22
Feb 21

“Descuida, yo te cuido”; la peli del fin de semana

Descuida, yo te cuido, es la peli que vi el fin de semana; y como tiene que ver con el despojo de la dignidad humana y con métodos coercitivos para quitarles a las personas su propiedad, su libertad y su responsabilidad, me recordó los trabajos de Thomas Szasz, psiquiatra que visitó Guatemala en 1979.

Imagen de previsualización de YouTube

 

La de la peli -de un humor negro encantador- es la historia de dos mujeres que, con la complicidad culposa de un juez, la ayuda dolosa de una médica y la del administrador de un hogar de ancianos, montan una operación para esquilmar ancianos; operación que es posible sólo sobre la premisa de que el estado debe velar por el bienestar de ciertos individuos, sí, o sí. Incluso contra su voluntad y su juicio propio.

En The Myth of Mental Illness, Thomas Szazs sostuvo que la medicación, la hospitalización y la psicoterapia obligatorias son poco más que formas de práctica clínica coercitivas y que anulan la dignidad de las personas. Como muchas personas valoran la seguridad y la sumisión por encima de la incertidumbre y la responsabilidad,  para algunos pacientes aquello significa abdicar del control sobre sus vidas frente a la autoridad de sus síntomas y la de sus médicos; mientras que a estos los obliga a creer en la enfermedad mental como una enfermedad que debe curarse. El doctor Szasz abordó el tema de la libertad y la necesidad de cuestionar la naturaleza potencialmente coercitiva inherente a la psicoterapia y la psicofarmacología.

En esa dirección, Szasz explicó que la verdadera libertad significa tomar el control y la responsabilidad de nuestras elecciones y sus consecuencias. Ni la psicoterapia, las drogas ni el poder de nuestras técnicas restaurarán el sentido personal de agencia de un paciente; y Szasz hace que los interesados se sientan lo suficientemente incómodos como para pensar de manera diferente sobre todo lo que se hace clínicamente, desde el diagnóstico hasta la planificación del tratamiento, especialmente con los más vulnerables: los niños, los presos, los llamados enfermos mentales…y los ancianos.

Es importante anotar que Szasz no estaba contra la psiquiatría, sino que se oponía a la psiquiatría coercitiva. Era un oponente acérrimo de la institucionalización involuntaria y del tratamiento psiquiátrico involuntario, pero practicaba la psiquiatría y la psicoterapia entre adultos que consentían los tratamientos.

La peli me llevó a pensar que, así como ocurre con los llamados enfermos mentales -al amparo de legislación colectivista y anacrónica, con la complicidad de jueces y profesionales (de forma culposa, o dolosa)- los ancianos, los niños y los presos son muy vulnerables. La peli tiene que ver con la institucionalización involuntaria de una anciana.

Las ideas de Thomas Szasz fueron muy controversiales durante su vida, y continúan alimentando las perspectivas críticas en torno a temas aparentemente divergentes como el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM) y la despenalización del uso de drogas. 

El doctor Szasz vino a Guatemala para recibir un doctorado honoris causa de la Universidad Francisco Marroquin.  La última vez que supe Szasz fue en 2012, poco antes de su muerte, cuando yo andaba con Ethan Nadelmann en La Antigua y esta llamó a aquel para contarle que estaba en Guatemala y en la UFM; y a Szasz le dio mucho gusto.


08
Feb 21

“La valla” y el colectivismo totalitario entre nosotros

La valla es una serie de Netflix y supongo que ya sabes de ella, porque es muy popular.  Pues empecé a verla el sábado y me incomodó.  Me incomodó mucho y al principio no sabía por qué.  A mí me encanta V for Vendetta y La valla va por ahí, de modo que sentí muy raro que me incomodara tanto.  Luego, hoy en la mañana di por qué.  La valla me incomodó porque la sentí muy cerca.  Escalofriantemente cerca.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Spoiler potencial en el siguiente párrafo:

En una escena, Emilia le explica a su nieta, Marta, que luego de un enfrentamiento global muy fuerte, en el que murió mucha gente (una Tercera guerra mundial, de hecho), y y luego de que surgieron muchas enfermedades que no se pueden curar y de que el planeta se puso muy enfermo, había mucho miedo.  En consecuencia, explica Emilia, las personas querían gobiernos fuertes que garantizaran su seguridadEso es normal, dice la niña, Marta.  A lo que la abuela, Emilia, contesta: Bueno, sí; pero lo malo es que esos gobiernos provocaron la guerra y en nombre de esa seguridad nos quitaron los más importante que tenemos las personas. ¿Sabes lo que es? La libertad. Y luego la familia brinda por la libertad…y por la vida.

