20
Ago 21

¡Es de quitarse el sombrero!

A pesar del encierro de 2020 y del virus chino, el Índice CIG de actividad económica volumétrica creció 5.57% en los últimos 12 meses.  El PIB de Guate se está recuperando. En promedio, una de cada dos familias recibe dinero de remesas, y muchos tienen confianza en el futuro.  Esas son algunas de las buenas noticias que oí en la presentación de aquel índice que ofrece la Cámara de Industria y elabora el CABI.

¡Es de quitarse el sombrero! frente a la resiliencia y el espíritu emprendedor de los que sacan adelante a este país, a pesar de cadenas con bola como la hiper regulación, su hija la corrupción y su madrastra la falta de justicia.

Me llamó la atención, sin embargo, que el presentador celebró que en Guate no cayó la moral tributaria y algo así como que se disminuya la brecha fiscal por el pago de impuestos.

Verás: los impuestos son tomar dinero ajeno por la fuerza y luego distribuir el botín entre intereses afines al poder político, en perjuicio de los legítimos propietarios de aquellos recursos.  Lo que algunos llaman moral tributaria no es más que un fenómeno llamado la aprobación de la víctima, que ocurre cuando las víctimas se resignan al sacrificio.  No hay nada que celebrar.  Preocupa que entusiasme la disminución de la brecha fiscal por medio de la expoliación, y que para nada hayan sido mencionadas la racionalidad y el congelamiento del gasto y el cese de financiamiento privilegiado por medio del presupuesto estatal.

¿Por qué son importantes aquellos detalles? Porque los principios son importantes en la batalla de las ideas; y porque como explicó Ayn Rand: En todo conflicto entre dos hombres (o dos grupos) que comparten los mismos principios básicos, gana el más consistente. En toda colaboración entre dos hombres (o grupos) que se apoyan en diferentes principios básicos, es el más maligno, o irracional, el que gana. Cuando los principios básicos opuestos están abierta y claramente definidos, eso obra en ventaja del lado racional; y cuando no están claramente definidos, sino que están ocultos o difusos, eso obra en ventaja del lado irracional.

Just sayin´.

Columna publicada en elPeriódico.


13
Ago 21

50 años de la UFM

¿Cuál es el mayor aporte de la Universidad Francisco Marroquín, que ayer cumplió sus primeros 50 años de vida?  Algunos piensan que sus mayores contribuciones se hallan en el campo de la economía; y en la defensa del mercado.  Que los guatemaltecos sepan que los precios máximos generan escasez y que el salario mínimo fomenta el desempleo es porque han leído y escuchado las razones expuestas por graduados y estudiantes de La Marro.  La liberación del espectro radioeléctrico y la del mercado de divisas pueden ser otros ejemplos.  Pero no es sólo por ahí, según yo.

Alguien dirá que la afinación del concepto de estado de derecho, la valoración del rol de las instituciones como sistemas de normas y la de las leyes como normas generales, abstractas y de conducta justa, frente a la legislación y los mandatos.  Alguien dirá que la valoración de la igualdad de todos ante la ley, frente a los privilegios; que la de los derechos individuales, frente a los intereses colectivos; que la del concepto de república frente al de democracia. Tibio, pero no es sólo por ahí.

Estoy convencido de que el mayor aporte de la UFM es el de poner sobre la mesa -¡Sin tapujos!- la ética de la libertad.  Códigos de valores y virtudes racionales para guiar las decisiones y las acciones de los individuos en la tierra y para buscar la felicidad como su más alto propósito moral, de acuerdo con la naturaleza humana.  No códigos colectivistas, ni para el sacrificio, sino basados en la dignidad del individuo humano.  Es a partir de aquellos códigos que son posibles un sistema jurídico que respeta los derechos individuales y la igualdad ante la ley, y un sistema de mercado…si optamos por ellos.

Aquellos códigos y el ambiente propicio para conversar y descubrir conocimientos, para la libre exploración y análisis de ideas, para el perfeccionamiento humano, y para esquivar el pensamiento único, son los principales aportes de la UFM para los guatemaltecos.

Gracias a Manuel F. Ayau, a los fundadores, a los donantes y a quienes hacen posible la UFM por estos primeros 50 años. ¡Vamos a por más!

Columna publicada en elPeriódico.


