22
Jun 18

¿Por qué se va la gente?

La primera vez que supe de los migrantes guatemaltecos en los EE.UU. fue a principios de los 80 cuando un amigo, de Panajachel, me encargó un libro que vendían en Paiz, sobre el tema.  En él leí horrores.

Ahora que hay indignación por la separación de niños y madres migrantes, práctica que debería terminar desde ayer, es oportuno recordar que los chapines se van, arriesgan sus vidas y a sus familias porque aquí no hay suficientes oportunidades para salir de la miseria.  Se van, a causa de los fabricantes de miseria.

Escucha el podcast aquí.

Aquí, si pones un negocio te expones a las extorsiones de los mareros y muchas veces a las de tus vecinos.  Aquí la Corte de Constitucionalidad no falla en el caso de la mina San Rafael.  Aquí la educación estatal sirve a los sindicalistas, y no a los pobres.  Aquí, desde el púlpito, la cátedra y los medios de comunicación se ataca a la creación de riqueza, se obstaculiza la productividad y se promueven políticas destruccionistas.

¿Te extraña que el Banguat prevea que la inversión extranjera vaya a pique?  ¿Qué significa eso? Menos productividad, menos oportunidades de empleo, menos posibilidades de mejorar salarios. Y, sin embargo, grupos de interés, y políticos y burócratas locales e internacionales insisten en tomar el dinero de los tributarios por la fuerza y desviarlo del sector productivo hacia el sector coercitivo de la economía.  Y los impuestos –que la gente paga para evitar ir a prisión y con su trabajo– sirven para asfaltar carreteras hacia aldeas inventadas.

¿Por qué no hay oportunidades? Porque las aduanas obstaculizan el comercio y sirven a la expoliación, porque el Código de Trabajo impide la flexibilidad laboral, porque los de Codeca roban energía.  Porque los fabricantes de miseria, en el sector privado y en el sector estatal no descansan.  Porque se castiga el ahorro, porque la gente tiene expectativas irracionales de sus elecciones irracionales y de políticas irracionales.  Porque aquí no se respetan la vida, la libertad, ni la propiedad, ni la igualdad ante la ley. Aquí, la ONU socava el desarrollo económico. Por eso se va la gente.

Columna publicada en elPeriódico.


15
Jun 18

¿Quién lleva a los politicastros al poder”

Mi Twitter se alborotó porque un grupo de diputados y políticos ex miembros del Partido Patriota y del Movimiento Reformador están formando una nueva organización que ominosamente llaman Podemos (en alusión, supongo, al partido español de destruccionistas, perroflautas y okupas).

Escucha el podcast aquí.

Cuando leí aquello pensé es que lo malo no es que esos politicastros quieran reciclarse.  ¡El problema es que hay gente que vota por ellos!  Los malos diputados y malos alcaldes no “se reeligen” como se dice en la calle.  Los malos diputados y malos alcaldes son reelectos por gente que vota por ellos.

Lo de que el sistema democrático de incentivos perversos que tenemos atraiga a personajes como aquellos no debería sorprendernos. ¿Y lo de que la gente vote por ellos? Tampoco.

Tradicionalmente se estima que en política las personas son racionalmente desinformadas y que por eso llevan al poder a individuos y grupos de expoliadores, cuando no de tiranos; pero recientemente científicos como Bryan Caplan han expuesto la idea de que los votantes son irracionales. Irracionales no porque no piensen, sino porque lo que quieren y esperan de los políticos a los que les dan el poder es irracional.

¿Cómo se expresan esas irracionalidades de los que eligen a los políticos y a los que van a legislar? Se expresan en sesgos antimercado y contra la interacción con extranjeros, y en sesgos que sobreestiman el valor del trabajo y exageran con el pesimismo.  Y la gente elige políticos que corrigen el mercado, que impiden que los otros se lleven lo nuestro, que presupuestan empleos (aunque sean improductivos, o en plazas para fantasmas) y que nos libran de todo mal, amén.  Checa el libro de Caplan,  The Myth of the Rational Voter y vas a ver.

El problema, pues, no son sólo los pipoldermos de hoy y de mañana; sino las hordas de votantes irracionales que esperan beneficios irracionales, de políticas irracionales.

Columna publicada en elPeriódico. La ilustración una escena de la peli Milada, que te recomiendo.  El texto dice: A la gente le dicen lo que quiere oír, y se lo cree.


