16
Abr 21

Tu trabajo es esencial

Si dependes de tu trabajo para comer, pagar el alquiler de la casa, la letra del carro, el colegio de los niños, y cosas así…tu trabajo es esencial.

La ilustración la tomé de Twitter.

Todo encierro forzado es una decisión política (no una decisión sanitaria) que tiene efectos reales en las vidas de personas y familias reales.  Es un mensaje que apunta a personas reales y les dice: Tu tienes derecho a trabajar; pero tu no.  Tu te aguantas.

Los efectos económicos del son devastadores.  Cientos, o miles de negocios cerraron como consecuencia del encierro del año pasado.  Uno de mis restaurantes chinos favoritos incluido, uno que me gustaba mucho, de burritos, también, por darte dos ejemplos.  ¿Cuántas personas quedaron sin empleo como consecuencia de aquella decisión política? Un mesero que conozco bajó de categoría luego de pasar varios meses sin trabajo.  Esa es la historia de centenares y centenares de trabajadores.  En un pequeño centro comercial que frecuento, de nueve locales que tiene, seis están vacíos.  ¿Cuántas personas pasan penas por eso? ¿Te acuerdas de las colas de gente empeñando sus cosas hace un año? En Guate, la extrema pobreza aumentó en 4 puntos porcentuales y eso significa hambre y penurias para miles.

Pero los efectos emocionales son espeluznantes.  En otros países, los intentos de suicidio y las sobredosis de drogas han crecido en el contexto de los encierros.  La falta de interacción humana y social, la falta de oportunidades de encuentros en la escuela con amigos y en otros espacios cobra víctimas entre los más jóvenes. Y los más ancianos, encerrados, aislados, ¿quién piensa en ellos?

Los costos de faltar a las escuelas son enormes, los niños aprenden menos y pierden el hábito de aprender porque Zoom (cuando tienes la suerte de tener acceso a Zoom) es un pobre sustituto de las aulas.

¡Que no se les olvide a los promotores de los encierros y a los políticos y burócratas que los apoyan, que todos los trabajos son esenciales para quienes dependen de ellos!…y apuesto a que no verás políticos y burócratas perder sus ingresos si hubiera encierro.

Columna publicada en elPeriódico.


09
Abr 21

China y sus amenazas contra Taiwán

El Ejército Popular de Liberación, de China roja, ha estado haciendo ejercicios militares por aire y mar, alrededor de Taiwán, en tal medida que algunos consideran que es una advertencia para la isla y para sus aliados, principalmente Japón y los Estados Unidos de América. Un helipuerto de grandes proporciones ha sido construido casi frenta a Kinmen (Taiwán), donde se produce el delicioso licor de sorgo llamado Kaoliang.

Estudiantes taiwanesas en Taipei.

En el contexto de la pandemia y en el de que el Partido Progresista Democrático (Independentista) controla el Ejecutivo y el Legislativo en la República de China, el régimen de Pekín ha incrementado el nivel de sus agresiones contra Taiwán, no sólo política y diplomáticamente, sino por medio del esparcimiento de noticias falsas, y ahora con ejercicios militares intimidantes. China comunista ha hecho todo lo posible para aislar a Taiwán y para limitar su participación en la comunidad internacional.

Aún así, Taiwán es uno de los países más prósperos de Asia y ha desarrollado una economía principalmente libre; del mismo modo en que ha desarrollado un sistema republicano funcional y también principalmente libre.  El índice Freedom of the World, clasifica a Taiwán como un país libre, en tanto que la República Popular es un país mayoritariamente no libre. Incluso, a pesar del aislamiento y de la propaganda de la República Popular, Taiwán ha tenido un éxito notable en el manejo del coronavirus.

Tanto los EE.UU. como occidente (incluida Guatemala, de quien Taiwán ha sido amigo leal) tienen una obligación moral con la República de China.  Por eso es bueno que la Guía Estratégica de Seguridad Nacional (de Joe Biden) sea clara en el sentido de que apoyará a Taiwán, una democracia líder y un socio económico y de seguridad fundamental, en línea con los compromisos estadounidenses de larga data, en el espíritu de que se comparten más valores con la antigua Formosa y sus habitantes, que con China contintental.

Con sus intimidaciones, el régimen de Pekín está poniendo en peligro la paz.

Columna publicada en elPeriódico.


19
Mar 21

Un tiquismiquis y el mercado

Esta semana hubo un tiquismiquis porque al MSPAS se le filtró una normativa para la importación y distribución privada de vacunas anti covid; y algunas reacciones fueron reveladoras.

