07
Abr 16

Fuerzas Armadas Campesinas en Huehuetenango

Imagen de previsualización de YouTube

En los últimos días han circulado dos vídeos que argumentan venir de las Fuerzas Armadas Campesinas, FAC, en donde el comandante Ramírez y el subcomandante Toledo expresan que se ven obligados a organizarse y salir públicamente ante la problemática que enfrentan las comunidades del norte del departamento de Huehuetenango, eso leí en una columna de elPeriódico.

Dice la columnista que lo que se vive en Huehuetenango se vive en otros departamentos y que están cansados de que sus demandas no encuentren eco, que sus solicitudes sean ignoradas, y están hartos de que no se les respeta, que ya se cansaron de hacer uso de la Constitución (esto es fascinante), de apelar a los acuerdos de paz, al acuerdo sobre identidad y derechos indígenas, al Código Municipal y a la ley de consejos de desarrollo y ahora exigen que se repeten el Convenio 169 y los marcos internacionales. De no lograrlo, explica la señora Nimatuj, no será extraño que apuesten por la autonomía.

Según Pueblos en camino  las Fuerzas Armadas Campesinas anuncian su formación y acción desde Guatemala en defensa de la Madre Tierra y contra el extractivismo y abuso de empresas nacionales y transnacionales en territorios de campesinos indígenas y mestizos. Anuncian que no toleran más el abuso de hidroeléctricas, monocultivos de palma, extractivismo minero y petrolero y su hartazgo con la burla por parte del Estado hacia sus movilizaciones, exigencias y acciones pacíficas. Son hijos y nietos de revolucionarios y luchadores y su claridad política y dignidad es ejemplar.

A pesar de lo dicho por Nimatuj y Pueblos en camino, hay quienes dudan de la existencia y capacidades de aquel grupo guerrillero.  Tal es el caso de un miembro del Consejo de Pueblos Mayas de Occidente, que dice que el vídeo está mal hecho y que sólo es una forma de estigmatizar a la población; y el caso de el coordinador de la Coordinadora Central Campesina Chortí, que le restó importancia y se refirió a organizaciones relacionadas con el narco y el tráfico de personas.

Por su parte Vayron Herrera, representante de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos, dijo que se  tiene conocimiento de que esa agrupación, se mantiene activa en el norte del departamento.

¡Quién sabe quién se tiene qué entre manos!


05
Abr 16

Hillary Clinton llamó a Otto Pérez

Hillary_Clinton_-_Caricature

Más de un año después de haber renunciado como secretaria de estado, de los Estados Unidos de América, Hillary Clinton llamó a Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala, para apremiarlo de modo que volviera a nombrar a Claudia Paz y paz como Fiscal General, a pesar de que la comisión postuladora ya la había rechazado, informa David Landau en The Daily Caller.  El autor relata que Clinton le insinuó a Pérez Molina que debería influir en la comisión.

Landau conversó con Perez Molina en el cuartel Mariscal Zavala; y en su reportaje, Landau aborda las conexiones familiares de Paz y Paz con la exguerrilla; y la responsabilidad de las Fuerzas Armadas Rebeldes en el asesinato del embajador de los E.U.A. John Gordon Mein en 1968.

Gracias al cuate, Jorge, por la pista.

Caricatura por DonkeyHotey, CC BY 2.0 via Wikimedia Commons.


10
Ene 16

¿Qué hacía la guerrilla? Para que lo sepan los más jóvenes

PARTE DE GUERRA EGP 25OCT1981

Crecí en los 70 y 80 por lo recuerdo muy bien a qué se dedicaba la guerrilla guatemalteca; pero para los muchachos que hoy tienen menos de 25 años de edad, es posible que el terror y la violencia que aquellos grupos ocasionaban con el propósito de establecer la dictadura del proletariado sean desconocidos.  Para contribuir a entender la historia moderna de Guatemala y ayudar a completar la película de lo que ocurrió en aquellos años violentos, comparto algunos enlaces que tienen que ver con el tema.  La idea es que los más jóvenes no se queden con una historia única, sino que puedan contrastar y comparar para hacerse ideas propias acerca de lo que ocurrió.

