16
Feb 24

Semillas de conflicto, se está perdiendo el derecho de propiedad en Guate

 

La posición de Guatemala en cuanto al respeto del derecho de propiedad se ha deteriorado. ¿Cuánto? Te cuento.  De una posición global de 81, en 2018, en el Índice Internacional de Derechos de Propiedad el país pasó a 85 en 2019, a 89 en el año de los encierros forzados, a 95 en 2021 y la última información fue la del desplome a 103 en 2022.  Estas cifras no sorprenden si comparas con que, en materia de estado de derecho, Guatemala cayó de la posición 117 en 2018 a 120 en 2022.

Cabe abordar el tema porque la administración semillera acaba de anunciar la creación de un acuerdo agrario con organizaciones como el Comité de Unidad Campesina, creado en 1975 con estrechos vínculos con el guerrillero Ejército Guerrillero de los Pobres. Organizaciones que fomentan invasiones.  ¿Sabes quiénes son los grandes ausentes en el acuerdo? Las víctimas de aquellas usurpaciones que se encuentran indefensos no sólo frente a los delincuentes; sino de cara a los tribunales de justicia, a las autoridades de policía y a otras autoridades locales. 

El derecho de propiedad no es meramente el de poseer bienes y recursos; principalmente es el de utilizar esos recursos libremente (sin causarles daños a terceros, ¡Por supuesto!) y el de transferir pacífica y voluntariamente esos recursos y sus derechos.  El derecho de propiedad no es sólo el mero derecho a recursos (u objetos), sino que -exactamente como el derecho a la vida, el derecho a la libertad y el derecho a la búsqueda de la felicidad- es un derecho a la acción. 

Si el derecho de propiedad está a merced de piratas, ladrones, extorsionistas y otros criminales; y si la Administración es incapaz de proteger los derechos a la acción de los propietarios legítimos, no sólo se hace nula la justificación para tener gobierno y no sólo resulta inexistente cualquier pretensión de estado de derecho, sino que se anulan la existencia de los derechos a la libertad y a la vida.

¿Por qué? John Locke explicó que ya que somos dueños de nosotros mismos y de nuestras vidas negar eso significa que otras personas son propietarias de nosotros y de nuestras vidas.  Los productos de nuestras vidas y de nuestra libertad son la propiedad como producto de nuestro trabajo productivo físico y mental, de nuestro tiempo, de nuestra energía y de nuestros talentos. La propiedad es la parte de la naturaleza que transformamos para darle usos valiosos, y la que intercambiamos.

Todo aquello, sin embargo, se queda en palabras cuando hace falta el acuerdo moral social que reconoce el valor de la propiedad como consecuencia de la vida y la libertad de las personas.  Sin ese acuerdo moral, no hay discurso que valga. No hay tal cosa como derechos naturales; lo que hay son acuerdos morales para respetar las condiciones mínimas para la cooperación social. 

¿Ves la importancia de que el acuerdo agrario no excluya a las víctimas de las invasiones, usurpaciones y otras formas de robos de propiedad ajena? No puede haber acuerdos morales sobre la propiedad cuando los protagonistas de esos acuerdos son sólo políticos demasiado enfocados en satisfacer las exigencias de su clientela y en conservar el poder, y dirigentes de grupos con antecedentes delictivos que tradicionalmente han actuado convencidos de que los problemas estructurales del país se resuelven mediante la violencia, o mediante la intervención política en la distribución de los medios de producción.

Es, y siempre ha sido indispensable que todo gobierno (semillero, o no) cumpla con la razón principal y legítima de su existencia que es la protección de los derechos individuales de todas las personas por igual, sin distinción de etnia y sexo por mencionar dos características que están de moda.  La cooperación social -y en consecuencia el bienestar generalizado- sólo son posibles si tribunales independientes, imparciales, objetivos, eficientes y capaces de actuar con celeridad pueden resolver conflictos de intereses en cuanto a la propiedad; y si las autoridades policíacas tienen la autoridad moral para actuar en casos de delitos flagrantes. La cooperación social sólo es posible si se garantiza el cumplimiento de los contratos. 

Lo demás son papas y panes pintados y en la medida en que la administración semillera pretenda satisfacer exigencias y demandas particulares, a expensas de los derechos individuales, en esa medida se va a multiplicar la conflictividad y se va a deteriorar el estado de derecho.  ¿A conveniencia política en el corto plazo? Puede que sí.  Pero en perjuicio de todos, sobre todo de los más pobres que son los que tienen que agarrar sus tujas y caminar hacia el norte porque la institucionalidad ha colapsado.  Pregúntale a cualquier familia de venezolanos de esos que se ven tan tristemente en las calles de la ciudad de Guatemala.

¡Pero, los chapines migran!, me vas a comentar.  Sí. Los chapines migran desde hace años porque aquí no se respetan los derechos individuales, no hay garantía del cumplimiento de los contratos, los tribunales de justicia no son tales, no se puede confiar en las autoridades, y las instituciones (no las organizaciones, sino los sistemas de normas) se desploman en los índices.

Todo acuerdo que involucre intereses específicos de grupos particulares en la sociedad -si ha de tener éxito en facilitar la cooperación social y la convivencia pacífica- debe incluir a todas partes involucradas; y de ninguna manera, de ninguna manera debe violar los derechos individuales, ni la igualdad de todos, todos ante la ley.

Columna publicada en República.


09
Feb 24

La Revolución de los tractores, legítima defensa y rebelión justa

 

No es noticia nueva; pero ¿te enteraste de que el gobierno de Irlanda planteó la posibilidad de sacrificar 200,000 vacas para cumplir con los compromisos climáticos establecidos por la Agenda 2030, el Foro Económico Mundial, el Club de Roma y bajo presión ecologista.

¡Por supuesto que semejante idea ha inquietado a los ganaderos irlandeses que quién sabe cuántas vacas tendrá que matar cada uno en 2024.  ¿Ya tuviste tiempo para dimensionar la masacre de vacas, o -como yo- necesitas un minuto más para asimilar la barbarie?

