05
Abr 22

Adiós a Dick Smith

 

Dick Smith y la historia del teatro en Guatemala son una sola carne.  Dick y su querida esposa, Dialma -desde el recordado Teatro del puente y en otros escenarios- tanto en la producción, como en la dirección, y en la actuación, así como en el rol de mentores, enriquecieron el la actividad teatral en Guatemala como pocos.

Dick era emprendedor y multifacético.  Hizo radio junto a Anabella Herrerías y su programa matinal, en inglés era lo que uno quería oír en las mañanas por informativo, y alegre.  Fue caricaturista en Siglo Veintiuno cuando yo dirigía la sección de Opinión en ese diario y para mí, los viernes no eran otra cosa que esperar el momento en que Dick llevara su caricatura para publicar el sábado.  Yo gozaba mucho con el sentido del humor Smithiano y creo que el se divertía de ver cómo me reía porque el humor Smithiano no era para todos. Dick era ilustrador e ilustró folletos de Manuel F. Ayau.

Anabella Herrerías, Grete Pasch, Dick Smith y Luisfi en los días de radio.

Hace años recibió un merecido reconocimiento de parte de la Municipalidad capitalina; y estoy seguro de que si recibió muchos más, no fueron suficientes. No sólo por sus aportaciones a la cultura chapina, sino por lo que amaba a Guatemala.

Supe de Dick por sus producciones teatrales en los años 70 y 80.  Porque mi abuela, Frances, frecuentaba el Teatro del puente y el del Instituto Guatemalteco Americano -que ahora se llama Teatro Dick Smith-.

Dick falleció hoy y quienes lo conocimos vamos a extrañarlo.  ¡Ovación de pie, my friend!


28
Ene 22

La vergüenza de ser es espantosa

 

En Canadá -y ¿por qué no en otras partes del mundo incluida Guatemala?- los datos sobre la pérdida de aprendizaje y la crisis de salud mental en los niños de edad escolar son devastadores, como consecuencia de las medidas políticas tomadas en el contexto del covid-19, en escuelas. Se ha pasado por alto la profunda vergüenza que sienten los jóvenes. A nuestros estudiantes se les enseñó a pensar en sus escuelas como centros de infección y en ellos mismos como vectores de enfermedades. Esto ha alterado fundamentalmente su comprensión de sí mismos, explica Stacey Lance en I´m a Public School Teacher. The Kids aren´t Alight, un artículo publicado por Common Sense with Bari Weiss.

© User:Colin / Wikimedia Commons.

Un vector -aprendí en la clase de Salud y seguridad en Sexto grado de primaria, con Miss Estercita- es un organismo vivo que acarrea un agente infeccioso de un animal infectado a un humano, o a otro animal. Las moscas, pulgas, garrapatas, mosquitos y piojos, son ejemplos de vectores.  Uno aprendía este tipo de cosas cuando le explicaban la malaria y otras enfermedades en clase. ¿Todavía se aprende eso en las escuelas y colegios?

Lo que más me preocupa, dice Lance, es que los niños sienten una profunda preocupación y vergüenza ante la perspectiva de romper las reglas.  Si así es en lugares como Canadá, ¿cómo será en Guatemala?  ¿Te imaginas el daño que eso hace en la autoestima de niños y de preadolescentes…incluso en adolescentes?

La vergüenza de ser es espantosa.  A quienes la sienten -porque los hacen verse como moscas, o piojos y los hacen pensar que sus escuelas son centros de infección- les roban la dignidad, el respeto por sí mismos y el honor.

Si a los niños no les queda otra que ser tratados como vectores, como menos que personas, ¿cómo van a desarrollar orgullo? Y sin orgullo, ¿cómo van a alcanzar el valor de la autoestima? ¿Qué clase de ciudadanos, de votantes y de tributarios están criando los que siguen presionando para que los niños no vuelvan a las escuelas? ¿Con qué propósitos?

Columna publicada en elPeriódico.


13
Oct 21

¿Cómo tratamos a los migrantes?

