07
Jul 15

Chopin, la jihad, el dinero y la libertad de expresión

Imagen de previsualización de YouTube
El lunes comenzó con Chopín, una de las mejores formas posibles de empezar la semana.  Thomas Shoebotham nos llevó a él a través de Rossini, Donizetti y Bellini.  El vídeo es de unos segundos de Una furtiva lágrima, de Norma, por Vincenzo Bellini.   Esto es porque Frédéric Chopin y el Bel Canto están muy relacionados dado el hecho de que por medio del piano el compositor polaco conseguía capturar la belleza del tono, el legato y los pasajes floridos propios de aquel estilo de canto, e impropios del instrumento en cuestión.  Los famosos nocturnos fueron el foco de atención durante la clase.

Elan-journo-ocon

Mi otra conferemcia favorita fue The Jihadist Movement, por Elan Journo que explicó por qué es que la amenaza jihadista persiste, qué la anima y cuál es el impacto de la guerra contra el terror ha tenido en aquel movimiento.  Explicó que, a pesar de la retórica, no es que el islamismo haya adoptado al comunismo, o que el islamismo sea fascista.  En el fondo es que el islamismo es una filosofía acerca de la relación correcta con Alá y el hecho de que debe ser impuesta por la fuerza.

george-selgin-ocon

No menos favorita fue Money Under Laissez-Faire por George Selgin.  En ella el economista austriaco examinó el desarrollo y la funcionalidad de sistemas monetarios en ausencia de la intervención de los gobiernos.  Habló de la evolución espontánea del dinero, el desarrollo de los bancos y de la autoregulación bancaria en competencia y del manejo de crisis en ausencia de bancos centrales.  También le dedicó unos minutos a las criptomonedas y a bitcoin.

El día concluyó con una charla esperanzadora de Yaron Brook sobre The State of the Ayn Rand Institute.  Sigo siendo optimista moderado, en parte porque este tipo de perspectivas me facilitan ver más allá de los titulares de los diarios y de lo concreto de la realidad diaria. Al medio día, Yaron se refirió a la Maestría en Filosofía Objetivosta, de la Universidad Francisco Marroquín.


17
Jun 15

Corte de Constitucionalidad protege libertad de expressión

procurador-derechos-humanos

En resguardo de la libertad de expresión, la Corte de Constitucionalidad resolvió que el Poder público -y los funcionarios que lo ejercen- no puede ser sujeto activo ante la Procuraduría de los Derechos Humanos contra un ciudadano.

La Corte consideró que los funcionarios públicos, en ejercicio de sus funciones, no pueden demandar tutela de la PDH contra un particular que les recrimine por acciones inherentes a sus cargos de funcionarios (ve el artículo 35 de la Constitución); ya que las garantías constitucionales están instituidas para defender a los particulares del abuso del podere público y no para que los funcionarios denuncien a sujetos de derecho privado. Indicó que la decisión del PDH, de admitir para su trámite la denuncia de un funcionario (o varios) contra un particular si constituye agravio contra este cuando del análisis de las actuaciones del PDH se constata que no es competente para conocer del asunto ya que los denuncaintes son funcionarios judiciales que hicieron sus denuncias como consecuencia de críticas inherentes a sus cargos.

La autoridad que se quejare ante la Procuraduría de derechos humanos, porque alguien la critique por actos relacionados con su cargo, viola la libertad de expresión e incurre en agravios cuando las declaraciones y opinones del particular sean vertidas con base en sus ideas y en ejercicio de la libertad de expresión.  Es importante notar que, de acuerdo con la Corte de Constitucionalidad, que confirmóe el criterio del Tribunal de Amparo de primer grado, la sóla admisión para su trámite, de una denuncia presentada ante el PDH produce agravios constitucionales contra el particular que haya ejercido su libertad de expresión.

Esta resolución puede ser consultada en el expediente 5330-2014 de la Corte de Constitucionalildad, con fecha 26 de mayo de 2015.