06
Ago 21

Moneda y billete del Bicentenario

 

Mi abuela, Frances, me introdujo al mundo de la numismática, la notafilia y la filatelia cuando me regaló las colecciones que eran de mi abuelo, y algunos billetes de la hiperinflación alemana que había traído mi tatarabuelo. Más que colecciones eran acumulaciones. Siempre que viajaba, la Abui volvía con monedas, billetes y estampillas para mis colecciones; y pasé horas de mi adolescencia clasificando y ordenando aquellas piezas.

La ilustración es de RepúbilicaGt.

Aprendí a leer caracteres cirílicos por medio de monedas y estampillas soviéticas y griegas; aprendí a identificar las escrituras china, japonesa y coreana (sin siquiera atreverme a leer caracteres); conocía las unidades monetarias de docenas de países, así como detalles de historia y geografía gracias al tiempo que invertía entre monedas, billetes y estampillas. Hoy ya no colecciono activamente, pero guardo con cariño el recuerdo de aquellas aficiones y me gusta adquirir monedas conmemorativas y medallas de Guatemala.

Por eso me alegré de la emisión de un billete conmemorativo y de una moneda celebratoria de la desvinculación de Guatemala (que no es Independencia).

El billete de Q20 tiene un diseño vertical audaz, moderno y elegante. Aunque soy team Francisco Marroquín (el de los billetes de Q100) me alegra que el billete seleccionado para los festejos de septiembre sea el de Mariano Gálvez, un presidente liberal, subestimado por la historiografía y que cayó víctima de los cachurecos en 1838. Gálvez, por cierto, se halla enterrado en el salón mayor de la antigua Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la universidad estatal.

La ilustración es de RepúblicaGt.

La moneda con valor nominal de Q1 —de 0.925 de plata— lleva en el reverso la escultura de Atanasio Tzul, por Rodolfo Galeotti. A mí no me gusta esa moda de colorear la plata proof; pero quienes la han visto dicen que la pieza se ve bella y está bien acuñada, incluso con el cielo azul detrás de Tzul.

Por supuesto que repudio las facultades inflacionarias del gobierno y el dinero fiduciario; pero como fan de la historia y excoleccionista, me encantan el nuevo billete y la moneda que lo acompaña.

Columna publicada en elPeriódico.


16
Jul 21

Estado de prevención, o pinche bodrio

 

Para que no se diga que no se hizo algo, aunque sea algo político y sin sentido sanitario, el presidente Giammattei y sus ministros impusieron un Estado de prevención de acuerdo con la Ley de orden público de 1965.  Imposición que nadie está obligado a acatar.

¿Por qué? Porque según la Corte de Constitucionalidad (expediente 919-2016), aunque el texto del Artículo 8 de la LOP dice que el estado de prevención no necesita la aprobación del Congreso, ello obedece a que el Artículo 151 de la Constitución de 1965, decía que no era necesario que el Congreso hiciera tal aprobación. Pero, la Constitución actual no contiene regulación similar. Razón por la cual el decreto que apruebe el estado de prevención por el Presidente, debe ser ratificado, modificado, o improbado por los diputados.

Pero no sólo eso, de acuerdo con la LOP, el estado de excepción apropiado para casos de calamidades de salud es el de calamidad pública, no el de prevención. ¿Constituye fraude de ley que el Presidente y sus ministros evadan la responsabilidad que tienen frente al Congreso mediante el truco de usar un estado de excepción inapropiado?

Peor aún, desde las perspectivas del Estado de derecho, del constitucionalismo y del principio pro homine si el objetivo de la Constitución es proteger los derechos individuales, la imposición en cuestión y la LOP misma son anticonstitucionales.  Anticonstitucionales porque son legislación violatoria de los derechos.

La imposición presidencial es un bodrio; y encima es inmoral que el Presidente y sus ministros se atribuyan la facultad de prohibir que algunas personas (meseros, bartenders, cajeros, fuenteros, gerentes y más) puedan ganarse la vida honradamente y llevar el pan a sus mesas.  ¡Es criminal lo que están haciendo! Nadie está obligado a cumplir con aquella prohibición y ningún funcionario, o empleado público debería sentirse obligado a hacerla cumplir porque ninguno de ellos está obligado a cumplir órdenes manifiestamente ilegales.

Urge la interposición de todos los recursos que sean necesarios para detener la insana afición presidencial por los estados de excepción.

Columna publicada en elPeriódico.


02
Jul 21

¿Quién cambiara la educación para los niños?

 

La educación de mi cuate, Nixon, fue tradicional y no fue inspiradora para él. Por eso le costaba hacer tareas y llegar a los resultados que se esperaban de él.  Sin embargo, él siempre estaba buscando algo fuera de las clases, él quería explorar el mundo y vivir aventuras porque tenía la sensación de que había algo más allá de las aulas y de lo que le hacían memorizar en la escuela.

