23
Nov 21

Adiós a Noah Gordon

 

Noah Gordon es autor de El médico, una novela que me gusta mucho y de la que hay buena película.

El médico se desarrolla en la edad media y es la historia de un niño que queda huérfano, trabaja con un dentista/cirujano y desde Inglaterra viaja a Persia para estudiar medicina con Avicena, haciéndose pasar por judío. Me gusta cuando mis estudiantes, en medicina, me cuentan que la han visto, o leído el libro. Es una novela histórica y de aventura; y da bastante en qué pensar.

El médico ilustra los peligros del misticismo mediante la lucha entre el sha y sus detractores islamistas.  También expone el hecho de que civilizaciones como la de Persia (la china, y la india) por mencionar tres, aunque tuvieron grandes avances tecnológicos y científicos en su momento, al no tomar el camino de la racionalidad y del respeto a los derechos individuales que tomó occidente, se hundieron en el conflicto entre la teología y la ciencia que -sin un Renacimiento y sin revoluciones científica e industrial- se quedaron en el arranque, por ponerlo de una forma.

Foto de dominio público, via Wikimedia Commons.

Noah Gordon murió el 22 de noviembre de 2021.


27
Ago 21

Política y defensa de Occidente

 

La pandemia desenmascaró nuestras miserias éticas, jurídicas, económicas y políticas, aquí y en todo el mundo.  Como no ha escapado Guatemala, no han escapado Francia, ni Australia, por ejemplo.  En todo el mundo se aceleraron las amenazas no sólo contra la libertad -que es lo evidente- sino contra la mismísima civilización. Es decir, las amenazas contra los derechos individuales, la razón y el método científico. Ya en 1971, Louis Rougier advertía que el espíritu de Prometeo, propio de Occidente, se caracteriza por el progresivo y acumulativo dominio del entorno físico y social por medio de la ciencia y la tecnología; pero que los gobiernos han demostrado cómo estos medios pueden ser usados para ultrajar a las masas, lavarles el cerebro, amaestrarlas como si fueran animales y obligarlas a servir sus propósitos de ideólogos y tecnócratas.  ¡Y eso que el autor de El genio de Occidente* no había vivido el 2020!

Prometeo, héroe; por Jan Cossiers, dominio público vía Wikimedia Commons.

De ahí que, por más repugnante que parezca el ejercicio de la política (la parte de la filosofía que se ocupa de la ética en un contexto social…y del poder), el ciudadano responsable está llamado a involucrarse en la cosa pública.  No necesariamente como candidato, por supuesto, pero sí como actor; como individuo que piensa, decide y actúa.

Guatemala tiene la tasa de reducción de pobreza más baja en América Latina; y si no queremos enfrentar un estallido social que nadie sabe en qué puede terminar, es urgente acabar con los vicios que impiden la multiplicación de la riqueza, y desarrollar las instituciones necesarias para que haya más ahorro, inversión productiva, oportunidades de empleo y bienestar.  ¿No se te ha hecho evidente que, mínimo, nos urgen una reforma política y una de la justicia?

Pero esas reformas -y otras- no van a venir desde adentro del establishment; y no deben venir desde el jacobinismo, el nihilismo, ni desde el autoritarismo. Deben venir de ciudadanos comprometidos con el ideal republicano, con los derechos individuales de todos por igual, y con los valores que hacen posible la cooperación social y la civilización.  De otro modo, estamos perdidos.

*Es una lástima que a ediciones recientes le hayan añadido un subtítulo que dice raíces clásicas y cristianas de la civilización occidental porque eso distrae de lo que es importante.  También es una lástima que la traducción dice racionalismo, donde debería decir racionalidad.  Empero, es un libro muy bueno, recomendable, ilustrador.

Columna publicada en elPeriódico.


29
Oct 20

Barbarie contra civilización

Comparto criterio con quienes opinan que estas son manifestaciones del choque de dos sistemas de valores, que es imposible que coexistan.

Anoche, docenas de turcos franceses asaltaron barrios armenios de Lyon, Francia el 28 de coreando la consigna islamista:  ¡Allahu Akbar!, que significa Dios es grande. Unas 150 personas también coreaban consignas como ¿Dónde están los armenios? y ¡Que se joda Armenia!

La foto de los sucesos en Lyon, Francia, la tomé de aquí https://bit.ly/3echPb0

Ayer, también, el Presidente de Turquía condenó la portada de la revista francesa Charlie Hebdo, que hizo una caricatura suya, en paños menores, viéndole el derrière a una mujer que sostiene dos copas en una bandeja.  El turco amenazó a Francia con medidas diplomáticas y judiciales. Seguramente recuerdas Charlie Hebdo por los asesinatos islamistas de 2015.

