19
Nov 21

Jugando con fuego

 

El gas propano -que se usa para cocinar en muchísimos hogares y negocios- ha subido de precio por lo menos un 10 por ciento; y en un acto irresponsable de populismo la respuesta de la Administración es la de ofrecer un subsidio temporal. El Congreso tenía que detener el disparate; pero se subió al carro de la demagogia.

La foto es de elPeriódico.

La dirigencia popular, siempre más interesada en promover la ingobernabilidad y hasta la violencia, antes que la mejora de la calidad de vida de las personas, exige que desde la política se haga algo y…pues…”al chile”…¡150 millones del dinero de los tributarios!

El alza, por cierto, no es un capricho, ni una maldad local.  Es un fenómeno mundial relacionado con el precio del petróleo crudo (que ha subido), la producción (que ha bajado), la demanda estacional (que sube en tiempos de frío) y con la crisis de los sistemas de distribución (que no da muestras de solución en el corto plazo).

Una forma ética y sana de aliviar a los consumidores de gas propano -y a los de los productos que dependen del gas- hubiera sido que el sector político y burocrático de la economía renunciara a los impuestos que nos quitan a los tributarios por el consumo de aquel combustible.  Pero los pipoldermos, más interesados en la expoliación que en la racionalización de gastos, le dieron un rotundo ¡No! a esa posibilidad; y está en duda, claro, si aquella renuncia debe incluir el IVA porque ese impuesto debe ser universal y neutro, por su propia naturaleza.

La peor solución, eso sí, es el subsidio.  ¿Por qué? Porque un precio bajo artificial del gas -mediante ese tipo de ayuda– incentiva el desperdicio del combustible. El subsidio desnaturaliza la función informadora del precio y pasará con la lumbre lo mismo que con el agua.  Sin precio real, no hay incentivo para evitar el uso irracional de cualquier recurso.  Y luego…¿quién se va a atrever a quitar el subsidio cuando los consumidores lo consideren un derecho adquirido, que creen que pueden defender a pedradas? El subsidio, como siempre, será pagado por los tributarios de una forma, u otra…con creces.

Columna publicada en elPeriódico.


12
Nov 21

¿Por qué estudiar filosofía?

 

Santiago Ramón y Cajal es mi científico favorito, dijo Barbara Oakley al explicar que aquel humilde médico rural es considerado como el padre de la neurociencia porque sus análisis cuidadosos de lo que ocurría realmente en la neuroanatomía le permitieron ver los hechos; y él podía cambiar sus hipótesis de acuerdo con los hechos.  Sean leales a los hechos, recomendó el sábado pasado en la Universidad Francisco Marroquín.

Lo dicho por aquella extraordinaria educadora, me recordó lo siguiente: Debemos estudiar filosofía porque toda acción es conducta deliberada detrás de la cual hay pensamientos; pero esos pensamientos no necesariamente son correctos.  Es necesario distinguir entre pensamientos correctos e incorrectos para no actuar tontamente y hacer, o hacernos daño. Hay quienes piensan que no tienen ideología, pero todos tenemos ideología.  Esta es una filosofía inconsciente que guía las acciones de las personas y que va así como armando una ensalada: un poquito de aquí y uno de allá. Alguien ve una novela y agarra ideas, platica con sus amigos y agarra ideas; el colegio contribuye a su sistema de creencias y todo aquello se mezcla y así algunos van teniendo una visión del mundo con qué funcionar.  Pero muchas veces esa ideología es absurda, porque no la controlan y porque no saben si tiene contradicciones.  Así explica, el filósofo Warren Orbaugh, la importancia de estudiar filosofía, al invitarnos a estudiar filosofía Objetivista.

Aquel es un curso que no sólo trata de la filosofía de Ayn Rand, una que es acerca  de adherirse a la realidad por medio de un sistema llamado lógica, que nos permite pensar objetivamente.  En el curso, aquellas ideas se comparan con otras.  Muchas personas creen que algo puede ser bueno en teoría; pero no en la práctica y esa idea platónica es errónea porque una teoría sólo es buena si funciona en la práctica; si no, es una mala teoría. No deberíamos encaminarnos por ahí porque es absurdo. Uno debe buscar lo que es verdadero, porque es lo que sirve para vivir, dice Orbaugh.

¿Te animas a estudiar filosofía Objetivista? Info en posgrado.ufm.edu/maestria-en-objetivismo/

Columna publicada en elPeriódico.


