18
Feb 21

Vacuna contra el covid-19 y alianza entre “pipoldermos” y “empresaurios”

El acuerdo ministerial 40-2021 exime de responsabilidad a los fabricantes de la vacuna  contra el covid-19 que los políticos y burócratas les compren; y si hubiera reacciones adversas, tú pagas el tratamiento de los afectados.

Los fabricantes de las vacunas contra el covid-19, que hayan sido adquiridas y suministradas desde el poder, por políticos y burócratas, sólo podrán ser responsables por acciones u omisiones dolosas, o gravemente culposas, por incumplimiento de sus buenas prácticas de manufactura o de cualquiera otra obligación que le haya sido impuesta en el proceso de registro y aprobación de las vacunas. Las empresas fabricantes gozarán de inmunidad de juicio con la única excepción que la muerte de la víctima o una reacción adversa física grave pueda demostrarse con pruebas admisibles que sea el resultado de una mala conducta intencional de la empresa farmacéutica. Así se traduce el artículo 2 de acuerdo ministerial, que exime de responsabilidad y de de compensaciones por reacciones adversas serias atribuibles a las vacunas contra el covid-19.  El acuerdo mismo está firmado por la titular de la cartera y por su viceministra.

¿Viste? ¡Pipoldermos y empresaurios usan un acuerdo ministerial para pretender la modificación del Código civil que es un decreto legislativo! Es decir, usan una legislación de menor rango para pretender la modificación de una ley de mayor rango.  ¡Usan el derecho administrativo para modificar acuerdos propios del derecho de los contratos! Es malo, muy malo el precedente de que un burócrata se atribuya la facultad de eximir de responsabilidad a un fabricante, o a cualquiera, sin la intervención de un juez imparcial y sin que medie el debido proceso.

¡Por suerte, que no hace obligatoria la vacunación! …pero eso sí, si decides usar las vacunas que pongan a disposición los políticos y burócratas, tendrás que firmar un consentimiento que diga que lo hiciste voluntariamente y que leíste acerca de los beneficios y riesgos.  De aquellas formas, los autores del acuerdo ministerial buscan que no haya responsabilidades políticas para sus decisiones políticas; ni consecuencias para los que les venda las vacunas.

Son políticos, burócratas y empresaurios cubriéndose con la misma chamarra; eso se explica más claro por el considerando que dice: que, para garantizar el acceso universal y oportuno de las vacunas contra el COVID-19, los fabricantes de dichas vacunas han establecido como condición, tanto en su participación en el mecanismo COVAX, del cual forma parte Guatemala, así como en cualquier contrato de adquisición y distribución directa, emitir los instrumentos legales necesarios que regulen la excepción de responsabilidad, derivada de las reacciones adversas serias atribuibles a las mismas.

La alianza de empresaurios con el mecanismo COVAX (de la ONU, ¡Sorpresa!) y los pipoldermos locales llega al extremo de que el estado de Guatemala -o sea los tributarios- se hace responsable de las reacciones adversas a la vacuna; y de que, en el caso de que las haya se determinará un sistema de compensación por medio de la atención de la persona afectada, según sea la necesidad, en la red estatal de servicios de salud….o sea…a cargo de los tributarios. El acuerdo ministerial exime de responsabilidad a los fabricantes de la vacuna que los políticos y burócratas les compren; y si hubiera contratiempos, tu pagas el tratamiento de los afectados. Me muero por saber a quién le van a comprar las vacunas. ¿Tu no?

La redacción del acuerdo da a entrever que habrá vacunas disponibles que no sean adquiridas y suministradas por el gobierno, o sea, por políticos y burócratas.  Esto es importante, porque no hay tal cosa como la vacuna; sino varias vacunas, y porque no es lo mismo Chana, que Juana.


11
Ene 21

Peligros del mecanismo Covax

Según una asesora de emergencias en salud, de la Organización Mundial de la Salud el mecanismo Covax para la adquisición de vacunas contra el nuevo coronavirus  le conviene a Guatemala; pero ¡Ojo!…que las cosas podrían no ser exactamente como las pinta la burocracia internacional. ¿Te parecería raro?

CC BY 2.0, via Wikimedia Commons.

