29
May 24

Al rescate de recuerdos

 

Las de la foto son lo que queda de las películas de mi abuelo, Luis.  Faltan tres, que yo sepa, pero es posible que hubiera unas pocas más.  

A mi abuelo paterno le gustaba la fotografía y tenía una cámara de cine de 8 mm. Con ella captaba eventos familiares que son recuerdos valiosos. Por ejemplo: la boda de mis padres, y otras bodas familiares; algún viaje, o excursión; alguna fiesta y la primera vez que mi madre llegó a la casa de mis abuelos paternos. Hay unas de yours truly con sólo semanas de vida. 

Hace poco temí que las pelis se perdieran para siempre a manos de vándalos. Antes de esto las rescaté de una bodega parcialmente inundada.  No todas las que hay en la mesa son rescatables y la mayoría son sólo parcialmente rescatables.  Ahora están en manos de profesionales y de verdad espero que se salve la mayor cantidad posible.

La última vez que las vi completas y  en buen estado fue ca. 1982 mientras me recuperaba de una hepatitis que cogí por comer shucos.  Cuando era niño mi abuela, Frances, a veces exhibía algunas en la sala de su casa y aquello siempre era motivo de alegría entre grandes y chicos. 

Si tienes fotos, o películas viejas en tu casa -especialmente si son de valor familiar, o histórico- haz lo posible por protegerlas.  Si no te interesan, obséquialas a quien las valore.  Es una lástima que mucho de este material se pierda para siempre.

Ya antes había escrito algo de ellas y en la foto se ve que eran más.


23
May 24

Mi abuelito, Federico

 

Desde que yo era niño, las historias familiares contaban que mi bisabuelo, Federico, había traído la Torre del Reformador luego de que la hubiera comprado el presidente Jorge Ubico.  

Víctor Federico Chacón Ubico (1890-1960) fue el primer esposo de mi bisabuela, Adela; y no lo conocí porque falleció poco antes de que yo naciera.  Su retrato, sin embargo, estaba en la sala de mi abuela, Frances, junto a un jarrón que a mí me encantaba. Sus hijos fueron Emilio, Frances y René.

Yo ya sabía que Federico había sido presidente de la Cámara de Comercio de Guatemala, porque cuando fui director ejecutivo de la Oficina de Información del Sector Empresarial, vi su foto en el edificio de aquella asociación gremial.  También sabía que había sido diputado (igual que su padre, Federico Chacón Valenzuela); pero no sabia que había sido concejal.

Federico Chacón U. este era el retrato que había en la sala de la casa de mi abuela.

En su libro El dictador y yoCarlos Samayoa Chinchilla describe el derrocamiento de don Jorge Ubico  Cita al periodista Baltasar Morales y dice: Resulta que el señor Arturo Saravia Ubico, amigo y pariente del general Ubico, cuando salió de su casa el domingo 25 a las nueve de la mañana, se encontró con el aparato de fuerza concentrado en las principales calles de la ciudad y a tiempo que caminaba se puso a meditar -según dice en carta de indiscutible valor documental-, acerca de las graves consecuencias tanto para el gobierno como para el país.  Y decidió consultar con su primo Federico Chacón Ubico, sobre lo que convendría hacer para evitar los males que preveía.  Ambos resolvieron visitar inmediatamente al general Ubico deseosos de hacerle conocer con claridad la gravedad de la situación.

De vuelta a la Torre del Reformador, el artículo del Vademécum histórico guatemalteco dice que como socio de la firma Edward B. Coffey & Cía, por medio de la empresa estadounidense U.S. Steel, Federico trajo a Guatemala la Torre del Reformador y varios puentes metálicos. La primera fue instalada en la 7ª avenida y 2ª calle de la zona 9; y los puentes, en distintas carreteras del país.

