23
Abr 22

La cultura “woke” pasa factura

 

En 2017, la editora en jefe de la National Geographic Magazine anunció que una carátula woke de la revista le costó a la misma la pérdida de unos 10,000 suscriptores.  La noticia me llamó la atención porque ya desde los años 90 yo ya había perdido el interés por aquella publicación.  Yo, que en los años 70 esperaba con ansia febril su llegada por correo, yo que -según cuenta mi amigo, José Eduardo- no salía al recreo, en el colegio, por quedarme leyendo la revista.

La ilustración a tomé de https://xarxatic.com/pegagogia-woke/

Esta semana leí que Netflix perdió más de un tercio de su valor en la bolsa, digamos que unos US$ 54 millones, debido al rechazo de los suscriptores y accionistas que “están hasta el gorro” de la programación woke de ese canal que, en algún momento de su historia, era visto como un fenómeno imparable.

Debido a la orientación woke de la empresa, las acciones de Disney+ han perdido unos US$ 14 millardos como parte de reacciones de advertencia por parte de los suscriptores.  La magia de Disney -otrora una de las empresas más admiradas del mundo- está desapareciendo. También hay menos viajes a los parques.

La cultura woke ha infectado muchísimas instituciones e incluso empresas en muchas partes del mundo -incluida Guatemala-. Ha infectado las artes y la educación, el periodismo, las redes sociales virtuales y los deportes.  En ese ambiente el único antídoto para una filosofía corrupta e irracional como la del movimiento “woke” es una filosofía racional, apoyada en la razón, la lógica, la objetividad y el libre albedrío.

¿Estamos viviendo una reacción de esa naturaleza por parte de accionistas, suscriptores y clientes?

Seguro que es tiempo de que el liberalismo rescate causas legítimas como la igualdad de todos ante la ley y el antiracismo, aunque se incomoden sus socios desde el conservadurismo.  Quizá es tiempo de que los activistas colectivistas y constructivistas reconozcan que al despreciar el poder de la evolución social y forzar políticas en favor de sus intereses sólo han logrado alienar a posibles aliados y han dañado las causas que dicen defender.

Columna publicada en elPeriódico.


22
Feb 22

“Sobreviviente designado” y la agenda progre

 

Toda la agenda progre de los demócratas liberals es retratada en sucesión, en la serie Designated Survivor que estoy viendo en Netflix.  Entonces, ¿por qué la veo?

Primero, y en alusión a la frase del presidente Tom Kirkman que ilustra esta nota, es porque en su obra La fatal arrogancia, Friedrich A. Hayek denuncia a los gobiernos por haber abandonado su misión -la de proteger los derechos individuales de todos por igual- y dedicarse a satisfacer necesidades.  Me parece chistoso el contraste entre Fritz y Kirkman ya que este último, sus ideas, sus políticas y su equipo representan toda aquella fatal arrogancia contra la que nos advierte el austriaco.  Kirkman de verdad cree que su responsabilidad como presidente es la de satisfacer las necesidades de los ciudadanos.

Segundo, porque no puedo ni imaginarme a Joe Biden en las situaciones en las que se encuentra el presidente Tom Kirkman en cada capítulo.  Puedo imaginar a Reagan, a Trump, a Clinton y a Obama…¿pero a Biden…o a Kamala Harris? Naaaaaaaaa. Puedo imaginar, sí, la dudas, la incompetencia y la debilidad en los momentos más retadores; y entonces pienso que  triste por donde y hasta donde ha caído la gran nación de Thomas Jefferson, Benjamin Franklin y otros padres fundadores.

Y tercero, la veo porque entretiene….sin ser la gran cosa.

En última instancia, es una lástima que en los tiempos que vivimos, al frente de la nación más poderosa del mundo no haya un líder que dé la talla.