La ilustración la tomé de Facebook.

En todo el mundo los agricultores están siendo estigmatizados como dañinos para el planeta, a pesar de en el mundo hay millones de personas que pasan hambre. Y aquí entre nosotros, también.

Si te das una vuelta por las tierras fértiles de Guatemala, y por los mercados de todo el país, vas a ver que es fácil entender que sin agricultores no hay comida.  ¿Por qué, entonces, es que los agricultores son señalados como enemigos, como en tiempos de Lenin?

Del otro lado del Océano Atlántico, los agricultores están reaccionando contra la represión por parte de gobiernos comprometidos con el Pacto Verde Europeo.  Aunque tardías, ya hay manifestaciones masivas de agricultores en España…que han recibido disparos de balas de hule por parte del gobierno socialista de aquel país; también las hay en Italia, en los Países Bajos -donde el gobierno confiscó 3,000 fincas y los agricultores contra atacaron con rociar estiércol en algunos edificios del gobierno-.  Hay protestas en Alemania, Bélgica, Escocia, Grecia, Lituania, Polonia, Portugal, Reino Unido y Rumania.

La ilustración la tomé de Facebook.

Ahora te preguntaras, ¿por qué es que este tipo de manifestaciones masivas, conocidas como La revolución de los tractores, son legítimas? ¿Por qué es que los bloqueos resultantes son legítimos? Primero, porque son voluntarios, o sea, no forzados; segundo, porque son en defensa de derechos y no para imponer criterios; y tercero…muy específicamente…porque son acciones que se enfrentan a los proyectos globalistas que están destruyendo la capacidad de producción alimentaria.  En Francia, 89% de las personas apoyó a los agricultores rebeldes, el gobierno accedió a reducir impuestos y los bloqueos fueron removidos, no sin que, antes, la policía arremetiera contra los insurgentes. 

¿Te imaginas un mundo sin ganado bovino? ¿Te imaginas condenado a comer insectos y carne impresa? Insectos, no por placer como se comen los zompopos de mayo, los chapulines, los escamoles y los escargots, sino porque no hay opción.  Eso, y la disminución de la población -sin incluirse ellos en la purga- es lo que persiguen los promotores de las campañas contra los agricultores.

La victoria de los agricultores en Europa es importante para Guatemala, porque nuestro país es muy vulnerable a las políticas importadas; especialmente si son para quedar bien, aunque sean irracionales.  No se trata sólo de evitar que 200,000 vacas sean sacrificadas, y de que se salven los agricultores irlandeses; sino de evitar que haya que dar aquel tipo de peleas aquí en Guatemala.

La ilustración la tomé de Facebook.

De ahí que hay que informarse sobre lo que ocurre en Europa ya que son eventos que pueden cambiar la historia del mundo y la forma en que viviremos en el futuro. Y es imposible informarse si se nos ocultan los hechos y si se nos miente acerca de ellos. Es cierto que aquí en casa tenemos problemas propios e inmediatos; pero como dice el dicho manido no por ver el árbol deberíamos dejar de ver el bosque

Columna publicada en República.


02
Feb 24

“La sociedad de la nieve”, recuerdos y meditaciones

 

Cuando vi La sociedad de la nieve volví a tener los sentimientos de respeto y admiración que tuve cuando en conocí a Carlos Páez y a Roberto Canessa en 2002. Ambos héroes visitaron Guatemala y ofrecieron una conferencia organizada por la Organización para las Artes de la Universidad Francisco Marroquín. 

Yo tenía 11 años de edad cuando ocurrió el accidente que llevó a un grupo de jóvenes rugbiers uruguayos a vivir los 72 días de pesadillas que inspiraron la película de Juan Antonio Bayona. Yo tenía aquella misma edad cuando leí acerca de la tragedia en la revista “Selecciones”; y más tarde, por supuesto, vi Los supervivientes de los Andes, en 1976; y ¡Viven! una peli de 1993. Aquel es uno de los dramas humanos que más me han conmovido en la vida.

Carlos Páez, Yours Truly y Roberto Canessa en la UFM el 18 de julio de 2002. 

Por eso me impresionó bien la película nueva.  La peli logra transmitir muy bien aquella tragedia espantosa.  Los efectos especiales del choque del avión con la montaña; la angustia, el desconcierto, la confusión, el dolor y el miedo de aquellos momentos; así como el despedazamiento de la aeronave fueron muy bien logrados.

Luego… todo lo demás: el deterioro físico y las angustias morales y psicológicas de los sobrevivientes. La maravillosa capacidad de los seres humanos para no abandonar la civilización, ni la calidad humana, aún en circunstancias horriblemente adversas.  Como escribió Alberto Algorta, la resiliencia no es la capacidad de recuperación.  Es la capacidad de pasarla mal, de soportar lo indescriptible y no romperse.  Volver a la civilización y hacer una vida civilizada, es justamente producto de esa capacidad de ser igualmente normales en el dolor, enla angustia, en el hambre y en el frío.

Y lo más fascinante: la toma racional de las decisiones necesarias para conseguir que los objetivos de sobrevivir y volver a sus hogares tuvieran posibilidades de convertirse en realidad. Los sobrevivientes de los Andes -en la vida real- enfrentaron las mismas preguntas que enfrentó Mark Watney en The Martian -en la ficción-. Esas preguntas son: ¿Dónde estamos? ¿Cómo lo podemos saber? ¿Qué tenemos que hacer para vivir? Preguntas que deben ser respondidas de forma racional y objetiva para que provean la información necesaria que permita actuar con efectividad.

En el día a día, sin necesidad de enfrentar un accidente en los Andes y sin necesidad de quedar varados en Marte, todos nosotros tenemos que hacernos esas preguntas; y no sólo para sobrevivir biológicamente, sino para ¡Vivir!