 


10
Abr 15

¿Terrorismo mediático?

libertad-de-expresion

¿Quién duda de que –entre otras cosas– puede decirse que Guatemala es el país de los chistes y del sentido del humor retorcido en circunstancias de congoja? Por ejemplo: antes del terremoto del 76, que dejó cerca de 25 mil muertos, había en la TV un anuncio de insecticida en el que una ama de casa lo rociaba en la cocina, mataba a todas las cucarachas y preguntaba: ¿Queda alguna cucaracha que decir?  Y entonces el chiste –¡inmediatamente después del movimiento telúrico!– era que, luego del terremoto se abrió el cielo y una voz como de bóveda preguntó: ¿Queda alguna cucaracha que decir?.

La política y los políticos nunca han estado al margen de la furia humorística chapina. Hay chistes sobre Ubico y Chacón, sobre Ydígoras, sobre Lucas, no los hay sobre Arzú porque ese ni gracia tiene, y los chapines empoderados por la Internet han elevado a la décima potencia su garra humorística por medio de memes, hashtags y otros recursos contra quienes abusan del poder. Los más célebres de la actualidad son los de Baldizón (por el copy-paste) y los de Baldetti (por…por… ya perdí la cuenta). Durante la Revolución francesa, María Antonieta sin duda odiaba las caricaturas de ella que circulaban en las plazas y en los salones.

Los políticos, por supuesto, detestan aquel empoderamiento ya que no eran lo mismo los chistes que pasaban de boca en boca en funerales y en cuchubales, que los que se viralizan y quedan en la red para siempre.

Esto viene a que exempleados de los pipoldermos organizaron una fundación contra el terrorismo mediático para luchar contra las informaciones de todo medio de comunicación que demeriten la dignidad y derechos de la persona humana y a las instituciones públicas y privadas.  Sospecho que es para judicializar la censura (al estilo de Correa y Kirchner), o para asustar como lo hicieron los banqueros con su ley de pánico financiero. Si googleas Terrorismo mediático, vas a parar a una página que defiende la tiranía de los Castro y a temas como la construcción social del miedo por parte de quienes ejercen el poder. ¿Te sorprende? A mí, no.

Columna publicada en El periódico.

Actualización: A regímenes como el de Putin, les sirve mucho el concepto de terrorismo mediático: si entras a este enlace verás memes de Putin que seguramente ya son prohibidos en Rusia,


13
Mar 15

Pueblo chico, infierno grande

libertad.de.expresion-luis.figueroa.carpe.diem

La frase Pueblo chico, infierno grande alude al hecho de que en las poblaciones pequeñas -donde todos se conocen- abundan los chismes, la vida es en la plaza pública y las ofensas se vuelven personales con facilidad.  Es por eso que la labor de los periodistas en aquellos poblados es más peligrosa que la que se ejerce en ciudades.  En pueblos donde te machetean por ver mal a la mujer equivocada, imagínate lo que puede pasar por meterte con los negocios de un cacique.

Durante la peor parte del enfrentamiento armado mediante el cual la exguerrilla trató de tomar el poder para establecer la dictadura del proletariado, muchos periodistas sufrieron vapuleos, secuestros, asesinatos y otras formas de violencia.  A veces por estar involucrados en el conflicto; y otras como víctimas inocentes de la demencia propia de la violencia generalizada.  A finales del siglo XX y principios del XXI hubo un período de tranquilidad que se ha ido deteriorando.  El martes, con el asesinato vil de los periodistas Danilo López y Federico Salazar, hecho en el que resultó herido el también periodista Marvin Túnchez, la sociedad guatemalteca recibió una llamada de atención dolorosa: la de que el precio de la libertad es su eterna vigilancia.

La relativa tranquilidad que vivimos en el período citado quizás nos hizo olvidar que la libertad –sin la convicción de defenderla– es precaria.  Quizás nos hizo olvidar que en el interior del país las personas y sus derechos son muy vulnerables. No sólo frente a los caprichos del poder en la cúspide de la pirámide, sino frente a las veleidades de los más pequeños intereses locales.

