12
Ago 19

Guatemala como gato panza arriba

Salvarse como gato que cae panza arriba es librarse de un gran peligro, en el último momento; pero no por azar, sino por las propias habilidades; y Guatemala se acaba de salvar como gato panza arriba. Más bien: los guatemaltecos nos salvamos como gatos panza arriba.  ¡Perdieron la elección la Unidad Nacional de la Esperanza y Sandra Torres cuya victoria hubiera significado la concentración del poder en un sólo partido y en la Presidencia de la república! ¡Ganó la forma pacífica y civilizada de tomar una decisión importante!

Haz clic en la imagen para ver resultados.

En otras palabras los guatemaltecos esquivamos una bala….por segunda vez.

El valor del sufragio en un contexto republicano es que, como lo explica en Los fundamentos de la libertad, Friedrich A. Hayek, siempre que se estime conveniente la primacía de una opinión entre varias en conflicto -concurriendo la circunstancia de que habría de imponerse, en caso necesario, por la fuerza- resulta menos dañoso que apelar a la violencia el determinar cuál de aquellas opiniones goza del apoyo más fuerte utilizando al efecto el procedimiento e contar los que están en pro y los que están en contra. Salir a votar es uno de los mejores métodos de cambio pacífico de autoridades descubierto hasta ahora.  A pesar de la crispación que había a lo largo de todo el proceso electoral, la jornada de ayer se celebró en paz y en paz fue que los mandantes chapines decidimos quien será nuestro mandatario durante los próximos cuatro años.

Cuando escribo esta nota han sido procesadas 99.73% de las mesas electorales en las que Alejandro Giammattei obtuvo 57.9% de los votos válidos; en tanto que Sandra Torres consiguió 42.05% de los votos válidos.  Sólo hubo 5.42% de votos nulos, o en blanco.  De los votantes inscritos, 43% acudimos a las urnas.  Eso quiere decir que, por las razones que fueran, 57% de los electores no fueron a votar y delegaron en los que sí acudimos la decisión de quién será el mandatario.

La diferencia cualitativa entre el voto nulo/voto en blanco, y el acto de no ir a votar es que el voto nulo/voto en blanco es una manifestación inequívoca de voluntad, ya sea en el sentido de mantenerse neutral, o en el sentido de rechazo; en tanto que en el caso del abstencionismo la voluntad no está clara.  Por supuesto que podría interpretarse como de neutralidad, o de rechazo; pero habrá quienes no fueron a las urnas porque estaban de viaje; porque murieron; porque estaban enfermos; porque tenían que trabajar, o porque tenían otros compromisos más importantes; o por quién sabe cuántos motivos más.  Además existe el abstencionismo normal de aquellos que no participan, sin importar qué.  El caso es que, quienes no asisten a las urnas, reununcian a su facultad de elegir y dejan en manos de otros la decisión que hay que tomar.  Todo ello en paz y por la convivencia pacífica.  Parafraseando a Ludwig von Mises, citado por Hayek, ayer (y a lo largo del proceso electoral) se produjo un reajuste pacífico del gobierno, de acuerdo con la voluntad popular de los que decidimos participar en la expresión de esa voluntad, ya sea de forma activa mediante el voto, o de forma pasiva, al entregarles a otros la facultad de elegir.

¿Qué más pasó ayer? Se hizo evidente -sobre todo en la ciudad de Guatemala, pero también en otras áreas del país- que el antivoto de Torres tuvo mucho peso.  Se hizo evidente que uno, más uno, no siempre es dos, cuando se trata de comparar y contrastar los resultados de un partido en elecciones municipales y para diputados, con la elección presidencial.  Se hizo evidente que el voto clientelar potencial no es un voto confiable. Se hizo evidente que, si bien es cierto que el elector chapín es un elector principalmente conservador (desconfiado de lo revolucionario y de lo extremadamente colectivista), tampoco es del conservadurismo de los pastores, ni de los silicios, ni es fascista. Se hizo evidente que las redes sociales virtuales están tomando un protagonismo que todavía no está en el radar de muchos, en perjuicio de los medios tradicionales.  Se hizo evidente el valor que tienen las juntas receptoras de votos (que merecen una ovación de pie). Se hizo evidente que, a pesar del ambiente de crispación que se vivía, no hubo actos de violencia.

