04
Dic 19

¿Una nueva forma de guerra?

Este es uno de los artículos más importantes que he leído en el semestre y concierne a lo que está ocurriendo en Guatemala y demasiados se niegan a ver.  Estoy tan convencido de que es iluminador que te lo comparto, además porque hoy me contaron  que en Cuba hay 800 estudiantes guatemaltecos preparándose para actuar el año entrante.  Su autor es Warren Orbaugh y creo que debe ser leído con detenimiento. Originalmente fue publicado en RepúblicaGT con el título de Una nueva forma de guerra.

La guerra es una actividad exclusiva de los humanos. Los animales se comen unos a otros y pelean por dominio territorial y de apareamiento, pero no guerrean. Sólo el hombre tiene la capacidad de vislumbrar, elegir y perseguir metas y valores a mediano y largo plazo mediante la determinación de sostener una actividad organizada. El origen de cada guerra se apoya en nuestra capacidad de pensar conceptualmente, de crear y concebir. Esta facultad nos permite elegir la política de la nación, identificar un propósito para bien o para mal, seleccionar aliados y enemigos, tomar decisiones políticas, manufacturar armas, diseñar las estrategias y las tácticas necesarias para sostener nuestra decisión a través del tiempo y motivar a poblaciones enteras a matar y destruir. La guerra es pues, consecuencia de ideas morales o ideologías que pueden llevar a naciones enteras a masacrar a otros en nombre de un ideal, líder o tribu. 

Imagen de previsualización de YouTube

 

El propósito moral de una guerra, es decir, el fin por el cual una población pelea, establece el contexto básico para evaluar un conflicto y establece la calidad moral de los beligerantes. Aquellos que hacen la guerra con el propósito de esclavizar a otros o de imponer una dictadura a naciones vecinas, buscan un fin a todas luces totalmente inmoral y de ningún modo se les debe juzgar como iguales a aquellos que se defienden de tales ataques. Es imprescindible evaluar el propósito de una guerra cuando se evalúan los medios por los cuales se pretende alcanzar dicho fin. 

La guerra es un acto de fuerza para obligar al enemigo a hacer lo que deseamos. La derrota de las fuerzas armadas del enemigo no es el objeto de la guerra, ni lo es la ocupación de su territorio. Estos son sólo los medios para alcanzar el fin. Y el fin es destruir la voluntad de resistir del enemigo.

Varios países de Hispanoamérica estamos en guerra, queramos o no. Los enemigos pretenden esclavizarnos imponiéndonos dictaduras del Socialismo del Siglo XXI.  El objetivo de estas huestes comunistas es destruir nuestra civilización occidental, que no se refiere a una locación geográfica, sino a las naciones que adoptan ciertos valores de la Ilustración: el principio de que la razón –la observación y la lógica –es el medio de conocimiento del humano; el principio de que los individuos tienen el derecho moral a su vida, a su libertad, a su propiedad y a buscar su propia felicidad; y el principio de su libertad política, que incluye la libertad de consciencia y expresión, como requisitos para una sociedad civilizada. 

Es una nueva forma de guerra. Una que pretende ser velada, ocultando su naturaleza hasta que sea demasiado tarde. No es la ‘Blitzkrieg’ (guerra relámpago) de los Nazis, que consistía en una táctica militar calculada para provocar shock y desorganización en las fuerzas enemigas por medio de la sorpresa, velocidad y superioridad en el poder bélico. Tampoco es la guerra de guerrillas, auspiciada por Cuba y países comunistas, que nos atacó, de los cincuenta hasta los ochenta, y que no alcanzó su objetivo. La de ahora usa nuevas tácticas y debemos identificarlas si hemos de conservar nuestra libertad.

Somos testigos hoy de una ofensiva coordinada y concertada por paramilitares urbanos, escondidos entre los civiles que, según ellos como Aqueos saliendo del Caballo de Troya, pero en realidad, como ratas saliendo de las alcantarillas, se han dedicado a llevar a cabo misiones terroristas, a destruir e incendiar las urbes de Chile, Colombia, Bolivia y Ecuador. La misión es destruir a estos países desde adentro. Estos guerrilleros urbanos saben que para tener éxito es menester minar la voluntad de los ejércitos y cuerpos policiales de combatir a los paramilitares. Es necesario hacerles sentir a las tropas que han perdido el apoyo y respaldo de la población a la que defienden. Para ello han desarrollado una táctica que consiste en lo siguiente: a.) La creación de organizaciones no gubernamentales que dicen defender los derechos humanos; b.) La distorsión del concepto de derechos humanos; c.) La infiltración y apoderamiento de los sistemas de justicia y tribunales, para tener, cual alfiles, a sus oficiales en posiciones clave a la hora de atacar; d.) La invención de crímenes inexistentes; f.) La infiltración en colegios y universidades para ideologizar (con la ideología más tonta del mundo)  y reclutar tontos útiles.

