12
Ago 19

Guatemala como gato panza arriba

Salvarse como gato que cae panza arriba es librarse de un gran peligro, en el último momento; pero no por azar, sino por las propias habilidades; y Guatemala se acaba de salvar como gato panza arriba. Más bien: los guatemaltecos nos salvamos como gatos panza arriba.  ¡Perdieron la elección la Unidad Nacional de la Esperanza y Sandra Torres cuya victoria hubiera significado la concentración del poder en un sólo partido y en la Presidencia de la república! ¡Ganó la forma pacífica y civilizada de tomar una decisión importante!

Haz clic en la imagen para ver resultados.

En otras palabras los guatemaltecos esquivamos una bala….por segunda vez.

El valor del sufragio en un contexto republicano es que, como lo explica en Los fundamentos de la libertad, Friedrich A. Hayek, siempre que se estime conveniente la primacía de una opinión entre varias en conflicto -concurriendo la circunstancia de que habría de imponerse, en caso necesario, por la fuerza- resulta menos dañoso que apelar a la violencia el determinar cuál de aquellas opiniones goza del apoyo más fuerte utilizando al efecto el procedimiento e contar los que están en pro y los que están en contra. Salir a votar es uno de los mejores métodos de cambio pacífico de autoridades descubierto hasta ahora.  A pesar de la crispación que había a lo largo de todo el proceso electoral, la jornada de ayer se celebró en paz y en paz fue que los mandantes chapines decidimos quien será nuestro mandatario durante los próximos cuatro años.

Cuando escribo esta nota han sido procesadas 99.73% de las mesas electorales en las que Alejandro Giammattei obtuvo 57.9% de los votos válidos; en tanto que Sandra Torres consiguió 42.05% de los votos válidos.  Sólo hubo 5.42% de votos nulos, o en blanco.  De los votantes inscritos, 43% acudimos a las urnas.  Eso quiere decir que, por las razones que fueran, 57% de los electores no fueron a votar y delegaron en los que sí acudimos la decisión de quién será el mandatario.

La diferencia cualitativa entre el voto nulo/voto en blanco, y el acto de no ir a votar es que el voto nulo/voto en blanco es una manifestación inequívoca de voluntad, ya sea en el sentido de mantenerse neutral, o en el sentido de rechazo; en tanto que en el caso del abstencionismo la voluntad no está clara.  Por supuesto que podría interpretarse como de neutralidad, o de rechazo; pero habrá quienes no fueron a las urnas porque estaban de viaje; porque murieron; porque estaban enfermos; porque tenían que trabajar, o porque tenían otros compromisos más importantes; o por quién sabe cuántos motivos más.  Además existe el abstencionismo normal de aquellos que no participan, sin importar qué.  El caso es que, quienes no asisten a las urnas, reununcian a su facultad de elegir y dejan en manos de otros la decisión que hay que tomar.  Todo ello en paz y por la convivencia pacífica.  Parafraseando a Ludwig von Mises, citado por Hayek, ayer (y a lo largo del proceso electoral) se produjo un reajuste pacífico del gobierno, de acuerdo con la voluntad popular de los que decidimos participar en la expresión de esa voluntad, ya sea de forma activa mediante el voto, o de forma pasiva, al entregarles a otros la facultad de elegir.

¿Qué más pasó ayer? Se hizo evidente -sobre todo en la ciudad de Guatemala, pero también en otras áreas del país- que el antivoto de Torres tuvo mucho peso.  Se hizo evidente que uno, más uno, no siempre es dos, cuando se trata de comparar y contrastar los resultados de un partido en elecciones municipales y para diputados, con la elección presidencial.  Se hizo evidente que el voto clientelar potencial no es un voto confiable. Se hizo evidente que, si bien es cierto que el elector chapín es un elector principalmente conservador (desconfiado de lo revolucionario y de lo extremadamente colectivista), tampoco es del conservadurismo de los pastores, ni de los silicios, ni es fascista. Se hizo evidente que las redes sociales virtuales están tomando un protagonismo que todavía no está en el radar de muchos, en perjuicio de los medios tradicionales.  Se hizo evidente el valor que tienen las juntas receptoras de votos (que merecen una ovación de pie). Se hizo evidente que, a pesar del ambiente de crispación que se vivía, no hubo actos de violencia.

