04
Dic 19

¿Una nueva forma de guerra?

Este es uno de los artículos más importantes que he leído en el semestre y concierne a lo que está ocurriendo en Guatemala y demasiados se niegan a ver.  Estoy tan convencido de que es iluminador que te lo comparto, además porque hoy me contaron  que en Cuba hay 800 estudiantes guatemaltecos preparándose para actuar el año entrante.  Su autor es Warren Orbaugh y creo que debe ser leído con detenimiento. Originalmente fue publicado en RepúblicaGT con el título de Una nueva forma de guerra.

La guerra es una actividad exclusiva de los humanos. Los animales se comen unos a otros y pelean por dominio territorial y de apareamiento, pero no guerrean. Sólo el hombre tiene la capacidad de vislumbrar, elegir y perseguir metas y valores a mediano y largo plazo mediante la determinación de sostener una actividad organizada. El origen de cada guerra se apoya en nuestra capacidad de pensar conceptualmente, de crear y concebir. Esta facultad nos permite elegir la política de la nación, identificar un propósito para bien o para mal, seleccionar aliados y enemigos, tomar decisiones políticas, manufacturar armas, diseñar las estrategias y las tácticas necesarias para sostener nuestra decisión a través del tiempo y motivar a poblaciones enteras a matar y destruir. La guerra es pues, consecuencia de ideas morales o ideologías que pueden llevar a naciones enteras a masacrar a otros en nombre de un ideal, líder o tribu. 

Imagen de previsualización de YouTube

 

El propósito moral de una guerra, es decir, el fin por el cual una población pelea, establece el contexto básico para evaluar un conflicto y establece la calidad moral de los beligerantes. Aquellos que hacen la guerra con el propósito de esclavizar a otros o de imponer una dictadura a naciones vecinas, buscan un fin a todas luces totalmente inmoral y de ningún modo se les debe juzgar como iguales a aquellos que se defienden de tales ataques. Es imprescindible evaluar el propósito de una guerra cuando se evalúan los medios por los cuales se pretende alcanzar dicho fin. 

La guerra es un acto de fuerza para obligar al enemigo a hacer lo que deseamos. La derrota de las fuerzas armadas del enemigo no es el objeto de la guerra, ni lo es la ocupación de su territorio. Estos son sólo los medios para alcanzar el fin. Y el fin es destruir la voluntad de resistir del enemigo.

Varios países de Hispanoamérica estamos en guerra, queramos o no. Los enemigos pretenden esclavizarnos imponiéndonos dictaduras del Socialismo del Siglo XXI.  El objetivo de estas huestes comunistas es destruir nuestra civilización occidental, que no se refiere a una locación geográfica, sino a las naciones que adoptan ciertos valores de la Ilustración: el principio de que la razón –la observación y la lógica –es el medio de conocimiento del humano; el principio de que los individuos tienen el derecho moral a su vida, a su libertad, a su propiedad y a buscar su propia felicidad; y el principio de su libertad política, que incluye la libertad de consciencia y expresión, como requisitos para una sociedad civilizada. 

Es una nueva forma de guerra. Una que pretende ser velada, ocultando su naturaleza hasta que sea demasiado tarde. No es la ‘Blitzkrieg’ (guerra relámpago) de los Nazis, que consistía en una táctica militar calculada para provocar shock y desorganización en las fuerzas enemigas por medio de la sorpresa, velocidad y superioridad en el poder bélico. Tampoco es la guerra de guerrillas, auspiciada por Cuba y países comunistas, que nos atacó, de los cincuenta hasta los ochenta, y que no alcanzó su objetivo. La de ahora usa nuevas tácticas y debemos identificarlas si hemos de conservar nuestra libertad.

Somos testigos hoy de una ofensiva coordinada y concertada por paramilitares urbanos, escondidos entre los civiles que, según ellos como Aqueos saliendo del Caballo de Troya, pero en realidad, como ratas saliendo de las alcantarillas, se han dedicado a llevar a cabo misiones terroristas, a destruir e incendiar las urbes de Chile, Colombia, Bolivia y Ecuador. La misión es destruir a estos países desde adentro. Estos guerrilleros urbanos saben que para tener éxito es menester minar la voluntad de los ejércitos y cuerpos policiales de combatir a los paramilitares. Es necesario hacerles sentir a las tropas que han perdido el apoyo y respaldo de la población a la que defienden. Para ello han desarrollado una táctica que consiste en lo siguiente: a.) La creación de organizaciones no gubernamentales que dicen defender los derechos humanos; b.) La distorsión del concepto de derechos humanos; c.) La infiltración y apoderamiento de los sistemas de justicia y tribunales, para tener, cual alfiles, a sus oficiales en posiciones clave a la hora de atacar; d.) La invención de crímenes inexistentes; f.) La infiltración en colegios y universidades para ideologizar (con la ideología más tonta del mundo)  y reclutar tontos útiles.

En Guatemala esta estrategia ha funcionado de la siguiente manera: Las ONG que supuestamente defienden los derechos humanos siempre señalan, acusan y condenan a los militares y policías que reprimen a aquellos manifestantes que en realidad violan los derechos de guatemaltecos inocentes. Lo mismo hacen las ONG internacionales contra militares y policías de Guatemala y de los otros países Hispanoamericanos con excepción de los de Venezuela y Cuba. 

