07
Ene 22

Novak Djokovic y Muhammad Alí

 

Novak Djokovic es un héroe, como en su momento lo fue Muhammad Alí.  Héroe es un individuo de habilidades superiores que -de forma audaz- persigue valores en condiciones de dificultades extremas; de elevada estatura moral porque actúa de acuerdo con sus principios aunque en el corto plazo eso los perjudique.

Carine06 from UK, CC BY-SA 2.0 via Wikimedia Commons.

Djokovic es el jugador de tenis número uno e iba a Australia para participar en un campeonato.  Para hacer la historia corta, el gobierno no lo dejó entrar al país porque no está vacunado contra el covid, y a pesar de que ya había padecido la enfermedad y tendría inmunidad. En consecuencia, no podrá defender su título.

En 1967, el campeón mundial de box, Muhammad Alí, se rehusó a ser reclutado para pelear en la guerra de Vietnam, por motivos religiosos,  y como consecuencia le fue retirado el título.

Ambos enfrentaron las consecuencias de ser fieles a sus principios.  Ojo, que no soy antivacunas.  De hecho, tengo dos anticovid, una contra la influenza y todo mi esquema de vacunas de niño. Pero estoy convencido de que nadie debe ser forzado a vacunarse.  Estoy convencido de que tu y yo somos dueños de nuestros cuerpos y de que tenemos el derecho a decidir qué metemos en él y qué no.  Creo que nadie debería tener la facultad de forzarnos a meter sustancia alguna en nuestros cuerpos.

Estoy convencido de que el Código de Núremberg se aplica a las vacunas anticovid porque se está experimentando. Ayer dijeron un plazo de seis meses y hoy uno de tres para los refuerzos. No está claro si el concepto de esquema completo es válido, porque hay que estar actualizando el número de inyecciones. No es un tratamiento, sino un proceso de prueba y error.

 

Los héroes son necesarios porque nos proveen de inspiración vital.  Aunque tengan flaquezas y cometan errores. La cultura enferma en la que vivimos suele enfocarse en aquellas flaquezas y errores; pero las personas racionales deben dimensionarlas, y estilizar la grandeza de los héroes como lo hacen los grandes artistas románticos.  Si te interesa el tema, te recomiendo Heroes, Legends, Champions: Why Heroism Matters, por mi cuate, Andrew Bernstein.

Columna publicada en elPeriódico.


03
Ene 22

Defensa de la libertad en Países bajos

 

Miles de personas se manifestaron el domingo, en Ámsterdam, contra las restricciones sanitarias en los Países Bajos. Una semana antes de Navidad el gobierno impuso un nuevo confinamiento anticovid. La oposición ciudadana a las restricciones es notable de por sí; pero ocurrió algo más admirable.

Haz clic en la foto para ver el vídeo de AFP en Youtube.

Durante la manifestación y frente a la represión policial, llegaron grupos de veteranos que decían que habían jurado proteger la Constitución y el derecho a protestar; así que formaron una barrera entre los manifestantes y la policía antidisturbios.

La foto la tomé de aquí https://www.nu.nl/286366/video/demonstranten-vormen-linie-bij-coronaprotest-in-amsterdam.html

Nótese que la manifestación es para defender la libertad y no para pedir privilegios; nótese, también, la cantidad de gente que acude.  A mí no me extraña que esto ocurra en Países bajos, una sociedad con raíces en el comercio y es una lástima que esas expresiones por la libertad no se reflejen en su política exterior, sobre todo con Guatemala.

En todo caso, es muy posible que, como dice mi cuate Jesús María, la cuna del liberalismo se halle en Países bajos y no en Inglaterra como generalmente se dice.

Gracias a Olav por la pista.


16
Dic 21

La farsa de los termómetros

 

Hoy, al entrar a un lugar, la temperatura de mi mamá fue de 33 grados.  ¡Treinta y tres grados es alarmante! Casi a donde quiera que vayas encuentras termómetros cuya función, supuestamente, es evitar que personas con fiebre ingresen a los lugares donde se hallan esos artilugios. ¡Pero todo es una farsa! ¿Alguien pone atención si esas vainas no funcionan?

Entre una y dos veces a  la semana, llego a lugares donde los termómetros marcan temperaturas tan bajas que…estoy muerto…o soy una rana.  En realidad esto es porque los termómetros no sirven más que para enviar señales de virtud.  Si tienes termómetro, ya sea que funcione, o no, eres virtuoso y cumples con las expectativas formales que se esperan de ti…sin importar si los aparatos funcionan, o no.