01
Jun 18

Managua, Nicaragua donde yo me enamoré

No es cierto, nunca he ido a Managua y ciertamente no me enamoré allá; pero cuando mi padre trabajaba para el Incae, él viajaba allá con frecuencia y a veces cantaba la canción que le da título a estas notas.  De Nicaragua nos vinieron las carpas después del terremoto del 76.  La diáspora nica, después del 79, me proveyó con buenos cuates y me encantan el queso frito y la semilla de jícaro.

Imagen de previsualización de YouTube

Escucha el podcast aquí.

Hace unos años, cuando leí que un empresario chapín decía que las condiciones para los negocios eran muy favorables en Nicaragua debido al consenso entre el sector privado y el régimen de Ortega/Murillo; y que estaba impresionado por la sofisticación, la cultura de diálogo, la seguridad y el respeto a la institucionalidad que había allá, pensé que si algo deberíamos haber aprendido –en el siglo XXI– acerca de las tiranías del siglo XX es que las del siglo nuevo eran iguales a las del pasado pero más aburridas, como dijo J.M. Aznar, porque ya sabíamos en qué terminaban.

En eso pensé cuando vi la manifestación de madres del miércoles pasado, y en aquello he pensado cuando he estado viendo que los jóvenes, que nada tuvieron que ver con la llegada de Ortega/Murillo al poder, son los que tienen que salir a la calle y darse en la madre con gorilas que disparan a matar para defender el régimen y la revolución.

Muchas personas son blandas con gentes como Ortega/Murillo cuando se pueden beneficiar del poder que ejercen y cuando ignoran el consejo de B. Franklin en el sentido de que “aquellos que renuncian a la libertad para comprar un poco de seguridad, no merecen libertad, ni seguridad, y acabarán perdiendo ambas”.

Lo malo es que ese pragmatismo, que cree que antes que estar del lado de los principios hay que estar del lado de “la historia”, nos lleva a todos entre las patas.  El pragmatismo que creyó que podía apaciguar y convivir con gente como Ortega/Murillo, o Maduro/Cabello, el que cree que podrá hacerlo con AMLO -y el que coquetea con Podemos, o Morena, o el chavismo- cuesta vidas de jóvenes cuando no queda otra que salir a las calles.

Columna publicada en elPeriódico.


04
May 18

Porras, la nueva fiscal

De entre un grupo de seis candidatos –electos por una comisión constitucional de postulación y de acuerdo con procedimientos razonables– el presidente Morales eligió a María Consuelo Porras como fiscal general.

Debido a que a la Fiscal general le corresponde el ejercicio de la acción penal pública, la funcionaria recién electa es la más poderosa del país.  Esto es porque de forma excluyente y de oficio puede iniciar, contra ¡cualquiera! un proceso judicial que devenga en prisión a partir de la supuesta comisión de un delito.  Ese poder es formidable.

Porras recibió la mayor puntuación en la postuladora, tiene experiencia en lo penal, es magistrada suplente de la Corte de Constitucionalidad y no veo motivo para pensar que no podría hacer un trabajo excelente.  Como en esta elección hay mucho poder en juego, no es de extrañar que tirios y troyanos tuvieran sus preferidos; y si no ganó el candidato de unos, u otros, ¿qué se va a hacer?

La nueva jefa del MP tendrá que decidir cuál va a ser su relación con la también poderosa CICIG.  Esta comisión no ejerce la acción penal pública; pero tiene la facultad de aconsejar al MP sobre qué acciones iniciar y tiene la facultad de investigar y armar los casos para la fiscalía.  Lo malo es que, con todo ese poder, no es responsable ante los votantes, ni ante los tributarios; y no tiene pesos, ni contrapesos dentro del sistema republicano.  Además, ha sido cachada en múltiples gaffés (que sospecho que no son no intencionados), tantos que han llamado la atención de la Comisión Helsinki y del senador Mike Lee entre otros actores de esa talla, importantes porque los tributarios de los EE.UU. son los principales financistas de la CICIG.

¡Parabienes a la fiscal Porras! porque mi futuro, y el de la gente que vive en este país donde está enterrado mi ombligo, depende en buena parte de su gestión exitosa.  Y estoy seguro de que va a serlo si actúa como una jurista con arrestos, y entiende el valor del respeto a los derechos individuales y el de la igualdad de todos ante la ley; así como el del debido proceso y la presunción de inocencia.

Columna publicada en elPeriódico, de donde es la foto.


06
Abr 18

Votaré No

El Reino Unido necesita legitimar la usurpación de Belice y la posterior independencia que le dio a aquel territorio; y yo no voy a ser cómplice de aquellos dos actos, ni de la traición que comentan los funcionarios que promueven el Sí, en la consulta popular del 15 de abril.