Esta escena es riquísima en elementos perturbadores.  Primero el uso de la neolengua; ya que a la Tercera guerra mundial, se le llama enfrentamiento global, que es una forma de quitarle contenido al concepto original. Luego la extraña aparición de enfermedades que no se pueden curar.  A ello le sigue la idea de que el planeta se enferma, como si fuera algo vivo.  Vale decir que antes de aquel diálogo la familia recuerda que había en la tele muchos canales y teléfonos individuales para toda la gente.  Pero se quejan de que había mucha contaminación y de que había muchos automóviles y mucho ruido.  Quejas curiosas porque en la serie,  la gente vive en un mundo en el que no hay carne, ni comodidades (excepto para las élites gobernantes).  ¿Ves por dónde voy?

El miedo hace que las personas exijan que el gobierno les garantice seguridad, y Marta ve que eso es normal…excepto por un detalle macabro que destaca Emilia: Los gobiernos causaron las guerras y en nombre de la seguridad que quería la gente, eliminaron la libertad y con ella, la vida.

Ya lo dijo Benjamín Franklin: Aquellos que sacrifican libertad por seguridad no merecen tener ninguna de las dos.

La valla se parece muchísimo a lo que nos ha estado ocurriendo desde marzo de 2020.  Mucha gente tuvo miedo y clamó porque el gobierno eliminara la libertad, a cambio de la ilusión de seguridad.

Lo dice V, en V for Vendetta, otra peli distópica en la que la gente vive bajo una dictadura totalitaria luego de guerras, enfermedades y caos.  La verdad sea dicha, si estáis buscando un culpable, sólo tenéis que miraros al espejo. Sé por qué lo hicisteis, sé que teníais miedo ¿Y quién no? Guerras, terror, enfermedades. Había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común. El temor pudo con vosotros y, presas del pánico, acudisteis al actual líder, Adam Suttler. Os prometió orden, os prometió paz. Y todo cuanto os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión.

El miedo hace que muchas personas pidan gobiernos autoritarios y hasta totalitarios, con tal de hacerse la ilusión de seguridad, y a cambio no sólo no dudan en renunciar a la libertad, sino que aprueban que se imponga la dictadura a todos los demás.

La escena de La valla y el discurso de V, también me recordaron un texto inquietante de C.S. Lewis (1942):

Un diablo joven: “¿Cómo lograste enviar tantas almas al infierno?”

Viejo diablo: “¡Con miedo!”

El joven: “¡Buen trabajo! ¿De qué tenían miedo? ¿Guerra? ¿Hambruna?”

El viejo: “¡No, de una enfermedad!”

El joven: “¿No han estado enfermos? ¿No estaban muriendo? ¿No había cura?”

El viejo: “Se enfermaron, murieron, hubo cura”.

El joven: “No entiendo …”

El viejo: “¡Creyeron accidentalmente que lo único que tenían que conservar a toda costa era la vida! No se abrazaron, no se saludaron, se alejaron el uno del otro. ¡Dejaron todo contacto humano y todo lo que era humano! Se quedaron sin dinero, perdieron sus trabajos, pero optaron por temer por sus vidas, aunque ni siquiera tuvieran pan. Creían todo lo que escuchaban, leían periódicos y creían ciegamente todo lo que leían. Renunciaron a su libertad, nunca salieron de casa, no fueron a ningún lado. No visitaron a familiares ni amigos. El mundo se ha convertido en un gran campo de concentración con prisioneros voluntarios. ¡Aceptaron todo! Solo para sobrevivir a otro día miserable … ¡No vivieron, murieron todos los días! Fue fácil llevarse sus almas miserables … “

¿Así, o más perturbador?

El miedo es el común denominador de los tres textos que ocupan estas meditaciones; también lo es la renuncia a la libertad y a la vida, a cambio de seguridad.  A la vida no como algo biológico, claro, sino a la vida como la oportunidad de perseguir propósitos y valores, como oportunidad para florecer y ser felices.

Hay un cuarto texto que quiero compartirles, lo leí en Facebook y no lo encuentro de nuevo, así que lo voy a parafrasear:  Si le das al gobierno la facultad de violar los derechos individuales en caso de emergencias, los gobiernos van a crear los casos de emergencias.

Es el caso de La valla, de V for Vendetta y el del diablo viejo de C.S. Lewis.  ¿Te acuerdas de la gente que estaba contenta durante el encierro porque no había carros y se oían los pajaritos? ¿Te acuerdas de la gente que esperaba con ansias las instrucciones presidenciales en cadenas mediáticas? ¿Te acuerdas de la gente clamando por generalizar y hacer más duro el encierro -aunque muchas personas se quedaran sin trabajo y aunque muchas abuelas no pudieran abrazar a sus nietos? ¿Te acuerdas de la hostilidad y el miedo de las primeras semanas?

