10
Sep 20

¿Ya se siente la inflación?

Pasé al supermercado porque necesitaba papas y frijoles.  Seis papas y cinco libras de frijoles, nada excepcional, supongo. ¿Y sabes qué? Me quedé papo.

¿Ya se siente la inflación a causa de los préstamos?

La cuenta fue de Q23.59 por las seis papas (grandes, eso sí) y Q.46.00 por las cinco libras de frijolitos.  Un total de Q70.19. ¿Ya se siente el alza en los precios a causa de la inflación?

La inflación, ¿sabes? No es el alza generalizada en el nivel de precios como te dicen en la calle.  Esa alza en los precios es el resultado de que tu dinero (tu sueldo) ha perdido valor adquisitivo porque los políticos y burócratas encargados de mantener la estabilidad de los precios imprimen muchos quetzales y hacen que estos abunden.  La abundancia de quetzales hace su valor, en términos de otros bienes se reduzca y, por lo tanto, tienes que dar más quetzales a cambio de los bienes que necesitas.  Lo que se infla, con la inflación, no son los precios, sino la cantidad de dinero en circulación; y se agrava por la baja en la productividad, causada por el encierro forzado.

Con tanto préstamo que han estado pidiendo y recibiendo los políticos y burócratas chapines, con la excusa del covid-19, los dólares que reciben se traducen en quetzales y ocurren la inflación y su consecuencia, el alza en los precios.

La inflación es inmoral porque: es un impuesto oculto que le roba valor a tu sueldo, a tus rentas y a tus dividendos La inflación socava el valor de tus ahorros y de los de tus padres y de los de tus hijos. No a todos les llega el efecto de la inflación al mismo tiempo: los políticos, los burócratas y sus clientelas, que reciben el dinero inflado antes que los demás, todavía encuentran precios normales, en la medida que el dinero inflado va circulando y se aleja de la fuente originaria y llega hasta los últimos que lo reciben, en esa medida los recipiendarios encuentran precios más altos y más altos. Castiga más a los que no dependen de la teta del presupuesto del estado. La inflación es inmoral porque es empobrecedora.

Si, ya se que pude haber ido al Cenma y que ahí hubiera encontrado papas y frijoles más baratos; pero por seis papas y cinco libras de frijoles, el tiempo y la gasolina no sólo no hubieran valido la pena, ni hubieran sido prácticos.  ¿Qué pude haber comprado otras cosas? Si, si pude haber aprovechado para comprar otras cosas, pero entonces hubiera tenido que pagar por ellas.  En todo caso, las papas y los frijoles hubieran estado allá más caros, que lo que estaban antes de la inflación.


24
Jul 20

Billetes nuevos e inflación

Frescos y recién salidos de la tristemente célebre maquinita son esos billetes nuevos de Q100 que te están dando los cajeros automáticos.  Son el anuncio de la inflación que se viene; y con la inflación se viene el empobrecimiento.

La inflación castigará más duro a los más pobres. Esto se pondrá peor.

Todos esos millones de dólares que los políticos y burócratas en el poder pidieron prestados con el pretexto de la pandemia se traducen en quetzales; y tu ya sabes: la abundancia de quetzales deprecia el valor de esa moneda y por eso se requerirán más billetes para comprar las mismas cosas.  El encarecimiento de los precios es una consecuencia de inflar la cantidad de moneda que hay en circulación, por encima de la producción.  Que no te engañen, en Guatemala la única organización social con poder para inflar es el gobierno, por medio de su banco central.

La inflación es inmoral y criminal no sólo porque presiona al alza los precios de forma políticamente artificiosa; sino porque…agárrate…no afecta a todos por igual.  Políticos, burócratas y empleados estatales reciben el dinero nuevo antes que otros; igualmente lo reciben primero los proveedores de obras públicas y la clientela del gobierno.  Al recibir el dinero nuevo antes que otros, aquellas personas aprovechan los precios bajos en el mercado; y para cuando los efectos inflacionarios del dinero nuevo nos llegan a los demás…ya todo está más caro.

¿No fue suficiente esa razón? ¿Qué tal esta? Esos ahorros que tienes en el banco y que  te han costado trabajo y privaciones, cada día tiene menos poder adquisitivo porque cada día vale menos.

En el corto plazo -y para los beneficiados de primero- la inflación genera una prosperidad aparente; pero en el mediano plazo contribuye al desempleo, a la baja en el nivel de vida y a profundizar la pobreza y la miseria.

Las autoridades políticas y monetarias del país -a sabiendas y de una forma inmoral y criminal- están socavando tu futuro, to save their asses; y están jugando con fuego.

