05
Nov 21

Quiché vinak

 

Quiché vinak o Pueblo K´iche´ es el nombre de la ópera guatemalteca escrita por el músico Jesús Castillo, con libreto de Virgilio Rodríguez Beteta; y ¡Me alegro tanto de haberla visto la semana pasada en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias!

Aunque no tiene un aria para recordar, cantar y tararear -como una de mis favoritas, E lucevan le stelle, de Tosca; o un momento estremecedor como el sexteto de Lucía di Lammermoor– la música de Quiché vinak atrapa, conmueve y nada tiene que envidiarles a otras obras de su género.

¿Sabes? Es la única ópera guatemalteca, fue la primera centroamericana y fue estrenada en 1924, en una sola presentación, en formato de concierto y con sólo seis instrumentos.  Sólo casi 100 años después se lució en todo su esplendor.  La verdad es que los responsables de esta puesta en escena hicieron un trabajo admirable.  Ha de ser complejísimo montar una ópera y la presentación de Pueblo K´iche´ me recordó a la de Akhnaten, o a alguna de Aida.

Quiché vinak es una historia de amor; y como lo ha explicado Ayn Rand, en las óperas la base estética es la música, con el libreto sirviendo solo para proporcionar un contexto emocional apropiado, una oportunidad para la partitura musical y una línea integradora para la interpretación total.  Si me preguntan yo hubiera hecho visualmente más dramático el sacrificio de Alitza; el vestuario del primer acto es el mejor de los tres; y la decisión de hacer el montaje atemporal fue atinada.  No por atender el absurdo anticoncepto de apropiación cultural, sino porque requirió de menos recursos y comunica bien.  Si me preguntan, la abundancia de blancos y grises fue compensada por las mascaras coloridas de los nahuales que, si me preguntan, yo hubiera puesto más. El uso del coro del tiempo me encantó; y si tuviera que elegir dos momentos favoritos esos fueron el dueto de Alitza y Amalchi en el bosque, y el dueto previo al sacrificio.

Chapó a los responsables de Pueblo K´iche´.

¿Cuál es tu ópera favorita?

Columna publicada en elPeriódico.


10
Sep 21

¡A celebrar el 15 de septiembre!

 

Me encanta celebrar el 15 de septiembre, Día de la Independencia o más bien de la desvinculación de la monarquía hispánica. La excusa común para la fiesta es la de celebrar a la patria; y es conmovedor ese patriotismo cándido que pasa de generación en generación, porque tu patria es donde está enterrado tu mux.  Sospecho, sin embargo, que en el fondo lo que celebramos en estos días es la vida, o la simple posibilidad de celebrar.  El hecho de que uno pueda hacerlo con quien uno elige y el hecho de que uno se puede divertir y pasarla bien.  Se vive plenamente cuando se disfruta la vida.

Una familia en el Obelisco, 2018.

Por eso es que me gusta ir al Obelisco y gozo las antorchas y voy a la Plaza de la Constitución y me dejo llevar por el alboroto y la alegría de la gente.  ¿Sabes que son absolutamente irrelevantes las autoridades en esta fiesta?  Quien ha ido al Obelisco el 14 y ha estado en las calles ese día y el 15 sabe que la gente celebra con, o sin Presidente, ministros, Alcalde y otros pipoldermos.

Haz clic en la foto para comprar el libro.

Este año, como en el anterior, extraño el carácter popular y callejero de la efeméride; pero me alegra mucho que haya variedad de iniciativas para el festejo. BAC Credomatic tiene planeadas actividades en el Istmo; En La Torre se canta el Himno nacional; G&T Continental lanzó una campaña; Nescafé ofrece tazas; Ducal modificó sus etiquetas; en la San Martín y en Cemaco hay ambiente de septiembre.

Haz clic en la imagen para comprar el libro.

