09
Ago 19

La batalla de Guatemala

Durante la II Guerra mundial se conoció como La batalla de Inglaterra al conjunto de combates aéreos librados en el cielo inglés y sobre el canal de La mancha, cuando la Alemania nacionalsocialista buscaba destruir la RAF para invadir la Gran Bretaña.  Estoy convencido de que, aquí y ahora, libramos La batalla de Guatemala contra la concentración del poder y contra las peores formas de colectivismo y de autoritarismo.

¡Vamos a votar el domingo!

Antes he escrito que las tensiones institucionales que vivimos -y que a ratos parecen poner en peligro la república- no tienen soluciones estrictamente jurídicas; la falta de pesos y contrapesos es un ejemplo de aquellas tensiones. Si se han de desfacer aquellos entuertos, eso ha de ser por medio de acuerdos políticos, del tipo de aquellos que ocupan por lo menos un capítulo en las páginas de los libros de historia.  Aquello no va a ser posible si el mismo partido controla la mayoría de las municipalidades, un tercio del Congreso, el Organismo judicial y la Corte de Constitucionalidad, para luego hacerse con la Presidencia este domingo que viene.

¿Dónde vas a estar es día, cuando se luche La batalla de Guatemala?  Claro que asumir la responsabilidad de votar puede causar temor, porque es angustiante tener que elegir, y es angustiante responder por las consecuencias de las decisiones propias.  Empero, ¿cuál es la opción? Ser inocente, y por lo tanto impotente.  La neutralidad, pues, no es una opción; porque ya sabes, los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral; y porque ya sabes, las respuestas dadas por la ética determinan cómo es que debemos tratar a otras personas, y eso determina la cuarta rama de la filosofía, que es la política, misma que define los principios de un sistema social adecuado.

Este domingo, ¿pelearás La batalla de Guatemala? ¿Desperdiciarás un derecho que anhelan millones de personas que –en su momento– permanecieron neutrales en tiempos de crisis moral?

Columna publicada en elPeriódico y en el CEES.


07
Ago 19

Sanders, Pelosi y Sandra Torres

Este domingo que viene, si los votantes en las grandes ciudades se quedan en casa, la socialdemócrata Sandra Torres del Partido Unidad Nacional de la Esperanza podría prevalecer, observa Mary Anastasia O`Grady, del Wall Street Journal, en un artículo titulado Guatemala Doesn’t Need Bernie Sanders, Central America has already tried his style of social justice and found it wanting.

El titular puede ser traducido como Guatemala no necesita a Bernie Sanders, Centroamérica ya ha probado su estilo de justicia social y lo encontró insatisfactorio…es decir que no cumplió on las expectativas, ni cumplió sus promesas.

Haz clic en la ilustración para ir al “Wall Street Journal”

El artículo alude a que Sanders dijo que hay que preguntarse por qué es que los migrantes centroamericanos llega a los EE.UU incluso caminando; y O`Grady explica que los migrantes nacieron en países que carecen de estado de derecho, de respeto a la propiedad privada y de libertad económica; y a que  los países del Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) han buscado la justicia social, al estilo de Sanders, como un camino hacia la prosperidad. No es una sorpresa que sus ciudadanos no disfruten de una, ni de la otra.

La columnista les recuerda a sus lectores que bandas de ambientalistas cierran proyectos mineros y ahuyentan a los inversionistas. Los activistas bloquean los caminos para sacudir al gobierno [como ayer, por ejemplo]; invaden fincas y roban electricidad con impunidad [como lo hace Codeca, por ejemplo]. Consciente de que la movilidad económica ascendente es casi imposible, los centroamericanos votan con los pies. Las perspectivas de cambio no son prometedoras. Las ideas son importantes, y durante generaciones la izquierda global, principalmente de Europa y Estados Unidos, ha tratado a la región como su caja de arena, donde juega con políticas que nadie compraría de otra forma. Centroamérica está a merced de aquella élite que promete utopía y entrega mercantilismo y estatismo corrupto.  ¡No se puede estar en desacuerdo con esa descripción.