@ericklou7

Una vista más cerquita de la torre del Reformador. #citytour #cinematicofftheweek #guatemala #parati #fyp #foryou #torre #zona9

♬ Miley Cyrus e Ariana Grande cover – mileyhearts

Con respecto a los puentes, historias familiares decían que el puente de acero instalado entre San Andrés Semetabaj y Panajachel había sido construido por don Jorge a instancias de mi bisabuela, Adela.  Y mi abuela, Frances, contaba que, antes de ese puente, los guías de turismo tenían que pasar a memeches a los turistas por el río Panajachel. Así que ese puente fue una grande cosa para los habitantes de aquel pueblo y para su desarrollo turístico.

En segundas nupcias, Federico se casó con María Estévez a quien yo llamaba Abuelita Maruca. Sus hijas fueron Hilda, Olga y Thelma. 


20
Feb 24

Suenan los recuerdos en el Día de la Marimba

 

¡Hoy es el Día de la Marimba!; y a mí la música de las teclas de hormigo me enchina la piel.  Como lo he hecho en otros años les comparto una de mis piezas favoritas para ese instrumento: Río Polochic.

El autor de esta hermosa pieza es Rodolfo Narciso Chavarría; y a mí me trae a la memoria fiestas alegres en la casa de mis padres con ocasión de sus cumpleaños y en la de mi abuela, Frances.  También me recuerda a mi bisabuela, Adela, cuyas manos llevaban el ritmo de la música de marimba, aún cuando sus piernas ya no podían llevarla a lo ancho y lo largo del salón.

Mami tenía una marimba extraordinaria. Aún recuerdo que mi pecho temblaba cuando sonaban sus teclas y me paraba frente a ella para sentir la vibración y sus notas.

Ese instrumento fue fabricado por Rosendo Barrios, propietario de la famosa Fábrica Internacional de Marimbas; y uno de los orgullos de Mami era su marimba.

Adela, mi bisabuela, baila con su segundo esposo, Victor Morales. Atrás baila Chi-Yun Fei, esposa del escritor Karl Eskelund, ca. 1947 Foto por Helen Williams.

En un reportaje titulado Una voz de madera, Mario Barrios (hijo de don Rosendo) contó que la última marimba fabricada por su padre fue la del Hotel Casa Contenta, en Panajachel. En aquella época la propietaria de aquél establecimiento legendario era mi bisabuela, Adela Schuman de Morales, y ella le dijo a don Rosendo: Quiero una marimba que suene. Dicho y hecho. De la fábrica salió una marimba tallada al gusto; pero, sobre todo, potente. Tanto que el sonido rompió los vidrios del lugar, cuenta el reportaje por Christa Bollman que fue publicado en la Magazine 21, el domingo 24 de enero de 2002.


08
Feb 24

Ruedas y relatos, la presencia de Emilio Schuman en Quetzaltenango

Parece que un agente de Mr. [Emilio] Schuman, de Guatemala ha llegado a esta ciudad con el objeto de vender por cuenta de aquel, carruajes y caballos, dice el Diario de Occidente, de Quetzaltenango en su edición del 27 de enero de 1897.

Emilio Schuman es mi tatarabuelo y era propietario del Establo de Schuman, una empresa dedicada a la producción y alquiler de carruajes, diligencias y otros vehículos similares e incluía talleres de herrería, carpintería, tapicería y pintura. También crianza de caballos para el transporte y para carreras.

Tiene sentido que una empresa capitalina, del giro de la de don Emilio quisiera hacer negocios en Quetzaltenango que no sólo es la segunda ciudad guatemalteca en importancia; sino donde siempre ha habido prosperidad relacionada con la agricultura, el comercio e incluso la industria. 

Por otro lado me encantó el concepto de Crónica menuda en el Diario de Occidente, con noticias como que hay montones de basura en el mercado, en la casa de un vecino se abrió una tienda, la cornisa de una casa será de zinc y que un joven abrió una carpintería. En la nota de mi tatarabuelo es chistoso el uso de la palabra Parece, porque se publica, pero no hay certeza. De cualquier manera, es evidente que la sección en cuestión es una de rumores.

Es del tiempo en que los periódicos daban información útil y de interés para sus lectores, y alguien podrá decir que es demasiado parroquial; pero ¿qué más puede ser de interés para una clientela que lo que le concierne directa e inmediatamente? 

Emilio era el padre de mi bisabuela, Adela

Gracias a Luis Andrés Schwartz, por la pista.


