23
Mar 21

Y cayó la ceniza, pues

Mi balcón amaneció con arena y ceniza del Volcán Pacaya, y a lo largo del día -en la ciudad de Guatemala- aquellos materiales son omnipresentes. Como dice la gente: con la plandemia ya la estábamos viendo negra y el Pacaya puso su grano de arena.

Cuando llegué a la oficina había arena y ceniza.

No es tanta como en 2010; pero igual uno se acuerda de aquel arenero que cubrió todo de negro.  Como nieve…pero negra. De la experiencia de 2010 en este enlace puedes ver y escuchar la llanta de mi bicicleta como rodaba sobre la arena. Para info sobre volcanismo, le recomiendo esta conferencia de Héctor Monzón; y esta conversación, con mi maestro de geología, Sam Bonis.

El Insivumeh dice que durante la noche, de anoche se escucharon explosiones moderadas y algunas fuertes, las cuales son acompañadas de retumbos y sonidos similares a turbina de avión. Se observaron balísticos que alcanzaron alturas hasta 500 metros sobre el cráter y se reporta caída de lapilli en San Francisco de Sales y San José Calderas. La ceniza alcanza alturas entre 3,500 a 4,000 metros sobre el nivel del mar en un radio de 30 a 50 km según la dirección del viento, reportándose caída en las comunidades cercanas al volcán (El Cedro, San Francisco de Sales, Mesías Bajas, Mesías Altas, Los Pocitos, Los Dolores, Santa Elena Barillas), así como también en Villa Nueva y la Ciudad Capital. Se mantienen tres flujos de lava, uno al suroeste, otro al este, y uno en dirección sureste; por las condiciones climáticas durante la noche y madrugada se desconoce la longitud de los mismos., debido a la pendiente del terreno estos flujos generan desprendimiento de bloques. Se registra tremor (vibración Interna) asociado a ascenso del magma, movimiento del flujo de lava y presión de gases.

Así como en la foto está mi carro.  En la mañana pensé en usar Uber; pero tomé la mala decisión de no hacerlo y bueno…

Si te ocurrió, no olvides no usar los limpiabrisas, ni bajar los vidrios y quitar la arena con agua abundante tan pronto como sea posible.

Cuando vivía en Costa Rica, ca. 1963, hubo una erupción importante del Irazú, pero yo no la recuerdo para nada; empero, mis padres contaban que todo estaba cubierto de ceniza. Luego, en 1998, el Pacaya hizo lo mismo que ahora, pero en ese tiempo yo estaba estudiando en la University of Maryland, y sólo recuerdo que, cuando regresé -unos meses después de la erupción-, había arena en muchos rincones de mi casa.


26
Feb 21

Que el Himno no pierda dignidad

Que la versión oficial del Himno nacional la cantaren jóvenes con voces espectaculares era genial; pero que al Himno se le cambiara el ritmo para aggiornarlo, o que se intentara cambiarle la letra con el mismo propósito, eso es otro par de zapatos. La tentación de modificarlo al calor de algún revisionismo ideologizado debe ser resistida. Por eso es bueno que el Ministerio de Cultura haya recapacitado y que el Himno conserve su integridad.

Imagen de previsualización de YouTube

 

No recuerdo en qué grado de Primaria me aprendí el Himno guiado por las señoritas Anabella, o Teresita y por la que era mi profesora de canto (cuyo nombre olvidé).  Recuerdo que nos explicaron cada verso; y entonces fue que aprendí lo que significaba lamer el yugo, y lo que era el paladión.

Objetivamente, tanto la letra como la música del Himno son bellos. Su letra, su música y su ritmo le aportan -a quien pone atención- ese placer poético y ese mundo romántico que proyectan emociones intensas, vinculadas a valores y virtudes íntimamente relacionadas con un sentido de vida.  Uno heroico.  Como en esta estrofa: Pues tus hijos valientes y altivos, que veneran la paz cual presea, nunca esquivan la ruda pelea si defienden su tierra y su hogar. 