En Guatemala esta estrategia ha funcionado de la siguiente manera: Las ONG que supuestamente defienden los derechos humanos siempre señalan, acusan y condenan a los militares y policías que reprimen a aquellos manifestantes que en realidad violan los derechos de guatemaltecos inocentes. Lo mismo hacen las ONG internacionales contra militares y policías de Guatemala y de los otros países Hispanoamericanos con excepción de los de Venezuela y Cuba. 

Pretenden confundir los derechos, que son principios morales que definen y establecen la conducta correcta en sociedad, con la demanda de servicios gratuitos (que de hecho ésta viola los derechos de otros) mediante la inflación del término ‘derecho’ al asignarlo a múltiples demandas y el establecimiento de jerarquías en ‘derechos’. Así por ejemplo, afirman que los niños, adolescentes y jóvenes tienen derecho a la educación, lo que quiere decir, que demandan una educación que ni ellos ni sus padres pagarán. Pero como la educación es un servicio que debe proveerlo alguien (el profesor) y tiene un costo. Y como el profesor quiere vivir, debe cobrar por el servicio que provee. Y como el constructor y los albañiles quieren vivir, deben cobrar por las escuelas que construyen. Y como el vendedor de materiales didácticos quiere vivir, debe cobrar por los cuadernos, lápices y libros que provee. Y como el fabricante de materiales didácticos desea vivir, tiene que cobrar por la fabricación de éstos. Y como deben cobrar, de lo contrario no funciona el sistema educativo, se le cargan los costos mediante la fuerza a aquellos que ni se benefician del producto ni pueden exigir la calidad del mismo. Así, empresarios, profesionales, obreros, comerciantes y gente productiva pagan para que se les enseñe a estos estudiantes a odiar y ver como enemigos a sus benefactores, que califican de burgueses oligarcas y neoliberales. Resultado de la ideologización comunista la vimos cuando la tonta útil, la cantante chilena Mon Laferte, defendió, en una entrevista que le hiciera Patricia Janiot por televisión, la quema de supermercados, porque según esta estúpida, los supermercados le habían robado toda la vida por cobrar por los artículos que le daban. ¡Esta energúmena cree que le pertenece todo servicio, abarrote y cuanto producto exista en el mercado! Otro ejemplo lo vemos en las publicaciones del brazo propagandístico de CODECA –esos ladrones del fluido eléctrico –, el Consejo del Pueblo Maya, CPO, donde acusan de robar la energía eléctrica a quienes la producen. ¡Vaya descaro!

Estas huestes comunistas, que se denominan a sí mismos como colectivos, cuando hacen manifestaciones, haciendo uso de su derecho de expresión, bloquean las calles y carreteras, violando el derecho de los demás a transitar. Pretenden justificar su violación de los derechos de los demás con el argumento de la jerarquía de derechos –según ellos su derecho de protesta es más importante que el derecho de otro a ir a trabajar, o de transportar su mercadería, o de ir al hospital para ser atendido y así salvar su vida. Y tienen el descaro de decir que la suya es una manifestación pacífica. La realidad es que no existe tal cosa como el derecho a violar los derechos de los demás, ni el usar la fuerza contra otro para impedirle actuar de acuerdo a su mejor juicio es pacífico. Estas manifestaciones son violentas. Lo son aún más cuando hacen pintas en la propiedad de otros. Y aún mucho más cuando destruyen y queman comercios, bancos, hoteles, iglesias y estaciones del transporte público. De hecho estos son actos de guerra.

Los otros batallones comunistas, las ONG, periodistas y sistemas de comunicación por redes, quienes consideran que las mentiras, noticias falsas y la desinformación son armas válidas en su lucha, entran a desempeñar su papel cuando las fuerzas de seguridad se ven obligadas a defenderse de los ataques de los terroristas, acusándolas en los medios de violar los derechos de los civiles, de que la respuesta es desmedida ya que quienes protestan están desarmados. Lo cierto es que una piedra es un arma. Una bomba molotov es un arma. Una escopeta es un arma. Los atacantes no están desarmados.