Mucha gente cree que la libertad de expresión es una facultad exclusiva del periodismo y esta percepción es peligrosa porque pareciera que aquella es un privilegio, o algo parecido.  Lo cierto es que como derecho individual que es, la libertad de expresión es una facultad de todos.  Un muerto a causa de ejercerla, o de defenderla, es un muerto de cada uno de todos. Un muerto por la libertad de expresión asusta a todos; y un pueblo de ovejas asustadas es uno que está preparado para el lobo…y para el infierno.

Columna publicada en El periódico.


20
Ene 15

Libertad de expresión y responsabilidad

150119 Editorial el Periódico

Este editorial de El periódico, sobre libertad de expresión y responsabilidad es de interés y se los recomiendo.

Los excesos o abusos en el ejercicio de la libertad de expresión de ideas no deberían ser constitutivos de delitos o faltas en general, que conlleven la imposición de penas de prisión al comunicador, sino que solo deberían de ser susceptibles de sanciones civiles, o sea la obligación de reparar el mal o agravio causado, que se traduce en remediar o desagraviar la ofensa. En el Derecho Indígena esta obligación de reparar el daño causado se conoce como sanción reparadora.

Conforme la Constitución y la Ley de Emisión del Pensamiento, no son constitutivos de delito o falta las publicaciones de imputaciones, ataques, denuncias o críticas contra funcionarios o empleados públicos por actos efectuados en el ejercicio de sus cargos o con ocasión de ellos. Empero, un tribunal de honor sí puede imponer sanciones civiles al comunicador, que consisten en declarar que la publicación que afecta al ofendido se basa en hechos inexactos o que los cargos que se le hacen son infundados, y que el fallo que reivindique al ofendido se publique en el mismo medio de comunicación donde apareció la imputación.

Cuando se trata de la publicación de imputaciones contra particulares, la Ley de Emisión del Pensamiento exclusivamente regula la imposición de penas de prisión (arresto) por la comisión de los delitos de calumnia o injuria, y el Código Civil dispone la obligación de reparar los daños y perjuicios causados sea intencionalmente o por descuido o imprudencia. La Constitución y la Ley de Emisión del Pensamiento disponen que un jurado conocerá cuando se acuse a un comunicador de la comisión de delitos o faltas en el ejercicio de la libertad de pensamiento y de expresión. La reparación de daños (morales o materiales) y perjuicios causados debe substanciarse mediante una acción civil, y así lo ha establecido la Corte de Constitucionalidad. Por supuesto, lo anterior sin perjuicio del derecho de rectificación reconocido en la Constitución.

La Convención Americana sobre DD.HH. dispone que la libertad de emisión del pensamiento y de expresión está sujeta a responsabilidades ulteriores, para asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, en tanto que el principio 10 de la Declaración de Principios de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de DD.HH. dice: “La protección a la reputación debe estar garantizada solo a través de sanciones civiles”.

En nuestra opinión, en Guatemala debería despenalizarse la publicación de imputaciones contra particulares y estas solamente deberían ser susceptibles de sanciones civiles, o sea de reparación de los daños y perjuicios causados.


20
Ene 15

Agresiones contra la libertad de prensa


15
Ene 15

Bergoglio contra la libertad de expresión

10525831_10152566910681779_7314835889564255021_n

Jorge Mario Bergoglio dice que la libertad de expresión debe tener límites, y que no debe ofender la fe de nadie.  El problema es que entonces no sería libertad de expresión.  Estoy seguro de que en lugares como Cuba, Rusia y Corea del Norte hay libertad de expresión siempre que no se ofenda al régimen.  Recuerda que las personas tienen derechos, no las ideas.

