14
Nov 19

“Arbenz, una biografía”; por Carlos Sabino

Jacobo Arbenz fue atrapado en una marea ideológica y política que nunca llegó a controlar; y fue usado por los comunistas cuando les servía, lo desecharon y humillaron cuando les convenía y ahora que lo necesitan lo ensalzan y lo usan. Minutos más, minutos menos esa fue una de las conclusiones expuestas por el historiador, Carlos Sabino, cuando presentó su libro más reciente: Árbenz, una biografía.  Tuve a honra comentar el libro, junto al historiador Johann Melchor, la noche de aquella presentación.

El libro está a la venta en las principales librerías y si haces clic en la foto te lleva a UFM Ediciones por si quieres comprarlo en línea.

La biografía me conmovió porque Carlos no sólo presenta datos, sino que sabe relatar historias y comparte perspectivas que nos permiten conocer mejor a aquel hombre reservado que levanta pasiones por aquí.  Poco antes de aquella presentación, leí que alguien escribió en Facebook: Yo no creo nada, ¡Que viva Árbenz! y pensé que ojalá que pudiéramos superar ese tipo de actitudes no sólo con respecto del coronel; sino con respecto de otros personajes de la historia chapina.

Sentados Johann Melchor y Carlos Sabino; Luis Figueroa en el podio, durante la presentación de “Árbenz, una Biografía”, por Carlos Sabino. La foto es por Raúl Contreras.

Árbenz, una biografía es valioso porque el conocimiento de la historia le da sentido al presente y ayuda a entender qué somos y qué está pasando. Si bien la historia no se repite, ni se pueden hacer leyes generales a partir de ella, ni tiene un sentido trascendente –como cree la gente en la calle– su conocimiento sí puede ayudarnos a no repetir errores.

Más íntimamente, su lectura me llevó a mi infancia, al momento en el que mi tía abuela, La Mamita, me contó cómo es que Árbenz había sido expuesto en paños menores en el aeropuerto; al momento en que mi padre nos contó a mi hermano, y a mí, cómo es que F.J. Arana fue asesinado en el puente La Gloria, mientras que Árbenz observaba; y al momento en el que, en al auto de mi abuela, Frances, sonaba la canción que dice: María Cristina me quiere gobernar y mi abuela me contó que esa canción se la cantaban a Árbenz.

Invitación a la presentación que fue el 6 de noviembre pasado.

Carlos Sabino explicó que no escribió un libro contra Árbenz; y es cierto; pero su pluma talentosa nos acerca bastante a aquel hombre atormentado, cosa que es más arriesgada que vitorear, o no, el naipe que los comunistas quitan y ponen sobre la mesa a su antojo.

Columna publicada en elPeriódico.


04
Nov 19

Carlos Sabino presentará biografía de Árbenz

Carlos Sabino, escritor, historiador y sociólogo, publicó su biografía de Jacobo Arbenz Guzmán, titulada Árbenz, una biografía, El libro será presentado el miércoles 6 de noviembre de 2019 a las 7:00 p.m. en la Asociación Gremial de Exportadores de Productos No Tradicionales en la 15 avenida, 14-72, zona 13. ¿Sábes quién tendrá a honra comentar el libro durante aquel acto? ¡Tu servidor!, junto al historiador Johann Melchor.

La cita es el miercoles 6 a las 7:00 p.m. en la Agexport.

Estoy leyendo el libro y me ocurre con otras obras de Carlos: ¡Como me cuesta dejar de leer y ocuparme de otras cosas!  Mario Vargas Llosa, tiene razón cuando dice que Carlos Sabino nos ofrece una magistral biografía de este hombre, una “figura trágica de la historia latinoamericana”.

No te cuento más por aquello de no destripar el libro; pero si te gustan la historia y las biografías, como a mí, y si te fascinas por la historia de Guatemala, esta nueva obra de Carlos Sabino no te va a decepcionar. El libro no sólo responde a preguntas como ¿Quién fue Jacobo Ärbenz? ¿Cómo fue como persona? y ¿Cómo fue su vida?; sino que es imprescindible para entender la historia pasada y actual de Guatemala y de América Latina.