Si las fuerzas de seguridad tienen éxito en defender su vida, el brazo judicial de estas huestes comunistas entra en acción. Los arrestan y mantienen en prisión sin llevarlos a juicio, como han hecho con el Coronel Juan Chiroy Sal y ocho de sus soldados que han permanecido en prisión preventiva por siete años, con el propósito de intimidar al resto de las tropas. De hecho estos soldados son prisioneros de guerra.

Otro recurso de intimidación y además un medio para agendarse fondos son los juicios de resarcimiento. Inventan crímenes como el genocidio cuando no hubo tal cosa. Rechazan oír los testimonios de los habitantes de Nebaj que afirman que no hubo genocidio sino al contrario, lo que el ejército hizo fue proyectos de carreteras, de energía eléctrica, de viviendas y de repartición de víveres. Pretenden conseguir dinero de los tributarios y en lugar de que se use para lo que estaba destinado: educación, salud y seguridad, usarlo en sus propios proyectos de desestabilización.Buscando ese dinero emitieron sentencia condenando al General Efraín Ríos Mont por el delito de genocidio, inventando un delito que no se dio y violando las leyes y procedimientos del sistema legal de Guatemala. ¡Qué descaro!

Además, pretenden destruir económicamente a Guatemala haciendo que el Estado incumpla sus contratos con mineras e hidroeléctricas, condenándonos a los guatemaltecos a destinar el dinero, que pagamos en impuestos, para pagar por los daños ocasionados a las empresas, en lugar de que éste se destine a educación, salud y seguridad. Provocan como consecuencia el desempleo de las personas que trabajaban en dichas empresas y de todos aquellos que les proveían servicios, imposibilitando el desarrollo de miles de guatemaltecos. Y como si no fuera suficiente, alejan del país a todo aquel que hubiere pensado en invertir aquí.

Todo esto no es producto de la casualidad o del azar, sino de un plan concertado internacionalmente, apoyado por la Internacional Socialista, la ONU, Cuba y Venezuela con ayuda de países europeos y del medio oriente afines y los del Foro de Sao Paulo.

Para detener esta ofensiva y conservar nuestros valores occidentales debemos primero aceptar que estamos en guerra y que el no hacerlo pone en peligro nuestra forma de vida. 

Segundo, identificar al enemigo para parar la ideologización, la infiltración de sus agentes, la sumisión a sus edictos ya que provienen de organizaciones ilegítimas –el Consejo de Derechos Humanos de la ONU que tiene entre sus miembros a los más grandes violadores de derechos humanos que existen y la CIDH que condenó al Estado de Guatemala a pagar resarcimiento a las familias de los dos torturadores y violadores de una niñita. 

Tercero, reconocer y reafirmar nuestro derecho absoluto a la defensa propia, y reconocer que aquellos individuos, grupos y regímenes que pretenden violar nuestros derechos han perdido de manera total, por sus acciones, sus derechos. 

Y cuarto, usar la fuerza total de nuestros militares, en coalición con los países amigos, para eliminar todo régimen y grupos que apoyan y ejecutan ataques contra nuestros países y conciudadanos.

Tu, ¿qué piensas?


27
Nov 19

Joviel, el malentendido

¿Hace cuántos años que Joviel controla el sindicato de burócratas de la educación? ¿Una, o dos?  ¿Qué tanto ha mejorado la calidad de la educación estatal desde que aquel dirigente empezó su gestión?  ¿Poco, o nada?

La foto es de “Emisoras Unidas”. Haz clic en la foto para ver la noticia que generó estas meditaciones.

Veamos: dos de cada diez niños en manos de los maestros estatales tienen fracaso escolar en primero primaria y solo uno de cada diez consigue leer con fluidez al finalizar el grado. ¡Los estudiantes, sus padres y encargados están siendo engañados!  Defraudados, timados  y víctimas de un embeleco.

Pero es un error juzgar la gestión de Joviel a partir de resultados como aquel; porque la función del sindicato de burócratas de la educación (con puestos de maestros) no es la de mejorar la calidad de la educación.  Se engañan quienes parten de aquella premisa porque, como en la realidad no existen las contradicciones, no hay contradicción alguna entre el sindicato que nos ocupa y los malos resultados en materia de educación estatal.