Independientemente de dirigencias y de grupos que prefieren el bloqueo, el boicot, la invasión, la toma e incluso la quema, la mayor parte de chapines preferimos llevar la fiesta en paz.  Ese mismo espíritu debe prevalecer durante el largo período de transición que recién empezó.  En ausencia de una institucionalidad sólida, los próximos 10 meses van a requerir de madurez y prudencia por parte de la administración saliente y la administración entrante.  Teniendo en cuenta ambas (y sus coros), que deben prevalecer los principios republicanos e institucionales, el largo plazo y todo el contexto posible.

Aquello incluye una investigación exahustiva y de carácter forense para aclarar qué es lo que ocurrió en el Tribunal Supremo Electoral, con su sistema informático y todo el enredo que armaron en la primera vuelta.  Deben deducirse responsabilidades en todos los niveles y deben ser expuestas las raíces de tanto despropósito.  Urge rescatar la credibilidad del TSE.  Urgen reformas a la Ley electoral y de partidos políticos que apunten a la neutralidad de esa legislación, que fortalezcan y refuerecen el rol de los mandantes, que establezca distritos electorales pequeños y que desactive el carácter monopólico de los partidos (tanto de los que sobrevivan a la necesaria depuración que se viene, como de los que surgan cuando se asiente el polvo).

Como consecuencia de aquella depuración, habrá que estár atentos a los nuevos acomodos en el Congreso de la república.  Los roles del Tribunal Supremo Electoral y del Ministerio Público van a ser claves para aquella limpia y para aquellos reacomodos; y el valor a defender, en este contexto, van a ser el de la justicia y el de la república. Eso sí, los procesos políticos deben permanecer en el ámbito de lo político y no trasladarse al campo de lo judicial.

A la nueva administración, la de Alejandro Giammattei, le deseo éxitos.  Le recomiendo ejercer la virtud de la prudencia que es consecuencia del habito de identificar las experiencias, de razonar en contacto con la realidad sin evadirla y de regular las acciones elegidas con el propósito de florecer.  Los guatemaltecos no merecemos menos.


30
Jul 19

Los Cole predicen que Torres perderá la elección

El 11 de agosto, luego de los comicios, Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza obtendrá 41.1% de los votos frente a 53.7 que obtendrá Alejandro Giammattei, de Vamos sobre los votos emitidos, predicen Joseph y Lucy Cole, en un artículo titulado De primeras a segundas vueltas: Una predicción a manera de ensayo. Te recomiendo ir al enlace de arriba y leer el ensayo completo que, además, está escrito con gracia. 

Haz clic en la imagen para ver el ensayo completo de Joseph y Lucy Cole.

A dos semanas de la segunda vuelta, ya abundan en Guatemala los comentarios y predicciones acerca del posible resultado. Unos creen en las encuestas, otros observan las tendencias en redes sociales, otros confían en lo que los expertos escriben en los periódicos, y un gran número simplemente expresan lo que les dice su propia intuición. Nosotros también queremos opinar, pero basando nuestra conclusión en algo más digno de la cuarta revolución industrial. Vamos a buscar la data histórica de las elecciones pasadas, y con ayuda de la computadora, torturar los números hasta que nos revelen el futuro, explican los autores del ensayo.

En el citado ensayo, los Cole predicen que Torres obendrá 43.4% de los votos sobre los sufragios válidos; y que Giammattei conseguirá 56.6% de los votos en esas condiciones.

