18
Sep 13

El fin del estado benefactor en Los Países Bajos

El estado benafactor del siglo XX se acabó, dijo el rey Willem-Alexander, de Holanda, en un mensaje a su pueblo. En  su lugar está surgiendo una sociedad participativa en la que las personas habrán de asumir la responsabilidad de su futuro y crear sus propias redes de seguridad social y financiera con poca ayuda de parte del gobierno nacional.

El estado benefactor clásico, de la segunda mitad del siglo 20 produjo arreglos que son insostenibles, dijo el monarca.

…y pues bien…a ver si aprendemos algo por aquí.


12
Ago 13

Juventud y clientelismo ovejuno

Ahora que leo que los pipoldermos han estado activamente integrando a la juventud en el sistema de clientelismo en Guatemala no deja de darme algo de rabia.

Si los promotores del estado niñera, del estado benefactor mercantilista, patrimonialista, o clientelista ya estropeó generaciones anteriores de chapines, ¿no te da rabia que estén estropeando a los jóvenes de ahora?  Clientelismo, por cierto, es la dependencia que algunos grupos de interés tienen con respecto la concesión de prestaciones obtenidas de parte de la función pública; y qué, sino clientelismo, es lo que se promueve cuando se integra a los jóvenes a la piñata del presupuesto del estado y al sistema de expoliación legal?

La dirigencia juvenil estatista y los pipoldermos que los convierten en parásitos deberían morirse de vergüenza.  A principios del siglo XX, el poeta Miguel Hernández escribió estos versos para España; versos que ahora tengo el atrevimiento de tomar para Guatemala:

La juventud siempre empuja, 
la juventud siempre vence, 
y la salvación de Guatemala
de su juventud depende.

Pero no…no si la juventud chapina es egullida por el sistema corrupto que, en vez de exigir libertad y respeto, sólo se suma a la clientela ovejuna que lo que pide son 15 minutos para pegarse a la teta del estado.


01
Abr 13

El verdadero éxito de la educación estatizada

598355_450222998335915_1984585684_n

De los estudiantes de diversificado evaluados en 2012 por el Ministerio de Educación, ¡92.7% reprobó en matemáticas; y 75.52% reprobó en lectura!  La educación estatizada, tanto pública como privada, es un fracaso.

La prueba refleja datos similares desde 2006 y los peores resultados se reflejan en secretariado y magisterio.  Es decir: ¡los peores resultados se reflejan entre los que están estudiando para enseñar!  Y parece evidente que, si esto está ocurriendo desde hace 6 años, las evaluaciones van a parar a algún cajón y no hay voluntad política (porque esto es asunto de políticos y funcionarios) ha hecho algo serio para mejorar los resultados.

En el sector público esto no debería sorprendernos porque, ¿por qué es que la educación tendría un mejor desempeño que otras áreas en las que están a cargo de los pipoldermos?  Y en cuanto al sector privado, el asunto es engañoso porque los colegios privados en realidad son sólo apéndices del Sistema Nacional de Educación, totalmente controlado por políticos y burócratas.  Lo que conocemos como colegios privados, en realidad son partes del sistema público, administradas por el sector privado.  Nada se hace, en los colegios privados, que no sea aprobado y supervisado por los politicos y funcionarios que están al mando del sistema nacional.

Es perturbador, por ejemplo, que una directiva de la Cámara Guatemalteca de la Educación (que agrupa a muchos colegios privados) se queje de que los agremiados no reciben apoyo, ni material didáctico de parte de los políticos y funcionarios.    ¿Será que no se dan cuenta de que hay queso en las trampas para ratones? A los colegios privados no suele gustarles que les regulen los contenidos y las cuotas; pero a la hora de pedir…se quejan si no reciben.

Y adicionalmente, ¿Alguien apunta hacia la politización de la educación? ¿Alguien se está dando cuenta de que educar no es depositar conocimientos en cubetas? ¿Alguien se está dando cuenta de que en el siglo XXI educar es enseñar a aprender y enseñar a pensar? Mi hipótesis es que 180 días de depositar conocimientos en una cubeta hacen más daño que 150 días de enseñar a aprender ya  pensar.

El sistema estatista de educación  es un fracaso, pero no es un fracaso total.  Tiene éxitos políticos de gran valor para el estatismo y para el colectivismo.  Forma electores que son súbditos y no ciudadanos.  Forma sujetos igualitariamente incapaces; acostumbrados a pedir, a exigir y a recibir.  Deformados en aulas en las que los valores son la obediencia y la igualdad; no la exploración y la diversidad.  Forma tributarios convencidos de que es inmoral resistirse a ser expoliado.  Forma masas de sujetos; y no individuos.