Imagen de previsualización de YouTube

Nixon empezó a descubrir lo que buscaba cuando comenzó a leer libros por su cuenta.  El Manantial, de Ayn Rand, fue la primera novela que leyó y en las obras de aquella filósofa encontró una promesa de grandeza, no sólo con respecto a lo que podía encontrar en el mundo, sino con respecto a lo que podía encontrar en sí mismo a pesar de los problemas y de los obstáculos.

Adolescente, como era, Nixon encontró en aquellas obras las herramientas necesarias para buscar y encontrar su lugar en el mundo.  Todo esto lo cuenta él en su canal de Youtube que encuentras si en el buscador de aquel sitio pones: Nixon Sucuc. Aquellas herramientas lo ayudaron encontrar el propósito de su vida y fortalecer su autoestima.  Empezó a aprender a usar su razón, luego de que todo lo que había aprendido en la escuela era a obedecer a la autoridad y a aceptar conclusiones por fe, y a memorizar.  Armado con aquellas herramientas Nixon enfrentó los conflictos entre lo que había aprendido y lo que quería alcanzar.

Para no hacer larga la historia, ¿a qué dedica Nixon su talento y sus otros recursos en estos días? A resolver el problema que más le molesta en el mundo y el que más le fascina en el mundo.  Es que no existen programas educativos que inicien a los niños y adolescentes en los poderes y hábitos mentales que necesitamos para vivir una vida floreciente como seres humanos.

Nixon también explora su vida de propósito por medio de las artes liberales en el Michael Polanyi College, por medio de las obras de Homero, Sófocles, Aristóteles, Newton, Darwin, Smith, Locke y otros grandes.  Si compartes la inquietud de Nixon seguramente querrás suscribirte a su canal, o por lo menos visitarlo con regularidad.

Columna publicada en elPeriódico.


25
Jun 21

Hoy, que es el Día del Maestro

 

Mi  amiga, doña Beatriz, me contó que el 25 de junio de 1944 ella y dos amigas asistieron a la célebre manifestación contra don Jorge Ubico, en la que fue asesinada la docente María Chinchilla.  Doña Beatriz tenía motivos para estar ahí porque su padre había sido fusilado por el dictador.  Mi amiga también recibió un balazo en aquel día fatídico; pero vivió para contarlo.  Aquel asesinato es el origen de la celebración de hoy.

La escuela de Atenas, dominio público, vía Wikimedia Commons.

A lo largo de mi vida tuve Maestros (con mayúscula) y maestros (con minúscula). Los tuve generosos y buenos; y los tuve despreciables y corruptos. Los tuve sabios y verdaderamente modestos. Pero el balance es positivo…tuve Maestros a los que quise, respeté y admiré. De hecho, ¡tengo Maestros a los que quiero, respeto y admiro!

¿Quienes han sido mis mejores Maestros? Aquellos a quienes les he importado, aquellos que descubrieron que había que tenerme paciencia, los que aguantaron la audacia de mi ignorancia, los que no se desanimaron conmigo, los que me empujaron y me halaron cuando me quedaba atascado, y los que me han honrado con su amistad.

Lo que es una lástima es que la festividad del Día del Maestro se celebre a la sombra del magisterio como una forma de burocracia que crece como un cáncer, al ritmo escalofriante de 9 de cada 10 puestos de trabajo estatales. Creo que los Maestros de verdad merecen una celebración que no esté manchada por los intereses de buscadores de rentas parasitarias, intereses como los de aquellos que hacen como que enseñan y viven a costa de un sistema que perpetúa el parasitismo.

O mejor aún, una celebración que no esté  manchada por maestros que usan el dinero de los tributarios para deformar las mentes de los más vulnerables; que lo usan para imponer el pensamiento único, para minar los fundamentos de la civilización y para criar súbditos en vez de ciudadanos.  Urge quitarles a los políticos y burócratas el control de las mentes de los niños y jóvenes.  ¿Tu que piensas?

¡Ms respetos a los buenos maestros!

Columna publicada en elPeriódico.


18
Jun 21

No me tapes el Sol

 

Diógenes de Sínope, filósofo griego, vivía en una tinaja.  Alejandro Magno quiso conocerlo, quizás por curiosidad de encontrarse con un pensador tan diferente a su maestro, Aristóteles.  El macedonio conversó con el pensador y, conmovido por su condición precaria, le preguntó que si podía hacer algo para mejorar su situación.  ¿Cuál fue la respuesta de Diógenes? Sí…apártate, que me estás tapando el sol.