 

Hacinados, abandonados y pidiendo auxilio a gritos, en el interior de un contenedor de transporte, al costado de una carretera fueron hallados 126 migrantes entre Nueva Concepción y Cocales. Poco antes los lugareños habían informado de que se escuchaban gritos dentro del contenedor, y dieron la voz de alarma.

Foto por Carlos H. Ovalle, de Prensa Libre.

Según la Policía Nacional Civil 109 de las personas rescatadas son de Haití, 11 de Nepal y 9 de Ghana.

En septiembre pasado, el Instituto Guatemalteco de Migración indicó que no puede tener un dato exacto de cuántas personas de Haití llegan a Guatemala de paso para dirigirse hacia Estados Unidos ya que la mayoría de personas ingresan por puntos ciegos. Esquipulas se ha convertido en el nuevo Puerto Príncipe para los haitianos que han hecho del oriente del país su ruta para llegar hacia Estados Unidos.

La cuestión es: ¿Cómo trata, la Administración guatemalteca, a los migrantes ilegales que pasan por nuestro país?  ¿Los trata como quisiéramos que en México y en los Estados Unidos de América se tratara a los guatemaltecos que migran ilegalmente? ¿Los tratamos como se trata a los chapines migrantes ilegales en México y en los Estados Unidos de América? ¿En qué condiciones viven los migrantes ilegales extranjeros en Guatemala? ¿Qué tipo de atención médica, psicológica y legal reciben mientras están en custodia de la Administración chapina?

La regla de oro dice: No hagas a otros lo que no quieras que te hagan a ti. ¿Cómo se aplica esa regla a los migrantes ilegales en Guatemala?


26
Oct 20

Gambito de la dama, ¡Que buena!

¿Una miniserie intensa y trepidante…en la que el ajedrez es un protagonista? ¡Si!… lo mejor que vi durante el fin de semana fue Queen´s Gambit.

Imagen de previsualización de YouTube

En los años 70 cuando ponías gasolina en las estaciones Shell te regalaban un tablero de ajedrez.  Yo tenía varios que usaba para jugar haciendo construcciones, o montando ejércitos.   Pero fue mi tío Freddy quien nos introdujo a mi hermano, y a mi, al fabuloso mundo del ajedrez…que nunca llegué a dominar, pero que me entretenía.  A tal punto que, para esa navidad, uno de los regalos que mi hermano y yo les pedimos a mi papá fue un tablero de aquel juego.  Todavía recuerdo el olor de ese tablero forrado de pana verde por dentro.  Freddy nos enseñó los nombres y los movimientos de las piezas, la denominación de las casillas, lo que era un enroque, y otros detalles y nos animaba a jugar.  En aquel tiempo, el diario Prensa Libre publicaba una columna de ajedrez y mi hermano y yo repetíamos los juegos publicados.  Algo leíamos sobre el tema en unas revistas argentinas que compraba mi tío y compartía con nosotros.  Para los 80 yo ya había abandonado la práctica y cuando viví en La Antigua me robaron el tablero; pero guardo muy buenos recuerdos del ajedrez.

Por eso es que atrajo mi atención Queen´s Gambit. Por eso y porque el trailer es muy convincente.

Me encontré con una miniserie rápida, movida y emocionante; una especie de historia de suspenso.  Con personajes entrañables como Beth, Alice y Shaibel; sin hacer a un lado a los amigos de Beth. Me encontré con una historia feminista; pero en la que los tradicionales enfoques de victimismo y dominación estaban ausentes para dar paso a un enfoque voluntarista y real, ni determinista, ni lastimero.

Eso sí, en la miniserie se enfrentan la genialidad y la locura; la racionalidad y la irracionalidad; el voluntarismo y el determinismo, la virtud y el vicio.  Es una miniserie que me gustaría discutir en una clase de ética, o en una de psicología.  Me encantó el contraste entre las tradicionales malas juntas y las valiosas redes de apoyo. ¡La actuación y especialmente las expresiones de la mirada de Anya Taylor-Joy son fascinantes!