¡Por supuesto que no celebro el patrioterismo colectivista contra el que advirtió Ludwig von Mises! ¡Por supuesto que reconozco que Guatemala está lejos de florecer plenamente y que todavía nos falta avanzar en términos de calidad de vida y calidad institucional!  ¡Pero, muchá, llevamos 200 años en busca de la libertad, a pesar de sus enemigos, los liberticidas!

Haz clic en la imagen para comprar el libro.

Cuando vuelva la fiesta a las calles ahí estaré; con las familias, con los amigos, con la gente de todas las edades y condiciones, con los niños que se maravillan y con los vendedores. En casa retomaremos nuestro tradicional potluck chino de Independencia. Porque evitar la muerte no es lo mismo que vivir.  ¿Y sábes que? Soy optimista con Guate y los chapines.

Columna publicada en elPeriódico.

Notas: Algunos de mis amigos, cuates y colegas han escrito libros sobre el Bicentenario y tres de esas obras ilustran esta entrada.

¿Sabes qué es el potluck chino de Independencia? En la costa sur es tradicional que, luego del desfile tradicional la gente vaya a almorzar a algún restaurante chino.  De modo que en mi casa y con algunos amigos, tenemos la costumbre de juntarnos el 15 al medio día y cada quién lleva un plato chino distinto en un orden espontáneo.  La idea es comer distintos platillos y celebrar antes de irnos a la Plaza de la Constitución para la ceremonia de arriar la bandera y para ver las últimas bandas escolares. Un potluck, por cierto, es lo que en buen chapín llamamos fiesta de traje.


27
Ago 21

Política y defensa de Occidente

 

La pandemia desenmascaró nuestras miserias éticas, jurídicas, económicas y políticas, aquí y en todo el mundo.  Como no ha escapado Guatemala, no han escapado Francia, ni Australia, por ejemplo.  En todo el mundo se aceleraron las amenazas no sólo contra la libertad -que es lo evidente- sino contra la mismísima civilización. Es decir, las amenazas contra los derechos individuales, la razón y el método científico. Ya en 1971, Louis Rougier advertía que el espíritu de Prometeo, propio de Occidente, se caracteriza por el progresivo y acumulativo dominio del entorno físico y social por medio de la ciencia y la tecnología; pero que los gobiernos han demostrado cómo estos medios pueden ser usados para ultrajar a las masas, lavarles el cerebro, amaestrarlas como si fueran animales y obligarlas a servir sus propósitos de ideólogos y tecnócratas.  ¡Y eso que el autor de El genio de Occidente* no había vivido el 2020!

Prometeo, héroe; por Jan Cossiers, dominio público vía Wikimedia Commons.

De ahí que, por más repugnante que parezca el ejercicio de la política (la parte de la filosofía que se ocupa de la ética en un contexto social…y del poder), el ciudadano responsable está llamado a involucrarse en la cosa pública.  No necesariamente como candidato, por supuesto, pero sí como actor; como individuo que piensa, decide y actúa.

Guatemala tiene la tasa de reducción de pobreza más baja en América Latina; y si no queremos enfrentar un estallido social que nadie sabe en qué puede terminar, es urgente acabar con los vicios que impiden la multiplicación de la riqueza, y desarrollar las instituciones necesarias para que haya más ahorro, inversión productiva, oportunidades de empleo y bienestar.  ¿No se te ha hecho evidente que, mínimo, nos urgen una reforma política y una de la justicia?

Pero esas reformas -y otras- no van a venir desde adentro del establishment; y no deben venir desde el jacobinismo, el nihilismo, ni desde el autoritarismo. Deben venir de ciudadanos comprometidos con el ideal republicano, con los derechos individuales de todos por igual, y con los valores que hacen posible la cooperación social y la civilización.  De otro modo, estamos perdidos.

*Es una lástima que a ediciones recientes le hayan añadido un subtítulo que dice raíces clásicas y cristianas de la civilización occidental porque eso distrae de lo que es importante.  También es una lástima que la traducción dice racionalismo, donde debería decir racionalidad.  Empero, es un libro muy bueno, recomendable, ilustrador.