06
Feb 24

Saqueado el mausoleo de Manuel Estrada Cabrera

 

El mausoleo de don Manuel Estrada Cabrera, en el Cementerio General de Quetzaltenango, ha sido saqueado poco a poco. Ya se llevaron casi todas las barandas de hierro que rodeaban el hermoso edificio.

Mausoleo de Manuel Estrada Cabrera actualmente. Foto por German Álvarez.

En ese panteón también están enterrados la madre del expresidente, doña Joaquina; la esposa del exmandatario, Desideria; y sus hijos, Diego y Francisco.

El despojo comentó hace años. La última vez que estuve ahí fue en octubre de 2019 y todavía quedaba buena parte de aquella estructura férrea. Me acuerdo muy bien de la primera vez que fui, ca. 1980 cuando ese lugar todavía conservaba todos sus elementos y su señorío clásico.

El mausoleo del presidente Estrada Cabrera en 2019.

Los chatarreros y los vándalos siguen depredando la memoria histórica en todos los cementerios; y también en bulevares, avenidas y dondequiera que puedan conseguir metales para vender. Bajo las narices de las autoridades, ¡Por supuesto!

El mausoleo de Estrada Cabrera es uno de los más hermosos que hay y -con todo y que fue un dictador- es innegable que los 22 años de gobierno de don Manuel han marcado profundamente a sucesivas generaciones de chapines. Estrada Cabrera fue presidente del 8 de febrero de 1898 al 15 de abril de 1920.  Durante su presidencia ocurrieron el estallido del volcán Santa María en 1902; los terremotos de 1917 y 1918; y la gripe española.

Claro que no solo su tumba merece respeto; sino todas las que están a resguardo del Ministerio de Salud y las municipalidades.  A la tumba de mi bisabuela, Gilberta, le robaron la lápida en el Cementerio General de la ciudad de Guatemala; y en ese mismo lugar, a la de mi bisabuela, Adela, le rapiñaron todo el bronce y el hierro que tenía. Así fue desnudado el sepulcro monumental de Justo Rufino Barrios, me recordó mi cuate, Rodrigo.

Y eso pasa con los sepulcros de miles de familias.

@luisficarpediem

♬ Noche de Luna entre Ruinas – Marimba Maria Concepcion

¿Quién le pone un alto a esto? 

Gracias a Luis Andrés Schwartz por la pista.


05
Ene 24

Guate, turismo y retos: ¿Cómo conquistar al viajero del siglo XXI?

 

Durante la primera mitad del siglo XX mi abuelo, Luis, tuvo una agencia de viajes llamada Maya Trails.  En los años 40, 50 y 60 mi bisabuela, Adela, fue propietaria de un hotel en Panajachel llamado Casa Contenta; ese fue un lugar legendario en el que se alojaron artistas como Karl Eskelund y su familia, James Michener, Gore Vidal, Anya Seton, Helen Williams y Albert y Marguerite Idell, por mencionar algunos. De los años 70 al siglo XXI tía abuela, Adelita, fue propietaria del no menos célebre Cacique Inn, también en Panajachel.

Cuando yo era niño y adolescente disfrutaba muchísimo de conversar e interactuar con turistas en aquella población del lago de Atitlán. Cuando me capeaba del colegio –ca. 1974- solía ir al Parque Central a buscar turistas para mostrarles el Palacio Nacional y la Catedral.  Actualmente tengo la dicha de mostrarles la ciudad de Guatemala y otros sitios turísticos a personajes que visitan el país.

El mapa fue hecho por Delfino Sánchez Latour e impreso por la Litografía Byron Zadik. Haz clic en la imagen para leer algo sobre este mapa.

¿Por qué te cuento esto? Porque me encanta el tema del turismo y porque leí que el número de turistas que se recibe en Guatemala recuperó los niveles de antes de los encierros forzados del 2020, y que el año pasado vinieron 2.5 millones de turistas. Para que tengas una perspectiva, en el mismo período Costa Rica recibió 2.4 millones de visitantes. ¡Me encanta ver, en redes sociales, que en el país se ha multiplicado la oferta de destinos y posibilidades turísticas no tradicionales!  ¡Hay mucha gente haciendo maravillas para ofrecer destinos y experiencias novedosas!

