fuerza de aplausos cariñosos.


03
Sep 18

Ni vas a creer, ¿Luisfi en un duo de pianos?

¡Esto va a estar bueno!  El duo de pianos Jatekok se presenta el miércoles 5 de septiembre, a las 7:45 p.m. en la Universidad Francisco Marroquín con un programa que incluye Una pequeña música nocturna y el Concierto para dos pianos, de Mozart; así como El carnaval de los animales, de Camilo Saint-Saënz.  ¡Y tendré una participación en este último!…aunque no en un piano, claro.

¿Dónde iba a ser, si no en El carnaval de los animales? 🙂

Hoy tuve la dicha de pasear por el campus con Adelaïde y Naïri; y el equipo del Departamento de Artes escénicas está preparando el escenario.

Las dos jóvenes mujeres que componen el DUO DE PIANOS JATEKOK, tienen todo:  precisión, dinámica, vigor expresivo, exuberancia en el teclado y un toque extraordinario, pero más que nada una armonía jubilosa, dijo Le Monde, deParís.

Adelaïde y Naïri tocarán acompañadas por la Orquesta Festival y el director será el maestro Ricardo del Carmen F.  ¿Cómo no va a estar bueno esto?

Hoy tuve la dicha de pasear con con Adelaïde y Naïri, por el campus.

Esta es la segunda vez que participo en una presentación organizada por el Departamento de Artes escénicas, de la UFM.  La primera fue en Monstruos y prodigios cuando mi papel fue el de iniciar una pelea de panes entre el público y los actores; y la otra fue en Holiday of Musicals, cuando hice el papel de un estudiante.


06
Ago 18

“Sentencia”, teatro del bueno…bueno

Con la actuaciones estupendas, muy bien dirigida y con escenografía e iluminación de primera, se presentó la obra Sentencia, por Luz María Meza, en Guatemala.

Si alguna vez te la topas, cuando andes de viaje por ay, de verdad te la recomiendo.  Es una comedia sencilla; pero ingeniosa, que aborda temas como la violencia intrafamiliar, la complejidad de las relaciones humanas, el balance que debería haber entre la vida personal y la vida profesional…y la naturaleza de la justicia.  Todo ello en el marco de un enredo -amoroso y profesional- entre tres abogados.

Sentencia, cuyo subtítulo es: La justicia es ciega, yo le saqué los ojos, tiene giros sorpresivos; y si la vas a ver, no olvides dejar tiempo para el mero, mero final.

La presentación fue gracias al Departamento de Artes Escénicas, de la Universidad Francisco Marroquìn.  Por cierto, el Departamento ha inaugurado un nuevo ciclo llamado Teatro en agosto y a fines de este mes veremos Los últimos cinco años.

Participaron la actriz y dramaturga, Luz María meza; la actriz Sheyla Ferrara y el actor y mùsico Enrique Herranz. La obra obtuvo el Premio Dramaturgo 2017, otorgado por la Asociación de Periodistas Teatrales, de Mèxico.


18
Jun 18

Anécdotas de los terremotos de 1917-18

Como consecuencia de los terremotos de 1917-18, la familia de mi madre tuvo que abandonar su casa en la Quinta avenida, de la zona 1 y acampar unas noches en el entonces Parque Concordia.  Esa y otras anécdotas de aquel desastre comparto en la conferencia Vivencias y anécdotas de los terremotos de 1917-1918 que ofrecí con ocasión de una serie organizada por la Universidad Francisco Marroquín, titulada Conmemorando los terremotos de 1917-1918 de Guatemala, cien años después. Haz clic en la foto para ver mi charla y abajo hay enlaces a las otras conferencias.

En enero pasado, para conmemorar aquellos sismos y recordar lo que  significaron –en términos sociales, económicos y políticos para el país– la UFM organizó una exhibición de fotos inéditas sobre aquella tragedia.

La exposición fue precedida por un simposio en el que ofrecí la conferencia titulada Viviendo los terremotos de 1917. Esta, a su vez, fue precedida por temas como

Aquellos de ustedes que valoran la historia y las fotografías antiguas; los que se fascinan con los terremotos y los temblores –así como quienes les temen– y el público general sin duda gozarán estas conferencias cuyos enlaces he puesto arriba.


24
May 18

Alexander Kobrin se lució con Thaikovsky

El concierto No. 1 en si bemol menor, para piano y orquesta, Op. 23, de Piotr Thaikovsky, fue interpretado magistralmente por Alexander Kobrin en compañía de la Orquesta Festival, bajo la batuta de Héctor Guzmán.