Mi comentario es que, por supuesto, esto no debe ser excusa para que Giammattei se duerma en sus laureles.  El tiene la obligación moral de evitar la concentración del poder y también la tenemos los electores (y tributarios).  Por eso hay que ir a votar.

En su artículo Joseph y Lucy muestran el proceso y las gráficas que usaron para llegar a sus conclusiones; e incluso, para los excépticos, comparten una hoja de Excel con todos los datos utilizados y los cálculos realizados. En ella, el lector técnico podrá ver exactamente las especificaciones de los modelos, así como examinar las “erres cuadradas, errores estándar” y demás cuestiones estadísticas. También podrá darse gusto haciendo su propio “análisis de sensibilidad”.

¿Y si no le pegamos, preguntan los autores?

Tenemos razones empíricas y teóricas para confiar en nuestra predicción. Es más, ya que ninguno de los candidatos que nos convencían pasó a segunda vuelta, pudimos hacer un análisis desapasionado y con total honestidad intelectual.

Pero, por supuesto, detrás de cada número, hay un ser humano con voluntad, razón y pasión, así que el electorado como un todo bien podría comportarse de manera inesperada esta vez. Un motivo podría ser la desconfianza en el Tribunal Supremo Electoral derivada de los errrores cometidos en la primera vuelta. Otro podría ser la coyuntura, llena de tensiones por casos de corrupción, los tuits de Donald Trump, etc. De aquí al 11 de agosto cualquier cosa puede suceder.

Si no le pegamos, pues a seguir aprendiendo. Haremos un análisis post mortem, buscando las variables omitidas, refinando el modelo y tratando de hacerlo mejor la próxima vez.

Ahora, si sí le pegamos, quiere decir que una simple pareja de esposos, desde su comedor, sin más que un módico manejo de Excel y algunas horas de tiempo libre, es ya capaz de predecir una segunda vuelta electoral. La “era del Multivac” vaticinada por el gran Asimov, ¡está realmente muy cerca de ser realidad! Y para nosotros sería la joya de la corona de nuestra colección de “momentos nerdos”.


19
Jul 19

La liebre y la tortuga

A partir de los resultados de la encuesta publicada por la Fundación Libertad y Desarrollo, entiendo que, mientras más personas se abstengan de ir a las urnas -o voten nulo, o en blanco- más posibilidades de ganar tiene Sandra Torres; y que mientras más personas acudan a la votación, el próximo 11 de agosto, ese peligro es menor.

“The Tortoise and the Hare” – Project Gutenberg etext 19994.jpg

Según la encuesta, Alejandro Giammattei encabeza con 40.6% de intención de voto; en tanto que Torres lo sigue con 33.4%. Un 6.5% de los encuestados votaría nulo y 19.4% dejaría la papeleta en blanco. 40.5% de los encuestados no votará.

Es momento para recordar que Dante Alighieri escribió: Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral. También es tiempo de bajarle dos rayitas a la frustración por el desempeño mediocre del TSE y echar pa´lante.  Esto es un asunto de política y hay que tomar decisiones para tratar de salvar lo que quede de la república con la mira puesta en el largo plazo.  Esa debería ser la tarea común para los próximos días.  ¡Vamos a votar y animemos a la gente a ir a votar!

Es cierto que Torres está cerca de Giammattei; pero es percibida como una candidata corrupta, mala persona, vinculada al narco y mentirosa.  De los consultados 37.28% tiene mala, o muy mala opinión de la candidata; en tanto que sólo 11.72% tiene mala, o muy mala opinión del candidato.

Si a los electores nos corresponde ir a votar, animar a otros y evitar la opción más peligrosa; ¿qué le corresponde a Giammattei? Salir de su zona de confort y mostrar liderazgo, no debe creerse la finta de que la corriente lo llevará a la presidencia porque algo así fue lo que perdió a la liebre en su carrera contra la tortuga.  No la tiene tan difícil, dadas las cifras de arriba; pero si se confía echará a perder todo…¡todo!