O`Grady observa que aquella es una de las razones por las que los guatemaltecos se asustaron [nos asustamos] el viernes, cuando se supo que  Nancy Pelosi encabezaría una delegación del Congreso que visitaría a la ciudad de Guatemala esta semana para reunirse con la sociedad civil, los empresarios y otros sectores. Su oficina declinó hacer comentarios por razones de seguridad. Pero si ella va, vale la pena preguntar por qué haría su visita la semana anterior a las elecciones presidenciales del 11 de agosto.  En serio, digo yo, ¿a qué viene la socialista Pelosi, justo antes de que se celebren comicios en los que la socialista Sandra Torres compite por la presidencia y por controlar los tres poderes del Estado y casi todo el sistema municipal, más la Corte de Constitucionalidad?

Si puedes, lee el artículo en el Wall Street Journal antes de la votación del domingo; porque, como dice la autora, esta elección es un hito importante en la política guatemalteca, y el factor decisivo puede ser la participación urbana. A pesar de una sólida ventaja en una encuesta reciente, Alejandro Giammattei, candidato de centroderecha del Partido Vamos, no es notablemente atrayente. Si los votantes en las grandes ciudades se quedan en casa, la socialdemócrata Sandra Torres del Partido Unidad Nacional de la Esperanza podría prevalecer.

Yo digo que hay que ir a votar y a defender la división del poder.


02
Ago 19

Agosto, Augusto y Sandra Torres

Agosto se llama así en honor a Augusto, primer emperador de Roma. Esta es mi primera columna de agosto y el 11 de agosto los guatemaltecos elegiremos Presidente.  Te voy a contar una historia.

“Yo, Claudio”, por Robert Graves

Augusto fue el heredero del tirano Julio César, conformó el segundo triunvirato que fue una dictadura y gobernó como autócrata; se hizo reelegir cada año luego de exiliar a uno de sus competidores y después del suicidio de otro. Dio la apariencia de restablecer el senado; pero en la práctica contaba con numerosos poderes que le daba aquel cuerpo de apariencia republicana, con el apoyo de la clientela del emperador.  Era el comandante general del ejército y el senado le era servil. Como las cosas nunca están tan mal que no se puedan poner peor, a Augusto lo sucedió Tiberio, cuyo período como emperador degeneró en terror.  La historia es espeluznantemente relatada en Yo, Claudio, por R. Graves, libro del que, además, hay una serie británica de televisión que algunos vimos hace muchas lunas.

Aquel relato viene a cuento, precisamente porque nos acercamos a la recta final rumbo al día en el que los chapines habremos de decidir si concentramos el poder, o lo dividimos.  Me explico: La UNE controla una inmensa mayoría de municipalidades, tendrá la bancada más grande en el Congreso, tiene mucha influencia (cuando no el control) en juzgados y salas en el Organismo Judicial, y hasta en la Corte Suprema de Justicia y en la Corte de Constitucionalidad.  ¿También debería tener el control del Organismo Ejecutivo y la Presidencia?  ¿Queremos la concentración de una multitud de poderes en la persona de Sandra Torres y lo que representa?  Yo digo que no.

Sospecho que recuerdas por qué.  El poder “reside en el monopolio legal del uso de la fuerza” (A. Rand); “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente” (Lord Acton); el liberalismo “se preocupa principalmente de la limitación del poder coactivo de todos los gobiernos, sean democráticos, o no” (F. A. Hayek); y “la división del poder es la base del gobierno civilizado” (C. J. Friedrich).  ¿Qué podemos aprender de la historia de Augusto?

Columna publicada en elPeriódico y en el Centro de Estudios Económico-Sociales.


05
Jul 19

La división del poder y los jueces

El establecimiento de jueces es uno de los puntos más delicados en todas las sociedades políticas, escribió José del Valle en El amigo de la Patria, Número 17, Folio 383.  El Sabio Valle era quien publicaba aquel periódico moderado, en el que las ideas de los gases o bacos se enfrentaban a las ideas radicales de los cacos, lidereados por Pedro Molina desde El editor constitucional.

Haz clic en la ilustración para ver este ejemplar.

¿Son, las discusiones en esos dos periódicos, lo más cercano que tenemos (los centroamericanos) a los Federalist Papers y a los Anti-Federalist Papers?