De vuelta a La sociedad de la nieve, en esas condiciones extremas el reto de sobrevivir para luego vivir demandó el mayor esfuerzo intelectual y heroico de parte de los jóvenes rugbiers y de los adultos que los acompañaran.  La decisión de comer carne de sus compañeros fallecidos requirió una claridad moral monumental que tuvo que remontar todos los prejuicios místicos con los que la mayoría de nosotros cargamos como consecuencia de nuestros modelos mentales y patrones de crianza, especialmente -pero no solamente- a los 20 años de edad.  Y luego, para vergüenza de muchas personas, tuvieron que enfrentar esos mismos perjuicios cuando volvieron a sus hogares.

A mí aquella tragedia me sacudió mucho.  Estimo que los sobrevivientes son héroes porque actuaron para promover sus vidas y demostraron grandes habilidades morales y prácticas.  Un héroe, explica mi amigo Andrew Bernstein, es una persona de elevada estatura moral y habilidades superiores que -de forma audaz- persigue valores en condiciones de dificultades extremas. 

Revista Selecciones. La foto es de Ginette Leiva y la tomé de https://bit.ly/3SxY2sf.

¿Qué es lo que hace posibles y necesarios a los héroes?  Los héroes son posibles porque, en medio del caos aparente, el mundo está abierto a la consecución y a la creación de valores por parte de personas racionales. De ahí que las grandes mentes creadoras, que hacen posible la vida humana, merezcan ser protegidas.  Andy explica que aunque los  héroes cometan errores y tengan flaquezas, y la cultura enferma en la que vivimos se enfoque en aquellas flaquezas y errores, las personas racionales deben dimensionar los errores y flaquezas y estilizar la grandeza en los héroes.  

Chapó de nuevo para aquellos jóvenes, que no sólo sobrevivieron a 72 días perdidos en un infierno espeluznante, sino que han tenido que sobrevivir a un mundo que no siempre ha sido comprensivo.

En un ensayo titulado La ética de las emergencias, Ayn Rand aborda temas relacionados con esta película y seguramente querrás leerlo. El amor y la amistad son valores profundamente personales y egoístas; el amor es una expresión y una afirmación de la autoestima, es una respuesta a los valores de uno en la persona de otro. Uno recibe una alegría profundamente personal y egoísta a partir de la mera existencia de la persona a la que ama. Es la propia felicidad personal y egoísta la que uno busca, gana y deriva del amor, dice la autora.

De cualquier manera, La sociedad de la nieve rescata el tema de la amistad solidaria en tiempos extraordinarios, incluso más allá de la muerte; y la frase con la que te dejo es: Acá lo único que nos queda es la vida y debemos protegerla más que todo. Y te recomiendo mucho la conversación entre Arturo y Numa, a una hora y 15 minutos de la peli.; así como unas palabras de Nando Parrado: Cuando el destino te atropella no te avisa y el mejor día de tu vida, y el peor día de tu vida amanecen iguales..  Disfruten el presente.

Columna publicada en República.


26
Ene 24

Rivalidades, pasiones  y cicatrices que han hecho historia

 

¿Qué es lo que no puede gustar de una buena polémica? ¿O de una buena rivalidad? Sobre todo, si aquellas tienen cierta altura; y más que nada si son de relevancia histórica, y podemos aprender de ellas.

Pues bien, el escritor Roberto Ardón se dio a la labor de investigar seis rivalidades o duelos políticos que han marcado la historia de Guatemala.  Esto es porque han trascendido a sus tiempos y han permanecido controversiales por muchos años;  porque los participantes hicieron uso de todos los recursos disponibles incluidas la pluma, el púlpito, los medios masivos de comunicación, las redes sociales y las armas según fuera la tecnología disponible, y el tenor de los tiempos; porque los rivales consiguieron legiones de seguidores de todas las edades y de todos los caminos de la vida; y porque los duelistas se aseguraron lugares destacados para la posteridad hasta alcanzar niveles legendarios por decir algo.

Rivalidades fue presentado el 19 de septiembre de 2023.

En su libro, Rivalidades, duelos políticos que han marcado nuestra historia, Roberto contribuye a animar el interés de los chapines por conocer de dónde venimos, por qué somos como somos y por qué tenemos las cicatrices que tenemos. ¿Cómo? Mediante la narración, exposición e interpretación de polémicas pasadas y dignas de ser recordadas, contadas y vueltas a contar.  ¿Quién no gusta de un buen relato bien contado? ¡Y más si ese relato involucra polémica, o vehemencia viva!

A mí, por ejemplo, siempre me ha gustado muchísimo un libro que me obsequió la querida y siempre bien recordada, doña Marina Marroquín, titulado En el mundo de la polémica, obra que recoge las controversias y contrapunteos entre Clemente Marroquín Rojas y personajes como Adrián Recinos, Luis Cardoza y Aragón, Enrique Muñoz Meany, Guillermo Toriello, Mario Monteforte Toledo y Ramón Blanco.  Este es un clásico de la polémica y te lo recomiendo porque es una joya en muchos niveles.

De vuelta a Rivalidades, soy team Francisco Morazán desde que terminé de entender que las guerras centroamericanas que siguieron a la desvinculación de 1821 no fueron entre países, sino entre conservadores y liberales.  Ahora, gracias a la aportación de Roberto, tengo muchas ganas de leer la polémica entre Lorenzo Montúfar y Agustín Mencos.

De la rivalidad entre Manuel Estrada Cabrera y José Piñol y Batres -sin dejar de reconocer que el primero fue un dictador, al que había que oponerse- no extraña que la iglesia católica se organizara para combatir a la religión positivista y al humanismo clásico peligroso, incluso si para ello había que llamar a la acción abierta y a la sedición; e incluso si las conferencias de Piñol fueran convenientemente circuladas, de forma privada, entre miembros de la legación diplomática de los Estados Unidos de América. ¡Sorpresa!

La rivalidad entre Jacobo Árbenz y Carlos Castillo Armas es, según yo, el duelo que levanta más pasiones y enciende más sentimientos.  Hace años escribí un artículo titulado El fuego jacobino de los linchamientos; y por jacobino quise aludir a la violencia del período del terror durante la Revolución Francesa. Pues bien, un lector se inflamó y me escribió: ¿De dónde sacás que los linchamientos vienen del gobierno del coronel Jacobo Arbenz Guzmán? Árbenz es un fetiche al que hay que conocer mejor y del que,…sospecho,…vamos a oír bastante durante algún tiempo en Guatemala.