Friedrich A. Hayek -que cree que los sindicatos tienen funciones legítimas-  lo explica en Los fundamentos de la libertad (1959), con respecto a los sindicatos en gereral: Durante algo más de un siglo la política sindical se ha movido entre dos polos opuestos.  De una situación en la que los sindicatos podían hacer bien poco dentro del ámbito de la liegalidad, si es que no les estaba prohibida cualquier actuación, hemos llegado a un estado de cosas en que las asociaciones obreras se han convertido en instituciones privilegiadas a las que no se aplican las reglas generales del derecho.  Constituyen el únito e importante fracaso de los gobiernos en lo que respecta a su mas fundamental función: la prevención de la coacción y la violencia…aunque los flagrantes abusos de poder por parte de los sindicatos han irritado con frecuencia a la opinión pública en época reciente…el fundamento enterode nuestra sociedad libre se halla gravemente amenzado por los poderes que los sindicatos se han arrogado.

Esos poderes en el caso de los sindicatos de burócratas de la educación no se limitan a sus evidentes facultades de extorsionar, amenazar con el uso de la violencia y usar la fueza para conseguir sus propósitos; sino a la facultad de modelar las mentes de los niños y a modelar las mentes de los niños más vulnerables de la sociedad. Modelarlos, ¿para qué?

La respuesta la ofrece Ludwig von Mises en La acción humana (1949): Para los seguidores de Georges Sorel, el sindicalismo no es sino un conjunto de tácticas revolucionarias con las que se pretende implantar el socialismo.

En Guatemala el sindicalismo magisterial se concentra en exigir condiciones salariales y pactos colectivos extremadamente gravosos, imposibles de cumplir sin generar peligrosos problemas presupuestarios y tributarios; porque el propósito del sindicalismo magisterial ni siquiera es el de mejorar la suerte de sus afiliados, sino apelar a la action directe,  que no es otra cosa que acudir a la violencia sin escrúpulos, hasta conseguir la destrucción completa del sistema.

¿Dónde se les enseña -a legiones de niños- el colectivismo? ¿Cómo, sino criando generaciónes y generaciones de jóvenes incapaces multiplicar y dividir, o de entender un texto complejo se destruye el sistema? ¿Cómo, sino criando multitudes de jóvenes cuyas expectativas no están a la altura de sus capacidades se crían las masas necesarias para manifestar con violencia y sin escrúpulos? ¿Cómo, sino creando caos, inseguridad e inestabilidad en las calles se cultiva el ambiente propicio para que el destruccionismo germine y produzca sus flores pestilentes? ¿Cómo, sino presionando el presupuesto y a los tributarios se cultivan el descontento y el hartazgo?

Joviel y el sindicato de burócratas de la educación no fracasan en sus propósitos, sino que estan teniendo un éxito que demasiada gente no sabe dimensionar.


11
Nov 19

Adios Evo Morales, “Sic semper tyrannis”

Evo Morales, el defenestrado tirano de Bolivia y uno de los más notorios representantes del socialismo del Siglo XXI- hizo fraude al no respetar el referendum que rechazaba su cuarto mandato, hizo fraude al no respertar las elecciones y manipularlas en su beneficio y cuándo la gente se opuso a aquellos abusos y al delito electoral, quiso enviar al ejército a reprimir a la gente; pero las fuerzas armadas le dijeron que siempre no.  Y más corriendo que andando, Evo tomó las de villadiego y ahora está prófugo.  De hecho abandonó el cargo, no esperó a que el Congreso le aceptara la renuncia y así crea un problema adicional.

La ilustración la tomé de Facebook.

Los 13 años del régimen de Evo Morales no fueron un atentado contra la democracia, como suele decirse por ahí.  Fue precisamente la democracia y las herramientas democráticas las que llevaron a Evo al poder y las que le permitieron quedarse.  En realidad, el régimen de Evo Morales atentó y minó el sistema republicano.  En tanto no entendamos la diferencia, seguiremos errando con el diagnóstico y con las soluciones para los Evos del subcontinente.  Democracia es el gobierno de la mayoría (y por eso es que los socialistas son fans de la democracia; en tanto que República es un sistema en el que el poder está limitado y dividido (incluido el poder de la mayoría) y en el que el estado de derecho (léase el respeto a los derechos individuales, el constitucionalismo, el sufragio, el control jurisdiccional, la separación del poder y la descentralización) sirven para limitar el poder; por eso es que los socialistas aborrecen el sistema republicano.