Una investigación de la agencia Reuters, publicada por la revista Forbes, a mediados de diciembre pasado, expuso que:

El programa está luchando por la falta de fondos, los riesgos de suministro y los arreglos contractuales complejos que podrían hacer que sea imposible lograr sus objetivos. El esquema se estableció muy rápidamente, operando en “territorio inexplorado”.  Los asesores de Citi dijeron que el mayor riesgo para el programa eran las cláusulas en los contratos de suministro que permiten a los países no comprar vacunas reservadas a través de Covax.

Si Covax fracasa podría dejar a millones de personas sin acceso a las vacunas hasta 2024. Como es un mecanismo político, que depende de políticos y burócratas, Covax sufre los mismos males que sufren otros mecanismos políticos y burocráticos.  ¿Por qué habría de ser diferente en términos financieros y de eficiencia? ¿Por qué iba a ser diferente en términos de exposición a la corrupción?

Un amigo que sabe de estos temas tiene la hipótesis de que el éxito de Covax dependía de que las vacunas rusa, o china probaran su efectividad con algún grado de confiabilidad; pero que como eso no ha sido posible ha tenido que inclinarse por vacunas no estatales, lo que les complicó muchísimo los escenarios. Y yo, luego de leer lo publicado por Forbes, me inclino a pensar que nada me sorprendería de un mecanismo político y burocrático.

La OMS, por cierto, se ha lucido con contradicciones durante la pandemia.  El rol de las personas sanas, mal llamadas asintomáticas, el uso de mascarillas, la hidroxicloroquina, la manera de saludar, el contagio vía aire, y ahora la implementación de la cuarentena como medida principal para combatir el Covid-19 fueron puntos en los que autoridades y asesores de la OMS cambiaron de postura durante estos meses.

Vamos a ver si Covax duerme como ronca; pero lo triste, lo más triste, es que está diseñado -supuestamente- para favorecer a los más pobres.  ¿Y adivina quiénes serán los más perjudicados si fracasa aquel esquema?


01
Ene 21

Para abril, o para mayo, la vacuna

Hay una canción, vieja como la maña de pedir fiado, que dice: Para abril, o para mayo veré, que me ofrezcas la primera, prueba de amor; y de eso me acordé cuando leí que las primeras vacunas contra el covid-19 vendrán a Guatemala…para marzo, o abril de 2021.

Foto por Baltimore County Government, PDM-owner, via Wikimedia Commons.

Nada tendría esto de notable, si no fuera porque los ticos obtuvieron la de Pfizer y la de BioNTech la semana pasada; y porque Panamá también aseguró su pedido de Prizer y en ambos países ya hay congeladores.

¿Y Guatemala? Pues mamona con la comunidad internacional y en un acto de señalización de virtud, la Administración chapina se adhirió al mecanismo Covax que es una alianza de gobiernos, lidereada por la OMS, para tener acceso a vacunas de forma equitativaVacunas de Moderna (que requieren menos enfriamiento).

De forma equitativa, para quienes necesitan traducción, quiere decir de forma política, con todo lo que ello implica, incluidas arbitrariedad, corrupción e ineficiencia…¿me vas a decir que no? Por lo pronto sabemos que la Administración chapina negoció las vacunas de forma secreta. ¿Vas a creer?

Es natural que los gobiernos de los países en donde se han desarrollado vacunas (especialmente si los laboratorios han recibido dinero de los tributarios) se reservaran las primeras dosis producidas, para sus habitantes; pero a partir de ahí la forma más justa de distribución hubiera sido una descentralizada y no monopólica, en manos del mercado y al margen de los incentivos perversos de la política. El mercado, no te olvides, quiere decir: las personas.

Fuera del mecanismo Covax y sin intervención de políticos y burócratas, lo razonable es que la Administración hubiera buscado proveedores directos como lo hicieron los gobiernos de Costa Rica y Panamá, o que el sector privado se hubiera hecho cargo, como se hizo cargo de mascarillas, gel, y medicamentos para tratar el covid-19 (¡Salvando las distancias, claro!). ¿Cuándo faltaron las mascarillas y el gel? En vez de subir de precio, sus precios se desplomaron. Lo natural es que las personas tuvieran la libertad de elegir cómo proveerse de vacunas, en vez de que el gobierno las forzara a una sola opción.

Con suerte, pues, habrá vacunas para abril, o para mayo, si los procedimientos siguen monopolizados y centralizados. ¿No aprendió nada la Administración de la experiencia monopolizadora y centralizadora de las pruebas al principio del encierro? ¿Te acuerdas del cuello de botella y del desastre cuando las pruebas para identificar el virus chino estaban sólo en manos de los políticos y burócratas?