29
Oct 21

Me está encantando Guatemala

 

Me está encantando Guatemala dijo uno de los visitantes extranjeros que llevé al Mapa en relieve, a caminar por la Sexta avenida, a almorzar donde doña Mela y a tomar café y un Zacapa en una terraza coqueta en la zona 1.  Guatemala es una urbe con mucho carácter, dijo su colega, con quien coincidimos en que mucho de lo encantador del Centro -aparte de que está limpio a pesar de la inmundicia y la incuria de muchas personas- no es su unidad inexistente, sino su diversidad arquitectónica y estilística.  Es un catálogo que muestra la historia y la vida de la ciudad, coincidimos los tres.

El de ese par de profesores no es caso aislado, todos los visitantes que paseo por la ciudad coinciden en que es limpia, verde, con carácter y encanto…sin perder de vista los problemas.  Si, el tráfico es una porquería (ayer estuve parado 25 minutos a 20 metros de mi casa); si, la delincuencia es agobiante; si, la escasez de agua potable les hace la vida miserable a muchas personas; si, el transporte colectivo es ineficiente y corrupto; si, el POT estropea los conceptos de ciudad y el de urbe…y así podemos seguir la lista.  Pero el caso es que el día a día de la vida en Guate nos impide apreciar una urbe que no es un pueblón, ni un basurero y que es capaz de despertar admiración y cariño.

En esa misma dirección me gusta ver youtubers que comparten sus reacciones.  Por ejemplo: unos coreanos que ven un vídeo de Shakira por primera vez, o unos que comen arroz con leche por primera vez.  Pues bien, hay youtubers que ven vídeos de Guatemala por primera vez.  Todos quedan encantados con los paisajes, las tradiciones y costumbres, los colores, las comidas, los poblados, la gente y con lo animada y vibrante que es la ciudad de día y de noche. Para mí, es emocionante ver las reacciones de esas personas que suelen ser jóvenes.

Es cierto que Guatemala no es la tacita de plata que añoran algunos, porque es una ciudad viva y una urbe que evoluciona, y no creo que haya que congelar el tiempo; pero, ¿Podríamos valorar mejor lo que tenemos? ¿Podríamos no contribuir a la suciedad y al feísmo?

Columna publicada en elPeriódico.


15
Oct 21

Depresión, ansiedad y salud mental

 

Vivimos en una sociedad en la que el tema de la salud mental es tabú, algo de lo que no se habla, que da temor y eso es peligroso porque carga de sentimientos negativos a las personas. ¿Qué tal si hablamos alguito de eso?

Foto por Rigos101, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons.

En aquello pensé porque leí en elPeriódico que los casos graves de trastorno depresivo y trastornos de ansiedad aumentaron en más de 35% en todo el mundo en 2020 a raíz del covid-19; y añado que como consecuencia de la irracionalidad y de las políticas restrictivas arbitrarias que envuelven el brote del virus chino.

La investigación citada por este diario informa que las mujeres y los jóvenes son las personas más afectadas por los trastornos psicológicos en cuestión a los que podrían añadirse trastornos de alimentación.  ¿Cómo iba a ser de otra forma? En otra noticia leí que en México se ha duplicado el consumo registrado de antidepresivos y ansiolíticos. ¿Cómo será en Guatemala?

Nada de aquello debería extrañarnos porque los últimos 20 meses han sido muy duros, incluso para los más fuertes sin importar niveles educativos, estratos sociales y más. Las experiencias que hemos vivido -racionales, e irracionales- han exacerbado las vulnerabilidades que ya teníamos; y, para algunos, han surgido nuevas vulnerabilidades.

Cada vez oigo más colegas comentando que se están debilitando muchas formas de conexión interpersonales; un amigo empresario ha notado que la productividad de la gente está disminuyendo; los niños ya llevan casi dos años criándose en circunstancias de aislamiento casi inhumanas, pegados a sus computadoras…si tienen suerte.

¿Es posible que algo bueno saliera de todas aquellas circunstancias si decidiéramos hablar del tema sin pena?  Si, porque desvanecer el tabú te conecta más con la realidad del aquí y del ahora y evita el deterioro del propósito en la vida. Porque hablar y explorar con algún nivel de apertura un tema de salud tan importante puede llevar a las personas que lo necesitan a buscar ayuda.  A buscarla no como algo vergonzoso, o algo que denota debilidad, sino como se busca sanar cuando a uno le duelen una muela, o la cabeza.  ¿Qué opinas?

Columna publicada en elPeriódico.


08
Oct 21

Las farmacias de la mala simiente

 

La bancada de la mala simiente anunció una iniciativa de ley cuyo propósito es crear una red de farmacias estatales que -en sus mentes- contribuiría a romper el pacto de precios que existe entre las farmacéuticas.