Columna publicada en elPeriódico.


19
Jun 20

¿Estamos desperdiciando la vida?

Date una vuelta por la Sexta avenida y vas a ver el impresionante montón de gente pidiendo ayuda.  Y si eso por sí mismo no te conmueve, velos a los ojos y ve en ellos la angustia y la desesperación.  La mayoría de ellos son personas que no tendrían que estar ahí, de no ser porque –desde el poder y por razones políticas– se les ha prohibido trabajar y ser productivos.

Sexta avenida de la zona 1, en la ciudad de Guatemala.

Ese es el caso de las señoras que, apostadas a inmediaciones del Instituto Belén, dicen ser maestras y tienen todo el aspecto de ser docentes; pero están paradas ahí, suplicando ayuda porque –desde el poder y por razones políticas– los pipoldermos* han decidido que no tienen derecho a ganarse la vida.

¿Qué me dices de los taxistas, o de los conductores de Uber que acudieron a esa actividad porque no tuvieron otra opción luego de que las empresas en que trabajaban se vieran forzadas a cerrar actividades? ¿Has notado la cantidad de camiones de mudanzas que están vaciando oficinas en la ciudad de Guatemala? ¿Cómo será en otras ciudades del país, o en las poblaciones donde la miseria siempre golpea más duro?

Date una vuelta por el Mercado central y vas a ver que casi no hay actividad comercial. Verás que entre los que tienen sus negocios ahí, los que no fueron forzados a cerrar, prevalece la tristeza y el desasosiego porque no están vendiendo, o están malbaratando su mercadería.

No es por los burócratas y asesores que reciben cheques puntualmente, ni por los oenegeros y los que están ilusionados con encender la revolución, ni por los ricos que hay que abrir la economía.  ¡Es por la gente que tiene que humillarse para pedir caridad, por la gente que tieneque implorar que le aguanten los cobros de las mensualidades y los que ya toparon la tarjeta!

¿Y lo peor? Es que cuando despertemos veremos que el virus sigue aquí; sin que se haya aplanado la curva, sin que se les haya pagado a los médicos y personal salubrista, y sin que se les haya dotado de equipo; esquivando caprichos y experimentos políticos. Habiendo desperdiciado la vida.

*Pícaros políticos que por el momento detentan el poder.

Columna publicada en elPeriódico.


12
Dic 19

Bonos del tesoro y fábrica de pobreza

El Ministerio de Finanzas celebra que las personas podrán comprar Bonos del tesoro directamente, sin necesidad de acudir a una casa de bolsa; pero…¿en serio hay que celebrar eso? Te contaré lo que pasa en realidad.

Con los ahorros de las personas se forma el capital que sirve para mejorar, o multiplicar las inversiones productivas, que sirven para crear nuevas industrias y servicios, o para hacer crecer los que hay; para fundar nuevos comercios, mejorar los cultivos y las formas de cosecharlos y cosas asi.  Eso, claro, si los ahorros de las personas se quedan en el sector productivo y no coercitivo de la economía.

La ilustración la tomé de Facebook.

Nada de aquello ocurre si los ahorros de las personas van a parar al sector improductivo y coercitivo de la economía, conocido como El gobierno, por medio de bonos.  Cuando eso ocurre, los ahorros que podrían convertirse en capital en la economía real, se diluyen en una economía de papel porque los bonos son eso: papeles.

La cosa se pone peor si te das cuenta de que la mayoría del dinero que va a parar a políticos y burócratas (a eso que la gente le dice El gobierno) no sólo se usa para gastos (como el pago de plazas para fantasmas y burocrácia), sino que se esfuma en corrupción, mala administración y desperdicio.  En realidad nada se va a inversión porque una inversión es  dinero que se pone a disposición de terceros, de una empresa o de un conjunto de acciones, con la finalidad de que se incremente con las ganancias que genere ese proyecto…y….¡adivinaste! Los recursos a los que los políticos y burócratas dicen que usan para inversión nunca se incremantan, ni generan rendimientos. Para los estatistas de todos los colores gobernar es gravar para gastar.

¿Ya ves por qué no hay nada que celebrar? Como no sea que a los políticos y burócratas se les facilita echar mano de tus ahorros en perjuicio de la productividad y la generación de riqueza.

¿Por qué es importante la generación de riqueza? Porque lo contrario a pobreza, ,¿es? Riqueza.  Y las necesidades de los más pobres (viviendas, empleos, salud, educación, seguridad social y otros) se resuelven con riqueza, no con bonos que son una fábrica de pobreza.