Dicho lo anterior -al finalizar este, que es el más memorable de los años- les deseo a los lectores un mejor año 2021.  Uno en el que la salud, la paz, la prosperidad y la compañía de sus seres queridos sean las razones por las que lo recordemos.  L´chaim y Carpe diem.

Columna publicada en elPeriódico.


18
Dic 20

Ambiente, educación y salud, la tragedia

No puedes imaginar la cantidad de recuerdos fabulosos que tengo de Panajachel, donde pasé muchas vacaciones haciendo averías con primos y amigos.  Allá aprendí a montar bicicleta, y a cangrejear.  Allá descubrí los facts of life y me divertí como mico.  Muchos aromas, sabores y sonidos me llevan a Pana. Allá pasé horas de introspección, tratando de averiguar quién era.

Lago de Atitlán y volcanes Atitlán, Tolimán y San Pedro.

Por eso me enojó mucho el vídeo de un desagüe que vierte popodrilos, pipirañas y cacaimanes en las aguas cristalinas del lago. No porque no supiera que existen ese tipo de albañales, sino porque tienen lustros de existir; y porque los responsables -corruptos e ineptos- permiten su existencia (o los construyen).

Estaba lamentando la destrucción de Atitlán (en las narices de las municipalidades de la cuenca), cuando leí que habría dos convivios (o alegres intercambios de SarsCov2) para los sindicatos del Mineco; que ya fueron cancelados por presión de los tributarios. ¿Cuántos más habrá en otras dependencias del gobierno?) Leo, también, qué en varios municipios, los ayuntamientos han organizado celebraciones en las que la gente se aglomera y festeja sin prudencia.

A todo aquello, añádele que como los chapines no aprenden inglés en las escuelas (¡Pero aprenden idiomas mayenses!), nueve empresas han abandonado el país y se han perdido 48 mil empleos.  Es lo que ocurre, digo, cuando el estado es el responsable de proveer instrucción (que no educación), especialmente para los más pobres.

El problema de que políticos y burócratas (que llamamos gobierno) sean los responsables de cuidar del ambiente, la salud y la educación no es que no puedan hacerlo bien (porque habrá quienes no lo hagan tan mal).  El problema es que cuando el estado se hace responsable, les quita a los individuos la obligación moral de enfrentar las consecuencias de sus decisiones y de sus acciones, y los infantiliza.  Y como lo que es de todos, no es de nadie, el ambiente, la educación y la salud terminan siendo objetivos políticos, cuando no paran siendo fuentes de enriquecimiento a costa de los tributarios, o instrumentos ideológicos.

Columna publicada en elPeriódico.


05
Jun 20

Suicidios y encierro

Ya sea como efecto directo del desempleo, o de la pobreza potencial producida por el cierre económico, lo cierto es que en los Estados Unidos de América ha habido un aumento de suicidios e intentos de suicidio, advierte Jeffrey A. Tucker del American Institute of Economic Research.

¿Alguien lleva la cuenta en Guatemala? ¿A alguien le importa?

La foto la tomé del AIER.

Sabemos que antes del encierro forzado, en poblaciones como Nahualá, Nebaj, San Carlos Sija y otras, ya era preocupante la cantidad y frecuencia de suicidios de niños.  Luego de casi tres meses de cierre económico y de encierro forzado, ¿qué sabemos ahora con respecto a niños y adultos en esas y otras poblaciones, con respecto al suicidio?

Claro que el suicidio no es monocausal y no ocurre al margen del contexto de quien acude a él para dejar de sufrir; pero también es cierto que el desempleo y la pobreza potencial (entre otras circunstancias relacionadas con el cierre económico y con el encierro forzado) pueden ser identificadas como causas eficientes (pensando en términos aristotélicos). Es decir, que pueden ser identificadas como disparadores, estímulos, o causas motrices del acto suicida.  Tal es el caso del abuso o maltrato, del deseo de dejar de ser una carga o molestia, y de la soledad y el abandono, por mencionar unos.

¿Qué necesita un suicida potencial para alejarse de aquella posibilidad y ayudarse? En principio validación, empatía y redes de apoyo, elementos que son difíciles de conseguir en poblaciones modestas, con tejidos sociales débiles y en las que abundan las creencias irracionales y la descalificación. Ahí, sin embargo, hay oportunidad para el emprendimiento social y para el liderazgo responsable.  No sólo como el teléfono de prevención contra el suicidio, que es el 5392-5953 y presta un servicio valioso; sino con programas y materiales diseñados cuidadosa y específicamente.

