07
Mar 20

La libertad en peligro en tiempos de calamidad

Nada hace crecer al gobierno como una crisis. La gente se asusta, los políticos responden a ese miedo con promesas de que el estado intervendrá y mejorará todo, y el gobierno terminará siendo más grande y más poderoso. La pandemia del coronavirus COVID-19 amenaza una ola mundial de enfermedades, pero es lo más saludable que le puede pasar al poder del gobierno en mucho tiempo. Sin embargo, a medida que deja al gobierno con un brillo rosado, nuestra libertad terminará más demacrada que nunca, así dice un artículo por J.D. Tucille, publicado en la revista Reason; y estre curso de acción ya empezó en Guatemala

El miedo es real.  El otro día la vecina anciana de una amiga pasó al apartamento de mi amiga muy angustiada.  La anciana -que sospecho que se pasa buena parte del día viendo noticiarios- estaba notablemente asustada con todo eso del coronavirus. Es en ese ambiente que la gente está dispuesta a renunciar a la libertad y a aplaudir el engorde del estado y la multiplicación de oportunidades de arbitrariedad.

Imagen de previsualización de YouTube

En respuesta a los temores de la gente, la administración chapina se dispuso a hacer algo y de acuerdo con la Ley de Orden Publico decretó un Estado de Calamidad Pública. ¿Qué significa un Estado de Calamidad?  Que el Presidente de la República podrá tomar las medidas siguientes:

1) Centralizar en la entidad o dependencia que el decreto señale, todos los servicios públicos, estatales y privados, en la forma y circunstancias que el estado de calamidad pública lo requiera. Cuando se trate de servicios que presten entidades de carácter internacional, se procederá de acuerdo con los convenios respectivos.

2) Limitar el derecho de libre locomoción, cambiando o manteniendo la residencia de las personas, estableciendo cordones sanitarios, limitando la circulación de vehículos o impidiendo la salida o entrada de personas en la zona afectada.

3) Exigir de los particulares el auxilio o cooperación que sean indispensables para el mejor control de la situación en la zona afectada.

4) Impedir concentraciones de personas y prohibir o suspender espectáculos públicos y cualquier clase de reuniones.

5) Establecer precios máximos o mínimos para los artículos de primera necesidad y evitar su acaparamiento.

6) Ordenar la evacuación de los habitantes de las regiones afectadas o que estén en peligro.

7) Dictar las medidas adecuadas para el resguardo de las fronteras internacionales.

8) Tomar todas las medidas necesarias para que la calamidad no se extienda a otras zonas para la protección de las personas y de sus bienes.

Caricatura tomada de Facebook.

Por lo pronto, el presidente Giammattei ha advertido que hemos dado las instrucciones para que todas aquellas personas que divulguen noticias falsas podamos llevarlas a un proceso penal por hacer cosas que no son correctas. La primera baja va a ser la libertad de expresión y no está de más preguntarse:¿Quiénes, exactamente, y cómo, exactamente van a dererminar qué es verdad y qué no? ¿Cuál esel criterio que van a utilizar para definir qué es noticia? ¿Quiénes? Lo de procesar a personas que no digan lo que los políticos y burócratas quieren que digan, y en la forma en que quieren que lo digan, ¿va a ser de acuerdo con la Ley de Emisión del Pensamiento, o mediante un procedimiento arbitrario como parece implícito en la advertencia presidencial?

¿Te imaginas qué pasará si los políticos y burócratas disponen ponerles precios tope a mascarillas, desinfectantes y jabones? ¿Y si se los ponen a alimentos?  Lo que van a generar es escaseces de proporciones no vistas desde los años 70 y 80.  Quienes ya estábamos grandecitos para entonces recordamos cómo es que muchos productos desaparecieron de los anaqueles a causa de los precios máximos; y eso que no había miedo, ni calamidad.

¿Te imaginas qué pasará cuando a los políticos y burócratas chapines se les ocurra poner gente en cuartentena, en manos del sistema estatal de salud?