Por eso es que en octubre pasado escribí una columna titulada Un par de tibias y una calavera; y por eso me te invito a leer la publicación que hicieron Lionel Toriello y Hector Quezada, en elPeriódico, el 3 de abril de 2018.  En ella, los autores exigen que, en cumplimiento de la Constitución y frente al abuso de poder del gobierno de Guatemala,  debería ser suspendido –inmediatamente– el acuerdo especial entre Guatemala y Belice para someter el reclamo territorial, insular y marítimo de Guatemala a la Corte Internacional de Justicia; basada esta exigencia en que nunca le fue solicitada al pueblo de Guatemala (de acuerdo con el artículo 19 transitorio y 173 de la Constitución) su previa y expresa autorización para su firma. Suspendido el acuerdo, lo que procede es la inmediata cancelación de la consulta popular 2018, con la que se pretende legalizar un acto viciado de inicio, que fue, desde su misma firma, “nulo ipso jure”.

Por eso me adhiero a la exhortación que aquellos autores le hacen al pueblo de Guatemala, en el sentido de no dejarse sorprender y en el de que, si la consulta no fuera suspendida y el gobierno insistiese en llevarla a cabo, asistamos a las urnas a votar No. Más de uno dirá que Que hueva ir a votar; pero creo que no deberíamos ayudar a la Pérfida Albión a legitimar la usurpación y el despojo.  Al menos, yo no me apunto para eso.

Además de los argumentos legales anteriores, voy a atreverme a apostar a que el Reino Unido nunca ha perdido un caso en la CIJ*; y a que la actual cancillería guatemalteca –y el equipo que tenga preparado para enfrentar a los británicos en La Haya– van a ir a hacer el mismo papelón que hace la selección chapina de fútbol en las eliminatorias del campeonato mundial.

¿Te animas a evitar el desastre este domingo 15 de abril?

*El Reino Unido no es parte en este proceso, pero la legitimación de la usurpación británica está en juego.

Columna publicada en elPeriódico.


16
Mar 18

Bebés picados por hormigas

Hace unos días tres recién nacidas fueron abandonadas en distintos lugares de Retalhuleu, una de las pequeñas fue hallada muerta.   La bebé fallecida fue hallada en una bolsa de nailon y posiblemente murió por asfixia; y la primera niña hallada tenía picadoras de hormigas.

En julio pasado, una mujer dejó a sus dos bebés gemelos, recién nacidos, en un maizal y uno de los chiquitos murió. ¿De frío y de hambre?  A los pocos días leí que el cuerpecito de un bebé muerto fue abandonado en una mochila, que otro fue dejado en una bolsa negra, de esas de basura, en un mercado -y ahí fue encontrado su pequeño cadáver-. Leí que una bebita fue abandonada en la calle. ¡Esos fueron cinco chiquitines en una semana!…¡Que sepamos!

¡Estas son las consecuencias no intencionadas de la legislación antiadopciones!

Esa legislación ha hecho muy difícil que las madres que no quieren, o no pueden criar a sus hijos los den en adopción para que otras personas los críen -seguramente con amor-.  De hecho, la ley antiadopciones y las autoridades encargadas de hacer que se cumpla casi fuerzan a las madres a quedarse con los pequeños que no pueden, o no quieren criar.

La legislación antiadopciones, las autoridades encargadas de hacer que se cumpla y sus promotores pone a las mujeres entre la espada y la pared.  Si no pueden entregar a sus hijos a personas que desean criarlos, ¿cuáles son las opciones? El abandono, o el aborto.

La legislación antiadopciones es perversa y cuesta vidas.  No sólo cuesta las vidas de los chiquitos que terminan en estacionamientos, o en terrenos baldíos, maizales, bolsas, mochilas, tragantes, callejones y basureros, picados por hormigas, sino que cuesta las vidas de las de las mujeres que son arrinconadas y no hallan salida a sus situaciones angustiosas.

Cuando leo historias como las de arriba, deseo, ¡en serio!, que los llantos de los bebés que mueren de hambre y de frío -tirados por ahí- les quiten el sueño a los promotores de la legislación antiadopciones y a las autoridades que podrían hacer algo por cambiarla, y no hacen nada.

Esta columna fue publicada en elPeriódico; y la foto es de Rolando Miranda, de Prensa Libre..