Para que el Himno no pierda su carácter y no se vaya convirtiendo en una burla, o en algo vacío, conceptos significativos como venerar la paz cual presea y defender la tierra y el hogar deben ser cantados con música y ritmo que no anulen, ni invaliden aquellos conceptos. El Himno de Guatemala tiene una integridad que trasciende el nacionalismo ramplón y estatista -del que hay que huir como se huye de la peste-, para recoger con elegancia y dignidad el ideal legítimo de oposición a la tiranía y al poder ilimitado; así como el derecho de las personas a determinar su propio destino.

El Himno dice: ¡Guatemala feliz…! que tus aras no profane jamás el verdugo; ni haya esclavos que laman el yugo ni tiranos que escupan tu faz; y pues, eso, esa estrofa no se canta con música y ritmo que no sean lo apropiados para inspirar el rechazo a toda tiranía, sin importar el color que tenga.

Columna publicada en elPeriódico.


25
Feb 21

Guatemala: “me robaste el corazón”

Me puso la piel de gallina esta Carta a Guatemala.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Con este vídeo quise devolverle a este país un poco de todo lo que me dio, fue un viaje increíble lleno de magia, momentos espectaculares, mucha naturaleza y lugares mágicos y encantadores con belleza sin igual. Disfruten de esta carta a esta hermosa nación.Te amo Guatemala, dice el autor del vídeo: LuisitoViajero.

Dime si no te emocionó también.

El vídeo es de LuisitoViajero; pero lo vi gracias a que Las Paulanas lo compartieron con sus seguidores.


14
Nov 19

“Arbenz, una biografía”; por Carlos Sabino

Jacobo Arbenz fue atrapado en una marea ideológica y política que nunca llegó a controlar; y fue usado por los comunistas cuando les servía, lo desecharon y humillaron cuando les convenía y ahora que lo necesitan lo ensalzan y lo usan. Minutos más, minutos menos esa fue una de las conclusiones expuestas por el historiador, Carlos Sabino, cuando presentó su libro más reciente: Árbenz, una biografía.  Tuve a honra comentar el libro, junto al historiador Johann Melchor, la noche de aquella presentación.

El libro está a la venta en las principales librerías y si haces clic en la foto te lleva a UFM Ediciones por si quieres comprarlo en línea.

La biografía me conmovió porque Carlos no sólo presenta datos, sino que sabe relatar historias y comparte perspectivas que nos permiten conocer mejor a aquel hombre reservado que levanta pasiones por aquí.  Poco antes de aquella presentación, leí que alguien escribió en Facebook: Yo no creo nada, ¡Que viva Árbenz! y pensé que ojalá que pudiéramos superar ese tipo de actitudes no sólo con respecto del coronel; sino con respecto de otros personajes de la historia chapina.

Sentados Johann Melchor y Carlos Sabino; Luis Figueroa en el podio, durante la presentación de “Árbenz, una Biografía”, por Carlos Sabino. La foto es por Raúl Contreras.

Árbenz, una biografía es valioso porque el conocimiento de la historia le da sentido al presente y ayuda a entender qué somos y qué está pasando. Si bien la historia no se repite, ni se pueden hacer leyes generales a partir de ella, ni tiene un sentido trascendente –como cree la gente en la calle– su conocimiento sí puede ayudarnos a no repetir errores.

Más íntimamente, su lectura me llevó a mi infancia, al momento en el que mi tía abuela, La Mamita, me contó cómo es que Árbenz había sido expuesto en paños menores en el aeropuerto; al momento en que mi padre nos contó a mi hermano, y a mí, cómo es que F.J. Arana fue asesinado en el puente La Gloria, mientras que Árbenz observaba; y al momento en el que, en al auto de mi abuela, Frances, sonaba la canción que dice: María Cristina me quiere gobernar y mi abuela me contó que esa canción se la cantaban a Árbenz.

Invitación a la presentación que fue el 6 de noviembre pasado.

Carlos Sabino explicó que no escribió un libro contra Árbenz; y es cierto; pero su pluma talentosa nos acerca bastante a aquel hombre atormentado, cosa que es más arriesgada que vitorear, o no, el naipe que los comunistas quitan y ponen sobre la mesa a su antojo.

Columna publicada en elPeriódico.