Columna publicada en elPeriódico.


30
Jul 21

Atlas, pilar del mundo

En tiempos interesantes como cuando en el marco de una pandemia son amenazados gravemente los derechos individuales, como cuando las instituciones se ven peligrosamente socavadas y como cuando la capacidad de razonamiento lógico es minada, el arte juega un papel clave para encontrar o para no perder el norte.

¿Por qué? Porque el arte no solo refleja los juicios de valor metafísicos del autor, sino que —a quienes lo observamos— nos provee con la experiencia intensa y profundamente personal de concretizar nuestra visión del mundo y nuestro sentido de vida. Una obra de arte, cuando la observas, puede decirte: Esta es la vida como la ves; o bien, esta no es la vida como la ves.

Por eso celebro a Atlas, pilar del mundo, la escultura de Walter Peter B. que se halla en Fontabella HQ, acompañada por toda una exhibición del contexto filosófico de aquella obra magnífica y acompañada por el mural Camino a la victoria. Celebro a sus mecenas porque ¡qué apropiado es llegar a un edificio destinado a emprendedores, creadores e innovadores y encontrarse con arte que encarna las virtudes y valores ineludibles para emprender, crear e innovar! Atlas, pilar del mundo es una obra apropiada para productores, no para saqueadores.

Atlas, cuya fortaleza titánica descansa en el carácter colosal que demuestras cuando defiendes y practicas la noble virtud de nunca traicionar tu virtud más noble, la razón, en palabras del artista. Atlas, el emprendedor que pone su tiempo, alma y recursos detrás de una idea, y que persigue sus sueños incansablemente, aun cuando el mundo entero ofrece resistencia, según Rodrigo Castillo, del Grupo Abarca.

La importancia del arte en espacios públicos se halla en el hecho de que pone a disposición de quienes lo observamos la posibilidad de explorar nuestras escalas de valores en función de que tenemos facultad volitiva. Nos ofrece la posibilidad de explorar nuestras emociones en función de la visión que tenemos de nosotros mismos y de la existencia. Sin más costo que el de tomarnos el tiempo para preguntarnos: ¿Por qué nos alegra haber conocido esta obra?

¿Qué piensas?

Columna publicada en elPeriódico.


23
Jul 21

La actitud “woke” y las olimpiadas

 

La primera vez que oí de las olimpiadas fue en 1968 cuando se celebraron en México.  Eran el gran tema en el colegio.  Me llamaban la atención los clavados, el decatlón, el salto ecuestre y la gimnasia.  Imagínate lo que era ver aquellas competencias con la calidad de televisión de aquel tiempo.

Foto por Antonio Tajuelo de Tokio, Japón, CC BY 2.0, via Wikimedia Commons.

Yo, que nunca fui deportivo, me fascinaba por el espíritu de la competencia olímpica -no una para vencer a otros, sino para la superación y el perfeccionamiento de los atletas frente a sí mismos- que es lo que nos explicaban en el colegio.  El juego limpio y la victoria honesta eran los valores que estaban presentes en mi imaginario olímpico desde que yo tenía 7 años de edad.

Aparte de aquello, recuerdo el terrorismo en Münich; las hazañas de Nadia Comăneci en Monteal; el boicót contra Moscú por la invasión soviética de Afganistán; el accidente de Greg Louganis en Seúl y el disco de Monserrat Caballé y Freddy Mercury con ocasión de Barcelona.  A partir de ahí dejé de ponerles atención aunque no dejaba pasar inadvertidos los juegos olímpicos.

En Tokio 2021 lo que me inquieta es el activismo wokeSegún Michael Dahlen, ser woke es ser hipersensible a cualquier supuesta injusticia relacionada con las identidades colectivas. Desde la perspectiva woke, la identidad de una alguien no está determinada por sus convicciones, elecciones y acciones; sino por su raza, género y orientación sexual. Ser woke no significa sólo oponerse al racismo, al sexismo y demás; significa abrazar una ideología particular. Si te opones al racismo y al sexismo, y no abrazas esa ideología, no eres woke, sino que eres parte del problema.