Aquella comparación llama la atención porque a Guatemala le falta mucho para desarrollar su potencial turístico enriquecido por sus paisajes naturales variadísimos, por su historia virreinal y precolombina fascinante; y por lo querendones que somos los chapines.  Pero claro, aquello no basta si no es desarrollado conscientemente.  

He leído que uno puede tardarse tres horas en llegar a La Antigua.  ¡Sólo salir de la ciudad de Guatemala puede consumir 60 minutos!  ¿Sabes que a principios de este siglo uno tardaba 45 minutos en llegar a La Antigua incluida la salida de la capital?  Uno podía ir a cenar a La Antigua y volver sin despeinarse, cualquier día.

Hace unas semanas fui a visitar Takalik Abaj, un sitio maya/olmeca precioso. Recién nombrado Patrimonio de la Humanidad.  Donde nos atendieron como saben atender los chapines. Pero…aunque la distancia es de solo 200 kilómetros desde la ciudad de Guatemala, ¿sabes cuánto tardamos en llegar, y en volver? ¡Siete horas para llegar y ocho para regresar!  ¡Así no se puede!  Estamos hablando de un promedio de 25 kilómetros por hora.  ¿Qué turista aguanta eso sin quejarse?

Es cierto que los chapines somos querendones y que los visitantes valoran nuestra hospitalidad natural; pero, la verdad sea dicha, falta mucha profesionalización en el sector turismo.  Hay mucho Sí, pero… y muy poco Sí, y… En general no hay un enfoque en soluciones, aún en poblaciones bastante acostumbradas a recibir visitantes. Una de mis anécdotas favoritas, que es un poco irrelevante, pero muy ilustrativa, es que un día almorzaba con una extranjera en un restaurante de una población importante del occidente del país.  Ella le pidió pimienta al mesero y, ¿qué contestó el muchacho? “¿Cómo para qué?”  En serio…¿no bastaba con traer el pimentero?

Si se habla de turismo hay que mencionar el tema de seguridad ciudadana y la mala fama que tiene Guatemala en ese aspecto. 

A mí y a un visitante nos asaltaron una vez en el atrio de la Catedral a las 8:30 de la mañana.  A mi cuate lo tiraron al suelo y no pudieron quitarle más que el estuche de sus anteojos; y a mí no lograron quitarme el teléfono, ni la cámara; pero…¿qué necesidad? A otro cuate, en otra ocasión, le robaron su teléfono durante una feria patronal.  Esto no es nada raro en cualquier destino turístico del mundo; pero la mala reputación de Guatemala en cuanto a seguridad para los turistas es consecuencia de la inseguridad que vivimos todos, todo el tiempo.  Es la realidad de miles y miles de chapines.

¡Que maravilla que ha subido el número de turistas que visitan Guatemala! Guate y los chapines de verdad son una experiencia intensa en múltiples niveles y para todos los gustos y necesidades. Las riquezas natural, histórica y cultural de este país son ventajas competitivas casi ilimitadas.  ¿Qué hace falta para que el turismo desarrolle todo su potencial? Ciertamente que la Administración cumpla con sus funciones mínimas; ciertamente que la Administración no estorbe; y ciertamente un empresariado que siga innovando.

Columna publicada en República.


21
Nov 23

Feliz año nuevo, de mi tatarabuelo a Manuel Estrada Cabrera

 

En enero de 1899, a casi 12 meses de ser Presidente de la República, Manuel Estrada Cabrera recibió una nota de Feliz año nuevo enviada por mí tatarabuelo, Federico Chacón Valenzuela.

La nota dice: Federico Chacón y familia desean al Sr. Dn. Manuel Estrada Cabrera muy feliz año nuevo. 

Guatemala, enero de 1899.

¿Sabes qué me encanta? El monograma del papel para correspondencia de mi tatarabuelo, una F y una C muy chulas.  Federico, por cierto, era comerciante, es posible que en 1895 fuera diputado y estaba casado con Jesús Ubico González.