Pretenden confundir los derechos, que son principios morales que definen y establecen la conducta correcta en sociedad, con la demanda de servicios gratuitos (que de hecho ésta viola los derechos de otros) mediante la inflación del término ‘derecho’ al asignarlo a múltiples demandas y el establecimiento de jerarquías en ‘derechos’. Así por ejemplo, afirman que los niños, adolescentes y jóvenes tienen derecho a la educación, lo que quiere decir, que demandan una educación que ni ellos ni sus padres pagarán. Pero como la educación es un servicio que debe proveerlo alguien (el profesor) y tiene un costo. Y como el profesor quiere vivir, debe cobrar por el servicio que provee. Y como el constructor y los albañiles quieren vivir, deben cobrar por las escuelas que construyen. Y como el vendedor de materiales didácticos quiere vivir, debe cobrar por los cuadernos, lápices y libros que provee. Y como el fabricante de materiales didácticos desea vivir, tiene que cobrar por la fabricación de éstos. Y como deben cobrar, de lo contrario no funciona el sistema educativo, se le cargan los costos mediante la fuerza a aquellos que ni se benefician del producto ni pueden exigir la calidad del mismo. Así, empresarios, profesionales, obreros, comerciantes y gente productiva pagan para que se les enseñe a estos estudiantes a odiar y ver como enemigos a sus benefactores, que califican de burgueses oligarcas y neoliberales. Resultado de la ideologización comunista la vimos cuando la tonta útil, la cantante chilena Mon Laferte, defendió, en una entrevista que le hiciera Patricia Janiot por televisión, la quema de supermercados, porque según esta estúpida, los supermercados le habían robado toda la vida por cobrar por los artículos que le daban. ¡Esta energúmena cree que le pertenece todo servicio, abarrote y cuanto producto exista en el mercado! Otro ejemplo lo vemos en las publicaciones del brazo propagandístico de CODECA –esos ladrones del fluido eléctrico –, el Consejo del Pueblo Maya, CPO, donde acusan de robar la energía eléctrica a quienes la producen. ¡Vaya descaro!

Estas huestes comunistas, que se denominan a sí mismos como colectivos, cuando hacen manifestaciones, haciendo uso de su derecho de expresión, bloquean las calles y carreteras, violando el derecho de los demás a transitar. Pretenden justificar su violación de los derechos de los demás con el argumento de la jerarquía de derechos –según ellos su derecho de protesta es más importante que el derecho de otro a ir a trabajar, o de transportar su mercadería, o de ir al hospital para ser atendido y así salvar su vida. Y tienen el descaro de decir que la suya es una manifestación pacífica. La realidad es que no existe tal cosa como el derecho a violar los derechos de los demás, ni el usar la fuerza contra otro para impedirle actuar de acuerdo a su mejor juicio es pacífico. Estas manifestaciones son violentas. Lo son aún más cuando hacen pintas en la propiedad de otros. Y aún mucho más cuando destruyen y queman comercios, bancos, hoteles, iglesias y estaciones del transporte público. De hecho estos son actos de guerra.

Los otros batallones comunistas, las ONG, periodistas y sistemas de comunicación por redes, quienes consideran que las mentiras, noticias falsas y la desinformación son armas válidas en su lucha, entran a desempeñar su papel cuando las fuerzas de seguridad se ven obligadas a defenderse de los ataques de los terroristas, acusándolas en los medios de violar los derechos de los civiles, de que la respuesta es desmedida ya que quienes protestan están desarmados. Lo cierto es que una piedra es un arma. Una bomba molotov es un arma. Una escopeta es un arma. Los atacantes no están desarmados.

Si las fuerzas de seguridad tienen éxito en defender su vida, el brazo judicial de estas huestes comunistas entra en acción. Los arrestan y mantienen en prisión sin llevarlos a juicio, como han hecho con el Coronel Juan Chiroy Sal y ocho de sus soldados que han permanecido en prisión preventiva por siete años, con el propósito de intimidar al resto de las tropas. De hecho estos soldados son prisioneros de guerra.

Otro recurso de intimidación y además un medio para agendarse fondos son los juicios de resarcimiento. Inventan crímenes como el genocidio cuando no hubo tal cosa. Rechazan oír los testimonios de los habitantes de Nebaj que afirman que no hubo genocidio sino al contrario, lo que el ejército hizo fue proyectos de carreteras, de energía eléctrica, de viviendas y de repartición de víveres. Pretenden conseguir dinero de los tributarios y en lugar de que se use para lo que estaba destinado: educación, salud y seguridad, usarlo en sus propios proyectos de desestabilización.Buscando ese dinero emitieron sentencia condenando al General Efraín Ríos Mont por el delito de genocidio, inventando un delito que no se dio y violando las leyes y procedimientos del sistema legal de Guatemala. ¡Qué descaro!

Además, pretenden destruir económicamente a Guatemala haciendo que el Estado incumpla sus contratos con mineras e hidroeléctricas, condenándonos a los guatemaltecos a destinar el dinero, que pagamos en impuestos, para pagar por los daños ocasionados a las empresas, en lugar de que éste se destine a educación, salud y seguridad. Provocan como consecuencia el desempleo de las personas que trabajaban en dichas empresas y de todos aquellos que les proveían servicios, imposibilitando el desarrollo de miles de guatemaltecos. Y como si no fuera suficiente, alejan del país a todo aquel que hubiere pensado en invertir aquí.

