15
Oct 21

Depresión, ansiedad y salud mental

 

Vivimos en una sociedad en la que el tema de la salud mental es tabú, algo de lo que no se habla, que da temor y eso es peligroso porque carga de sentimientos negativos a las personas. ¿Qué tal si hablamos alguito de eso?

Foto por Rigos101, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons.

En aquello pensé porque leí en elPeriódico que los casos graves de trastorno depresivo y trastornos de ansiedad aumentaron en más de 35% en todo el mundo en 2020 a raíz del covid-19; y añado que como consecuencia de la irracionalidad y de las políticas restrictivas arbitrarias que envuelven el brote del virus chino.

La investigación citada por este diario informa que las mujeres y los jóvenes son las personas más afectadas por los trastornos psicológicos en cuestión a los que podrían añadirse trastornos de alimentación.  ¿Cómo iba a ser de otra forma? En otra noticia leí que en México se ha duplicado el consumo registrado de antidepresivos y ansiolíticos. ¿Cómo será en Guatemala?

Nada de aquello debería extrañarnos porque los últimos 20 meses han sido muy duros, incluso para los más fuertes sin importar niveles educativos, estratos sociales y más. Las experiencias que hemos vivido -racionales, e irracionales- han exacerbado las vulnerabilidades que ya teníamos; y, para algunos, han surgido nuevas vulnerabilidades.

Cada vez oigo más colegas comentando que se están debilitando muchas formas de conexión interpersonales; un amigo empresario ha notado que la productividad de la gente está disminuyendo; los niños ya llevan casi dos años criándose en circunstancias de aislamiento casi inhumanas, pegados a sus computadoras…si tienen suerte.

¿Es posible que algo bueno saliera de todas aquellas circunstancias si decidiéramos hablar del tema sin pena?  Si, porque desvanecer el tabú te conecta más con la realidad del aquí y del ahora y evita el deterioro del propósito en la vida. Porque hablar y explorar con algún nivel de apertura un tema de salud tan importante puede llevar a las personas que lo necesitan a buscar ayuda.  A buscarla no como algo vergonzoso, o algo que denota debilidad, sino como se busca sanar cuando a uno le duelen una muela, o la cabeza.  ¿Qué opinas?

Columna publicada en elPeriódico.


25
Jun 21

¡Pinchado y vacunado!

 

Con buena mano, porque casi ni sentí el pinchazo, el muchacho me vacunó contra el Sars-Cov2 o Covid 19. Todo el proceso me llevó poco más, o menos 30 minutos desde el momento en que entré al salón y el momento en el que lo abandonamos, incluido el período de observación.

Aquello ocurrió a las 11:00 a.m. y cuando escribo estas notas, que son las 2:33 p.m. no he tenido reacción.  Fui a por Astra Zeneca, al Centro Deportivo Erick Barrondo, en la ciudad de Guatemala.

¿Qué te digo? Había personal del Ministerio de Salud, de la Municipalidad capitalina y del Ejército.  Las personas que nos recibieron en la puerta fueron agradables y divertidas, y quienes nos guiaron en el proceso fueron atentos.  Sólo había cuatro personas antes que Raúl y yo y todos fuimos atendidos rápidamente.  Fue una buena experiencia en términos de eficiencia y de trato.

Siempre que me vacuno recuerdo a la querida María Durán que nos vacunaba a mis hermanos y a mí en la clínica de Juan José Hurtado.  ¡Salud, Maruca!


25
May 21

“I Know This Much Is True”, miniserie que te recomiendo

 

I Know This Much is True es una historia de traición, compromiso y perdón; una historia sobre relaciones familiares complejas (¡Uy, muy complejas) y -desde una perspectiva que me interesa últimamente- del rol del gobierno y de los hospitales psiquiátricos en el tratamiento de personas con trastornos graves.

