30
Sep 09

¿Los apodos del Presidente?

A mí me llaman el presidente del cambio climático porque me llueve en la mañana, al medio día y en la tarde, dijo Álvaro San Nicolás Colom en Chile. Pero en realidad…¿cuál es el apodo de Alvaro Colom?

Yo le digo San Nicolás porque no hace más que regalar aquí y regalar allá; y por cierto que a su esposa le digo Evita, como podría decirle Madame Déficit. Empero…no he visto que esos apodos peguen en el mainstream. Por ahí oí aque al Presidente le dicen Álguaro; pero…vaaaaya usted a saber por qué. Y en un intento propagandístico, que tampoco pegó, durante un tiempo le dijeron Gavilán.
San Nicolás, por supuesto no es el único presidente chapín con apodo. A Óscar Berger se le dice Conejo, por orejón; a Alfonso Portillo se le dice Pollo ronco, por su voz desagradable; a Álvaro Arzú, el difunto Padre Chemita le puso Mono de Oro; a Ramiro De León le decían Huevos Tibios, por aguado; y a Jorge Serrano le dicen Marrano, por obeso y porque rima. El más ingenioso es el de Vinicio Cerezo, conocido como Cemaco, porque las tenía a todas bajo un techo, en alusión a la publicidad de una tienda popular en Guatemala.
Antaño, los presidentes chapines también han tenido apodos: Juan José Arévalo era Chilacayote, por grandote; Manuel Orellana era Rapadura, por moreno; Jorge Ubico era El 5 por el número de letras en su nombre y en su apellido; Carlos Castillo Armas era Cara de hacha por su nariz afilada;  Vicente Cerna era Huevosanto, por cachureco; y Rafael Carrera era Racacarraca, porque se decía que así firmaba en el supuesto de que era analfabeto.

30
Jul 09

Otro castigo para los más pobres

Si es aprobado el impuesto que Vinicio Cerezo Blandón quiere para la telefonía celular, estas son las personas a las que más les dolerá pagarlo…o las que tendrán que dejar de usar móvil.

28
May 09

Peligroso equipo para manejar crisis

Por lo menos dos exguerrilleros de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca y un dirigente del Colectivo de Organizaciones Sociales, así como una distinguida ex integrante de la mal recordada administración de Marco Vinicio Cerezo Arévalo, integran el gabinete específico de la administración de Los Colom, para manejar crisis.

Arnoldo Noriega, Manuel Galeano, Orlando Blanco y Catalina Soberanis son cuatro de los que estarán encargados de diseñar las estrategias para cuando se destapen clavos como los que denunció el asesinado abogado Rodrigo Rosenberg.
No tiene nada que ver, pero sí tiene que ver, el hecho de que el otro gabinete específico, encargado de lidiar con la crisis económica, está dirigido por Marco Vinicio Cerezo Blandón, hijo del citado Cerezo Arévalo.

03
Nov 08

En busca de un triunfo para las izquierdas

Confío que en algún momento la izquierda de este país sea capaz de inventariar algún nuevo triunfo para no tener que seguir sacándole brillo a una gesta de hace casi 70 años”, dijo Juan Luis Font en su columna de hoy al referirse al uso que la izquierda hace de La Revolución; y yo digo que eso va a estar difícil porque, en el horizonte, a las izquierdas se les perfilan 5 grandes eventos de protagonismo, de los cuales es difícil sentirse orgulloso:


1.  La guerra de 36 años que la URNG sostuvo para tratar de imponer la dictadura del proletariado. Este es el más nefasto y costoso de los esfuerzos.  

2. La administración socialcristiana de Vinicio Cerezo.

3. La administración de Alfonso Portillo y su alianza con Efraín Ríos Mont.

4. La administración socialdemócrata de Alvaro Colóm; que, como las dos anteriores va a hundirse en el fango apestoso de la corrupción.

5. Las administraciones progres de Alvaro Arzú y Oscar Berger.  En una se firmaron los pactos de apaciguamiento con la guerrilla (que son ilegales); y en otra se sembraron los vientos, cuyas tempestades estamos cosechando ahora.