¿Qué daño causa aquella actitud? Como lo advierte mi maestro, Warren Orbaugh, los juegos y los valores olímpicos están siendo atacados mediante la destrucción del razonamiento lógico, destrucción que les impide a sus víctimas razonar eficazmente para identifcar la realidad.  Sin esa habilidad, las personas no podemos desarrollar confianza en nosotros mismos, ni independencia intelectual. Y así, no es difícil concluir que es inutil razonar…y se van por el caño el juego limpio y la victoria honesta.  ¿Qué opinas?

Columna publicada en elPeriódico.


09
Jul 21

Se buscan, por criminales

Hace unos 35 años una organización cuyas publicaciones me gustaba leer distribuyó uno de esos boletines que se ven en las películas de vaqueros; decía y no recuerdo los detalles: Reward y luego de esa palabra, que estaba letras grandes, había una foto de Daniel Ortega para luego encontrar incluido, en letras más pequeñas, un listado de crímenes cometidos por el entonces presidente de Nicaragua.  ¿Sabes que Ortega es el político que más tiempo ha estado en el poder en el hemisferio americano? En el mundo, es uno de los políticos que más tiempo ha ejercido el poder (descontando a los monarcas).

La foto es de Fundación ONG de Nicaragua, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Años después, Ortega se convirtió en el niño bonito de Centroamérica.  Abandonó el extremismo socialista, se fue moderando, era el favorito de los empresarios mercantilistas del istmo e incluso fue consentido de la iglesia católica por sus políticas anti aborto.

Pero Ortega siempre fue Ortega, y Ortega/Murillo resultó más Ortega que siempre.

El martes, el gobierno del tirano Ortega reanudó las detenciones de líderes opositores a su mandato con seis secuestros/arrestos más; con los cuales suman por lo menos 27 personas desde el 28 de mayo pasado.  Personas entre las que se cuentan aspirantes presidenciales, líderes estudiantiles, líderes campesinos, ex diputados, periodistas, banqueros, exguerrilleros, activistas, empresarios y exguerrilleros.

Para las capturas, el régimen Ortega/Murillo acude a la vieja confiable: traición a la patria; y los esbirros no dan cuenta de los detenidos, que son capturados más en circunstancias de secuestro que otra cosa.  Ortega/Murillo (Ah, porque su esposa Rosario Murillo es su vicepresidenta) son de cuidado.  En 2018 durante tres meses de protestas hubo más de 300 muertos.  Ese es el costo de las dictaduras revolucionarias tipo Ortega y Maduro, por mencionar dos.  Es fácil elevarlas al poder por frustración y despecho; pero para sacarlas, son los jóvenes los que tienen que salir a derramar sangre en las calles.

Se buscan Ortega y Murillo -por delincuentes y criminales- y hay que detenerlos antes de que corra más sangre.

Columna publicada en elPeriódico.


30
Abr 21

El hedor que emana del TSE

 

¡Qué lejos están los tiempos de Arturo Herbruger y de Mario Guerra en el Tribunal Supremo Electoral! ¡Qué remotos están los tiempos en los que el Tribunal Supremo Electoral era un modelo de institucionalidad, confiabilidad e independencia!  De aquellos tribunales supremos, cuya ética era incuestionable…¿queda siquiera la sombra? ¿Dónde y en qué desgracia va a terminar el largo deterioro del TSE y de sus magistrados?

Edifico del Tribunal Supremo Electoral. La foto la tomé de Facebook.

Aquellas lamentaciones vienen a cuenta porque el pleno emitió un acuerdo interno que declaró 104 documentos como confidenciales y reservados. Entre la información que fue declarada como secreta se encuentran actos y decisiones que según la Ley de Acceso a la información pública deben ser proporcionadas de oficio a la población, como los informes de auditorías y las sesiones de magistrados.