Todo esto no es producto de la casualidad o del azar, sino de un plan concertado internacionalmente, apoyado por la Internacional Socialista, la ONU, Cuba y Venezuela con ayuda de países europeos y del medio oriente afines y los del Foro de Sao Paulo.

Para detener esta ofensiva y conservar nuestros valores occidentales debemos primero aceptar que estamos en guerra y que el no hacerlo pone en peligro nuestra forma de vida. 

Segundo, identificar al enemigo para parar la ideologización, la infiltración de sus agentes, la sumisión a sus edictos ya que provienen de organizaciones ilegítimas –el Consejo de Derechos Humanos de la ONU que tiene entre sus miembros a los más grandes violadores de derechos humanos que existen y la CIDH que condenó al Estado de Guatemala a pagar resarcimiento a las familias de los dos torturadores y violadores de una niñita. 

Tercero, reconocer y reafirmar nuestro derecho absoluto a la defensa propia, y reconocer que aquellos individuos, grupos y regímenes que pretenden violar nuestros derechos han perdido de manera total, por sus acciones, sus derechos. 

Y cuarto, usar la fuerza total de nuestros militares, en coalición con los países amigos, para eliminar todo régimen y grupos que apoyan y ejecutan ataques contra nuestros países y conciudadanos.

Tu, ¿qué piensas?


29
Nov 18

“El método literario de Ayn Rand”, por Warren Orbaugh

Ayn Rand afirmó que decidió ser escritora, no para salvar al mundo, sino que por la simple y sencilla razón de la felicidad que le producía crear el tipo de hombres y eventos que podría admirar y respetar. La clave de su método literario en sus novelas, dijo, consiste en el principio aristotélico de representar las cosas “como pueden y deben ser”, así comienza Warren Orbaugh su serie de artículos titulada El método literario de Ayn Rand, serie que creo que es muy valiosa y que el lector interesado en la filosofía y en la literatura debería tener a su alcance con facilidad.  Por eso me tomé la libertad de recopilar y compartir, en esta entrada, todos los artículos e irlos actualizando conforme son pubicados.

Las novelas de Ayn Rand son Romántico-realistas. Son Románticas porque se ocupan con valores, con lo esencial, con lo abstracto, con lo universal en la vida humana y con la proyección del hombre como ser heroico. Son “Realistas” porque los valores que selecciona pertenecen a esta tierra y a la naturaleza actual del hombre, y porque los asuntos que trata son aquellos que son cruciales y fundamentales en nuestra época, añade el filósofo y arquitecto Warren Orbaugh.

El propósito principal de sus cinco novelas –”Ideal, “Los que vivimos“, “Himno“, “El manantial“, “La rebelión de Atlas– no fue la conversión filosófica de sus lectores (aunque todas tienen un tema filosófico principal), sino que proyectar y hacer real los caracteres que son los héroes de sus libros. El deseo de hacer visible al hombre ideal fue lo que la llevó a escribir las novelas, y la necesidad de definir lo que hace posible a un hombre ideal, la llevó a formular el contenido filosófico de esas novelas, explica Orbaugh.

Te dejo los enlaces para los demás artículos.

Vimos en mi artículo anterior que Ayn Rand es una novelista Romántico-realista que trajo de vuelta a la literatura los valores y esta tierra al elegir escribir sobre los aspectos más urgentes y fundamentales de nuestra época y usarlos como material en sus novelas, valores que son aplicables a la realidad y que se pueden practicar, por lo que pueden servir de guía al hombre para alcanzar la felicidad y el éxito. Como resultado de esto, sus héroes, predominantemente tienen éxito en sus propias vidas. 3a. Parte.

Vimos en mi artículo anterior que el principio de caracterización de Ayn Rand consiste en caracterizar por esenciales, que es enfocarse en lo universal y omitir lo accidental, lo banal, lo trivial, lo irrelevante, lo contingente, y presentar los principios fundamentales que motivan potencialmente a todo hombre. Evita incluir lo no importante, pues incorporar lo banal, lo trivial, es magnificarlo y darle un estado igual a lo importante, debilitando así lo verdaderamente importante. 4a. parte

La literatura de Rand es «revolucionaria» y «reformista»,  por cuanto su hipótesis no se detiene ante las contradicciones periféricas, sino que localiza enseguida el meollo de las contradicciones, y para resolverlas desde su raíz, postula una subversión total del orden de los acontecimientosconnotando una ideología reformista. Vimos también que por medio de la caracterización por esenciales, agniciones, revelaciones y una gran originalidad muestrala contradicción fundamental de las vidas y valores de los deuteroagonistas de “Idealidentificando al verdadero antagonista al que deben enfrentarse y ante el que sucumben o encaran y superan; y que muestra al verdadero antagonista de la novela “Los que Vivimos” –el sistema colectivista– que como demuestran los eventos en la novela con inexorable lógica, inevitablemente, destruye por igual a todos precisamente por sus virtudes. 5a. parte

La diferencia de otros autores de ficciones distópicasRand comprende que el sistema totalitarista necesariamente se fundamenta en la violación de los derechos del hombre –viola su derecho a la propiedad, a su libertad de actuar según su mejor juicio y a vivir su vida como desee– y por tanto hace imposible la cooperación social, por lo que inevitablemente destruye por medio de la violencia la sociedad y su producto: la civilizaciónhundiendo a los hombres en la ruina económica y condenándolos a una vida de miseria, como lo retrata en “Himno”. 6a. parte

Nietzsche le dio a Rand la raíz de su sentido de vida y primera orientación filosófica, que influencia sus novelas hasta el “Manantial”, donde conscientemente se diferencia de su filosofía, mas no de ese sentido de vida que se resume en la cita nietzscheana que reza “El espíritu noble tiene reverencia por sí mismo. 7a. parte.