John William Waterhouse, dominio público, via Wikimedia Commons

De aquello me acordé cuando leí que 78 por ciento de las muertes por covid pudieron ser evitadas; y que ocho de cada 10 fallecidos por aquella enfermedad habrían entrado en las fases se vacunación…si hubiera vacunas.  Me acordé cuando leí que las vacunas (rusas, para más fregar) están viniendo por pushitos. Me acordé cuando leí que, al paso que vamos, la vacunación de los chapines no va a terminar antes de cuatro años.

Me acordé de otra historia.  A veces, cuando le preguntas a un niño, ¿por qué le pegaste a tu hermano? ¿Cuál es la respuesta? ¡Porque él me pegó primero!  Al no querer hacerse responsables de sus decisiones y de sus actos, muchos niños optan por tratar de escabullirse y culpar a otros por lo que han hecho.

En aquello pensé cuando leí que la Ministra de Salud culpa a la población por la situación del covid en Guatemala.

Los políticos y burócratas en el poder han monopolizado y centralizado la vacunación.  Han sido incapaces de organizar jornadas de inoculaciones sostenibles y generalmente eficientes.  Optaron por no vacunar a los super spreaders primero.  No han podido garantizar la provisión de vacunas.  Se casaron con Covax, que fue un fracaso y luego con los rusos…que vaya uno a saber.

Como Reality bites, ya va siendo hora de que los políticos y burócratas se aparten y dejen de tapar el Sol.  No estorben. Va siendo hora de que renuncien al monopolio y a la centralización y permitan que otros actores procuren las vacunas que tanto se necesitan para evitar muertes y enfermos de gravedad.  Va siendo hora de que actúen responsablemente. Hora de que, si es necesario, apoyen los esfuerzos privados para conseguir que las farmecéuticas les vendan vacunas.

Columna publicada en elPeriódico.


11
Jun 21

No surprises, Mrs. Harris

A juzgar por lo que se ve cuando se es observador de a pie, tres fueron los temas principales de la visita de Kamala Harris a Guatemala:  La migración, el narcotráfico y la corrupción; o sea…los temas de siempre.

El de la migración -para el que Biden y Harris tenían un discurso retador y populista durante la campaña electoral, y tienen uno conservador ahora que están en el poder- fue el tema principal.  Como no sea, sólo porque allá en el norte se tienen una crisis humanitaria y política al respecto.  Estoy seguro de que el No vengan de Mrs. Harris les cayó como agua fría a sus fans migrantes y a sus hinchas chapines. Igual debe haberlos decepcionado el hecho de que a lo mejor sí… Guatemala se podría parecer a un tercer país seguro.

Íntimamente ligado al anterior está la lucha contra la corrupción que, si sigue enfocada en perseguir generaciones de corruptos, va a terminar en “pan con lo mismo”. Aquí una de las mayores causas de la migración ilegal es la falta de oportunidades y de empleos, y no habrá mejores oportunidades ni empleos en tanto no haya más y mejores inversiones productivas; y no las habrá en tanto no haya ahorro. No es misterio. Pero no habrá todo aquello si antes no hay seguridad jurídica, confianza institucional ni Estado de derecho. Por cierto, ¿viste que la señora Vicepresidenta dijo que hubo concerns about those who are in exile from Guatemala in the United States? ¿Qué significa eso? ¿Se refería a Aldana y a Porras?

¿Y de la guerra perdida contra las drogas? ¿Qué decimos de ella? Pues que entre ella y el estatismo y la arbitrariedad que lo acompaña, son las principales fuentes de corrupción.  Ya desde el fin de la CICIG y en tiempos de Trump se hablaba de transferir capacidades al Ministerio Público, y hay envíos de equipo y personal…sólo para que la corruptela siga campante como siempre. No surprises…pues.

Finalmente, en 1954 Clemente Marroquín comentó que el excanciller revolucionario Guillermo Toriello señalaba a oligarcas y gringueros, ¿viste quiénes son quiénes en 2021? Esto es importante porque, si cambian los interlocutores, ¿a dónde se dirigirán los esfuerzos del Departamento de estado para modificar Guatemala?

Columna publicada en elPeriódico.