Al respecto de aquel tipo de reacciones te recomiendo dos videos:

  • Zineb El Rhazoui, que se salvó de morir en el atentado terrorista contra el equipo de Charlie Hebdo, cuenta su experiencia.
  • Flemming Rose, ex editor del diario Jyllands-Posten de Dinamarca cuenta su experiencia luego de una serie de caricaturas del profeta islámico Mahoma.  Aquella decisión editorial de Flemming lo convirtió en blanco de Al-Qaeda.

Hace unas horas en la iglesia de Notre Dame, de Niza, Francia, fueron asesinadas dos mujeres y un hombre por un sujeto al que algunos testigos oyeron gritar ¡Alá es grande! Una de las mujeres, aparentemente, fue degollada. El alcalde del lugar dijo que una de las mujeres fue atacada con el mismo modus operandi que Samuel Paty, en referencia al profesor de historia y geografía que fue decapitado, el 16 de octubre pasado, por un terrorista checheno e islamista, a la salida de una escuela cerca de ParísAl parecer el atacante habría intentado decapitar a la víctima pero no lo logró y ha acabado degollándola.

Es una guerra de la barbarie, contra la civilización. Una en la que están involucrados -puede que sin estar consccientes de ello- los que saquean y queman en Filadelfia, Seattle y Portland (por citar tres ciudades); los que pretenden cancelar a Miguel de Cervantes y a Ludwig van Beethoven (por citar tres genios de occidente), los que incendian iglesias y el metro en Chile y otros de esa jaez.

Es una guerra, y estamos metidos en ella. Es la tercera guerra mundial, y no se dan cuenta, escribió Arturo Pérez-Reverte, que añade: lo sabe quien lea las pancartas que un niño musulmán -no en Iraq, sino en Australia- exhibe con el texto: “Degollad a quien insulte al Profeta”. Lo sabe quien vea la pancarta exhibida por un joven estudiante musulmán -no en Damasco, sino en Londres- donde advierte: “Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia”.

Es una guerra, y no hay otra que afrontarla. Asumirla sin complejos. Porque el frente de combate no está sólo allí, al otro lado del televisor, sino también aquí. En el corazón mismo de Roma. Porque -creo que lo escribí hace tiempo, aunque igual no fui yo- es contradictorio, peligroso, y hasta imposible, disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros, dice el genial escritor.

¿Es posible afrontar y ganar esa guerra? Sí, y sólo sí la asumimos sin complejos, armados con las ideas filosóficas correctas.  Ideas que son radicalmente opuestas a las de la barbarie.


12
Oct 20

¡Un brindis en el 12 de octubre!

Ahora que hemos visto hordas de vándalos destruyendo estatuas y monumentos, con el ánimo de forzar el olvido y retorcer la historia, es más importante que nunca entender y celebrar efemérides como la que celebramos el 12 de octubre.

“Los viajes de Colón”, serie de estampillas de los Estados Unidos de América.

Es posible que Cristobal Colón haya sido precedido por Eric el rojo y los vikingos (porque, ¿de dónde iba a salir la leyenda de Quetzalcoatl, un hombre blanco y barbado, sino de esta posibilidad?), o incluso por algún chino; pero esas visitas no cambiaron la historia de la humanidad, ni tuvieron consecuencias notables en todo el mundo. ¿Qué si no la expansión de occidente expandió también el concepto de derechos individuales, tema que ocupó desde el principio a la reina Isabel y a los intelectuales y políticos que compartían esa inquietud? ¿Qué si no la expansión de occidente amplió el impacto de la racionalidad en mundos principalmente misticistas? ¿Qué si no la expansión de occidente llevó el método científico a aquellos mundos de relaciones causales inexistentes y profundamente oscuras, a aquellos mundos de magia y hechicería?

Sacrificio humano mexica, siglo XVI, Dominio público vía Wikimedia Commons

¡Salud por todas las puertas que se abrieron el 12 de octubre de 1492! y ¡Salud! por todos los hombres y mujeres que las abrieron.

Como en otras ocasiones, para que te hagas ideas propias sobre la conquista y la colonización; y para que compares y contrastes perspectivas te recomiendo un par de libros:

La cruzada del océano, por José Javier Esparza;  te lo recomiendo para entender mejor la mayor aventura jamás vivida por pueblo alguno; y las proezas que cambiaron la historia universal.  El autor te lleva de la mano por vidas y hazañas estremecedoras y formidables, de héroes y canallas de todos los colores.  Le pone perspectiva al mito del buen salvaje y a docenas de mitos más.