Rivalidades es para los que amamos la historia y para los que aman la política. 

De las bien seleccionadas por Roberto, la rivalidad entre Manuel Colom y Alejandro Maldonado fue la primera que se dio durante mi vida. Yo tenía 9 años para las elecciones de 1970; pero las recuerdo por las conversaciones en casa de mis padres.  Más tarde recuerdo conversaciones sobre el debate de 1976 -en Estudio Abierto– encuentro elevado a categoría mitológica como una batalla intelectual portentosa. El 22 de marzo de 1979 yo estaba en clase, y mi amigo, Ivo -no sé cómo porque esto es antes de los teléfonos móviles y de las redes sociales virtuales- llegó con la novedad de que habían asesinado a Colom.   Recuerdo bien que todos estábamos consternados.

La rivalidad entre Dionisio Gutiérrez y Sandra Torres es de especial relevancia y actualidad porque ayuda a entender buena parte del proceso electoral que -de puro chiripazo- llevó a Bernardo Arévalo a la presidencia de la república; y puso el país en manos del Movimiento Semilla. 

La rivalidad final del libro es la de Álvaro Arzú e Iván Velásquez.  Para un escritor de historia, ha de ser muy difícil abordar la narración, exposición e interpretación de acontecimientos que todavía están calientes; pero Roberto lo hizo muy bien con esta y la rivalidad anterior.  Hasta este duelo y para mí, Arzú había sido el presidente que le entregó Guatemala a la guerrilla mediante la firma de los acuerdos de apaciguamiento; pero se hizo grande cuando enfrentó al jefe de la CICIG.  Ese enfrentamiento allanó el camino para que Jimmy Morales no renovara el acuerdo de aquel engendro.

@luisficarpediem

¿Qué es lo que no puede gustar de una buena polémica? ¿O de una buena rivalidad? Sobre todo, si aquellas tienen cierta altura; y más que nada si son de relevancia histórica, y podemos aprender de ellas #historia #politica #guatemala #rivalidades #libros #luisfi61

♬ Computer Keyboard Typing Sound Effects – Sound Effects Nation

Rivalidades se deja leer con facilidad; pero no es un libro lite.  La habilidad de su autor invita a que uno quiera leer más y a que uno quiera enterarse mejor acerca de sus protagonistas y de sus tiempos.  Es una invitación generosa a explorar libros y periódicos relacionados con los rivales y con los entresijos de sus polémicas porque el diablo está en los detallesRivalidades es para los que amamos la historia y para los que aman la política.  Si no eres indiferente, Rivalidades es un libro para ti.

Columna publicada en República.


19
Ene 24

Desnudando tabús: la belleza inconveniente de la libertad de expresión

 

La libertad de expresión es inconveniente; y su mayor inconveniencia es que hay que respetarla; porque, como dijo Lao-Tse, entre más tabús y prohibiciones hay en el mundo más pobre es la gente, pobreza que no sólo puede ser material, sino también cultural, espiritual y de otros órdenes intangibles.

Tabú, por cierto, es una condición de las cosas, instituciones y personas que no es lícito mencionar, tocar, o comer.  Los tabús son cosas, o acciones inaceptables que, aunque suelen ser impuestos en contextos místicos y supersticiosos; también suelen serlo en contextos políticos.  Hay tabús que son consecuencia del largo proceso de prueba y error de la evolución social; y los hay fabricados a fuerza de legislación y de manipulación de la opinión pública.

No permitas que tu voz sea silenciada. Ilustración por Madelgarius, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons.

En occidente han sido tabús, desde hace siglos, los sacrificios humanos y el canibalismo, por decir algo.  Mucho más recientemente el carácter de tabú ha recaído en la libertad de expresión; y las prohibiciones que acarrea aquel carácter tienen bajo asedio aquella libertad fundamental para la vida humana. De hecho, hay una guerra contra la libertad de expresión.

¿Cuál es el caballito de batalla más reciente de esa guerra en Guatemala? El llamado discurso de odio, concepto que es usado para cancelar e incluso linchar a personas que transgreden las reglas prohibitivas del tabú.  Como en muchos países donde los patrocinadores del tabú tienen poder político y/o influencia política, el veto es convertido en legislación y usado para amenazar con el uso de la fuerza a quienes ofendan los intereses y opiniones del grupo dominante.

La relación entre libertad y seguridad. La ilustración la tomé de Facebook.

La naturaleza arbitraria de lo que constituye un discurso de odio es una amenaza seria a la capacidad de todos de participar no sólo en debates abiertos, sino que también en conversaciones francas, e incluso amenaza el sentido del humor. También socava el principio de que la ley debe ser lo suficientemente clara para que las personas comprendan si su comportamiento es legal, o no.

¿Te acuerdas de aquella frase de Benjamín Franklin que dice que Quien renuncia a su libertad por seguridad, no merece ni libertad ni seguridad? Pues el de la libertad de expresión y el de los tabús que la amenazan es un buen tema para meditar serenamente aquella frase.

Creo en la libertad de expresión; pero… La ilustración de de La Atlas Society.

A los seres humanos nos gusta pensar que queremos sociedades en las que florezcan las buenas ideas, la creatividad y la innovación; pero a muchas personas las intimidan…y mucho…ciertas palabras y conversaciones que surgen en ambientes donde hay libertad de explorar ideas, creatividad e innovación. Mi abuela diría que quieren tener el pastel y también se lo quieren comer.

En aquel contexto la libertad de expresión, aunque de miedo, no sólo es algo bueno, sino que es el fundamento de muchas cosas buenas.

Sin libertad de expresión, tal vez el mundo se vea libre de chistes ofensivos y de insultos dañinos; pero también estaría libre de cuestionar por qué es que quienes ejercen el poder, o influyen en él quieren prohibirnos usar ciertas palabras, o pensar ciertas ideas. ¿Te das cuenta de que la libertad de expresión y a libertad de pensamiento van de la mano?  Es que la función principal del lenguaje no es comunicar, como dicen algunos textos; sino habilitarnos para pensar…y para pensar bien.

