22
Oct 16

El fin del ciclo escolar

educacion-estatal

A  riesgo de ponerme como mi papá, les cuento que cuando yo estudiaba, las actividades en el colegio terminaban por ahí por el 24 de octubre y no teníamos vacaciones de medio año.  A mí, el clima de esta semana me lleva a recordar el ambiente en el que realizábamos los exámenes finales…y las sucesivas clases de retrasadas de matemáticas.

De aquello me acordé cuando leí que, en el sistema educativo estatal, ¡Otra vez! no se cumplió con los 180 días reglamentarios de clases. En muchas escuelas del estado no hubo libros de texto, ni material didáctico; por no decir que no hubo escritorios, ni pizarrones aunque en las escuelas de la propaganda hubiera computadoras.  En parte, esto no se va a resolver hasta que la educación deje de ser un feudo de sindicatos que sólo sirven a sus intereses; y en parte esto no se va a resolver hasta que la educación deje de ser tratada desde una perspectiva ideológica y  sea tratada como lo que es: una necesidad económica.  La pobreza es un lastre para la educación.

A estos problemas añadámosles los que son de fondo.  Por masiva y por otras razones, la educación estatal es muchísimo más estandarizada que la educación privada.  Es el tipo de educación que –sin ver qué es lo que hay de malo en ello– evalúa a un pez por su capacidad de encaramarse a los árboles (como dicen que observó Einstein).  Es una que forma súbditos, en vez de mandantes; es una que valora más al estudiante obediente, callado y remachón que al estudiante disruptivo y participativo que escucha un ritmo distinto y quiere explorar.  En el fondo el problema no es sólo que los estudiantes vayan menos de 180 días a clases; el asunto grave es lo que se enseña en esos días que están en las aulas.  La educación de niños y jóvenes en manos de políticos, funcionarios y sindicalistas corruptos es una cadena con bola para la formación de niños y jóvenes. ¿Verdad que sí?

Cambio de tema: Algunos lectores esperan comentarios a La biblia del individualismo en la que Raúl de  la Horra me hizo el honor de glosar mi columna de la semana pasada.  Los interesados y curiosos encontrarán aquellos comentarios en: luisfi61.com

La ilustración la tomé de Facebook, columna publicada en elPeriódico.


23
Jun 16

Un lustrador emprendedor

lustrador-francisco-ordonez

Mi cuate, José Alfredo, se encontró con Francisco Ordóñez; un lustrador de zapatos -como de 12 años de edad- que es inspirador.  El chico les entrega a sus clientes, y a sus clientes potenciales tarjetas de presentación con su número de teléfono: 4625 6421 y el mensaje ¡Que tenga feliz día!

Su área de operaciones es la panadería San Martín de la zona 14 y yo diría que es un ejemplo de empresarialidad y de muchas cosas buenas.  Por los comentarios en el Facebook de José Alfredo, resulta que el patojo tiene su negocio de servicio de lustre en vacaciones; porque cuando es temporada de clases, estudia y paga sus estudios y útiles escolares con lo que ha ganado con su emprendimiento.

Su actitud contrasta con otros personajes que he conocido:

  • Hace años yo necesitaba recibir sólo sábados y domingos uno de los diarios de mayor circulación en la ciudad de Guatemala.  ¿Puedes creer que alrededor de mi casa no conseguí quien hiciera esa entrega de forma responsable?  Dos personas me quedaron re mal.
  • Por esas fechas yo usaba una variedad de zapatos que necesitaban ser lustrados cada quince días.  ¿Vas a creer que costó un montón conseguir un muchacho que llegara de acuerdo con lo pactado?  En casa somos dos y eran varios zapatos, yo supongo que era un buen negocio porque eran ingresos fijos y varios zapatos.  Al final de las cansadas conseguimos un chico que hiciera el trabajo y lo hizo…hasta que de la noche a la mañana desapareció…y luego yo dejé de usar variedad de zapatos.

Francisco Ordóñez, un emprendedor de 12 años de edad, que conoce el valor de la educación merece mi admiración y respeto.

Foto por José Alfredo Méndez.


11
Jun 16

Los adolescentes de ahora son mejor portados

Det_unge_Kjobenhavn

Con mucha frecuencia escucho a algunos de mis colegas quejarse de los adolescentes de ahora: Que no se quitan la gorra en la clase, que vienen a clases en shorts, que las chicas son tan malhabladas como los chicos, que casi nada les importa, y cosas así.  Y la semana pasada -en la sobremesa- yo comentaba con mi madre que mi percepción es que los patojos de ahora son más nobles, más tolerantes, más comprometidos, más atentos y cosas así.