Los jueces, dice del Valle, deciden los derechos más sagrados de los hombres… disponen de su vida, de su honor, y de su hacienda; y se lo dice al Jefe político superior de la provincia, al advertirle que si él es quien nombra jueces, las faltas de estos serían obras del Jefe político y los daños que causaren serían efectos del citado jefe y que el disgusto del pueblo sería producido por ese altísimo funcionario.

Traigo esto a cuenta porque en Guatemala los más altos magistrados son electos por el Congreso de la República; y si llegara a pasar que el Congreso fuera dominado por el mismo partido que controla el Organismo ejecutivo, los daños que ocasionaran aquellos jueces serían responsabilidad del partido en cuestión y del jefe del gobierno. De ahí la importancia de que el partido que controla el Congreso, no sea el mismo que controla el Ejecutivo y de ahí la importancia de votar cruzado en los próximos comicios.  La UNE no debe controlar el Ejecutivo.

Además, el control jurisdiccional es una de las características fundamentales del estado de derecho y un garante de la separación de poderes; ya que parte de sus propósitos son resguardar la intangibilidad de la Constitución y hacer efectiva la responsabilidad de quienes tienen a su cargo la administración pública, según explica el jurista Alberto Herrarte.

En una república sana, el Organismo judicial y la Corte de constitucionalidad deberían ser políticamente independientes del partido que controla el Congreso, y del que controla el Ejecutivo. ¿Dónde vas a poner tu X en las próximas votaciones?

Columna publicada en elPeriódico y en el Centro de Estudios Económico-Sociales.


28
Jun 19

Sin inmunidad a los candidatos

Ningún candidato a cargos de elección popular conserva inmunidad, incluidos Sandra Torres y Alejandro Giammattei; las credenciales emitidas por el Tribunal Supremo Electoral perdieron vigencia el domingo 16 de junio, confirmó su Departamento de Organizaciones Políticas.

Foto de Wikimedia Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional

Está por verse si la fiscal general, Consuelo Porras está despierta, o no.  Digo porque, por decir algo, la candidata Sandra Torres tiene denuncias penales vigentes por delitos durante el conflicto armado; tiene cuentas pendientes por lavado de dinero; y en abril pasado la Fiscal General fue cuestionada sobre cómo manejó los tiempos de las investigaciones por aquellos asuntos y cómo fue beneficiada Sandra Torres. El expediente sobre financiamiento electoral ilícito —de la campaña de 2015— fue presentado ante el despacho de la fiscal, Consuelo Porras, en octubre de 2018 y no fue hasta el 5 de febrero de 2019 que dicho expediente fue trasladado a la Corte Suprema de Justicia, que, además, también emitió una resolución cuestionada.

Haz clic en esta imagen para conocer más sobre el financiamiento electoral ilícito.

¿Actuará ahora la Jefa del Ministerio Público? ¿O, convenientemente esperará a que Sandra Torres goce de nuevo del privilegio de antejuicio para accionar de forma simbólica y en beneficio de Torres?

Hold my  beer.

Actualización: Mientras yo escribía lo anterior, y bajo cargos de corrupción, la fiscalía pidió la captura internacional de Mario Leal, que fue candidato a la vicepresidencia en la elección de 2015; Leal integró en aquellos comicios la fórmula encabezada por Sandra Torres. Todo está en que esta movida no sea para taparle el ojo al macho.


28
Jun 19

¿Qué sabemos del poder?

Sabemos que, en Don Quijote de La Mancha, Miguel de Cervantes aborda el tema del poder.  Aquella es la primera novela política de la historia y en ella hay un análisis profundo del poder. Es una crítica de la situación en aquel entonces, de la imposición de un poder cada vez más cesarista por parte de los Habsburgo, ha explicado el profesor Eric C. Graf y por si te interesa el tema te recomiendo que visites Razón de estado; en el Mooc Don Quijote de La Mancha.  Se ha dicho, también, que don Quijote no combatió molinos, sino poderes.

Imagen de previsualización de YouTube

.

Escucha el podcast aquí.

Sabemos que el poder reside en el monopolio legal del uso de la fuerza (Ayn Rand); que tiende a corromper y que el poder absoluto corrompe absolutamente (Lord Acton); que el liberalismo se preocupa principalmente de la limitación del poder coactivo de todos los gobiernos, sean democráticos o no (Friedrich A. Hayek); y sabemos que la división del poder es la base del gobierno civilizado (Carl J. Friedrich).

