20
Jun 23

El fraude de la educación estatal para los pobres

 

Sólo dos de cada diez estudiantes de secundaria del sector estatal tienen las habilidades esperadas en matemáticas y escritura; y en lectura, sólo tres de cada diez de aquellos estudiantes tienen las habilidades esperadas.  La educación estatal para los más pobres, pagada con dinero tomado de los tributarios mediante extorsión es un fraude.

La ilustración la tomé de Facebook.

En primaria, las cifras no son mucho mejores: solo cuatro de cada diez estudiantes de primaria del sector público tienen las habilidades esperadas en matemáticas, lectura y escritura.  

El Ministerio de Educación  evaluó a 2 millones 224 mil 843 estudiantes que representa al 70.2% de la población escolar a su cargo, y participaron 27 mil 706 centros educativos que administra.

Aunque esta  evaluación la hizo el Mineduc para medir el nivel de aprendizaje de los estudiantes luego del cierre prolongado de las escuelas por los encierros y los cierres de las escuelas en 2020, e incluso después, el covid y las medidas arbitrarias no son excusa para los malos resultados.  Desde hace años que la educación estatal es un engaño.

¿Todavía te sorprende que los resultados sean tan malos? ¿Qué crees que ocurre con aquellos jóvenes cuando llegan a las universidades? ¿Qué crees que ocurre cuando llegan a sus primeros trabajos? 

…y aquello no es nada.  Nuestros sistemas de creencias tienen cuatro fuentes de origen: La casa, los amigos, las experiencias personales y la escuela.  ¿Qué crees que ocurre en las escuelas estatales con respecto a los sistemas de creencias a los que están sometidos los niños y jóvenes que no tienen opción?  ¿Qué tipo de ideas reciben en la mayoría de aquellos planteles y de maestros que, más que docentes, son burócratas?

¿Hay algún estudio al respecto?


21
Abr 23

Réquiem por la autopista

 

La autopista Palín-Escuintla pasará a manos de políticos y burócratas el próximo 30 de abril.  Propongo una oración de difuntos dedicada a aquel tramo carretero de 22 kilómetros.  Autopista, te vamos a extrañar.

¿Por qué soy pesimista?

Carretera al puerto Quetzal

Porque si a la autopista estatal le va como a la educación estatal estamos fritos. Ni siquiera dos de cada 10 graduados de secundaria en las escuelas del Ministerio de Educación obtienen un buen desempeño en matemáticas; y a duras penas tres de cada 10 tienen un buen desempeño en lectura.  En manos de políticos y burócratas, el sistema educativo chapín  es un engaño para los estudiantes y para sus padres, o encargados y es un robo para los tributarios como tu.

Porque si a la autopista estatal le va como al sistema de salud estatal estamos fritos. Dime si no has leído, numerosas veces, acerca de las miserias a las que se enfrentan los guatemaltecos que hacen uso de los servicios de salud estatales donde imperan el desabastecimiento de medicinas, la falta de personal, el hacinamiento y la inexistencia de salas de espera. El sisetma de salud estatal es un robo par los tributarios como tu.

Una carretera que uso con frecuencia es la que une Tecpán con Chiché y pasa sobre el río Motagua sobre el puente Chimaché.  Es cierto que te ahorra como una hora de viaje; pero… políticos y burócratas construyeron aquel puente y abrieron la ruta sin ampliar apropiadamente la carretera que va de Tecpán a Chimaché, de modo que el transporte más pesado posible circula por ahí en un camino estrecho y mal mantenido que no está hecho para aquello.  La carretera entre el puente y Chiché se desmorona en tiempos de lluvia y pasas por ahí esquivando piedras; el talud es tan vertical que le añade mucha tensión a una situación peligrosa.