Carlos Sabino es sociólogo y doctor en Ciencias Sociales y se ha dedicado a la docencia universitaria en varios países de América Latina y a la investigación histórica.  Es coordinador académico de la maestría en Historia, de la Universidad Francisco Marroquín.  Ha escrito numerosos libros entre los que se cuentan: Guatemala, la historia silenciada (1944-1989); El amanecer de la libertad, la Independencia de América Latina; Tiempos de Ubico en Guatemala y el mundo; Guatemala, la Historia que vivimos; y La Historia y su método, guía para estudiantes y estudiosos de la Historia.

Johann Melchor, por cierto, es coordinador de la maestría en Arte Sacro en la UFM e historiador del arte.

¿Nos vemos el miércoles?


03
Abr 14

Murió Máximo Cajal y López

Cajal-sabino-guatemala

El jueves 31 de enero de 1980, por medio del noticiario Aquí el mundo, vi las horribles escenas de la quema de la embajada de España en Guatemala y hoy falleció Máximo Cajal y López, que era el embajador español en aquellos momentos.  Siete años más tarde, cuando yo trabajaba en aquella organización noticiosa vi las tomas sin editar de aquella tragedia.  Y todavía, hasta estos días, me conmueve mucho ver los cuerpos retorcidos, carbonizados y mojados que había en aquella sede diplomática.

Para hacer la historia corta, Cajal citó a distinguidos juristas y políticos guatemaltecos a la sede diplomática e insistentemente quiso asegurarse de que todos acudieran.  Y la mayoría acudió.  De forma paralela, dirigentes estudiantiles, dirigentes campesinos y catequistas -vinculados con la guerrilla- y portando cócteles molotov organizaron el Plan de la subida (en alusión a la embajada).  La idea era ocupar la embajada, detener como rehenes a los notables que se hallaban ahí reunidos y reivindicar las exigencias agraristas y revolucionarias.  Pocos días antes, Cajal había visitado el área de Uspantán, en Quiché, de donde venían los campesinos involucrados en La subida.

Las cosas salieron muy mal.  En parte porque el gobierno tomó la decisión de jugar el juego de los delincuentes; y en buena parte porque el cuarto donde estaban encerrados y hacinados los rehenes y sus captores agarró fuego.   Sin Cajal porque él escapó.

Si te interesa el tema te recomiendo: Guatemala, la historia silenciada, tomo II; por Carlos Sabino: no te olvides hacerlo por medio de AmazonSmile.  El capítulo XIX está dedicado a esta tragedia y hay un subcapítulo específico para analizar las actuaciones de Cajal.

En este enlace encontrarás una entrevista con el historiador Jorge Luján , autor del libro La tragedia de la embajada de España en Guatemala.

La foto es de Guatemala, la historia silenciada.


28
Ago 13

Ubico y “Guatemala bajo asedio” en primeros lugares


Tiempos de Jorge Ubico, la más reciente publicación del profesor y amigo Carlos Sabino, es el libro más vendido según informó El Periódico.  El matutino obtuvo el dato de Librería Sophos, que también informa que Guatemala bajo asedio, editado por otro la columnista y amiga Karen Cancinos, se encuentra en el quinto lugar de los libros más vendidos.

Sin negar que don Jorge Ubico fue un dictador, Sabino presenta los logros que tuvo su gobierno, logros para nada desdeñables. Entre ellos se encuentran la abolición de una de las peores formas de servidumbre en la que vivían los peones y mozos de las fincas, el saneamiento de las finanzas públicas de Guatemala durante la Gran Depresión en los años 30, el notable crecimiento económico del país a nivel latinoamericano y la construcción de una infraestructura que se mantiene de pie hasta nuestros días.

Guatemala bajo asedio, publicado por la Asociación de Veteranos Militares, hace un análisis de los años del conflicto armado que vivió Guatemala en el marco de la Guerra Fría. El libro aporta actos, hechos y perspectivas que han estado ausentes en la historia popular sobre esos conflictivos años del país. El libro hace una mirada hacia el pasado, pero no para incrustarnos en él, sino para encontrar lecciones, no para buscar culpables, sino para entenderlo.