Por eso celebro que el intento reciente de limitar la libertad de las personas encontrara oposición activa y no pudiera materializarse.  Los colectivistas, socialistas autoritarios y totalitarios de todos los colores son minorías y sus intereses no deben prevalecer. Los sacerdotes del miedo -a lo largo y ancho del espectro político- no deben prevalecer.  El diablo viejo, el canciller Suttler y los dictadores de La valla, no deben prevalecer.

Deben prevalecer la libertad y la vida.  Y la responsabilidad de que sea así es tuya.


23
Mar 20

“Madam C. J. Walker” y “Diecisiete”, para ver en Netflix

¡De lo mejor que he visto en esta temporada! Madam C. J. Walker, que es una miniserie; y Diecisiete, que es una película.  Las dos son muy diferentes, con personajes entrañables e historias bien contadas.

Imagen de previsualización de YouTube

Self Made: Inspired by the Life of Madame C.J. Walker es la historia de Sarah Breedlove una empresaria y filántropa estadounidense, considerada la primera mujer negra en convertirse en millonaria en los Estados Unidos. Artífice de su éxito hizo su fortuna desarrollando y vendiendo una exitosa línea de productos para el cabello y de belleza para mujeres negras con la compañía que fundó, la Madam C.J. Walker Manufacturing Company. Es la historia conmovedora  de una mujer admirable y Octavia Spencer hace los honores al representar a la señora Breedlove. Tiene solo cuatro, o cinco capítulos y cada uno es una joya.  En la peli, queda un poco mal Booker T. Washington, por quien tengo cierto respeto.

Imagen de previsualización de YouTube

Diecisiete es la historia de Héctor  que es un chico de 17 años que lleva dos años interno en un centro de menores. Insociable y poco comunicativo, apenas se relaciona con nadie hasta que se anima a participar en una terapia de reinserción con perros. En ella establece un vínculo con un perro, al que llama Oveja. Pero un día el perro es adoptado y Héctor se muestra incapaz de aceptarlo. A pesar de que le quedan menos de dos meses para cumplir su internamiento, decide escaparse para ir a buscarlo con la ayuda de su hermano Ismael.  A le peli le cuesta un poco arrancar, pero un vez lo hace te lleva por una aventura de hermanos, de sentimientos y de aprendizaje que disfruté mucho.

En serio te recomiendo ambas.


20
Nov 18

¿Hay que proteger a los cines contra Netflix?

El gobierno italiano va a imponer un plazo entre el lanzamiento de una película en las salas de cine y su distribución en las plataformas de streaming con el propósito inmoral y mercantilista de proteger a la industria del cine local.

La reacción contra el cambio está ocurriendo en otras esferas: Grupos de hoteleros han pedido protección privilegiada contra Airbnb; y grupos de taxistas han pedido el privilegio de protección contra Uber; y en ese ambiente, ¿por qué es que las salas de cine no iban a pedir su privilegio contra Netflix?

A mí, ese tipo de demandas me recuerda la Petición de los fabricantes de candelas, velas, lámparas, candeleros, faroles, apagavelas, apagadores y productores de sebo, aceite, resina, alcohol y generalmente de todo lo que concierne al alumbrado a los señores miembros de la Cámara de Diputados, artículo ingeniosísimo por Frederic Bastiat.

En él, aquellos fabricantes piden  una ley que ordene el cierre de todas las ventanas, tragaluces, pantallas, contraventanas, póstigos, cortinas, cuarterones, claraboyas, persianas, en una palabra, de todas las aberturas, huecos, hendiduras y fisuras por las que la luz del sol tiene la costumbre de penetrar en las casa, en perjuicio de las bellas industrias con las que nos jactamos de haber dotado al país, pues sería ingratitud abandonarnos hoy en una lucha así de desigual...porque su competidor -extranjero par más señas- es el Sol que obstaculiza y arruina la industria de las velas y objetos asociados.

También me recuerda The Future And Its Enemies, por Virginia Postrel en el cual aborda el conflicto creciente sobre la creatividad, la empresarialidad y el progreso. La forma en que nos sentimos acerca del futuro que evoluciona nos dice qué somos como individuos y como civilización.  ¿Buscamos el estancamiento (stasis) -un mundo regulado e ingenieril- o abrazamos el dinamismo (dynamism) -un mundo en constante creación, descubrimiento y cmpetencia?