Independientemente de dirigencias y de grupos que prefieren el bloqueo, el boicot, la invasión, la toma e incluso la quema, la mayor parte de chapines preferimos llevar la fiesta en paz.  Ese mismo espíritu debe prevalecer durante el largo período de transición que recién empezó.  En ausencia de una institucionalidad sólida, los próximos 10 meses van a requerir de madurez y prudencia por parte de la administración saliente y la administración entrante.  Teniendo en cuenta ambas (y sus coros), que deben prevalecer los principios republicanos e institucionales, el largo plazo y todo el contexto posible.

Aquello incluye una investigación exahustiva y de carácter forense para aclarar qué es lo que ocurrió en el Tribunal Supremo Electoral, con su sistema informático y todo el enredo que armaron en la primera vuelta.  Deben deducirse responsabilidades en todos los niveles y deben ser expuestas las raíces de tanto despropósito.  Urge rescatar la credibilidad del TSE.  Urgen reformas a la Ley electoral y de partidos políticos que apunten a la neutralidad de esa legislación, que fortalezcan y refuerecen el rol de los mandantes, que establezca distritos electorales pequeños y que desactive el carácter monopólico de los partidos (tanto de los que sobrevivan a la necesaria depuración que se viene, como de los que surgan cuando se asiente el polvo).

Como consecuencia de aquella depuración, habrá que estár atentos a los nuevos acomodos en el Congreso de la república.  Los roles del Tribunal Supremo Electoral y del Ministerio Público van a ser claves para aquella limpia y para aquellos reacomodos; y el valor a defender, en este contexto, van a ser el de la justicia y el de la república. Eso sí, los procesos políticos deben permanecer en el ámbito de lo político y no trasladarse al campo de lo judicial.

A la nueva administración, la de Alejandro Giammattei, le deseo éxitos.  Le recomiendo ejercer la virtud de la prudencia que es consecuencia del habito de identificar las experiencias, de razonar en contacto con la realidad sin evadirla y de regular las acciones elegidas con el propósito de florecer.  Los guatemaltecos no merecemos menos.

Entrada publicada en Centranews.


07
Ago 19

Sanders, Pelosi y Sandra Torres

Este domingo que viene, si los votantes en las grandes ciudades se quedan en casa, la socialdemócrata Sandra Torres del Partido Unidad Nacional de la Esperanza podría prevalecer, observa Mary Anastasia O`Grady, del Wall Street Journal, en un artículo titulado Guatemala Doesn’t Need Bernie Sanders, Central America has already tried his style of social justice and found it wanting.

El titular puede ser traducido como Guatemala no necesita a Bernie Sanders, Centroamérica ya ha probado su estilo de justicia social y lo encontró insatisfactorio…es decir que no cumplió on las expectativas, ni cumplió sus promesas.

Haz clic en la ilustración para ir al “Wall Street Journal”

El artículo alude a que Sanders dijo que hay que preguntarse por qué es que los migrantes centroamericanos llega a los EE.UU incluso caminando; y O`Grady explica que los migrantes nacieron en países que carecen de estado de derecho, de respeto a la propiedad privada y de libertad económica; y a que  los países del Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) han buscado la justicia social, al estilo de Sanders, como un camino hacia la prosperidad. No es una sorpresa que sus ciudadanos no disfruten de una, ni de la otra.

La columnista les recuerda a sus lectores que bandas de ambientalistas cierran proyectos mineros y ahuyentan a los inversionistas. Los activistas bloquean los caminos para sacudir al gobierno [como ayer, por ejemplo]; invaden fincas y roban electricidad con impunidad [como lo hace Codeca, por ejemplo]. Consciente de que la movilidad económica ascendente es casi imposible, los centroamericanos votan con los pies. Las perspectivas de cambio no son prometedoras. Las ideas son importantes, y durante generaciones la izquierda global, principalmente de Europa y Estados Unidos, ha tratado a la región como su caja de arena, donde juega con políticas que nadie compraría de otra forma. Centroamérica está a merced de aquella élite que promete utopía y entrega mercantilismo y estatismo corrupto.  ¡No se puede estar en desacuerdo con esa descripción.