26
Jul 13

Tiempos de Ubico

130823_tiempos_de_ubico_sabino

¿Necesitamos un Ubico?, pregunta Carlos Sabino en su nueva obra: Tiempos de Jorge Ubico en Guatemala y en el mundo. Pero no te voy a dar la respuesta, porque sería como decir que el asesino fue el mayordomo.

Mientras vas y compras esta nueva aportación al entendimiento de la historia chapina, te adelanto preguntas que hace el autor: ¿Por qué se añora a figuras discutibles y discutidas de un pasado no tan cercano? Es cierto que por ahí hay muchas personas que añoran a don Jorge, y por eso Sabino se atreve a preguntar: ¿Es que no se le da suficiente valor a la democracia y se prefieren las dictaduras, de uno u otro tipo? Yo lo hubiera puesto de otra forma; y no hubiera preguntado por la democracia que solo es el Gobierno de la mayoría, y hubiera inquirido por la república que es el gobierno limitado por los derechos individuales y la igualdad de todos ante la ley.

En Tiempos de Ubico, Sabino vuelve a hacer gala de su habilidad con la pluma y de su talento para contar la Historia; no como meros relatos ni como sucesiones de anécdotas y datos, sino como una forma de “dirigir la mirada hacia el pasado,
porque el presente solo toma sentido cuando conocemos la secuencia de hechos y de circunstancias de emociones y de ideas que le han otorgado su peculiar fisonomía”.

El autor nos conduce por la personalidad compleja de don Jorge. Nos lleva por su administración eficiente, racional y proba; por sus puentes que luego de más de 60 años siguen en pie, y por sus edificios que embellecen la ciudad; así como por la paz y el orden (a costa de la libertad). También nos lleva por sus caprichos, por sus devaneos y por actos que ponen la carne de gallina, como la tortura y fusilamiento de opositores como el doctor Julio Carrillo, entre otros.

Sabino, que sabe hacer lo suyo y lo hace con gracia y agudeza, nos devela al dictador en su tiempo. Sabino es un gran conocedor de la historia universal y ahí pone a don Jorge, en el contexto de la parroquia, en el del hemisferio y en el global, durante una época de momentos de decisión monstruosos como la Gran Depresión y la II Guerra Mundial. No te quieres perder este libro.

Columna publicada en El periódico.


15
Jul 13

Sabino presenta “Tiempos de Ubico”

130814_tiempos_de_ubico_carlos_sabino

Tiempos de Ubico es la nueva investigación histórica que presentará Carlos Sabino, el jueves 18 de julio a las 6:30 p.m. en el Auditorio Luis Cardoza y Aragón, de la embajada de México.

Esta nueva publicación será comentada por el también historiador Ramiro Ordóñez Jonama.

Carlos tiene el don de la pluma y sabe escribir Historia;  de modo que sus libros no son recopilaciones de hechos y datos, sino que, con habilidad, lleva a sus lectores por relatos bien integrados, informativos y amenos.  Carlos es autor de Guatemala, la historia silenciada.


07
Jun 13

Otro intento de censura

La Administración Pérez no se dejó arrinconar en la asamblea de la OEA, y no firmará una iniciativa que dice que los Estados se comprometen a prevenir, eliminar, prohibir y sancionar todo acto o manifestación de discriminación incluyendo cualquier material que apruebe, justifique o defienda actos que constituyan o hayan constituido genocidio o crímenes de lesa humanidad, según se definen en el derecho internacional, o promueva o incite a la realización de tales actos*.

¡Por supuesto que es inmoral aprobar, justificar, promover, incitar o defender el genocidio y los crímenes de lesa humanidad! Pero en el contexto de que la exguerrilla y sus aliados acaban de intentar una ley mordaza para penalizar la discusión del genocidio, la intentona de conseguir la mordaza en la OEA no debe pasar inadvertida. A la exguerrilla no le gusta que se la contradiga. Le arde que se recuerde que ellos les llevaron la guerra a los Ixiles [ve Guatemala, la historia silenciada, tomo II, por  Carlos Sabino; y Escaping the Fire, por  Tomás Guzaro y  Terri McComb] . No les gusta que se recuerde que llenaron la Sexta Avenida de hoces y martillos, ni que se hable de la dictadura del proletariado, ni de los secuestros [y otros delitos] que cometieron durante el enfrentamiento de 36 años. No le conviene que la gente se dé cuenta de que su definición arbitraria de genocidio no se ajusta a la tipificación de ese delito. Y si pueden prohibir la libertad de expresión, para impedir aquello, van a hacerlo.