¿Has visto cómo está la carretera estatal entre Escuintla y el puerto Quetzal?  Se mantiene tan llena de hoyos y parches que de nada sirve que sea recta y de concreto porque no es posible ir a una velocidad razonable sostenida sin correr el riesgo de un reventón de llanta, por lo menos.  En la carretera hacia Quetzaltenango -y durante años- el concreto ha estado tan resquebrajado que hace un tiempo a mi auto le rebanó una llanta.  Desde entonces, cuando he circulado por ahí lo he hecho muy nervioso. La cosa no pasó a más, pero…¡Qué peligroso, ¿verdad?!

Carretera panamericana.

En occcidente docenas de caminos están plagados de túmulos, y detrás de los túmulos hay hoyos. ¿Quieres que te recuerde lo qué ocurre con el libramiento estatal de Chimaltenango?

¿Es aquel el futuro de la difunta autopista? ¿Le espera verse igual a su hermana que va entre Escuintla y el puerto? Dime…¿por qué es que la autopista estatal va a ser diferente a otras carreteras controladas por políticos y burócratas? ¿Por qué va a ser diferente a otros servicios estatales como la salud y la educación?

Ya me veo a a la autopista rezando, con Mozart: Condenados los malditos, arrojados a las llamas voraces, llámame entre los benditos. Te lo ruego, suplicante y de rodillas, con el corazón acongojado, casi hecho cenizas: hazte cargo de mi destino.  ¡No quiero caer en manos del Micivi, ni de Caminos, ni de los políticos y burócratas que controlan las carreteras! No quiero que el dinero que saquen a mi costa sirva para engrosar la piñata estatal.

Yo digo que sí, que la autopista se merece un réquiem.

Columna publicada en elPeriódico.


03
Feb 23

Depredación desde el IGSS

 

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social dispuso que, a partir del 17 de enero pasado, todo patrono debe inscribirse en el IGSS aunque cuente sólo con los servicios de un trabajador.  Los perpetradores de esa medida dicen que la misma incentivará la incorporación de las micro, pequeñas y medianas empresas, así como otros emprendimientos y, seguramente, creen que eso es cierto.   Lo que va a pasar, sin embargo, es que la nueva medida depredadora va a incentivar la informalidad.

Para forzar el registro, el IGSS va a usar sus acuerdos con otras instancias gubernamentales para identificar e inscribir de oficio a quienes intenten quedar al margen de los tentáculos del seguro social monopólico, centralizado y coercitivo del estado.

En el afán depredador por parte de la burocracia del seguro social, la inscripción de oficio tendrá efectos retroactivos para el pago de las mal llamadas contribuciones, que en realidad son formas de expoliación.  Es decir, formas de quitarle a los generadores de empleo, de forma injusta y con amenazas, lo que les pertenece.  Injusta porque la disposición es unilateral, injusta porque no hay proporción entre el despojo y los supuestos beneficios, injusta porque castiga la productividad y a los más vulnerables.  Un castigo que pesa más en tiempos de inflación y en tiempos de encarecimiento artificial y político del tipo de cambio.  Un castigo que pesa más en tiempos en que los combustibles están carísimos, en parte por las dos circunstancias recién mencionadas.

La nueva disposición es una caja de Pandora porque abre la posibilidad para otras formas de abuso por parte del IGSS al desnaturalizar los contratos de, por ejemplo, las personas que cobran con factura y trabajan por horario.  Personas que podrían echar a andar la maquinaria que fuerza la inscripción de oficio.

A lo largo de su existencia ominosa a lo largo de más de 70 años, el IGSS no ha conseguido ser el instrumento que los trabajadores guatemaltecos necesitan para mejorar su calidad de vida en términos de servicios de salud y en términos de protección en casos de invalidez, vejez y sobrevivencia.  En el IGSS, sin embargo, toda su vida han medrado redes de corrupción.

En el libro Del monopolio a la libertad, Alfonso Abril puso en evidencia los vicios originales del esquema del IGSS.  Esquema que consecuencia del racionalismo constructivista revolucionario de los años 40 y de un mandato que vino a Hispanoamérica desde Washington D.C.

A los trabajadores sometidos a su régimen, el IGSS les anula el derecho de propiedad y el control de los ahorros, del mismo modo que les mina sus libertades de contratación y de asociación.  Los trabajadores están forzados a pagar, sí, o sí.