El mercado es un proceso, es lo que ocurre cuando las personas intercambian su propiedad.

La vacuna no debe ser privada…El mercado nunca va a funcionar para garantizar derechos, dijo un político estatista.

Pero, ¿qué es el mercado? El mercado es lo que ocurre cuando las personas intercambian voluntariamente su propiedad; y se basa en el principio de no agresión.  El mercado sólo es posible cuando se protegen los derechos de los participantes. Cuando los políticos colectivistas se meten en el mercado, ¡entonces es cuando los derechos son sustituidos por privilegios! Dados el carácter pacífico y voluntario del mercado, los intercambios se sellan mediante apretones de manos y contratos; en tanto que, cuando se involucran los criterios políticos estatistas, son la coacción, la legislación (e incluso la corrupción) lo que signa los bisne. Los mercados cooptados sólo son posibles con ayuda desde el poder político.

Cualquier solución privada generará inequidad duradera y profunda, dijo otro de aquellos. Lo que implica que, desde el poder, antes que una solución sanitaria efectiva, debería tener prioridad el propósito político de evitar la inequidad.

En aquel contexto, advertí que el poder político no debería tener el monopolio de las vacunas; y un lector opinó que el gobierno no tiene monopolio porque debe cumplir con lo que dice la Constitución.  Sin embargo, un monopolio es un monopolio, aunque sea un monopolio constitucional. El carácter constitucional sólo le da la bendición política al monopolio; la peor clase de monopolio. Otro lector señaló que la farmecéuticas que hacen vacunas no les venden a privados y que la discusión era estéril.  Pero digo que no es vana. Digo que la pita se va a reventar por lo más débil y que más vale estar listos para cuando la emergencia sea tal, que algunos gobiernos tengan que reconocer que necesitan ayuda para velar por la salud de la gente. Ya ocurre en Ecuador, por ejemplo.

Columna publicada en elPeriódico.


12
Mar 21

Valoramos poco el estado de derecho

El estado de derecho constituye la mayor fuente de riqueza del mundo, escribió el profesor Tom W. Bell, y ¿quién lo iba a decir? ¿Verdad? Estamos acostumbrados a pensar que las fuentes de riqueza son de orden material, como los recursos naturales por decir algo.

Empero, un estudio del Banco Mundial, decodificado por Bell evidencia que el estado de derecho hace posible la creación del 44% de la riqueza en el mundo.  Luego de lo sorpresivo del hallazgo, el asunto tiene sentido.  Los recursos naturales, el trabajo productivo, el ahorro y la productividad sólo alcanzan toda su potencialidad cuando se respetan la Constitución y las leyes (no como aquí) y cuando hay separación del poder (a diferencia de aquí), descentralización (lejos de como es aquí), respeto a los derechos individuales (de todos, por igual), control jurisdiccional (que no es el gobierno de los jueces) y cuando se respeta el sufragio (que no es la democracia, sino el sistema republicano).

El hallazgo de Bell lo descubrí mientras exploraba la Startup City Mariposa, un emprendimiento que busca proveer la más alta calidad posible de vida por medio de un sistema policéntrico de gobierno.  Este tipo de gobierno asegura que las entidades gubernamentales cuyos servicios son más rápidos, mejores y más baratos, o cuyos clientes están más satisfechos, permanezcan en el negocio. El policentrismo brinda la máxima protección contra la corrupción al recompensar las innovaciones empresariales, las decisiones inteligentes y la ejecución eficiente.

¡Todo lo opuesto de lo que sucede en Guatemala! ¡Todo lo opuesto a lo que hemos visto, desde lo que ocurre en torno a la elección de magistrados para la Corte de Constitucionalidad, hasta lo que experimentamos cuando vamos a renovar nuestro DPI!  ¡Todo lo opuesto a lo que vivimos cuando hay invasión de fincas, bloqueos en las carreteras, o actos de corrupción a todo lo largo y a todo lo ancho del gobierno!

Valoramos poco (¿o nada?) el estado de derecho y estamos desperdiciando la mayor fuente de riqueza del mundo. Ahora todo es política, de la peor.

Columna publicada en elPeriódico.