Queen´s Gambit te va a atrapar si te gustan las buenas historias, especialmente si son de suspenso, psicológicas, o éticas; si te interesa el mundo del ajedrez, o quieres conocerlo; si te agrada sorprenderte con personajes complejos; si entiendes que vivimos en un universo benevolente y si aprecias el valor del feminismo como una expresión de la lucha liberal por la igualdad de todos ante la ley.


26
Mar 18

¿Fiambre en Marzo?

En casa comemos fiambre durante las festividades del equinoccio de primavera, ¿Por qué no?

En casa de mis padres era tradición que el primer día que almorzábamos en la playa, ese almuerzo era de fiambre. La idea era comer algo frío y que no hubiera que cocinar en ese momento.  Para que eso fuera posible, mi madre congelaba el fiambre de noviembre y eso es lo que hacemos en mi casa.

Mi amiga, Carmen, cuenta que en Taiwán el día de los muertos se celebra en la primavera; y que allá es costumbre llevar platos fríos a los cementerios.  Es lo que se hace aquí en Guatemala, sólo que durante el otoño, también para el día de los muertos.  El nombre de esa festividad es engañoso, porque en realidad es una celebración de la vida.

La vida se celebra con los frutos de la cosecha, con la abundancia, en compañía de las personas que uno ama y respeta, en el recuerdo de los que ya no están, y en la fertilidad.


03
Dic 17

Día de convite

Así empezó el domingo en mi barrio.  Las calles de La Villa de amanecieron alegres.

Imagen de previsualización de YouTube

Por las calles y a ritmos variados bailaron personajes como El capitán América, algún pirata, Tigger, una calaca, Mario Bros, Pumba, la infaltable vieja, Minnie Mouse, el Hombre araña y otros.

Me caen en gracia los convites y por Q10 el cortejo se detiene y los integrantes te bailan una pieza.

Cuando era tenía unos 6 años vi mi primer convite en Panajachel. Recuerdo que no me lo esperaba y que me impresionó mucho lo grandes y cabezones que se veían los personajes. Recuerdo que seguí al cortejo hasta la cocina del Hotel Casa Contenta en donde nos dieron gaseosas y pastel. Recuerdo como es que, con mis primos, tratábamos quién de los personajes era Mariano, uno de los meseros que participaba en aquel desfile y baile.

Actualización: Hice una consulta entre los lectores de @luisficarpediem y de las 11 personas que respondieron, siete ya han visto un convite, en tanto que cuatro nunca han visto uno.


24
Oct 17

Dormíte vieja

Dormíte vieja es el nombre que conozco de esta hierba sensible al tacto.  Su gracia es que se cierra o se duerme cuando uno la toca y de ahí aquel  nombre.

Imagen de previsualización de YouTube

Este ejemplar de Mimosa púdica lo encontré en Chuwa nim abaj donde abunda; pero la primera vez que vi de estas fue cuando tenía unos dos, o tres años de edad y vivía en Costa Rica con mis padres.  Vivíamos en un campo y había muchas de estas hierbas.  Recuerdo que me gustaba tocarlas con un palito y me maravillaba -como me maravillo ahora- cuando, según lo que me explicaba mi tía abuela, La Mamita, se dormían.   Lo hacen, por cierto, para protegerse del calor y no perder agua, y para protegerse del viento.

Siempre que ando en el campo las busco y siempre que las encuentro me alegran.


03
Abr 17

Tom Sawyer y Huck Finn

Tom Sawyer y Hucklberry Finn, los personajes de Mark Twain, se encuentran en la Biblioteca Ludwig von Mises, no sólo en las estanterías de libros, sino en la forma de esta hermosa composición que hallé en el espacio donde opera el proyecto de la Universidad Francisco Marroquín con Internet Archive.

A pesar de que durante la Primaria leí varios pasajes de Las aventuras de Tom Sawyer (especialmente el célebre capítulo de la pintura de la cerca blanca) nunca leí el libro completo.  Eso sí me encantaba ver la serie de televisión.