¿Quiéres saber más?  los bonos son endeudamiento, y el endeudamiento no productivo, en el mejor de los casos es pan para hoy y hambre para mañana. ¿Con que se paga el endeudamiento? Con impuestos. ¿Quién paga los impuestos? ¡Adivinaste! Tu. También se pagan con inflación y…¿a quién afecta más la pérdida de valor adquisitivo de la moneda? ¡Adivinaste! A ti y a los tuyos.


20
Jun 19

¿En qué son pobres los pobres?

Los pobres no son pobres porque quieren, ni porque invierten en cosas de mala calidad, ni porque compran cachivaches como decía Susanita, la de Mafalda.  Tampoco son pobres porque tienen pocos años de escolaridad, porque viven hacinados, o por el tipo de combustible que usan para cocinar.  En aquello pensé cuando leí el Indice de Pobreza Multdimensional.

La infografía es de Prensa Libre.

La pobreza, eso sí, es la condición natural del ser humano; pero entiéndase natural, no como buena, o apropiada (aquí no estamos hablando de natural como el agua de manantial).  Es natural en el sentido de que todos nacemos desnuditos. La riqueza (que es lo opuesto a la pobreza y es la abundancia de recursos económicos) hay que crearla.  ¿Hasta qué punto? Hasta el punto de que la tierra no es riqueza hasta que alguien descubre cómo sembrar en ella algo que otros valoren y descubre cómo transportarlo y comercializarlo de modo que lo cultivado y cosechado genere más y más valor. El oro en una montaña no es riqueza hasta que alguien lo saca y lo vende; y todavía es más riqueza si alguien lo convierte en un anillo, o en un chip. La riqueza, pues, es lo que no es natural; es artificial, se hace, se crea, se produce.

¿Para qué es útil la riqueza? Para satisfacer las necesidades.  Los servicios de salud son necesidades, de la misma forma que lo son la alimentación y el cuidado prenatal, la educación, la vivienda apropiada, la energía, el agua potable y otras condiciones para la buena vida. Las necesidades se satisfacen con recursos económicos que, aunque son escasos en el tiempo y en el espacio, son multiplicables con los debidos talentos y esfuerzos, en las condiciones apropiadas.

Sin trabajo, ahorro, capitalización y productividad es imposible multiplicar los recursos económicos necesarios para satisfacer las necesidades.  Por donde lo veas, no puede haber, por ejemplo, cuidado prenatal, agua potable exactamente donde se la necesita, ni energía eléctrica si no hay con qué pagarlos, y si no hay recursos económicos para ofrecerlos y generarlos, o producirlos. Nada de eso es natural.

Y, ¿qué hay de las condiciones necesarias para que los talentos y esfuerzos multipliquen los recudrsos económicos escasos, tan necesarios para satisfacer necesidades? Entre otras, esas condiciones son: respeto a los derechos individuales de todas las personas por igual; división del trabajo; mercado, seguridad y justicia; y autoridad neutral.  Nada de eso es natural y en ese contexto a nadie debería extrañerle la afirmación de que la riqueza, la prosperidad y el bienestar son productos de la civilización.

Los pobres, pues, no son pobres porque no tienen estudios, porque viven amontonados, o porque no comen bien.  Son pobres porque no tienen los recursos económicos necesarios para pagar estudios, mejorar sus lugares de habitación y comer mejor.  De ahí que la mejor política social es un buen empleo, o, mejor aún: una buena oportunidad para emprender; pero, ¿de dónde salen los buenos empleos? No de los congresos y de sus decretos, ciertamente, sino de las inversiones productivas que se hacen con la capitalización del ahorro en un ambiente civilizado. De hecho, ¿de qué sirve tener escolaridad elevada, si no hay donde darle buen uso? Lo demás son papas y pan pintados.

Los pobres son pobres porque se castiga el ahorro, hay obstáculos para la capitalización, la productividad está bajo asedio y no se valora la civilización.

Esta entrada también fue publicada en Centranews.


18
Ene 19

Las tujas y tanates

¿Por qué es que muchos chapines dejan sus tujas y agarran hijos y tanates y se van para el norte?  Porque aquí no hay un ambiente propicio para prosperar.

Porque aquí, desconocidos ingresan de violentamente a las instalaciones del INDE en Coatepeque y dañan la infraestructura eléctrica que sirve a miles de familias.  Lo de desconocidos es un decir; porque son los mismos de siempre, relacionados con los mismos de siempre.