¿Te diste cuenta de que la administración ya le solicitó al Congreso que apruebe, de urgencia nacional, un endeudamiento de US$200 millones para enfrentar la calamidad?

Claro que frente a una amenaza como el coronavirus es prudente eliminar, o reducir las formas tradicionales de saludar, estornudar en la coyuntura el brazo y lavarse las manos con más frecuencia que lo normal; pero de eso a clamar por la intervención directa de políticos y burócratas en las vidas de la gente y de aquello a alimentar los apetitos estatistas hay la mar de peligros. Estas meditaciones no apuntan a que no deba haber acciones colectivas frente a la amenaza, ni que no haya lugar para la accion gubernamental; pero son una advertancia contra el peligro real de que el pánico aumente las formas en que políticos y funcionarios invaden las esferas de acción privada de las personas individuales. De cualquier manera, una cosa es lo que el gobierno quiere hacer y otra lo que puede hacer, tal y como señaló Henry Hazlitt, citado por Iván Cachanosky en un libro que te recomiendo: La conquista de la pobreza.

Los políticos son seres humanos y están sujetos al temor, incluido el miedo a ser rechazados por electores afectados por el pánico y que buscan que los funcionarios “hagan algo”. Por lo tanto, su instinto de explotar una crisis complementa su inclinación a calmar a los temerosos haciendo esfuerzos, incluso contraproducentes, para asegurar al público que todo estará bien, dice J. D. Tucille.

Y al final comparto ese  temor de que el coronavirus pasará; pero los daños a la libertad se enraizarán.

05
Mar 20

¿¡Cuatro años para entregar títulos!?

A ver…en serio…¿por qué fregados es que los burócratas no les entregan sus títulos a los egresados de la escuela estatal de enfermería?  ¿Por qué es que pasan cuatro años sin que aquellos títulos sean entregados?

La foto es de elPeriódico.

Un grupo de estudiantes de la Escuela Nacional de Enfermería tomó las instalaciones del Ministerio de Salud para exigir la entrega de sus títulos, los cuales llevan cuatro años de atraso. Los manifestantes aseguran que ¡son más de 400 personas las que no han recibido sus títulos desde 2016! Los afectados aseguran que no han podido encontrar trabajo por la falta de títulos y que no pueden realizar sus trámites para continuar sus estudios. El 18 de febrero, pasado, este grupo bloqueó las calzada Roosevelt por el mismo motivo y adivina, los políticos y burócratas no les han dado respuesta.

Quienes visitan Carpe diem, con frecuencia, saben que no soy partidario de bloqueos de vías públicas, ni de tomas de edificios; estoy convencido de que son formas de violencia y de que deberían tener consecuencias penales; pero, ¿te imaginas la posición en la que están aquellas personas? Cuatro años sin que los pipoldermos  te entreguen tu título, cuatro años sin la posibilidad de aspirar a un mejor trabajo, y sin poder continuar tu preparación profesional sólo porque a un grupo que tiene el poder tiene bloqueado tu título.

¿Dónde está el cuello de botella? ¿Quiénes son los jefes en esos cuellos de botella? ¿A qué intereses sirven el cuello de botella y quienes lo hacen posible? ¿Esto ocurre por ineptitud, incapacidad, o por dolo? ¿Quién puede investigar y dar una explicación? Es muy posible que haya otra cara de la moneda, ¿la hay?


04
Mar 20

¿Por qué son tan caras las medicinas?

Los millones de dólares pagados en comisiones a funcionarios corruptos en el sistema de salud pública, en entidades como el IGSS e incluso financiamiento para otras actividades que entregan estas empresas, no son gratis, su precio lo paga el enfermo, denunció el doctor Román Carlos en una publicación de septiembre de 2019; y un médico amigo me lo puso de esta forma: En Guatemala, las medicinas son carísimas para que los precios al público no contrasten con los precios a los que compran medicinas los burócratas para el sistema estatal de salud y por las mordidas.