Lo dije antes y lo repito: Sería imperdonable, para nuestra generación no estar a la altura de los guatemaltecos de 1993195419441920 y 1871 -para mencionar sólo unas fechas clave de nuestra historia- y dejar que Torres y la UNE concentren el poder en sus manos.

Columna publicada en elPeriódico.


16
Mar 17

La absolución de Carlos Vielmann

foto-audiencia-nacional

Después de siete largos y penosos años de proceso, la justicia española absolvió y declaró inocente al exministro de Gobernación, Carlos Roberto Vielmann, acusado de autorizar el asesinato de ocho presos en Pavón durante la tristemente célebre incursión de las autoridades en aquel centro penitenciario, ocurrida el 25 de septiembre de 2006.

Por la muerte de presos en aquella ocasión, fueron procesados y absueltos el entonces ministro, Vielmann, el subdirector de investigaciones criminales de la Policía, Javier Figueroa; el director de presidios, Alejanro Giammattei y sólo ha sido condenado el jefe de la policía, Erwin Sperisen, a cadena perpétua.

Sobre lo que ocurrió en aquella jornada aciaga, y sobre las persecusiones posteriores, Giammattei escribió un libro llamado Relato de una injusticia: caso Giammattei.

En el caso de Vielmann, el tribunal resolvió que no ha quedado acreditado que el acusado Carlos Vielmann tuviera conocimiento de las circunstancias reales en que se produjo la captura y muerte de un reo fugado del Infiernito;  y que tampoco pudo acreditarse que Vielmann participase en la ejecución de los reclusos [de Pavón], ni ordenándola, ni autorizándola, ni manifestando su respaldo o aquiescencia.

Al comentar la sentencia, Carlos Vielmann comentó: En aquel momento era un tema político, no jurídico; se veía la actitud de presión que tenía Dall‘Anese  (Francisco Dall’Anese exjefe de la CICIG), el caso aún estaba en reserva pero él lo socializaba en los medios nacionales y extranjeros, él nos sentenció públicamente, en ese tiempo las condiciones no estaban bien,  ni jurídicas ni de seguridad personal, entonces lo hablamos con mis abogados y  luego de un análisis decidimos enfrentar el juicio acá.  Supongo que nadie lo cuestionará nadie porque el fallo es de la Audiencia Nacional Española la que resuelve. 

Con respecto a a la calidad de las supuestas pruebas presentadas en su contra, Vielmann dijoNo no voy a ponerme a calificar, realmente se contradijeron fue obvio, lo vieron todos  los que estuvimos en la audiencia, era notorio, inclusive los propios testigos de al acusación, los policías españoles dijeron que no había nada que me vinculara directamente. Luego tuvimos algunos con lagunas mentales que cuando preguntaba mis abogados no se acordaban y cuando preguntaba la fiscalía si se acordaban, cayeron en grandes contradicciones. Un testigo era un secuestrador que dejaba sin orejas a la gente. Lo importante es que hubo un trabajo profesional, habían armado un caso, no habían pruebas, esto pudo ser una novela policiaca.

La absolución de tres de los cuatro señalados por los hechos de septiembre de 2006 en Pavón -y la absolución de Carlos Vielmann en particular- abre una ventana de esperanza para Erwin Sperissen que fue condenado a cadena perpetua en Suiza.  Los abogados defensores de Sperissen han denunciado a uno de los jueces que ha llevado el caso -Yves Bertossa- por tener lazos con una de las organizaciones que han procurado que se procese a Sperisen; y las absoluciones de los otros exfuncionarios han puesto en evidencia lo insustanciales que han sido las pruebas en su contra, ante tribunales imparciales.

La foto la tomé de Facebook.


07
Sep 12

La mulada, la CICIG

En Guate, hace una mulada quien hace una tontería. Las muladas que cometemos en nuestras vidas privadas tienen efectos limitados; pero las muladas en el sector público –que es el sector coercitivo de las relaciones sociales– tienen consecuencias en lo económico, jurídico y ético.