Toma nota, eso sí, de aquellas personas que -por aquí- lamentan la expulsión de Evo Morales. Tienes que acordarte de ellos en las próximas elecciones.  ¡Ni un sólo voto para esa gente!

Morales, por cierto, no es un presidente depuesto; sino un prófugo que escapa para no enfrentar las responsabilidades de haber cometido el grave delito de fraude electoral y abandono del cargo. Indígenas de Bolivia han expresado que se sienten defraudados por la manipulación de las elecciones por parte de Evo y su régimen y piden prisión para él. La Presidenta y el Exvicepresidente del tribunal electoral de aquel país ya han sido capturados.

Sic semper tyrannis. ¿Quién sigue? Yo digo que Daniel Ortega, o Nicolás Maduro.


30
Oct 19

El destruccionismo en acción y la autopista a Puerto Quetzal

En el contexto de que ayer, el Congreso de la República mató el proyecto de la  autopista de Escuintla al puerto Quetzal, un diputado agreadeció los votos en contra porque, según él, la obra sería una privatización de la carretera que solo sería de beneficio para los ricos; y en consecuencia no habrá autopista.

Diputados que votaron contra la autopista. Foto por RepúblicaGt.

Treinta y dos diputados votaron a favor, 50  votaron contra la autopista y 76 ni siquiera se molestaron en llegar a la votación.  Al principio pensé que se trataba sólo de que los que se opusieron y los que no llegaron no habían recibido la mordida o coima que esperaban; pero las declaraciones del diputado citado revelaron algo más perverso y maligno: el destruccionismo propio del socialismo resentido y rabioso.  Ese según el cual si una obra no la hacen los políticos, los burócratas y su clientela, entonces no debe haber obra.

Ese socialismo de los políticos que prefieren que no haya carretera, o que haya carreteras de muy mala calidad, a que sean construidas por el sector privado; el socialismo de los políticos que sacrifican a los más pobres y vulnerables en el altar sucio de sus perjuicios ideológicos; el socialismo de los políticos que apelan al resentimiento y a las pasiones bajas para perpetuar la pobreza en la que medran.

Es el mismo tipo de socialismo o destruccionismo que -en Chile- inspiró a las turbas a incendiar un metro del primer mundo y dejar a la gente más vulnerable sin un transporte colectivo de calidad, que es el sueño de opio de habitantes de ciudades como Guatemala.

Yo estoy de acuerdo con que las llamadas alianzas público-privadas tienen un olorón a mercantilismo y no son mi mecanismo favorito para hacer las cosas; y si esa hubiera sido la explicación para oponerse hubiera sentido algo de simpatía; pero el hecho de que lo que inspiró la oposición es la creencia de que la privatización solo beneficia a los ricos revela el espíritu destruccionista. En Guatemala no se pueden hacer carreteras100% privadas porque los socialistas, por ejemplo, sostienen que ninguna carretera es mejor que una privada; y porque, por ejemplo, dispusieron que sólo se puede hacer una carretera privada, cuando hay una opción estatal paralela.

Ayer, en el Congreso, el destruccionismo destruyó la esperanza de una carretera de primera que sirva a quienes se transportan entre Escuintla y Puerto Quetzal, que sirva a quienes transportan mercancías entre ambos puntos geográficos.  Que sirva tanto a diputados, ministros y funcionarios que viajan en Cayennes y Hummers, como a quienes viajan en camionetas y pickups hacinados.

¿De qué grupos políticos fueron los diputados que sepultaron la autopista?

  • 15 de FCN-Nación
  • 10 de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).
  • 8 independientes
  • 7 del Bloque de Alianza Ciudadana
  • 2 del Partido de Avanzada Nacional (PAN).
  • 2 del Movimiento Reformador
  • 1 del partido TODOS
  • 1 de CREO
  • 1 de URNG
  • 1 de Winaq
  • 1 de UCN

No hubo mordida y no habrá carretera; no se beneficiarán los ricos y se joderán los pobres. ¡Pero ganaron la ideología y los prejuicios!


25
Oct 19

Odio, muerte y violencia

Con mensajes de muerte, odio y violencia, algunos manifestantes pintaron paredes durante la marcha que celebra la Revolución del 20 de octubre.

Escucha el podcast aquí.

Haz clic en la foto para ver más fotos.