Cuando no somos libres de expresar en público pensamientos privados, perdemos el incentivo para ser honestos e íntegros intelectualmente, filosóficamente rigurosos e incluso estéticamente audaces. En un ambiente en el que la policía del pensamiento tiene poder para usar la fuerza, o en el que el asesinato de carácter es una práctica aceptada contra la libertad de expresión, lo que quedan es la autocensura, la hipocresía y el imperio del pensamiento único que tanto convienen a las tiranías.

Por otro lado, ¿quién dice que deberíamos compartir en público todo lo que se atraviesa por la mente? ¿Quién dice que deberíamos hacerlo con la mayor frecuencia posible?  ¡Claro que el ejercicio de la libertad de expresión -que es un valor en sí mismo- se debe ejercer con prudencia!  Y la sabiduría práctica es -como otras virtudes- una que no se puede imponer. A final de cuentas, la libertad de expresión no es el derecho a ser mala persona, a ser ofensivo, ni a ser abusador; sino que es la posibilidad de educarnos a nosotros mismos, de explorar ideas (aunque parezcan odiosas), y de materializar la energía creativa en todas las muchas maneras en que podemos ser humanos.

Flemming Rose y Yours Truly en La Antigua.

¿Viste por qué es que los tabús y las prohibiciones sobre la libertad de expresión nos empobrecen? Además, como dijo Flemming Rose cuando estuvo en Guatemala, la libertad de expresión no es un derecho político, sino que es acerca de quiénes somos como seres humanos; y lo que hace a los seres humanos diferentes de otros seres es el lenguajeSomos, dijo Fleming, animales que contamos historias y nos entendemos entre nosotros mediante el lenguaje y las historias.  Eso significa que si alguien infringe ese derecho humano no sólo comete un crimen político, sino que comete un crimen contra la naturaleza humana.

@luisficarpediem

Cuando no somos libres de expresar en público pensamientos privados, perdemos el incentivo para ser honestos e íntegros intelectualmente, filosóficamente rigurosos e incluso estéticamente audaces. En un ambiente en el que la policía del pensamiento tiene poder para usar la fuerza, o en el que el asesinato de carácter es una práctica aceptada contra la libertad de expresión, lo que quedan es la autocensura, la hipocresía y el imperio del pensamiento único que tanto convienen a las tiranías #libertaddeexpresion #pensamientounico #censura #luisfi61 #benjaminfranklin #freedomofexpression

♬ Computer Keyboard Typing Sound Effects – Sound Effects Nation

Ningún político, ningún individuo, ningún grupo -mayoritario, ni minoritario- y ninguna opinión debería tener el poder de convertir en tabú la libertad de expresión y, en consecuencia, ocultar, cancelar o penalizar las ideas y expresiones que no quiere que exploremos, o que incluyamos en nuestras conversaciones.

Columna publicada en República.


23
Dic 23

¿Viven los ingleses en la “inglesia”?

Cuando yo tenía unos tres años les pregunté a mis papás: ¿Los ingleses viven en la inglesia? Y ellos, luego de reírse discretamente me explicaron que No y por qué. Unos pocos años después conseguí una caja blanca, de zapatos, con ella hice un botiquín personal y a en sus lados dibujé una ambulancia, un hospital y un quirófano y escribí: Cruz Roja guatemanteca.  No recuerdo si fue mi madre, o mi padre quien tuvo a su cargo explicarme que lo correcto era guatemalteca. 

Durante los rezos propios de fin de año, uno de mis hermanos decía El Señor escondido donde había que decir El señor es contigo; y decía Rueda por nosotros donde había que decir Ruega por nosotros  ¡Por supuesto que eso causaba mucha risa entre los adultos!…y a los niños también nos divirtió cuando le explicaron y nos explicaron, como iba la cosa.

Yo digo que todos hemos dicho cosas mal alguna vez, ¿cuáles son las tuyas?

Van, para ti y tu familia, mis mejores deseos para que tengan una nochebuena en paz, junto a sus seres queridos, en abundancia y salud. . Ilustración por Gordon Brownie and Other Artists, dominio público, via Wikimedia Commons.

¿Por qué les cuento esto? Porque esta temporada, al menos en este espacio, no es para dramas políticos, ni para el tipo de cosas que habrá que comentar en enero de 2024.  Podría escribir una columna navideña, pero eso ya lo he hecho en otros años.  Voy a compartirles algunos descubrimientos que hemos hecho en casa cuando vemos las producciones en Youtube de algunos creadores de contenido de poray.  Los vemos por motivos psicológicos y sociológicos, pero también por motivos recreativos porque no hay día en que no produzcan joyas como las siguientes:

La frase Primero que nada, segundo que nada es usada cuando la primera parte tiene sentido, como en Primero que nada lávate las manos; pero la segunda parte ya no tiene pies ni cabeza porque, bueno, si ya es segundo, ya no es después de nada.

Cuando cantan Feliz cumpleaños a ti, no lo dicen en plural porque sólo se cumple un año, de modo que la canción va Feliz cumpleaño a ti.  En ese mismo contexto se canta Despierta, ni bien despierta, en vez de Despierta, mi bien despierta.

No hay que desapartarse es usado en vez de No hay que apartarse

Lo que pasa es que tenés que aterrizar los pies le dice uno a otro en vez de Lo que pasa es que tenés que poner los pies sobre la tierra y en esa misma conversación se escucha “Ignorantes, ustedes, porque creen en una línea imaginaria” cuando uno está tratando de explicarle a otro lo que es el ecuador.

Cuando una persona no hace algo para disgustar a otra explica que no lo hizo para no hacerle un mal disgusto.

Si hay dudas, alguien dice.

En ese ambiente hay que tener mucho cuidado con la forma en que uno habla porque el otro día una persona le dijo a otra: Yo no te descogí a vos porque no sabés hablar.