¡Pero no solo eso! Los magistrados quieren mantener en reserva las investigaciones sobre delitos electorales y otros abusos cometidos por directivos de partidos políticos.  Los partidos que no son tales, sino que son puras roscas electoreras que los tributarios estamos forzados a financiar, son protegidos por el tribunal que debería supervisarlos, denunciarlos y, en su caso, cancelarlos, no sólo para proteger las instituciones republicanas, sino por respeto a los electores y a los que pagamos impuestos.

Aquel tribunal que debería ser el campeón de una reforma electoral que reforzara el rol de mandantes que le corresponde a los ciudadanos; de una reforma que acabara con el carácter clientelar de los partidos; de una que no fuera servil con los dueños de los partidos; de una que impidiera que el dinero de las mafias corrompiera más el sistema político y de una que protegiera el sistema republicano, es el tribunal que actúa como celestina de los que ansían el poder, por el poder mismo, o para beneficiar sus causas innombrables. Es un tribunal en el que no hay votos razonados, ni disidencia alguna cuando se trata de ser cómplice del proxenetismo político.

El hedor que emana del TSE se les está escapando a los magistrados; y el secretismo sólo lo hace peor.

Columna publicada en elPeriódico.


16
Abr 21

Tu trabajo es esencial

Si dependes de tu trabajo para comer, pagar el alquiler de la casa, la letra del carro, el colegio de los niños, y cosas así…tu trabajo es esencial.

La ilustración la tomé de Twitter.

Todo encierro forzado es una decisión política (no una decisión sanitaria) que tiene efectos reales en las vidas de personas y familias reales.  Es un mensaje que apunta a personas reales y les dice: Tu tienes derecho a trabajar; pero tu no.  Tu te aguantas.

Los efectos económicos del son devastadores.  Cientos, o miles de negocios cerraron como consecuencia del encierro del año pasado.  Uno de mis restaurantes chinos favoritos incluido, uno que me gustaba mucho, de burritos, también, por darte dos ejemplos.  ¿Cuántas personas quedaron sin empleo como consecuencia de aquella decisión política? Un mesero que conozco bajó de categoría luego de pasar varios meses sin trabajo.  Esa es la historia de centenares y centenares de trabajadores.  En un pequeño centro comercial que frecuento, de nueve locales que tiene, seis están vacíos.  ¿Cuántas personas pasan penas por eso? ¿Te acuerdas de las colas de gente empeñando sus cosas hace un año? En Guate, la extrema pobreza aumentó en 4 puntos porcentuales y eso significa hambre y penurias para miles.

Pero los efectos emocionales son espeluznantes.  En otros países, los intentos de suicidio y las sobredosis de drogas han crecido en el contexto de los encierros.  La falta de interacción humana y social, la falta de oportunidades de encuentros en la escuela con amigos y en otros espacios cobra víctimas entre los más jóvenes. Y los más ancianos, encerrados, aislados, ¿quién piensa en ellos?

Los costos de faltar a las escuelas son enormes, los niños aprenden menos y pierden el hábito de aprender porque Zoom (cuando tienes la suerte de tener acceso a Zoom) es un pobre sustituto de las aulas.

¡Que no se les olvide a los promotores de los encierros y a los políticos y burócratas que los apoyan, que todos los trabajos son esenciales para quienes dependen de ellos!…y apuesto a que no verás políticos y burócratas perder sus ingresos si hubiera encierro.

Columna publicada en elPeriódico.


09
Abr 21

China y sus amenazas contra Taiwán

El Ejército Popular de Liberación, de China roja, ha estado haciendo ejercicios militares por aire y mar, alrededor de Taiwán, en tal medida que algunos consideran que es una advertencia para la isla y para sus aliados, principalmente Japón y los Estados Unidos de América. Un helipuerto de grandes proporciones ha sido construido casi frenta a Kinmen (Taiwán), donde se produce el delicioso licor de sorgo llamado Kaoliang.