Dado que el personaje ideal –Roark es moralmente perfecto, ofrece pocas oportunidades para centrar la historia en un conflicto moral interno, Rand construye el  tema de la trama alrededor de ‘cómo reacciona la gente imperfecta ante el hombre ideal’. De esta forma Rand centro la trama en un conflicto moral interno, tanto de Domique, como de Gail, quienes convencidos de que el mal siempre triunfa en el mundo, rechazan los valores. Sin embargo, finalmente, Howard Roark destruye la habilidad de Dominique y Wynand para auto engañarse, para hacerse creer que no les importa lo que valoran, arrastrándolos de regreso a la realidad, a la necesidad de tener valores y de luchar por ellos. 8a. parte

Otro tema subyacente del “Manantial” es el asunto de la relación entre la integridad eindependencia que Rand expresa, por medio de laantítesiscomparativa a lo largo de la novela, entre el hombre de pensamiento independiente –Howard Roark, y el intelectual de “segunda mano” –Peter Keating.También vimos que el auténtico villano de la novela, Ellsworth Toohey, quien encarna la visión de Emanuel Kant –con su discurso que pregona que la acción dirigida a alcanzar la propia felicidad no es moral– manipula a las personas para destruir sus egos y establecer una interrelación de poder esclavo-amo, donde él pretende ser el amo. Rand expone en la novela como el enfoque nietzscheano, ejemplificado por Gail Wynand, no puede derrotar al kantiano Toohey, quien sólo puede ser derrotado por el Objetivismo, representado por Roark –con su integridadderivada de serintelectualmenteindependiente. 9a. parte

Rand establece el contexto personal de los protagonistas y de los eudoagonistas y sus relaciones entre ellos, sus conflictos y problemas, que el desenvolvimiento de sus vidas ha creado, para en el clímax integrarlo y resolverlo todo. 10a. parte.

Rand provoca al lector del “Manantial” a superarse;a cuestionar la moral del rebaño–la moral altruista de autoinmolación; a pensar por sí mismoy establecer sus propios valores; a valorar la existencia, esta tierra y su propia vida; a ser independiente, racional, creativo y productivo; a ejercer su voluntad de poder superandoobstáculos –en todo el sentido nietzscheano– y alcanzar la felicidad al conseguir y conservar sus valores. En fin, lo invita a reconsiderar su mortalidad, su vida como finita, de duración indeterminada e incierta, lo induce a proponerse vivirla como una obra de arte, creada por él mismo y no a desperdiciarla viviendo una vida de segunda creada por otros. 11a. parte

Rand muestra que el propósito del esnobismo intelectual, este juego nihilista, es destruir la honestidad y autoestima de sus víctimas. Por medio de la destrucción de la capacidad de evaluar objetivamente el mundo y de admirar lo superior, las víctimas de esta perfidia, se ven reducidas a la condición pre-ilustrada de inmadurez, que mina la voluntad y el coraje de usar su entendimiento sin la guía de otro. Una vez logrado esto, espera el victimario que resulte sencillo convertirse en su guía y guardián. La pregunta entonces es: ¿por qué están teniendo éxito los destructores de la civilización en este juego macabro? La solución la encuentra Rand en el concepto de “la aprobación de la víctima”. 12a. parte.

Rand integra la novela “La Rebelión de Atlas”mediante la regla aristotélica de tripartición conocida como táxis o esquema tripartito ‘a b a’. Es como una sinfonía con una obertura, cuyo tema se establece, se desarrolla y se lleva a su conclusión en el movimiento final. Como ejemplo vimos la escena del primer capítulo donde aparece Eddie Willers, el asistente personal de Dagny Taggart, recordando una conversación con ella donde él pregunta: « ¿Qué supones sea lo mejor dentro de nosotros?» En la novela Rand desarrolla este tema hasta que en el desenlace el lector descubre la respuesta, que enfatiza Eddie en el último capítulo recordando esa conversación aludida en el primer capítulo. 13a. parte

El principio unificador de la “Rebelión de Atlas” …conecta las ideas filosóficas y sus consecuencias. La técnica de integración filosófica de Rand la observamos examinando un pasaje, en el capítulo “La Paralización de los Cerebros”, en el que describe la catástrofe en el Tunel Taggart, donde un vagón de pasajeros completo queda destruido con todos sus ocupantes. El desastre es consecuencia de la violación de un principio básico de naturaleza epistemológica y ética: que el hombre debe vivir según su percepción racional de la realidad y que no puede actuar en contra de esta, ni escapar de esta, ni encontrar un sustituto para esta, y que no hay otra forma de vivir. La violación deshonesta de este principio conduce exactamente a la secuencia que lleva a desastres en la vida real como el accidente de Chernobyl, el de Bhopal, o el de la “República Bolivariana de Venezuela”. 14a. parte

En “La Rebelión de Atlas.”Rand presenta a su superhombre: el gigante del intelecto y la productividad, de razón y habilidad, hombre de principios y práctico. Sus héroes son ingenieros emprendedores, particularmente hombres de negocios. También vimos que como hizo en el “Manantial”, para que no quedara duda de que Roark es el superhombre, lo describe así por su enemigo, Ellsworth Toohey, y en la “Rebelión de Atlas se encarga de que no quede duda de que Dagny es la supermujer randiana al describirla por medio de su envidiosa enemiga, Lilian Rearden. 15a. parte

Veamos ahora a otro héroe de la novela: Hank Rearden, el más viejo de ellos, pues tiene cuarenta y cinco años cuando empieza la novela, lucha con un conflicto interno: una sensación de culpa fundamental, cuidadosamente alimentada a lo largo de los años por su despreciable esposa, Lilian. 16a. parte.