¿Qué decían algunos de esos mensajes? Chile y Ecuador nos mostraron el camino en alusión –sospecho- a las jornadas de terror y destrucción que han estado incendiando aquellos países.  ¿Cuál fue la pinta más escalofriante? La amenaza que decía Muerte a la oligarquía.  ¿Qué más ofrecían las pintas? Revolución, estatización y unidad de las fuerzas populares.  Todo ello adornado con ominosas hoces y martillos, símbolos inequívocos del comunismo, una ideología socialista, colectivista y totalitaria que, en el siglo XX costó 100 millones de vidas humanas.

Amenazas como aquellas desvirtúan la naturaleza celebratoria de un período histórico en el que los guatematecos se sacudieron el ancien régime.

Celebración del 20 de octubre de 2019; Jacobo Arbenz y el comunismo. La foto la tomé de Facebook.

Pero las amenazas no vienen en el vacío. En la sede del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello dijo estar contento con lo que ocurría en la región y que lo que está pasando…es apenas la brisita, y viene un huracán bolivariano. También, en Venezuela, Nicolás Maduro les dijo a los miembros del Foro de Sao Paulo: estamos cumpliendo el plan, va como lo hicimos, va perfecto, ustedes me entienden (…) Foro de Sao Paulo, el plan va en pleno desarrollo, victorioso y quien dice Foro de Sao Paulo, dice Grupo de Puebla.  Quien te dice que la criminalidad destructiva que recorre Latinoamérica no es ideológica, te trata de dar atol con el dedo.  El protagonismo del Foro y del Grupo, así como el del régimen de Venezuela (y quien dice Venezuela, dice Cuba) y la presencia de hoces y martillos son evidencias. Y ya sabes, uno puede evadir la realidad, pero no las consecuencias de evadir la realidad.

Volante que ha circulado en Santago, Chile. La foto la tomé de Facebook.

Cuando uno ve escenas de los actos criminales y terroristas perpetrados en Ecuador y Chile no se sorprende de que Ludwig von Mises llamara destruccionismo al socialismo.  Destruccionismo que no sólo es material, sino institucional y jurídico.  Destruccionismo que hay que desactivar antes de que se concrete.

Columna publicada en elPeriódico.


18
Jun 19

Guatemala en la estación de Atocha

La ofensiva contra Guatemala se materializa en la estación de Atocha, Madrid. ¿Dónde más?

El cartel dice Nuestra cultura es nuestra resistencia. Represión, refugio y recuperación en Guatemala. Una exposición de Johnatan Moller y el Museo Nacional de Antropología.

La estación ferroviaria de Atocha es uno de los lugares de mayor circulación de españoles y turistas en la capital de España.

Como dice mi cuate, Ricardo, que me envió la foto, ¿no me digas que no preparan una ofensiva contra Guatemala, desde la izquierda más radical?

Es como viajar en el tiempo.  Mi abuela, Frances, andaba en Londres -a principios de los 80- cuando en una iglesia vio una exhibición de fotografías de Guatemala y en ellas se mostraban acercamientos de indígenas detrás de alambre espigado, como si fuera en campos de concentración.  Y para el observador no familiarizado con Guatemala e influido por el contexto de la exhibición (en apoyo a la guerrilla), aquello es lo que debe haber parecido.  Sin embargo, cualquiera familiarizado con Guatemala sabe que el alambre espigado es ubicuo y que personas detrás de él no quiere decir nada más que eso, personas en lo suyo, en lo de todos los días, en un lugar común.

Cuento esto porque los europeos son caldo de cultivo para las iniciativas socialistas, no sólo de comunicación, sino de abierta ofensiva contra Guatemala.


24
May 19

Comunistas y “cachurecos”

¿Cómo fue que dijo don Jorge Ubico cuando se despidió? Cuidense de los comunistas y de los “cachurecos”.  Aquella frase es atinada en el contexto de una declaratoria que firmaron 15 candidatos presidenciales. ¡Bola de fariseos, es lo que son!

Dos son los principales errores que intenta perpetuar la declaración: 1. Al antropomorfizar al feto (que es un feto de humano, pero no es un humano) y al no distinguir entre vida potencial y vida actual, perpetúa la idea de que el sistema político debe proteger lo que ellos llaman vida, desde la concepción.  Es decir, la idea (entre otras) de que la maternidad puede ser forzada.  2. Al referirse a la familia natural y a que el matrimonio sólo es posible entre hombre y mujer, perpetúa la idea de que no son naturales, ni podrían ser legales, por ejemplo, las familias que son consecuencias de virimonios, o femimonios.  De esa cuenta perpetúa la idea de que el poder político puede ser usado para invalidar proyectos de vida de individuos, aun cuando aquellos proyectos no sean violatorios de los derechos individuales.