Desde hace ratos, a mí siempre se me ha hecho que eso de quitarse la gorra es medieval y que si bien tenía algo de sentido cuando los siervos tenían que descubrirse frente al monarca, o frente al señor, esa práctica tiene poco sentido cuando se está entre iguales, aunque esté presente el primus inter pares.  Cuento esto para ponerle algo de contexto a ciertas prácticas que algunos creen que son irrespetuosas de parte los jóvenes.  De hecho, desde tiempos de Sócrates, a los mayores les da por criticar a los más jóvenes…que luego serán viejos que critiquen a los patojos.  Esta cita se le atribuye al filósofo griego: The children now love luxury. They have bad manners, contempt for authority; they show disrespect for elders and love chatter in place of exercise.

Sin embargo estoy consciente de que el campo de las percepciones puede ser engañoso si sólo se queda en eso; y por eso me dio mucho gusto encontrar un artículo que -con base en encuestas- dice que al menos en la sociedad estadounidense, los adolescentes de ahora se comportan mejor que sus predecesores.  El estudio muestra evidencias de que los patojos de ahora fuman menos, beben menos, usan menos drogas y son menos activos sexualmente que los de generaciones anteriores….y cuando lo son, usan protección.  El reporte muestra que -en general- los patojos gringos de ahora son menos violentos.

Claro que es un estudio hecho en un contexto social muy distinto al de la mayoría de los guatemaltecos; pero es posible que los resultados no serían muy, muy distintos si un estudio así se hiciera entre los segmentos más occidentales de la sociedad chapina.

En mi experiencia, y de la mano del estudio citado, yo le diría a Sócrates que los jóvenes de hoy valoran la prosperidad; están revisando las costumbres; no le temen a la autoridad, pero la respetan si esta se hace merecedora de respeto; y tienen intereses muy variados.

Gracias al cuate, Edgar, por la pista. Ilustración anónima (Punch (the Danish) página 156.) [Dominio público]. Wikimedia Commons.


26
May 16

“Los errores son regalos”, R. Schiffmann

Imagen de previsualización de YouTube

Los errores son regalos, en el sentido de que son oportunidades, explicó el cuate Rob Schiffmann, durante una conversación que tuvimos luego del curso de Improvisación que ofreció en la Universidad Francisco Marroquín.  Rob es actor y practica y enseña el arte de la improvisación.

Con Rob platicamos, entre otras cosas acerca de cómo es que, en una sociedad acostumbrada a ver los errores como algo malo, podemos pensar en estos como en regalos y oportunidades.

Lo que está implícito en el concepto de error es que digamos que estás en el punto A y hay una expectativa de llegar al punto B. Pero puedes ver el error como una redefinición de la ruta: Es cierto que no llegamos al punto B; pero ¿a dónde llegamos? ¿Qué oportunidades tenemos ahora? Frente a los errores, la mayor parte de las personas responde: Debo averiguar como redirigirme al punto B inmediatamente; en vez de pensar ¿Qué es el punto C? ¿Qué es el punto D? ¿Dónde estamos y cómo es que esta ruta puede ayudarnos a enriquecer nuestra experiencia y nuestro aprendizaje? 

Va a haber caos y el caos es una parte importante de la experiencia de apredizaje; y es una parte de la vida. La mayor parte de las personas se cierra como respuesta al caos, o tratan de “ganarle” yendo más rápido, trabajando más duro, y convirtiéndose en algo caótico ellos mismos.  La improvisación, cuando es aplicada correctamente, nos permite operar desde una posición más tranquila frente al caos.  Nos permite bajar la velocidad, escuchar y observar.  Esto nos permite adaptarnos y responder más eficientemente.

Si te interesan estos temas te recomiendo que veas la conversación completa.


09
Feb 16

La beatada contra la educación sexual

1240387_770360052988873_3412623706780578911_n

Puedes escuchar el podcast aquí.

La llamada ley de la juventud es una pieza de legislación específica y concreta, que crea privilegios y asignaciones presupuestarias a grupos de interés que se atribuyen la representación de los jóvenes.  Las normativas de este tipo minan la igualdad de todos ante la ley, que debería ser un principio republicano fundamental. ¡Sólo por eso! aquella legislación debería ser rechazada de plano, no sólo en el Congreso, sino por todos aquellos que entienden el valor de la erradicación de los privilegios.