La próxima vez que vaya a votar, me ocuparé de defender la distribución del poder.

Además de todo aquello, sabemos que la separación de poderes es característica de un estado de derecho. Tú ya sabes (por las experiencias venezolana y nicaragüense, para mencionar dos recientes) que la concentración del poder lleva a la tiranía; y aunque es un hecho que el poder político es uno, también lo es que la distribución de funciones -en una república sana- debe ser defendida y sostenida para evitar el despotismo propio de aquellos que se atribuyen la facultad de ejecutar, legislar y ejercer la función jurisdiccional sin pesos, ni contrapesos.

Prometo no olvidar que -parafraseando a Karl Lowenstein, citado por Alberto Herrarte– la clasificación de un sistema político como republicano depende de la existencia, o carencia de instituciones efectivas por medio de las cuales el ejercicio del poder político está distribuido entre los detentadores del poder, y por medio de las cuales los detentadores del poder están sometidos al control de los destinatarios del poder.

La próxima vez que vaya a votar, tendré esto y casi sólo esto en mente: El poder no debe estar concentrado, ni en la UNE, ni en ninguna otra organización política.

Columna publicada en elPeriódico.


25
Jun 19

Artesanías y “apropiación cultural”

La revista Forbes publicó un reportaje titulado The Impact of Fast Fashion and Cultural Appropiation on Guatemalan Artisanship, y el asunto no hubiera llamado mi atención si Pacunam no lo hubiera compartido en su Instagram.

El impacto de la moda rápida y otras formas de apropiación cultural en la artesanía guatemalteca.

Admiro el trabajo que hace Pacunam y por eso me da tristeza (y me incomoda) que le de alas a la noción de apropiación cultural, que no sólo es peligrosa, sino empobrecedora. Peligrosa porque el contexto filosfófico del que procede la noción de la apropiación cultural es el mismo del cual proceden las acciones políticas y activistas que dañan y hacen ver como malignas y viles las actividades económicas y productivas de algunas de las personas y empresas que patrocinan a la Fundación.

Es empobrecedor porque la noción de apropiación cultural no solo pasa por alto, sino que pretende erradicar las formas en que funcionan las culturas; formas basadas en el dinamismo y en el orden espontáneo, u orden sin control; y no basadas en el estancamiento, la paralisis y el orden creado. Las culturas evolucionan por medio de préstamos, reinterpretaciones, mezclas y mejoramientos, por ejemplo; en vez de quedarse inmóviles en formas puras.

De ahí que el concepto de apropiación cultural sea un enemigo del futuro, si pensamos en términos de dynamism and stasis, de Virginia Postrel en The Future and its Enemies.  La idea de apropiación cultural castra el poder creador de una civilización libre, si pensamos en términos hayekianos, porque la riqueza de una civilización libre depende, en buena parte, de que no sepamos cómo van a ser usadas, combinadas, imaginadas, exploradas o aplicadas las aportaciones culturales.

Las aportaciones culturales deben ser diferenciadas de la propiedad intelectual porque la propiedad intelectual es el derecho al producto de la mente de individuos (la base de todo derecho de propiedad), o grupos específicos identificables plenamente en el tiempo y en el espacio; sabemos quien es el desarrollador y el propietario de ciertas canciones, o de ciertas medicinas. Las aportaciones culturales, en cambio son consecuencias de un largo proceso colectivo y evolutivo perdido en el tiempo y en el espacio, sin propietarios originales identificables. ¿Quién es el dueño de los tamales, o de ciertos diseños textiles? El concepto (legítimo) de propiedad no es aplicable, ni puede ser aplicado a una cultura; ya que una cultura es la suma de las ideas y los logros de unos individuos, ideas y logros que otros individuos han aceptado y que influyen en el modo de vida de un grupo específico de personas (que es el que practica esa cultura). Afirmar que una étinia o un grupo es dueño (tiene la propiedad) de una cultura es una noción colectivista. Es la afirmación de que la étnia, o el grupo es el dueño o propietario de las ideas y los logros de los individuos, y que solo los miembros de aquella étnia, o grupo pueden usar aquellos productos intelectuales de individuos.