La foto la tomé de Facebook.

Por supuesto que si bien la salud y los medicamentos son necesidades humanas muy importantes, no son derechos.  Siendo que el poder público -y los políticos y los burócratas que lo controlan- podrían estar involucrados en un esquema de negocios que encarece artificiosamente los precios de las medicinas, es menester que haya una investigación administrativa, y si es necesario una judicial, sobre cuál es el rol que juegan los pipoldermos (de hoy, de ayer y de siempre) en las denuncias citadas.

A nadie con dos dedos de frente le debería sorprender la connivencia entre políticos y burócratas administrando millones y millones de dinero ajeno y redes de proveedores. ¿Es que a la Contraloría General de Cuentas y al Ministerio Público no les da curiosidad?  Cualquiera que conozca un poco de análisis económico de las decisiones públicas vería con sospechas el hecho de que las medicinas sean tan caras en Guatemala, en comparación con los precios que tienen en países vecinos.

El mismísimo Colegio de Médicos ha señalado que el doctor Carlos tuvo la entereza para tomar su pluma y escribir valientemente, como lo han hecho otros distinguidos médicos en el pasado, denunciando injusticias y señalando muchos de los secretos a voces que aquejan al maltrecho modelo de salud de nuestro país, así como el alto costo de los medicamentos.


28
Feb 20

Coronavirus y cuentos

En 1348 la peste negra o peste bubónica cayó sobre Florencia y siete mujeres y tres hombres jóvenes huyeron de la ciudad para refugiarse en una villa campestre.  ¿Qué hicieron en aquellos tiempos en los que no había Netflix, ni Facebook, ni Twitter?

Ilustración de la edición de Il Decameron publicada en Venecia h. 1492. Dominio público, via Wikimedia Commons.

Antes de contarte qué hicieron, te cuento que la pandemia se origino en algún lugar de Asia y llegó a Europa por medio de las rutas comerciales.  En Florencia, sólo un quinto de la población sobrevivió y sólo en Europa se estima que murieron unos 25 millones de personas.

Pues bien, te cuento que los jóvenes florentinos se entretuvieron contando cuentos durante 10 días.  Cien cuentos para ser exactos y el libro que recoge aquellos relatos se llama Decamerón, por Giovanni Boccaccio.  Los temas de los cuentos fueron el amor erótico y el amor trágico, la inteligencia humana y la fortuna.

En la biblioteca de mi abuela, Frances, recuerdo que el Decamerón estaba junto al Cantar de Mio Cid y de The Tales of Canterbury, en los estantes de arriba.  He aquí algunas frases de aquel libro: Confunde un buen hombre con un dicho ingenioso la malvada hipocresía de los religiosos. Boca besada no pierde fortuna, es más renueva como la LunaLa pobreza no quita a nadie nobleza, sino los haberes. La gratitud, según lo creo, es entre las demás virtudes sumamente de alabar y su contraria de maldecir. Empiezas a pensar en el mal antes de que te llegue, y si sucediere, entonces pensaremos en ello.

“A Tale from Il Decameron”, por John William Waterhouse, 1916, Lady Lever Art Gallery, Liverpool. Dominio público, via Wikimedia Commons.

Ahora que nos toca sobrevivir al coronavirus -como sobrevivimos a la gripe A, a la gripe aviar y a la enfermedad de las vacas locas– ¿cómo y con quiénes pasarías 10 días huyendo de la pandemia? Yo, que recuerdo los relatos de la gripe española -que contaba mi tía abuela, La Mamita- pienso que no estaría mal contar cuentos. Ver Netflix, Facebook y Twitter, OK; pero que no se pierda la bonita costumbre de contar cuentos.  Los chapines ya hemos sustituido los chistes por los memes; y aunque hay memes geniales, extraño los chistes, y extraño los cuentos.

Columna publicada en elPeriódico.


