01
Mar 19

Una moral para ser feliz en la Tierra

El propósito de la moralidad es enseñarte, no sufrir y morir, sino disfrutar y vivir; esta afirmación, audaz, contradice bastante de lo que en nuestra cultura se tiene por ético. Entre nosotros, muchas personas tienen como buenas la renunciación, las privaciones, el sufrimiento, el sacrificio y hasta la muere, como el paso necesario para ir a la otra vida.

Si te llamó la atención la frase con la que comienzo estas meditaciones, seguramente te va a interesar la Ayn Rand University App, que puedes googlear y bajar para IOS y para Android………¿ya la estás bajando?

Haz clic en la ilustración para bajar la App

Escucha el podcast aquí.

En ella encontrarás centenares de horas de contenido por Ayn Rand y por expertos en objetivismo, disponibles en cualquier momento y en cualquier lugar.  ¿Cómo me enteré de la App?  Fue el miércoles durante la presentación del Ayn Rand Center Latin America, otro recurso disponible para aquellos de nosotros interesados en la identificación racional de una ética para ser felices y para vivir en la tierra. Puedes buscarlo en Facebook.

Desarrollar aquel tipo de código moral es una tarea difícil y demandante; y durante aquella presentación, Tal Tsfany-que es el CEO del Ayn Rand Institute y autor de Sophie, un libro sobre una niña heroica- sugirió un ejercicio que puede ayudarlo a uno en aquel proceso.  Tal recomienda que cada noche uno identifique y anote algo que haya sido bueno para uno en ese día; y que luego uno identifique qué es lo que significa aquello bueno para uno. Con el tiempo uno podrá identificar valores y patrones y responderse si aquellos valores y aquellos patrones son consecuencias de elecciones racionales hechas por uno, o si son valores y patrones tomados caprichosamente de otros, o exigidos por otros.

Me encantó ese ejercicio y por eso te lo comparto.  ¿Qué tal si, en medio de la confusión en que vivimos, nos atreviéramos a descubrir que nuestras vidas son valores en sí mismos y que es posible no vivir las vidas de otros?  ¿Qué tal si descubrimos que nuestras vidas son acerca de nosotros mismos, y no de otros?

¿Te atreves a bajar la Ayn Rand University App?

Columna publicada en elPeriódico.


22
Feb 19

La Inquisición

El 22 de febrero de 1812 las Cortes de Cadiz abolieron la Inquisición.  ¿Qué era la Inquisición?

Fue una institución fundada en 1478 por los Reyes católicos para mantener la ortodoxia católica en sus reinos. Como tribunal eclesiástico sólo tenía competencia sobre cristianos bautizados; pero durante la mayor parte de su historia, al no existir libertades de cultos, ni de expresión en las Españas, su jurisdicción se extendió a la totalidad de los españoles de ambos hemisferios (como dice La Pepa).

Auto de fe de la Inquisición,  por Francisco Goya [Dominio público], vía Wikimedia Commons.

Escucha el podcast aquí.

Decir la inquisición es hablar de intolerancia y de arbitrariedad, de terror y de represión. Es hablar de herejías, cuando no de torturas.  Es cierto que existe cierta leyenda negra acerca del Santo oficio; pero no me digas que no se te pone la carne de gallina cuando se habla del asunto; como no sea en el contexto de un sketch de Monty Python: Nobody expects the Spanish Inquisition.

¿A qué viene esta efeméride? A que la intolerancia, la arbitrariedad, el terror, la represión, la idea de herejía y hasta cierto punto la tortura que evoca la inquisición están vivas entre nosotros. ¡¿Dónde?! ¡¿Cómo?! ¡¿Qué?! En la esfera ominosa de lo políticamente correcto y sus promotores.  Ese ambiente en el que el pensamiento único no debe ser cuestionado; en la que hay palabras e ideas prohibidas, en el que la libertad de expresión no tiene valor alguno y en el que vidas y reputaciones pueden ser destruidas si así les place a los torquemadas y a sus seguidores.

Recién leí que un diputado está acusado de racismo contra las personas discapacitadas; y no importa que esa frase sea un galimatías, tal señalamiento, aunque viole la libertad de expresión y la prerrogativa constitucional de irresponsabilidad en las opiniones de los diputados, es una condena intolerante y represiva  que mucha gente no ve espinosa porque le está ocurriendo a alguien más. Y, sin embargo, es muy peligrosa y apesta a inquisición. Le pasó a María Chula, por si ya se te olvidó. Le pasó a Marduk, por si no recuerdas. No faltan quienes quieren fiscalizar la Internet, para que no lo olvides.