Si ha de haber soluciones, yo no me sentaría a esperarlas desde la política. Este es un llamado al liderazgo local y a emprendedores sociales para que actúen como tales.

Columna publicada en elPeriódico.


26
Abr 20

¡Doce años para celebrar!

Hoy celebro que hace doce años le gané la partida a un infarto. Celebro la vida y celebro mi vida; y a las personas que la han hecho posible con su amor y su cariño, con su paciencia, con su apoyo, con su talento y su lealtad.

Hoy celebramos con un Malbec.

¿Qué canciones con la palabra corazón se te ocurren así top of mind? A mi:  Heart, de Pet Shop Boys.  Corazón, de José Alfredo Jiménez; Corazón de madera, de Peret; Corazón partío y La fuerza del corazón, de Alejandro Sánz; Dónde estás Corazón, de Shakira; Heartbeat, de George Michael; Es tan fácil romper un corazón, de Miguel Mateos; Dónde estás corazón, de Mocedades; Corazón apasionado, de Julio Iglesias;  Palabras del corazón, de Franco de Vita; y Este terco corazón, de Emmanuel.

Celebro a la ciencia, la tecnología y a los médicos geniales que me sacaron de aquel lance.

L´chaim


07
Mar 20

La libertad en peligro en tiempos de calamidad

Nada hace crecer al gobierno como una crisis. La gente se asusta, los políticos responden a ese miedo con promesas de que el estado intervendrá y mejorará todo, y el gobierno terminará siendo más grande y más poderoso. La pandemia del coronavirus COVID-19 amenaza una ola mundial de enfermedades, pero es lo más saludable que le puede pasar al poder del gobierno en mucho tiempo. Sin embargo, a medida que deja al gobierno con un brillo rosado, nuestra libertad terminará más demacrada que nunca, así dice un artículo por J.D. Tucille, publicado en la revista Reason; y estre curso de acción ya empezó en Guatemala

El miedo es real.  El otro día la vecina anciana de una amiga pasó al apartamento de mi amiga muy angustiada.  La anciana -que sospecho que se pasa buena parte del día viendo noticiarios- estaba notablemente asustada con todo eso del coronavirus. Es en ese ambiente que la gente está dispuesta a renunciar a la libertad y a aplaudir el engorde del estado y la multiplicación de oportunidades de arbitrariedad.

Imagen de previsualización de YouTube

En respuesta a los temores de la gente, la administración chapina se dispuso a hacer algo y de acuerdo con la Ley de Orden Publico decretó un Estado de Calamidad Pública. ¿Qué significa un Estado de Calamidad?  Que el Presidente de la República podrá tomar las medidas siguientes:

1) Centralizar en la entidad o dependencia que el decreto señale, todos los servicios públicos, estatales y privados, en la forma y circunstancias que el estado de calamidad pública lo requiera. Cuando se trate de servicios que presten entidades de carácter internacional, se procederá de acuerdo con los convenios respectivos.

2) Limitar el derecho de libre locomoción, cambiando o manteniendo la residencia de las personas, estableciendo cordones sanitarios, limitando la circulación de vehículos o impidiendo la salida o entrada de personas en la zona afectada.

3) Exigir de los particulares el auxilio o cooperación que sean indispensables para el mejor control de la situación en la zona afectada.

4) Impedir concentraciones de personas y prohibir o suspender espectáculos públicos y cualquier clase de reuniones.

5) Establecer precios máximos o mínimos para los artículos de primera necesidad y evitar su acaparamiento.

6) Ordenar la evacuación de los habitantes de las regiones afectadas o que estén en peligro.

7) Dictar las medidas adecuadas para el resguardo de las fronteras internacionales.

8) Tomar todas las medidas necesarias para que la calamidad no se extienda a otras zonas para la protección de las personas y de sus bienes.

Caricatura tomada de Facebook.