¡El genocidio y los crímenes de lesa humanidad deben ser punibles!; pero su discusión no debe ser amordazada y no debe señalarse como genocidio, lo que no lo es. En una sociedad sana, los derechos individuales (como la libertad de expresión, aun de asuntos que nos repugnan) deben prevalecer sobre los intereses de grupos particulares (como el de prohibir las expresiones que contradigan sus opiniones).

En Guatemala existe la figura de la Apología del delito [artículo 395, del  Código Penal]; norma razonable, general y transparente que penaliza el elogio, la solidaridad pública, y la glorificación de un acto que, con fuerza de cosa juzgada, haya sido declarado delictivo. No hace falta –y es inadmisible– una norma política, específica y oscura que castigue la discusión abierta y franca de si hubo delito, o no lo hubo.

Columna publicada en El Periódico.

* En la version original e impresa de esta columna no hay espacio para detalles; pero es importante anotar que este texto forma parte de una pretendida convención interamericana contra toda forma de discriminación e intolerancia.  Y, ¿cómo se define la intolerancia en ese contexto? Como el acto, o conjunto de actos, o manifestaciones que expresan el irrespeto, rechazo o desprecio de la dignidad, características ,convicciones u opiniones de los seres humanos por ser diferentes o contrarias. Puede manifestarse como marginación y exclusión de la participación en cualquier ámbito de la vida pública, o privada de grupos en condiciones de vulnerabilidad, o como violencia contra ellos.  La pretensión de amordazar se hace evidente cuando una normativa basada en aquellas consideraciones podría penalizarte por rechazar convicciones u opiniones de otros porque son diferentes, o contrarias a las tuyas.  Resultarías intolerante, por ejemplo, si rechazaras la continuación de la guerra perdida contra las drogas, la prohibición del matrimonio igualitario, la propaganda a favor de la idea de que en Guatemala hubo genocidio durante la guerra de la URNG, para citar tres ejemplos que ocupan los espacios públicos y privados de opinión y discusión.


13
May 13

“Morir temprano”, cuentos sobre la muerte, el amor y la lucha política

130513_UFM_Sabino

Acostumbrado a escribir obras de ensayo, o de ciencias sociales encontré que había muchas cosas que no se podían decir sino a través de la ficción, pues ésta bucea en el inconsciente y va más allá de lo puramente racional. El género, por la precisión de lenguaje que exige, me ha fascinado desde la adolescencia, comentó Sabino ahora que ha publicado su libro de cuentos titulado Morir temprano.

El libro que recoge una veintena de cuentos breves, de tono existencial, que muestran su destreza narrativa en temas como la muerte, el amor y la lucha política. Los cuentos del libro son creaciones literarias construidas con una prosa refinada y de rara precisión en las que impresiona el ritmo que adquieren las narraciones, el dominio que exhibe en los diálogos y la destreza con la que, en pocas pinceladas, crea situaciones y escenarios vívidos y sugerentes.

¿Nos vemos en la presentación? Este miércoles 15 de mayo de 2013 a las 7:00 p.m. en la Librería Sor Juana Inés de la Cruz, en la Universidad Francisco Marroquín. 6 calle final, zona 10.

MI amigo, Carlos Sabino es profesor de la Universidad Francisco Marroquín, miembro de la Mont Pelerin Society, colaborador de Center for Global Prosperity y del Consejo Académico de la Fundación Internacional para la Libertad. Además de Guatemala, la historia silenciada ha escrito los libros El proceso de investigación y El fracaso del intervencionismo. Es Licenciado en Sociología por la Universidad Nacional de Buenos Aires y Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Central de Venezuela.