¿De qué lado están los cineros, los hoteleros y los taxistas que usan el poder del estado para eliminar a la competencia? ¿En qué se parecen aquellos a los fabricantes de candelas de la parábola de Bastiat? ¿De qué lado estás?

Foto por Fernando de Sousa de Melbourne, Australia [CC BY-SA 2.0]


16
Ago 18

“El elegido” peli sobre Ramón Mercader y Trotski

Las dudas no existen porque alguien ya pensó por nosotros, le dice el comunista Kotov al comunista Ramón Mercader en la película El elegido, que trata sobre el asesinato de Leon Trotski, por orden de Stalin, en México.

Me llamó la atención la frase porque ilustra muy bien el carácter colectivista, totalitario y místico del comunismo que se traduce en no pienses, obedece y actúa.  Ten fe.  Sacrifícate por el partido y por la revolución…y en última instancia por el dictador del momento.

Aunque la película es una hipótesis sobre los motivos y carácteres de los inefables Ramón Mercader (el asesino de Trotski); y su madre retorcida, Caridad, describe muy bien el ambiente y las circustancias de aquel asesinato célebre.  La peli hace un retrato vívido y espeluznante de las traiciones entre los comunistas, la falta de escrúpulos y el carácter criminal de aquellos.  ¿Cómo iba a ser de otra forma si en el colectivismo todo individuo es sacrificable por la revolución, el partido, o el dictador que controla ambos?

Ni la familia, ni la amistad, ni el amor tienen cabida entre personas que consideran que es moralmente válido imponer la dictadura del proletariado, sin miramientos para aplicar la violencia.  Entre personas que no admiten disenso alguno, y entre personas que han renunciado a la virtud de la independencia, entendida esta como la aceptación de la responsabilidad que tenemos de formar nuestros propios juicios.

Ciertamente una peli recomendable.


07
Ago 18

No nos quedaremos sin “Lucifer”

Imagínate que Lucifer se hartara de su tarea obediente de castigador y se hartara de vivir en el infierno, imagínate que decidiera pasar un tiempo en la Tierra para entender mejor a los humanos y que Lucifer terminara en terapia. Lucifer es una serie que veo en Netflix.

¿Cómo se llamaría Lucifer en la Tierra? Lucifer Morningstar; porque Lucifer es Venus, y en una temporada del año Lucifer es Phosphoros -el traedor de luz- ya que, como lucero de la mañana, Lucifer anuncia que en unas horas saldrá el sol.

A mi me atrapó la serie por su sentido del humor fino y complejo.  Porque invita a pensar en las ideas que tiene la gente acerca de Lucifer y porque evidencia la naturaleza del mito y su importancia real en la cultura.

Fox desistió de continuar la serie; pero Netflix la rescató porque aunque no es una serie para cualquiera, si es una gue desarrolla fans comprometidos.

Así que estoy contento porque no sea caba una de mis series favoritas.

La foto la tomé de Facebook.


19
Jul 18

Milada Horáková, torturada por nazis y comunistas

Milada Horáková fue una política checa cuya carrera empezó antes de la II Guerra mundial.  Durante esta fue arrestada por los nacionalsociaistas y enviada a un campo de concentración; y luego de la guerra fue arrestada y torturada por los comunistas, por negarse a cesar su oposición y a abandonar el país.  ¿Habías oído antes de Milada?


Haz clic en la foto para ver el trailer de la película.

La peli está en Netflix y es perturbadora.  Sin embargo, la vida heróica de Milada Horáková y el precio que pagaron ella y su familia por su honestidad y su integridad con sus principios y por no ceder ante el totalitarismo de uno, y otro color, son muy inspiradoras en estos tiempos en los que el pragmatismo se tiene por virtuoso y en los que los fans de las dictaduras no tienen empacho alguno en defender a sus tiranos, en tanto sean suyos.

Como ocurre con frecuencia, en la peli se confunde la democracia con la república.  Pero eso no le quita valor si uno entiende la naturaleza de la confusión.  La democracia es el gobierno de la mayoría; en tanto que la república es es el gobierno bajo la ley y con distribución del poder.

Pelis como esta deberían ser discutidas en los colegios e institutos de secundaria.  Abrirían tanto los horizontes de los jóvenes.


18
Jul 18

“La hora final” y la captura de Abimael Guzmán

La hora final, película sobre la captura de Abimael Guzmán, el líder del grupo terrorista peruano Sendero luminoso, te la recomiendo.