Si buscas una definición de apropiación cultural, lo que vas a encontrar es poco más, o menos que es la adopción no reconocida o inapropiada de las costumbres, prácticas, ideas, y otros. de un pueblo, o sociedad por parte de los miembros de otro y, por lo general, de personas, o sociedad más dominantes. ¿Lo notaste? Es un concepto colectivista y político….o más bien…es un anticoncepto y un package-deal en términos objetivistas. Es un anticoncepto porque es un término innecesario y racionalmente inutilizable diseñado para reemplazar y eliminar algún concepto legítimo. El uso de anti-conceptos da a los oyentes un sentido de comprensión aproximada. Pero en el ámbito de la cognición, nada es tan malo como lo aproximado. Puede ser que sea inapropiado (un concepto legítimo) usar cierta ropa para burlarse, o agredir a algún individuo, o grupo de individuos; pero es apropiación cultural (un anticoncepto) usar la misma ropa como muestra de admiración, o de algún grado de conexión con algún grupo cultural.  Es un package-deal porque los conceptos de apropiación y cultural que tienen sentido por separado, cuando se juntan constituyen una falacia que no discrimina diferencias cruciales. Trata, juntos, como partes de un único conjunto conceptual o paquete, elementos que difieren esencialmente en la naturaleza, el estado de verdad, la importancia, o el valor. La clave aqui es el colectivismo (la negación de la individualidad y del individualismo) y la idea de que toda relación humana (o casi toda relación humana) es una de dominación. La negación de los beneficios de la división del trabajo y de la cooperación social.

Hablando de valor, hay pocas cosas tan humanas como el deseo de copiar, y aprender de quienes son diferentes a nosotros porque valoramos las diferencias; de hecho, ¿has oído que la imitación es la forma más sincera de halago? Aprendemos eso desde que somos niños y copiamos lo que hacen nuestros hermanos mayores, nuestros primos mayores, nuestros padres y nuestros amigos. Copiamos lo que admiramos y lo que amamos. De ahí que lo que algunos llaman apropiación cultural puede ser, incluso un acto de amor. ¿Cómo fue que dijo Martin Luther King? Cuando mis hermanos intentan dibujar un círculo para excluirme, yo dibujo un círculo más grande para incluirlos. A mi me parece inapropiada la idea de que si uno es diferente, debe atenerse a los de su propia especie.


17
Jun 19

Thelma Cabrera es un fetiche

Si el Movimiento para la liberación de los pueblos no tuviera sus raíces en el Comité de Desarrollo Campesino, y ¿en la Organización del Pueblo el Armas?, me extrañaría que su dirigencia desconozca los resultados del proceso electoral, y que ya quiera calle y barricada.

¿Por qué es que una organización que vive del robo iba a jugar conforme a las reglas y a respetarlas en otros ámbitos?  Esta gente es como el niño aquel del barrio que, cuando su equipo perdía la chamusca agarraba su pelota y de iba zapateando y somatando cosas.

En otras partes del mundo, en España, por ejemplo, cuando los políticos que comparten las ideas anticapitalistas, antioccidentales y antiliberales del MLP/Codeca hacen lo mismo, y en muchos casos acuden a la violencia extrema.  Es como by the book la reacción del MLP/Codeca y de su candidata.

Al momento en que 98% de las mesas electorales han sido contabilizadas, el MLP/Codeca obtuvo 10.38% de votos a su favor en la elección presidencial…pero, ¿ya te diste cuenta de que la gente no confió en los candidatos a diputados propuestos por aquel movimiento? Según una estimación de Prensa Libre (al momento de su cierre, anoche) a duras penas logran dos diputados.  Eso me indica que el voto por Thelma Cabrera es una forma de capricho, moda, o berrinche.  ¿De quienes? De los decepcionados que no pudieron votar por Thelma Aldana, de los decepcionados que apoyaban y patrocinaban a la CICIG, de los colectivos más excéntricos de la fauna urbana, de élites universitarias perjudicadas, y de las bases indigenistas y agraristas del Codeca.  No ganó en El Asintal, que es su municipio de origen y de habitación, donde la conocen, como le ocurría a Rigoberta Menchú; y su partido no obtuvo diputado alguno en su distrito; su esposo, Basilio, su esposo, quedó de tercero en El Asintal (donde lo conocen)?. Thelma Cabrera es un fetiche. Y, ¿qué es un fetiche? Una figura o imagen que representa a un ser sobrenatural al que se atribuye el poder de gobernar una parte de las cosas o de las personas, y al que se adora y se rinde culto.