18
Jun 19

Guatemala en la estación de Atocha

La ofensiva contra Guatemala se materializa en la estación de Atocha, Madrid. ¿Dónde más?

El cartel dice Nuestra cultura es nuestra resistencia. Represión, refugio y recuperación en Guatemala. Una exposición de Johnatan Moller y el Museo Nacional de Antropología.

La estación ferroviaria de Atocha es uno de los lugares de mayor circulación de españoles y turistas en la capital de España.

Como dice mi cuate, Ricardo, que me envió la foto, ¿no me digas que no preparan una ofensiva contra Guatemala, desde la izquierda más radical?

Es como viajar en el tiempo.  Mi abuela, Frances, andaba en Londres -a principios de los 80- cuando en una iglesia vio una exhibición de fotografías de Guatemala y en ellas se mostraban acercamientos de indígenas detrás de alambre espigado, como si fuera en campos de concentración.  Y para el observador no familiarizado con Guatemala e influido por el contexto de la exhibición (en apoyo a la guerrilla), aquello es lo que debe haber parecido.  Sin embargo, cualquiera familiarizado con Guatemala sabe que el alambre espigado es ubicuo y que personas detrás de él no quiere decir nada más que eso, personas en lo suyo, en lo de todos los días, en un lugar común.

Cuento esto porque los europeos son caldo de cultivo para las iniciativas socialistas, no sólo de comunicación, sino de abierta ofensiva contra Guatemala.


01
Abr 19

La embajada de Cuba, en México, ¿dirigía la lucha guerrillera?

El régimen de Fidel Castro, en Cuba, usó su embajada en México para dirigir los movimientos guerrilleros en Centroamérica en los años 60 del siglo pasado, señalan archivos de espionaje desclasificados por el gobierno mexicano. ¿Es eso cierto, también, para los movimientos guerrilleros de los años 70 y 80?

En una versión pública de 411 hojas sobre el espionaje que la seguridad mexicana le hizo a Fidel Castro, tanto en México como ya en el poder en Cuba, se apunta que la embajada cubana servía como su centro de coordinación de aquellas actividades cubanas en la Latinoamérica.

La foto la tomé de http://www.miejercito.com/fuerzas-irregulares-locales.html

La embajada Cubana en México es la encargada de dirigir en Latinoamérica los diversos movimientos tanto en contra de las llamadas dictaduras centroamericanas, como en contra de los Estados Unidos de América, detalla la Dirección Federal de Seguridad de México en un informe fechado en 1960 y al que tuvo acceso Efe; y publicó 14yMedio.com/

¿Los asesinatos de los diplomáticos John Gordon Mein, de los Estados Unidos de América y Karl von Spreti, de Alemania fueron parte de aquellas coordinaciones?  ¿Cuántos secuestros, asesinatos y otros actos de terrorismo fueron coordinados desde la representación cubana en el entonces Distrito Federal?

En aquellos años las actividades tenían como primer blanco el gobierno de Nicaragua, en poder ya del clan Somoza “y como caso concreto se puede citar la incursión armada en las Segovias en el mes de marzo en el que murieron nueve personas”, apunta el expediente.  El primer blanco era el gobierno Nica; pero en los años 60 surge el MR-13 y ocurre Concuá; ¿Ya estaba involucrada la representación de Fidel Castro en México?

“A raíz de su llegada al poder, los diversos grupos de asilados políticos distribuidos en los países latinoamericanos trataron de seguir su ejemplo”, resaltan los despachos de la DFS.   Los espías mexicanos alertaron de los nexos de Castro con “exiliados políticos de diferentes nacionalidades”, principalmente con los de Nicaragua y Costa Rica, dirigidos por Manuel Flores Gómez, y los del Perú, encabezados por César Pardo Acosta.¿Que rol tenían los asilados distribuidos en Guatemala? ¿Qué contactos cubanos tenían los guatemaltecos en México?