Motos en el teatro nacional y la guerrilla en Tikal

“Todas las familias están con la guerrilla”

Víctimas de la guerrilla, para no olvidar

Denuncias por crímenes de la guerrilla

Crímenes de la guerrilla (no apto para menores)

Lo que llama la atención sobre el proceso de El aguacate

Escape del fuego

¿Qué tipo de gente eran los guerrilleros?

¿Recuerdas el caso Xamán?

Embajadores asesinados

44 años después, el caso de Gordon Mein

La tragedia de la embajada de España

Lo que no se cuenta del asalto a la embajada de España

Bombazo en el Parque Central (no apto para todo público)

La tristeza de los vitrales del Palacio Nacional

Asesinato y terrorismo por los guerrilleros

Querella contra EGP por secuestro

¿A cuántos mató el comunismo?

Día del guerrillero, en recuerdo de un asesino

Guatemala bajo asedio

¿Por qué es que la gente rechaza a la exguerrilla?

El ejército en San Juan Cotzal

Alotenango: Ejército sí, policía no.

La ilustración de esta nota es un boletín de la exguerrilla en la que se relata que el Ejército Guerrillero de los Pobres, una de las facciones de la Unidad Revolucionaria Guatemalteca involucraba a la población civil en su lucha por establecer la dictadura del proletariado.


25
Dic 15

Jesús, ¿coronel del Ejército, o guerrillero?

121031_jesus_revolucion_fusil

Si me preguntan, prefiero que Yisus sea coronel del Ejército de Guatemala, en vez de guerrillero.  Descontado el absurdo de que una imagen, o un personaje místico -en este caso la del Jesús de la Merced- tenga un grado militar (aunque sea honorifico), lo menos peor es que no esté del lado de la revolución colectivista y totalitaria, una de esas de orden marxista-leninista, o maoista, o chavista.  Yo de hecho, siempre le estoy agradecido al Ejército porque, en cumplimiento de la Constitución, evitó que mi generación y yo creciéramos en una tiranía como las de Cuba y Venezuela, por no citar China, la Unión Soviética, Camboya y otras.

Esto viene al caso porque la imagen del nazareno de la Merced (una parroquia a cargo de los jesuitas) está por ser ascendida de coronel a general del Ejército.  Y porque tirios y troyanos ya se están tirando los platos.

Se supone que el estado de Guatemala es laico y con excepción de las sociedades más tribales, en el mundo hay cierto acuerdo en el que el estado y la religión deben mantenerse separados.  Sin embargo, el misticismo está muy enraizado en Guatemala. De hecho la Constitución comienza con la invocación a un dios y en el artículo 37 de la ley fundamental, la iglesia católica recibe tratamientos especiales.  En ese ambiente, medieval y algo alucinado, ¿por qué es que una imagen no podría ser…coronel, general, o cualquiera otra cosa?  De hecho, el Cristo de Esquipulas fue comandante del Movimiento de Liberación Nacional, otra ocasión en la que Jesús (o por lo menos aquel Jesús) no estuvo del lado del colectivismo totalitario.

¿Quién, entonces, decide si Yisus está con la revolución, o contra ella? Si el de la Merced es coronel del Ejército y el de Esquipulas comandó a Liberación, ¿es posible saber con quién están el de Candelaria y el de la Recolección, para mencionar dos?  Si los exguerrilleros pueden reclamar a Jesús como revolucionario, ¿por qué es que el Ejército no puede reclamarlo como oficial? Descontado el absurdo en ambas situaciones, claro. En todo caso, el misticismo llevado a esos niveles pone la carne de gallina; y ¿te parece correcto que el dinero de todos los tributarios sea usado para cosas así?

¿Por qué no un estado laico y ahí la dejamos? Como debe ser.