Escucha el podcast aquí.

¡Bola de fariseos, es lo que son!

La culpa de aquellas reacciones conservadoras –de cuño místico– las tienen algunas de las organizaciones de base de los partidos que no firmaron: Convergencia, Libre, MLP, URNG, y Winaq, todos con raíces en las ideas que hicieron posible la exguerrila; porque en vez de confiar en el proceso persuasivo y evolutivo hayekiano, han intentado legislar para imponer el aborto y el matrimonio igualitario al margen de las ideas prevalecientes en la sociedad, confiando en la idea pretenciosa de que una sociedad puede ser cambiada a fuerza de decretos legislativos.

De ahí la genialidad de Ubico. Tanto los místicos del espíritu (los conservadores religiosos), como los místicos del músculo (los constructivistas/socialistas) son maestros de la moralidad de la muerte, como lo explicó Rand en el discurso de John Galt.  Ambos demandan que las personas se rindan ante sus exigencias; niegan la validez de los proyectos de vida que se opongan a sus designios; creen que está bien usar la política, el estado y la legislación para imponer sus sistemas de valores.  Tu, ¿qué piensas?

Columna publicada en elPeriódico.


30
Abr 19

Los ojos puestos en Venezuela

Los ojos del mundo están puestos en Venezuela; y cuando vi que una tanqueta de militares afines al régimen de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello (y al chavismo) arrolló a un grupo de civiles, mientras se escuchaban disparos, varias cosas vinieron a mi mente que solo voy a esbozar aquí.

Imagen de previsualización de YouTube

 

  • Entregarse al socialismo es relativamente fácil.  La tiranía entra despacito y poquito a poco desde las aulas, los medios, los púlpitos y cuando la gente se da cuenta de lo que ha ocurrido ya es tarde. Para cuando la gente se da cuenta de lo que ha ocurrido ya ha entregado no sólo su libertad y sus armas, sino su dignidad (en medio del hambre y de humillaciones) a cambio de ilusiones.  Ve lo que pasa en Nicaragua y en Venezuela, por ejemplo.  Ve lo que pasa en Cuba.
  • Salir del socialismo cuesta sangre, prisión, violencia y vejaciones.  Son los más jóvenes los que suelen pagar con su sangre y muchas veces con sus vidas los errores de la generación que se entrega al socialismo.
  • De las tiranías-como la de Venezuela- hay que salir sin gradualismos.  Lo más civilizadamente posible, sí; pero sin darles oportunidad para oxigenarse y retardar su abandono del poder.  Como se hacía antes.  En última instancia, recuerda estas palabras de Ayn Rand: [W]e owe no morality to those who hold us under a gun.
  • A estas alturas del partido, ¿todavía hay una escuela de chavismo en Guatemala? ¿Que rol juegan los graduados de esa escuela? Esa escuela, ¿recibe dinero de los tributarios?

15
Abr 19

Intervención armada de Cuba en Guatemala

Guatemala fue uno de los proyectos donde más enconadamente se precipitaron [Fidel] Castro y el Che Guevara desde un principio, asegura Juan F. Benemelis en Las guerras secretas de Fidel Castro, según relata un reportaje publicado por la BBC acerca de las intervenciones armadas de Cuba en América Latina.

Hace poco se confirmó que el régimen de Fidel Castro, en Cuba, usó su embajada en México para dirigir los movimientos guerrilleros en Centroamérica en los años 60 del siglo pasado, según señalan archivos de espionaje desclasificados por el gobierno mexicano.

Haz clic en la foto para ver el reportaje de la BBC

El principal motivo de aquella agresión fue que Guatemala había concedido bases de entrenamiento para los cubanos exilados que participaron en la abortada invasión de Bahía de Cochinos; sin embargo, el reportaje de la BBC señala que ya antes de aquel episodio, el Che Guevara había hecho un pacto secreto con el expresidente guatemalteco Jacobo Arbenz  para restituirle en el poder.

En octubre de 1960, el gobierno de Miguel Ydígoras Fuentes divulgó un comunicado en el queinformó que su Fuerza Aérea había atacado una embarcación cubana que aparentemente estaba desembarcando armas en la costa atlántica de Guatemala.