11
Oct 19

Donación de sangre

Hace unas semanas una persona a la que yo le tenía mucho aprecio necesitó 180 unidades de sangre y componentes sanguíneos; y docenas de personas acudieron en su auxilio.  No todos pudieron donar porque no estaban en condiciones; pero las respuestas de familiares, amigos y desconocidos fue conmovedora e inmediata.  Hace unos días, la bebé de unos colegas necesitaba sangre, e igual.

Escucha el podcast aquí.

Foto por Vegasjon, Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional, via Wikimedia Commons.

Yo siempre tuve la ilusión de donar sangre.  Cuando estaba en la universidad había un club de sangre en el que habíamos muchos inscritos y dispuestos a donar; pero ahí está que ese año (¿o al siguiente?) me dio hepatitis y hasta ahí llegó mi vocación de donante sanguíneo.  Ahora no puedo por el tipo de medicamentos que tomo; y siempre me da algo de sentimiento y emoción cuando hay jornadas de donación y veo a los jóvenes ir con entusiasmo a donar sangre.  ¿Serán mis genes de vampiro?

¿Por qué es importante donar sangre? Porque la sangre puede salvar vidas y es un recurso escaso que cuando se necesita, ¡se necesita!  Luego, la sangre tiene un tiempo limitado de utilidad y pasado ese tiempo hay que descartarla.  De ahí que las donaciones regulares –por parte de personas sanas– sean de mucho valor.

¿Para qué sirve la sangre donada? Ya te imaginas: para intervenciones quirúrgicas y enfermos de cáncer, por ejemplo; para víctimas de accidentes y catástrofes; para mujeres con partos complicados; para niños con anemia grave; para elaborar factores de coagulación y para personas que necesitan transfusiones periódicas y así puede seguir la lista.

Según la Cleveland Clinic, poco más de medio litro de sangre puede salvar hasta tres vidas. En el cuerpo de una persona sana, hay entre seis y siete litros de sangre y el cuerpo puede regenerar o hacer más sangre en unas cuatro o seis semanas. Alguien me contó que en los países donde los habitantes tienen ingresos más altos, también es más alta la cultura de donaciones regulares; en tanto que, en los países donde hay más pobreza, también son pobres las cifras de donaciones.

Que yo sepa, en Guate puedes donar sangre en la Cruz Roja, o en el Banco de Sangre Privado doctor Moscoso. ¿Te apuntas?

Columna publicada en elPeriódico.


13
Feb 19

El suicidio de un niño

Un niño de 9 años fue encontrado muerto y colgado de una cuerda en su habitación, en Nahualá, Sololá; y este es el segundo caso de suicidio infantil que ocurre en aquel departamento, en una semana. El viernes pasado, una niña de 12 años también decidió quitarse la vida y se colgó de un árbol. Hace muchos años que no se reportaban suicidios de niños en Sololá y la gente está consternada; y no es para menos.

Debido a que -según los expertos- los suicidas no es que quieran morir, sino lo que quieren es dejar de sufrir y ponerle fin a la vida es el único camino que ven frente a sí, a mí me conmueven mucho este tipo de actos; y más si los suicidios son de niños.

Imagen de previsualización de YouTube

En septiembre del año pasado comenté la noticia de que la tasa de suicidios, en Nebaj, ha crecido de seis casos en 2009 a 21 en 2017 y a 14 en lo que va del año; y advertí que hay un subregistro y que se estima que las cifras podrían triplicarse.  El fenómeno del suicidio no es exclusivo del área Ixil; en San Carlos Sija, Quetzaltenango, también hay preocupación por el mismo tema.  ¿Cómo será en otras poblaciones?  Los dos suicidios de Sololá nos dan un atisbo de respuesta.

Según un artículo que leí,  El infante potencialmente suicida es un niño que piensa más en la muerte que otros. A nivel cognoscitivo está mucho más desestructurado, viven los fracasos de forma más grave de lo que realmente es, sin encontrar vías alternativas de solución.Tiene más variaciones en el concepto de la muerte, piensa más en ella como un fenómeno reversible; vive el fracaso escolar como un fenómeno sin solución. Su capacidad de pensamiento es limitada y posee visión de túnel lo que le imposibilita encontrar opciones viables.