Pero ahí está que no…y los únicos que han expresado su rechazo a aquellas normativas son los cachurecos, y por las razones equivocadas.  Los que se toman en serio aquella escena de Como agua para chocolate en la que Pedro reza: No es por vicio, ni por fornicio, sino para hacer un hijo para tu servicio.

La beatada estima que los niños no deberían recibir información y educación de carácter sexual, científica y biológica si no es por medio de la familia; y definitivamente no por parte del estado.  Y estiman que la información y educación sexual  debería estar acompañada por consideraciones de orden espiritual…sus consideraciones de orden espiritual, para ser claros.

En principio yo estaría de acuerdo con el párrafo anterior  porque que el estado (o sea los políticos y sus funcionarios) no deberían involucrarse en la educación.  Punto.  No debería existir la educación estatal. Punto.  Pero existe; y si existe, la información objetiva sobre el sexo no debería ser excluida de los programas, como no debería ser excluida, por decir algo, la teoría de la evolución (aunque eso ofenda a los creacionistas).

Me inquieta, sin embargo, aquella postura que se opone a la distribución de información objetiva sobre el sexo por organizaciones más allá de la familia; y esto es porque en este país hay muchísima desintegración familiar, muchísima paternidad irresponsable y muchísima desinformación acerca del sexo.  La mayoría de familias no son cuadros de Norman Rockwell.  Sólo echa cuenta de que en 2014, el Observatorio de Salud Reproductiva estimó que hubo 71,000 embarazos de niñas y jóvenes. ¿Cuántos abortos se evitarían si los involucrados hubieran tenido información objetiva acerca del sexo? Y voy a apostar a que la mayoría de jóvenes obtienen, de parte de sus pares, cualquiera información de orden sexual que tengan.

Es cierto, claro, que el sexo tiene una dimensión más allá de lo puramente científico; pero eso es otro par de zapatos. Así como las escuelas estatales no debería forzar religión alguna en sus usuarios, tampoco deberían forzar ideas sobre el sexo.  En una sociedad donde la desintegración familiar es elevada, ¿quién debería discutir ese tema con los niños y jóvenes, in loco parentis? Descontando que los niños y jóvenes van a discutir el tema entre ellos (bien informados, o no), no queda más que admitir que otras instancias podrían ser fuentes de información mejor calificadas; y en tanto que esas instancias no tengan un monopolio, o una posición preponderante por medio de la legislación, mientras más y más diversas sean, quizás es mejor.  Pueden ser organizaciones privadas voluntarias de servicio, o lo que sea..hasta iglesias si no hay de otra; pero ninguna debería excluir a las otras mediante el uso de la fuerza de la ley.

Con respecto al sexo, Ayn Rand escribió que este es una capacidad física; pero su ejercicio está determinado por la mente del hombre  -por su elección de valores celebrada consciente, o inconscientemente. Para un hombre racional, el sexo es una expresión de su autoestima, una celebración de sí mismo y de la existencia. Para el hombre que carece de autoestima, el sexo es un intento de fingir y adquirir su ilusión momentánea.

El amor romántico, en el pleno sentido del término, es una emoción posible sólo para el hombre (o mujer) de inquebrantable autoestima: es su respuesta a sus propios valores más altos, identificados en la persona de otro; -es una respuesta integrada de su mente y su cuerpo, del amor y el deseo sexual. Tal hombre (o mujer) es incapaz de experimentar un deseo sexual separado de los valores espirituales.

Alguien debería compartir estas ideas con niños y jóvenes, y descubrir con ellos su significado; pero nadie debería tener el monopolio de discutir el tema.  Y es un error de ignorancia suponer que -en una sociedad con un elevado número de familias desintegradas y un elevado número de niños y jóvenes creciendo al margen de cualquier forma familiar- para esos niños y jóvenes sea fácil encontrar respuestas de calidad a sus inquietudes.

La ilustración la tomé de Facebook.


14
Oct 15

¿Quién daría educación para los pobres?

Imagen de previsualización de YouTube

Cuando se plantea las cuestiónes de devolverles a los padres de familia la libertad de elegir la educación para sus hijos, de quitarles a los políticos y funcionarios el monopolio de la educación, despolitizar la educación, y esas cosas, nunca falta el que se inquieta porque si se remueven el estado y la política de la educación, ¿quién va a darles educación a los pobres?