O`Grady observa que aquella es una de las razones por las que los guatemaltecos se asustaron [nos asustamos] el viernes, cuando se supo que  Nancy Pelosi encabezaría una delegación del Congreso que visitaría a la ciudad de Guatemala esta semana para reunirse con la sociedad civil, los empresarios y otros sectores. Su oficina declinó hacer comentarios por razones de seguridad. Pero si ella va, vale la pena preguntar por qué haría su visita la semana anterior a las elecciones presidenciales del 11 de agosto.  En serio, digo yo, ¿a qué viene la socialista Pelosi, justo antes de que se celebren comicios en los que la socialista Sandra Torres compite por la presidencia y por controlar los tres poderes del Estado y casi todo el sistema municipal, más la Corte de Constitucionalidad?

Si puedes, lee el artículo en el Wall Street Journal antes de la votación del domingo; porque, como dice la autora, esta elección es un hito importante en la política guatemalteca, y el factor decisivo puede ser la participación urbana. A pesar de una sólida ventaja en una encuesta reciente, Alejandro Giammattei, candidato de centroderecha del Partido Vamos, no es notablemente atrayente. Si los votantes en las grandes ciudades se quedan en casa, la socialdemócrata Sandra Torres del Partido Unidad Nacional de la Esperanza podría prevalecer.

Yo digo que hay que ir a votar y a defender la división del poder.


02
Ago 19

Agosto, Augusto y Sandra Torres

Agosto se llama así en honor a Augusto, primer emperador de Roma. Esta es mi primera columna de agosto y el 11 de agosto los guatemaltecos elegiremos Presidente.  Te voy a contar una historia.

“Yo, Claudio”, por Robert Graves

Augusto fue el heredero del tirano Julio César, conformó el segundo triunvirato que fue una dictadura y gobernó como autócrata; se hizo reelegir cada año luego de exiliar a uno de sus competidores y después del suicidio de otro. Dio la apariencia de restablecer el senado; pero en la práctica contaba con numerosos poderes que le daba aquel cuerpo de apariencia republicana, con el apoyo de la clientela del emperador.  Era el comandante general del ejército y el senado le era servil. Como las cosas nunca están tan mal que no se puedan poner peor, a Augusto lo sucedió Tiberio, cuyo período como emperador degeneró en terror.  La historia es espeluznantemente relatada en Yo, Claudio, por R. Graves, libro del que, además, hay una serie británica de televisión que algunos vimos hace muchas lunas.

Aquel relato viene a cuento, precisamente porque nos acercamos a la recta final rumbo al día en el que los chapines habremos de decidir si concentramos el poder, o lo dividimos.  Me explico: La UNE controla una inmensa mayoría de municipalidades, tendrá la bancada más grande en el Congreso, tiene mucha influencia (cuando no el control) en juzgados y salas en el Organismo Judicial, y hasta en la Corte Suprema de Justicia y en la Corte de Constitucionalidad.  ¿También debería tener el control del Organismo Ejecutivo y la Presidencia?  ¿Queremos la concentración de una multitud de poderes en la persona de Sandra Torres y lo que representa?  Yo digo que no.

Sospecho que recuerdas por qué.  El poder “reside en el monopolio legal del uso de la fuerza” (A. Rand); “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente” (Lord Acton); el liberalismo “se preocupa principalmente de la limitación del poder coactivo de todos los gobiernos, sean democráticos, o no” (F. A. Hayek); y “la división del poder es la base del gobierno civilizado” (C. J. Friedrich).  ¿Qué podemos aprender de la historia de Augusto?

Columna publicada en elPeriódico y en el Centro de Estudios Económico-Sociales.


30
Jul 19

Los Cole predicen que Torres perderá la elección

El 11 de agosto, luego de los comicios, Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza obtendrá 41.1% de los votos frente a 53.7 que obtendrá Alejandro Giammattei, de Vamos sobre los votos emitidos, predicen Joseph y Lucy Cole, en un artículo titulado De primeras a segundas vueltas: Una predicción a manera de ensayo. Te recomiendo ir al enlace de arriba y leer el ensayo completo que, además, está escrito con gracia. 

Haz clic en la imagen para ver el ensayo completo de Joseph y Lucy Cole.