Yo sola me estoy volando toda la batuta, dijo, el otro día, una de las participantes porque la habían dejado sola con una tarea.

En mí sigue sonando muy latente, se quejó otra creadora de contenido cuando se quejó de algo que había oído y la había incomodado. Yo trato de decir las cosas despacito para no ofender, respondió su interlocutora. Hasta el son de ahora me siguen diciendo lo mismo. comentó la primera unos párrafos después.

Hay muchas más, pero, ¿cuál es mi favorita? Mero que le dicen, como en Mero que le dicen hay que ver para los dos lados antes de cruzar la carretera; o Mero que le dicen, una de mujer tiene que tener su casita limpia

Aquellas frases no son nada fuera del otro mundo y hay montones; pero vuelvo a los equívocos que muchos conocemos y hemos cometido.

Hay una ronda de niños cuya letra dice: A pares y nones vamos a jugar; y  un cuate entendía A paresinola vamos a jugar; pero como el asunto le parecía incoherente, interpretó que lo que decía la canción era Apareció un ala. Y él, así cantaba la canción..

Hay una canción de Madonna que dice: Señorita más fina; y otro cuate entendía Señorita matutina. Había otra canción noventera que decía: New York, Río, Tokyo; y él cantaba New York, Río, Romio. Una de las que más me divirtió es la historia de otro cuate que, aquel verso de “Pinocho” que dice: Todo esto será en vano, le falta el corazón, a él le sonaba como A todo ser humano le falta el corazón, y así lo cantaba..

En Guatemala, muchos de nosotros hemos cantado Vamos a la vuelta, del toro, Torojil en la creencia de que la canción es acerca de un toro que se llama Torojil; empero, la letra verdadera dice: Vamos a la huerta, del toro, toronjil, siendo el toronjil, una hierba. Es la huerta de toronjiles.

Hay un juego que, originalmente, dice: Un, dos, tres, treinta, luz roja; pero aquí -por lo menos cuando yo era niño- decíamos: Un, dos, tres, treinta, cruz roja.

La más elaborada y compleja de todas es de las iglesieras de La costa sur. Allá hay una canción que dice Derrama una estrella/ divino fulgor./ Hermosa doncella/ nos dio el Salvador. Pues bien, las señoras en cuestión la cantan así: De rama, a una estrea/ divino fulgor/ Hermosa doncea/ nos dio El Salvador; y esto es porque entienden que no es veia, sino vea; que no es feia, sino fea; y que no es seia, sino sea. De ahí suponen que no es estrella (estreia), sino estrea. Por ese mismo motivo, no es doncella (donceia), sino doncea. Y la mara cree que el Salvador, de la canción, es el país vecino.

Ya te conté los míos y los ajenos. ¿Cuáles son tus equívocos al hablar?

Van, para ti y tu familia, mis mejores deseos para que tengan una nochebuena en paz, junto a sus seres queridos, en abundancia y salud. 

Columna publicada en República.


15
Dic 23

Legislación para crear escasez de parqueos

 

¿Te acuerdas de lo que ocurrió cuando había precios tope para el pan, la leche, el papel toilette y otros productos?  Si ya hace ratos que te pega el sol te acordarás de que el pan y la leche disminuyeron de tamaño y calidad el primero y de calidad el segundo; y de que el papel desapareció y sólo quedó uno de color verde, mal cortado y que raspaba. 

¿Sabes qué va a pasar si prospera la legislación que pretende ponerle precios tope a los parqueos? ¡Cabal! Van a empezar a escasear esos espacios tan necesarios.

Pues resulta que en el Congreso hay una propuesta para ponerle precios tope a los estacionamientos, para modificar el modelo de negocios de esos servicios y para…¡Sorpresa!…crear una comisión nacional que regule los parqueos.

La primera parte está explicada arriba; pero…¿y la segunda?  Pues te cuento que el servicio que prestan -al precio que lo prestan- los parqueos es el de proporcionar un espacio para estacionar.  Cuando uno entra a un parqueo y halla espacio, por lo que paga es por ese espacio.  Los propietarios de estacionamiento no están en el negocio de la seguridad, sino en el del espacio.

Por eso es que te lo advierten de entrada: No se responsabilizan por daños; y es que el negocio de la seguridad es otro animal que tiene otras características, requerimientos, costos y, obviamente, precios.  Y aquí está la trampa de los patrocinadores de aquella legislación: ¿En qué cabeza cabe modificar políticamente la naturaleza de un servicio privado, elevar los costos de su prestación y ponerle precio tope? Es la receta para la escasez. Durante las fiestas populares que se celebran en la zona 1, por ejemplo, cuando hacen tanta falta los estacionamientos nocturnos, pues vete haciendo a la idea de que ya no los habrá porque la legislación habrá matado los incentivos de negocio.

Se estima que el parque vehicular aumentó de 3.5. 4.6 millones en el último año.  En esas condiciones lo razonable sería incentivar la multiplicación de estacionamientos y que los precios sean regulados por la competencia; en vez de producir legislación que asfixie aquellos negocios y los excluya políticamente.

¿Te imaginas la corrupción que va a generar la facultad de la comisión reguladora para clasificar paqueos de acuerdo con tipo, categoría y ubicación y luego autorizarles tarifas?

A aquella receta añádele lo de la comisión.  Esa comisión, generará costos.  ¿Ganarán dietas los miembros? ¿Qué sueldos tendrán los técnicos que la asesorarán? Adivina quién va a pagar el costo de regular y vigilar los parqueos.  ¡Acertaste! Lo pagarás tu que eres el tributario.

La legislación en cuestión no sólo viola las libertades de producir e intercambiar; sino que fuerzan a que unos tengan que pagar por servicios que usan otros. Por qué escojo un parqueo, y no otro que esté a unos pocos metros: primero, por ubicación; segundo, porque tenga baño; tercero, porque los encargados me reconocen y son atentos; y cuarto, por accesibilidad.