Imagen de previsualización de YouTube

08
Mar 17

En el Día de la mujer

081212-luna

Me incomodan los días de esto y los días de aquello; empero, como hay cosas que hay que decir, y quizás sea útil decirlas en algún tipo de marco celebratorio.  Por eso hoy quiero reconocer a las mujeres que más han influido en mi vida:

Mi bisabuela, Mami:  Adela Schuman de Morales fue la abuela de mi padre.  Fue emprendedora; pero esos genes no me los legó.  Fue cocinera y anfitriona magnífica y de eso si caché alguito.  En mi adolescencia, cuando yo peleaba con dragones imaginarios (y algunos reales), sus manos, sus ojos, su voz y su regazo siempre fueron el refugio perfecto.  Allí, no importaba cuánto perdiera yo la clase de matemáticas, o cuán difícil me pusiera a ratos (a veces demasiados ratos), allí siempre había paz y consuelo.  Aquella mujer imponente era de un cariñoso inmenso, como ese que sólo pueden serlo las mujeres sabias, que quizás han visto demasiado y que pueden darse el lujo de ser magnánimas.

Mi abuela, La Abui: Frances Chacón de Figueroa fue la madre de mi padre. Con su biblioteca magnífica y su gusto variadísimo por la lectura, ella me enseñó a amar los libros y a apreder de ellos.  Ella me presentó a Beethoven, Mozart, Haydn, Verdi, Donizetti, y a otros personajes de esa talla.  Me introdujo en el mundo de la filatelia y de la numismática. Por donde iba, acarreaba objetos para saciar mi curiosidad y mi sed de coleccionista.  Yo digo que acarreaba libras de monedas y estampillas, de piedras y de maderas, de fotos y de anécdotas.  Fue inmensamente generosa; pero sabía muy bien cuándo decir ¡Hasta aquí!

Mi abuelita Juanita: Juana Hidalgo de Jurado fue la madre de mi madre.  Ella puso un toque de estoicismo en mi vida, que yo he sabido esquivar bastante bien.  Con ella aprendí a disfrutar de las idas al mercado, de las tradiciones populares, de los símbolos y las fiestas. Siempre serena, siempre prudente, siempre alejada de bullas.  Daba con todo lo que tenía y su espacio era uno de tranquilidad, uno para esconderse un rato y luego salir a enfrentar dragones.

La Mamita: Elia Mazariegos Cabrera fue hermana de la abuelita Juanita y tía de mi madre. Porque ella era menudita (auque tenía buenos biceps) uno se preguntaba que de dónde salían tanta creatividad, tanto ingenio, tanta paciencia y tanta paciencia y tanta paciencia. Eso sí, cuando se enojaba, se enojaba, de modo que su ¡No me incomoden! sonaba cono venido de Thor.  Con la abuelita Juanita, La Mamita me llevó por calles y celebraciones populares, me enseñó a disfrutar muchísimo de Los toritos.  Todo lo que hacían, ella y La Juanis, era con primor.

Mi madre, Nora: Nora Jurado de Figueroa es mi madre.  De ella aprendí el amor por la vida, el gozo por la vida.  Ella es la serenidad y prudencia andando.  La racionalidad encantadora de quien no se deja arrastrar por caprichos, ni por arbitrariedades; pero sabe lo que es ser apasionada y cariñosa. Cariñosa; pero no ajena al paletazo oportuno, ni al pellizco bien puesto.  Su ¡Te estás luciendo!, era como el de Juno, o el de Atenea, o como el de ambas.  Nora y su espacio son algo así como un andurrial al margen de la vorágine de todo; pero ajeno a nada.  Fuente de conversaciones iluminadoras y retadoras.  Fuente de sentido común, más allá del sentido común.  Con mi padre hicieron una pareja entrañable y alegre.

Otras mujeres influyen profundamente en mi vida, como la filósofa Ayn Rand.  Algunas ocuparon espacios muy importantes; pero no fueron influyentes. Otras me ayudaron a cruzar mares y me tendieron sus manos, cuando no puentes. Otras pasaron de largo, pero las recuerdo con cariño.  A todas: ¡Gracias!

La foto es por José Eduardo Valdizán.