18
Oct 15

Adiós al general López Fuentes

12144746_1646959982218642_4770284714587271634_n

Si tienes entre 30 y 50 años de edad y no creciste en Guatemala bajo una tiranía como las de Cuba y Venezuela, detente un momento a recordar que le debes eso a soldados como el general Héctor Mario López Fuentes, que falleció ayer.

Cuando yo estaba en Quinto bachillerato, López Fuentes era el jefe de la zona militar de Jutiapa; y cuando yo estaba en la Universidad ocupó el mismo puesto en Zacapa.  En 1982/83 fue Jefe del Estado Mayor del Ejército.  Al mando de un ejército profesional, el general López Fuentes fue uno de los artífices de la derrota de la guerrilla marxista-leninista que desde 1961 intentaba romper el orden constitucional y establecer una dictadura del proletariado y un régimen inspirado en el de Fidel y Raúl Castro.  Un régimen totalitario y colectivista de esos que en el mundo costaron millones y millones de vidas humanas.

Para 1982 la guerrilla guatemalteca vivía los momentos más intensos del triunfalilsmo.  La dirigencia guerrillera se creía, de verdad, que había llegado el momento en el que las masas campesinas se alzarían y apoyarían su revolución.  El Ejército Guerrillero de los Pobres fue la organización guerrillera que más activamente involucró a los campesinos en acciones de tipo guerrillero y creó una red compleja de apoyo y control poblacional que puso a la gente entre la espada y la pared.  Si te interesa esta parte de la historia te recomiendo Escaping the Fire, un libro que todo chapín debería leer para entender que ocurría en aquel entonces.

Al mando de generales como Héctor Mario López Fuentes, el Ejército (como parte del gobierno y de una campaña nacional para evitar que la guerrilla estableciera la dictadura que pretendía) modificó su forma de enfrentar a la guerrilla y, por ejemplo, organizó las Patrullas de Autodefensa Civil con lo que empoderó a los campesinos de tal manera que estos -armados y con apoyo- ya no estaban a merced de las presiones guerrilleras para unirse a la revolución (que los campesinos no querían).  Las PAC fueron clave para evitar el triunfo guerrillero que parecía inevitable en aquellas fechas.  Los cambios que hubo en el actuar del Ejército llevaron a las organizaciones guerrilleras a escenarios para los cuales no estaban preparados.  López Fuentes fue arquitecto de aquellas modificaciones que rescataron a miles y miles de personas de una guerra que casi nadie quería.  El programa Fusiles y Frijoles -con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos- no sólo armaba a la gente para que pudiera enfrentar las presiones de la guerrilla; sino que como las personas no podían sembrar y atender sus cultivos, fue necesario llevarles ayuda alimenticia que necesitaban desesperadamente.  El Ejército pasó de una actitud principalmente represiva a una gue se ganaba la confianza y colaboración de los campesinos.  El Plan Victoria 82 es otro ejemplo.  Por primera vez se intentó enmarcar la lucha contra la guerrilla en una visión coherente y de largo plazo; entre otros lineamientos importantes, como negale a la guerrilla el acceso a la población, se fijaron políticas que prohibían acciones como hacer fuego, desde aviones, a áreas pobladas, irrespetar costumbres y tradiciones, o tomar propiedad ajena en las poblaciones.   Esto, claro, no te lo cuenta la historia oficial, ¿verdad?

Treinta y tres años después de aquellos tiempos, el general Héctor Mario López Fuentes falleció víctima del cáncer y en medio de una campaña -de la exguerrilla y sus simpatizantes- para forzar la idea de que en Guatemala hubo un genocidio; sin que haya elementos suficientes para tipificar ese delito.  En medio de una campaña en la cual ni se recuerda, ni se habla del contexto de pesadilla en el que el Ejército actuó para evitar que crecieras en una tiranía como las de Cuba y Venezuela.  Murió amado por su familia, respetado por quienes sirvieron a su lado y olvidado por quienes deberán estar agradecidos con él.  Murió como soldado patriota y valiente, de esta tierra en la que cada día luchamos por nuestra libertad.