A dos semanas de la segunda vuelta, ya abundan en Guatemala los comentarios y predicciones acerca del posible resultado. Unos creen en las encuestas, otros observan las tendencias en redes sociales, otros confían en lo que los expertos escriben en los periódicos, y un gran número simplemente expresan lo que les dice su propia intuición. Nosotros también queremos opinar, pero basando nuestra conclusión en algo más digno de la cuarta revolución industrial. Vamos a buscar la data histórica de las elecciones pasadas, y con ayuda de la computadora, torturar los números hasta que nos revelen el futuro, explican los autores del ensayo.

En el citado ensayo, los Cole predicen que Torres obendrá 43.4% de los votos sobre los sufragios válidos; y que Giammattei conseguirá 56.6% de los votos en esas condiciones.

Mi comentario es que, por supuesto, esto no debe ser excusa para que Giammattei se duerma en sus laureles.  El tiene la obligación moral de evitar la concentración del poder y también la tenemos los electores (y tributarios).  Por eso hay que ir a votar.

En su artículo Joseph y Lucy muestran el proceso y las gráficas que usaron para llegar a sus conclusiones; e incluso, para los excépticos, comparten una hoja de Excel con todos los datos utilizados y los cálculos realizados. En ella, el lector técnico podrá ver exactamente las especificaciones de los modelos, así como examinar las “erres cuadradas, errores estándar” y demás cuestiones estadísticas. También podrá darse gusto haciendo su propio “análisis de sensibilidad”.

¿Y si no le pegamos, preguntan los autores?

Tenemos razones empíricas y teóricas para confiar en nuestra predicción. Es más, ya que ninguno de los candidatos que nos convencían pasó a segunda vuelta, pudimos hacer un análisis desapasionado y con total honestidad intelectual.

Pero, por supuesto, detrás de cada número, hay un ser humano con voluntad, razón y pasión, así que el electorado como un todo bien podría comportarse de manera inesperada esta vez. Un motivo podría ser la desconfianza en el Tribunal Supremo Electoral derivada de los errrores cometidos en la primera vuelta. Otro podría ser la coyuntura, llena de tensiones por casos de corrupción, los tuits de Donald Trump, etc. De aquí al 11 de agosto cualquier cosa puede suceder.

Si no le pegamos, pues a seguir aprendiendo. Haremos un análisis post mortem, buscando las variables omitidas, refinando el modelo y tratando de hacerlo mejor la próxima vez.

Ahora, si sí le pegamos, quiere decir que una simple pareja de esposos, desde su comedor, sin más que un módico manejo de Excel y algunas horas de tiempo libre, es ya capaz de predecir una segunda vuelta electoral. La “era del Multivac” vaticinada por el gran Asimov, ¡está realmente muy cerca de ser realidad! Y para nosotros sería la joya de la corona de nuestra colección de “momentos nerdos”.


19
Jul 19

La liebre y la tortuga

A partir de los resultados de la encuesta publicada por la Fundación Libertad y Desarrollo, entiendo que, mientras más personas se abstengan de ir a las urnas -o voten nulo, o en blanco- más posibilidades de ganar tiene Sandra Torres; y que mientras más personas acudan a la votación, el próximo 11 de agosto, ese peligro es menor.

“The Tortoise and the Hare” – Project Gutenberg etext 19994.jpg

Según la encuesta, Alejandro Giammattei encabeza con 40.6% de intención de voto; en tanto que Torres lo sigue con 33.4%. Un 6.5% de los encuestados votaría nulo y 19.4% dejaría la papeleta en blanco. 40.5% de los encuestados no votará.

Es momento para recordar que Dante Alighieri escribió: Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral. También es tiempo de bajarle dos rayitas a la frustración por el desempeño mediocre del TSE y echar pa´lante.  Esto es un asunto de política y hay que tomar decisiones para tratar de salvar lo que quede de la república con la mira puesta en el largo plazo.  Esa debería ser la tarea común para los próximos días.  ¡Vamos a votar y animemos a la gente a ir a votar!

Es cierto que Torres está cerca de Giammattei; pero es percibida como una candidata corrupta, mala persona, vinculada al narco y mentirosa.  De los consultados 37.28% tiene mala, o muy mala opinión de la candidata; en tanto que sólo 11.72% tiene mala, o muy mala opinión del candidato.