No me malentiendas; que la candidata sea un berrinche, o un fetiche no quiere decir que lo que representa no deba ser tomado en serio y que no sea un llamado de atención. Para comenzar la dirigencia y las bases del Codeca/MLP son capaces de hacer cosas como desconocer los resultados de la elección, y quién sabe si son capaces de usar la violencia (como bloqueos y otras formas) para expresar aquel desconocimiento.

Al margen de aquello, Cabrera, Codeca/MLP y lo que representan son una forma de exprsesión de individuos y grupos antisistema entre anarquistas, marxistas leninistas y marxistas maoistas, exguerrilleros y otros de esa clase que se dieron cuenta de que las expresiones históricas de sus anhelos revolucionarios no eran capaces de levantar cabeza. Me explico: Treinta y seis años de conflicto armado interno, más 23 años desde la firma de los acuerdos de apaciguamiento y con 98% de las mesas escrutadas URNG-Maiz rascó 2.14% de votos para su candidato Pablo Ceto, Winaq arañó 5.17% para Manuel Villacorta, y Convergencia se esfuma con 0.76% con Benito Morales.  El MLP calma los ardores revolucionarios que Semilla no puede aliviar porque Semilla es ladina, blanca y educada.  Semilla eligió una candidata presidencial inviable sin la mano invisible de la CICIG; pero  sus candidatos a diputados fueron exitosos ya que consiguió seis curules. Semilla está sembrando par el futuro, donde el MLP no germinó.

¿Quieres otra evidencia de que Thelma Cabrera es un fetiche? Los partidos con los peores resultados en las elecciones municipales son Movimiento de Liberación para los Pueblos, Encuentro por Guatemala y Avanza. La gente que los conoce, sus vecinos, no vota por los candidatos del MLP.  Aquellas agrupaciones no ganaron  alcaldía alguna en los municipios donde postularon candidatos. A esos, le siguen los partidos Winaq y Convergencia (relacionados directamente con la exguerrilla), Semilla (que parece evidente que es un movimiento urbano para la progresía),  Libre, Semilla, Podemos, Pan, y Productividad y Trabajo.

Al margen de todo aquello, no hay que engañarse.  El MLP/Codeca -delincuencial y todo- es la voz de muchas personas empobrecidas, marginadas, desatendidas y abandonadas que claman por un buen empleo, un ambiente propicio para prosperar, servicios decentes y seguridad y justicia. Valores, todos aquellos, que el sistema de estado benefactor mercantililista y patrimonialista ha sido incapaz de poner al alcance de las bases del MLP.  Su dirigencia ve hacia el socialismo en busca de una solución; sin importarle que los efectos de aquel se cuentan en términos de vidas humanas perdidas.  Es una oportunidad, pues, para que otras opciones políticas, ofrezcan algo más que miseria y dictadura para resolver los males citados.

En el contexto del comunicado que ilustra esta entrada y le da origen, sospecho que -cuando sirva a sus intereses-  el MLP/Codeca, su dirigencia y su fetiche van a hacer lo que mejor saben hacer, que es calle y barricada para llamar la atención y minar lo que puedan minar.


31
May 19

¿Por quién voto? ¿Por quién voto?

La pregunta que más me han hecho recientemente es: ¿Por quién vas a votar?; y cuando medito para escribir estas líneas empiezo por una canción que me gusta mucho llamada What about everything?, de Carbon Leaf, porque las elecciones no son acerca de todo.  Eso sí, son acerca del poder y no las tomo a la ligera.

Imagen de previsualización de YouTube

Escucha el podcast aquí.

Porque los comicios son acerca del poder, mi primera aproximación es la de identificar quién, entre los que quieren mi voto, es la peor opción para hacerse con la Presidencia (y tiene alguna posibilidad). Estoy convencido de que la opción más peligrosa es la admiradora de los Castro, miembro de la Internacional Socialista, ¿Exguerrillera? y exprimera ministra de facto en la administración de los Colom-Torres.