La miniserie cuenta la historia de  los gemelos idénticos Dominick y Thomas Birdsey.  Este ultimo sufre de esquizofrenia paranoide. Con medicamentos, Thomas puede vivir su vida en relativa paz y e incluso trabaja en un puesto de café en una institución para personas que sufren trastornos psiquiátricos; pero ocasionalmente tiene episodios graves. En un acto de expiación, Thomas se corta la mano en una biblioteca pública, y a partir de ahí Dominick hace esfuerzos para liberarlo de lo que sabe que es un hospital inadecuado y deprimente para enfermos mentales peligrosos.  La historia es un ir y venir en la vida de los gemelos, en la de su madre, su abuelo y su padrastro. Prepárate que es una historia fuerte, llena de sistemas de creencias y patrones de crianza perturbadores.

Nuestro sistema de creencias es lo que opinamos sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre la vida; y por supuesto que pueden ser racionales, o irracionales en distintas medidas. Los patrones de crianza son aprendizajes que recibimos de nuestros padres, o encargados, de ahí aprendemos valores, normas de conducta, reglas, límites, aspectos positivos, así como aspectos negativos. Tienen mucho que ver con nuestro sentido de vida.

I Know This Much Is True me llevó a los trabajos del psiquiatra Thomas Szasz.  El doctor Szasz sostenia que los hospitales mentales son como prisiones, abordó el tema de la libertad y la necesidad de cuestionar la naturaleza potencialmente coercitiva inherente a la psicoterapia y la psicofarmacología. No estaba contra la psiquiatría, sino que se oponía a la psiquiatría coercitiva. Era un oponente acérrimo de la institucionalización involuntaria y del tratamiento psiquiátrico involuntario, pero practicaba la psiquiatría y la psicoterapia entre adultos que consentían los tratamientos. Argumentó que el control sobre la muerte, o el derecho a suicidarse, es un derecho humano como el control de la natalidad. Sin embargo, estaba en contra de la eutanasia por parte del estado.

Incluso pregunté en voz alta si el Estado podía escuchar…el estado del paciente debería importar más que el deseo de buena publicidad del Estado, le dice la trabajadora social Lisa Sheffer a Dominick en una escena.

El doctor Szasz vino a Guatemala para recibir un doctorado honoris causa de la Universidad Francisco Marroquin.  La última vez que supe Szasz fue en 2012, poco antes de su muerte, cuando yo andaba con Ethan Nadelmann en La Antigua y esta llamó a aquel para contarle que estaba en Guatemala y en la UFM; y a Szasz le dio mucho gusto.

De vuelta a la miniserie, la doble actuación Mark Ruffalo, que interpreta a Dominick y a Thomas es de quitarse el sombrero; igual que la dirección de Wally Lamb.


24
May 21

La Jefa ha sido vacunada

 

Hoy en la mañana, Nora recibió la primera dosis de la vacuna de Astra Zeneca contra el coronavirus de tipo 2 causante el SARS-CoV-2 o Covid-19.

Fue registrada en su oportunidad y hoy llegamos a la explanada de Cardales (Cayalá) pasadas las 7:30 a. m.  Fuimos recibidos muy amablemente por miembros del ejército y por policías municipales que nos orientaron para ponernos en fila.  No había más de 10 vehículos adelante del nuestro.

A las 8:00, en punto fue abierta la puerta de acceso al centro de vacunación…y el encargado le echó flores a Nora. Es cierto que ya no me dicen ¡Adiós cuñado!, como en los años 70; pero mi madre tiene su gracia.

Luego hicimos fila hasta las 8:40 porque sospecho que no estaban listos para atender.   A esa hora se abrió la puerta 4 del puesto de verificación de registro y ahí una chica -muy agradable- le entregó a mi madre el formulario correspondiente luego de verificar el registro y su DPI.  En dos minutos estábamos bajo el toldo número 4 donde había dos miembros del ejército con las vacunas.  Con primor, la chica del equipo pinchó a Nora y acto seguido nos dirigió a donde un muchacho atento le extendió su constancia de vacunación y para las 8:55 ya íbamos para afuera.

Fue un proceso eficiente y relativamente rápido.  Agradable porque la gente que atiende le pone feeling a su trabajo.


23
Abr 21

Vacunas y el fin de la inequidad profunda

Debido al monopolio estatal de las vacunas contra el COVID-19 en Guatemala, tendrán que pasar 15 años para que todos los chapines seamos vacunados, según una infografía del diario El País.