02
Mar 18

El retorno del superhombre

La Fortaleza de la soledad es el cuartel general de Superman, en DC Comics; y es en su propia Fortaleza de la soledad donde Aristókalos inicia sus meditaciones. ¡Es la felicidad la que debiera justificar la propia vida!,  exclama el personaje principal de El retorno del Superhombre, el libro más reciente de Warren Orbaugh.

Escucha el podcast aquí.

Voy a atreverme a decir que esta obra es el manual de ética más audaz, completo y provechoso que puedes adquirir y leer ahora que se acercan las vacaciones del equinoccio de primavera.

Eso sí, que la palabra manual no te engañe.  Es cierto que está escrito con el propósito de facilitar su lectura y que su ritmo te puede llevar a leerlo de forma acelerada; pero ya vas a ver que, cada tanto, tienes que detenerte para asimilar bien lo que has leído y explorar como se relaciona con tu propia vida.  A mí me ha estado dando sacudidas.

Hoy os han convencido de despreciar los valores de la tierra, de menospreciar vuestra vida, de desdeñar vuestra felicidad.  Lo único que os importa, os dicen vuestros mentores, es que seáis instrumento para los fines de otros cuyas vidas valen más que la vuestra.  Otros hombres, otros animales, otras plantas.  Os exigen que os asqueéis de vuestra propia felicidad y de vuestra razón, se lamenta Aristókalos.

En boca de aquel kouros, Warren lleva al lector por un camino intelectual y de introspección que demanda las mayores sensatez, independencia e integridad de parte de quien tiene en sus manos la obra.  El libro aborda temas como lo que somos y la conciencia; ¿Por qué ser moral?; las virtudes del superhombre; la amistad cívica, la sociedad, el mercado, los derechos individuales e incluso los supuestos derechos de los animales y de los nonatos.  ¿Te asustó lo de supuestos derechos? ¿Qué más te asusta y no te atreves a explorar? ¿Por qué?  ¿En perjuicio de quién?

En El retorno del superhombre, Aristokálos se atreve a hablar de algo que pareciera ya no estar de moda.  Se atreve a hablar del hombre noble, y  se atreve a hablarle al hombre noble que hay en ti.

*El libro está en Amazon, y en Guatemala lo puedes comprar en UFM Ediciones: 2338-7812.

Columna publicada en elPeriódico.


16
Feb 18

¿Quién debe ser fiscal general?

Hoy vence el plazo para que se presenten los expedientes de los aspirantes a Fiscal General; y hasta el miércoles, unas 53 solicitudes de carencia de sanciones morales habían sido presentadas en la procuraduría del Sumo Pontífice de los derechos humanos.

Escucha el podcast, aquí.

¿Por qué es importante esto? Porque el propósito del MP es velar por el estricto cumplimiento de las leyes del país; y a su jefe, el Fiscal General, le corresponde promover la persecución penal y dirigir la investigación de los delitos de acción pública. De por sí es una posición de gran poder la que tiene aquel funcionario; pero lo es más si cuenta con el apoyo formidable de la CICIG y el incondicional apoyo mediático con el que cuenta esa comisión.

De ahí que todo el que pueda trate de influir, con todo, en el filtro de los aspirantes y en la selección de los candidatos. Por ejemplo, hay universidades que, se dice que tienen facultad de Ciencias Jurídicas con el propósito de tener una silla en las comisiones. Organizaciones no gubernamentales de todos los colores hacen micos y pericos -de orden político y de orden judicial- para que la selección que hagan los comisionados sirva a la misión y visión de aquellas ONG…y a las de sus patrocinadores. ¿Habrá algún grupo de interés político que quiera que el jefe del MP sea de los otros?

A esto hemos llegado porque más que un funcionario que vela por el cumplimiento de la ley, el Fiscal General es percibido como un instrumento político cuyas facultades de gran señalador y de perseguidor son útiles para conseguir, por la vía de la persecución penal, lo que no es posible conseguir en las urnas electorales.; y para detener, por la vía judicial, lo no que no se puede detener por la vía electoral.

Por favor, pregúntame qué tipo de fiscal elegiría yo. Gracias. Yo elegiría un jurista con arrestos, que entendiera el valor del respeto a los derechos individuales y el de la igualdad de todos ante la ley; y el del debido proceso y la presunción de inocencia. Independientemente de si el gato fuera blanco, o negro, para usar una idea de Deng Xiaoping. ¿Es eso posible?

Columna publicada en elPeriódico. Ilustración por École française 17e siècle (Paris, Bibliothèque Nationale) [CC0], via Wikimedia Commons.