A mi, el primer movimiento de ese concierto siempre me conmueve; y anoche, en la Universidad Francisco Marroquín, gracias al Departamento de Artes Escénicas, no fue la excepción.  Kobrin sabe cómo conectar emocionalmente al público con la música, el autor, el piano y a sí mismo como intérprete. ¡Me gozo tanto cada uno de los cuatro movimientos!

Alexander Kobrin ganó la Medalla de oro Nancy Lee/Perry R. Bass en la Competencia Internacional Van Cliburn en Fort Worth, Texas; y, de hecho, la BHBC lo ha llamado el Van Cliburn de hoy.  También ha ganado premios en la Competencia internacional de piano Busoni, en la Hamatsu, en la Scotish International Piano Competition y en la comeptencia de piano Chopin.  Esta fue su primera presentación en América latina y es un pedagogo muy respetado y valorado.

Además es buena gente.  Tuve el gusto de visitar con él el Museo Popol Vuh, la exhibición del Lienzo de Quauhquechollan y la sala de colecciones especiales de la Biblioteca Ludwig von Mises.

La fiesta de anoche incluyó la Sinfonía No. 5 en do menor, Op. 67 de Ludwig van Beethoven.  ¡Chanananaaaaan! ¡Chanananaaaaan!  Aún siendo tan mediática, no pierde su fuerza y su carácter.  He de confesar que los movimientos dos y tres no me emocionan tanto, con excepción de los últimos cuatro, o cinco mintos del tercer movimiento.

A estas dos obras les tengo mucho cariño porque a finales de los años 70 mi abuela, Frances, me regaló sus LP de música clásica.  Dos de los discos que llevé primero a mi casa fueron: La Quinta sinfonía de Ludwig van; y el concierto No. 1 de Thaikovsky, por Van Cliburn y Von Karajan.

En Youtube no encontré a Korbin interpretando el Concierto No. 1 de Thaikovsky; pero hallé este de Rachmaninov.

El concierto de anoche concluyó con una ovación de pie -y atronadora, con gritos y todo- para Alex, la orquesta y Héctor.  Alex tuvo a bien ofrecer dos encores y me fui a casa contento, y dormí como un tierno.


14
Abr 18

El III Festival del Aguacate

No te imaginas lo feliz que me hace participar en el Festival del aguacate que organiza la Casa Popenoe en La Antigua Guatemala.

Si visitas este espacio, quizás ya leíste que en mi casa es muy raro que no haya aguacates para los almuerzos de los sábados.  Me gustan sólo con sal, en guacamol, con algún aderezo, en tortillas, sobre panes con ajo, me gustan los fuertes, los Hass, los de la costa, los de Panajachel, los de La Antigua, los de Petén.  Me gustan los que son pura mantequilla, los aperados, los redondos, los de cáscara verde claro, y los de cáscara verde oscuro, los de cáscara casi morada, los que se pelan y los que no.

Cuando estudiaba en la universidad solía ver un programa de televisión al medio día acompañado por un aguacate; o o por una, o dos tortillas con alguna hierba como macuy, puntas de güisquil, o algo así.  Mi primer recuerdo de aguacates es durante un almuerzo con mi padre -en la Casa Contenta, de Panajachel- a mediados de los años 60.

Por eso es que cuando me invitan a ser juez en el Festival del aguacate, soy feliz como una perdiz, y este año es la segunda vez que tengo aquel honor. Los otros jueces fueron Ana Carlos, de El sabor de mi tierra;  y Ricardo Schlosser, de Idea Verde.

La actividad consistió  en una degustación y concurso de platillos, preparados por algunos de los mejores chefs de La Antigua, que elaboraron sus recetas más exquisitas.

Mis favoritos de este año fueron:

En platillos dulces:

En platillos salados:

Más de cien años después de la primera expedición de Wilson Popenoe a Guatemala, el III Festival del aguacate se se celebró en la Casa Popenoek de la Universidad Francsico Marroquín; una residencia que compró Wilson en 1930, conocida para entonces como la casa del Capuchino por el ciprés capuchino que aún preside el patio principal. Wilson Popenoe fue un botánico, agrónomo y docente estadounidense experto en frutas y aguacates. Desde 1914 trabajó para el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, exploró la flora de Centroamérica y del mundo, trabajó para la United Fruit Company y fundó la Estación Experimental Valle de Lancetilla.

La foto es por Así es la vida.