Al estatismo no le importa mucho que los estudiantes salgan de las escuelas y colegios sin saber leer bien, y sin poder multiplicar, o dividir.  Lo que le importa es que se gradúen y salgan a exigir más.  Ellos son la sangre que el estatismo necesita para crecer.  Y cuando digo sangre, no lo digo sólo en sentido figurado.

La ilustración la tomé de Facebook.  Al ver esa ilustración uno no puede sino pensar que es inmoral contribuir al sostenimiento de la educación estatizante.  Para una sociedad libre, es suicida reformar la educación estatizante y lo que corresponde es abolirla.


31
Ene 13

Otto Pérez debe ofrecerles disculpas a los médicos del San Juan de Dios

Otto Pérez Molina, primer mandatario de la nación, calificó de haraganes a los médicos que  se declararon en asamblea permanente para exigirles a los pipoldermos que solucionen la falta de medicamentos y de equipos e infraestructura médica.

¡Oiga, Presidente!, muchos de esos muchachos a los que usted trata con tanto irrespeto trabajan en condiciones precarias porque su administración, y las que la han antecedido, desperdician el dinero que toman de los tributarios.  Lo desperdician, lo maladministran y se lo roban.

¡Oiga, Presidente!, no hay medicamentos, ni equipo en los hospitales, no porque no haya dinero para adquirirlos, sino porque su administración -que ya tiene un año de estar usufructuando del poder- tiene otras prioridades.

Su administración y las que la han antecedido, Presidente, han conservado el estado benefactor que se atribuye la salud pública, de la cual se enriquecen funcionarios y empresaurios.  Muchos de los muchachos a los que usted se atreve a calificar de haraganes salvan vidas y consuelan aflicciones si el equipo y los insumos necesarios.  Esos muchachos a los que usted ofendió, Presidente, actúan muchas veces de forma heróica.  No gracias a su administración inepta y rapaz, sino a pesar de ellas.

Usted les debe ofrecer disculpas.


11
Ene 13

Colas, abusos y humillación

¿Sábes qué me parece un abuso y una humillación? que los padres de familia tengan que hacer colas de 48 horas y hasta dormir en la calle para conseguir que sus hijos sean inscritos en las escuelas estatales.  Seguramente la burocrácia podría hacer aquellos trámites menos groseros.  Pero, por otro lado, seguramente debería haber algún tipo de filtro que impida que personas que no tienen capacidad, o aptitud para seguir estudios lleguen al punto de disputarles espacios a personas que podrían aprovechar mejor la oportunidad de asistir a la escuela.

Mucha gente cree que la educación es un derecho y que no se le puede negar a nadie; pero en realidad hay que revisar esas ideas.  La pretensión de acceso a las escuelas, por parte de personas que no tienen la capacidad, ni la aptitud, ni el deseo de estudiar, no debería ser motivo para que la sobrepoblación obligue a los padres de familia a pasar penas como la de dormir en la calle y perder 48 valiosas horas de sus vidas.


09
Nov 12

Bloomberg prohibe donaciones de alimentos

Luego de que el huracán Sandy causara muchos daños y dolor en la ciudad de Nueva York, ¿qué se le ocurrió a su alcalde, Michael Bloomberg? Se le ocurrió prohibir las donaciones de alimentos para la gente pobre que usa los refugios.

Tu creerás que es por temor a que los alimentos fueran contaminados; pero ahí está que no.  Es porque los políticos y funcionarios que gobiernan la ciudad no pueden medir los contenidos de sal, grasa y fibra que contienen los alimentos donados, y entonces no pueden asegurarse de que la gente hambrienta está recibiendo los niveles óptimos de nutrición.

No…no es broma, ni es un chiste.  Los funcionarios de Bloomberg ya han rechazado donaciones de sopas y bagels.  El estado niñera no quiere mendigos gordos en las calles.  El estado niñera es criminal.  El estado niñera prefiere que los menesterosos dependan de sus dádivas (tomadas de otros por la fuerza), y rechaza la benevolencia.


01
Oct 12

Lo socialistas quieren que siga su fiesta

Leo que decenas de miles de franceses salieron a las calles de París para protestar contra la política de ahorro del presidente François Hollande, en la primera gran manifestación en su contra convocada por grupos de izquierda, decepcionados por los recortes del gobierno.

En España y Portugal, miles de clientes del estado benefactor y del socialismo también salieron a las calles a protestar contra las medidas de austeridad promulgadas por sus gobiernos.

A los socialistas no les gusta la austeridad y quieren que su fiesta de resdistribución y de gastos continúe.  Llevaron a Europa a la ruina y están minando al resto del mundo; y no quieren que pare la fiesta.