La existencia del IGSS depende de la legislación y del poder coactivo del gobierno; pero ¿sabes que el gobierno no paga sus cuotas? El gobierno tiene una deuda acumulada de más de 35 mil millones (al momento en que fue publicado el libro, en 2017 y la deuda sigue creciendo*).

Abril afirma, y coincido con él, que el IGSS deshonra a los trabajadores porque no respeta la dignidad de los pacientes, ni de quienes están sometidos a su régimen de IVS; por ser una organización corrupta saqueada por políticos, burócratas, empleados, y proveedores; y, porque además, en la mayoría de los casos, es un modelo sumamente injusto para los trabajadores más pobres.

El zarpazo del IGSS al segmento más vulnerable del sector voluntario de la economía no es de naturaleza financiera; ya que, como el seguro social chapín no ajusta las pensiones para sus supuestos protegidos, no corre el riesgo de descapitalizarse como ocurre con otros esquemas similares.  En ese sentido es peor que un sistema piramidal y la nueva disposición sólo hiede a pura depredación y expoliación.

¡Pero es una conquista revolucionaria!…¿Verdad?

*Q60 mil millones es el monto aproximado que el gobierno le debe al IGSS por cuotas patronales no pagadas durante años.

Columna publicada en elPeriódico.


01
Dic 22

Semana santa, patrimonio inmaterial

 

Noto cierto alborozo porque la semana santa chapina ha sido declarada patrimonio inmaterial de la humanidad por parte de la Unesco; y a mí me preocupa.

Los que leen Carpe Diem, con regularidad, han de saber que esa es una de mis temporadas favoritas en Guatemala.  ¡Todo el país se pone en semana santa “mode” a lo largo de 50 días y las prácticas culturales de esa temporada se manifiestan para los cinco sentidos en comidas, música, colores, aromas y texturas muy características!  ¿Por qué 50 días y no ocho, o cuatro? Porque incluye la cuaresma.

Extraño mucho hacer alfombra junto a mis amigos. Esta es la última que hicimos, en 2019,  Foto por María Dolores Arias.

Durante esos días, son pocos quienes pueden ser ajenos al pescado seco, a las empanadas, a los garbanzos en dulce, a las marchas, al color morado, al corozo y al incienso y a las alfombras de aserrín.  La semana santa es nuestra de los chapines (con, o sin su contenido religioso porque su valor cultural es inmenso, más allá de sus raíces).  Como toda propiedad “de todos” (material, o inmaterial) la fiesta es de todos y como es de todos no es de nadie.  De ahí que evolucione como consecuencia de millones de acciones de millones de personas que la hacen suya, pero no es consecuencia del diseño humano.

Desde el punto de vista de la Unesco, “el patrimonio cultural inmaterial incluye prácticas y expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes escénicas, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional”; y mi temor es que ahora que la semana santa es patrimonio no sólo de los chapines, sino de toda la humanidad,  surjan formas de “policías culturales”, al modo de los “policías morales” que nos digan como debe ser la semana santa.

Me explico: esa temporada tiene sus comidas tradicionales como las ya mencionadas arriba y muchas más; pero en las calles, durante las conmemoraciones, también se come pizza, pollo frito, obleas con arequipe, tacos, gringas y otras cosas.  ¿Sabes que  en La Antigua Guatemala se prohibió la venta de esas comidas?  No sé si la prohibición está vigente, ni sé si se pudo hacer realidad; pero “la policía cultural”, que se cree facultada para decirnos qué podemos comer y qué no, sintió que podía echarse aquella prohibición.  ¡Y eso que la declaratoria de la Unesco no existía! “La policía cultural” y “La policía moral” en La Antigua dispuso cerrar bares durante la semana santa, porque ellos saben y deciden qué hacer y cómo hacerlo durante esa temporada.