La foto la tomé de Facebook.

Antes de seguir es útil anotar que en marzo del año pasado, el doctor Román Carlos denunció la podredumbre que aqueja al modelo de salud chapín y que incide en el alto costo de las medicinas.  Explicó que los millones de dólares pagados en comisiones a funcionarios corruptos en el sistema de salud pública, en entidades como el IGSS e incluso el financiamiento para otras actividades que entregan estas empresas, no son gratis, su precio lo paga el enfermo.  Un amigo médico me lo explicó así: En Guatemala, las medicinas son carísimas para que los precios al público no contrasten con los precios a los que compran medicinas los burócratas para el sistema estatal de salud y por las mordidas.

Los promotores del estatismo, del colectivismo y del populismo son los grandes responsables de que los medicamentos sean caros en Guate.  Y aún así…y aún así…algunas personas actúan como si la respuesta a cada problema es poner más dinero y poder en manos de los políticos, como advirtió Thomas Sowell.

¿Te imaginas a los políticos y burócratas en el negocio de las farmacias y las medicinas directamente?  Las farmacias estatales no serían mejores que los hospitales, las carreteras, las escuelas y otras piñatas del gobierno.  ¿Cuántos nuevos ricos saldrían, entre los pipoldermos, si tuvieran participación en el bisne boticario?

Si se quiere resolver el problema de las medicinas caras, lo que hay que hacer es abrir el mercado y eliminar privilegios. La solución no es” darles más dinero y poder a los pipoldermos (semilleros, o no).  La propuesta semillera no sólo es populismo sesentero que hiede a rancio; sino que abre la puerta a la corruptela. ¿Viste que no dijeron farmacias estatales, sino públicas?  Así es como quieren darles atol con el dedo a los más pobres, que son los más afectados por la conservación de privilegios y la repartición política de bisnes.

Columna publicada en elPeriódico.

*Pipoldermos: Pícaros políticos que por el momento  detentan el poder, Manuel F. Ayau, dixit.


01
Oct 21

No, al presupuesto piñata y criminal

 

Por si te hacían falta evidencias de que los impuestos y el presupuesto del estado son formas de transferir riqueza de las personas no organizadas en la sociedad hacia los grupos de personas organizadas; si no te parecía evidente que los impuestos y el presupuesto son formas de transferir recursos del sector productivo de la economía al sector improductivo, entérate de que el Mineduc y J. Acevedo han negociado en secreto aumentos de sueldos por unos Q2.2 millardos.

Si no has visto las evidencias de que el presupuesto del estado (del que viven legal e ilegalmente miles y miles de políticos y burócratas y del que se alimentan centenares de intereses particulares) te está empobreciendo, entérate de que para mantener aquel calculo de costes debes Q11,073 y que esa deuda -en la que te han metido sin preguntarte- podría subir a Q12,426 si se aprueba el presupuesto que discuten los diputados. Ese dinero lo debes, aunque no tengas trabajo.

El prespuesto piñata para 2022 no debe ser aprobado.

En ese presupuesto de malhechores, presentado por el ministro González Ricci, Q68 de cada Q100 van a gastos de funcionamiento que incluyen plazas para fantasmas, seguros médicos privados para los pipoldermos*, gasolina, comida y otras canonjías para ellos. Q14 de cada Q100 son para pagar deudas (con el dinero que te quitan de impuestos) y no te engañes con eso de que Q18 de cada Q100 son para inversión.  La inversión implica la búsqueda de ganancias y ese es un fenómeno ajeno al sector coercitivo de la economía.

Sabiamente, Thomas Sowell escribió que algunas personas actúan como si la respuesta a cada problema es poner más dinero y poder en manos de los políticos.  De ahí que el presupuesto del estado sea un instrumento de satisfacción de necesidades y demandas particulares y específicas a costa del trabajo y del dinero de los tributarios. De ahí que en el Minfin y en el Congreso los pipoldermos cultiven clientelas y se abran las puertas para la arbitrariedad y para su hija bastarda, la corrupción.

El presupuesto criminal para 2022 no debe ser aprobado.

Columna publicada en elPeriódico.

*Pipoldermos: Pícaros políticos que por el momento detentan el poder, Manuel F. Ayau, dixit.