Ahora le toca el turno a los villanosEmpecemos con el hermano de Dagny, James Taggart,quien al inicio de la novela cuenta con treinta y nueve años y cuyo nombre significa “suplantador” y cuyo apellido que se deriva de tag”, significa “perseguir”. Es el principal villano de la novela, un nihilista motivado por la envidia a los competentes y el odio a lo bueno por ser lo bueno. 17a. parte

El resto de personajes que conforman la galería de villanos de la “Rebelión de Atlas”, aunque descritos con pocas pinceladas, son usados para enfatizar algún punto importante. Sus nombres apropiadamente bellos en su descripción de cada personaje muestran el ingenio de Rand. 18a. parte.

Muchas de las ideas de Friedrich Nietzsche perviven a lo largo de las obras de Ayn Rand. “La Rebelión de Atlas” no es una excepción. El discurso de Galt, que muestra la filosofía que posteriormente Rand llamó Objetivismo, es una magistral integración sin contradicciones de las mejores ideas de Friedrich Nietzsche, Aristóteles y Ludwig von Mises. 19a. parte.

Hasta aquí hemos visto sobre el tema, la trama, y la caracterización en las novelas de Rand, es decir, hemos visto sobre el “que” de su literatura. Ahora veremos sobre el “como”, es decir, sobre el estilo. El estilo se divide en dos categorías amplias: la selección de contenido y la selección de palabras. 20a. parte.

Vale la pena recordar lo que dije en mi entrega anterior sobre que elestilo se divide en dos categorías amplias: la selección de contenido y la selección de palabras. Veamos una descripción de Nueva York en “La Rebelión de Atlas” en la que Rand comentó sobre su elección de palabras y método de construcción de sus oraciones. 21a. parte.

Examinemos ahora la selección de contenido. El contenido es aquel aspecto de un pasaje dado, sea una descripción, narrativa o diálogo, que un escritor elige comunicar y que implica la consideración de que incluir y que omitir. 22a. parte…y final.

La ilustración es de Tamara de Lempicka y la tomé de Facebook.


15
Nov 18

“Rapsodia Bohemia” desde la óptica de Warren Orbaugh

Porque allá por 1976 mi hermano tenía el cassette de Bohemian Rhapsody y lo hacía sonar casi 24/7, en aquel entonces yo no apreciaba esa canción.  No fue hasta bien entrados los años 80 que, en el contexto de I want to Break Free, le puse atención y le encontré gusto.  Y no fue hasta que Warren Orbaugh me habló de la pieza, y me recomendó la peli (que está buenísima) que atisbé la genialidad en ella.  Y hoy, Warren publicó su columna sobre el tema, texto del cual les comparto algunas ideas.

Imagen de previsualización de YouTube

Dice Warren:

El nombre de la película hace alusión a la pieza considerada una de las mejorescanciones de todos los tiempos. Le tomo siete años a Freddie Mercury escribirla y Queen la estrenó en 1975 lanzándolos a la fama. En el ámbito de la música, se conoce como rapsodia al tema que se compone a partir de la unión libre de diversas unidades rítmicas y temáticas, que no tienen vínculo entre sí. Y alude a las rapsodias de Johannes Brahms, Franz Liszt, George Gershwin, Ferde Grofé y Serguéi Rajmáninov.  Por cierto que la Rapsodia sobre un tema de Pagannini es una de mis piezas favoritas.  

Bohemio se refiere a un espíritu artístico libre cuyo estilo de vida se aparta de las convenciones sociales y que privilegia el arte y la cultura. Parece ser que el título hace referencia a Goethe, quien fue un artista que se apartó de las convenciones sociales y que Nietzsche consideró como el mejor ejemplo del superhombre, dice Warren; que luego cita a Nietzsche porque la composición de [Mercury] que combina elementos clásicos con rock progresivo, parece un homenaje al ‘Fausto’ de Goethe. 

“Goethe concebía un hombre fuerte, de cultura elevada, diestro en todas las actividades del cuerpo, con un perfecto dominio de sí mismo; un hombre dotado de auto respeto que se atreviera a concederse todo el ámbito y toda la riqueza de la naturaleza, que fuera suficientemente fuerte para esa libertad; un hombre tolerante, no por debilidad, sino por fortaleza, porque supiera utilizar en beneficio propio incluso aquello que haría perecer a una naturaleza mediocre; un hombre para el que no hubiera nada prohibido, a excepción de la debilidad, ya se le dé a ésta el nombre de vicio o de virtud.”

Nietzche, Goethe, Zaratustra y Freddie Mercury; porque la familia de Mercury es parsí, es una conexión fascinante que Warren Orbaugh descubre y establece muy bien.  Si valoras Bohemian Rhapsody y la genialidad de Mercury.  Si valoras la racionalidad, la reflexión y la cultura en el arte en general, y en la música en particular, vas a valorar las ideas que  comparte Warren.