11
Feb 22

Un caballo de Troya

 

La idea de que los diputados impongan legislación para forzar que los comerciantes les exijan una constancia de vacunación a sus clientes es, como mínimo, inaceptable. Intolerable porque legislación así les daría origen a personas de primera clase y de segunda clase, al forzar una discriminación legislativa. Intolerable porque arrinconaría y estigmatizaría a quienes no desean meterse ciertas sustancias en sus cuerpos. Intolerable porque forzaría a los comerciantes a actuar de forma policíaca.

La foto la tomé de aquí: https://bit.ly/3uDYj1i

¿Es que quienes promueven ese tipo de legislación no ven lo que está ocurriendo en el mundo?  Los camioneros y agricultores en Ottawa y en otras partes de Canadá le han dado inicio a una revolución contra las medidas absurdas y arbitrarias de los socialistas como Trudeau.  Los primeros ministros de otros territorios canadienses ya están echando marcha atrás en aquellas medidas. En los Países Bajos, en Francia y en Austria -de forma masiva- la gente está rebelándose contra las dictaduras covidianas.  Todo el edificio de la coacción arbitraria covidiana se está derrumbando.

Es cierto que la mayoría de medios de comunicación masivos les ocultan aquellas manifestaciones a sus lectores y televidentes; pero las redes sociales virtuales informan abundantemente sobre ello, por lo que no hay excusa para que los diputados y los promotores de la tiranía covidana no se den por enterados.

Yo, por cierto, fui productor de noticias internacionales en dos noticiarios guatemaltecos; y no hay forma…¡No hay forma!…de que me hubiera salido con la mía si no hubiera informado a mis televidentes de algo como lo que ocurre en Canadá y en otros países.  Mis jefes y compañeros no lo hubieran permitido; pero eran otros tiempos y otras “mores”.

De cualquier manera, son un caballo de Troya, son inmorales y abusadoras las pretensiones de forzar a las personas a usar sustancias, discriminarlas por no hacerlo, obligar a los comerciantes a actuar como polizontes y usar la facultad legislativa para perpetuar prácticas que en otras sociedades la gente ya está rechazando -admirablemente- por liberticidas y totalitarias.

Columna publicada en elPeriódico.


25
Nov 21

Funcionarios de Biden toman partido en política de Guatemala

 

Si bien el gobierno de Estados Unidos ha canalizado 310 millones de dólares a Centroamerica, los funcionarios y expertos están divididos sobre si este dinero — fondeado a través de los impuestos de los estadounidenses — se ha desviado para impulsar una “revolución de izquierda”, o si se usa para promover reformas muy necesarias en sistemas legales locales corruptos. El Departamento de Estado de la Unión Americana ha dicho que los fondos están destinados a promover la democracia y la seguridad fronteriza, dice un reportaje titulado Biden Officials Play Favorites In Guatemala Politics, Critics Say, por Martín Barillas, publicado en Zenger.

Te recomiendo la lectura del artículo porque es un tema del que se habla poco.


14
Oct 21

¿De qué ideología hablan?

 

En esta ideología, el pasado no puede entenderse en sus propios términos, sino que debe juzgarse a través de la moral y las costumbres del presente, dice Bari Weiss en un artículo titulado Llegamos aquí por cobardía. Salimos con coraje, publicado en Commentary.

En esta ideología, las palabras son violencia. Pero la violencia, cuando la llevan a cabo las personas adecuadas en pos de una causa justa, no es violencia en absoluto. En esta ideología, la intimidación está mal, a menos que estés intimidando a las personas adecuadas, en cuyo caso es muy, muy buena. En esta ideología, la educación no se trata de enseñar a las personas cómo pensar, se trata de reeducarlas sobre qué pensar. En esta ideología, la necesidad de sentirse seguro triunfa sobre la necesidad de hablar con sinceridad, añade la autora.

 

¿De qué ideología está hablando? ¿La reconoces? ¿La has experimentado?