Columna publicada en elPeriódico. Los GIF son de https://gfycat.com/disloyalevenblackfootedferret


24
Sep 21

La ingratitud de los malagradecidos

 

Las imágenes de personas cayendo de lo alto de las torres gemelas en Nueva York, aquel fatídico 11/9/01, siempre me conmueven.  Las he visto docenas de veces y siempre me entristecen.  Para mí, son las que más representan la gran tragedia humana que fue aquel acto terrorista.

Según mi cuate, Arthur, más de 200 personas quedaron atrapadas y ante la posibilidad de morir quemadas optaron por saltar.  Esas personas fueron visibles para todos, en comparación a las aproximadamente 3,000 personas que murieron invisiblemente con el colapso de las torres; pero la prensa ha tratado de ocultarnos esas fotos, y ese es el motivo por el que no ves muchas de esas ellas, y por la cual hay cubiertas sobre las que existen.

Meditaba sobre aquello cuando noté que el 11 de septiembre pasado, ninguno de los que el Departamento de Estado considera como sus aliados clave puso algo en redes sociales virtuales en memoria de las víctimas del 11S.  Nada en las redes de Thelma Aldana, Gloria Porras, ni Juan Francisco Sandoval.  Huéspedes, los tres, del gobierno y del pueblo de los Estados Unidos de América.  Nada en las redes de Rigoberta Menchú y así puede seguir la lista.  En cambio, por mencionar dos, sí vi notas en las redes de la Cámara de Industria y en las del Movimiento Cívico Nacional.

¿Cuántas vacunas contra el Covid-19 nos han donado el gobierno y el pueblo de los EE. UU. en este año a los guatemaltecos? ¿Unas 3.5 millones de dosis? ¿Cuántos prófugos chapines viven en aquel país cómodamente y sin temor de enfrentar sus responsabilidades?  ¿Cuántas ONG y miembros de la sociedad civil guatemalteca consentidos por La embajada no dijeron ni pío el pasado 11 de septiembre?  ¡Malagradecidos!

La gratitud es una emoción enriquecedora y saludable porque reconoce, valora y provee la respuesta justa frente a quienes son buenos y generosos con nosotros.  Es derivada de la virtud de la honestidad ya que esta consiste en rehusarse a falsear la realidad y a fingir que las cosas son diferentes de lo que son. Y quien no es agradecido con quien lo acoge, lo protege y lo financia es un ingrato.

Columna publicada en elPeriódico.


17
Sep 21

¿Qué son 60 años?

 

Si como dice el tango, veinte años no es nada; ¿qué son sesenta?  Esa es una de las preguntas que me han entretenido desde que empezó septiembre; y si tú también naciste en 1961, seguro entiendes.

Nací en el año en que Kennedy tomó posesión de la presidencia en los EE. UU. y en el del fiasco de Bahía de Cochinos. El año en que Eichmann fue condenado a muerte por crímenes contra la humanidad; y en el que médicos italianos lograron varias fecundaciones de óvulos humanos en tubos de ensayo. Ese año fue anunciado el proyecto Apolo. Fue el año en que se levantó el ominoso muro de Berlín. Nací un domingo 17 a la hora de la siesta.  Hubo eventos notables en aquel año…como en todos.

¿Sabes?, cuando pensaba en escribir estas notas celebratorias, se me ocurrió que deberían de ser de agradecimiento.  Quería hacer una lista de todas las personas que han sido importantes en mi vida; pero la hice tres veces y siempre tuve que añadir a alguien.  Abandoné el proyecto porque, ¿qué tal si la publicaba y luego me daba cuenta de que faltaba un nombre?

Entonces dispuse aprovechar este espacio para agradecer a quienes lo hacen posible. También a quienes me enseñaron a dar las gracias, a pedir por favor y me dieron la vida.  A quienes me han abierto puertas y me han sentado a sus mesas.  A quienes me han dado abrazos y me han tendido la mano cuando lo he necesitado, y a quienes me han permitido darles abrazos y ofrecerles mi mano en momentos de alegrías y de tristezas.  Gracias a quienes hacen mis días ricos.  Gracias a quienes me han tenido paciencia y me han animado.  Gracias a quienes me han honrado con su cariño, con su amistad, con su confianza, con su ternura y con su amor; y a quienes me aguantan cuando canto…o cuando ando maleado. ¡Tantas personas buenas en mi vida! ¡Tantos que se arriesgaron por mí! ¡Gracias!

Y les pido perdón a los que he decepcionado.

Pablo Picasso dijo que uno empieza a ser joven a los 60, y entonces ya es demasiado tarde; pero eso no me preocupa, porque -afortunadamente- buena parte de mi siempre ha tenido y tendrá 12.

¡Salud!, por todos los que han sido bondadosos y generosos conmigo.