Adiós, entonces, al general Héctor Mario López Fuentes, a quien ojalá que la Historia le haga justicia.


27
Ago 15

El legado patético de Otto Pérez

Haz clic en la foto para ver más fotos

Me tocó vivir la jornada de hoy en La Antigua.  Aquí hubo una concentración razonable en el Parque Central.  No la mayoría; pero sí muchos negocios tenían carteles de rechazo a Otto Pérez Molina y muchos negocios incluso cerraron.  Mientras tanto, en la ciudad de Guatemala, la Plaza de la Constitución y calles aledañas (a pesar de la lluvia) están topadas de gente.  Topadas.

Así se va a recordar a Otto Pérez Molina en los libros de Historia.  El primer Presidente que los chapines sacaron a sombrerazos en el siglo XXI. ¿También se lo recordará como el Presidente que le abrió la puerta al un regímen como el de Nicaragua, el de Venezuela, el de Bolivia, o el de Ecuador?  Eso está por verse.

Otto Pérez Molina tiene una larga historia de servirles a los simpatizantes de aquellos regímenes: les  firmó los acuerdos de paz que le tendieron un puente de plata a la exguerrilla y le permitieron una salida elegante de un enfrentamiento que ellos habían perdido militarmente.  Aquellos pactos de apaciguamiento le safaron la alfombra al Ejército para que luego, Oscar Berger terminara de debilitarlo y desarticularlo.  OPM estuvo rodeado de importantes asesores que fueron miembros de la guerrilla, o que tuvieron contactos estrechos con ella.  Subió impuestos como lo haría cualquier socialista, promovió una reforma constitucional a la medida de sus asesores socialistas, cuando pudo promovió una reforma agraria como lo harían los socialistas.  A mí no me extraña que su salida ominosa tenga consecuencias no intencionadas (¿No intencionadas?) que sigan en la senda descrita anteriormente.

Otto Pérez Molina es una vergüenza; y esa vergüenza, ¿cuánto nos va a costar a los chapines?


28
Jul 15

Una injusticia peligrosa para todos

amigo-de-la-patria.jpg

Mientras el general Efraín Ríos Montt esté internado en el Hospital Carlos Federico Mora –el peor hospital psiquiátrico de América– al militar retirado no le podrían proporcionar los medicamentos que normalmente recibe, ordenó el Tribunal Primero B de mayor riesgo, que tiene a su cargo el genocirco.

¿De verdad puede un tribunal, sin un dictámen médico previo, ordenar que a un procesado se la quiten sus medicinas? ¿En serio?  ¿Quién incurre en responsabilidad si una persona enferma sufre consecuencias dañinas para su salud por la privación de sus medicinas? ¿Quién incurre en responsabilidad si pone en riesgo la salud precaria de una persona enferma, aunque no haya consecuencias dañinas inmediatas para su salud?

La resolución del tribunal citado no se llegó a ejecutar y el encartado no fue recluido en el peor hospital psiquiátrico de América, ni fue privado de sus medicinas porque la Sala de la Corte de Apelaciones del ramo panal de delitos de Femicidio evitó aquella ignominia que sólo se explica en el contexto del revanchismo y el genocirco.

Independientemente de qué opines sobre Ríos Montt, ¿ya te diste cuenta de los peligroso que es lo que hizo el Tribunal Primero B de mayor riesgo?  Si nadie debe ser condenado, ni privado de sus derechos, sin haber sido citado, oído y vencido en juicio y si toda persona es inocente, mientras no se le haya declarado responsable judicialmente, en sentencia debidamente ejecutoriada, ¿viste lo peligroso y abusivo que es el hecho de que un tribunal ordene que no se te den tus medicinas, sin un dictámen médico previo?