Si a los electores nos corresponde ir a votar, animar a otros y evitar la opción más peligrosa; ¿qué le corresponde a Giammattei? Salir de su zona de confort y mostrar liderazgo, no debe creerse la finta de que la corriente lo llevará a la presidencia porque algo así fue lo que perdió a la liebre en su carrera contra la tortuga.  No la tiene tan difícil, dadas las cifras de arriba; pero si se confía echará a perder todo…¡todo!

Lo dije antes y lo repito: Sería imperdonable, para nuestra generación no estar a la altura de los guatemaltecos de 1993195419441920 y 1871 -para mencionar sólo unas fechas clave de nuestra historia- y dejar que Torres y la UNE concentren el poder en sus manos.

Columna publicada en elPeriódico.


28
Jun 19

Sin inmunidad a los candidatos

Ningún candidato a cargos de elección popular conserva inmunidad, incluidos Sandra Torres y Alejandro Giammattei; las credenciales emitidas por el Tribunal Supremo Electoral perdieron vigencia el domingo 16 de junio, confirmó su Departamento de Organizaciones Políticas.

Foto de Wikimedia Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional

Está por verse si la fiscal general, Consuelo Porras está despierta, o no.  Digo porque, por decir algo, la candidata Sandra Torres tiene denuncias penales vigentes por delitos durante el conflicto armado; tiene cuentas pendientes por lavado de dinero; y en abril pasado la Fiscal General fue cuestionada sobre cómo manejó los tiempos de las investigaciones por aquellos asuntos y cómo fue beneficiada Sandra Torres. El expediente sobre financiamiento electoral ilícito —de la campaña de 2015— fue presentado ante el despacho de la fiscal, Consuelo Porras, en octubre de 2018 y no fue hasta el 5 de febrero de 2019 que dicho expediente fue trasladado a la Corte Suprema de Justicia, que, además, también emitió una resolución cuestionada.

Haz clic en esta imagen para conocer más sobre el financiamiento electoral ilícito.

¿Actuará ahora la Jefa del Ministerio Público? ¿O, convenientemente esperará a que Sandra Torres goce de nuevo del privilegio de antejuicio para accionar de forma simbólica y en beneficio de Torres?

Hold my  beer.

Actualización: Mientras yo escribía lo anterior, y bajo cargos de corrupción, la fiscalía pidió la captura internacional de Mario Leal, que fue candidato a la vicepresidencia en la elección de 2015; Leal integró en aquellos comicios la fórmula encabezada por Sandra Torres. Todo está en que esta movida no sea para taparle el ojo al macho.


17
May 19

Consenso contra Sandra Torres

Si la CC resolviera que la CSJ deba conocer de nuevo la solicitud de retiro de inmunidad presentada contra Sandra Torres por financiamiento electoral no reportado, ¿cuál es la prioridad para los chapines? Construir un consenso sobre quién, de los otros candidatos, es la mejor opción para derrotarla en la segunda vuelta: ¡Todos contra Sandra y lo que representa!…y después arreglamos las cargas.

Material tomado de Facebook.

Escucha el podcast aquí.

Sería imperdonable, para esta generación de chapines, no estar a la altura de los guatemaltecos de 1993, 1954, 1944, 1920 y 1871, para mencionar sólo unas fechas clave de nuestra historia, y dejar que Torres y su proyecto tomen el control del país.  De ahí que serían un error atomizar el voto en la primera vuelta, o renunciar (por medio del voto nulo) a la responsabilidad de tomar una decisión en tiempos de crisis.  ¿Te acuerdas de lo que escribió Alighieri al respecto? Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral.

¡Que chulo sería que pudiéramos votar por candidatos con los que compartiéramos valores!; pero eso no es lo que hay.  Para evitar que un peligro del tamaño de Torres llegue al poder, es momento para un voto que tome en cuenta las consecuencias prácticas de nuestra decisión, en el sentido de evitar un mal mayor.

Torres es peligrosa porque no tiene escrúpulos, por ejemplo, para usar la legislación contra la libertad de expresión; porque ya gobernó junto al exmarido del que se divorció para ser candidata presidencial y en su administración había una hedentina a corrupción; porque usa la ley para no ser investigada; porque es admiradora del régimen de los Castro hasta el punto de haberse ido a humillar a la Habana con tal de condecorar a Fidel; porque, ¿fue guerrillera?, porque tiene pendiente una investigación por financiamiento electoral no reportado; porque…¿sigo?