Columna publicada en elPeriódico.


03
Sep 21

La arrogancia y el “estado-niñera”

 

Hay médicos que hacen recomendaciones urbi et orbi como si fueran los médicos familiares de la sociedad.  Con una facilidad que da escalofríos se desentienden de las consecuencias dañinas de aquellas, que son económicas, laborales, educativas, psicológicas y físicas.

Lo mismo ocurre con burócratas, oenegeros y activistas que ignoran lo que es no contar con un cheque seguro el 15 y otro el 30.  No es lo mismo firmar cheques en el reverso, que en el anverso.  Entre aquellos médicos arrogantes y los personajes citados, hasta se habla de restricciones extremas como prohibir la movilidad total de las personas.  Pero, ¿quién va a llevar el pan a la mesa y quién va a pagar el alquiler si no hay trabajo? ¿Quién va a responder por lo que no están aprendiendo los niños mientras fingen frente a sus computadoras, entre hastiados y deprimidos? ¿Sabes que en el contexto de los encierros por el virus chino han aumentado los suicidios entre niños y adolescentes en el mundo? ¿Cómo será en Guate? ¿Alguien sabe y le importa? ¿Qué ocurre con los viejitos durante los encierros? ¿Quién responde por aquellas vidas? ¿Los médicos y otros personajes que exigen medidas extremas de encierro y aislamiento?

La imagen es de propinc.store.

Aldo Castañeda, médico guatemalteco célebre, contó en 2008 que buen número de la profesión médica alemana participó no sólo en la ideación de los crímenes nazis, sino que lo hizo en la ejecución de aquellos horrores. Es muy fácil entrar en una ética resbaladiza, advirtió, y hay que tener muchísimo cuidado.  ¿Sabes por qué no me extraña? Porque es fácil pasar de ser el sanador, a creerse el semi-dios y a ser el controlador y el erradicador a cualquier costo.

Si los hospitales están saturados es porque los pipoldermos nunca cumplieron con dotarlos con las camas, equipo y personal necesarios (a pesar de que ya nos encerraron y nos endeudaron para ello); si no hay más gente vacunada es porque los pipoldermos fueron incapaces de conseguir vacunas a tiempo; el estado-niñera chapín (y sus fans) ofrece hacerse cargo de todos, no puede hacerse cargo de nadie y termina condenando a todos.

Columna publicada en elPeriódico.


20
Ago 21

¡Es de quitarse el sombrero!

A pesar del encierro de 2020 y del virus chino, el Índice CIG de actividad económica volumétrica creció 5.57% en los últimos 12 meses.  El PIB de Guate se está recuperando. En promedio, una de cada dos familias recibe dinero de remesas, y muchos tienen confianza en el futuro.  Esas son algunas de las buenas noticias que oí en la presentación de aquel índice que ofrece la Cámara de Industria y elabora el CABI.

¡Es de quitarse el sombrero! frente a la resiliencia y el espíritu emprendedor de los que sacan adelante a este país, a pesar de cadenas con bola como la hiper regulación, su hija la corrupción y su madrastra la falta de justicia.

Me llamó la atención, sin embargo, que el presentador celebró que en Guate no cayó la moral tributaria y algo así como que se disminuya la brecha fiscal por el pago de impuestos.

Verás: los impuestos son tomar dinero ajeno por la fuerza y luego distribuir el botín entre intereses afines al poder político, en perjuicio de los legítimos propietarios de aquellos recursos.  Lo que algunos llaman moral tributaria no es más que un fenómeno llamado la aprobación de la víctima, que ocurre cuando las víctimas se resignan al sacrificio.  No hay nada que celebrar.  Preocupa que entusiasme la disminución de la brecha fiscal por medio de la expoliación, y que para nada hayan sido mencionadas la racionalidad y el congelamiento del gasto y el cese de financiamiento privilegiado por medio del presupuesto estatal.

¿Por qué son importantes aquellos detalles? Porque los principios son importantes en la batalla de las ideas; y porque como explicó Ayn Rand: En todo conflicto entre dos hombres (o dos grupos) que comparten los mismos principios básicos, gana el más consistente. En toda colaboración entre dos hombres (o grupos) que se apoyan en diferentes principios básicos, es el más maligno, o irracional, el que gana. Cuando los principios básicos opuestos están abierta y claramente definidos, eso obra en ventaja del lado racional; y cuando no están claramente definidos, sino que están ocultos o difusos, eso obra en ventaja del lado irracional.

Just sayin´.

Columna publicada en elPeriódico.