10
May 13

La pulga sorda

Oí la historia de un entrenador de pulgas que le había enseñado a la suya a saltar con cuatro patas. El entrenador decía: ¡Salta! y la pulga saltaba. Luego le enseñó a saltar con tres patas. El entrenador decía ¡Salta! y el insecto saltaba. Así ocurrió con dos patas y con una. Cuando le quitó todas las extremidades y gritó ¡Salta!, la pulga no saltó. Y el entrenador concluyó que cuando se les quitan todas las patas a las pulgas, esos animalitos se vuelven sordos.

Aquella es la actitud de la exguerrilla, los grupos de interés y los promotores del genocidio en Guatemala. Cortan una pata aquí y otra allá y llegan a una conclusión que no tiene relación causal con las premisas.

A principios de los ochenta, en plena euforia revolucionaria, ganar el apoyo de los campesinos era crucial para la guerrilla. El EGP fue audaz e incorporó en su lucha a algunos jóvenes. Primero en aldeas y luego se trasladó a zonas más pobladas como el triángulo ixil. Una zona pequeña, delimitada y habitada principalmente por ixiles. Algunos se involucraron con la guerrilla; pero no todos. Muchos pensaban que las promesas guerrilleras eran vanas e irreales; y otros sabían que la guerrilla mataba y pensaban que eso era pecado. Además, el Ejército cometió desmanes y crímenes lo cual puso a los campesinos entre la espada y la pared. La guerrilla actuó como si la victoria estuviera a su alcance; y el Ejército respondió en consecuencia. Puedes leer más de esto en Guatemala, la historia silenciada, tomo II; por C. Sabino.

Esto es importante, y tiene que ver con la conclusión absurda del entrenador con respecto a la sordera de su pulga, porque lo cierto es que la guerrilla les llevó la guerra a los ixiles y aquellos se encontraron entre dos fuegos. La gente era castigada por ambos bandos. Y siendo civiles desarmados, los campesinos llevaron la peor parte. El enfrentamiento ocurría en sus tierras y muchos ixiles fueron asesinados por colaborar con la guerrilla, o con el Ejército, o por la simple sospecha de colaborar con alguno de los dos bandos. Muchos murieron; pero no por ser ixiles, sino por creérseles involucrados en la lucha.

Columna publicada en El periódico.