El reportaje basado en el informe no menciona a Guatemala; pero sería bonito saber con certeza. Total, muchos exiliados guatemaltecos -vinculados con la exguerrilla- vivían allá. De hecho, cuando yo acompañé al equipo de Libre Encuentro a entrevistar a Rodrigo Asturias, de la ORPA y al secretario general del Partido Guatemalteco de los Trabajadores, el encuentro fue en el Hotel María Isabel, en la ciudad de México. ¿La embajada de Cuba, en México, coordinaba acciones guerrilleras en Guatemala? Los guerrilleros guatemaltecos, de la uRNG y sus componentes, ¿qué tan vinculados estaban a la embajada cubana en México?


29
Nov 17

Acerca de limpiar Guatemala

Imagínate que fuera así de fácil limpiar Guatemala.

Hoy anduve por el Mapa en Relieve y el hombre de la limpieza estaba haciendo lo suyo con una sopladora.  Lo que se me vino a la cabeza fue: ¡Qué tal si fuera así de fácil limpiar Guatemala!

Pero…¿de qué la limpiaría? La limpiaría de privilegios.  Me gustaría una ley que dijera: en ningún caso el Congreso dictará ley o decretos arbitrarios o discriminatorios, en los que explícita o implícitamente se concedan prerrogativas, privilegios o beneficios que no puedan disfrutar todas las personas que tengan la oportunidad de hacerlo.  Eliminaría del Prepupuesto del estado toda partida y asignación destinada a intereses específicos y particulares.

¿De qué más la limpiaría? De toda legislación que no protegiera los derechos individuales de todos por igual.

La limpiaría de delincuentes y de prevaricadores -de acuerdo con la ley penal- claro.

Pero no se puede, ¿verdad? ¿O sí?


01
Nov 17

El Inca Garcilaso y Guatemala

Acabo de leer que ayer fue inaugurada una exhibición sobre el legado de Garcilaso de la Vega, El Inca; y me acordé de un texto suyo sobre los caballeros de Guatemala.

La exposición se halla en el Paraninfo de la Universidad de San Carlos, y el texto que recordé describe el retorno de don Pedro de Alvarado y es el siguiente:  Desta jornada volvió casado a la Nueva España; llevó muchas mujeres nobles, para casarlas con los conquistadores que habían ayudado a ganar aquel Imperio, que estaban prósperos, con grandes repartimientos. Llegado a Huahutimallan, Don Pedro de Alvarado fue bien recebido; luciéronle por el pueblo muchas fiestas y regocijos, y en su casa muchas danzas y bailes, que duraron muchos días y noches. En una de ellas acaeció, que, [e] stando todos los conquistadores sentados en una gran sala mirando un sarao que había, las damas miraban la fiesta desde una puerta que tomaba la sala a la larga. Estaban detrás de una antepuerta, por la honestidad y por estar encubiertas. Una dellas dijo a las otras: “Dicen que nos hemos de casar con estos conquistadores”. Dijo otra: “¿Con estos viejos podridos nos habíamos de casar?” Cásese quien quisiera, que yo, por cierto, no pienso casar con ninguno dellos. Dolos al Diablo; parece que escaparon del infierno, según están estropeados: unos cojos y otros mancos, otros sin orejas, otros con un ojo, otros con media cara, y el mejor librado la tiene cruzada una y dos y más veces”. Dijo la primera: “No hemos de casar con ellos por su gentileza, sino por heredar los indios que tienen, que, según están viejos y cansados, se han de morir presto, y entonces podremos escoger el mozo que quisiéremos, en lugar del viejo, como suelen trocar una caldera vieja y rota por otra sana y nueva”. Un caballero de aquellos viejos, que estaba a un lado de la puerta (en quien las damas, por mirar a lejos, no habían puesto los ojos), oyó toda la plática, y, no pudiendo sufrirse a escuchar más, la atajó, vituperando a las señoras, con palabras afrentosas, son buenos deseos. Y volviéndose a los caballeros, les contó lo que había oído y les dijo: “Casaos con aquellas damas, que muy buenos propósitos tienen de pagaros la cortesía que les hiciéredes”.

El relato es de la segunda parte de los Comentarios Reales, del Inca Garcilaso de la Vega; y di con ella gracias a esta conferencia por el cuate Glenn David Cox.

La foto es de dominio público, via Wikimedia Commons.