Torres no es apta para el cargo y debe ser detenida por todos los medios legales posibles, incluido el voto si hubiera que llegar a ese extremo.  ¡Y ojo con la elección de diputados! ¿Qué piensas? Y, ¿por qué es que los magistrados no se animan a resolver?

Columna publicada en elPeriódico.


13
May 19

Sandra Torres #NoNosCallaras

Sandra Torres, candidata presidencial de la Unidad Nacional de la Esperanza, mostró sus verdaderos colores cuando, a finales de marzo pasado, denunció (en el marco de la legislación contra el femicidio)  a los fiscales del Ministerio público que investigan sus vinculos presuntos con financistas que supustamente son narcotraficantes, o cuyos fondos tienen su orígen en la corrupción; y los volvió a mostrar, hace cinco días, cuando (en el marco de la misma legislación) denunció a seis editores y a la gerente de ventaas de elPeriódico, con el fin de evitar que sean publicadas noticias, opiniones y chismes que la perturben.

La ilustracion es de elPeriódico.

¿A quién le sorprende que Torres haya hecho algo así?  A mí, no. Estamos hablando de Sandra Evita Torres, admiradora de la tiranía de los Castro, en Cuba y miembro de la Internacional Socialista; Sandra la que fue capaz de divorciarse con tal de ser candidata presidencial. Lo que sí es sorprendente y aberrante es que haya tribunales que hayan accedido a las demandas de la candidata; tribunales integrados por magistrados como Rafael Morales,  Franc Armando Martínez y Fredy López , o la jueza Susana Salazar.

El primer caso, el de los fiscales, es aberrante porque le permite a la candidata blindarse contra una investigación delincuencial al amparo del supuesto de que las investigaciones de la Fiscalía especial contra la impunidad constituyen violencia contra la mujer. El segundo caso es aberrante porque, amparada tras el supuesto de que las noticias, opiniones y chismes publicados en elPeriódico también constituyen formas de violencia contra la mujer, la presención de Torres y la resolución que la avaló, constituyen ataques frontales a la libertad de expresión y actos de censura.

Me ocuparé del segundo caso porque el tema de la libertad de expresión es uno que me apasiona.

La libertad de expresión es una manifestación del derecho de libertad; y es la facultad que tenemos, los seres humanos, de exteriorizar nuestras ideas, sentimientos y opiniones; para que exista la libertad de expresión es necesario que podamos ejercerla sin coacción arbitraria presente y sin amenazas de coacción arbitraria.  La libertad de expresión o sólo es una manifestación d el derecho de libertad, sino que está protegida por la Constitución política de la República de Guatemala y por instrumentos como la Declaración universal de los derechos humanos.

¿Por qué es útil la libertad de expresión? Como una forma de manifestación del derecho de libertad, la libertad de expresión es un acuerdo moral que facilita el progreso cultural de los individuos y de los pueblos, nos permite avanzar en la búsqueda de la libertad, constituye una de las formas más efectivas para controlar los abusos de poder que pudieran ejercer los políticos y burócratas que -desde el gobierno- tienen el monopolio de la fuerza, es un arma contra las tiranías; y, finalmente, pero no menos importante, es necesaria para nuestra realización como individuos racionales.

La pretensión de una candidata presidencial, o de cualquiera, de no ser perturbada, no puede prevalecer sobre la libertad de expresión como derecho, ni sobre la libertad de expresión como instrumento para cualquiera de los cuatro propósitos mencionados en el párrafo anterior. ¿Sabes? Los intereses, no pueden prevalecer sobre los derechos.

El artículo 35 de la Constitución dice que es libre la emisión del pensamiento por cualesquiera medios de difusión, sin censura ni licencia previa. Este derecho constitucional no podrá ser restringido por ley o disposición gubernamental alguna. Quien en uso de esta libertad faltare al respeto a la vida privada o a la moral, será responsable conforme a la ley. Quienes se creyeren ofendidos tienen derechos a la publicación de sus defensas, aclaraciones y rectificaciones. No constituyen delito o falta las publicaciones que contengan denuncias, críticas o imputaciones contra funcionarios o empleados públicos por actos efectuados en el ejercicio de sus cargos.