Si aceptamos el criterio del dirigente religioso, por ejemplo, todos los libros de José Saramago podrían ser considerados ofensivos. Los de Fernando Vallejo, también.  Los de Voltaire.  Si aceptáramos aquella opinión de Bergoglio, los libros ofensivos, ¿no deberían ser publicados? Y si ya fueron publicados, ¿deberían estar bajo llave? ¿Deberían alimentar una pira?

¿Qué habría que hacer con quienes escriben libros ofensivos? ¿Encerrarlos, o aterrorizados como se aterrorizó a Galileo Galilei? ¿Quemados como fue quemado Giordano Bruno? ¿O sólo amonestados?

¿Quién tendrá la facultad de decir qué libro, qué cuadro, qué canción, qué poema, qué blog es ofensivo?  En Arabia Saudita el bloguero Raif Badawi está siendo azotado porque ofendió la fe de quienes tienen la facultad de azotarlo.  ¿Badawi debería haberse callado para no irritar a quienes tienen el poder de darle mil latigazos?

La libertad de expresión no tiene mayor relevancia si se discute sobre qué tipo de árboles se siembran en un parque de la ciudad; pero la tiene…¡y mucho! cuando se discute acerca de la filosofía y los más caros valores de las personas.   En cuanto al uso de la libertad, Friedrich A. Hayek dice: No es una razón contra la libertad individual el que frecuentemente se abuse de ella. la libertad necesariamente significa que se harán muchas cosas que no nos gustan. Nuestra fe en la libertad no descansa en los resultados previsibles en circunstancias especiales, sino en la creencia de que, en fin de cuentas, dajerá libres para el bien más fuerzas que para el mal.

La propuesta de Bergoglio es un disparate peligroso.  Y en todo caso prefiero la aproximación de H. L. Mencken a esos temas de fe y religión: Debemos respetar la religión del otro, pero solo en el mismo sentido y la misma extensión en que respetamos su teoría de que su mujer es la más guapa y sus niños los más listos.


26
Sep 14

Desde Encuentro por Guatemala, nueva intentona contra la libertad de expresión

Encuentro-por-Guatemala-logo

Ni bien medio acabamos de salir de la intentona de la Vicepresidencia en cuanto a regular la libertad de expresión en la Internet cuando Encuentro por Guatemala, el partido de Nineth Montenegro, sorprende a los guatemaltecos con otro ataque en esa dirección.  ¿Será exagerado decir que la libertad de expresión está bajo acoso intenso?

Con el pretexto de detener abusos y evitar el uso inapropiado de redes sociales, aquel grupo político ha presentado una iniciativa de ley que pretende castigar a quienes publiquen material que los legisladores consideren abusador e inapropiado. Los memes con los que el humor chapín se burla de los abusos, los desmanes, la corrupción, la prepotencia la mala administración y la estupidez de muchos políticos, ¿serán inapropiados según la nueva legislación?

El caso es que en la legislación guatemalteca ya existen los delitos de injurias, calumnias y difamación (delito este último que se refiere a las dos figuras anteriores cometidas en medios masivos). ¿Qué necesidad hay de crear una ley específica para regular la Internet y las redes sociales? ¿Qué motivo como no sea el de la intimidación, el de la posibilidad de ejercer la censura y el control total? ¿Quiénes, sino el establishment político se beneficiarían grandemente con una ley que regulara lo que la gente puede decir y poner en la Internet y las redes sociales? ¿Es este, el tipo de cosas que los polìtiqueros chapines aprenden de gente como Rafael Correa? Los guatemaltecos ya han vivido la experiencia de cómo una ley puede ser utilizada para intimidar y para amordazar. Tal es el caso de cuando la ley de pánico financiero fue usada contra un tuitero que fue a parar preso en mayo de 2009.

¡Vergüenza para Montenegro, para Encuentro Por Guatemala y para los patrocinadores ocultos de semejante legislación!

La ilustración la tomé de Facebook.