05
Feb 21

Max Demian y Adam Smith

En la novela Demian, de Hermann Hesse, Emil Sinclair está impresionado porque Demian parece tener la capacidad de hacer que otros piensen lo que él quiere que piensen, o de adivinar y prever cómo van a actuar otras personas.  Pero Demian le explica que no tiene tal facultad, y que lo que ocurre es que, si uno concentra toda su atención y su voluntad en una cosa determinada, la consigue.  Esto es porque la voluntad está decidida a aprovechar inmediatamente la ocasión y sólo si el objeto de deseo está enraizado en quien desea.  Es decir que, si el sujeto valora de verdad lo que dice desear.

En La teoría de los sentimientos morales, Adam Smith, explica que, cuando las pasiones originales de una persona están en perfecta consonancia con las emociones simpatizadoras de otra, necesariamente le parecen justas y apropiadas a esta última -y en armonía con sus objetos respectivos- porque aprobamos las pasiones de otros como adecuadas en sus objetos porque observamos que nos identificamos con ellas o somos sensibles a ellas. Es decir, porque valoramos lo mismo.

De aquello me acordé porque, en conversaciones con una amiga periodista, hemos estado explorando la voluntad de los guatemaltecos para llevar a cabo una reforma judicial que sirva a lo que Smith considera que es la base de la sociedad: La justicia.  ¿La valoramos? ¿Es nuestro propósito hacer una reforma judicial que sirva a la justicia? ¿O sólo una que sirva para inclinar la balanza del poder?

Lo mismo ocurre con la corrupción, pero desde otra perspectiva.  ¿Cuántas veces hemos dejado pasar ocasiones para acabar con el sistema de estado benefactor colectivista y mercantilista en el que medran la corrupción y los corruptos? ¿Es que no concentramos nuestra atención y voluntad en conseguir la erradicación de la corrupción? ¿Es porque los chapines no valoramos lo que decimos desear?

Las meditaciones de Demian y Smith sirven para explorar la actitud chapina hacia muchos de nuestros problemas.  Exploración que se hace cada vez más necesaria en un ambiente regional y global que es notablemente volátil, incierto, complejo y ambiguo.

¿Ya sigues twitter.com/luisficarpediem?

Columna publicada en elPeriódico.


20
Nov 20

¡No, al presupuesto criminal!

Podríamos empezar con los planes para el próximo presupuesto. Dada la urgente necesidad de controlar la inflación y el endeudamiento del sector público el gobierno se embarcará en un programa audaz y profundo de corrección fiscal, dijo Margaret Thatcher en The Crown, al anunciar límites estrictos para gastos del gobierno.

Sus ministros la acusaron de no tener sentido común y de ir contra lo que representaba el Partido Conservador (Everything that we stand for); y la Dama de Hierro contestó: ¿Qué es lo que representamos? (What is it we stand for?).

De esa escena me acordé cuando los diputados estatistas de casi todos los colores aprobaron el saqueo de Guatemala y el asalto a los guatemaltecos mediante un presupuesto estatal desfinanciado de Q99.7 millardos. Hubo diputados que son normalmente estatistas que se opusieron; pero tengo la impresión de que fue sólo porque la piñata no es para sus proyectos consentidos, ni para los pueblos, y sólo porque vieron la oportunidad de perfilarse como oposición contra una administración peligrosamente endeble.

En Guate y cuando se trata de que gobernar es gravar para gastar, el espectro político va de estatistas a extremadamente estatistas y de oportunistas a extremadamente oportunistas.  Cuando se trata del saqueo y del asalto, el espectro político chapín es un caso paradigmático de análisis económico de las decisiones públicas, en el sentido de que quienes participan en la toma de aquellas decisiones tienden a buscar sus propios intereses; y de que cuando se trata de gobernar, gravar, gastar y endeudar, casi nadie representa a nadie, ni a nada (No one stands for nothing), como no sean sus ambiciones propias de parásitos.

Aquel presupuesto criminal se originó en el Ejecutivo y en el Minfin; pero tendría que haber sido modificado en el Congreso, cosa que no ocurrió. ¡Urge acabar con las listas como forma de elegir diputados!… y mañana, cuando tu sueldo no alcance, si tienes suerte de tener sueldo todavía, no olvides a los buitres que dispararon la inflación y te endeudaron. ¡Urge derogar el presupuesto criminal!

Columna publicada en elPeriódico.


04
Sep 20

Mermados

Cuando yo era niño los panes franceses de un centavo eran así de grandes y los de dos centavos eran el doble de grandes. Para los años ochenta, cuando se impusieron precios tope a muchos productos, los panes de dos centavos terminaron del tamaño de los de un centavo y los de un centavo casi parecían panitos de San Antonio.  A causa de los precios tope desapareció la leche buena y lo que se podía comprar era un agua blanquecina sin sabor; y muchas lecherías quebraron.