¿Viste? Ese derecho constitucional no podrá ser restringido por ley o disposición gubernamental alguna; y si no constituyen delitos, ni faltas las pubicaciones que contengan denuncias, críticas, o imputaciones contra funcionarios, o empleados públicos por actos efectuados en el ejercicio de sus cargos, ¿cómo van a constituirlos las pubicaciones que contengan denuncias, críticas, o imputaciones contra pretendientes a funcionarios, o burócratas? ¡A los candidatos y pretendientes hay que denunciarlos, criticarlos e imputarlos mientras todavía no han llegado al poder!, precisamente para que no lleguen al poder si, por ejemplo, hubieran recibido narcodinero, o si se hubieran financiado con fondos obtenidos mediante actos de corrupción, por decir algo.

Con Sandra Torres es evidente que si así son las vísperas, bien te puedes imaginar cómo serían las fiestas.

¡Por supuesto que el ejercicio de la libertad de expresión tiene límites!, y si Torres ha sido víctima de injurias, calumnias y/o difamación, lo correcto es que haga uso del Código penal y de la Ley de emisión del pensamiento; en vez de acudir a la legislación contra el femicidio, opción que no sólo puso en evidencia el talante autoritario (y quién sabe si no totalitario) de la candidata, sino que es un acto de manipulación política y un ataque contra la libertad de expresión.

¡Que nadie diga que no fuimos advertidos sobre qué clase de política es Sandra Torres! #NoLeToca #NoNosCallaras.

Actualización: Sandra Torres desistió de sus quejas; pero tal desistimiento no tiene efecto alguno y el daño ya está hecho.


06
Abr 19

Un ojo a la Encuesta libre

¿Qué puedo decir de la Encuesta libre, que no se haya dicho ya? Quizás poco, o nada; pero igual, no está de más tratar de apuntar a detalles más allá de lo obvio, y a detalles para la historia.

La papeleta simulada es de Prensa Libre y Prodatos.

Las tres punteras: Sandra Torres con 20.7% de intención de voto, Zury Ríos con 15.9 y Thelma Aldana con 9.5 acumulan, entre las tres el 46.1% de las intenciones de votos…al 27 de marzo pasado, que fué el último día de recolección de datos.  El 54.9% restante, de intenciónes de voto se reparten entre 21 candidatos entre los cuales el que más tiene es Alejandro Giammattei con 7.4%.  El que menos intenciones de voto tiene es José Luis Chea, con 0.3%; pero hay 10 candidatos con intenciones de voto menores al 1%.

Por cierto que, en las elecciones de 1944 en las que ganó Juan José Arévalo -en las que hubo 17 candidatos- hubo tres pretendientes: Julio Bianchi, Manuel Galich y Eugenio Silva Peña, que sólo sacaron un voto, o sea que, si ellos votaron por sí mismos, ni siquiera sus esposas les dieron el voto, o sus hijos, o sus padres.  ¿Se darán casos parecidos en 2019?

Sandra Torres tiene 31.3% de intención de voto en el área rural, seguida por Zury Ríos con 9.1%.  Zury tiene 21.6% en el interior urbano, en tanto que Thelma Aldana la sigue con 13.2% y en el área metropolitana, Zury encabeza con 25.2% y es seguida por Thelma con 18.3%.  Sandra domina en el área rural, en tanto que Zury domina en el itnerior urbano y en el área metropolitana, áreas en las que el segundo lugar le corresponde a Aldana y el tercero a Torres.

Esto podría explicarse porque la razón principal por la que la la gente votaría por Sandra Torres es por sus programas solidarios, de ahí el mote que le tengo de Evita. Sandra es percibida como populista, y tuvo los cuatro años del gobierno de Alvaro Santa Clos Colom para posicionarse como regalona. La gente quiere goodies y Evita reparte. De ahí que no sorprende el hecho de que el antivoto de Sandra Torres, en el nivel socioecónomico D, sea de sólo 43%.  En ese espíritu, tampoco sorprende que los jóvenes en el nivel socioeconómico D, se inclinen por Sandra en un porcentaje de 23.6%.  Eso sí, el antivoto de Evita, entre los patojos de 18-24 años es de 50% y entre los jóvenes de 25-34 años es de 51%.  ¿Como cambiará esto si prosperan los procesos judiciales contra Torres?  ¿Cómo cambiará esto si se hace justicia con Zury Ríos y se le reconoce su derecho a participar en la elección?