03
Sep 14

El peligro de “Secret”

la foto

Varias entidades de la administración presentaron una denuncia ante el Juzgado de la Niñez y Adolescencia, para evitar la descarga de la aplicación Secret en dispositivos informáticos móviles.  La Vicepresidencia de la República, la Procuraduría General de la Nación y la Superintendencia de Telecomunicaciones intentarán que esa aplicación sea retirada del país, después de presentar al Legislativo la iniciativa de Ley de Protección de la Moral e Integridad de la Persona por Medio de Comunicaciones Informáticas.

¿Rápidos, o no?

Secret es una app que les permite a sus usuarios compartir mensajes anónimos, de forma encriptada; por lo que son verdaderamente anónimos.  Para sus usuarios, por un lado es una herramienta terapéutica que permite escribir cualquier cosa sin temor a que se sepa de donde vino; y por otro es una fuente de extremo estrés -¿quizás adictivo?- por el nivel de curiosidad que genera, o por miedo a ser objeto de su atención.  No es extraño que en un ambiente oscuro y anónimo proliferen calumnias, injurias y difamaciones de grandes proporciones.

Las caricaturas anónimas de María Antonieta, la nobleza y el clero -que circulaban en los mercados- contribuyeron gandemente a cultivar el ambiente necesario para la revolución francesa.  Las estatuas parlantes de Roma -en las que se colocaban libelos y pasquines- fueron un fenómeno en los siglos XVI al XIX.  A lo largo de la Historia, los libelos y pasquines -cuando no han sido instrumentos para evadir la censura y la opresión por parte de quienes ejercen el poder- han sido sido expresiones de la violencia, rabia y cobardía de quienes hacen uso de ellos.

En una sociedad totalitaria se explican el seudónimo y el anonimato con facilidad.  Pero…¿cómo se explican en una sociedad en la que la libertad de expresión es -todavía- un valor; y en la que no existen       -todavía- prácticas de censura y represión como las que hay en Cuba, Venezuela, Ecuador y Argentina para mencionar cuatro?

En una sociedad como la guatemalteca, la respuesta puede hallarse en la afición al chisme y a la malediciencia, que han señalado costumbristas como José Milla y otros; pasando por el proceso de masificación que homogeniza el pensamiento y la opinión, casi en el mismo sentido en el que es cierto que de noche todos los gatos son pardos; y pasando por la sensación de poder que dan la invisibilidad, el anonimato y la impunidad.

…y todo aquello produce miedo.  Durante los últimos 8 días casi no ha habido uno en el que no escuche que Secret debe ser prohibido; y ayer, los pipoldermos saltaron rápido para intentar su prohibición.  Si la gente está pidiendo a gritos que la libertad de expresión sea limitada, que una vía de expresión sea erradicada, prohibida y retirada, ¿por qué no acceder al clamor?  Si la gente pide lo que los pipoldermos anhelan, ¿por qué no apresurase y materializar un antecedente para avanzar en el ansiado proceso de controlar la opinión pública y censurar la información que no contribuya a conseguir más influencia y poder por parte del sector político?  Lo que Los Castro, Chávez/Maduro/Cabello, Correa y Kirchner han tenido que hacer con un elevado costo político, los chapines con miedo están pidiéndolo con insistencia. El mayor peligro de Secret es que está haciendo socialmente aceptables la prohibición y la censura. ¿Te diste cuenta?

Ya lo dijo V, en su discurso por la BTN:  En este país… algo va muy mal, ¿no? …crueldad e injusticia… intolerancia y opresión…antes tenías libertad para objetar… para pensar y decir lo que pensabas… ahora, tienes censores y sistemas de vigilancia que nos coartan para que nos conformemos y nos convirtamos en sumisos…¿Cómo esto ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable?… …bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros… y tendrán que rendir cuentas… pero, la verdad sea dicha… si estás buscando un culpable, sólo tienen que mirarse al espejo…¿Por qué lo hiciste?… porque tenías miedo.