El señalamiento de virtud es forma de grandilocuencia moral, en la que un punto de vista o una acción se calcula para verse bien, haciendo que el hablante, o la acción parezca virtuosa para los demás, en lugar de ser elegido porque es estrictamente honesto, u honesta. La honestidad, por cierto, es la virtud de no falsear la realidad.

Me divierte que en algunos lugares, como uno que visité el domingo, cuando el termómetro marcó 34 grados (dos menos que lo normal en un ser humano) y tomé la foto, el encargado se rió.  El sabe que es una farsa, pero sigue la corriente porque…¿qué otra?

Me divierten, también los defensores de la medida.  En Twitter me preguntan: ¿Pusiste la frente, o la mano?  Me comentan: Es que no están bien calibrados, siempre; o que el haz de luz se degrada.  ¡Muchá…no importa!  El caso es que los termómetros están ahí porque los grupos de interés que exigen que estén ahí son muy vociferantes e irracionales.  ¿Quién se va a atrever a prescindir de los termómetros inservibles si se expone al linchamiento de los del Quédate en casa y al del batallón comprometido con el temor? El caso es que los termómetros están ahí porque tienen que estar ahí, sin importar si sirven, o no.

¿Sabes qué es peor? Cuando hay un chatío, o una chatía supuestamente midiendo la temperatura. No sólo porque ese tipo de plazas generan costos innecesarios en una economía muy vulnerable; sino porque que frustrante ha de ser un trabajo tan sin valor alguno y que tan evidentemente falsea la realidad.

Por cierto, ¿qué son más ridículos, los termómetros que no sirven, o los pediluvios secos y los inmundos?


24
Nov 21

Teoría de la fuga del Sars-CoV-2 se hace más fuerte

 

Matt Riddley es escritor y periodista, uno de mis favoritos; y el domingo pasado confirmó la posibilidad de que el Sars-CoV-2, el virus que causa el covid-19 sea natural…pero que se haya escapado como consecuencia de la mala gestión en un laboratorio en Wuhan, China.

Matt no es nuevo en el tema, de hecho es autor de Viral, The Search for the Origin of Covid-19, junto con Alina Chan.

Un elemento central del misterio del origen de covid es cómo un virus que normalmente se encuentra en murciélagos de herradura en cuevas en el extremo sur de China, o el sudeste asiático apareció en una ciudad a mil millas al norte. La nueva evidencia sugiere que parte de la respuesta podría estar en Laos, dice Matt en The Covid Lab Leak Theory Justo Got Even Stronger.

Pero incluso encontrar virus relevantes en Laos aún no responderá a la pregunta de cómo se desataron en Wuhan. Y con el continuo fracaso en encontrar evidencia de animales infectados para la venta en los mercados chinos, la asombrosa verdad sigue siendo la siguiente: el brote ocurrió en una ciudad con el programa de investigación más grande del mundo sobre coronavirus transmitidos por murciélagos, cuyos científicos habían acudido a al menos dos lugares donde viven estos virus similares a Sars-CoV-2, y los trajeron de regreso a Wuhan, y a ningún otro lugar, concluye y te recomiendo que leas el artículo completo.

Matt Ridley visitó Guatemala en abril de 2017 para recibir un doctorado honoris causa de la Universidad Francisco Marroquín y en este enlace puedes ver sus conferencias.


26
Oct 21

Más suicidios de menores de edad

 

Se ha incrementado el número de suicidios de menores de edad en el contexto del encierro forzado y la imposibilidad de asistir a la escuela, en Guatemala. No me extraña porque así ha ocurrido en otras partes del mundo y porque los niños son muy vulnerables. Los promotores del Quédate en casa son en buena parte responsables de esta tragedia fabricada desde la política.

Ilustración anónima (Meister 3) – Hochschul- und Landesbibliothek Fulda, Dominio público, via Wikimedia Commons.

Es una lástima que el presidente Giammattei no haya provisto cifras cuando informó de esta desgracia que ha elevado de nivel un fenómeno que no es nuevo en Guatemala. Es difícil no conmoverse por la noticia de que la tasa de suicidios, en Nebaj, ha crecido de seis casos en 2009 a 21 en 2017 y a 14 en lo que va del año. Pero, ¡Ojo!, hay un subregistro y se estima que las cifras podrían triplicarse.  El fenómeno del suicidio no es exclusivo del área Ixil; en San Carlos Sija, Quetzaltenango, también hay preocupación por el mismo tema.  ¿Cómo será en otras poblaciones?, comenté en 2018.