Si te interesa el tema, te va a interesar la conversación que tuve -al respecto- con Andrew Bernstein, autor de The Capitalist Manifesto.

Otras intervenciones de mi amigo, Andy, puedes verlas en:

Heroes of Capitalism

Rational Egoism as the Basis of Goodwill

Real Life Heroes

También te recomiendo:

Análisis del libro The Capitalist Manifesto, por Warren Orbaugh


17
Jul 15

Maldiciones y religiosos

Imagen de previsualización de YouTube

Es un error grave confundir la religión con la ética. ¿Por qué no es virtuoso Tomás, el discípulo de Jesús?  Porque no creyó ciegamente; porque su creencia necesitaba pruebas y porque quería evidencias para creer.  Porque en realidad no quería creer, sino saber.  Creer sin ver es el campo de la religión.

¿Cuál es el de la ética? Esta es el código de valores que sirve para guiar nuestras elecciones y acciones con el propósito de ser felices y vivir como seres humanos.  Y para vivir como seres humanos debemos elegir hacerlo.  La razón, y no la fe es la herramienta que nos permite conocer e integrar los valores que –de acuerdo con la realidad y la naturaleza– hacen posible que vivamos como seres humanos pensantes y productivos.

Esto viene al caso porque se avivaron los intentos de imponer la enseñanza de la Biblia en las escuelas y colegios, por parte del diputado Marvin Osorio y un grupo de fanáticos.  En ese contexto, el consultor Carlos Mendoza fue maldecido y acusado de ser enviado de Satanás, durante una intervención en el Congreso.  Te recomiendo que veas el vídeo publicado por el diario La Hora.  Es una muestra de lo que ocurre cuando los fanáticos del pensamiento único tienen, o pretenden controlar el poder y hacer uso de la ley para imponer sus creencias

En julio de 1562, el mismo celo que animó a los religiosos en el Congreso chapín el miércoles pasado, animó a Diego de Landa y a otros frailes a quemar los códices de los mayas porque no tenían cosa en que no oviesse supersticion y falsedades del demonio.

El control político de la educación es el semillero del pensamiento único emanado del ministerio del ramo y de la ideología que lo controla.  De ese tipo de educación salen los ciudadanos obedientes que son más súbditos que otra cosa.  De ahí salen los mandantes y tributarios que no cuestionan a sus mandatarios, que creen que estos tienen derecho a expoliarlos y que más que mandantes se sienten gobernados.  ¿También van a salir de ahí fanáticos que en vez de atender razones sólo puedan lanzar maldiciones y gritar ¡Saquen a Satanás!?  Es mala idea forzar la Biblia (o cualquier otro libro) en la educación.

Columna publicada en elPeriódico.


07
May 15

Y después de los alborotos…¿que?

callejon-sin-salida

Muchas personas preguntan, con razón, que qué debería ocurrir después de las manifestaciones y de que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público procedan plenamente contra todos, todos los involucrados en La línea.

Mi amigo, Giancarlo Ibárgüen, ofrece una lista con la que coincido plentamente y por ello la comparto con los lectores de Carpe Diem.  No se vale, por ejemplo, que organizaciones e individuos cuyas ideas y acciones nos llevaron hasta acá, sean los que diagnostiquen el problema y ofrezcan las falsas soluciones de siempre. No se vale que hagamos lo mismo de siempre y esperemos resultados diferentes.  Para que todo esto no sea un callejón sin salida, despúes de los alborotos, ¿qué?

La política de nuestro país transita por un camino enredado y difícil. En medio de la complejidad de una tormenta política, las soluciones más simples suelen ser las más atinadas. Parece una aserción inverosímil y falsa. Pero no lo es. Los problemas complejos exigen muchas veces, aunque no siempre, soluciones simples.  Con el ánimo de proponer y construir, aventuraré una brevísima guía tentativa, con propuestas simples, para salir del atolladero en que nos encontramos.

1. Finalizar la guerra contra las drogas. El vórtice de nuestros problemas es la penosa e injustificada guerra contra las drogas, liderada por los Estados Unidos. La guerra engrosa los bolsillos del crimen organizado y, de paso, corrompe nuestras frágiles instituciones. El problema es tan serio que los países afectados deberían considerar romper temporalmente las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos. Este gran país necesita de Iberoamérica hoy más que nunca, por lo que no se trata de una medida ilusoria. Si Estados Unidos acaba con la guerra contra las drogas, Guatemala será de los países más beneficiados.