14
Feb 17

¿Qué es lo tradicional y qué es lo excesivo?

Imagen de previsualización de YouTube

Escucha el podcast aquí.

He estado bajo la impresión de que -aparte del tema racista en que se basa la propuesta de que haya distintos sistemas judiciales para personas de distintas etnias- la idea es que la justicia indígena se basa en la costumbre o en la tradición y por eso es consuetudinaria.  Pero tal vez esté equivocado.

Lo digo porque hace poco más de un año  Cristobalina Lucas denunció en la alcaldía indígena  que su hijo, Jonathan Morales Lucas, le había robado una computadora portátil que sería utilizada por otra de sus hijas. Frente a decenas de vecinos, las autoridades indígenas le propinaron nueve azotes a Morales Lucas, de 20 años, luego de que confesara el robo.

En ese contexto,  Raúl Ricardo Rodríguez, auxiliar de la Procuraduría de los Derechos Humanos en Quiché, dijo que esa oficina no está  contra la aplicación del castigo indígena, pero apela a que en vez de azotar a personas señaladas de hechos delincuenciales, se apliquen medidas correctivas como trabajo comunitario en beneficio de las personas afectadas. Rodríguez agregó qué si la persona que recibe ese tipo de castigos considera que fue excesivo, pudiera interponer una denuncia ante el Ministerio Público contra del grupo que lo hayan golpeado.

Morales Lucas estuvo amarrado durante dos días y dos noches y esa fue la forma en la que las autoridades indígenas consiguieron su confesión.

Y a mí me surgen varias dudas:

  • La PDH no está contra los azotes, ¿a pesar de que las penas crueles, o infamantes son evidentemente violatorias de la dignidad de las personas?
  • Si el derecho indígena se basa en la costumbre o tradición, y por eso es que es consuetudinario, al cambiar los azotes por trabajo comunitario, ¿se altera la costumbre y se desnaturaliza la tradición?
  • ¿Cuál es la gracia de que sea legitimada constitucionalmente una forma de justicia etnicista supuestamente basada en costumbres y tradiciones que vienen de muchas generaciones atrás, si luego esas costumbres y tradiciones van a ser cambiadas porque una autoridad ajena a las etnias involucradas apela a que sean cambiadas?
  • Puesto de otra forma: Para sus usuarios…¿la justicia ancestral va a tener gracia sin las azotinas?
  • Morales Lucas recibió nueve azotes. ¿Diez, o doce hubieran sido excesivos? ¿Morales se hubiera podido quejar en el Ministerio Público contra la alcaldía indígena?
  • En el criterio de excesivo: ¿Influye la fuerza con las que se dan los nueve azotes? ¿Qué es excesivo, 12 azotes suaves, u ocho azotes fuertes? ¿Influye en el criterio si los azotes son con vara de membrillo, con látigo de cuero, o con lazo…y si el lazo tiene nudos?
  • ¿Quién lleva control si el ladrón de compus vuelve a robar?  Y si vuelve a hacerlo, ¿cuál sería el castigo?  Se dice que serán 40 azotes; ¿eso será excesivo comparado con nueve?
  • ¿Cómo actuaría el Ministerio Público contra los miembros de la alcaldía indígena en caso de castigos excesivos en el ejercicio de su autoridad? La alcaldía indígena, ¿reconocerá la autoridad del MP?
  • ¿Si el sujeto activo del hurto de la computadora hubiera sido una mujer indígena? ¿Hubiera recibido nueve azotes? ¿Y si hubiera sido una mujer ladina?
  • ¿Qué, exactamente, es trabajo comunitario equivalente a 9 azotes?
  • El que una persona esté señalada de hechos delincuenciales, ¿quiere decir que es culpable y que debe ser penalizada?
  • ¿Qué opinan la PDH y el MP de la práctica de conseguir confesiones acerca de delitos por medio de amarrar a los sindicados? ¿En qué condiciones estuvo amarrado Morales Lucas para que confesara?

Si te interesan estos temas, seguramente te interesará por qué fracasó la jurisdicción indígena en Bolivia.