Es necesario abrir las escuelas y la meta es volver a clases en 15 de febrero de 2022, dijo el Presidente.  Eso es de celebrarse, claro, siempre y cuando aquella tragedia y esta necesidad no se conviertan en excusas para imponer algún tipo de vacunación forzada, ni un pasaporte de vacunación.  Dichos pasaportes etiquetan a las personas y crean sujetos de primera y de segunda, son discriminatorios y son una forma de agresión no sólo contra la libertad, sino contra la dignidad de las personas.

Sería inaceptable que se le negara la posibilidad de asistir a la escuela a un niño cuyos padres no quisieran vacunarlo por la razón que fuera.

Los promotores del Quédate en casa son en buena parte responsables de aquellos suicidios porque -si bien es cierto que el suicidio no es monocausal- también es cierto que el pánico que generaron y los encierros que forzaron, sin tomar en cuenta los costos que sus temores iban a tener en otras personas, no sólo en el campo económico, sino en el de la salud mental, iban a tener efectos devastadores que todavía no alcanzamos a cuantificar, ni a entender.


06
Oct 21

Historia y conflictos por vacunación

 

Varios pobladores retuvieron por alrededor de siete horas a 11 vacunadores y destruyeron más de 50 dosis de la vacuna contra el covid-19  en la aldea Maguila I, Fray Bartolomé de las Casas, Alta Verapaz; mientras tanto, en Santa Lucía la Reforma, en Totonicapán, es de los 25 municipios con menos vacunación. Los alcaldes comunitarios, salvo uno, no se han vacunado. La resistencia a inmunizarse se fundamenta en desinformación, creencias religiosas y prácticas ancestrales.

Independientemente del efrentamiento entre vaxxers y antivaxxers acerca de si las vacunas son efectivas, o no contra el SarsCov-2, o no; acerca de si son parte de un plan antihumano, o no; o de si tienen 5G, o no, la violencia y la irracionalidad alrededor del tema de la vacunación -que es de orden político- es preocupante.  Cada vez que la discusión sobre vacunarse, o no se aleja más del ámbito de la conversación y de la persuasión, y se acerca más al de la coerción y la violencia, corren peligro la libertad y la paz.

Lo que ha ocurrido en Maguila I y en Santa Lucía la Reforma me recordó El conflicto en tiempos de cólera, capítulo en la obra La sangre de Guatemala, por Greg Grandin.

Cuenta, el autor que las epidemias eran acontecimientos frecuentes en Los Altos.  Calenturas en 1825, viruela en 1826 y el cólera en 1831.  Los quichés infectados por esta última rehusaban comparecer ante el médico.  Muchas reformas y decretos interferían con las actividades. productivas y comerciales de las comunidades indígenas. Circulaban rumores de que el cólera era causado por aguas envenenadas, o que la misma medicina era infecciosa.

¿Como ahora?

Grandin cuenta que no se puede explicar toda la resistencia indígena en términos económicos.  La renuencia a someterse a tratamiento médico, de muchos quichés, se debe interpretar en un contexto histórico.  La eficiencia y la salubridad de los tratamientos no estaba garantizada en absoluto.  Un cura recomendaba administrar cuatro gramos de mercurio, por vía oral, por ejemplo, cada media hora.

Ideología y política estuvieron vinculadas íntimamente en tiempos del cólera, según se desprende de la lectura de lo que cuenta Grandin. ¿Como ahora, o no?

Antes de aquello, en 1814, los residentes de Quetzaltenango y pueblos vecinos indígenas y ladinos, se opusieron a los esfuerzos del médico y político Cirilo Flores para administrar la vacuna contra la viruela, escondían a sus hijos e insultaban a los vacunadores.  Cuenta Grandin que en muchos pueblos los indígenas abandonaron sus hogares y huyeron a las montañas para escapar de la epidemia y de los médicos.  El cura de Tejutla reportó que crecía la ira ante las inspecciones armadas de las viviendas y la cuartentena del pueblo, que interrumpía el comercio.  Temiendo una revuelta, el sacerdote ordenó a suspensión de las inspecciones y de la vacuna y Flores salió en defensa de la vacuna e insistió en que se siguiera aplicando.

En 1826 la viruela atacó una vez más Los Altos, relata Greg Grandin.  Flores era presidente provisional de Guatemala, siguió con sus políticas impopulares de salud pública y terminó linchado por cientos de quichés, en la catedral altense, al grito de muera el tirano, muera el hereje, muera el ladrón.