En esta temporada -si no has estado en este espacio antes- también suelo recomendar Empires of the Atlantic World, por John H. Elliot, que contrasta las presencias española y británica en el continente americano y en el que el autor explica que The retrospective reading of the histories of colonial societies inevitably conceals or distorts aspects of a past that needs to be understood on its own terms, rather that in the light of later preconceptions and preoccupations.  To see societies in the context of their own times rather than from the privileged vantage point afforded by hindsight is not to excuse or mitigate their crimes and follies.

Dicho lo anterior, ¿qué más hay que celebrar hoy?  Sostengo que esta es una fecha propicia para celebrar la civilización occidental. La civilización que ha crecido alrededor de Aristóteles, Francisco de Vittoria, Juan de Mariana, Galileo Galilei, Isaac Newton, John Locke, Charles Darwin, Thomas Edison y Steve Jobs, entre muchísimos otros.

Por supuesto que Cristobal Colón -para mencionar un símbolo de esta efemérides- tenía sus miserias; pero su persona incluía muchas de las virtudes que han hecho posible occidente: una mente independiente, espíritu emprendedor y curiosidad científica, por mencionar unas. Todo ello, a pesar de los prejuicios y de las supersticiones que prevalecían en su tiempo.

En esta temporada, también suelo recomendar El genio de occidente, por Louis Rouggier. Y vale la pena celebrarla porque la civilización occidental es, sin duda alguna, el logro más grande de la Humanidad.  ¿Te puedo recomendar otro libro para leer en estos días? Los latinoamericanos y la cultura occidental, por Carlos Alberto Montaner.


27
Jun 20

Un adiós a Armando Ribas

Armando Ribas es descrito como intelectualmente enorme y honesto como pocos; fue un campeón de la libertad en América Latina y para Occidente, y tuve el gusto de conversar con él en 2009.  Armando falleció en 26 de junio de 2020.

Haz clic en la foto para ver la conversación que tuve con Armando Ribas.

Cuando platicamos, hablamos de los cambios en América Latina, de Occidente, de los derechos individuales, del totalitarismo, de la filosofía política en Europa y de otros temas que sin duda te interesarán.

Estas son algunas de las conferencias que Ribas ofreció en la Universidad Francisco Marroquín en 2009.

Adiós a Armando Ribas.


12
Jun 20

Más de lo que se lleva el viento

Una noche cualquiera, en los años 80 cuando a causa del control de cambios no venían películas nuevas a Guatemala y la cartelera era triste, un amigo me llamó para que fuéramos al cine. Como no había nada mejor paramos en el Cine Reforma viendo Lo que el viento se llevó y yo no iba muy animado, pero era peor quedarme en casa, aburrido como ostra viuda.  La cosa es que, ¡Chispas!, salí feliz de haber visto aquella peli en la pantalla enorme del Reforma.  ¡Que historia, que personajes y que peliculón!

La ilustración la tomé de Facebook.

Y ahora me entero de que los zelotes han conseguido que Lo que el viento se llevó sea removida de HBO Max (porque sus ejecutivos doblaron le cerviz, y ahora recularon).  Acusada de racista, ahora es una peli que, según los socialistas, no merece ser vista, a pesar de que, por ella, Hattie McDaniel se convirtió en la primera actriz negra en ganar un Oscar; y a pesar de que, en su discurso, ella deseó que su premio sirviera para que tuvieran más en cuenta a los afroamericanos.

¿Te acuerdas de cuando en 2001 los talibanes dinamitaron dos estatuas del buda antiquísimas en Afganistán? Esto es similar y debería causar igual repudio.  Pero parece que no va a ocurrir porque da la impresión de que es la continuación de algo parecido a las quemas de libros que hacían los nacionalsocialistas.  Es, digo, quizás una intensificación de la purga cultural tras la que van los destruccionistas.

¿Estamos viendo 1984 en 2020?  Cada registro ha sido destruido, o falsificado; cada libro ha sido reescrito…cada estatua, calle y fecha ha cambiado.  Y este proceso continúa día a día y minuto a minuto, escribió G. Orwell.  En Farenheit 451, R. Bradbury tiene una aproximación parecida: A la gente de color no le gusta Little Black Sambo. Quémenlo. Los blancos no se sienten bien con respecto a Uncle Tom´s Cabin. Quémenlo.  La progresía no quiere que veas Lo que el viento se llevó.  Que se la lleve al viento y desaparezca.