¿Cuál es la excusa por la cual el Gobierno tiene monopolizadas la adquisición y distribución de las vacunas para evitar el SARS-Cov-2? Porque hay políticos, grupos de interés, grupos de presión e individuos que creen que habría inequidad duradera y profunda si fuera de otra forma.  Esa gente cree que, si las empresas compraran vacunas para inocular a sus trabajadores y a sus familias, habría inequidad duradera y profunda.  Esas gentes creen que si organizaciones privadas voluntarias de servicio adquirieran vacunas para ponérselas a sus grupos de personas objetivos, habría inequidad duradera y profunda.

Pero ahí está que eso que llamamos el Estado o Gobierno no es más que la pandilla de pipoldermos, es decir, de pícaros políticos que por el momento detentan el poder.  ¿Y cuál es el resultado del monopolio que se ha asignado para la adquisición y distribución de vacunas? Pues que no hay. No hay.

¿Y cómo se resuelve el problema? Pues todo el que tiene el dinero para hacerlo, y quiere, agarra viaje hacia Houston para irse a vacunar.  Cientos de guatemaltecos han sido vacunados en aquella ciudad texana, donde la vacunación es universal y es fácil ser vacunado. ¡Y eso me alegra porque mientras más vacunados, mejor!  Actualmente los vuelos que van a Houston van repletos de gente que viaja para vacunarse.  ¿Y la inequidad duradera y profunda que iba a evitar el monopolio estatal? ¡My foot!, como diría mi padre.  Los que no podemos pagar viaje nos quedamos y disfrutamos de la equidad.  Y lidiamos con las tonterías de Giamma, hablando de la ivermectina. El populismo y el estatismo están, como siempre, perjudicando a los más pobres.

Mientras tanto, en Israel ya están abandonando el bozal porque casi toda la población ha sido vacunada; y en Panamá y Colombia, los gobiernos han renunciado al monopolio de las vacunas.

Columna publicada en elPeriódico.


14
Abr 21

Al fin vi “Joker”

La peor parte de tener una enfermedad mental es que la gente espera que te comportes como si no la tuvieras, es la frase que más me impresionó de la película Joker.

La foto la tomé de Facebook.

Un llamado de atención sobre la invisibilización de las personas que sufren trastornos mentales, y la de aquellos trastornos, creo que es el mejor legado de aquella peli. No escuchas, ¿verdad? No creo que alguna vez me escuches realmente, se queja Arthur Fleck por la actitud de la trabajadora social; y creo que esa es la actitud de muchas personas frente a lo que las incomoda, incluidos los trastornos mentales. Durante toda mi vida, no supe si realmente existía. Pero existo, y la gente empieza a darse cuenta, explica Fleck, luego de cometer actos criminales y descubrir que aquellos lo hacen visible.

No había visto Joker porque la retórica de “la sociedad” que abandona, la retórica contra los ricos y la retórica nihilista me fastidian y me parecen inmorales.  También porque no siempre estoy de humor para pelis oscuras.  La actuación de Joaquín Phoenix, por cierto, se merece todos los elogios que haya recibido.

En cambio, la reacción de muchos (yo incluido) frente a los trastornos mentales es algo que me llama la atención.  ¿No pensaste en eso cuando, en La Antigua, agentes de la policía municipal  fueron consignados por la muerte de un hombre que andaba desnudo por la calle? Yo sí.  Si las personas como uno no estamos preparados para tratar con personas con alguna condición y las consecuencias derivadas del mismo, ¿por qué lo iban a estar unos polis cualesquiera, o la gente más modesta? Ya sea aquí, o en Ciudad Gótica.

Pienso que, en general, descuidamos mucho el valor de la salud mental; y estoy convencido de que es algo a lo que le deberíamos poner mucha más atención. ¡Sobre todo luego del encierro forzado del año pasado y de sus efectos en la vida personal, familiar, estudiantil y productiva! Si como Arthur tienes la impresión de que Is it just me, or is it getting crazier out there? Mucha de esa locura tiene sus raíces en los encierros, en la incertidumbre y en el miedo.