09
Feb 18

Indemnización, ¿para quienes?

Hay mucha indignación porque la administración Morales pidió compensación para los presos por casos de corrupción. ¡Por supuesto que sería inaceptable que se les diera indemnización a los condenados por actos de corrupción luego de un debido proceso!  ¿En qué cabeza cabría compensarlos?  Lo que deben recibir es castigo conforme a la ley.

Escucha el podcast aquí.

Otro, sin embargo, es el caso de los acusados que fueran encontrados inocentes.  Porque toda persona es inocente, mientras no se le haya declarado responsable judicialmente, en sentencia debidamente ejecutoriada. Porque las personas inocentes que hayan sido perseguidas y procesadas por el MP y la CICIG lo han sido no sólo con todo el poder del estado, sino con el peso formidable de la CICIG, en un ambiente mediático hostil y con una carga política notable. Porque si el MP y la CICIG fueron incapaces de probar la culpabilidad de los acusados, con pruebas irrefutables (por respeto al debido proceso y a la presunción de inocencia), y a pesar de la presión a la que están sometidos los jueces, es muy posible que algunos de los encartados sean inocentes y que sus vidas hayan sido arruinadas por la necesidad política de poner en evidencia la corrupción, que es diferente a la necesidad moral y jurídica de castigarla.

¡La corrupción no debe quedar impune!; pero, ¿por qué no sería razonable que los procesados injustamente reciban compensaciones por los daños sufridos a manos de autoridades políticamente parcializadas, o incapaces? Si muchos culpables del enfrentamiento armado para instaurar la dictadura del proletariado han recibido indemnizaciones, ¿por qué no las iban a recibir personas inocentes acusadas injustamente? ¡Por supuesto que ofende que corruptos cuyo enriquecimiento ilícito es obvio pudieran ser beneficiados!; pero no es menos ofensivo que personas inocentes vean sus vidas destruidas por caprichos políticos.  Claro que se corre el riesgo de que los encargados de la persecución penal sean incapaces de armar casos judicialmente sostenibles contra corruptos obvios; pero, entonces, su incapacidad profesional debería tener consecuencias.

Columna publicada en elPeriódico. Ilustración El triunfo de la justicia, por Jean Jouvenet [Dominio público], via Wikimedia Commons.


26
Ene 18

Seguro social, del monopolio a la libertad

La idea de un seguro social monopólico, en manos de políticos, tenía la buena intención de proteger a personas vulnerables frente a eventualidades como enfermedades, desempleo, vejez, o viudez.  Tenía la buena intención; pero salió mal.

Escucha el podcast aquí.

Estos son dos ejemplos entre centenares: 1) Llegué al IGSS con una alergia severa que me había obstruido la traquea y me dijeron que tuviera paciencia y que debía esperar tres horas.  Me fui a un hospital privado y me dijeron que debían practicarme una traqueotomía por lo tarde que había llegado a pedir ayuda.  2) El 17 de enero fue atropellado por un auto, fui rescatado por una ambulancia y me llevaron al IGSS, Me tomaron radiografías y la secretaria dijo que el traumatólogo me vería el 7 de marzo y no me quedó otra que aguantar el dolor e irme al trabajo a pesar de que tenía una fractura en el pie izquierdo.

Como las personas son forzadas a pagar el IGSS, ese dinero no lo pueden usar para pagar otros seguros más confiables; y ya que están pagado, esa es la primera opción para muchos, aunque luego tengan que ir a pagar extra a un lugar donde sí los atiendan bien.  El IGSS es el único palo para ahorcarse, al que acuden los más vulnerables, que son los más pobres cuando están necesitados.  Los que de verdad no pueden pagar otra opción, porque ya pagan el seguro social estatal y forzoso.

…y eso que no he mencionado que cada tanto, el IGSS es saqueado por los políticos y los burócratas, electos, o nombrados para custodiar y multiplicar los fondos que servirían para cuando las personas más vulnerables los necesitaran en sus momentos de pena.

El seguro social monopólico, político y estatal es un crimen.

Por eso es oportuna la publicación de la obra Del monopolio a la libertad, una propuesta para reformar el IGSS, por Alfonso Abril.  El libro no sólo describe la situación del IGSS, sino que explora ideas para proteger los intereses y la propiedad de los más vulnerables y, además, ofrece propuestas razonables y políticamente posibles para reformar el seguro social y no dañar más vidas humanas. Si te interesa el tema, honradamente, te recomiendo el libro.

Columna publicada en elPeriódico.