Quizás debería haber dos tipos de estacionamiento: unos que sólo ofrezcan espacio, como los que hay ahora; y otros que, por el precio pactado, ofrezcan otros servicios como seguridad, seguro, limpieza y qué se yo qué más podrían querer los clientes y qué más estarían dispuestos a pagar.  Pero estos servicios deberían ser contractuales, voluntarios y pacíficos; no forzados, ni impuestos por la legislación y la política.

La propuesta mal llamada ley reguladora de estacionamiento de vehículos, debería llamarse legislación para crear escasez de estacionamiento de vehículos.

Columna publicada en República.


08
Dic 23

¿Cuántos conductores juegan a la ruleta rusa cuando manejan?

 

Poco antes de las tres de la tarde, del martes pasado, el piloto de un camión de transporte pesado perdió el control del vehículo porque le fallaron los frenos y, a una velocidad de unos 80 kilómetros por hora, chocó a por lo menos unos 15 vehículos.  Afortunadamente no hubo muertos; pero sí hubo por lo menos 6 heridos y muchos destrozos. Eso ocurrió en el kilómetro 19 de la carretera Interamericana.

¿El camión que causó aquel desastre tenía seguro? ¿Cuántos de los vehículos dañados estaban asegurados? Los heridos, ¿tenían seguros?

El accidente fue en la ruta Interamericana. Foto Prensa Libre @Transito_mixco.

Hace como 20 años me chocó un conductor imprudente en la zona 10, ni él ni yo resultamos lastimados; pero mi carro si fue dañado.  Cuando le conté el incidente a mi amiga Lissa, ella me pregunto: Pero tenés seguro, ¿verdad? Y cuando le dije que no, me espetó: Sos un irresponsable.  Y claro que ella tenía razón.  Andar por ahí manejando sin seguro es una irresponsabilidad porque conducir es una actividad peligrosa y uno está obligado moralmente a: responder por los daños que cause a otras personas, a otros vehículos e incluso a inmuebles; protegerse contra los daños que le pudieran causarle al vehículo propio y no ser una carga para los demás en caso de necesitar atención médica como consecuencia de un accidente. Esa misma semana contraté un seguro y ¡Qué alivio!

¿Cuántos transportes colectivos -que operan bajo supervisión política- no cuentan con seguros? ¿Cuántos transportes pesados andan por ahí con llantas lisas y sin mantenimiento y son operados sin seguro? ¿Cuántos motoristas andan por ahí con un death wish sin estar asegurados?

¡Por supuesto que se respeta la libertad de conducir!…pero la libertad y la responsabilidad son dos caras de la misma moneda y son inseparables.  Es impensable una sin la otra y la responsabilidad es la disposición y capacidad de hacerse uno responsable de sus decisiones y acciones.  Quien conduce un vehículo sin mantenimiento apropiado y el propietario de ese vehículo, el que permite que circule en esas condiciones, e incluso exige que circule en esas condiciones, deben ser responsables.  Y la primera línea de responsabilidad es la de mantener los vehículos en buen estado; la segunda línea de responsabilidad es la de tener experiencia para manejarlos y la de contratar personal con experiencia; y la tercera línea es la de contratar seguro.

Por supuesto que también se debe respetar la libertad de contratación de seguro y no es admisible que -legislativamente- se establezca un monopolio de la provisión del seguro.

Friedrich A. Hayek explicó que en occidente siempre ha sido un deber de la comunidad procurar medidas de seguridad en favor de quienes -como consecuencia de eventos que escapa a su control-se vean amenazados.  De ahí se deriva que, si de modo general es razonable proclamar la necesidad de estar protegidos contra las adversidades extremas, parece obvio que todo aquel que conduce un vehículo debería adoptar las medidas previsoras, de la clase que convenga, contra los azares habituales que te pone la vida. Entonces, los conductores de vehículos deben cubrir el riesgo de ocasionar daños a terceros, no en su interés, sino en el de quienes pudieran padecerlos por el actuar de los primeros.

¿Ya es hora de hablar de seguros de aquella naturaleza? ¿O esperamos otra tragedia?

Columna publicada en República.


01
Dic 23

Geraldina Baca-Spross, una sonata de creatividad y entusiasmo por las artes

A Geraldina Baca-Spross, promotora de arte extraordinaire, la vi por primera vez cuando mi abuela, Frances, y yo estábamos haciendo cola para entrar al espectáculo Nueces y cascabelesElla es Geraldina, me dijo mi abuela, Mira que ojos tan lindos tiene.  Y efectivamente, Geraldina se veía guapísima, y nos sonrió cuando mi abuela y yo le hicimos un gesto de saludo y entró al Teatro Nacional.

Geraldina y las artes escénicas en Guatemala son una sola.  Desde 1976 hasta lo que va del siglo XXI, la historia de la música, la danza, la ópera, el teatro, el ballet, y otras artes de esa naturaleza -en Guatemala- no puede ser escrita sin mencionar a esta dama en un lugar distinguido.

La segunda vez que la vi fue en su casa del final de la Avenida de las Américas.  Yo repartía juegos electrónicos Odyssey para ganarme unos quetzales y llegué a su casa a dejar e instalar uno.  Tuve la suerte de que ella me recibiera y ¿sabes que me impresionó muchísimo? En su casa había dos pianos. A uno, de niño, eso lo impresiona mucho.  Era evidente que era la casa de una artista y, sobre todo, la casa de una pianista, porque Geraldina también toca el piano.

Haz clic en la foto para ver una entrevista que le hice a Geraldina en 2012.

Las producciones de Geraldina no sólo han sido espectaculares siempre; sino que, las suyas, siempre han sido elegantes y de muy buen gusto.  No ha habido nada ordinario en sus producciones por sencillas que fueran.  Desde la presentación de una ópera, hasta la de un solista lucen magníficas si Geraldina las organiza.  Si el arte muestra el sentido de vida de los artistas, el arte que Geraldina produce y hace posible, es la materialización de todo lo que es bueno, lo que es bello y lo que es pacífico.