Hay muladas célebres, en el sector público, como aquella de haber sacado jinetes para patrullar la ciudad. ¿Recuerdas que los caballos, sin herraduras apropiadas, se caían? ¿Cuánto tiempo duró aquel sinsentido? Otra inolvidable es la de Óscar Berger –cuando era alcalde– que dispuso que cabezales con furgones, para transportar mercancías, podían servir como vehículos para el transporte colectivo urbano. ¿Te acuerdas de que no cabían en las calles del Centro Histórico y de que la gente se quejaba del calor intenso que había en esas cajas de metal?

¿Qué otra mulada se te ocurre? ¿Qué tal la de prohibir que más de una persona vaya en moto, o la de que los motoristas deben llevar cascos y chalecos con el número de la placa de su vehículo visible? ¡Nadie tenía, ni tiene la autoridad moral para hacer cumplir aquellas disposiciones tontas!, y ahora, ¿quién respeta semejantes disparates de regulaciones? ¿Qué tal la de prohibir el uso de capuchas durante las manifestaciones? Tampoco hubo quién tuviera autoridad moral para quitarle las capuchas a nadie, y menos a los manifestantes violentos.

¿Cuál es la mulada premiada? La de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala. A la oligarquía de los derechos humanos y al establishment les pareció que los chapines éramos incapaces de resolver nuestros problemas; y, ¿qué se les ocurrió para remediar el asunto? Traer fiscales extranjeros de rompe y rasga, con colas machucadas e imponer una organización capaz de ponerse encima de la ley y de corromperla; capaz de fabricar testigos, e historias con PowerPoint; capaz de intimidar y de forzar para conseguir objetivos políticos. ¡Y esa mulada es otro fracaso! Y los chapines seguimos sin resolver nuestros propios problemas, por andar buscando frente a quién doblamos la cerviz.

Alejandro Giammattei, político que aplaudió a la CICIG en su momento, debería dedicar algo de su tiempo para contarnos a los chapines cómo fue su experiencia con aquella mulada. Para que nos quede claro.

Columna publicada en El Periódico


12
May 11

Otra vez, y otra vez, la CICIG en entredicho

Si me hubieran preguntado, yo hubiera dicho que el único caso rescatable de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala era el del expresidente Alfonso Portillo.  Y ahí está que no.   El caso de Alejandro Giammattei, que no tenía pies ni cabeza, también se les cayó en esta semana.   Qué lejos están los días en los que la CICIG y el Procónsul que la dirigía con arrogancia insoportable, se pavoneaban por logros que no habían conseguido, y docenas de corifeos declamaban y cantaban exitos que no se veían bien.

Lo que da curiosidad es que yo creo que el del peculado en el Ministerio de la Defensa no debe haber sido el único caso de corrupción habido durante la administración de Portillo.   Y puedo suponer que si la Comisión y el Ministerio Público se enfocaron en él era porque tenían los pelos de la burra en la mano.  Y ahí está que no.

En realidad, y si nos damos cuenta, lo que ha hecho la CICIG a lo largo de su, ahora larga, historia de fracasos, es apoyarse en soplones o colaboradores eficaces.   Y esa estrategia, aunada a la falta de investigaciones profundas, convincentes e incontestables, ha facilitado que los casos se disuelvan ya se en historias de telenovela, o en güizachadas de tinterillo.

A esto, añádele que el problema de fondo, en la falta de justicia en Guatemala, no está siendo enfrentado en serio.  Pasa lo que desde hace años he dicho que iba a pasar: Niente.  Criamos una nueva burocracia y no resolvimos el problema de fondo.  Abdicamos a nuestra responsabilidad, y las cosas siguen como estaban.