Aquí la cuestión de fondo es ¿A quién le pertenecen las costumbres y las tradiciones?  ¿Quién decide qué se come y cómo se celebra la semana santa? ¿A la humanidad? ¿A la Unesco, que sospecho que cree que la representa? ¿A todos los chapines? ¿A las municipalidades? ¿A los que la celebramos? ¿A los religiosos, o a todos los que la celebramos? ¿A la iglesia católica que es la que cobra por participar activa y directamente en muchas de las celebraciones? ¿A ti? ¿A mí? ¿Habrá una burocracia encargada de cuidar de la semana santa?

¿Sabes que las fotos y documentos de tu familia -con más de 50 años de actividad- ya no son tuyos, tuyos, sino que son patrimonio del estado?

Hace años, durante una procesión, escuche a una mujer comentar: ¡Sólo falta que privaticen las procesiones! Y estuve a punto de explicarle que las procesiones son privadas.  La declaratoria de patrimonio inmaterial, ¿es la estatización de las procesiones y de la semana santa?

Cuando mis papás vivían en Costa Rica, una vez manejaron en viernes santo y al pasar por ciertas poblaciones les apedreaban el carro.  Eran “la policía cultural” y la “policía moral”, en acción, a menudo integradas por voluntarios y zelotes.

Con el patrimonio material de la humanidad pasa que si a alguien no le gusta el color del que pintaste tu casa puedes ser sometido a proceso judicial y en el peor de los casos ir a preso.  Todavía no hay legislación para proteger la semana santa como patrimonio inmaterial de la humanidad; pero…¿es necesaria la legislación para que los fariseos (con autoridad, o sólo con poderío)  impongan sus criterios?


30
Ago 22

Educación ideologizada y politizada

 

La principal objeción liberal contra la educación estatal monopólica y centralizada es que sirve más a propósitos ideológicos y políticos, que a propósitos educativos.  ¿Tienes dudas? Sigue leyendo.

La ilustración la tomé de Facebook.

En México, más de 24 millones de estudiantes de educación básica volvieron hoy a clases con un controversial plan educativo piloto del gobierno con una perspectiva anticolonial que cuestiona el modelo científico eurocéntrico y racista que se ha impuesto.

Independientemente de si van a abandonar a Aristóteles, Newton y Einstein por coloniales, eurocéntricos y blancos (a lo mejor no)…lo cierto es que la Secretaría de Educación Pública presentó el nuevo plan de estudios tan solo el pasado 16 de agosto y aquel está basado en tres pilares. Uno es la parte ideológica, otro la parte política y otro la educativa, dijo Alma Maldonado, doctora en Educación Superior e investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados.

Y aquí viene la ¿sorpresa?:En la parte educativa, dijo Maldonado, existen muchas dudas sobre cómo va a implementarse, especialmente porque no se conocen los programas específicos de las materias.Está cargado de muchos contenidos y muchas aseveraciones que confunden, apuntó Maldonado.

Sospecho que las partes ideológica y política están claras, porque son lo verdaderamente importante para los políticos y burócratas que están detrás de la reforma.  Pero la parte educativa, la que debería ser importante, y la que de verdad debería tener valor para los estudiantes…es incierta y confunde.

¿Quiénes se benefician con cuestiones como esta?

Cuando digo liberal, por cierto, me refiero a la tradición liberal empirista y evolucionista; y no a la tradición constructivista y racionalista tal y como son descritas en el capítulo 4 de Los fundamentos de la libertad, por Friedrich A. Hayek.  Lo digo porque los liberales de la segunda corriente eran fans de la educación estatal, monopólica y centralizada.   Si uno quiere abordar este tema con seriedad es necesario hacer la distinción.


01
Jul 22

“Mea culpa”

 

El 19 de junio hubo un derrumbe cerca del kilómetro 24 de la ruta interamericana.  El deslizamiento de tierra bloqueó aquella vía. Ayudantes y pasajeros de un bus botaron unos arbolitos que había en el camellón y lo cruzaron para buscar una salida al atolladero que ya había durado horas.