En esta ideología, eres culpable de los pecados de tus padres. En otras palabras: no eres tú. Eres solo un mero avatar de tu etnia, de tu religión o de tu clase social.  Es la ideología woke, que Weiss nos invita a resistir.  En este sistema, todos estamos claramente ubicados en un espectro de “privilegiados” a “oprimidos”. Estamos clasificados en algún lugar de este espectro en diferentes categorías: etnia, sexo, orientación sexual y clase. Luego se nos da una puntuación general, basada en la suma de estas clasificaciones. Tener privilegios significa que tu carácter y tus ideas están manchadas.

En el artículo que te invito a leer, Weiss explica qué es lo que atrae a las personas hacia la ideología y la revolución woke.  Hay muchos factores que son relevantes para la respuesta: decadencia institucional; la revolución tecnológica y los monopolios que creó; la arrogancia de nuestras élites; pobreza; la muerte de la confianza. Pero hay una palabra en la que debemos detenernos, porque cada momento de victoria radical gira en torno a ella. La palabra es cobardía. Y si i la cobardía es lo que ha permitido todo esto, la fuerza que detiene esta revolución cultural también se puede resumir en una palabra: coraje.

Es nuestro deber resistir a la multitud en esta era de pensamiento multitudinario. Es nuestro deber pensar libremente en una era de conformidad. Es nuestro deber decir la verdad en una época de mentiras.

Este artículo que -de nuevo- te invito a leer completo, es una de las explicaciones más claras que he leído; y con información así, ¿quién con una luz se pierde?


07
Sep 21

No posterguemos la reforma política y electoral

 

No podemos seguir postergando una reforma electoral, ni deberíamos postergar la reforma de la Ley Orgánica del Organismo Judicial, son dos de las lecciones que deberíamos extraer de la experiencia política que los guatemaltecos hemos vivido en días recientes como consecuencia del intento del Organismo Ejecutivo de imponer un estado de calamidad.

Voy a concentrarme en la primera por cuestión de orden metodológico; y voy a subrayar que no se trata de cualquier reforma.  En primer lugar tiene que ser una que nos permita a los electores y tributarios votar por diputados individuales, en lugar de tener que hacerlo por listas como es actualmente.  Con el sistema actual, ¿quién sabe quién es su diputado? No existe una conexión entre los mandantes (tu y yo) y los mandatarios (los diputados).  Los diputados no son accountable, y ni siquiera son responsables ante quienes votaron por ellos. La representación -que siempre es algo dudosa- en el caso chapín es como un mito, o una caricatura.

Congreso de la república. Foto de elPeriódico.

Hace mucho tiempo que el Congreso abandonó su función más importante que es la de servir como un balance de poder; y cada vez es más evidente que los diputados llegan al Organismo Legislativo a negociar cuotas de poder, a conseguir obras para aspirar a la reelección y a conseguir plazas para el mismo propósito.  Al Congreso, los diputados llegan a legislar, como si el hemiciclo fuera una fábrica de salchichas; y ya sabes lo que decía Bismark: Quienes gustan de las leyes y las salchichas no deberían ver como las hacen.

Ayer, sin embargo, se dio una de esas raras ocasiones en las que si funcionó la división del poder y el balance.  Seguramente no fue por los motivos más virtuosos del mundo, a juzgar por lo que vimos quienes seguimos el proceso; pero lo cierto es que el Ejecutivo no consiguió los votos necesarios para imponer el estado de excepción a pesar del servilismo y la ambigüedad de la Corte de Constitucionalidad, de las maniobras políticas y dilatorias del oficialismo e incluso a pesar de la compra-venta de votos denunciada por algunos diputados.  Giammattei no es un Bukele que controla todos los organismos del estado; pero temo que es más por circunstancias temporales y por presión ciudadana, que porque la mayoría de diputados que se opuso al estado de calamidad entendiera los principios que están en juego. Y ojalá que no haya sido cuestión de precio.

Una reforma electoral que sea electorera, o sea una que refuerce el carácter clientelar y de rosca que tienen los partidos políticos, en Guatemala, le causaría un daño profundo y mortal no sólo al sistema electoral, sino al sistema republicano tan vulnerable y endeble entre nosotros.  Habría que rechazar ese tipo de reforma.