21
May 21

Ordalías, plañideros y otro toro

 

Las ordalías eran pruebas que invocaban el juicio de un dios para la solución de conflictos, o delitos.  Mediante procedimientos y ritos se infería la inocencia, o culpabilidad del acusado. Por su carácter mágico, las ordalías fueron sustituidas por la tortura. Ese era el carácter de la justicia  ancestral: misticismo y potro.

Ordalía de fuego, via Wikimedia Commons.

A veces el juicio divino era un combate y se creía que el vencedor era favorecido por la deidad.  No era raro que la ordalía consistiera en tomar un hierro ardiente, o en caminar sobre brasas. Si el acusado sobrevivía, o resultaba con daños menores, era inocente. No todas las ordalías eran a base de fuego, el acusado podía meter la mano en agua hirviendo y demostrar que al tercer día las quemaduras estaban sanadas…si era inocente.

En occidente, la evolución del derecho penal se movió hacia bases morales y cívicas. Todo esto lo puedes leer en Derecho penal, de Eugenio Cuello Calón.

De esa evolución son parte las garantías procesales como la presunción de inocencia.  En ese contexto es inadmisible que para capturar a alguien las autoridades le atraviesen un vehículo sin placas, que se acuda al allanamiento antes que a la citación, o la prisión provisional.  Las garantías son para todos, no sólo para los amigos y socios.

En Guatemala, especialmente desde tiempos de CICIG, distintas facciones y sus hinchas han visto de menos el valor de las garantías procesales. Han operado sobre la idea de que la administración de justicia debe servir a la política y que, entonces, la ley es un arma y el juez un soldado; y quien dice juez, dice fiscal y dice procurador.

Para tirios y troyanos, ¡siempre!, la ley, las autoridades encargadas de la seguridad y los jueces, no deben servir a revanchas, a estrategias, ni a demostraciones de poder, sino a la justicia. Desde el miércoles pasado, los plañideros de Twitter -los mismos que hasta hace poco gritaban ¡Otro toro, otro toro! (como en 1920)- descubrieron el valor de las garantías que irrespetaron siempre que pudieron. Ojalá que, de esta, todos entendamos por qué es que a la justicia se la representa con los ojos vendados.

Columna publicada en elPeriódico.


07
May 21

La inmundicia en los ríos

 

En 1948 el río San Francisco inundó Panajachel.  Mi bisabuela contaba que causó muchísimos daños.  Ella misma, su casa y su hotel Casa Contenta sufrieron estragos de los que nunca se recuperaron totalmente.  La estructura de la que ahora es mi cama sobrevivió al lodo y a las piedras.  Pero aquellas agua y lodo de hace 73 años, no eran los de ahora cargados de popodrilos, pipirañas y cacaimanes.  Como los de casi todos los ríos del país.

En esta semana, José Eduardo Valdizán compartió imágenes que dan rabia del San Francisco, del río Villalobos y del río Platanitos cargados con aguas pestilentes y contaminadas.

Las fotos son de José Eduardo Valdizán.

Claro que algo tienen que ver fábricas y cultivos en las cuencas; pero, la verdad sea dicha, las heces, jeringas usadas, colchones, yinas, ropa y otras porquerías que van a parar a los ríos son responsabilidad de miles de personas inmundas que toman la decisión de tirar sus porquerías en las cuencas.  La foto del Platanitos que muestra Valdizán es incontestable.  Los tubos de desagüe de las casas que bordean el río evidencian que hay individuos que no tienen empacho alguno en echar sus excrementos en la corriente de agua.

Río Platanitos. Foto por José Eduardo Valdizán.

Las personas son responsables; pero también las autoridades, que más que autoridades son pipoldermos. La contaminación de los cursos de agua ocurre a la vista (y muchas veces para alivio) de esos caciques mal llamados alcaldes.  SI un río cruza el municipio, algunos munícipes lo ven como el medio más barato y rápido de deshacerse de la basura y deposiciones de sus vecinos.  Ocurre a la vista de ese ñaque conocido como Ministerio de Ambiente.

De cuando en cuando veo a unas yutuberas de la costa sur que me gustan porque son auténticas.  Son buenas personas que viven sus vidas, trabajan y disfrutan de lo que tienen; y a veces se bañan en el río que pasa por su poblado.  ¡Y qué alegre es bañarse en el río, ¿sí, o no?!  Pero luego me pregunto, ¿qué porcentaje invisible de detritus viaja por las aguas en las que se bañan las familias, o en las aguas que beben?  Sin propietarios, las aguas son de todos, y de nadie.

Columna publicada en elPeriódico.