08
Abr 21

Colombia: ¿Vacunas privadas anticovid para OPVS, empresas y otras organizaciones?

El Ministerio de Salud de Colombia emitió el borrador de una resolución con la que definió las reglas para que el sector privado pueda comprar y distribuir vacunas contra el covid-19 y apoyar la segunda fase de vacunación en el país. El sector privado podrá negociar, adquirir e importar aquellas vacunas solo si garantiza la aplicación de las mismas y las condiciones necesarias para su conservación, así como si asume los costos de importación de las vacunas, y las responsabilidades derivadas de administrarlas, entre otros requisitos.

Las vacunas administradas por el sector privado deben ser gratuitas para las personas a las que se les sean aplicadas, según el decreto.  Sospecho que podrían ser adquiridas y distribuidas por organizaciones privadas voluntarias de servicio, para beneficencia; o por empresas y otras organizaciones, para sus empleados y los familiares de sus empleados.

Las personas privadas que negocien y adquieran vacunas contra el covid-19, con recursos de privados, serán responsables por los términos de las negociaciones y por los compromisos que adquieran como producto de las mismas, dice el borrador.

¡Bien por los colombianos! Obvio que no es una apertura del mercado; pero esto es un paso adelante, y ojalá que la resolución sea aprobada ya que es ejemplar para países como Guatemala donde es evidente que la Administración no puede con el monopolio de la adquisición y distribución de vacunas anti covid.


22
Mar 21

Suicidios y sobredosis entre niños

En el contexto de los encierros forzados, el personal del Bradford Royal Infirmary, en Inglaterra, atiende regularmente a jóvenes que han intentado suicidarse, o han tomado sobredosis. El número de niños que asisten a urgencias por enfermedades mentales ha aumentado de una, o dos veces por semana a lo mismo todos los días. El consultor Dave Greenhorn dijo: Hemos visto todo tipo de cosas trágicas que no habíamos visto antes.  

¿Cómo será en Guatemala? ¿A alguien le importa?

Ilustración anónima (Meister 3) – Hochschul- und Landesbibliothek Fulda, Dominio público, via Wikimedia Commons.

La falta de interacción humana y social, la falta de oportunidades de encuentro en la escuela, con amigos, y en otros espacios cobra víctimas entre los más jóvenes porque una tribu de adoradores del miedo está dispuesta a sacrificarlos.  Igual pasa con algunos ancianos.  Sólo este fin de semana supe del caso de tres personas mayores que están perdiendo la cabeza como consecuencia de estar encerrados, de no ver a sus nietos y de el aislamiento.

En Inglaterra algunos de los jóvenes habían accedido al alcohol o las drogas, y otros intentaban escapar del encierro en casa saltando por las ventanas. ¿Cómo será en Guatemala?

Un año de encierro es una gran cantidad de tiempo cuando eres tan joven y no puedes ver a tus amigos y combinar eso con otras cosas como padres en licencia, trabajar desde casa, o perder sus trabajos, dijo Greenhorn. ¿Como será en Guatemala?

Los niños no tienen el lenguaje emotivo para discutir por qué se sienten así, simplemente saben que se sienten mal, añadió el consultor británico. ¿Qué saben, de esto los consultores chapines?

La meditación viene al caso porque el Ministerio de Salud, en Guatemala, ha suspendido las clases presenciales e híbridas.

En septiembre de 2018 comenté la noticia de que la tasa de suicidios, en Nebaj, ha crecido de seis casos en 2009 a 21 en 2017 y a 14 en lo que va del año; y advertí que hay un subregistro y que se estima que las cifras podrían triplicarse.  El fenómeno del suicidio no es exclusivo del área Ixil; en San Carlos Sija, Quetzaltenango, también hay preocupación por el mismo tema.  ¿Cómo será el tema de los suicidios en el contexto de los encierros,  la ausencia de escuelas y la falta de contacto con amigos y compañeros?