¿Cómo vivir sin los subsidios y sin los privilegios de los que han gozado por décadas? ¿Cómo vivir teniendo que ser productivos, luego de haber vivido del dinero ajeno durante años y años? Se acabó la piñata; pero los socialistas buscan y buscan entre el metal retorcido y el papel rasgado.  No quieren austeridad.  Lo que quieren, los defensores del estado benefactor que está colapsando, es que se incremente el saqueo y que continúen las partidas presupuestarias que les han permitido vivir como bamboccioni y en otras formas de parasitismo.  Y claro, como no entienden de economía, salen a las calles a pedir más.  Más.  Y no pueden creer que ya no haya.  El socialismo funciona hasta que se acaba el dinero ajeno (¿dijo Margaret Tatcher?).


04
Sep 12

Para los adoradores del estatismo

Hay, por ahí, muchas personas que creen que los pipoldermos deberían hacer carreteras, promover el turismo, dar salud y educación y cosas así. Claro que ellos no les dicen pipoldermos; sino que prefieren decir que el gobierno debería hacer carreteras, promover el turismo, dar salud y educación y cosas así.  Pero, en realidad, el gobierno no es más que los pícaros políticos que por el momento detentan el poder (de ahí la palabra pipoldermos).

Entonces suceden cosas así: la principal carretera que lleva a Panajachel -en el Lago de Atitlán- es peligrosísima y está colapsando.  Los pipoldermos gastan platales de los tributarios para promover que los turistas vengan a ver aquel hermoso lago y sus volcanes;…pero no hay carretera para llegar. Y si la hay, es como una ruleta rusa.

Y, ¿qué pasa cuando los pipoldermos tienen que administrar el dinero que toman de los tributarios?  Hacen todo lo que sea necesario para gastar con discrecionalidad, sin dar cuentas claras, y hacen güizachadas para defraudar a los tributarios, sin dejar de cumplir con la ley.


27
Jul 12

Nepotismo y clientelismo del estado benefactor

El estado benefactor beneficia, principalmente a parientes, compadres, y clientes de quienes tienen la facultad de decidir -políticamente- quienes van a recibir las transferencias de riqueza administradas por los programas que establecen.  Tal es el caso del Bono seguro, conocido como Mi familia progresa durante la administración anterior.

Hoy leemos que el nombramiento de esposas, hermanos, nueras, sobrinos o excandidatos del Partido Patriota  como delegados departamentales y municipales del programa Bono Seguro refleja toda una estructura de redes familiares para asegurarse el control del programa.

¿Te sorprende?


13
Jul 12

Sí, hay que abolir la educación estatal

La semana pasada argumenté que hay que abolir la educación estatal porque: está fundada sobre la expoliación (que es un acto de violencia); y uniforma las mentes, cría súbditos obedientes y legitima el uso de la fuerza para conseguir intereses particulares. Es suicida para una sociedad que quiere ser libre. Y creo, sinceramente, que los pobres se merecen algo mejor.

Mi opinión fue criticada por algunos lectores; pero no con hechos, ni datos, sino con comentarios como que fue una opinión babosa que vino de un mayordomo; que opino así solo porque ya no viajo en ruletero; que fue un artículo chueco y de puras patadas de asno; que lo que dije son ideas neoliberales; y un comentarista hasta se imaginó –a ciencia cierta, dijo– que tengo varios colegios privados en mi haber, para asaltar a la ciudadanía. Por aquí va el nivel del diálogo a estas alturas.

Lo cierto, sin embargo, es que las escuelas estatales son la peor opción para los pobres; y que –en cuanto pueden– los pobres sacan a sus hijos del sistema coercitivo y los inscriben en el sector voluntario. ¿Por qué?

James Tooley y Pauline Dixon han hecho estudios al respecto en India y África, y han comprobado que en países parecidos a Guatemala los costos de los maestros son significativamente menores en las escuelas privadas que en las del Estado; y en sociedades como la chapina las escuelas privadas no subsidiadas suelen tener mejores cocientes alumnos-maestros, que los que tienen las escuelas políticas. Esto beneficia a los padres; pero afecta los intereses de los sindicatos de maestros y por eso es que no les gusta a los burócratas de la educación.

Los investigadores comprobaron –con datos– que en las escuelas privadas no subsidiadas se alcanza un rendimiento más elevado que en las escuelas estatales; y que se enseña más en las escuelas privadas que en las estatales. Comprobaron que las escuelas privadas ofrecen oportunidades sin costo, o con costos reducidos, a los niños más pobres.

Y claro que todo aquello no significa que no haya nada que mejorar en la educación privada; pero sí explica por qué es que la educación estatal es la peor opción para los pobres. Si te interesa el tema te recomiendo este video que nos compartió la lectora Ilse Polanco.

Columna publicada en El Periódico.