No soy fan de Ríos Montt, pero al evitar que la guerrilla tomara el poder para establecer la dictadura del proletariado en Guatemala, evitó que mi generación y las que la siguieron crecieran en tiranías como la de Cuba y la de Venezuela.  No soy fan de Ríos Montt, pero si lo soy de las garantías individuales  contenidas en el capítulo I del título II de la Constitución.  ¡Nadie!, debe, ni debería ser privado de esas garantías; y ningún funcionario debería tener la facultad de privar a una persona de sus derechos, sin enfrentar algún tipo de responsabilidad.  Se nos olvida, con demasiada frecuencia, que la razón de ser del gobierno es proteger los derechos individuales de todos por igual.  Independientemente de para quién sea, la justicia no es revancha, venganza, ni vendetta; no es el odio canalizado.  Y quien evita la comisión de una injusticia, sirve a la justicia.

En este contexto, no está de más recordar algo que publicó El amigo de la Patria Num. 17 Fol 379, del 27 de febrero de 182…El establecimiento de jueces es uno de los puntos más delicados en todas las sociedades políticas.


25
May 15

No, a una Asamblea Constituyente

Convergencia de los Derechos Humanos

Afortunadamente, la gente está saliendo y debe seguir [saliendo a manifestar] para hacer un cambio definitivo en el sistema que mantiene esta clase política totalmente agotada, dijo el constitucionalista Jorge Mario García Laguardia al referirse a las manifestaciones pacíficas que se celebran en Guatemala desde el 25 de abril pasado.

El exmagistrado de la Corte de Constitucional reconoció la importancia de las manifestaciones para empujar el proceso que se vive en Guatemala.  Personalmente sostengo, como ya lo sospechan los lectores frecuentes de este espacio, que sin esas manifestaciones todo hubiera quedado en pactos políticos secretos y costosos para los guatemaltecos.

En la entrevista citada, García Laguardia hizo otras observaciones que vale la pena destacar:

En cuanto a reformas a la Constitución yo estoy en contra, la Constitución es buena, es una de las mejores de América Latina, lo que pasa es que no se ha cumplido ni desarrollado. Mientras no se cumpla y no se desarrolle, ¿por qué la vamos a cambiar? Por supuesto que hay algunas cosas que habría que ajustar y hacer unos pequeños cambios, pero con la deplorable clase política que tendría que hacer esas reformas, esto sería un riesgo totalmente terrible, dijo.

Con respecto a la posibilidad de suspender las elecciones de septiembre próximo, explicó que cumpliendo con la ley, es imposibleLa ley ya establece las fechas y ya está planteado. Lo que pasa es que muchos ciudadanos no tenemos candidatos, hemos llegado a ese límite, que la misma clase política ha provocado.

Muy oportunas las observaciones del jurista porque el 22 de mayo pasado un grupo de organizaciones que se denomina Convergencia por los derechos humanos -con un lenguaje muy particular- publicó un documento en el que pide:

1. La renuncia del presidente Otto Pérez Molina, con lo cual uno no puede sino estar de acuerdo; pero pide, además, la del recién electo vicepresidente Alejandro Maldonado. Nunca he sido fan de Maldonado; pero tampoco creo que los grupos de interés no deben tener la facultad de impugnar ese tipo de selecciones sólo porque no les gustan los resultados y hasta que quede un candidato a la medida de sus exigencias políticas particulares.  Por el record de los firmantes del documento, sospecho que la dirigencia de la mayoría de esas organizaciones no quedaría contenta hasta que fuera electo alguien vinculado con la exguerrilla.

2. La reforma del proceso electoral y de partidos políticos, con lo cual uno no puede sino estar de acuerdo, con el caveat de que tal reforma se aplicaría hasta las elecciones de 2019 y no tendría efecto en los comicios que vienen.  Pero las agrupaciones también piden la suspensión del proceso electoral, lo cual, como dice García Laguardia, es ilegal. Tal movida implicaría un rompimiento del orden constitucional y legal que haría de una crisis razonablemente complicada un río revuelto de consecuencias insospechadas. Algunos comentaristas de moda se refieren con sarcasmo al sagrado orden constitucional en lo que sospecho que es un intento por desvirtuar el contenido del estado de derecho y facilitar procesos de descomposición como los que se han vivido en Venezuela, por ejemplo.