Según un artículo que leí,  El infante potencialmente suicida es un niño que piensa más en la muerte que otros. A nivel cognoscitivo está mucho más desestructurado, viven los fracasos de forma más grave de lo que realmente es, sin encontrar vías alternativas de solución.Tiene más variaciones en el concepto de la muerte, piensa más en ella como un fenómeno reversible; vive el fracaso escolar como un fenómeno sin solución. Su capacidad de pensamiento es limitada y posee visión de túnel lo que le imposibilita encontrar opciones viables. En Guatemala, ¿cómo están siendo afectados los niños?

La depresión infantil es un hecho y se refiere a un conjunto de síntomas, que como mínimo debe durar alrededor de un mes e incluye síntomas que afectan:

• El humor: el niño se siente triste, llora con facilidad, es
incapaz de encontrar disfrute en diferentes cosas que antes
gozaba.
• El aspecto psicomotor: se cansa sin motivo y su actividad
desciende a pasos agigantados.
• El aspecto cognitivo: apreciamos que sus pensamientos están
distorsionados, parece haberse alterado la capacidad de comprensión y la capacidad de atención.
• Aspectos psicosomáticos: alteración del sueño, en el comer, pérdida de apetito, dolores de cabeza, vómitos, orina involuntaria y dolores abdominales.


01
Mar 21

Davos y la arrogancia que cuesta vidas

Los encierros, calladamente están mejorando las ciudades alrededor del mundo, dijo el World Economic Forum en un tuit que luego tuvo que borrar; y sospecho que es porque la arrogancia de ver al mundo como una prisión en la que ciertas élites son los alcaides levantó mucha indignación.  Con fotos de ciudades vacías -y ¡muertas!- los directivos de Davos muestran su imagen más aterradora, perversa y perturbadora.

A pesar del entusiasmo del WEF y de muchos ecohistéricos, lo cierto es que los encierros han causado muertes e infelicidad, aparte de haber destruido mucha riqueza, lo que ha empobrecido a millones de familias que perdieron sus fuentes de ingresos.

Ayer, el columnista César García contó la historia de don Oscar que está muriendo sanamente, sumido en la tristeza, porque se halla prisionero en su casa y sin poder trabajar, porque sus hijos le han prohibido que salga y trabaje. Como a él le gusta. En Guatemala, ¿cuántas personas mueren así, de a poquito, por obedecer las pretensiones y satisfacer las preferencias de la gente del WEF…o de los fans del quédate en casa forzado?

Está claro que para el WEF y sus simpatizantes el mundo estaría mejor sin humanos; lo cual no es una historia nueva, pero no por ello es menos inquietante.  Para darte una idea de lo que cuestan los gustos del WEF y de sus simpatizantes, aparte de la vida de don Oscar y de todos los don Oscar que no conocemos, en Japón cerca de 20,000 personas se suicidaron en 2020 y la tendencia es creciente.  Los expertos en salud mental de todo el mundo no dejan llamar la atención sobre el aumento de casos de depresión y otros trastornos mentales graves. En España, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, el suicidio se mantuvo como la primera causa de muerte externa durante los cinco primeros meses de 2020, con 1,343 fallecimientos registrados. ¿Cuáles serán las cifras de depresión y suicidios en Guatemala, relacionados con el encierro del año pasado? ¿Alguien conoce las cifras entre jóvenes y ancianos?

En España, las restricciones impuestas y la incertidumbre durante el encierro tuvieron un mayor impacto psicológico en personas con trastornos mentales, que suelen tener estrategias de comportamiento menos saludables para enfrentar la situación.

Pero el costo de los caprichos del WEF y de sus simpatizantes no se queda ahí. Durante el encierro aumentaron los casos de lesiones auto infligidas, violencia doméstica, consumo de sustancias y duelos complicados.

En Guatemala, el seguro social perdió 41,000 afiliados el año pasado, en el contexto del encierro forzado.  Las caídas más drásticas se produjeron en abril y junio.  Aquel no sólo es un número, sino que son personas que perdieron sus empleos formales. ¿Cuántas de esas personas y sus familias pasan penas? Puede que el ruido seísmico esté cerca del nivel que le agrada la élite siniestra de Davos; pero se paga con vidas humanas.