Un reforma que estatizara y echara -coertitivamente- sobre los hombros de los tributarios el financiamiento de partidos inviables porque nadie, o muy pocos están dispuestos a financiarlos, sería nefasta; como igual de nefasta sería una reforma que no hiciera 100% transparente el financiamiento pacífico y voluntario de los partidos.

¿Qué clase de reformas sí son urgentes e importantes? Todas las que fortalezcan y refuercen el rol de los mandantes y el sistema republicano. ¿Por ejemplo? La conformación de distritos electorales pequeños, que ya no correspondan a los departamentos del país; y la posibilidad de que cualquier ciudadano pueda inscribirse como candidato, sin necesidad del apoyo de partido político, o comité cívico alguno.

Algunos efectos de esas reformas serian el de acabar con el monopolio de los partidos y el de crear incentivos para que estos no se alejen de los mandantes, si quieren conseguir sus votos. También harían más cortas y baratas las campañas. ¿Otro ejemplo? El fortalecimiento del Tribunal Supremo Electoral, en su carácter de supremo e independiente para que sea confiable y digno de respeto.  ¿Me vas a decir que no es urgente que el TSE recupere el prestigio que ha estado pisoteando y enlodando en los últimos dos, o tres periodos electorales?

Hay un problema, sin embargo, muchos de los diputados que son aplaudidos hoy, por su desempeño de ayer, ¿quién sabe cómo actuarán mañana? Porque, ya lo comenté arriba, ¿cuántos diputados actúan por principios y cuántos lo hacen porque así conviene en el corto plazo? ¿Cuántos son ejemplos de un libro de análisis económico de las decisiones públicas?

El caso es que los partidos políticos no son esos intermediarios entre mandantes y mandatarios, ni esas plataformas ideológicas y programáticas que describen los libros teoría política tradicional. En Guatemala, lo que tenemos son maquinarias electoreras que, alrededor de un candidato y su rosca de amigos y patrocinadores, son instrumentos para llegar al poder, o influir en él en beneficio de intereses bien particulares. Por eso es que los partidos tienen dueños con nombre y todo.

En consecuencia, la reforma electoral necesaria y otras reformas urgentes, ¿puede salir de dentro del actual sistema? ¿Puede salir de dentro del sistema actual sin la participación activa y comprometida de los tributarios y de los electores? Hay que romper el ciclo; pero, ¿se puede romper cuando los que viven de él no responden a sus mandantes? ¿Es sostenible la legitimidad pegada con chicle sin una voluntad política que lideree una reforma que incluya los aspectos mencionados arriba y otros que favorezcan el estado de derecho, frente al estado de legalidad y a las güizachadas que vimos en días recientes? Eso de que se necesitara la aprobación de la improbación, va a ser la última movida de esa clase, o es un nuevo estilo? ¿De quién depende? ¿A quién le corresponde liderear una reforma política profunda como la descrita arriba…como mínimo?

…si me preguntaran sigo pensando que la mejor opción de reformas es ProReforma, proyecto que ya no se encuentra en línea pero que es una iniciativa genial para empezar una buena discusión. Si me siguen preguntando, el análisis de la reforma electoral, por el Centro de Estudios Económico-Sociales, es otro punto de partida muy útil.


03
Sep 21

La arrogancia y el “estado-niñera”

 

Hay médicos que hacen recomendaciones urbi et orbi como si fueran los médicos familiares de la sociedad.  Con una facilidad que da escalofríos se desentienden de las consecuencias dañinas de aquellas, que son económicas, laborales, educativas, psicológicas y físicas.