¿Por qué se va la gente? Porque aquí se hace cuesta arriba ahorrar, invertir y salir adelante; y porque cuando hay empleos llegan los de siempre –los que viven del enfrentamiento– a hacer lo suyo. Por ejemplo, la semana pasada, en Ixquisis, un grupo de gente agredió a elementos de la PNC. Luego, sujetos custodiados por hombres armados derribaron 16 postes de la línea de transmisión que provee energía al sistema nacional y a 46 poblaciones y destruyeron materiales de construcción. La PNC tiene identificado al líder de este tipo de acciones que, con el pretexto de realizar una manifestación pacífica coordinó los ataques. Esto ocurre después de los ataques similares del año pasado, acciones durante las cuales hubo un muerto.

La gente se va porque aquí hay mara que bloquea con tetuntes las carreteras recién reparadas, como en el camino a Santiago Atitlán, por Patulul; y porque la Corte de Constitucionalidad espanta a las inversiones.

La gente se va porque el país está sumido en un pantanal a causa de que era un cuento eso de que a la ONU y a la CICIG les interesaba acabar con la impunidad, la mala administración de justicia y la inseguridad en Guatemala, así como con la corrupción, y las mafias.  ¿Cómo sabemos esto? Porque hace 16 meses aquellas entidades y sus patrocinadores tuvieron la oportunidad de que la Comisión siguiera operando si su jefe conflictivo renunciaba al cargo; y todos se empecinaron en mantenerlo al frente.  Ahora, que abrieron la caja de Pandora y causaron daños institucionales y reacciones indeseables, el Comisionado ofrece hacerse a un lado, pero ha dejado una regazón a su paso.

Por cosas así es que se va la gente, con todo y tanates.

Columna publicada en elPeriódico; y la foto del ataque en Ixquisis es de ese diario


06
Jul 18

Pedro, el lobo y la ONU

Un informe de la ONU dice que el número de niños que viven en la pobreza, en los Estados Unidos, es escandalosamente alto; y asegura que aquel país encabeza el mundo desarrollado con las tasas más altas de pobreza juvenil. Pero como dice Daniel J. Mitchell en una publicación de la Foundation for Economic Education: esos estudios suelen estar guiados por la ideología estatista y hay que ser extremadamente escépticos con sus hallazgos.

Escucha el podcast aquí.

Cuando la ONU interviene en políticas sobre el cambio climático, el derecho a portar armas, la Internet, la guerra contra las drogas, la política monetaria y el control de la natalidad financiado por los tributarios, por ejemplo, inevitablemente llama a más poder y control por parte del gobierno, advierte Mitchell. Según la ONU, los gringos deberían pagar más impuestos.

Es cierto que los EE.UU tiene una tasa alta de pobreza infantil entre los países de la OCED, dice Mitchel; pero no es más alta que la de México, Grecia, o Turquía. Y la información que expone la ONU no sólo es una manipulación deshonesta, sino que el reporte está basado en mentiras.  Así como en Pedro y el lobo, lo que no es raro viniendo de una burocracia que medra en las políticas estatistas y colectivistas.

Es una tradición estatista aquella de forzar los datos para que respalden las conclusiones que se pretenden demostrar; pero te recomiendo los trabajos de Julian Simon (a quien entrevisté a principios de los años 90) para vacunarte contra la propaganda estatista y sombría; y Johan Norberg ha hecho estudios, más recientes, que ponen en evidencia aquellas manipulaciones.  Si te interesa este tema te recomiendo https://humanprogress.org/ y https://www.gapminder.org/

En Guate, el jefe de la CICIG -proyecto consentido de la ONU- ha dicho que esa Comisión enfrenta un reto descomunal; y en la tradición que señala Mitchell, lo veo construyendo poderes descomunales para su tutelaje. ¿Es eso lo que queremos?

Columna publicada en elPeriódico.


03
Jul 18

¿Para esto pagas impuestos?

El Ministerio de Desarrollo Social -uno de los que menos presupuesto ejecuta- tiene contratados facilitadores sociales, delegados municipales y asistentes operativos -que ganan sueldos- cuya función es monitorear a personas en condiciones vulnerables; pero la cartera contrató  –por Q74 mil– el servicio de helicóptero para cuatro funcionarios que supuestamente visitaron zonas en condiciones de pobreza en el interior del país. En la justificación de la compra no se especificó cuándo, ni quiénes realizaron los vuelos.

Y tu trabajando para pagar los impuestos con los que se pagan estas excentricidades.

De paso: ¿Hay un plan de vuelo para esa aeronave? En este tipo de vuelos, ¿se deben registrar los nombres de los pasajeros y del piloto? ¿De qué sirve que el Mides contrate personal para monitorear la pobreza, si luego hay que ir a volar encima de ella a un costo de Q74 mil? La clase media que paga impuestos directamente y los pobres que pagan las consecuencias de los impuestos, ¿no agradecerían que se les descargara el peso de los Q74 mil en tributos?