Por lo pronto, el presidente Giammattei ha advertido que hemos dado las instrucciones para que todas aquellas personas que divulguen noticias falsas podamos llevarlas a un proceso penal por hacer cosas que no son correctas. La primera baja va a ser la libertad de expresión y no está de más preguntarse:¿Quiénes, exactamente, y cómo, exactamente van a dererminar qué es verdad y qué no? ¿Cuál esel criterio que van a utilizar para definir qué es noticia? ¿Quiénes? Lo de procesar a personas que no digan lo que los políticos y burócratas quieren que digan, y en la forma en que quieren que lo digan, ¿va a ser de acuerdo con la Ley de Emisión del Pensamiento, o mediante un procedimiento arbitrario como parece implícito en la advertencia presidencial?

¿Te imaginas qué pasará si los políticos y burócratas disponen ponerles precios tope a mascarillas, desinfectantes y jabones? ¿Y si se los ponen a alimentos?  Lo que van a generar es escaseces de proporciones no vistas desde los años 70 y 80.  Quienes ya estábamos grandecitos para entonces recordamos cómo es que muchos productos desaparecieron de los anaqueles a causa de los precios máximos; y eso que no había miedo, ni calamidad.

¿Te imaginas qué pasará cuando a los políticos y burócratas chapines se les ocurra poner gente en cuartentena, en manos del sistema estatal de salud?

¿Te diste cuenta de que la administración ya le solicitó al Congreso que apruebe, de urgencia nacional, un endeudamiento de US$200 millones para enfrentar la calamidad?

Claro que frente a una amenaza como el coronavirus es prudente eliminar, o reducir las formas tradicionales de saludar, estornudar en la coyuntura el brazo y lavarse las manos con más frecuencia que lo normal; pero de eso a clamar por la intervención directa de políticos y burócratas en las vidas de la gente y de aquello a alimentar los apetitos estatistas hay la mar de peligros. Estas meditaciones no apuntan a que no deba haber acciones colectivas frente a la amenaza, ni que no haya lugar para la accion gubernamental; pero son una advertancia contra el peligro real de que el pánico aumente las formas en que políticos y funcionarios invaden las esferas de acción privada de las personas individuales. De cualquier manera, una cosa es lo que el gobierno quiere hacer y otra lo que puede hacer, tal y como señaló Henry Hazlitt, citado por Iván Cachanosky en un libro que te recomiendo: La conquista de la pobreza.

Los políticos son seres humanos y están sujetos al temor, incluido el miedo a ser rechazados por electores afectados por el pánico y que buscan que los funcionarios “hagan algo”. Por lo tanto, su instinto de explotar una crisis complementa su inclinación a calmar a los temerosos haciendo esfuerzos, incluso contraproducentes, para asegurar al público que todo estará bien, dice J. D. Tucille.

Y al final comparto ese  temor de que el coronavirus pasará; pero los daños a la libertad se enraizarán.

05
Mar 20

¿¡Cuatro años para entregar títulos!?

A ver…en serio…¿por qué fregados es que los burócratas no les entregan sus títulos a los egresados de la escuela estatal de enfermería?  ¿Por qué es que pasan cuatro años sin que aquellos títulos sean entregados?

La foto es de elPeriódico.

Un grupo de estudiantes de la Escuela Nacional de Enfermería tomó las instalaciones del Ministerio de Salud para exigir la entrega de sus títulos, los cuales llevan cuatro años de atraso. Los manifestantes aseguran que ¡son más de 400 personas las que no han recibido sus títulos desde 2016! Los afectados aseguran que no han podido encontrar trabajo por la falta de títulos y que no pueden realizar sus trámites para continuar sus estudios. El 18 de febrero, pasado, este grupo bloqueó las calzada Roosevelt por el mismo motivo y adivina, los políticos y burócratas no les han dado respuesta.

Quienes visitan Carpe diem, con frecuencia, saben que no soy partidario de bloqueos de vías públicas, ni de tomas de edificios; estoy convencido de que son formas de violencia y de que deberían tener consecuencias penales; pero, ¿te imaginas la posición en la que están aquellas personas? Cuatro años sin que los pipoldermos  te entreguen tu título, cuatro años sin la posibilidad de aspirar a un mejor trabajo, y sin poder continuar tu preparación profesional sólo porque a un grupo que tiene el poder tiene bloqueado tu título.

¿Dónde está el cuello de botella? ¿Quiénes son los jefes en esos cuellos de botella? ¿A qué intereses sirven el cuello de botella y quienes lo hacen posible? ¿Esto ocurre por ineptitud, incapacidad, o por dolo? ¿Quién puede investigar y dar una explicación? Es muy posible que haya otra cara de la moneda, ¿la hay?