Gracias a Luis Andrés Schwartz por la pista.


07
Nov 23

Mi tatarabuelo y Estrada Cabrera, cobro de cuentas

 

El 12 de diciembre de 1898, mi tatarabuelo, Emilio Schuman le escribió al presidente Manuel Estrada Cabrera.

La carta, en cuestión, dice: Señor Ldo. Manuel Estrada Cabrera Presidente de la República. Pte. Muy señor mío: He tenido el gusto y la honra de servirle con todo lo que tengo a mi alcance y desde la bien llegada al poder de Ud. yo jamás me he acercado ante Ud. molestándole con alguna cuenta mía.  Esto porque sabía las muchas y importantes  cuestiones de que Ud. tenía y tiene de que ocuparse para su arreglo. 

Ahora sí me permito de suplicarle tenga a bien de considerar mis cuentas y dar sus ordenes al efecto de un pago. 

No dude Ud. que su servidor quedaría más que agradecido por este servicio y por el cual me permito de darle de antemano mis más sinceras gracias.

Concluyendo esta mi carta también me permito desear a usted un gobierno lleno de paz y de prosperidad y me suscribo con todo respeto De Ud. atto y S. S. Emilio Schuman.

La carta tiene un resumen de la misiva, elaborado por un secretario, para que lo lea el Presidente y dice:

Que no lo ha molestado pero que ahora le suplica se sirva considerar sus cuentas y ordenar el pago.

…y el don Manuel anotó una instrucción:

Que mande su cuenta al mayordomo del palacio

Manuel Estrada Cabrera fue el ganador de las elecciones celebradas en agosto de 1898. Las cuentas a las que se refiere mi tatarabuelo deben haberse referido a servicios de transporte ya que ese era el giro del negocio del Establo de Schuman; o bien de herrería, carpintería, tapicería y pintura relacionados con carruajes. 

Quién sabe a cuánto ascendían aquellas cuentas porque no acompañan ala carta que se halla en el Archivo General de Centroamérica. De cualquier manera, Emilio Schuman prestaba servicios de carruajes y otros desde tiempos de José María Reyna Barrios.

Gracias a Luis Andrés Schwartz por la pista.


23
Oct 23

Ronny, más que un tío, un regalo

 

Ronny era un misterio.  Estoy convencido de que cuando falleció, hace un año, se llevó consigo muchas historias sin contar.  ¿Sería por eso que si uno le hacía preguntas contestaba con una sonrisa como la de un gato que se comió un ratón? 

Era el dios viviente de los garbanzos en dulce, plato que aprendió a preparar de la mano de mi tía abuela, La Mamita, que era su madrina.  Él era el último juez de si los que yo había preparado estaban bien…o no.  Y era un juez sincero e implacable.

Rony, mi tio, acompañado por mi abuelito, Jorge Jurado en algún parque de la ciudad de Guatemala. Foto de la familia Jurado Menéndez.

Desde niño…y hasta la última vez que lo vi me impresionaba su parsimonia.  Ronny era como la calma andando. Además, tenía un sentido del humor muy particular y sabía cómo hacer que mi mamá, su hermana, le perdiera la paciencia. 

Cuando era niño lo recuerdo alto y serio.  Mi hermano y yo pasábamos temporadas en su casa porque con él vivían mi abuelita, Juanita y La Mamita, que nos cuidaban cuando mis padres andaban paseando, o de parranda.

En la Primaria temprana, y en aquel ambiente, no había poder que nos hiciera hacer los deberes del colegio antes de que apareciera Ronny.  Su llegada a la casa era el momento en el que no había forma de resistirse a hacer las tareas. Cuando él no estaba en la casa todo era jolgorio y aventura; pero cuando él llegaba había que aplicarse.

Durante la Secundaria y parte de la Universidad -para nuestros cumpleaños- Ronny nos regalaba telas para pantalones a mis hermanos y a mí.  ¡Y esas telas eran tan bienvenidas!  