19
Sep 18

Una solución razonable sobre la CICIG

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas , Antonio Guterres,confirmó a Iván Velásquez como Jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.  Velásquez habrá de nombrar a un comisionado adjunto que vendrá a Guatemala en tanto que el titular permanecerá fuera de Guatemala.

A mi me parece que esta es una buena salida política y diplomática y estoy convencido de que la Administración de Jimmy Morales y el Presidente no deberían reaccionar con el hígado. Es una forma de encontrarse en la cresta y si las partes involucradas actúan racionalmente es una forma de preservar al paz y evitar conflictos.  Es una forma de decir: Ni usted, ni yo. Otra cosa será si el objetivo de alguna de las partes fuera hacer crecer el conflicto, en el que en río revuelto ganancia de pescadores. ¡Cuidado con los vividores del conflicto!

El de la CICIG fue un acuerdo mal hecho y así lo advertimos muchos desde que se hablaba de la CICIACS.  Lamentablemente muchos que ahora se han dado cuenta de eso pusieron oídos sordos a las advertancias.  Ahora, porque los acuerdos deben respetarse, no queda más que echarle ganas y actuar de forma civilizada, Ya se hizo lo que se podía sin violar la ley, ni el acuerdo, la ONU ya cedió porque Velásquez no vendrá al país.  Todavía hay espacio para enmendar la Comisión en el año que le queda para trasladar sus capacidades.

Dicho lo anterior, les recomiendo mucho la lectura del artículo La CICIG, un experimento fallido, por Warren Orbaugh.  Ojalá que aprendamos algo.

Foto por elPeriódico.


17
Jul 18

Luis Miguel, el Guarromántico y la honestidad

Si…vi la serie de Luis Miguel, en Netflix y aparte de aprender a detestar a Luisito Rey, lo que más me ha llamado la atención es que en mucha gente hubo la expectativa de que el protagonista encontrara -en la serie- a su mamá perdida y no hallada en la vida real.

En Twitter, el Guarromántico lo puso así:

Es fascinante cómo es que las series y los medios de comunicación masivos tienen la facultad de atrapar y envolver tanto, a su público, que muchas personas llegan a creer que lo que están viendo en la pantalla puede sustituir a la realidad.  Si el fenómeno ocurre brevemente por la intensidad emotiva de las escenas, no hay clavo (cuando yo era niño, yo creía que los piratas y los romanos como los veia en las pelis existían en la realidad); pero si el hábito se enraíza y sustituye a la racionalidad y a la virtud de la honestidad, el consumidor está en problemas y todos estamos en problemas.¿Todos? Si, todos porque luego esa gente vota en las elecciones.

Un amigo está viendo la serie de la vida de José José, el príncipe de la canción  -también en Netflix- y hay una escena en la que, al calor de los tragos, el protagonista juega ruleta rusa.  En esa escena, mi amigo se agarró a sí mismo pensando, ¡Que no se mate!, sólo para darse cuenta del disparate en el que había incurrido, siendo que es evidente que José José está vivo, y que no murió de un disparo en la sien a causa de aquel juego macabro.

Cuando me lo contó nos reímos mucho; pero, ¿qué tiene que ver aquí la virtud de la honestidad?  Pues es que, según mi cuate, Craig Biggle, en Loving Life, honestidad es la virtud de rehusarse a falsear la realidad, es decir, rehusarse a pretender que los hechos son otra cosa que lo que son. ¿Por qué? porque como dijo el Cochiloco, en la película El infierno: Una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa; o porque, como dijo Aristóteles; A es A.

Mi cuate de José José se dio cuenta rápidamente de que había sido atrapado por la serie; e inmediatamente dejó a un lado el pensamiento irracional que lo había asaltado.  Pero, ¿cuántas personas no son capaces de separarse de lo que ven en los medios y en las series y no son capaces de cuestionar qué tanto tienen que ver con la realidad y qué tanto tienen que ver con agendas de todo tipo?

Un consumidor de noticias, información, series y otras fuentes de conocimiento, está obligado a evaluar, con honestidad, cuándo es que él está falseando la realidad frente a lo que ve, o escucha.

La honestidad, de paso, no debe ser confundida con la virtud de la honradez que es actuar de forma transparente, con rectitud, según mi amigo, Warren Orbaugh, en El retorno del superhombre.


13
Jul 18

¿Vas a ir a Filgua?

Date una oportunidad para explorar ideas y mundos, ¿qué tal si te das una vuelta por Filgua?

Si vas, y los encuentras, te recomiendo: Patria, por F. Aramburu; El asesinato de Sócrates, por M. Chicot; Porfirio Díaz, por C. Tello y La cruzada del océano, por J. Esparza.  Esos han sido mis favoritos de este año y de finales del año pasado.

Allá va a estar mi amiga, Mayra, en el espacio de la UFM.  Allí habrá mucho para escoger; y si te interesa el mundo de las ideas, ¿cómo no voy a recomendarte Himno y El manantial, de Ayn Rand?  Por cierto, que esta última novela cumple 75 años de publicación y ayer celebré con un grupo de cuates esa obra tan inspiradora. Si vas a Filgua y quieres retar tu intelecto y abrirte nuevos horizontes, no salgas sin El retorno del superhombre, de Warren Orbaugh.