3. La convocatoria a una asamblea nacional constituyente con el propósito de rescatar las reformas constitucionales pactadas con la guerrilla, a los que los guatemaltecos ya les dijimos No, en 1999.  ¿Qué pretenden aquellos grupos? Necear con aquellas reformas hasta que consigan un resultado que favorezca sus intereses?  Como sus compas en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, las organizaciones de Convergencia por los derechos humanos quieren usar procedimientos democráticos para acabar con las simientes de un sistema republicano y establecer regímenes a su medida.

Por cierto, entre los patrocinadores de Convergencia está la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala.  ¿Que piensan de eso las personas que financian a la jerarquía católica y, con ello, a aquella oficina?


12
Dic 14

“Cómo se manipuló la paz”

141212 Como se manipuló la paz

¡Ya está a la venta el libro Cómo se manipuló la paz!; pero, ¿por qué es importante? Porque la Historia estudia la acción humana como tal y esta no es sólo una colección poco más o menos ordenada de datos; sino que trata de las valoraciones y las motivaciones de los actores en contextos específicos.

Durante 36 años grupos armados intentaron establecer –en Guatemala– una dictadura del proletariado inspirada en los pensamientos colectivista y totalitario que hace posibles pesadillas como la de Cuba, la de Corea del Norte, para citar sólo dos que sobreviven en nuestros días.

Aquellos grupos fueron derrotados cívica, política y militarmente.  Cuando colapsaron sus patrones en Europa oriental, la Unión Soviética y Asia, se hubieran vuelto irrelevantes (como pelusa en el ombligo), si no hubieran recibido apoyo  –en Occidente – para conseguir acuerdos de pacificación que no sólo les lavarían la cara, sino que les conseguirían espacios políticos y mediáticos.   Actualmente mantienen esos espacios mediante actos de violencia como bloqueos de carreteras; y el control de la narrativa acerca de la natualeza de sus acciones, de sus valoraciones y de sus motivaciones.

Cómo se manipuló la paz es una obra que ayuda al lector intelectualmente honesto a integrar y comprender lo que ocurrió luego del colapso de la exguerrilla y su resurgimiento como casta revolucionaria en ¿tiempos de paz?

Uno puede estar en desacuerdo con ciertas partes de la obra.  Por ejemplo, en el hecho de que –en un estado de derecho– es inadmisible que la institución armada se dedique a hacer obras que les deberían estar vedadas a otras ramas del sector público (que es el sector coercitivo de la economía y de la sociedad).  Pero, superado este detalle (importante), a quien quiera entender qué ocurrió en Guatemala seguramente le interesará conocer la perspectiva de la historiografía militar sobre los derechos humanos en el conflicto armado, así como las ficciones y la leyenda negra elaborada en ese campo.  Le interesará saber cómo es que los vencidos se apoderaron no sólo del tema de los derechos humanos, sino del indigenismo y de la bandera de la paz.

Columna publicada en El periódico.


28
Nov 14

¿Es posible un secuestro pacífico?

El Imparcial

Los secuestradores no dudaron un momento; de los macutos sacaron una botella llena de algún líquido inflamable…¡Esos policías asesinos no van a  entrar aquí a ultimarnos! , dijo el [secuestrador] que tenía la bomba y la arrojó contra la puerta…Esta se incendió.  La masa humana se apiñó en el fondo…huyendo del resplandor.   Así relata Soledad  Cano, en La noche del colibrí, el momento crucial del asalto trágico a la embajada de España (1980).