Es cierto que cuando uno es niño todo lo ve con lupa; pero cuando yo tenía 9 años, seguramente estaba fascinado con viajes interplanetarios, planeando como patrullar el vecindario en bicicleta y con mis cuates, o devorando enciclopedias. ¡Claro que tenía problemas!  Sacaba malas notas en el colegio, me estaba descubriendo, de cuando en cuando se me iba la mano con alguna travesura y cosas así; y no puedo imaginarme el nivel de tristeza y desesperación al que los niños como los dos de Nahualá.

El artículo que leí dice que algunas motivaciones inmediatas que provocan el suicidio infantil pueden ser los intentos de venganza, dejar de ser una molestia, el abuso o maltrato, cualquier síntoma de perturbación familiar. La depresión infantil es un hecho y se refiere a un conjunto de síntomas, que como mínimo debe durar alrededor de un mes e incluye síntomas que afectan:

• El humor: el niño se siente triste, llora con facilidad, es
incapaz de encontrar disfrute en diferentes cosas que antes
gozaba.
• El aspecto psicomotor: se cansa sin motivo y su actividad
desciende a pasos agigantados.
• El aspecto cognitivo: apreciamos que sus pensamientos están
distorsionados, parece haberse alterado la capacidad de comprensión y la capacidad de atención.
• Aspectos psicosomáticos: alteración del sueño, en el comer, pérdida de apetito, dolores de cabeza, vómitos, orina involuntaria y dolores abdominales.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Qué necesita un suicida potencial para ayudarse y alejarse de aquella posibilidad? En principio validación, empatía y redes de apoyo, elementos que son difíciles de conseguir en poblaciones modestas, con tejidos débiles y en las que abundan las creencias irracionales y la descalificación. Ahí, sin embargo, hay oportunidad para el emprendimiento social y para el liderazgo responsable.  No sólo como el teléfono de prevención contra el suicidio, que es el 5392 5953 y que ya lleva por lo menos 15 años de servicio valioso; sino con programas y materiales diseñados cuidadosa y específicamente.

Si ha de haber soluciones, yo no me sentaría a esperarlas desde la política. Este es un llamado al liderazgo local y a emprendedores sociales para que actúen como tales.

Las pelis que comparto abordan el tama, ambas me impresionaron en su momento, claro que no se relacionan con los contextos rurales y culturales de los suicidios que motivaron estas meditaciones; pero son buenas pelis sobre el suicidio de niños.


20
Oct 18

¿Gripe en asueto largo?

El ataque de gripe empezó el jueves y hoy sigue casi como si nada, ¿va a continuar durante este fin de semana de asueto?

Mientras tanto tengo con qué defenderme:

1. Comfort food
2. Daredevil
3. Litros de limonada
4. Antigripal, antitusivo y spray contra el dolor de garganta
5. El sweater gris que me tejió mi abuelita
6. Chocolate espumoso


28
Sep 18

Suicidios y ¿esperanza?

Es difícil no conmoverse por la noticia de que la tasa de suicidios, en Nebaj, ha crecido de seis casos en 2009 a 21 en 2017 y a 14 en lo que va del año. Pero, ¡Ojo!, hay un subregistro y se estima que las cifras podrían triplicarse.  El fenómeno del suicidio no es exclusivo del área Ixil; en San Carlos Sija, Quetzaltenango, también hay preocupación por el mismo tema.  ¿Cómo será en otras poblaciones?

A mí me conmueve mucho porque según expertos, los suicidas no es que quieran morir…sino lo que quieren es dejar de sufrir.  Y ponerle fin a la vida es el único camino que ven frente a sí.  Los suicidas suelen dejar notas en las que ofrecen disculpas a quienes les sobreviven y expresan tristeza profunda por sí mismos.