A veces leo lemas como ese de que un pueblo que lee es un pueblo que progresa; y casi siempre que veo ideas parecidas en redes sociales contesto: Depende de qué lea ese pueblo.  Por eso es importante seleccionar bien en qué libros va a invertir uno su dinero, su tiempo y su intelecto.  Dado que las ideas tienen consecuencias, la sociedad que tenemos está íntimamente relacionada con las ideas prevalecientes entre quienes conformamos la sociedad. Lo cual no quiere decir, claro, que uno no deba explorar un amplísimo espectro de ideas.

En Filgua hay actividades a las que puedes ir luego de tus compras: el lunes 16 a las 6:00 pm presentación de José María de Jesús Reyna Barrios, un presidente olvidado por la historia; el viernes 20 a las 6:00 será presentado el MOOC The School of Salamanca, para explorar el mundo del eLearning; y el sábado 21 a las 4:00 pm presentación de Vida y magnicidio de Carlos Castillo Armas.

Habrá actividades para niños: el martes 17 a las 9:00 am taller para niños en el que elaborarán un códice con fragmentos del Popol Vuh, miércoles 18 a las 9:00 am en el marco del Club Colibrí, para niños, se leerá Los gemelos Tuttle y el lápiz maravilloso; el miércoles 19, a las 9:00 am otra elaboración de códice y a las 7:00 pm foro sobre restauración de libros.

Columna publicada en elPeriódico.


02
Mar 18

El retorno del superhombre

La Fortaleza de la soledad es el cuartel general de Superman, en DC Comics; y es en su propia Fortaleza de la soledad donde Aristókalos inicia sus meditaciones. ¡Es la felicidad la que debiera justificar la propia vida!,  exclama el personaje principal de El retorno del Superhombre, el libro más reciente de Warren Orbaugh.

Escucha el podcast aquí.

Voy a atreverme a decir que esta obra es el manual de ética más audaz, completo y provechoso que puedes adquirir y leer ahora que se acercan las vacaciones del equinoccio de primavera.

Eso sí, que la palabra manual no te engañe.  Es cierto que está escrito con el propósito de facilitar su lectura y que su ritmo te puede llevar a leerlo de forma acelerada; pero ya vas a ver que, cada tanto, tienes que detenerte para asimilar bien lo que has leído y explorar como se relaciona con tu propia vida.  A mí me ha estado dando sacudidas.

Hoy os han convencido de despreciar los valores de la tierra, de menospreciar vuestra vida, de desdeñar vuestra felicidad.  Lo único que os importa, os dicen vuestros mentores, es que seáis instrumento para los fines de otros cuyas vidas valen más que la vuestra.  Otros hombres, otros animales, otras plantas.  Os exigen que os asqueéis de vuestra propia felicidad y de vuestra razón, se lamenta Aristókalos.

En boca de aquel kouros, Warren lleva al lector por un camino intelectual y de introspección que demanda las mayores sensatez, independencia e integridad de parte de quien tiene en sus manos la obra.  El libro aborda temas como lo que somos y la conciencia; ¿Por qué ser moral?; las virtudes del superhombre; la amistad cívica, la sociedad, el mercado, los derechos individuales e incluso los supuestos derechos de los animales y de los nonatos.  ¿Te asustó lo de supuestos derechos? ¿Qué más te asusta y no te atreves a explorar? ¿Por qué?  ¿En perjuicio de quién?

En El retorno del superhombre, Aristokálos se atreve a hablar de algo que pareciera ya no estar de moda.  Se atreve a hablar del hombre noble, y  se atreve a hablarle al hombre noble que hay en ti.

*El libro está en Amazon, y en Guatemala lo puedes comprar en UFM Ediciones: 2338-7812.

Columna publicada en elPeriódico.


10
Jun 17

¡Adiós a Adam West!

Adam West, el Batman de mi generación, falleció hoy a la edad de 88 años a causa de la leucemia.

Imagen de previsualización de YouTube
Allá por 1967, o 68 mi padre nos regaló a mi hermano Juan Carlos y a mí sendos trajes de Batman y Robin.  Es que esa era una de nuestras series de televisión favoritas, hasta el punto de que -¿cómo iba a ser eso posible, pero lo era?- mi padre tenía que silbar el tema de la serie cuando tocaba a la puerta e iba a por nosotros a la casa de mi abuelita, Juanita, a modo de santo y seña.  Ya se que esto no es fácil de imaginar; pero igual, así era como era.

Esto es en los años 60 cuando uno dependía 100 por ciento de los horarios de la televisión y uno de verdad tenía que esperar para ver sus series y películas favoritas.  No era fácil; pero no había de otra y uno no imaginaba un mundo en el que eso fuera distinto.  Elvis Presley tenía tres televisores distintos en su casa para ver los únicos tres canales nacionales que había en los EUA en aquel entonces.

Tuve traje de Batman y carrito de Batman.  Un batimóvil al que le salía fuego del escape. Fuego de plástico, debo explicar.  Tuve linterna de Batman que para alumbrar lanzaba una batiseñal. Un cuate del colegio tenía cinturón de Batman, con gadgets y todo.

Esos eran los años en los que Batman (Bruno Dîaz -porque todo venía traducido-) era Adam West; y los años en los que Robin (Ricardo Tapia) era Burt Ward.  El dúo dinámico, para más señas.

Por cierto, no es fácil ser Batman.  Si aceptas que tu identidad la construyes tú mismo, que tu propósito en la vida lo estableces tú mismo, que el orden de tu vida lo creas tú mismo, si aceptas completamente estos conceptos, tendrás el apuntalamiento filosófico para convertirte en Batman, así escribió mi amigo y maestro Warren Orbaugh. Seguramente querrás leer ese artículo en recuerdo del Batman de los sesenta.