No es nuevo, pues, que las fuerzas conservadoras y religiosas estén involucradas en movimientos antivacunas que pueden terminar en violencia; pero la gente también tenía razón en oponerse a políticas coercitivas, arbitrarias y dañinas, muchas veces sin fundamento científico como las del cura que, según cuenta Grandin, recomendaba que las mujeres que estuvieran menstruando se pusieran de pie sobre una tina de agua caliente, sal y mostaza para que el vapor bañara sus vulvas. Y claro, no toda resistencia es de carácter político y místico.  Hay argumentos que dan mucho que pensar -en serio- entre vaxxers y antivaxxers en 2021.


03
Sep 21

La arrogancia y el “estado-niñera”

 

Hay médicos que hacen recomendaciones urbi et orbi como si fueran los médicos familiares de la sociedad.  Con una facilidad que da escalofríos se desentienden de las consecuencias dañinas de aquellas, que son económicas, laborales, educativas, psicológicas y físicas.

Lo mismo ocurre con burócratas, oenegeros y activistas que ignoran lo que es no contar con un cheque seguro el 15 y otro el 30.  No es lo mismo firmar cheques en el reverso, que en el anverso.  Entre aquellos médicos arrogantes y los personajes citados, hasta se habla de restricciones extremas como prohibir la movilidad total de las personas.  Pero, ¿quién va a llevar el pan a la mesa y quién va a pagar el alquiler si no hay trabajo? ¿Quién va a responder por lo que no están aprendiendo los niños mientras fingen frente a sus computadoras, entre hastiados y deprimidos? ¿Sabes que en el contexto de los encierros por el virus chino han aumentado los suicidios entre niños y adolescentes en el mundo? ¿Cómo será en Guate? ¿Alguien sabe y le importa? ¿Qué ocurre con los viejitos durante los encierros? ¿Quién responde por aquellas vidas? ¿Los médicos y otros personajes que exigen medidas extremas de encierro y aislamiento?

La imagen es de propinc.store.

Aldo Castañeda, médico guatemalteco célebre, contó en 2008 que buen número de la profesión médica alemana participó no sólo en la ideación de los crímenes nazis, sino que lo hizo en la ejecución de aquellos horrores. Es muy fácil entrar en una ética resbaladiza, advirtió, y hay que tener muchísimo cuidado.  ¿Sabes por qué no me extraña? Porque es fácil pasar de ser el sanador, a creerse el semi-dios y a ser el controlador y el erradicador a cualquier costo.

Si los hospitales están saturados es porque los pipoldermos nunca cumplieron con dotarlos con las camas, equipo y personal necesarios (a pesar de que ya nos encerraron y nos endeudaron para ello); si no hay más gente vacunada es porque los pipoldermos fueron incapaces de conseguir vacunas a tiempo; el estado-niñera chapín (y sus fans) ofrece hacerse cargo de todos, no puede hacerse cargo de nadie y termina condenando a todos.

Columna publicada en elPeriódico.


25
Jun 21

¡Pinchado y vacunado!

 

Con buena mano, porque casi ni sentí el pinchazo, el muchacho me vacunó contra el Sars-Cov2 o Covid 19. Todo el proceso me llevó poco más, o menos 30 minutos desde el momento en que entré al salón y el momento en el que lo abandonamos, incluido el período de observación.

Aquello ocurrió a las 11:00 a.m. y cuando escribo estas notas, que son las 2:33 p.m. no he tenido reacción.  Fui a por Astra Zeneca, al Centro Deportivo Erick Barrondo, en la ciudad de Guatemala.

¿Qué te digo? Había personal del Ministerio de Salud, de la Municipalidad capitalina y del Ejército.  Las personas que nos recibieron en la puerta fueron agradables y divertidas, y quienes nos guiaron en el proceso fueron atentos.  Sólo había cuatro personas antes que Raúl y yo y todos fuimos atendidos rápidamente.  Fue una buena experiencia en términos de eficiencia y de trato.

Siempre que me vacuno recuerdo a la querida María Durán que nos vacunaba a mis hermanos y a mí en la clínica de Juan José Hurtado.  ¡Salud, Maruca!