La experiencia histórica nos muestra que quizás, the best is yet to come; pero van a tener que esforzarse mucho.  ¡Mucho!  Van a tener que ser más creativos que lo que fueron en El Salvador, la semana pasada.

La foto la tomé de no recuerdo dónde.

03
Nov 08

En busca de un triunfo para las izquierdas

Confío que en algún momento la izquierda de este país sea capaz de inventariar algún nuevo triunfo para no tener que seguir sacándole brillo a una gesta de hace casi 70 años”, dijo Juan Luis Font en su columna de hoy al referirse al uso que la izquierda hace de La Revolución; y yo digo que eso va a estar difícil porque, en el horizonte, a las izquierdas se les perfilan 5 grandes eventos de protagonismo, de los cuales es difícil sentirse orgulloso:


1.  La guerra de 36 años que la URNG sostuvo para tratar de imponer la dictadura del proletariado. Este es el más nefasto y costoso de los esfuerzos.  

2. La administración socialcristiana de Vinicio Cerezo.

3. La administración de Alfonso Portillo y su alianza con Efraín Ríos Mont.

4. La administración socialdemócrata de Alvaro Colóm; que, como las dos anteriores va a hundirse en el fango apestoso de la corrupción.

5. Las administraciones progres de Alvaro Arzú y Oscar Berger.  En una se firmaron los pactos de apaciguamiento con la guerrilla (que son ilegales); y en otra se sembraron los vientos, cuyas tempestades estamos cosechando ahora.

La experiencia histórica nos muestra que quizás, the best is yet to come; pero van a tener que esforzarse mucho.  ¡Mucho!  Van a tener que ser más creativos que lo que fueron en El Salvador, la semana pasada.

La foto la tomé de no recuerdo dónde.

18
Sep 07

Tigres, ovejas, Coca-Cola, el semáforo, el teléfono y los políticos chapines fracasados

Fredy Kofman, editor de La rebelión de Atlas, en español, cuenta que cuando un niño derrama su Coca-Cola y uno le pregunta ¿qué pasó?, el niño generalmente contesta que la gaseosa, “se cayó”. En esa misma línea pregunta: “¿Por qué contestas el teléfono?” y la gente generalmente responde: “Porque suena”. A la pregunta de “¿Por qué te detienes en el semáforo?”, la gente generalmente contesta: “Porque está en rojo”. Si le preguntas a un niño qué pasó con el juguete roto que tiene en sus manos, su respuesta generalmente será: “Se rompió”.

Kofman explica que en el mundo hay dos tipos de personas: las ovejas que no asumen las consecuencias de sus actos y que le echan la culpa de los que les pasa a otras personas, o a las circunstancias; y los tigres, que son protagonistas de sus propias vidas y asumen las consecuencias de sus decisiones y de sus actos.

Cuando le preguntas a una oveja que por qué es que viene mojada, la oveja responde: “Porque llovió”. Cuando le preguntas a un tigre que por qué es que viene mojado, el tigre resonde: “Porque olvidé el paraguas”. Los tigres reconocen que botaron la gaseosa, contestan el teléfono porque les interesa recibir la llamada, admiten que rompieron el juguete y paran en el semáforo porque saben que así es más seguro. Las ovejas y los niños actúan de forma diferente.

De eso me acordé hoy cuando leí las declaraciones de Marco Vinicio Cerezo, que en la página 6 de Siglo Veintiuno asegura que la Democracia Cristiana desapareció porque “estabamos compitiendo contra un sistema poderoso de campañas millonarias. Tuvimos recursos limitados”. De igual cosa me acuerdo cuando leo que Rigoberta Menchú le atribuye su fracaso a “las condiciones en que se dieron estas elecciones”, o sus allegados se lo atribuyen al recismo, al machismo, a la falta de recursos, o al colonialismo.

La Coca-Cola se cayó. Nada se dice de falta de liderazgo, ni de los discursos vacíos. Nada se dice de la falta de organización, ni de la irrelevancia de los planteamientos electorales, o del agotamiento de las consignas. El juguete se rompió.