Columna publicada en elPeriódico.


06
Jul 18

Pedro, el lobo y la ONU

Un informe de la ONU dice que el número de niños que viven en la pobreza, en los Estados Unidos, es escandalosamente alto; y asegura que aquel país encabeza el mundo desarrollado con las tasas más altas de pobreza juvenil. Pero como dice Daniel J. Mitchell en una publicación de la Foundation for Economic Education: esos estudios suelen estar guiados por la ideología estatista y hay que ser extremadamente escépticos con sus hallazgos.

Escucha el podcast aquí.

Cuando la ONU interviene en políticas sobre el cambio climático, el derecho a portar armas, la Internet, la guerra contra las drogas, la política monetaria y el control de la natalidad financiado por los tributarios, por ejemplo, inevitablemente llama a más poder y control por parte del gobierno, advierte Mitchell. Según la ONU, los gringos deberían pagar más impuestos.

Es cierto que los EE.UU tiene una tasa alta de pobreza infantil entre los países de la OCED, dice Mitchel; pero no es más alta que la de México, Grecia, o Turquía. Y la información que expone la ONU no sólo es una manipulación deshonesta, sino que el reporte está basado en mentiras.  Así como en Pedro y el lobo, lo que no es raro viniendo de una burocracia que medra en las políticas estatistas y colectivistas.

Es una tradición estatista aquella de forzar los datos para que respalden las conclusiones que se pretenden demostrar; pero te recomiendo los trabajos de Julian Simon (a quien entrevisté a principios de los años 90) para vacunarte contra la propaganda estatista y sombría; y Johan Norberg ha hecho estudios, más recientes, que ponen en evidencia aquellas manipulaciones.  Si te interesa este tema te recomiendo https://humanprogress.org/ y https://www.gapminder.org/

En Guate, el jefe de la CICIG -proyecto consentido de la ONU- ha dicho que esa Comisión enfrenta un reto descomunal; y en la tradición que señala Mitchell, lo veo construyendo poderes descomunales para su tutelaje. ¿Es eso lo que queremos?

Columna publicada en elPeriódico.


29
Jun 18

Redes sociales y ánimo de la gente

Cuando se aborda el tema de las noticias falsas y redes sociales, lo que viene a mi mente es que el valor que debe ser protegido es el de la libertad de expresión.  En el entendido de que la libertad no es la facultad de hacer lo que yo quiera, sino la de actuar conforme a mi mejor juicio, sin estar sometido a la coacción arbitraria por parte de otros.

Escucha el podcast aquí.

El tema viene al caso porque el martes pasado participé en un programa sobre cómo influyen las redes sociales en las mentes y el estado anímico de la ciudadanía, en Canal Antigua.

Las redes sociales en particular, y la Internet en general, han empoderado a todo individuo que tenga acceso a ellas y le han dado voz y espacio para emitir y compartir ideas -propias y ajenas- sin más límite que el de su mejor buen juicio.  Pero eso no sucedía antes.  En mis tiempos si querías compartir tu opinión sobre algo con un público más allá de la mesa del comedor de tu casa, dependías de la buena voluntad de un editor de medios masivos. Peor era la cosa si querías publicar un libro.  Y algunos piensan que eso evitaba que hubiera noticias falsas, o libros llenos de babosadas.

Empero, la manipulación de las noticias, e incluso la invención de noticias preceden a las redes sociales y a la Internet.  Ve a cualquier buena biblioteca y vas a encontrar libros con ideas que no pasan la mínima prueba de lógica elemental.  La diferencia, ahora, es que la posibilidad de generar olas de reacciones populares basadas en noticias falsas y manipulación se ha elevado a la N potencia.

Algunas personas piensan que el remedio está en la censura por parte de quienes ejercen el poder y que debería haber una ley. Pero soy de la opinión de que estamos en un período de adaptación y de maduración.  Prefiero creer que el empoderamiento de los individuos y grupos, para generar olas de opinión pública, demanda de los consumidores más responsabilidad y más habilidades para identificar hechos objetivamente y para reconocer cuáles son las fuentes confiables de información de las cuales puede nutrir sus opiniones propias.  Sin perder de vista que, el valor a proteger es el de la libertad de expresión.

Columna publicada en elPeriódico. Haz clic en la foto para ver la conferencia sobre libertad de expresión, por Flemming Rose, en la Universidad Francisco Marroquín.