04
Mar 20

¿Por qué son tan caras las medicinas?

Los millones de dólares pagados en comisiones a funcionarios corruptos en el sistema de salud pública, en entidades como el IGSS e incluso financiamiento para otras actividades que entregan estas empresas, no son gratis, su precio lo paga el enfermo, denunció el doctor Román Carlos en una publicación de septiembre de 2019; y un médico amigo me lo puso de esta forma: En Guatemala, las medicinas son carísimas para que los precios al público no contrasten con los precios a los que compran medicinas los burócratas para el sistema estatal de salud y por las mordidas.

La foto la tomé de Facebook.

Por supuesto que si bien la salud y los medicamentos son necesidades humanas muy importantes, no son derechos.  Siendo que el poder público -y los políticos y los burócratas que lo controlan- podrían estar involucrados en un esquema de negocios que encarece artificiosamente los precios de las medicinas, es menester que haya una investigación administrativa, y si es necesario una judicial, sobre cuál es el rol que juegan los pipoldermos (de hoy, de ayer y de siempre) en las denuncias citadas.

A nadie con dos dedos de frente le debería sorprender la connivencia entre políticos y burócratas administrando millones y millones de dinero ajeno y redes de proveedores. ¿Es que a la Contraloría General de Cuentas y al Ministerio Público no les da curiosidad?  Cualquiera que conozca un poco de análisis económico de las decisiones públicas vería con sospechas el hecho de que las medicinas sean tan caras en Guatemala, en comparación con los precios que tienen en países vecinos.

El mismísimo Colegio de Médicos ha señalado que el doctor Carlos tuvo la entereza para tomar su pluma y escribir valientemente, como lo han hecho otros distinguidos médicos en el pasado, denunciando injusticias y señalando muchos de los secretos a voces que aquejan al maltrecho modelo de salud de nuestro país, así como el alto costo de los medicamentos.


28
Feb 20

Coronavirus y cuentos

En 1348 la peste negra o peste bubónica cayó sobre Florencia y siete mujeres y tres hombres jóvenes huyeron de la ciudad para refugiarse en una villa campestre.  ¿Qué hicieron en aquellos tiempos en los que no había Netflix, ni Facebook, ni Twitter?

Ilustración de la edición de Il Decameron publicada en Venecia h. 1492. Dominio público, via Wikimedia Commons.

Antes de contarte qué hicieron, te cuento que la pandemia se origino en algún lugar de Asia y llegó a Europa por medio de las rutas comerciales.  En Florencia, sólo un quinto de la población sobrevivió y sólo en Europa se estima que murieron unos 25 millones de personas.

Pues bien, te cuento que los jóvenes florentinos se entretuvieron contando cuentos durante 10 días.  Cien cuentos para ser exactos y el libro que recoge aquellos relatos se llama Decamerón, por Giovanni Boccaccio.  Los temas de los cuentos fueron el amor erótico y el amor trágico, la inteligencia humana y la fortuna.

En la biblioteca de mi abuela, Frances, recuerdo que el Decamerón estaba junto al Cantar de Mio Cid y de The Tales of Canterbury, en los estantes de arriba.  He aquí algunas frases de aquel libro: Confunde un buen hombre con un dicho ingenioso la malvada hipocresía de los religiosos. Boca besada no pierde fortuna, es más renueva como la LunaLa pobreza no quita a nadie nobleza, sino los haberes. La gratitud, según lo creo, es entre las demás virtudes sumamente de alabar y su contraria de maldecir. Empiezas a pensar en el mal antes de que te llegue, y si sucediere, entonces pensaremos en ello.

“A Tale from Il Decameron”, por John William Waterhouse, 1916, Lady Lever Art Gallery, Liverpool. Dominio público, via Wikimedia Commons.

Ahora que nos toca sobrevivir al coronavirus -como sobrevivimos a la gripe A, a la gripe aviar y a la enfermedad de las vacas locas– ¿cómo y con quiénes pasarías 10 días huyendo de la pandemia? Yo, que recuerdo los relatos de la gripe española -que contaba mi tía abuela, La Mamita- pienso que no estaría mal contar cuentos. Ver Netflix, Facebook y Twitter, OK; pero que no se pierda la bonita costumbre de contar cuentos.  Los chapines ya hemos sustituido los chistes por los memes; y aunque hay memes geniales, extraño los chistes, y extraño los cuentos.

Columna publicada en elPeriódico.