Mi primera reacción, en Twitter, fue: ¿Y esto se puede hacer?…Digo, para saber. A manera de crítica contra lo que en pensé que era una acción vandálica. Unos días después lo comenté con mi cuate, Ricardo, y él me preguntó: Si hubieras estado detrás de la camioneta, ¿hubieras pasado por la brecha que abrieron?  Y no dudé en contestar que sí; y aunque posiblemente no hubiera tenido la iniciativa de botar los arbolitos, no hubiera dudado en pasar.

Y…como dicen en México…Ahí me cayó el veinte. La gente tenía horas de estar varada en la carretera sin que autoridad alguna diera muestras de ayudarlos a salir del problema.  Nadie de Provial, de la PNC, de alguna policía municipal, ni del pomposo Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, nadie de ningún lado.  En un momento de emergencia y de crispación por las horas perdidas, ¿El hambre?, y quién sabe qué circunstancias apremiantes, y hasta peligrosas, todo el aparato estatal que se auto atribuye la construcción y mantenimiento de las carreteras y de la vialidad le falló a aquella gente.  Gente que paga impuestos directa, e indirectamente.

Luego de horas de espera, ¡Para nada!, la gente optó por ayudarse a sí misma y cortar unos arbolitos para resolver el problema y seguir su camino para ir a sus casas, atender negocios, o lo que fuera.  ¡Ah, qué precipitadamente juzgué mal aquella situación! Mea culpa, por no atender la lección de Bastiat con respecto a lo que se ve, y lo que no se ve.

En este caso vi el corte de los arbolitos; pero dejé de ver el daño que el estatismo le hace a las vidas de las personas cuando los políticos y burócratas se atribuyen facultades que son incapaces de ejecutar con mediana decencia.  Mea culpa, mea gravissima culpa.

Falta hablar del manejo de emociones, y del daño a la propiedad; pero ya se me acabó el espacio.

Columna publicada en elPeriódico.


23
Mar 22

La educación estatal es un embeleco

 

Ni dos de cada 10 graduados de secundaria obtienen un buen desempeño en matemáticas y a duras penas tres de cada 10 tienen un buen desempeño en lectura.  El sistema educativo impartido, o supervisado por el Ministerio de Educación, en Guatemala, es un engaño para los estudiantes y para sus padres, o encargados….y es un robo para los tributarios….o sea, para ti.

La ilustración la tomé de aquí https://bit.ly/3ixFJjY

¡Es una farsa!…digámoslo claro. Con un cinismo capaz de dejar papo a cualquiera, las autoridades de aquella cartera no ven esos resultados como rezago…¡Sino como una oportunidad! Dile eso a las promociones que llegarán a las universidades y al mercado laboral sin saber sumar, ni multiplicar y sin saber leer, sin capacidad de comprensión de lectura.

En matemáticas, alcanzó logros el 17.88% de los participantes, de los cuales el 6.86% fue satisfactorio y 11.02% excelente. Con respecto a quienes no alcanzaron logros en esa materia se refleja que fue el 82.13% de los estudiantes, de los cuales 52.89% fue insatisfactorio y 29.24% debe mejorar.

En Lectura el 32.05% de los participantes obtuvo logros, pero de estos el 13.57% fueron satisfactorios y 18.47% excelente. Contrario a eso, el 67.95% no obtuvo logros, de los cuales el 42.36% fue calificado como insatisfactorio y el 25.59% debe mejorar.

Eso sí, la costra nostra de esa burocracia de la educación que se hace llamar magisterio quiere bonos, quiere aumentos salariales y quiere no ser evaluada.

Miles y mies de estudiantes y sus padres, o encargados están siendo timados y defraudados  y son víctimas de un embeleco. La mayoría de los egresados del sistema de educación estatal, y bajo la supervisión del Mineduc, salen a la vida sin los instrumentos cognitivos y culturales necesarios, no sólo para desempeñarse en otros ambientes académicos, sino para ser independientes y actuar como ciudadanos independientes. ¿Y ya sabes quién está pagando por ese robo, verdad?