El gobierno de Ydígoras aseguraba que la operación iba a ser realizada por una fuerza de unos 200 hombre liderados por Augusto Charnaud MacDonald, exministro de Interior de Arbenz, quien había sido visto por última vez en La Habana.

Al mes siguiente, se produjo un levantamiento militar en Zacapa y Puerto Barrios, en el que participó el teniente Marco Yon Sosa, que tenía contactos con Cuba y luego se convirtió en un comandante guerrillero.

Según relata Benemelis, hubo aviones de la fuerza aérea cubana aprovisionando a los alzados mientras que en Honduras había sido descubierta una columna de hombres armados liderados por oficiales cubanos que buscaban dar apoyo a los rebeldes, cuenta la BBC.

Esta ilustración la tomé de Facebook.

El día que publiqué lo de la embajada cubana en México y su intervención en Centroamérica, un lector comentó que eso había sido por el entrenamiento de tropas para apoyar lo de Bahía de cochinos y, a juzgar por lo que cuenta Benemelis, seguramente fue así.  Sin embargo, no se puede comparar una cosa con la otra.

La intervención extranjera en los asuntos de un país no es buena, ni mala en sí misma.  No es lo mismo una intervención para rescatar a un pueblo de una dictadura (como cuando intervienes en la casa de tu vecino porque este le está pegando a su esposa); que una inervención para ayudar a un grupo a tomar el poder por la fuerza y establecer una dictadura.  El primero es el caso de Bahía de cochinos y el segundo es el caso de la intervención cubana en apoyo de la guerrilla guatemalteca.

La falacia de Package_Dealing es la que se comete cuando no se discriminan las diferencias cruciales. Consiste en tratar juntos, como partes de un único conjunto conceptual o paquete, elementos que difieren esencialmente en su naturaleza, su relación con la verdad, su importancia o su valor.  En el caso que nos ocupa no es lo mismo intervenir para evitar una dictadura, que intervenir para establecer una dictadura; que en este caso es la dictadura del proletariado, la que tiene a Cuba convertida en una prisión y a los cubanos, en prisioneros.


05
Abr 19

¿Disneythelma,o Disneysemilla?

¡Como hubiera querido ser una mosca en la pared, durante la sesión en la que Semilla y Thelma Aldana decidieron que Pavón, centro de innovaciones y arte, iba a ser el gran proyecto con el que se iban a presentar ante los votantes!

¿Qué otros proyectos había sobre la mesa? ¿Quiénes propusieron el elegido? ¿Alguien lo cuestionó? ¿Alguien preguntó cuánto iba a costar y de dónde iba a salir la plata?  A juzgar por lo que vi en el programa de José Eduardo Valdizán, sospecho que nadie le puso mucha atención al tema.  No me sorprende porque los socialistas, si no suelen reparar en los costos humanos de sus proyectos, menos lo hacen en los costos financieros.

Thelma Aldana se halla prófuga en El Salvador.

Escucha el podcast aquí.

Supongamos que Disneythelma fuera a ser construido sobre lo que ahora es Pavón. ¿A dónde iban a trasladar a los reos actuales que son más de 3,000?  ¿Iban a construir una prisión provisional? Si ese era el caso, ¿Cúanto iba a tardar el proceso de licitación? ¿Dos años? ¿Más dos años extra para construir la cárcel provisional? Ahí se hubieran ido los cuatro años de Thelma, si no estuviera prófuga. ¿Iban a modificar la Constitución para que Thelma y Semilla pudieran concluir su proyecto megalómano?

Supongamos que se hacían realidad el centro de vulcanología, la acrópolis maya y el planetario, ¿quiénes iban a ser los guías? ¿El Miculax de turno y sus compas?  Si el Teatro Nacional está invadido por la humedad y se está descascarando en el centro de la ciudad, ¿por qué iba a ser buena idea destinar recursos escasos a Disneysemilla allá por Fraijanes donde el tráfico es demencial? Si no hay energía en muchos pueblos de Guate, porque se la roba Codeca, ¿por qué pareció buena idea hacer una calle que genera electricidad mediante el paso de vehículos en un parque temático? Y así puede seguir uno.

¿Qué se aprende de esto? Que a Semilla le falta mucho, mucho por aprender. Le hace falta poner los pies en la tierra.  Que no están listos, ni de cerca, para asumir la responsabilidad de la presidencia.  Que una cosa es hacer un oso con una candidata que no es fit for office y otra echar a perder un país.

Columna publicada en elPeriódico.