22
Jun 18

¿Por qué se va la gente?

La primera vez que supe de los migrantes guatemaltecos en los EE.UU. fue a principios de los 80 cuando un amigo, de Panajachel, me encargó un libro que vendían en Paiz, sobre el tema.  En él leí horrores.

Ahora que hay indignación por la separación de niños y madres migrantes, práctica que debería terminar desde ayer, es oportuno recordar que los chapines se van, arriesgan sus vidas y a sus familias porque aquí no hay suficientes oportunidades para salir de la miseria.  Se van, a causa de los fabricantes de miseria.

Escucha el podcast aquí.

Aquí, si pones un negocio te expones a las extorsiones de los mareros y muchas veces a las de tus vecinos.  Aquí la Corte de Constitucionalidad no falla en el caso de la mina San Rafael.  Aquí la educación estatal sirve a los sindicalistas, y no a los pobres.  Aquí, desde el púlpito, la cátedra y los medios de comunicación se ataca a la creación de riqueza, se obstaculiza la productividad y se promueven políticas destruccionistas.

¿Te extraña que el Banguat prevea que la inversión extranjera vaya a pique?  ¿Qué significa eso? Menos productividad, menos oportunidades de empleo, menos posibilidades de mejorar salarios. Y, sin embargo, grupos de interés, y políticos y burócratas locales e internacionales insisten en tomar el dinero de los tributarios por la fuerza y desviarlo del sector productivo hacia el sector coercitivo de la economía.  Y los impuestos –que la gente paga para evitar ir a prisión y con su trabajo– sirven para asfaltar carreteras hacia aldeas inventadas.

¿Por qué no hay oportunidades? Porque las aduanas obstaculizan el comercio y sirven a la expoliación, porque el Código de Trabajo impide la flexibilidad laboral, porque los de Codeca roban energía.  Porque los fabricantes de miseria, en el sector privado y en el sector estatal no descansan.  Porque se castiga el ahorro, porque la gente tiene expectativas irracionales de sus elecciones irracionales y de políticas irracionales.  Porque aquí no se respetan la vida, la libertad, ni la propiedad, ni la igualdad ante la ley. Aquí, la ONU socava el desarrollo económico. Por eso se va la gente.

Columna publicada en elPeriódico.


15
Jun 18

¿Quién lleva a los politicastros al poder”

Mi Twitter se alborotó porque un grupo de diputados y políticos ex miembros del Partido Patriota y del Movimiento Reformador están formando una nueva organización que ominosamente llaman Podemos (en alusión, supongo, al partido español de destruccionistas, perroflautas y okupas).

Escucha el podcast aquí.

Cuando leí aquello pensé es que lo malo no es que esos politicastros quieran reciclarse.  ¡El problema es que hay gente que vota por ellos!  Los malos diputados y malos alcaldes no “se reeligen” como se dice en la calle.  Los malos diputados y malos alcaldes son reelectos por gente que vota por ellos.

Lo de que el sistema democrático de incentivos perversos que tenemos atraiga a personajes como aquellos no debería sorprendernos. ¿Y lo de que la gente vote por ellos? Tampoco.

Tradicionalmente se estima que en política las personas son racionalmente desinformadas y que por eso llevan al poder a individuos y grupos de expoliadores, cuando no de tiranos; pero recientemente científicos como Bryan Caplan han expuesto la idea de que los votantes son irracionales. Irracionales no porque no piensen, sino porque lo que quieren y esperan de los políticos a los que les dan el poder es irracional.

¿Cómo se expresan esas irracionalidades de los que eligen a los políticos y a los que van a legislar? Se expresan en sesgos antimercado y contra la interacción con extranjeros, y en sesgos que sobreestiman el valor del trabajo y exageran con el pesimismo.  Y la gente elige políticos que corrigen el mercado, que impiden que los otros se lleven lo nuestro, que presupuestan empleos (aunque sean improductivos, o en plazas para fantasmas) y que nos libran de todo mal, amén.  Checa el libro de Caplan,  The Myth of the Rational Voter y vas a ver.

El problema, pues, no son sólo los pipoldermos de hoy y de mañana; sino las hordas de votantes irracionales que esperan beneficios irracionales, de políticas irracionales.

Columna publicada en elPeriódico. La ilustración una escena de la peli Milada, que te recomiendo.  El texto dice: A la gente le dicen lo que quiere oír, y se lo cree.