Esto no es nuevo, claro, ya hace ratos que comenzó la purga. ¿Sabes?, la guerra contra occidente se está intensificando en tu turno de guardia, está ocurriendo en tus narices y no se puede ser neutral.

Columna publicada en elPeriódico.


12
Oct 19

En el Día de la hispanidad, ¡Salud!

Hoy, que es Día de la Hispanidad, me echaré un par de tintos y meditaré sobre lo que significó el 12 de octubre de 1492 para el mundo y la humanidad.

“Los viajes de Colón”, serie de estampillas de los Estados Unidos de América.

En estos días es tradición que les recomiende, a los lectores de este espacio, cuatro libros: La cruzada del océano, por José Javier Esparza; libro que te recomiendo para entender mejor la mayor aventura jamás vivida por pueblo alguno; y las proezas que cambiaron la historia universal.  El autor te lleva de la mano por vidas y hazañas estremecedoras y formidables, de héroes y canallas de todos los colores.  Le pone perspectiva al mito del buen salvaje y a docenas de mitos más.  También suelo recomendar Empires of the Atlantic World, por John H. Elliot, que contrasta las presencias española y británica en el continente americano y en el que el autor explica que The retrospective reading of the histories of colonial societies inevitably conceals or distorts aspects of a past that needs to be understood on its own terms, rather that in the light of later preconceptions and preoccupations.  To see societies in the context of their own times rather than from the privileged vantage point afforded by hindsight is not to excuse or mitigate their crimes and follies.

Dicho lo anterior, ¿qué es lo que hay que celebrar en este día?  Propongo que esta es una fecha propicia para celebrar la civilización occidental. La civilización que ha crecido alrededor de Aristóteles, Francisco de Vittoria, Juan de Mariana, Galileo Galilei, Isaac Newton, John Locke, Charles Darwin, Thomas Edison y Steve Jobs, entre muchísimos otros.

Por supuesto que Cristobal Colón -para mencionar un símbolo de esta efemérides- tenía graves defectos; pero su persona incluía muchas de las virtudes que han hecho posible occidente: una mente independiente, espíritu emprendedor y curiosidad científica, por mencionar unas. Todo ello, a pesar de los prejuicios y de las supersticiones que prevalecían en su tiempo.

En esta temporada, también recomiendo El genio de occidente, por Louis Rouggier. La civilización occidental es digna de celebración, sin duda alguna, porque es el logro más grande de la Humanidad. Y para apoyar esta afirmación, menciono dos razones es entre muchas otras: Los derechos individuales, y el método científico. Ninguno de los dos existía antes de occidente; y menos en este hemisferio, donde la gente se comía una a la otra, donde las mujeres eran objetos de cambio y donde los dioses se alimentaban de sangre humana.

Sacrificio humano mexica, siglo XVI, Dominio público vía Wikimedia Commons

¿Te puedo recomendar otro libro para leer en estos días? Los latinoamericanos y la cultura occidental, por Carlos Alberto Montaner.

¡Salud!, por lo que significa Colón; y ahora que está de moda destruir el pasado, seguramente es buen momento para detenerse y vivir con la Historia que nos gusta y con la que no nos gusta, como recomienda Carmina Valdizán en el artículo que he enlazado en este párrafo.

De paso, es posible que Colón haya sido precedido por Eric el rojo y los vikingos (¿de dónde iba a salir la leyenda de Quetzalcoatl, un hombre blanco y barbado, sino de esta posibilidad?), o incluso por algún chino; pero esas visitas no cambiaron la historia de la humanidad, ni tuvieron consecuencias notables (como no fuera la confusión de Motecuzoma II).

Entrada publicada en el Insituto Independiente.


11
Sep 19

Hace 18 años y no olvidamos: 9/11

En recuerdo de las víctimas de los atentados islamistas del 11 de septiembre de 2001; y porque occidente ha fracasado no sólo en detener la jihad, sino en enfrentar filosóficamente el totalitarismo islámico, detengámonos hoy, un momento.

La foto la tomé de Facebook.

Actos de terrorismo como el que recordamos hoy son posibles debido a  la prevalencia de ideas filosóficas irracionales en la ética, la educación, en los medios de comunicación, en las redes sociales, en el arte y en la política.  Ideas que les permiten a muchos y ciertamente les permiten a los lideres políticos e intelectuales de occidente evadir la naturaleza del totalitarismo islámico.

¡Por supuesto que el recuerdo es importante!; pero también lo es la tarea pendiente de  identificar una filosofía racional que nos permita asegurar los derechos a la vida, a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de la felicidad.

La foto la tomé de Facebook.