Lo mismo ocurre con burócratas, oenegeros y activistas que ignoran lo que es no contar con un cheque seguro el 15 y otro el 30.  No es lo mismo firmar cheques en el reverso, que en el anverso.  Entre aquellos médicos arrogantes y los personajes citados, hasta se habla de restricciones extremas como prohibir la movilidad total de las personas.  Pero, ¿quién va a llevar el pan a la mesa y quién va a pagar el alquiler si no hay trabajo? ¿Quién va a responder por lo que no están aprendiendo los niños mientras fingen frente a sus computadoras, entre hastiados y deprimidos? ¿Sabes que en el contexto de los encierros por el virus chino han aumentado los suicidios entre niños y adolescentes en el mundo? ¿Cómo será en Guate? ¿Alguien sabe y le importa? ¿Qué ocurre con los viejitos durante los encierros? ¿Quién responde por aquellas vidas? ¿Los médicos y otros personajes que exigen medidas extremas de encierro y aislamiento?

La imagen es de propinc.store.

Aldo Castañeda, médico guatemalteco célebre, contó en 2008 que buen número de la profesión médica alemana participó no sólo en la ideación de los crímenes nazis, sino que lo hizo en la ejecución de aquellos horrores. Es muy fácil entrar en una ética resbaladiza, advirtió, y hay que tener muchísimo cuidado.  ¿Sabes por qué no me extraña? Porque es fácil pasar de ser el sanador, a creerse el semi-dios y a ser el controlador y el erradicador a cualquier costo.

Si los hospitales están saturados es porque los pipoldermos nunca cumplieron con dotarlos con las camas, equipo y personal necesarios (a pesar de que ya nos encerraron y nos endeudaron para ello); si no hay más gente vacunada es porque los pipoldermos fueron incapaces de conseguir vacunas a tiempo; el estado-niñera chapín (y sus fans) ofrece hacerse cargo de todos, no puede hacerse cargo de nadie y termina condenando a todos.

Columna publicada en elPeriódico.


27
Ago 21

Política y defensa de Occidente

 

La pandemia desenmascaró nuestras miserias éticas, jurídicas, económicas y políticas, aquí y en todo el mundo.  Como no ha escapado Guatemala, no han escapado Francia, ni Australia, por ejemplo.  En todo el mundo se aceleraron las amenazas no sólo contra la libertad -que es lo evidente- sino contra la mismísima civilización. Es decir, las amenazas contra los derechos individuales, la razón y el método científico. Ya en 1971, Louis Rougier advertía que el espíritu de Prometeo, propio de Occidente, se caracteriza por el progresivo y acumulativo dominio del entorno físico y social por medio de la ciencia y la tecnología; pero que los gobiernos han demostrado cómo estos medios pueden ser usados para ultrajar a las masas, lavarles el cerebro, amaestrarlas como si fueran animales y obligarlas a servir sus propósitos de ideólogos y tecnócratas.  ¡Y eso que el autor de El genio de Occidente* no había vivido el 2020!

Prometeo, héroe; por Jan Cossiers, dominio público vía Wikimedia Commons.

De ahí que, por más repugnante que parezca el ejercicio de la política (la parte de la filosofía que se ocupa de la ética en un contexto social…y del poder), el ciudadano responsable está llamado a involucrarse en la cosa pública.  No necesariamente como candidato, por supuesto, pero sí como actor; como individuo que piensa, decide y actúa.

Guatemala tiene la tasa de reducción de pobreza más baja en América Latina; y si no queremos enfrentar un estallido social que nadie sabe en qué puede terminar, es urgente acabar con los vicios que impiden la multiplicación de la riqueza, y desarrollar las instituciones necesarias para que haya más ahorro, inversión productiva, oportunidades de empleo y bienestar.  ¿No se te ha hecho evidente que, mínimo, nos urgen una reforma política y una de la justicia?

Pero esas reformas -y otras- no van a venir desde adentro del establishment; y no deben venir desde el jacobinismo, el nihilismo, ni desde el autoritarismo. Deben venir de ciudadanos comprometidos con el ideal republicano, con los derechos individuales de todos por igual, y con los valores que hacen posible la cooperación social y la civilización.  De otro modo, estamos perdidos.