01
Jun 18

Managua, Nicaragua donde yo me enamoré

No es cierto, nunca he ido a Managua y ciertamente no me enamoré allá; pero cuando mi padre trabajaba para el Incae, él viajaba allá con frecuencia y a veces cantaba la canción que le da título a estas notas.  De Nicaragua nos vinieron las carpas después del terremoto del 76.  La diáspora nica, después del 79, me proveyó con buenos cuates y me encantan el queso frito y la semilla de jícaro.

Imagen de previsualización de YouTube

Escucha el podcast aquí.

Hace unos años, cuando leí que un empresario chapín decía que las condiciones para los negocios eran muy favorables en Nicaragua debido al consenso entre el sector privado y el régimen de Ortega/Murillo; y que estaba impresionado por la sofisticación, la cultura de diálogo, la seguridad y el respeto a la institucionalidad que había allá, pensé que si algo deberíamos haber aprendido –en el siglo XXI– acerca de las tiranías del siglo XX es que las del siglo nuevo eran iguales a las del pasado pero más aburridas, como dijo J.M. Aznar, porque ya sabíamos en qué terminaban.

En eso pensé cuando vi la manifestación de madres del miércoles pasado, y en aquello he pensado cuando he estado viendo que los jóvenes, que nada tuvieron que ver con la llegada de Ortega/Murillo al poder, son los que tienen que salir a la calle y darse en la madre con gorilas que disparan a matar para defender el régimen y la revolución.

Muchas personas son blandas con gentes como Ortega/Murillo cuando se pueden beneficiar del poder que ejercen y cuando ignoran el consejo de B. Franklin en el sentido de que “aquellos que renuncian a la libertad para comprar un poco de seguridad, no merecen libertad, ni seguridad, y acabarán perdiendo ambas”.

Lo malo es que ese pragmatismo, que cree que antes que estar del lado de los principios hay que estar del lado de “la historia”, nos lleva a todos entre las patas.  El pragmatismo que creyó que podía apaciguar y convivir con gente como Ortega/Murillo, o Maduro/Cabello, el que cree que podrá hacerlo con AMLO -y el que coquetea con Podemos, o Morena, o el chavismo- cuesta vidas de jóvenes cuando no queda otra que salir a las calles.

Columna publicada en elPeriódico.


25
May 18

Guatemala y la irresponsabilidad

Quince cantinas fueron destruidas, en Cahabón, por una turba de unas 600 personas de tres poblaciones aledañas. Los responsables de la destrucción estaban molestos por la muerte de una pareja en una venta de licor. Aparentemente un sujeto estranguló a una mujer y luego se ahorcó, y ambos estaban bolos.

Escucha el podcast aquí.

Pero la responsabilidad es de las cantinas, no de los que acuden a esos lugares a emborracharse (sarcasmo).

La ineptitud y el irrespeto por los usuarios del servicio de pasaportes ha generado largas colas en Migración donde a veces no hay cartillas y a veces las dan con cuentagotas.  Eso ha generado la necesidad de tramitadores que les ahorran tiempo y molestias a los usuarios; pero el clamor es contra los tramitadores; según la sabiduría popular la responsabilidad no es de los políticos y burócratas incapaces.

Los tragantes de muchas poblaciones están llenos de basura y esas poblaciones han sufrido inundaciones severas. Las cuencas del país están atiborradas de basura de todo tipo.  Pero la responsabilidad, según la gente y muchos comunicadores, es de la basura y del plástico que, en su imaginario (supongo) llegan a donde están solitos, sin responsabilidad alguna de la gente inmunda e inescrupulosa que los arroja donde sea.

Políticos y burócratas aprueban legislación que prohíbe el uso de animales en espectáculos circenses y hay una fecha fatal para que tigres, leones y otros animales sean entregados al gobierno…pero a nadie se le ocurrió estar preparado; y ahora los dueños de circos deben cuidar a los animales, no pueden usarlos en sus atracciones, y tienen que cargar con los costos de alimentación y lo que se ofrezca.

Eramos muchos y parió la abuela, la economía se deteriora, y los aeropuertos y puertos (en manos de políticos y burócratas) se deterioran a la par.  Varias empresas navieras dejarán de usar la Empornac y se mudarán a Puerto Cortés porque el puerto chapín es insoportablemente ineficiente; ¿habrá responsables? Sospecho que no.

¿Son mis nervios, o Guate es el reino de la irresponsabilidad?

Esta columna fue publicada en elPeriódico.

La ilustración es de dominio público, via Wikimedia Commons.