¿Quién se acuerda de cuando a causa de los precios tope desaparecieron muchísimos productos de las góndolas en los supermercados? Hubo un tiempo en el que sólo había un papel toilette de color verde, que raspaba de forma inolvidable.

Aquí y en Tombuctú, los precios máximos causan la desaparición de los productos sometidos a esa arbitrariedad, y reducen la calidad de los mismos y muchas veces generan mercados negros.

Acuerdo publicado en el diario oficial.

Pensé que la lección ya había sido aprendida porque, según recuerdo, a eso de 2008 hubo una escasez mundial de arroz y alguien -aquí en Guate- sugirió que hubiera precio tope para aquel grano de modo que no fuera encarecido.  Recuerdo haber leído que un sindicato se opuso al precio máximo y explicó que tal medida causaría escasez.  Pero ahí está que no.  La lección no fue aprendida porque los mermados que tienen la arrogancia de pretender dirigir la economía del país les pusieron precios tope a algunas medicinas.

A principios del encierro forzado, allá por marzo, hubo sugerencias de que se les impusieran precios tope a las mascarillas, propuesta desatinada que no se concretó.  ¿Y qué pasó? Ahora hay mascarillas para todos los gustos y presupuestos; y las desechables bajaron de precio porque sin duda el mercado se saturó, cosa que no hubiera ocurrido si a algún mermado se le hubiera ocurrido imponerles precios máximos a los barbijos.

En Guate las medicinas son ridículamente caras; pero eso se debe al peso desproporcionado que tiene el sector estatal en el mercado de medicinas, a la corrupción que hay en ese sector y al mercantilismo que es posible sólo gracias al poder político.  ¿Alguien se lo explica a los mermados del Mineco y de la PDH?

Columna publicada en elPeriódico.


14
Ago 20

Diez años sin Manuel F. Ayau

¿Sabes eso que dice la gente? ¿Qué no se arrepienten de nada en sus vidas? Yo si, me arrepiento de no haber aceptado todas las veces que Manuel F. Ayau me invitó a participar en las sesiones del CEES, en los años 90.  ¡Aaah, cuando siento no haber disfrutado más las conversaciones y el ejemplo de aquel prócer!

Yours truly, y Manuel F. Ayau ca. 2010.

Era un Grande, generoso y sencillo. Era magnánimo con sus conocimientos, su tiempo y sus recursos. Más de una vez me cachó en alguna inconsistencia y más de una vez me bajó de la moto; pero cuando me ofrecía una luz en el mundo de las ideas -aunque me viera con cara de cómo se te ocurre semejante cosa- siempre lo hizo con un toque de padre y guía. Una vez que le comenté cómo es que cierto personaje era agradable y humilde, a pesar de ser encumbrado, me dijo: Ya te diste cuenta de que los más grandes son los más sencillos. 

Manuel F. Ayau fue un guatemalteco universal y un hombre del renacimiento; la influencia de su ejemplo y de su compromiso con la libertad inspiró a miles de personas en América Latina y en todo el mundo. Ese educador y emprendedor chapín -tan chapín como las champurradas- sembró el amor por la libertad y el descubrimiento en miles de mentes y corazones desde la academia, los medios de comunicación, en la política y en asi todos los campos de la acción humana.

Era un sabio porque siempre andaba en busca del conocimiento y de la verdad. Pocos, como él, han entendido el significado profundo de aquella frase de F. A. Hayek que dice que todas las teorías políticas dan por sentado que la mayoría de los individuos son muy ignorantes. Aquellos que propugnan la libertad difieren del resto en que se incluyen a sí mismos entre los ignorantes e incluyen también a los más sabios.

Cuando me firmó mi ejemplar de su libro El proceso económico, Muso escribió: Para Luis, con aprecio de su correligionario en la lucha por la libertad. Y así era él, no se veía como el maestro, el líder, el padre y el ejemplo que era, sino como uno más que iba aprendiendo en el camino, y uno más que iba compartiendo el camino.  Diez años sin Manuel F. Ayau, son muchos años. ¡Salud!

Columna publicada en elPeriódico.


10
Jul 20

Un hombre ejemplar

Cuando yo era niño ca. 1967, Catalina nos llevaba a mis hermanos y a mí a caminar por la Avenida Independencia; y poco antes de llegar a la Calle Martí compraba bolitas de miel, de a cuatro por un centavo y volvíamos a casa.  Catalina era la nana de mi hermano, Gustavo.