El miércoles pasado, Geraldina Baca-Spross recibió el reconocimiento Llamas de la Libertad de parte del Consejo Directivo de la Universidad Francisco Marroquín, presea que se otorga a personas que han llevado la misión de la Universidad un paso más allá.  Más merecido, imposible, porque Geraldina ha llevado, a las artes, donde tanto se necesitan, los valores estéticos propios de una sociedad abierta y de personas libres. La vida de Geraldina es la prueba de que una vida con propósito es una vida plena y feliz.

He tenido la dicha de ser invitado a seis producciones de Geraldina, primero enla Organización para las Artes de la Universidad Francisco Marroquín y luego en el Departamento de Artes Escénicas, de la Casa de la Libertad.  Primero en Monstruos y prodigios, como un miembro del público que inicia una guerra de pan con los actores; luego en Holiday of Musicals, como un estudiante preguntón; más tarde en El carnaval de los animales, al leer los textos de esa obra de Saint-Saëns; tuve un párrafo en la producción del Pájaro de fuego; leí una narración en Joy 2022 y, en mayo pasado, fui el narrador en Durmiendo en el museo.  Esas experiencias las he gozado como mico y se las agradezco mucho a Geraldina.

Siempre recordaré el recital que, a oscuras y en medio de lluvia y relámpagos, organizó en su casa durante la tormenta Agatha con la complicidad del virtuoso Roberto Prosseda. Sus soirées de navidad en compañía de Lowell, su esposo, y de damas notables como la cantante de ópera Susy Sello y esa institución que era Siang Aguado de Seidner, y de otros personajes de la cultura guatemalteca, también son memorables. Sus deferencias para mi madre, siempre son valoradas.

¡Estoy seguro de que tenemos Geraldina Baca-Spross para ratos! y de que los chapines seguiremos disfrutando de su vitalidad, de su creatividad y de su entusiasmo por las artes.   L´chaim, querida Geraldina.

Columna publicada en República.


24
Nov 23

Estrellas y sombras, Hollywood y la política inmoral hacia Hamás

 

Susan Sarandon, una actriz admirable…como actriz, fue despedida de su agencia, que es una de las más grandes de Hollywood, después de sus comentarios infames durante una manifestación pro Palestina. Sarandón generó indignación cuando afirmó que los judíos finalmente estaban probando lo que se siente ser musulmán en Estados Unidos, en alusión al antisemitismo. La actriz ha sido intensamente crítica con Israel durante toda la guerra contra Hamás, desencadenada luego de que el 7 de octubre pasado unos 3, 000 terroristas de aquel grupo irrumpieron en la frontera del sur de Israel, mataron al menos a 1,200 personas y tomaron unos 240 rehenes luego de cometer todo tipo de tropelías, incluidas violaciones y asesinatos de bebés.

Avenida de las Américas en la ciudad de Guatemala.

La actitud y lo dicho por Sarandon me recordó algo que dijo Friedrich A. Hayek cuando recibió el Premio Nobel de Economía: El Premio Nobel confiere a un individuo una autoridad que en economía ningún hombre debería poseer… la influencia del economista que más importa es la influencia sobre los profanos: políticos, periodistas, funcionarios públicos y el público general. No hay ninguna razón por la que un hombre que ha hecho una contribución distintiva a la ciencia económica deba ser omnicompetente en todos los problemas de la sociedad (como la prensa tiende a tratarlo hasta que al final él mismo puede ser persuadido a creer).

El querido Fritz añadió que incluso se llega a sentir que es un deber público pronunciarse sobre problemas a los que tal vez no se haya dedicado especial atención. No estoy seguro de que sea deseable fortalecer la influencia de unos pocos economistas individuales mediante un reconocimiento tan ceremonial y llamativo de logros, tal vez del pasado lejano. Por lo tanto, casi me inclino a sugerir que exigáis a vuestros galardonados un juramento de humildad, una especie de juramento hipocrático, de no exceder nunca en los pronunciamientos públicos los límites de su competencia.

Si los galardonados con premios Nobel deberían tomar un juramento de humildad, imagínate el que deberían hacer las celebridades.  Es fatal que esta gente sienta que es un deber público pronunciarse sobre problemas a los que tal vez no le han dedicado atención especial y es fatal que influyan en el público general.  Anthony Hopkins, que es un grande de la actuación explicó por qué cuando dijo que los actores (incluido él) no deberían pronunciarse sobre eventos de actualidad porque los actores son bastante estúpidos y Brad Pitt comentó que los actores no son las mejores personas para ofrecer opiniones sobre determinadas situaciones.  Basta recordar que Jane Fonda fue miembro del Partido Comunista y que Leonardo di Caprio juega en el equipo de Al Gore y Greta Thurnberg.

Por supuesto que no hay que generalizar porque ahí tienes a Ronald Reagan que leía The Freeman; y que fue uno de los más grandes líderes mundiales en el siglo XX a pesar de su conservadurismo en cuanto a la guerra perdida contra las drogas y su ignorancia en cuando al sida. Ahí tienes a Clint Eastwood que se ha expresado abiertamente contra la cultura woke. Rose McGowan y Gina Carano también se han distinguido en esa lucha.

Por supuesto que no se trata de que las estrellas no deban expresar sus opiniones con libertad. ¡Todos, todos, todos, debemos tener la libertad de expresar nuestras opiniones! Y nadie debería ser perseguido penalmente por pensar diferente y expresarse. Pero a la luz de lo que dijo Hayek, cuando se tiene una palestra del tamaño de un premio Nobel, o una del tamaño de las que se tienen en Hollywood esas opiniones deben ser lo más informadas posible y el ejercicio de aquella libertad debe estar acompañado de responsabilidad proporcional.

Lo que hacen Sarandon y otros personajes que justifican los crímenes de Hamás no es sólo una burla para las víctimas.  Lo que hacen es atizar el odio.  Ocultan el hecho de que el mal prospera cuando es apaciguado; y que si Israel no cuenta con el apoyo material, intelectual y moral para acabar de una vez por todas con la perversidad de Hamás y los problemas en Gaza, el próximo objetivo es occidente.

Columna publicada en República.