11
May 18

Mis saludos a Rousseau

En la Biblioteca de J[osé] C[ecilio] del Valle, que guardamos en la Biblioteca von Mises, hay una colección de obras de J[uan] J[acobo] Rousseau que –a diferencia de otros volúmenes– vino muy comida por polillas. Cuando algunos visitantes preguntan por las polillas, les digo que afortunadamente lo que se comieron fue a Rousseau.

Escucha el podcast aquí.

Mi estimado F[riedrich] A. Hayek puso a Rousseau en el canasto de los racionalistas; y –en su oportunidad– mi lectura parcial de J.J.R. fue a la luz de la lámpara que apuntaba hacia un Rousseau que es fuente del socialismo.  Hayek es un grande del pensamiento; pero es posible que no le pusiera suficiente atención al francés. Luego de mi participación en el Seminario del socialismo de este semestre, organizado por el Centro de Estudio del Capitalismo, en la UFM, lo que yo sabía de Rousseau ha cambiado por lo que sé de él y me alegro.  J. J. R. tiene mucho que enseñarnos al menos en El contrato social.

En estos tiempos de tensiones exacerbadas uno de mis párrafos favoritos dice: Cuando el nudo social comienza a aflojarse y el Estado a debilitarse, cuando los intereses particulares empiezan a hacerse sentir y las pequeñas sociedades [facciones] a influir sobre la grande, el interés común se altera y encuentra oposición…la voluntad general [la de la protección de los derechos individuales] ya no es la voluntad de todos, se elevan contradicciones, debates, y …Cuando el Estado, próximo a su ruina, no subsiste sino por una fórmula ilusoria y vana, cuando el vínculo social se ha roto en todos los corazones, cuando el más vil interés se ampara descaradamente en el nombre sagrado del bien público, entonces la voluntad general enmudece, todos guiados por motivos secretos no opinan ya como ciudadanos, como si el Estado no hubiese existido jamás, y se hace pasar falsamente por leyes decretos inicuos, que no tienen por fin más que el interés particular [privilegios].

Cuando en 2012 una funcionaria europea me sugirió unirme a la celebración de los 300 años de J.J. R. le dije que no veía la forma en que eso pudiera ocurrir.  Si hoy me hiciera la propuesta quizás le diría que sí.


02
Mar 18

El retorno del superhombre

La Fortaleza de la soledad es el cuartel general de Superman, en DC Comics; y es en su propia Fortaleza de la soledad donde Aristókalos inicia sus meditaciones. ¡Es la felicidad la que debiera justificar la propia vida!,  exclama el personaje principal de El retorno del Superhombre, el libro más reciente de Warren Orbaugh.

Escucha el podcast aquí.

Voy a atreverme a decir que esta obra es el manual de ética más audaz, completo y provechoso que puedes adquirir y leer ahora que se acercan las vacaciones del equinoccio de primavera.

Eso sí, que la palabra manual no te engañe.  Es cierto que está escrito con el propósito de facilitar su lectura y que su ritmo te puede llevar a leerlo de forma acelerada; pero ya vas a ver que, cada tanto, tienes que detenerte para asimilar bien lo que has leído y explorar como se relaciona con tu propia vida.  A mí me ha estado dando sacudidas.

Hoy os han convencido de despreciar los valores de la tierra, de menospreciar vuestra vida, de desdeñar vuestra felicidad.  Lo único que os importa, os dicen vuestros mentores, es que seáis instrumento para los fines de otros cuyas vidas valen más que la vuestra.  Otros hombres, otros animales, otras plantas.  Os exigen que os asqueéis de vuestra propia felicidad y de vuestra razón, se lamenta Aristókalos.

En boca de aquel kouros, Warren lleva al lector por un camino intelectual y de introspección que demanda las mayores sensatez, independencia e integridad de parte de quien tiene en sus manos la obra.  El libro aborda temas como lo que somos y la conciencia; ¿Por qué ser moral?; las virtudes del superhombre; la amistad cívica, la sociedad, el mercado, los derechos individuales e incluso los supuestos derechos de los animales y de los nonatos.  ¿Te asustó lo de supuestos derechos? ¿Qué más te asusta y no te atreves a explorar? ¿Por qué?  ¿En perjuicio de quién?

En El retorno del superhombre, Aristokálos se atreve a hablar de algo que pareciera ya no estar de moda.  Se atreve a hablar del hombre noble, y  se atreve a hablarle al hombre noble que hay en ti.

*El libro está en Amazon, y en Guatemala lo puedes comprar en UFM Ediciones: 2338-7812.

Columna publicada en elPeriódico.