Los expertos coinciden en que los pilares sociales de la formación de las personas son la familia, la escuela y la calle.  ¿Qué es la calle? Los amigos y compañeros, lo que los padres y abuelos llamaban las juntas; de ahí la frase sabia de: ¡Cuidado con las juntas!. Si uno de esos pilares está quebrado (y en las poblaciones donde hay muchos suicidios, más de uno está fragmentado), crece el peligro de privaciones voluntarias de la vida, como consecuencia de los motivos más variados, que incluyen la carga genética (como predisposición, pero no en sentido determinista), bullying, situaciones emocionales, económicas, y más.

¿Qué necesita un suicida potencial para ayudarse y alejarse de aquella posibilidad? En principio validación, empatía y redes de apoyo, elementos que son difíciles de conseguir en poblaciones modestas, con tejidos débiles y en las que abundan las creencias irracionales y la descalificación. Ahí, sin embargo, hay oportunidad para el emprendimiento social y para el liderazgo responsable.  No sólo como el teléfono de prevención contra el suicidio, que es el 5392 5953 y que ya lleva por lo menos 15 años de servicio valioso; sino con programas y materiales diseñados cuidadosa y específicamente.

Si ha de haber soluciones, yo no me sentaría a esperarlas desde la política. Este es un llamado al liderazgo local y a emprendedores sociales para que actúen como tales.

Columna publicada en elPeriódico. Ilustración anónima (Meister 3) – Hochschul- und Landesbibliothek Fulda, Dominio público, via Wikimedia Commons.


26
Abr 18

Hoy, hace diez años…

Hoy, hace diez años, la Parca vino a por mí y la dejé con los colochos hechos.  No han sido diez años desperdiciados, y me he disfrutado estos dos lustros.

El sábado 26 de abril de 2008, mientras compraba aguacates en el mercado de La Villa de Guadalupe, empecé a sufrir un infarto y desde entonces ando con repuestos nuevos (que ya no son tan nuevos) y reencauchado, con dos stents; uno en la arteria coronaria izquierda principal y otro en la arteria coronaria izquierda descendente anterior.

Fue un lance emocionante, debo admitir.  Y salí con bien del asunto gracias al doctor Julio Arriola y a su equipo de compañeros médicos, al equipo y al personal del Hospital El Pilar (incluidas las chicas de la cocina, que preparaban comidas sabrosas), y a quienes -con amor- me cuidaron en casa, a mi familia, a mis amigos y a mis colegas -que siempre estuvieron a mi lado-.

Durante todo el proceso me sentí -como me siento- rodeado por un montón de gente buena, generosa, amorosa y leal, a la que todavía no hallo cómo expresarle suficientemente mi agradecimiento. A quienes quisiera abrazar y apretar con más frecuencia. Y a quienes  hoy quisiera no soltar por un buen rato.

¿Por qué te cuento esto? Porque, por vidita tuya, si no te has checado el corazón, la presión y esas cosas, hazlo pronto.  Lleva una dieta razonable y haz ejercicio con regularidad.  Y no es que yo lo haga, pero eso no quita que sean buenos consejos.

Hoy voy a celebrar como me gusta…pero, mientras tanto. Los dejo con algunas canciones sobre el corazón. Nomás porque es divertido y para festejar la vida.

Heart, de Pet Shop Boys

Imagen de previsualización de YouTube

Heartbeat, de Wham!

Imagen de previsualización de YouTube

Maravilloso Corazón, con Raphael

Imagen de previsualización de YouTube

Corazón partio, de Alejandro Sanz

Imagen de previsualización de YouTube

Al medio día, en casa de mi madre, hubo una pequeña celebración y como me conoce bien -desde hace 56 años- pues…


24
Ago 16

¿Logoterapia, o una ensarta de cuentas rojas?

IMG_20130514_130925

Escucha el podcast aquí.

No señora, no es cáncer, eso es invento de las transnacionales; lo que usted tiene es que está chipe.  Tome esta tisana y queme cuatro candelas, una negra, una roja, una blanca y una amarilla y vaya a su casa.  