Frente a las ideas de que Secret es un instrumento corruptor de la moralidad pública y la idea de que puede convertirse en un instrumento peligroso de descontento político muy perjudicial para cualquier grupo que esté ejerciendo el poder, está la idea de que sólo es una herramienta para la libertad de expresión.  Empero, hoy en la mañana, una de mis estudiantes, Kristel, me dijo: No puede ser un instrumento de libertad de expresión algo anónimo; porque la libertad y la responsabilidad van de la mano y porque si los autores de los contenidos no se identifican no hay un Yo en lo que escriben.  No hay libertad de expresión, sin no hay quién se expresa.  Esa es una de mis perspectivas favoritas sobre Secret. Lo cual no implica que avale, o esté a favor de la prohibición y de la censura.

Muchos adultos y jóvenes están preocupados por Secret; y el mejor consejo que he leído al respecto es el de Ricardo en Nullius in verba: Le invito al lector que busque la fortaleza y templanza necesaria para resistir el impuso de participar de este circo romano, no instalar esta aplicación, permanecer individuo y no unirse a la masa.  Y para quien ya ha caído en las garras de esta vorágine del entretenimiento, le reto a mostrarse a sí mismo que tiene la altura moral y la decencia humana de desinstalarla y oponerse a la seductora tentación de satisfacer a cualquier costa los más bajos impulsos y dejarse llevar por el cálido abrazo de la masa.  Tareas que no son nada fáciles pero que ponen a prueba la virtud y el carácter.

Si te interesa el tema, en serio, seguramente querrás ver esta conversación entre José Luis Orihuela y José Eduardo Valdizán.


19
Ago 14

¿¡Tan bajo hemos caído!?

ACaptura de pantalla completa 19082014 122839 p.m.

Pero…¿es posible? ¿Tan bajo hemos caído?  Mira tu…que Vinicio Cerezo -el Presidente al que la gente rechifló en el Estadio Mateo Flores cuando dejó la Primera Magistratura- sea un referente ¿podría explicarse por la modestia de la calidad expresidencial local?

Que un personaje como Rafael Correa sea bienvenido, ¿cómo se explica eso?  No se vale responder que es porque es el Presidente de otro estado porque, si se valiera aquello, en su momento se valdría darle la bienvenida a Adolfo Hitler, a Josef Stalin, a Fidel Castro, o a cualquier tirano de Africa, del Oriente Medio, o de alguna ex república soviética.

Correa está bien definido cuando se le llama Enemigo de la Prensa.  Correa es el abanderado de las nuevas dictaduras democráticas.

En junio de 2013, promovió y consiguió una ley mordaza.  Consiguió la tipificacion del delito de linchamiento mediático, que su administración usa para sancionar y multar a quienes publican algo que afecte a su gobierno. Creó la Superintendencia de Comunicación para vigilar, intervenir y controlar la libertad de expresión.  Dijo: El enemigo no es la Prensa, los enemigos son los negocios dedicados a la comunicación.  Su administración no duda en usar jueces y legisladores serviles para conseguir sus objetivos políticos.  Su régimen no tiene empacho en presionar e intimidar a quienes se interponen en su camino.  ¿Por eso se recetó y consiguió la reelección?

El correísmo es colectivismo del viejo cuño.  Autoritario, nacionalista y totalitario (hasta donde se pueda sin que se vea tan mal como es).  Si el correísmo y prácticas parecidas son los principios en los que se quiere hacer realidad un sueño centroamericano -como el que promueve el Foro Regional Esquipulas- ese sueño es pesadilla.  Ya tu lo sabes…como dijo alguien por ahí: El socialismo del siglo XXI es igual al del siglo XX pero más aburrido, porque ya sabemos cómo termina.

¡Por supuesto que su modelo de control de la opinión pública es el sueño humedo de muchos políticos chapines!

Cuando veo foros como el de Esquipulas y el elenco que lo estelariza, ¿sábes de qué me acuerdo? De aquella canción que dice: Todos los tiranos/ se abrazan como hermanos./ Exhibiendo a las gentes/ sus calvas indecentes.