Llama la atención que la periodista [de Cambio 16] se refiere correctamente a los hechores como secuestradores.  Esto es importante porque a lo largo de su libro, y a lo largo de muchas  declaraciones interesadas, la narrativa habla de una toma pacífica.  No de un secuestro organizado por estudiantes y activistas campesinos vinculados con le guerrilla, que llevaban cócteles Molotov. ¿Cómo puede ser pacífico un asalto por la fuerza, ¡o un secuestro!?

El hecho de que el incendio del despacho del embajador haya sido un acto de los secuestradores es confirmado por El imparcial al día siguiente de los actos trágicos: Bomba Molotov por parte de ocupantes provocó incendio en embajada española, dice el titular del vespertino al citar declaraciones del nefasto Cajal y López, personaje que nunca se presentó a declarar en un tribunal guatemalteco

Otro testimonio sobrecogedor es el de M.  Molina, hija de una de las víctimas de los secuestradores y de sus cómplices y patrocinadores: Se oyeron dos disparos que salieron por las ventanas del despacho hacia la calle. Tras de eso, se escuchó desde dentro un sonido bofo, como cuando se enciende una estufa de gas, como cuando a la gasolina se le prende fuego, entonces salió el humo negro del despacho hacia la calle y empezaron los disparos y los gritos.  

Cano le atribuye a G. Yujá*, uno de los secuestradores, las siguientes meditaciones dentro del despacho en llamas: De pronto sonaron detonaciones…¡no era posible! ¿Quién disparaba? ¿Sus compañeros para matarse entre ellos?…estaban desbarrando.  ¿Qué clase de personas llevan cócteles Molotov y armas de fuego a una supuesta toma pacífica. ¿Qué clase de dirigentes hacen aquello con gente inocente?

César Augusto Escalante, empleado de la Embajada de España  en 1980, persentó su testimonio en el juicio que se sigue contra Pedro García Arredondo, exjefe del Comando Seis de la extinta Policía Nacional y único procesado por la quema de aquella sede diplomática; y ¿qué crees que contó? Los manifestantes tenían una manta en la que habían escrito “Ejército asesino”. Estaban en la oficina del embajador. La puerta principal estaba cerrada. Como yo tenía llaves, entré por otro lado, pero me detuvieron y me sacaron a la fuerza.  Lo amenazaron con un revolver calibre 38.

Escalante contó que los terroristas amenazaron con hacer explotar bombas cuando vieron la presencia de agentes de la Policía.    Los guerrilleros dijeron que iban a contar lasta 10 y si la policía no abandonaba la embajada iba a quemar las bombas que llevaban; al finalizar el conteo se escuchó la primera de dos explosiones.   

¿Te das cuenta? Los terroristas que ocuparon la embajada usaron la fuerza y amenazaron con hacer que explotaran bombas.   ¿Qué clase de ocupación pacífica va armada con bombas? ¿Qué clase de ocupación pacífica va armada con pistolas?  Por otro lado, una bomba molotov, que es lo que llevaban los ocupantes, no es como una granada que sólo se arroja y ya.  La bomba molotov hay que encenderla.  El hecho es que hay que tomar la decisión de encenderla.  No es algo que se cae y prende fuego, ni algo que se dispara por descuido.  Su explosión debe ser deliberada.  A la afirmación de ¡Saber quien puso fuego ahí! hay una respuesta: Los que pusieron fuego ahí fueron los que llevaban los cócteles molotov, los encendieron y los arrojaron en el interior de la embajada.

Columna publicada en El periódico.

* Vale la pena escuchar las declaraciones  (3:50) del bombero Anibal Téllez, que escuchó cuando Yujá dijo: Le falló al español todo…ayúdeme porque los compañeros me van a matar. ¿A qué español se refería? ¿Qué compañeros lo iban a matar? ¿Se refería a Cajal y López; y a la gente del Ejército Guerrillero de los Pobres/Comité de Unidad Campesina? Téllez dio este testimonio durante el proceso judicial que se sigue sobre este asunto.