21
Ene 22

Juanito no puede leer

 

Si el pacto colectivo de los burócratas de la educación es aprobado, los beneficiarios se van a forrar con un incremento salarial y bonificaciones …con el dinero tomado de los tributarios, muchos de los cuales tienen problemas serios para llegar a fin de mes.

Eso sí, los mal llamados maestros -los burócratas y activistas de la educación- no van a ser evaluados, y no va a ser evaluada la calidad educativa del sistema estatal.  A cambio de…nada…los maistros recibirán un incremento al salario base del 5% en 2023 y un bono de Q3,000 a todos los trabajadores de la cartera de Educación en junio de cada año.  Otros privilegiados recibirán un bono de Q700 a partir de este año.  Todo esto iba a ser confidencial, claro; pero la PDH consiguió exponer las pretensiones.

La ilustración la tomé de aquí https://bit.ly/3Ipq810

¿Te acuerdas de la canción Johnny Can´t Read, de Don Henly?  Pues aquí en Guatemala, Juanito no puede leer, ni escribir, ni entiende matemáticas. Estudiantes, padres y encargados están siendo engañados vilmente en las escuelas del sistema de educación estatal y por el sindicato de trabajadores de la educación.  Están siendo defraudados, timados y son víctimas de un embeleco. La mayoría de los egresados de aquellas escuelas salen a la vida sin los instrumentos cognitivos y culturales necesarios, no sólo para desempeñarse en otros ambientes académicos, sino para actuar como ciudadanos independientes.

¿Cómo sabemos eso? En lectura, en tercer grado, los estudiantes guatemaltecos obtuvieron 656 puntos, por debajo del promedio regional. Además, el 60.7% de la población estudiantil se ubica en el más bajo nivel de desempeño. En sexto grado, en matemáticas, los estudiantes chapines obtuvieron 645 puntos, también por debajo del promedio latinoamericano. Ahí también se ubica al 64% de los estudiantes, en el nivel más bajo de desempeño y tan solo dos de cada 200 alcanzan el máximo desempeño. Resultado del Erce, 2019, de la Unesco.

Sólo los padres que no tienen opción entregan a sus hijos al sistema estatal de educación; ¿cuál crees que sea la solución para que los padres tengan otras opciones? ¿Cómo les podemos ofrecer a los niños una educación valiosa, en vez de un timo?

Columna publicada en elPeriódico.


08
Oct 21

Las farmacias de la mala simiente

 

La bancada de la mala simiente anunció una iniciativa de ley cuyo propósito es crear una red de farmacias estatales que -en sus mentes- contribuiría a romper el pacto de precios que existe entre las farmacéuticas.

La foto la tomé de Facebook.

Antes de seguir es útil anotar que en marzo del año pasado, el doctor Román Carlos denunció la podredumbre que aqueja al modelo de salud chapín y que incide en el alto costo de las medicinas.  Explicó que los millones de dólares pagados en comisiones a funcionarios corruptos en el sistema de salud pública, en entidades como el IGSS e incluso el financiamiento para otras actividades que entregan estas empresas, no son gratis, su precio lo paga el enfermo.  Un amigo médico me lo explicó así: En Guatemala, las medicinas son carísimas para que los precios al público no contrasten con los precios a los que compran medicinas los burócratas para el sistema estatal de salud y por las mordidas.

Los promotores del estatismo, del colectivismo y del populismo son los grandes responsables de que los medicamentos sean caros en Guate.  Y aún así…y aún así…algunas personas actúan como si la respuesta a cada problema es poner más dinero y poder en manos de los políticos, como advirtió Thomas Sowell.

¿Te imaginas a los políticos y burócratas en el negocio de las farmacias y las medicinas directamente?  Las farmacias estatales no serían mejores que los hospitales, las carreteras, las escuelas y otras piñatas del gobierno.  ¿Cuántos nuevos ricos saldrían, entre los pipoldermos, si tuvieran participación en el bisne boticario?