La foto la tomé de Facebook.


02
Jun 17

Convergencia contra la libertad de expresión

Con el pretexto de legislar para la protección de los periodistas, el partido político Convergencia promueve una legislación general de medios de comunicación (una ley mordaza) cuyos propósitos reales son colectivizar y restringir la libertad de expresión.

Convergencia es ese partido político que, en mayo pasado,  la emprendió contra los medios informativos que ponen en evidencia al régimen revolucionario bolivariano; y condenó el apoyo que recibe el pueblo de Venezuela en su lucha contra la tiranía.  Un partido que defiende el régimen criminal de Nicolás Maduro no tiene solvencia moral alguna para proponer legislación de protección a los periodistas, y menos, mucho menos si lo que busca es contribuir al pensamiento único y asfixiar a la libertad de expresión.

Al respecto, el Editorial de elPeriódico (hoy) dice:  La Ley de Medios de Comunicación, en otros países como Venezuela, Argentina, Ecuador y Bolivia, se convirtió en una típica “Ley Mordaza”, cuyo objeto primordial es controlar el ejercicio de la libertad de prensa, bajo la justificación de un supuesto derecho colectivo a la información y de una necesaria tutela estatal o comunitaria.

Aquel tipo de legislaciones anulan la autonomía personal de los periodistas y de cualquiera que haga uso de la libertad de expresión, y anulan la diversidad y el pluralismo tan valiosos en el ejercicio de aquella libertad. Aquel tipo de legislaciones les da a los políticos y a los burócratas, así como a entes tan abstractos como la comunidad (¿Representada por activistas de la academia chavista que opera en la USAC?)  la facultad de controlar la información que se divulga, en el supuesto de que los políticos, los burócratas y la comunidad saben que información es objetiva, veraz e imparcial. Según el del plan de los amigos de Maduro, los políticos, sus burócratas y la comunidad, garantizan que la población reciba una supuesta información objetiva, veraz e imparcial…siempre que coincida con los intereses de los autonombrados garantes, ¡por supuesto!

Lo que corresponde -no sólo por parte de las asociaciones de prensa (que ya la han rechazado), sino por parte de todas las personas (porque todos somos sujetos de la libertad de expresión)- es rechazar y condenar la pretensión de Convergencia (y la de cualquier otro cómplice de este ataque contra la libertad) en cuanto a imponer una legislación general de medios de comunicación que tenga como finalidad la restricción de la libertad de expresión (o de prensa).  Dicha libertad ya está garantizada por la Constitución, por la Ley de Emisión del Pensamiento, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.  ¡No hace falta que los amigos de Maduro metan sus manos sucias en este tema!

Para entender el contexto inmoral de Convergencia, te invito a leer ¿Condenas el mal?, por Warren Orbaugh

La primera ilustración la tomé de aquí; y la segunda es el comunicado de Convergencia en apoyo a Nicolás Maduro, contra la libertad de expresión. .


14
Oct 16

Para una vida con autenticidad

el-manantial

Dada la complejidad y profundidad del Objetivismo, uno querría (o a mí me gustaría) que cuando algunos columnistas abordaran ese tema, lo hicieran de primera mano, en vez de aproximarse a él de oídas, a tientas, y quizás sin prejuicios.

Hace unos días, Raúl de la Horra trató de hacer creer a sus lectores que en la obra de Ayn Rand existe una dicotomía tensa entre el individuo y la sociedad; empero, siendo que desde una perspectiva objetivista la sociedad es el tipo de vínculo que nos facilita cooperar, intercambiar y prosperar, ¿qué dicotomía cabría allí?  De la Horra engaña a sus lectores cuando afirma que en la Universidad Francisco Marroquín, la novela El manantial es una biblia que todos los estudiantes deben leer.  Uno sabe que esta afirmación no es de primera mano y no es inocente porque aquello es mentira. ¡Sólo los estudiantes de arquitectura leen esa obra!  No sólo porque el protagonista es un arquitecto, sino porque aborda la necesidad humana de vivir uno su vida con autenticidad y hacer de esta algo extraordinario, como lo explica Warren Orbaugh, el profesor que comparte aquella obra con sus estudiantes, [autor de Objetivismo, la filosofía benevolente].

¿Es aquella una idea estrambótica, como afirma el columnista? ¿Qué sugiere de la Horra?  ¿No deberíamos vivir la vida con autenticidad, ni hacer de vidas algo extraordinario?  Lector, ¿preferirías vivir una vida falsa y hacer de ella algo insignificante? ¿Qué clase de maestro no quisiera que sus estudiantes vivieran vidas auténticas y magníficas? Cuando leas El manantial, por favor cuéntame si preferirías ser Howard Roark, o Peter Keating.

¿Qué otras ideas nos comparte Roark?  El hombre no puede sobrevivir, salvo mediante su propia mente…todo lo que tenemos procede de un solo atributo del hombre: la función de su mente razonadora. No se trata de elegir entre autosacrificio y dominación, sino entre dependencia e independencia. La mente que razona no puede trabajar bajo ninguna forma de coerción. El hombre que vive para ser siervo de otros es el esclavo.  Si la esclavitud física es repulsiva, ¿cuánto más repulsivo es el servilismo del espíritu? Esas ideas, ¿te parecen estrambóticas?

Columna publicada en elPeriódico.