Hoy es un día propicio para recordar lo que Ayn Rand escribió sobre esa gran ciudad que es Nueva York y lo que significa: Daría la mejor puesta de sol del mundo por una vista del horizonte de Nueva York. Particularmente cuando uno no puede ver los detalles. Solo las formas. Las formas y el pensamiento que las hizo. El cielo sobre Nueva York y la voluntad del hombre se hicieron visibles. ¿Qué otra religión necesitamos? Y luego la gente me cuenta acerca de las peregrinaciones a alguna pestola húmeda en una jungla donde van a rendir homenaje a un templo en ruinas, a un monstruo de piedra con una barriga, creado por un salvaje leproso. ¿Lo que quieren ver es belleza y genio? ¿Buscan un sentido de lo sublime? Déjenlos venir a Nueva York, pararse en la orilla del Hudson, mirar y arrodillarse. Cuando veo la ciudad desde mi ventana, no, no siento lo pequeña que soy, pero siento que si una guerra llegara a amenazar esto, me arrojaría al espacio, sobre la ciudad, y protegería estos edificios con mi cuerpo.

Si te interesa el tema te recomiendo Failing to Confront Islamic Totalitarism, por Onkar Ghate y Elan Journo; y Winning the Unwinnable War, por Elan Journo.


12
Oct 18

El Día de la hispanidad y Occidente

Cuando yo era niño a la celebración de hoy se le llamaba el Día de la raza y ahora es el Día de la hispanidad o Día de Colón. ¿Por qué me gusta esta fiesta? Porque pienso que es una efeméride apropiada para celebrar la civilización occidental. La civilización que ha crecido alrededor de Aristóteles, Francisco de Vittoria, Galileo Galilei, John Locke, Charles Darwin, Thomas Edison, Ayn Rand, Steven Jobs y Bill Gates, entre muchos otros.

¿Qué es Occidente? Pues los derechos individuales, la racionalidad y el método científico. Esas son aportaciones maravillosas de la civilización occidental.

Cuando pienso en los primeros, pienso que junto a la calle Guatemala, en la ciudad de México, se halla el tzompantli de Tenochtitlán. ¿Y qué es eso?, vas a preguntar. Pues un tzompantli era un altar donde se ponían, a la vista de todos, las cabezas sanguinolentas de los cautivos sacrificados, incluidos niños,  para honrar a los dioses. Occidente acabó con los sacrificios humanos. Pienso, también, en las mujeres que los poderosos del Caribe, de Mesoamérica y Suramérica les obsequiaban a los conquistadores junto con otras cosas. Occidente acabó con la práctica de regalar mujeres como quien regala chompipes. Ah, es cierto que la conquista trajo sus males, y algunos muy malos. Pero piensa en los sacrificados y en las mujeres que dejaron de ser cosas. Es cierto que hubo formas de servidumbre, y seguramente formas crueles; pero las ideas de Occidente llevaron a la prohibición de la esclavitud. Es casi seguro que, en la historia de la humanidad, ninguna potencia bélica había prohibido esclavizar a los vencidos. Fue un largo proceso de prueba y error; pero ya había esclavitud antes de que vinieran los españoles con esas ideas tan raras acerca de la dignidad de las personas.

En estas fechas te recomiendo un librazo: La cruzada del océano, por J. J. Esparza. Descontado un su olorcillo místico, aquel libro e Imperios del mundo atlántico, de J. H. Elliott ayudan mucho a entender la naturaleza de la que, por mucho, es la mayor aventura y proezas que haya emprendido pueblo alguno. ¡Salud, Colón!

Columna publicada en elPeriódico. Ilustración de la Biblioteca John Carter Brown [Dominio publico], via Wikimedia Commons.


11
Sep 18

Recordamos: 9/11

¿Cómo dejar pasar un 11 de septiembre sin recordar los atentados en Nueva York y DC, a las miles de víctimas y el contexto que los hizo posibles?

Actos de violencia como el que recordamos hoy son posibles deido a  la prevalencia de ideas filosóficas irracionales en la educación, en los medios de comunicación, en las redes sociales, en el arte, en la política y sobre todo en la ética.  Ideas que les permiten a muchos y ciertamente les permiten a los lideres políticos e intelectuales de occidente evadir la naturaleza del totalitarismo islámico.

Claro que el recuerdo es importante; pero también lo es identificar una filosofía racional que nos permita asegurar los derechos a la vida, a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de la felicidad.

Si te interesa el tema te recomiendo Failing to Confront Islamic Totalitarism, por Onkar Ghate y Elan Journo; y Winning the Unwinnable War, por Elan Journo.

La foto la tomé de Facebook.