*Es una lástima que a ediciones recientes le hayan añadido un subtítulo que dice raíces clásicas y cristianas de la civilización occidental porque eso distrae de lo que es importante.  También es una lástima que la traducción dice racionalismo, donde debería decir racionalidad.  Empero, es un libro muy bueno, recomendable, ilustrador.

Columna publicada en elPeriódico.


19
Jul 21

La populista legislación de libertad de religión

 

El presidente Alejandro Giammattei apoya una legislación llamada de libertad de religión propuesta por la bancada oficialista porque en su gobierno “la fe antecede a la política”, según lo afirma el mandatario.

Pero, ¿qué es fe? Es el conjunto de creencias de una religión. En el cristianismo es la virtud teologal que consiste en el asentamiento a la revelación de su dios propuesta por quienes dicen representarlo en la tierra y por los miembros de la organización dirigida por aquellos. Una virtud teologal es un habito que el dios cristiano infunde en la inteligencia y la voluntad de las personas para ordenar sus acciones a esa deidad (de acuerdo con lo que interpretan quienes dicen representarlo, por supuesto). La revelación es una verdad secreta, u oculta manifestada a algunos individuos por una entidad sobrenatural y descomunal (el dios en cuestión).

Lo que dice el Presidente no es cualquier cosa y no debe tomarse a la ligera. Si es cierto, es muy perturbador y peligroso; y si es casaca para el consumo de la plebe, no sólo es perturbador y peligroso, sino que es irresponsable y caradura. La verdad es que  se refiere a la libertad para los que piensan como la mayoría, o como quienes dicen representarla; si no, que lo digan los fans del grupo Marduk cuyas presentaciones fueron prohibidas por grupos de conservadores religiosos que presionaron políticamente a los diputados.

El Presidente se pronunció en el IRF Summit 2021, un evento que, según sus organizadores, reunió una amplia coalición que apoya apasionadamente la libertad religiosa en todo el mundo. ¿Qué quiere decir apoyar apasionadamente? Que se apoya con pasión o vehemencia. ¿Y qué quiere decir pasión? La pasión es es un sentimiento vehemente, capaz de dominar la voluntad y perturbar la razón, como el amor, el odio, los celos o la ira intensos; o bien, un sentimiento de amor vehemente, especialmente manifestado en el deseo sexual. ¿Y qué es vehemente, pues? Que tiene una fuerza impetuosa y dicho de una persona se refiere a que obra de forma irreflexiva y que se deja llevar por sus impulsos.

Nada de aquello me sorprende ni en Giammattei, ni en su discurso.  Pero dime si no es perturbador. ¿De verdad crees que todo aquello debería anteceder a la política? La política en el sentido del conjunto de actividades propias de la acción colectiva, y las relaciones de poder propias de la cosa pública. Claro. De otra forma, Giammattei y sus conservadores religiosos confirmarían la definición de política de Thomas Sowell: La política es el arte de hacer que tus intereses personales parezcan ser el interés nacional. ¿Por qué no?

Como una manifestación del derecho de libertad (en un ambiente en el cual el uso de la coacción arbitraria y el rompimiento del principio de no agresión son aceptados generalmente, siempre y cuando sean consecuencias de una expresión democrática), es perturbador, peligroso, irresponsable y caradura defender la libertad de religión en un contexto vehemente, irracional, irreflexivo e impulsivo.

A aquellos problemas filosóficos de la legislación en cuestión, añádele que uno de los artículos más polémicos es el que pretende que las iglesias queden exentas de revisiones administrativas, o judiciales.   ¿Te imaginas las implicaciones de semejante privilegio? Imagínate que la organización que diriges no puedas ser fiscalizada en cuanto a el origen, el manejo y el destino del dinero con el que operas.

Las malas lenguas dicen que es para facilitar el lavado de activos, ¿y por qué no?   Pero el Presidente dice que es para luchar contra movimientos desestabilizadores de la democracia y contra regímenes que promueven el aborto y la agenda globalista.  Su Presidente del Congreso afirma que la legislación en cuestión los principios y valores de las familias guatemaltecas.