¿Por qué es que la gente votaría (38%) por Zury Ríos? Porque es percibida con carácter firme como traedora de orden.  Pero, hazme reír, sus votantes perciben (35%) a Thelma Aldana como que no es corrupta; es evidente que sus cuatro años de campaña junto a la CICIG tuvieron efectos positivos en el interior urbano y en el área metropolitana.  ¿Y por Alejandro Giammattei; ¿por qué votaría la gente (28%) por él? Porque da confianza.

Tan interesante, o más interesante que la intención de voto es el antivoto.  De los consultados sobre ¿por quién no votaría nunca, o dificilmente votaría? Sandra Torres recibió un cuentazo de 49% de los encuestados, lo que revela un rechazo monumental de casi el 50%.  Thelma Aldana recibió una bofetada de 32% y Zury Ríos es rechazada por 18%.  ¿A alguien le soprende que Roberto Arzú recibiera un rechazo de 25%?.  Entre los patojos de 18-24 años, nunca votarían, o dificilmente votarían por Thelma Aldana un 29% y entre los jóvenes de 25-34 años, tendrían la misma actitud un 35%.

¡Se nos muere la exguerrilla!

Los candidatos más afines (cuando no directamente vinculados) a la exguerrilla, de forma abierta, son pelusa en el ombligo. Benito Morales, de Convergencia; Manuel Villacorta, de Winaq (con todo el peso de la Premio Nobel); Pablo Ceto, de la URNG y Thelma Cabrera, del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (Codeca, los ladrones de energía eléctrica), entre todos a duras penas arañan 3.5% de las intenciones de voto.

¿Se puede ser más irrelevante?

Los votantes por el socialismo los han abandonado (si es que alguna vez estuvieron con ellos; y han puesto sus ojos en opciones menos menos leninistas, estalinistas y maoistas, aunque no menos colectivistas, ni menos estatistas, ni menos inclinadas al autoritarismo (cuando no al totalitarismo).  De ahí que Sandra Torres y Thelma Aldana (las candidatas de la CICIG y de sus patrocinadores y sus fans) ocupen lugares de relevancia (descontados sus antivotos).

Así estaban las cosas al 27 de marzo pasado, ¿cómo estarán ahora?


05
Abr 19

Torres, la intocable

¿Vas a creer? Susan Salazar, jueza de delitos de Femicidio y otras formas de violencia contra la mujer emitió medidas de seguridad a favor de la candidata presidencial  Sandra Evita Torres; de modo que los Juan Francisco Sandoval y Andrei González no deben perturbarla de forma alguna.

¡Que osadía perturbar a Sandra!

La foto es de Soy 502.

El oficio emitido por Salazar califica de agresores a los fiscales y les indica que no deben perturbar a la presunta agraviada, ni  a su núcleo familiar, de forma personal, o por medio de medios de comunicación, o redes sociales.  La jueza también les advierte que el incumplimiento de las medidas decretadas constituye el delito de violencia contra la mujer y desobediencia.

¿Quién se va a atrever a encontrar los esqueletos en el armario de Evita, luego de la amenaza de la jueza Salazar? ¿Cómo es que Sandra Torres no va a encabezar encuestas si los delitos que hubiere cometido -si los hubiere cometido- no pueden ser investigados como se investigan los de cualquier otro mortal?

Este tipo de acciones desnaturalizan el combate a la violencia contra las mujeres. ¿De verdad puede, un juez, emitir una acción como esta contra fiscales que están actuando de acuerdo con sus funciones legales?

Este nivel de protección contra la investigación de delitos, ¿puede ser gozado por cualquier mujer sospechosa de haber cometido delitos que se sienta agredida y agraviada por el Ministerio Público y alguna de sus fiscalías, o es un privilegio para Torres? Si los fiscales fueran mujeres, ¿se aplicaría la restricción emitida por Salazar?

Toda mujer sospechosa de haber cometido delitos, que se sienta perturbada, agredida y agraviada por el MP y sus fiscalías, ¿podría ser auxiliada por la Policía cuando ella lo requiera, en cualquier momento y lugar de la República de Guatemala, si el MP y una fiscalía la investigan, o sólo Torres, la consentida e intocable?

¿En serio?

Si Torres llegara a la Presidencia, ¿qué clase de Presidencia crees que sería la suya?