Imagen de previsualización de YouTube

El Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso fue una organización guerrillera, terrorista y genocida de tendencias marxista, leninista y maoista.  Entre 1998 y 2000, la actividad de Sendero luminoso -para establecer un régimen revolucionario, campesino y comunista- costó las vidas de entre 31,331 y 37,840 personas y ocasionó un millón de desplazados.

La peli nos acerca a la perspectiva del equipo de policías que tenía a su cargo la localización y captura del criminal Abimael Guzmán.  El acercamiento nos permite atisbar los aspectos personales y humanos de una tarea de aquella envergadura; así como las condiciones físicas y políticas -locales e internacionales- en las que se lleva a cabo esa tarea. Es una peli conmovedora, te advierto.

Ahora está en Netflix y de verdad te la recomiendo.


17
Jul 18

Luis Miguel, el Guarromántico y la honestidad

Si…vi la serie de Luis Miguel, en Netflix y aparte de aprender a detestar a Luisito Rey, lo que más me ha llamado la atención es que en mucha gente hubo la expectativa de que el protagonista encontrara -en la serie- a su mamá perdida y no hallada en la vida real.

En Twitter, el Guarromántico lo puso así:

Es fascinante cómo es que las series y los medios de comunicación masivos tienen la facultad de atrapar y envolver tanto, a su público, que muchas personas llegan a creer que lo que están viendo en la pantalla puede sustituir a la realidad.  Si el fenómeno ocurre brevemente por la intensidad emotiva de las escenas, no hay clavo (cuando yo era niño, yo creía que los piratas y los romanos como los veia en las pelis existían en la realidad); pero si el hábito se enraíza y sustituye a la racionalidad y a la virtud de la honestidad, el consumidor está en problemas y todos estamos en problemas.¿Todos? Si, todos porque luego esa gente vota en las elecciones.

Un amigo está viendo la serie de la vida de José José, el príncipe de la canción  -también en Netflix- y hay una escena en la que, al calor de los tragos, el protagonista juega ruleta rusa.  En esa escena, mi amigo se agarró a sí mismo pensando, ¡Que no se mate!, sólo para darse cuenta del disparate en el que había incurrido, siendo que es evidente que José José está vivo, y que no murió de un disparo en la sien a causa de aquel juego macabro.

Cuando me lo contó nos reímos mucho; pero, ¿qué tiene que ver aquí la virtud de la honestidad?  Pues es que, según mi cuate, Craig Biggle, en Loving Life, honestidad es la virtud de rehusarse a falsear la realidad, es decir, rehusarse a pretender que los hechos son otra cosa que lo que son. ¿Por qué? porque como dijo el Cochiloco, en la película El infierno: Una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa; o porque, como dijo Aristóteles; A es A.

Mi cuate de José José se dio cuenta rápidamente de que había sido atrapado por la serie; e inmediatamente dejó a un lado el pensamiento irracional que lo había asaltado.  Pero, ¿cuántas personas no son capaces de separarse de lo que ven en los medios y en las series y no son capaces de cuestionar qué tanto tienen que ver con la realidad y qué tanto tienen que ver con agendas de todo tipo?

Un consumidor de noticias, información, series y otras fuentes de conocimiento, está obligado a evaluar, con honestidad, cuándo es que él está falseando la realidad frente a lo que ve, o escucha.

La honestidad, de paso, no debe ser confundida con la virtud de la honradez que es actuar de forma transparente, con rectitud, según mi amigo, Warren Orbaugh, en El retorno del superhombre.


30
Nov 17

¿Quién atacó al diablo?

Con quién sabe qué motivos, dos cafres atacaron al diablo de La Antigua Guatemala, lo tiraron al suelo y le hicieron daño.  ¡Canallas!

La tradición de quemar al mitológico diablo es antañona en Guatemala, y la de quemar aquel diablo particular, en La Antigua, data de unos 26 años.  Siempre es una ocasión festiva y uno no se explica por qué es que hay vándalos que quisieran dañarla.

El año pasado el diablo fue diabla y hubo controversia por ello. La imagen fue capturada por las autoridades municipales antigüeñas, que luego tuvieron que devolverla. A Lucifer, el tiquismiquis  del año pasado y el atentado de esta madrugada no deben haberle extrañado porque siempre ha sido un incomprendido.  Sospecho que al traedor de luz, castigado por no haberse sometido a la tiranía, al héspero,  le vendrá guango el acto vandálico y ya se anuncia que los antigüeños rescatarán la imágen y celebrarán la quema del diablo como corresponde.

Y como dice mi cuate, Manuel: La luz del sol no volverá para [los destructores] tras el solsticio de esta Saturnalia.

De paso, te recomiendo la serie en Netflix, Lucifer.  ¡Está muy buena!

Imagen de previsualización de YouTube