Estudiantes taiwanesas en Taipei.

En el contexto de la pandemia y en el de que el Partido Progresista Democrático (Independentista) controla el Ejecutivo y el Legislativo en la República de China, el régimen de Pekín ha incrementado el nivel de sus agresiones contra Taiwán, no sólo política y diplomáticamente, sino por medio del esparcimiento de noticias falsas, y ahora con ejercicios militares intimidantes. China comunista ha hecho todo lo posible para aislar a Taiwán y para limitar su participación en la comunidad internacional.

Aún así, Taiwán es uno de los países más prósperos de Asia y ha desarrollado una economía principalmente libre; del mismo modo en que ha desarrollado un sistema republicano funcional y también principalmente libre.  El índice Freedom of the World, clasifica a Taiwán como un país libre, en tanto que la República Popular es un país mayoritariamente no libre. Incluso, a pesar del aislamiento y de la propaganda de la República Popular, Taiwán ha tenido un éxito notable en el manejo del coronavirus.

Tanto los EE.UU. como occidente (incluida Guatemala, de quien Taiwán ha sido amigo leal) tienen una obligación moral con la República de China.  Por eso es bueno que la Guía Estratégica de Seguridad Nacional (de Joe Biden) sea clara en el sentido de que apoyará a Taiwán, una democracia líder y un socio económico y de seguridad fundamental, en línea con los compromisos estadounidenses de larga data, en el espíritu de que se comparten más valores con la antigua Formosa y sus habitantes, que con China contintental.

Con sus intimidaciones, el régimen de Pekín está poniendo en peligro la paz.

Columna publicada en elPeriódico.


19
Mar 21

Un tiquismiquis y el mercado

Esta semana hubo un tiquismiquis porque al MSPAS se le filtró una normativa para la importación y distribución privada de vacunas anti covid; y algunas reacciones fueron reveladoras.

El mercado es un proceso, es lo que ocurre cuando las personas intercambian su propiedad.

La vacuna no debe ser privada…El mercado nunca va a funcionar para garantizar derechos, dijo un político estatista.

Pero, ¿qué es el mercado? El mercado es lo que ocurre cuando las personas intercambian voluntariamente su propiedad; y se basa en el principio de no agresión.  El mercado sólo es posible cuando se protegen los derechos de los participantes. Cuando los políticos colectivistas se meten en el mercado, ¡entonces es cuando los derechos son sustituidos por privilegios! Dados el carácter pacífico y voluntario del mercado, los intercambios se sellan mediante apretones de manos y contratos; en tanto que, cuando se involucran los criterios políticos estatistas, son la coacción, la legislación (e incluso la corrupción) lo que signa los bisne. Los mercados cooptados sólo son posibles con ayuda desde el poder político.

Cualquier solución privada generará inequidad duradera y profunda, dijo otro de aquellos. Lo que implica que, desde el poder, antes que una solución sanitaria efectiva, debería tener prioridad el propósito político de evitar la inequidad.

En aquel contexto, advertí que el poder político no debería tener el monopolio de las vacunas; y un lector opinó que el gobierno no tiene monopolio porque debe cumplir con lo que dice la Constitución.  Sin embargo, un monopolio es un monopolio, aunque sea un monopolio constitucional. El carácter constitucional sólo le da la bendición política al monopolio; la peor clase de monopolio. Otro lector señaló que la farmecéuticas que hacen vacunas no les venden a privados y que la discusión era estéril.  Pero digo que no es vana. Digo que la pita se va a reventar por lo más débil y que más vale estar listos para cuando la emergencia sea tal, que algunos gobiernos tengan que reconocer que necesitan ayuda para velar por la salud de la gente. Ya ocurre en Ecuador, por ejemplo.

Columna publicada en elPeriódico.