01
Feb 10

Memoria de la tragedia en la embajada de España

El 31 de enero de 1980 yo estaba en Primer año de Derecho; y a la universidad llegó la noticia de la espantosa tragedia en la embajada de España. Como todos, en Guatemala, vi las escenas de aquella catástrofe en en noticiario Aquí el Mundo.
Unos años después, cuando yo era productor en aquella organización noticiosa, pude ver las imágenes sin editar y pude ver todo aquel horror. No era fácil ver aquellas escenas, no es fácil sacárselas de la cabeza, y no es fácil recordarlas. Es que no se trata de una película de terror; se trata de lo que lo que los seres humanos son capaces de hacer.
Comparto, con ustedes, algunos párrafos acerca de La catástrofe de la embajada, tomados de Guatemala, la Historia silenciada, tomo II, por el sociólogo e historiador Carlos Sabino.
La embajada de España en Guatemala, sería ocupada por una treintena de personas el día 31 de enero y, después de confusos sucesos, se produciría un incendio en el recinto al que se habían desplazado, con sus rehenes, los ocupantes de la sede diplomática. El saldo serían 36 muertes.
Un grupo de campesinos provenientes de El Quiché, llegó a la ciudad de Guatemala a comienzos o mediados de enero…los campesinos exigían al gobierno “la exhumación de cadáveres de campesinos secuestrados…por el ejército…perseguían demostrar que los cadáveres no eran de guerrilleros sino de sus compañeros indígenas”.
El grupo de campesinos que viajó a la capital no se identificaba directamente con ninguna organización ni tenía un liderazgo formal o visible, pero en sus filas destacaba-por varias razones- la figura compleja de Vicente Menchú…
Los campesinos que llegaron a Ciudad de Guatemala se alojaron primero en el Instituto Belga-Guatemalteco…de donde los sacó la policía, y luego en la USAC…poniéndose allí en contacto con estudiantes que pertenecían al Frente Estudiantil Revolucionario Robin García, la organización de masas que tenía el Ejercito Guerrillero de los Pobres en el medio estudiantil.
Estudiaron la posibilidad de invadir la oficina que la Organización de Estados Americanos tenía en Ciudad de Guatemala, aunque abandonaron la idea por lo bien resguardado que estaba el local…se decidieron a tomar la Embajada de España para, ocupándola y permaneciendo en ella, llamar la atención sobre sus reclamos.
No eran los indígenas venidos del Quiché, “campesinos que no hablaban más que su lengua, y que por primera vez visitaban una gran ciudad”, los que planearon estas acciones y definieron el procedimiento para tomar la embajada…y procedieron a participar en la acción guiados por Vicente Menchú, el único del grupo que discutió estos temas con los estudiantes….la gente del FERG, y sus contactos en otras organizaciones, segurameten apreciaban que la protesta de lso campesinos les resultaría favorable a sus fines.
Los estudiantes que participarían directamente en la acción, todos pertenecientes al FERG, serían cuatro.
La decisión de dirigirse a la Embajada de España no parece haber sido casual. Este país había enviado un nuevo embajador a Guatemala…Maximo Cajal…vinculado al partido socialista…en la prensa local, antes incluso de que arribara al país, se lo había calificado como un hombre conflictivo y de simpatizante del régimen cubano de Fidel Castro. Como para confirmar todo esto el embajador, en un gesto poco usual, decidió viajar al Quiché, el lugar donde precisamente era más intensa la acción guerrillera y la represión del ejército…y regresó a Guatemala tres días antes de la toma de la embajada.
El jueves 31 de enero, a las 11 de la mañana, concurrieron a la embajada tres importantes personalidades que se disponían a tener una reunión con el embajador Cajal. Ellos eran Eduardo Cáceres Lehnhoff, ex vicepresidente de la república…Adolfo Molina Orantes, ex ministro de Relaciones Exteriores…y Mario Aguirre Godoy, jurista. Minutos después de la hora en que llegaron los abogados mencionados se presentaría a la embajada el grupo de los tomistas, penetrando en la sede y comenzando la ocupación…¿Fue esta circunstancia una simple coincidencia o resultó, como muchos piensan, deliberadamente orquestada por el embajador Cajal para crear una situación de mayor alcance mediático y, por lo tanto, de muy amplia repercusión internacional?
Hacia la una de la tarde las tropas especiales de la policía comenzaron a prepararse para pentarar en la sede española y se comenzaron a vivir momentos muy tensos, mientas centenares de personas, desde el exterior, comentaban lo que estaba sucediendo…hasta las tres de la tarde aproximadamente la policía fue controlando cada vez más completamente el local.
En el interior, los ocupantes se aprestaban a resistir. Se habían concentrado ya en el segundo piso…y con sus machetes, sus botellas con gasolina -los llamados cócteles molotov- y una que otra arma de fuego tenían completo el control de los rehenes.
En ese momento pudo escapar…Mario Aguirre Godoy. Aguirre afirma que “deben habar transcurrido veinte o veinticinco minutos” antes de que oyera “una explosión y disparos” que provenían del interior de la embajada.
Cajal relata de un modo parecido…”cuando la puerta estaba prácticamente hecha astillas dieron un empujón final y, en ese momento, algunos de los ocupantes sacaron revólveres o pistolas -no me fijé muy bien- y tres o cuatro cócteles molotov. Un poco antes habían intentado arrojar uno, no había estallado y tiraron una cerilla que yo apagué con el pie, sin que tomaran ninguna represalia contra mí”…
El hecho es que , pocos instantes después, ocurriría la decisiva explosión, sonarían unos tiros, comenzaría un voraz incendio y el señor Máximo Cajal podría escapar milagrosamente. En pocos instantes, y ante la desesperación de quienes asistían impotentes a la horrorosa escena…todas las personas que habían sido empujadas al fatal cuarto morirían quemadas, o por obra de los disparos.