En todo caso será los principios y valores de algunas familias guatemaltecas e incluso de muchas familias guatemaltecas; pero no de las familias guatemaltecas. En todo caso es evidente que la Administración Giammattei ha descubierto que los conservadores religiosos chapines son sus mejores aliados contra la costra nostra socialista que desde 2015 anda con hambre de imponerse en el gobierno sin necesidad de ganar elecciones.  Hambre que heredó de la URNG y de las organizaciones que la precedieron. El aborto es la vieja confiable para alborotar a los cachurecos chapines y Giammattei está tocando la música que les gusta, con toda la pasión, la vehemencia y el misticismo del que es capaz por ahora.


31
May 21

En el Día de la Constitución

 

Hoy se celebra el Día de la Constitución;  y a pesar de que nuestro texto constitucional es extensivo y ambiguo, a pesar de que no tiene unidad ideológica y que, por lo tanto es contradictorio, a pesar de que en su totalidad es de difícil cumplimiento, es una constitución legítima. Y mejor aún, contiene principios que hay que celebrar y proteger.

En la elaboración del texto constitucional de Guatemala, tirios (de muchos colores) y troyanos (de colores varios) integrantes todos del poder constituyente trabajaron durante meses para alcanzar los acuerdos necesarios para establecer el nuevo régimen ético, jurídico, económico y político.  Este carácter democrático de la Constitución de 1985 hizo que su texto desarrollado fuera un tira y encoge de intereses y que, en vez de concentrarse en el establecimiento de principios comunes a todos, la Carta Magna resultara en un mix…y esa es su debilidad

Su fortaleza, sin embargo, es más importante y está en que -en medio de sus contradicciones- tiende a proteger los derechos de las personas.  Normas constitucionales como la de que el ejercicio del poder está limitado por la Constitución y la ley; o la de que el imperio de la ley se extiende a todas las personas que se encuentren en el territorio de la República; o la de que los funcionarios son depositarios de la autoridad, responsables legalmente por su conducta oficial, sujetos a la ley y jamás superiores a ella, o la de que los funcionarios están al servicio del estado y no de partido político alguno, son normas que deberían ser tomadas en serio por los políticos y burócratas que ejercen el poder;…y también por los tributarios y los electores.  Por cierto que la Constitución chapina protege a los tributarios contra el abuso fiscal y protege a las personas y a las familias contra las facultades inflacionarias de los políticos y burócratas.  Sin embargo, ¿Qué valor tienen las normas constitucionales si no hay quien las defienda?  Quienes esperan que las normas constitucionales sean cumplidas por quienes medran en el poder constituido -sin que el poder constituyente actúe como salvaguarda delos principios en los que están inspiradas- están condenados a decepcionarse.

De ahí la importancia de celebrar el Día de la Constitución, no como se celebra el día del lápiz; sino comprendiendo el valor de aquel documento como salvaguarda de los derechos individuales, de la igualdad de todos ante la ley, de la separación de poderes, del sufragio y del estado de derecho en general, que es un principio metalegal.  Es decir, como piedra angular de un sistema republicano sano.

De ahí que el texto constitucional no deba estar sujeto a las interpretaciones subjetivas propias de intereses particulares; de ahí que el texto constitucional no deba entenderse como un fluido que corre por donde se le haga correr; y de ahí que el texto constitucional no deba servir al poder, sino que deba contener al poder.  La limitación del poder es un valor que deberíamos celebrar en esta fecha.

Es una lástima, sin embargo, que el monumento a la Constitución -que ilustra estas meditaciones- sea un reflejo de lo que valoramos quienes ejercen el poder constituido y quienes somos el poder constituyente.  Un monumento feo, brutalista, abandonado y sin contenido.  Un sarcasmo, quizás.  Y por eso nos va como nos va.  No sólo por las contradicciones constitucionales (que las resuelve, o debería resolver la política), sino porque no entendemos la importancia de los principios que hacen posible la cooperación social pacífica, ni la de los principios que hacen posible la confianza.