Esta es parte de una conversación imaginaria (y sarcástica) que me imaginé que podría ocurrir en un centro de salud estatal, ahora que la ministra de Salud, Lucrecia Hernández, anunció que aquellos centros comenzarán a tratar males como debilidad en la sangre, caída de mollera y ruptura del equilibrio; así como enfermedades sobrenaturales como pérdida del alma, malhechos; y padecimientos como estar chipe, tener susto, o flujo y sufrir de mal de ojo, entre otros.

  • ¿Cuánto va a costar aquello?
  • ¿Quiénes van a ser los beneficiados de las asignaciones presupuestarias necesarias?
  • Los especialistas contratados, ¿se van a sumar al sindicato de salud que bloquea carreteras?
  • ¿Todos al renglón 029?
  • ¿Quién y cómo va a decidir si una afección se trata de un trastorno contenido en el DSM5, o se trata de susto, pérdida del alma, o malhecho?

Tengo respeto por la medicina tradicional en el sentido de que cuando era niño me aliviaban la tos con jarabe de morros y todavía cuando estoy empanzado me tomo cinco chiltepes como si fueran píldoras y me alivio, entre otras prácticas. Pero está fregado que -a costa de los tributarios- si alguien padece de un trastorno psicológico, o somático,  el estado no le ofrezca la mejor explicación posible, ni el mejor tratamiento científico posible (y la ciencia no tiene por qué ser incluyente).  Está fregado que si alguien necesita resolver un problema psicológico por medio de una terapia cognitiva conductual, o por medio de logoterapia (por mencionar dos arbitrariamente), lo que espere recibir en su lugar sea un vaso con agua y un huevo.  Está fregado que si un bebé tiene fiebre alta, el tratamiento sea una ensarta de cuentas rojas y un ojo de venado.

Por cierto, ¿qué es pérdida del alma? El Ministerio de Salud explica que en la cosmovisión maya, se considera que el alma puede separarse del cuerpo durante la vida de la persona y volver al él sin causar mayores daños; vagar libremente o bien quedarse cautiva por fuerzas sobrenaturales.

Según la fuente de su origen, la pérdida del alma puede ser: a) Natural o accidental, se disocia el cuerpo y el espíritu al contacto con seres sobrenaturales, dueños de los cerros, del agua, la llorona, el cadejo o el duende. b) Contraído por contactos con personas, animales u objetos ritualmente impuros, se refiere al malhecho y el ojeado.

La sintomatología en casos de niños/as se manifiesta por un sueño intranquilo, despierta varias veces en forma alterada, se pone irritable. El adulto igualmente su sueño es alterado, puede tener frecuentes pesadillas.

El tratamiento generalmente requiere de la intervención especialista, quien por medio de oraciones y plantas especiales retienen el alma con el cuerpo, trata de convencer a los espíritus que mal que la liberen, para que vuelva a su cuerpo. A veces, también se trata de convencer a la misma alma para que vuelva a habitar el cuerpo que le corresponde.

Seguramente la antropología médica tiene observaciones fascinantes en este campo; y se que muchas personas desconfían de la ciencia y prefieren el misticismo y otras prácticas tradicionales; y están en su derecho.  Mi cuestionamiento no es hacia las preferencias personales de la gente con respecto a su salud individual.  Mi cuestionamiento es por el uso del dinero de los contribuyentes en beneficio de creencias y preferencias particulares; y porque no estoy cómodo con que -con dinero de los tributarios- a un paciente se le diga que tiene malhecho, en vez de informarle que padece de tuberculosis.

Todo esto me recordó una frase de Thomas SowellUna élite arrogante y condescendiente hacia las personas – tratándolos como niños que tienen que ser criados- es uno de los problemas tóxicos de nuestro tiempo. Se encuentra en el corazón del estado niñera y la promoción de una dependencia debilitante que gana votos para los políticos al tiempo que debilita a la sociedad.

La foto la tomé de aquí.