06
Oct 17

Pensando en España y en Guate

Con tristeza y estupor veo lo que ocurre en España, y pienso que los guatemaltecos podemos aprender algo.

Como las ideas tienen consecuencias, nunca hay que subestimar el rol de la educación estatal en la construcción del nacionalismo, del pensamiento único, del colectivismo y del jacobinismo.  Los nacionalismos esos de amigo-enemigo y de nosotros-los otros, se construyen alrededor del control de la lengua. La revolución medra en la sociedad escindida, no en individuos, sino en colectivos enfrentados en torno a identidades y elementos colectivistas.

El pensamiento único –ese fenómeno normalizador– se va construyendo poco a poco; y como la broma (los teredos que “se comían” las carabelas en el siglo XVI) causa daños irremediables.

La confusión entre república y democracia, fabricada deliberadamente, no sirve a la causa de los derechos individuales; sino a la de ideologías para las cuales los intereses colectivos (o los de los que dicen representar a los intereses colectivos) deben prevalecer sobre los derechos individuales.

Los medios de comunicación al servicio del poder y de la política (oficiales, o no), son corresponsables, con la educación estatal, de la construcción del nacionalismo, del pensamiento único, del colectivismo y del jacobinismo.

El estado de derecho no puede prevalecer, si no existe la voluntad política de defenderlo.  Al estado de derecho sólo se le puede defender desde la Constitución y la ley.  No son lo mismo estado de derecho que estado de legalidad.  En defensa de la libertad, ni las turbas divinas, ni los chiquilines, ni el asamblearismo sustituyen a los comicios celebrados conforme al derecho.

La guerra es de cuarta generación, es mediática, es de memes, de fotos y vídeos.  La información y la desinformación circulan en tiempo real y en cantidades industriales.

No hay tal cosa como libre determinación de los pueblos; y lo que sí hay es libre determinación de los individuos.  La minoría más pequeña es el individuo.  Una mayoría no puede –o no debería poder– aplastar los derechos de una minoría (ni al revés).  Las minorías silenciosas (y las mayorías silenciosas) son cómplices.

La foto la tomé de Facebook; y esta columna fue publicada en elPeriódico.


15
Abr 17

Nuestra alfombra, la más “fresh”

Desde hace cinco años un grupo de amigos y yo tenemos la tradición de preparar alfombras frente a la casa de doña Yoli.  Es un encuentro generacional, una celebración de la vida entre amigos y familia, y una continuidad de las tradiciones chapinas.

Los que siguen de cerca este espacio saben que no estoy de acuerdo con la filosofía prevaleciente en ésta temporada; pero afortunadamente coincide con el equinoccio de primavera y con la fiesta de la fertilidad, lo cual me da la oportunidad de celebrar como debe ser: con buen bacalao y buen vino, en compañía de personas a las que valoro mucho.

Como el año pasado, en esta ocasión hicimos dos alfombras, una de aserrín y otra de pino. El diseño de la primera fue audaz y muy distinto a las que hemos hecho en años anteriores. Daba mucha alegría ver cuando la gente se detenía a hacer comentarios y se tomaba fotos con ella.  Una familia se detuvo a ver y la pequeña niña que iba con ellos pidió que si la dejábamos ayudar con la alfombra.  ¡Por supuesto que le dijimos que sí y gozamos mucho su entusiasmo!  Una vez más, cuatro generaciones participamos en la elaboración de las alfombras. Además de cuatro generaciones hubo cuatro nacionalidades involucradas.

Doña Yoli preparó su delicioso bacalao a la vizcaína; acompañado por un arroz impecable, moyetes exquisitos y bien calados, y el tradicional encurtido de remolachas, zanahorias, arvejas y ejotes.  Ese es el almuerzo chapín para ese día.  Así era en la casa de mi bisabuela, en las de mis abuelas, en las de mis padres y así será hoy en mi casa.  Sólo que aquí, en vez de encurtido, comemos aguacates porque somos fans de los aguacates.