Si se quiere resolver el problema de las medicinas caras, lo que hay que hacer es abrir el mercado y eliminar privilegios. La solución no es” darles más dinero y poder a los pipoldermos (semilleros, o no).  La propuesta semillera no sólo es populismo sesentero que hiede a rancio; sino que abre la puerta a la corruptela. ¿Viste que no dijeron farmacias estatales, sino públicas?  Así es como quieren darles atol con el dedo a los más pobres, que son los más afectados por la conservación de privilegios y la repartición política de bisnes.

Columna publicada en elPeriódico.

*Pipoldermos: Pícaros políticos que por el momento  detentan el poder, Manuel F. Ayau, dixit.


22
Feb 21

“Descuida, yo te cuido”; la peli del fin de semana

Descuida, yo te cuido, es la peli que vi el fin de semana; y como tiene que ver con el despojo de la dignidad humana y con métodos coercitivos para quitarles a las personas su propiedad, su libertad y su responsabilidad, me recordó los trabajos de Thomas Szasz, psiquiatra que visitó Guatemala en 1979.

Imagen de previsualización de YouTube

 

La de la peli -de un humor negro encantador- es la historia de dos mujeres que, con la complicidad culposa de un juez, la ayuda dolosa de una médica y la del administrador de un hogar de ancianos, montan una operación para esquilmar ancianos; operación que es posible sólo sobre la premisa de que el estado debe velar por el bienestar de ciertos individuos, sí, o sí. Incluso contra su voluntad y su juicio propio.

En The Myth of Mental Illness, Thomas Szazs sostuvo que la medicación, la hospitalización y la psicoterapia obligatorias son poco más que formas de práctica clínica coercitivas y que anulan la dignidad de las personas. Como muchas personas valoran la seguridad y la sumisión por encima de la incertidumbre y la responsabilidad,  para algunos pacientes aquello significa abdicar del control sobre sus vidas frente a la autoridad de sus síntomas y la de sus médicos; mientras que a estos los obliga a creer en la enfermedad mental como una enfermedad que debe curarse. El doctor Szasz abordó el tema de la libertad y la necesidad de cuestionar la naturaleza potencialmente coercitiva inherente a la psicoterapia y la psicofarmacología.

En esa dirección, Szasz explicó que la verdadera libertad significa tomar el control y la responsabilidad de nuestras elecciones y sus consecuencias. Ni la psicoterapia, las drogas ni el poder de nuestras técnicas restaurarán el sentido personal de agencia de un paciente; y Szasz hace que los interesados se sientan lo suficientemente incómodos como para pensar de manera diferente sobre todo lo que se hace clínicamente, desde el diagnóstico hasta la planificación del tratamiento, especialmente con los más vulnerables: los niños, los presos, los llamados enfermos mentales…y los ancianos.

Es importante anotar que Szasz no estaba contra la psiquiatría, sino que se oponía a la psiquiatría coercitiva. Era un oponente acérrimo de la institucionalización involuntaria y del tratamiento psiquiátrico involuntario, pero practicaba la psiquiatría y la psicoterapia entre adultos que consentían los tratamientos.

La peli me llevó a pensar que, así como ocurre con los llamados enfermos mentales -al amparo de legislación colectivista y anacrónica, con la complicidad de jueces y profesionales (de forma culposa, o dolosa)- los ancianos, los niños y los presos son muy vulnerables. La peli tiene que ver con la institucionalización involuntaria de una anciana.

Las ideas de Thomas Szasz fueron muy controversiales durante su vida, y continúan alimentando las perspectivas críticas en torno a temas aparentemente divergentes como el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM) y la despenalización del uso de drogas. 

El doctor Szasz vino a Guatemala para recibir un doctorado honoris causa de la Universidad Francisco Marroquin.  La última vez que supe Szasz fue en 2012, poco antes de su muerte, cuando yo andaba con Ethan Nadelmann en La Antigua y esta llamó a aquel para contarle que estaba en Guatemala y en la UFM; y a Szasz le dio mucho gusto.