Algunas veces, poco antes de llegar al monumento del poeta y prócer, yo veía lo que me parecían “mundos de gente” haciendo colas para abordar buses.  Y una vez le pregunté a Catalina que a dónde iba esa gente y me contestó que al Irtra; y cuando le pregunté que qué era el Irtra, me dijo que unas piscinas en Amatitlán. Como había tanta gente pensé que el lugar debería ser bueno para ir y cuando volví a casa le sugerí a mi papá que nos llevara a aquellas piscinas…y nunca nos llevó.  Para el record, tampoco me llevó a la lucha libre, ni a la Penitenciaría central.  Sin embargo, a él no había que decirle dos veces que nos llevara al mar; pero ya me estoy desviando y eso es otra historia.

De aquello me acordé cuando leí que Ricardo Castillo S. cumplió 50 años de estar al frente de aquella organización; y si ahora mismo tuviera puesto un sombrero, me lo quitaría para ofrecerle mis respetos por lo que ha hecho en ella.

Un suplemento celebratorio fue publicado en “elPeriódico” el martes pasado.

No conocí el Irtra Petapa hasta principios de los 90, visité Xetulul a principios del siglo XXI -para su inauguración- y Xocomil poco después. Uno no puede sino maravillarse cuando visita esos lugares.  La existencia de los parques y centros recreacionales del Irtra prueban (no porque haga falta, sino porque siempre hay que recordarlo) que la excelencia es posible. Confirman que el propósito, como virtud, y el liderazgo y la honradez pueden encarnarse en personas que son larger than life.

Es cierto que el Irtra nació con un pecado original; pero su existencia confirma (otra vez porque siempre hay que recordarlo) la invalidez del determinismo.  Ricardo Castillo S. y el equipo que inspira, han hecho de sueños realidades, para miles, miles y miles de guatemaltecos –en la tierra de los cangrejos–. Ese éxito, ¡por supuesto! no debe pasar inadvertido y no debe quedar sin una ovación de pie.

Columna publicada en elPeriódico.


17
Abr 20

No, al osito Lotso

Antes de que existieran las vacunas muchas enfermedades mortales acompañaron a la humanidad por miles de años; pero actualmente los seres humanos pueden responder a un brote viral en cosa de meses.  Y cuando pensaba en eso me acordé de cuando Miss Estercita, en la primaria, nos contaba la historia de E. Jenner y las vacas.  Me acordé de cuando Maruca nos vacunaba, a mis hermanos y a mí en la clínica de Juan José.

Eduardo Jenner, por John Raphael Smith / Dominio publíco, via Wikimedia Commons.

Actualmente y en medio de la incertidumbre, lo cierto es que la humanidad nunca antes había estado tan preparada, tecnológicamente, para enfrentar una pandemia; y -si le pones atención a casos como el de España, China o el de México, para citar tres- vas a notar que las políticas irresponsables, de políticos extraordinariamente inescrupulosos, son las que han causado más muertos e infectados con el SARS-CoV-2.

Hace 35 años, ¡sólo 35 años,! una horrible pandemia golpeaba a la humanidad, que se hallaba perpleja no sólo porque veía miles y miles de muertos por su causa, sino porque ignoraba la naturaleza de aquel azote viral y estaba inmersa en los prejuicios propios de la ignorancia. Actualmente se podría decir que el VIH fue domado y que -salvo por casos de extrema irresponsabilidad, sobre todo en países con elevados índices de pobreza y de ignorancia- muy poca gente tiene motivos para temerle a aquel retrovirus.

Como hace 35 años, ahora reinan la incertidumbre y el miedo, que son malos consejeros.  De ahí que muchos busquen el consuelo de las autocracias benevolentes, tipo la de Lotso, el osito tirano de Toy Story 3.

Y, aún así, quizás salga algo bueno, de todo.  Ves que hace ratos no se sabe de aquella niña con carita de pan que paseaban en catamaranes y vagones de primera clase.  Quizás, como dice mi cuate, Luis I. Gómez, es de esperar que lo que estamos viviendo durante este estado de alarma (una emergencia real, no una por venir) ponga fin a la coquetería infantil con que evocamos tesis alarmistas y abuso de la planificación paternalista estatal y que lo que vendrá tras la crisis no será obra de los políticos.  Tenemos que diseñarlo y manejarlo nosotros.

Columna publicada en elPeriódico.