Como no hay candidato presidencial alguno con quien comparta una cantidad sustancial de valores, mi segunda aproximación es la de identificar quién es mejor que la peor. Se me hace cuesta arriba votar por Boberto Arzú; por Mulet, el político tradicional y burócrata de la ONU; por Giammatei, porque no termina de darme confianza, y tal.  Luego queda Isaac Farchi, de quien tengo buenas referencias y está acompañado por Ricardo Flores, que tiene una carrera política de la que puede estar orgulloso, a pesar del conservadurismo de ambos.  No votaré nulo porque es como jugar al aprendiz de hechicero, como Mickey en Fantasía, y porque, ya lo dijo Alighieri: Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral. Por cierto, puedes ver en libertopolis.com una Comparación de planes de gobierno, que es útil para pensar tu voto (aunque todos los programas son estatistas).

Para diputado del distrito central votaré, sin duda alguna, por Lionel Toriello a quien conozco y cuyas propuestas en ciudadanotoriello.com son frescas, posibles y valiosas.  Para diputado de la lista nacional, mi equis será para A. Arzú, que ha hecho un buen papel en la resistencia; ¿Y para alcalde? R. Quiñonez, porque ha aguantado las presiones para darle una solución coercitiva al problema del tráfico, y porque –a veces– más vale lo viejo conocido.

¿Tu qué piensas?

Columna publicada en elPeriódico.

Actualización:  Hice una consulta entre los lectores de @luisficarpediem y 29 personas contestaron: ¿Ya sabes por quién votar?  13 personas dicen que sí saben por quién votar, pero que no están seguras; 11 dicen que sí están seguras de por quién van a votar; de ahí que 24 de los que contestaron si van a votar y tienen alguna idea de a quién le van a dar su voto.  De los que contestaron, 5 no saben por quién votar.

¿Cómo estás tu? ¿Ya sabes?


17
May 19

Consenso contra Sandra Torres

Si la CC resolviera que la CSJ deba conocer de nuevo la solicitud de retiro de inmunidad presentada contra Sandra Torres por financiamiento electoral no reportado, ¿cuál es la prioridad para los chapines? Construir un consenso sobre quién, de los otros candidatos, es la mejor opción para derrotarla en la segunda vuelta: ¡Todos contra Sandra y lo que representa!…y después arreglamos las cargas.

Material tomado de Facebook.

Escucha el podcast aquí.

Sería imperdonable, para esta generación de chapines, no estar a la altura de los guatemaltecos de 1993, 1954, 1944, 1920 y 1871, para mencionar sólo unas fechas clave de nuestra historia, y dejar que Torres y su proyecto tomen el control del país.  De ahí que serían un error atomizar el voto en la primera vuelta, o renunciar (por medio del voto nulo) a la responsabilidad de tomar una decisión en tiempos de crisis.  ¿Te acuerdas de lo que escribió Alighieri al respecto? Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral.

¡Que chulo sería que pudiéramos votar por candidatos con los que compartiéramos valores!; pero eso no es lo que hay.  Para evitar que un peligro del tamaño de Torres llegue al poder, es momento para un voto que tome en cuenta las consecuencias prácticas de nuestra decisión, en el sentido de evitar un mal mayor.

Torres es peligrosa porque no tiene escrúpulos, por ejemplo, para usar la legislación contra la libertad de expresión; porque ya gobernó junto al exmarido del que se divorció para ser candidata presidencial y en su administración había una hedentina a corrupción; porque usa la ley para no ser investigada; porque es admiradora del régimen de los Castro hasta el punto de haberse ido a humillar a la Habana con tal de condecorar a Fidel; porque, ¿fue guerrillera?, porque tiene pendiente una investigación por financiamiento electoral no reportado; porque…¿sigo?

Torres no es apta para el cargo y debe ser detenida por todos los medios legales posibles, incluido el voto si hubiera que llegar a ese extremo.  ¡Y ojo con la elección de diputados! ¿Qué piensas? Y, ¿por qué es que los magistrados no se animan a resolver?

Columna publicada en elPeriódico.