18
Jun 21

No me tapes el Sol

 

Diógenes de Sínope, filósofo griego, vivía en una tinaja.  Alejandro Magno quiso conocerlo, quizás por curiosidad de encontrarse con un pensador tan diferente a su maestro, Aristóteles.  El macedonio conversó con el pensador y, conmovido por su condición precaria, le preguntó que si podía hacer algo para mejorar su situación.  ¿Cuál fue la respuesta de Diógenes? Sí…apártate, que me estás tapando el sol.

John William Waterhouse, dominio público, via Wikimedia Commons

De aquello me acordé cuando leí que 78 por ciento de las muertes por covid pudieron ser evitadas; y que ocho de cada 10 fallecidos por aquella enfermedad habrían entrado en las fases se vacunación…si hubiera vacunas.  Me acordé cuando leí que las vacunas (rusas, para más fregar) están viniendo por pushitos. Me acordé cuando leí que, al paso que vamos, la vacunación de los chapines no va a terminar antes de cuatro años.

Me acordé de otra historia.  A veces, cuando le preguntas a un niño, ¿por qué le pegaste a tu hermano? ¿Cuál es la respuesta? ¡Porque él me pegó primero!  Al no querer hacerse responsables de sus decisiones y de sus actos, muchos niños optan por tratar de escabullirse y culpar a otros por lo que han hecho.

En aquello pensé cuando leí que la Ministra de Salud culpa a la población por la situación del covid en Guatemala.

Los políticos y burócratas en el poder han monopolizado y centralizado la vacunación.  Han sido incapaces de organizar jornadas de inoculaciones sostenibles y generalmente eficientes.  Optaron por no vacunar a los super spreaders primero.  No han podido garantizar la provisión de vacunas.  Se casaron con Covax, que fue un fracaso y luego con los rusos…que vaya uno a saber.

Como Reality bites, ya va siendo hora de que los políticos y burócratas se aparten y dejen de tapar el Sol.  No estorben. Va siendo hora de que renuncien al monopolio y a la centralización y permitan que otros actores procuren las vacunas que tanto se necesitan para evitar muertes y enfermos de gravedad.  Va siendo hora de que actúen responsablemente. Hora de que, si es necesario, apoyen los esfuerzos privados para conseguir que las farmecéuticas les vendan vacunas.

Columna publicada en elPeriódico.


25
May 21

Los monos antes que los chapines

 

Nueve grandes simios del zoológico de San Diego, California, fueron los primeros primates no humanos en recibir la vacuna experimental Covid-19.  ¿Viste? Los monos antes que los chapines.

Mientras tanto, la Administración guatemalteca sigue monopolizando y centralizando la vacunación contra el SARS CoV-2 y aquí sólo el 0.13% de la población ha recibido la vacuna.  Muchas de las vacunas que monopolizan y centralizan los políticos y burócratas fueron posibles porque Israel e India hicieron donaciones; pero no porque el gobierno haya tenido capacidad de conseguirlas y distribuirlas.  De hecho, el monopolio y la centralización sólo ha tenido problemas.

La semana pasada la Ministra de Salud, habló sobre las vacunas Sputnik V, que supuestamente vendrán al país, mismas que habían sido anunciadas para esa semana. Sin embargo, ni ella misma supo dar un día ni hora del arribo, y aseguró que, según sus palabras se avisará cuando eso vaya a suceder.

Mientras tanto, a partir del lunes próximo, los políticos y burócratas a cargo del monopolio y la centralización empezará a registrar a las personas mayores de 18 años que padezcan alguna enfermedad crónica como hipertensión arterial, diabetes, enfermedad pulmonar, enfermedad renal, cardiopatías, enfermedades cerebrovasculares, VIH y cáncer.  Yo calificaría; pero el registro tiene no será personal, sino colectivista.  Basado en listas que proporcionarán las instituciones que atienden a pacientes con dichas dolencias.  Instituciones estatales, claro.

De todos modos, No gracias, y no porque las uvas estén verdes, sino porque aunque es vintage, prefiero confiar en mi sistema inmunológico que ponerme una vacuna rusa, una china, o algo así. De paso…¡100 puntos para el capitalismo!, que provee vacunas para todos, los propios, los ajenos, y los simios.

En Guatemala, de acuerdo con los informes oficiales, la incidencia acumulada es de 1 mil 467.8 casos por cada 100 mil habitantes, la tasa de mortalidad es de 47.5 por esa misma cantidad de población y el porcentaje de letalidad es de 3.2%.

¿Cuantos muertos van a aguantar los políticos y burócratas chapines antes de desmonopolizar y descentralizar la adquisición y distribución de vacunas?