La ineptitud de la CICIG y del Ministerio Público, no descarta que en el resultado del juicio contra Portillo hayan habido presiones e incluso alguna forma de corrupción.  Sin embargo, la responsabilidad principal es de la Comisión y de la Fiscalía.  Que para estas alturas ya deberían saber con quiénes están tratando.

Está por verse, ahora, en qué terminan estas historias.  Y está por verse como leen, las justicias de Nueva York y de Francia, lo que acaba de ocurrir.  Allá también esperan al Expresidente, y está por verse cuál es el papel que jugarán la CICIG y el MP en aquellos procesos.


25
Nov 10

“El tractor” en acción

Somos como un tractor y nos pasamos llevando a quien se nos ponga enfrentedijo Francisco Dall´Anese, jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala; y bueno…he aquí un ejemplo: un recurso de amparo suspendió, emitido por la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones, suspendió las resoluciones que le eliminaron el cargo de ejecución extrajudicial a Alejandro Giammattei, ex director de Presidios.

Giammattei está siendo perseguido por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, por el caso Pavón; y como en el proceso no se hizo lo que demanda la Comisión Tractor, esta ha conseguido quién sí se someta a sus exigencias.


09
Nov 10

Estado de derecho 1, Cicig 0

La jueza Primero, Patricia Flores, confirmó la resolución en la cual le retiró el delito de ejecución extrajudicial al ex director del Sistema Penitenciario, Alejandro Giammattei; y se con ello se hizo evidente que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público fueron incapaces de presentar pruebas que convencieran a la juzgadora de que sus argumentos para acusar a Giammattei son sólidos.

Ese tractor, que es la Cicig, ha estado armando castillos de naipes y ha estado intimidando a la sociedad guatemalteca  mediante el recurso de aplastar reputaciones.  Empero, en esta ocasión, parece ser que ha encontrado una jueza más dispuesta a hacer justicia que a doblar la cerviz.

Quizás ahora, la Comisión y su Sancho Panza, que es el Ministerio Público, sientan alguna presión para armar sus casos basados en pruebas objetivas, en lugar de hacerlo sobre relatos, pitos, campanas, humo y espejos.


13
Ago 10

Honduras en un laberinto

Hoy hay muchas expectativas acerca de la posibilidad de que el excandidato presidencial y exdirector de Presidios, Alejandro Giammattei tenga que salir expulsado de la embajada de Honduras en donde pidió asilo. Enrique Ortez, excanciller del país vecino y asesor de Giammattei denunció que la representación diplomática habría entregado al político antes de que él mismo decidiera salir de la legación y entregarse.


Pocos han mencionado, sin embargo, que el artículo 101 de la Constitución de Honduras dice que Honduras reconoce el derecho de asilo en la forma y condiciones que establece la ley. Cuando procediere de conformidad con la Ley revocar o no otorgar el asilo, en ningún caso se expulsará al perseguido político o al asilado, al territorio del Estado que pueda reclamarlo. El Estado no autorizará la extradición de reos por delitos políticos y comunes conexos. Gracias a @Jvaldiz por la pista.

Por lo pronto, Ortez presentó un recurso con la esperanza de evitar la entrega, con el argumento de que si esta ocurriere será una sentencia de muerte contra Giammattei.

12
Ago 10

La justicia ¿depende de reos, sicarios y bolitos?

En el caso Giammattei et al, da la apariencia de que la construcción probatoria que sustenta las ordenes de captura correspondientes se basa exclusivamente en testimonios de reos.

En el caso Rosenberg la verdad interina que refrendó la sentencia correspondiente dependió, principalmente, de la colaboración eficaz de sicarios involucrados directamente en el crimen.

En el caso Gerardi, la sentencia se apoyó en el testimonio de un bolito que vivía a inmediaciones del lugar del asesinato del Obispo.
¿Hacia dónde va la justicia? Esto de los reos, sicarios y beodos, ¿sólo se da en los casos de impacto político, o se da en otro tipo de casos?