Para don Oscar y para miles de personas que no conocemos, las urbes sin entretenimientos, sin expresiones culturales, sin sonrisas, sin abrazos, sin encuentros, sin conciertos, sin paseos y sin besos, no son un quédate en casa, inocente, sino que son la muerte en vida…o la muerte a secas.


18
Feb 21

Vacuna contra el covid-19 y alianza entre “pipoldermos” y “empresaurios”

El acuerdo ministerial 40-2021 exime de responsabilidad a los fabricantes de la vacuna  contra el covid-19 que los políticos y burócratas les compren; y si hubiera reacciones adversas, tú pagas el tratamiento de los afectados.

Los fabricantes de las vacunas contra el covid-19, que hayan sido adquiridas y suministradas desde el poder, por políticos y burócratas, sólo podrán ser responsables por acciones u omisiones dolosas, o gravemente culposas, por incumplimiento de sus buenas prácticas de manufactura o de cualquiera otra obligación que le haya sido impuesta en el proceso de registro y aprobación de las vacunas. Las empresas fabricantes gozarán de inmunidad de juicio con la única excepción que la muerte de la víctima o una reacción adversa física grave pueda demostrarse con pruebas admisibles que sea el resultado de una mala conducta intencional de la empresa farmacéutica. Así se traduce el artículo 2 de acuerdo ministerial, que exime de responsabilidad y de de compensaciones por reacciones adversas serias atribuibles a las vacunas contra el covid-19.  El acuerdo mismo está firmado por la titular de la cartera y por su viceministra.

¿Viste? ¡Pipoldermos y empresaurios usan un acuerdo ministerial para pretender la modificación del Código civil que es un decreto legislativo! Es decir, usan una legislación de menor rango para pretender la modificación de una ley de mayor rango.  ¡Usan el derecho administrativo para modificar acuerdos propios del derecho de los contratos! Es malo, muy malo el precedente de que un burócrata se atribuya la facultad de eximir de responsabilidad a un fabricante, o a cualquiera, sin la intervención de un juez imparcial y sin que medie el debido proceso.

¡Por suerte, que no hace obligatoria la vacunación! …pero eso sí, si decides usar las vacunas que pongan a disposición los políticos y burócratas, tendrás que firmar un consentimiento que diga que lo hiciste voluntariamente y que leíste acerca de los beneficios y riesgos.  De aquellas formas, los autores del acuerdo ministerial buscan que no haya responsabilidades políticas para sus decisiones políticas; ni consecuencias para los que les venda las vacunas.

Son políticos, burócratas y empresaurios cubriéndose con la misma chamarra; eso se explica más claro por el considerando que dice: que, para garantizar el acceso universal y oportuno de las vacunas contra el COVID-19, los fabricantes de dichas vacunas han establecido como condición, tanto en su participación en el mecanismo COVAX, del cual forma parte Guatemala, así como en cualquier contrato de adquisición y distribución directa, emitir los instrumentos legales necesarios que regulen la excepción de responsabilidad, derivada de las reacciones adversas serias atribuibles a las mismas.

La alianza de empresaurios con el mecanismo COVAX (de la ONU, ¡Sorpresa!) y los pipoldermos locales llega al extremo de que el estado de Guatemala -o sea los tributarios- se hace responsable de las reacciones adversas a la vacuna; y de que, en el caso de que las haya se determinará un sistema de compensación por medio de la atención de la persona afectada, según sea la necesidad, en la red estatal de servicios de salud….o sea…a cargo de los tributarios. El acuerdo ministerial exime de responsabilidad a los fabricantes de la vacuna que los políticos y burócratas les compren; y si hubiera contratiempos, tu pagas el tratamiento de los afectados. Me muero por saber a quién le van a comprar las vacunas. ¿Tu no?

La redacción del acuerdo da a entrever que habrá vacunas disponibles que no sean adquiridas y suministradas por el gobierno, o sea, por políticos y burócratas.  Esto es importante, porque no hay tal cosa como la vacuna; sino varias vacunas, y porque no es lo mismo Chana, que Juana.