En los 70 y 80 caminaba por la zona 1 con mucha propiedad -siempre de traje- y a mí siempre me daba gusto encontrarlo y darle un abrazo. Por esos años pensé que yo nunca había visto a Rony en mangas de camisa.  Seguramente era una exageración mía…o no, pero él daba esa impresión. 

Desde que yo era niño, Ronny ponía huerto en su casa durante la Semana Santa.  Él y La Mamita colocaban la cebada germinada, los jocotes marañones y los corozos junto a la iconografía propia de la temporada.  También fue cucurucho importante en Santo Domingo.  Era devoto, pero no era rematado.  No se llevaba bien con las jerarquías, ni con los cachurecos, así que terminó alejado de aquello.

Durante varios Sábados de Gloria en el siglo XXI, Raúl, Nora, Andrés, Alejandro y yo tuvimos muchas oportunidades de ir a almorzar a su casa y a disfrutar de su compañía, de la de su familia y de las cosas ricas que allá preparaban: los garbanzos, por supuesto; bacalao, salporitas, encurtido, moyetes y más. 

Por hacerme puyas se ponía una Tshirt del 20 de octubre y me enviaba fotos en esta época.  Me gusta sospechar que tuvo algo que ver con esa efeméride y que fue uno de los secretos que se llevó. 

Digno heredero de mi abuelita Juanita, Ronny era un estoico.  Su espalda le dio la lata en los últimos años de su vida; pero aparte de contar la anécdota, nunca lo oí quejarse con amargura a pesar de los dolores profundos que sufría. Cuando uno lo visitaba no cesaban las bromas a veces a costa de sí mismo, pero con frecuencia a costa de su esposa, Veraly, y de cuando en cuando a costa de mi mamá.

Gracias, Ronny, por tanto.


17
Sep 23

Hoy cumplo 62 añitos

 

De plácemes los esposos Figueroa Jurado.  Desde el domingo 17 del actual [1961] a las 14:45 horas en que recibieron a la cigüeña el bello presente de su primogénito. Un hermoso varón a quien nombrarán Luis Alberto, se encuentran de plácemes recibieron los parabienes de su familia y amigos los jóvenes esposos señor Luis Figueroa Chacón y señora Nora Jurado Hidalgo de Figueroa, gentil pareja a la que felicitamos,  haciendo extensiva nuestra felicitación a sus regocijados abuelitos señor Luis Figueroa O. y señora Frances Chacón de Figueroa, señor Jorge Jurado y señora Juana Hidalgo de Jurado, y deseando un mundo de maravillas para Luis Alberto.  El dichoso acontecimiento tuvo lugar en la Casa de Salud del Dr. Octavio Herrera Chavez. Así dicen las notas periodísticas que anunciaron mi nacimiento. 

No se si fui un bello presente, ja ja ja; pero sí he disfrutado de maravillas, seguramente porque siempre he estado bien acompañado…¡y nunca mejor que ahora!; y como dice la canción de Pedro Capó:

Bebí, fume, me enamore
metí la pata, metí el pie
me di dos palos, medite
me di el abrazo y el café.

MI primera foto.

Hoy les comparto los apodos que he tenido a lo largo de mi vida: El primero fue Peluchi, que me lo puso mi abuelo, Luis. En la Secundaria me decían Pingüino por mi forma particular de caminar.  Mi padre me puso varios: Beto, Lalo, y fray Junípero.  Unas amigas me dicen Gatón. Mi amigo Giancarlo me puso Luisfi, que es mi email y así me conocen en el trabajo y en redes sociales. Para los amigos y en casa somos Los Cushes

Contra algunos pronósticos he llegado a los 62 años y me alegro, lo celebro y me parece una maravilla.

Desde temprano celebrado con pastel, mañanitas y bultitos.

Los bultos, entre los mayas tienen una antigüedad que se puede evidenciar -arqueologicamente- desde finales del preclasico hasta el período virreinal. Su contenido y uso variaban, pues dependía de las ceremonias y rituales a los que estaban destinados.  En casa los obsequios de cumpleaños los ofrecemos en bultos, en alusión a aquella costumbre ancestral.  Los coreanos, por cierto, también envuelven regalos en bultos

L´haim!