2. Eliminar gradualmente los aranceles de importación. En resumen, cerrar las aduanas.

3. Congelar el gasto público durante cinco años. Reasignar recursos hacia las actividades que tienen prioridad en un país en desarrollo. Esto es, seguridad y justicia.

4. Eliminar la SAT y simplificar el sistema tributario.

5. Desregular el desarrollo de nuevas empresas disruptivas. Permitir la libre experimentación de nuevas tecnologías y la inversión privada en infraestructura.

6. Descentralizar el poder y potencializar las municipalidades.

7. Tregua legislativa durante cinco años. Durante dicha tregua, el Congreso debe enfocarse en la derogación de leyes que otorgan privilegios y atentan contra los derechos individuales.

8. Despolitizar la educación. Permitir la libre competencia educativa.

9. Eliminar las barreras migratorias.

Algunos me tacharán de ingenuo; otros, de idealista. No lo soy. Eso sí, transito por la vía de la incorrección política, dice Giancarlo.

Para que todo esto no sea un callejón sin salida, añado que no permitamos que, cuando despertemos, el dinosaurio todavía esté aquí.

La ilustracion es de MUTCD_W2-1.svg: derivative work: Fry1989


10
Feb 15

Sugata Mitra, educador por la libertad

Imagen de previsualización de YouTube

En esta conversación que tuve con el educador Sugata Mitra, él nos cuenta cómo es que la tecnología ha cambiado los métodos de aprendizaje a través de los siglos y cómo ha contribuido a mejorar no sólo la cobertura sino la calidad de ese proceso.  También explora el futuro de la profesión de maestro y profesor en un mundo en el que las reglas del juego están cambiando y advirtió contra la redundancia.

Mitra también se refirió a la relación entre la educación tradicional, la uniformidad, el poder  y el estatismo.  

Durante la conversación Sugata Mitra habló sobre los retos principales que enfrentan los educadores actualmente; y se refirió a la importancia de las preguntas, sobre la de las respuestas cuando se trata de educar para la libertad.


23
May 14

¿Qué limita al gobierno?

Imagen de previsualización de YouTube

Otto Pérez, presidente de la República afirmó que su administración continuará haciendo propaganda, a pesar de que el Tribunal Supremo Electoral está tratando de evitar las campañas anticipadas por parte de los grupos políticos.  El clavo es que –en Guatemala– es muy difícil desvincular al gobierno del partido oficial, porque las figuras cesáreas del Presidente y de la Vicepresidenta están íntimamente relacionadas con la imagen del oficialismo partidista.  El Presidente dice que la prohibición del TSE no limita al gobierno.

La teoría liberal dice que las leyes y la Constitución limitan al gobierno.  Dice que los votantes limitan al gobierno.  Pero cada vez más, creo que “eso son papas y panes pintados”. El maestro Miguel Anxo Bastos y el ensayo If Men Were Angels: The Basic Analytics of the State versus Self-Government, por Robert Higgs, me han ayudado a poner en mejor perspectiva la pregunta inquietante: ¿Qué limita al gobierno?

El gobierno es una expresión de poder y el poder es la fuerza. Mediante la violencia o mediante la amenaza del uso de la violencia, quienes tienen el poder puede obligarte a hacer algo que no quieres hacer. Para ello el gobierno tiene el  monopolio de la coerción legal y busca desesperadamente tener el monopolio del uso de las armas.

El gobierno no sólo controla el uso de la fuerza, también controla el dinero.  Mediante sus facultades monopólicas con respecto al dinero, el gobierno puede generar inflación y empobrecerte sin que te des cuenta.  El gobierno puede endeudarte a ti, a tus hijos y a los hijos de los hijos de tus hijos.  Y tú ni te das cuenta.

El gobierno no sólo controla la fuerza y el dinero, también controla la educación.  El sistema estatal de educación produce ciudadanos ejemplares. ¿Y cuáles son los ciudadanos ejemplares? ¿Tal vez tú que pagas tus impuestos sin chistar, que votas para poner en el poder a políticos que continuarán la piñata, y que cumples con todo tipo de legislación sin protestar?  Los ciudadanos obedientes son ejemplares.

Sospecho que ninguna prohibición limita al gobierno. ¿Qué limita a quienes controlan la coerción, el dinero y las ideas?

Columna publicada en El periódico.

La entrevista que ilustrra esta columna es una conversación que sostuve con Robert Higgs acerca de la guerra perdida contra las drogas, un tema íntimamente ligado al que ocupa las reflexiones de arriba.