Aparte de esto, en serio…aquí la pobreza ya está sobrediagnosticada e identificada. ¡Lo que nos urge es entender en qué condiciones y cómo se crea la riqueza!

La foto es de elPeriódico.


28
Jun 18

¿Y si combatimos la desnutrición?

Es admirable el menú de acciones de prevención de la desnutrición que los pipoldermos llevan a cabo en Guatemala: vacunaciones; entrega de vitaminas y minerales a niños menores de dos años, y de ácido fólico y hierro a mujeres embarazadas; controles de peso y talla en niños, vigilancia de la calidad del agua; capacitación para vacunación de aves de corral, para huertos con plantas nativas y viveros frutales, y para vincularse al mercado; transferencias monetarias para familias con niños menores de dos años y mujeres embarazadas; y así. 

Empero, aquí casi la mitad de los niños menores de cinco años muere por desnutrición aguda, o pierde oportunidades de desarrollo por desnutrición crónica.

El caso es que ni políticos, ni burócratas, ni grupos de interés involucrados en el tema de la alimentación terminan de entender que esta es una necesidad y que las necesidades se satisfacen con recursos económicos. Sólo mediante la multiplicación de estos, es decir, con la multiplicación de la riqueza, se pueden evitar la desnutrición y otras tragedias vinculadas con la pobreza, incluida la migración; seguramente Mike Pence debería leer esta entrada de hoy.

Sin embargo, recién leímos que el costo de tener gobierno se ha elevado y que la carga fiscal sigue siendo pesada.  Leímos que la corrupción y la falta de certeza jurídica limitan la libertad económica; pero, ¿qué es la libertad económica? La de participar en el proceso de mercado y, ¿qué es el mercado? Es lo que ocurre cuando las personas intercambian libremente su propiedad. ¿Y qué es libremente? Es hacerlo sin coerción, ni privilegios.

En el corto plazo, acciones como enseñarle a la gente a cultivar hierbas y regalarle unos pesos pueden ser efectivas para evitar daños mayores…y para justificar presupuesto; pero la ciencia económica ya ha identificado cuáles son los medios apropiados para satisfacer el mayor número de necesidades humanas. A saber: Estado de derecho; trabajo productivo, división del trabajo y mercado; ahorro, formación de capital y empresarialidad; y moneda estable. ¿Qué piensas?


22
Jun 18

¿Por qué se va la gente?

La primera vez que supe de los migrantes guatemaltecos en los EE.UU. fue a principios de los 80 cuando un amigo, de Panajachel, me encargó un libro que vendían en Paiz, sobre el tema.  En él leí horrores.

Ahora que hay indignación por la separación de niños y madres migrantes, práctica que debería terminar desde ayer, es oportuno recordar que los chapines se van, arriesgan sus vidas y a sus familias porque aquí no hay suficientes oportunidades para salir de la miseria.  Se van, a causa de los fabricantes de miseria.

Escucha el podcast aquí.

Aquí, si pones un negocio te expones a las extorsiones de los mareros y muchas veces a las de tus vecinos.  Aquí la Corte de Constitucionalidad no falla en el caso de la mina San Rafael.  Aquí la educación estatal sirve a los sindicalistas, y no a los pobres.  Aquí, desde el púlpito, la cátedra y los medios de comunicación se ataca a la creación de riqueza, se obstaculiza la productividad y se promueven políticas destruccionistas.

¿Te extraña que el Banguat prevea que la inversión extranjera vaya a pique?  ¿Qué significa eso? Menos productividad, menos oportunidades de empleo, menos posibilidades de mejorar salarios. Y, sin embargo, grupos de interés, y políticos y burócratas locales e internacionales insisten en tomar el dinero de los tributarios por la fuerza y desviarlo del sector productivo hacia el sector coercitivo de la economía.  Y los impuestos –que la gente paga para evitar ir a prisión y con su trabajo– sirven para asfaltar carreteras hacia aldeas inventadas.

¿Por qué no hay oportunidades? Porque las aduanas obstaculizan el comercio y sirven a la expoliación, porque el Código de Trabajo impide la flexibilidad laboral, porque los de Codeca roban energía.  Porque los fabricantes de miseria, en el sector privado y en el sector estatal no descansan.  Porque se castiga el ahorro, porque la gente tiene expectativas irracionales de sus elecciones irracionales y de políticas irracionales.  Porque aquí no se respetan la vida, la libertad, ni la propiedad, ni la igualdad ante la ley. Aquí, la ONU socava el desarrollo económico. Por eso se va la gente.

Columna publicada en elPeriódico.