¿Por qué es que practico algunas tradiciones -aunque no esté de acuerdo con la filosofía de muchas de ellas-? Pues me gusta el encuentro entre generaciones; el establecimiento y fortalecimiento de vínculos culturales, históricos, familiares, y amistosos. Las tradiciones nos dan la oportunidad de enriquecernos afectiva y culturalmente. Nos sirven para aprender acerca de costumbres y prácticas que no sólo son inmemoriales (en muchos casos), sino que se han adaptado, o han permanecido prácticamente inmutables.  Por eso es que la nuestra  debe ser la alfombra elaborada por el mayor número de ateos y agnósticos por metro cuadrado, en todo el país.

Para los lectores distraídos será raro que porque uno es individualista no rechace las prácticas culturales colectivas.  Sin embargo, no hay nada en el individualismo metodológico que apunte en esa dirección; y ciertamente no hay nada en el individualismo -como principio según el cual los hombres poseemos derechos individuales que no les pueden ser arrebatados por ningún otro hombre, ni tampoco por cualquier número, grupo o conjunto de hombres- que apunte hacia aquella creencia.

Las tradiciones enriquecen la evolución social.  Son parte del largo proceso de prueba y error por medio de cual crece y prospera una sociedad.  Las tradiciones dan un sentido de pertenencia: a este grupo de amigos, a estas familias, o a esta tribu…y luego a la sociedad.

De verdad les agradezco a mi bisabuela, a mis abuelas, a mis padres, a mis amigos y a todos los que no sólo me enseñaron a disfrutar de las tradiciones y de la alegría de celebrarlas en compañía de quienes uno ama; sino que me permiten ser parte de ellas. ¡Mi vida es muchos más rica gracias a las experiencias, y a quienes me acompañan en el camino de vivirlas!

Como en otros años, comparto el siguiente relato que expresa muy bien mis propios sentimientos frente a las alfombras; y porque la familia de la autora vivía en la Quinta Avenida de la zona 1, a unas cuadras donde vivía mi tatarabuela, Gilberta y su familia, sobre la misma avenida en la que hicimos la alfombra de ayer:

En Alfombras de aserrín,  Amelia Lau Carling relata que La semana antes del domingo de Pascua…los vecinos crean alfombras de aserrín teñido, de flores y de frutas sobre el camino de muchas procesiones.  Año tras año las hacen con nuevos diseños.  Año tras año las procesiones marchan sobre ellas, destruyendo sus dibujos al pasar.  De niña en Guatemala, mi hogar era el de una familia china que se aferraba a sus costumbres.   Pero la semana santa era una temporada como ninguna otra hasta para una familia china tan tradicional como la nuestra.  Con los vecinos nos juntábamos en las aceras para admirar las alfombras antes de que los cortejos caminaran sobre ellas.  Viendo las procesiones, yo sentía que la historia que narraban ocurría ahí mismo.  Y la belleza de los breves tapices creados con tanto primor se ha quedado grabada en mi corazón.

Al describir el proceso, Amelia cuenta que Primero puso una capa de aserrín natural y la regó con agua.  En seguida sus ayudantes dibujaron sobre ella las figuras de aserrín coloreado.  Se encaramaban sobre  tablas para alcanzar los lugares que debían adornar sin estropear lo que ya habían hecho.  Con un colador y unos esténciles de cartón, pasaban finas lloviznas de colores.  Cuidadosamente medían los diseños, siguiendo las instrucciones…luego otro ayudante pasaba por toda la alfombra con una regadera muy fina de agua, “pish, pish”, para que el aserrín quedara bien plano.  Ay, que linda era.  ¡Parecía una alfombra de verdad!

Si, es cierto que uno termina bien cansado; pero es ese cansancio que enorgullece luego de haber hecho algo alegre, algo hermoso, algo que enriquece y algo que te deja lleno de buenos recuerdos y de cariño hasta el punto de que con un buen baño y una buena noche de descanso ya estás listo para hacerlo mejor…el año entrante.

Actualización: les pregunté a los lectores de @luisficarpediem si alguna vez habían hecho alfombra y de los 17 que respondieron, 11 dijeron que sí y les gusta; en tanto que 6 dijeron que no han hecho.

La tercera foto es por María Dolores Arias y la cuarta es por José Eduardo Valdizán.