17
May 16

Los venezolanos al borde

Imagen de previsualización de YouTube

Entre el socialismo del siglo XXI, el chavismo y el régimen de Maduro/Cabello, lograron lo que parecía imposible: quebrar un país petrolero.  Pero eso no es lo grave porque visto así parece un asunto de contabilidad; aquella combinación infernal ha conseguido que personas pobres, pero dignas, tengan que cazar perros y gatos para comer. Las imágenes de los hospitales estatales en Venezuela parecen como extraídas de una película de miedo. Robarle su dignidad a las personas más vulnerables es el pecado más imperdonable del colectivismo totalitario en Venezuela.

Aquel país sudamericano en picada, al borde del colapso y -como en realidad nunca se topa fondo- todo es posible; y el régimen heredero del chavismo y emblemático del socialismo del siglo XXI está haciendo lo único que sabe hacer: Está prohibiendo, regulando, controlando y elevando su nivel de militarización y su caracter policial.

¡Otra vez van a ser días duros para los hermanos venezolanos!…y ojalá que aquí, en la tierra del quetzal donde no faltan los que todavía celebran el chavismo y el socialismo del siglo XXI aprendamos algo de aquella esperiencia.  Y a ver si Maduro no termina como Ghadafi o los Ceaucescu.


02
May 16

Hoces y martillos en la Sexta avenida

Haz clic en la foto para ver más fotos

Cuando veo hoces y martillos pintados en la Sexta avenida, luego de la manifestación del 1 de mayo de cada año una pregunta viene a mi mente: ¿Por qué la gente no reacciona contra estos símbolos de muerte, odio y miseria de la misma forma en que reaccionaría si fueran esvásticas? Digo porque la ideología totalitaria y colectivista que representa aquel símbolo ominoso costó casi 62 millones de vidas en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, poco más de 35 millones en la China comunista, poco más de 2 millones en Camboya…y no sabemos cuántos en Corea del Norte, o Cuba, para citar dos.  Esas cifras, ¿por qué no son suficientes para que a la gente le den escalofríos (por lo menos) cuando ve paredes pintadas con hoces y martillos?

Parte de la respuesta, supongo, está en que culturalmente somos tolerantes al socialismo real.  Por ejemplo, hay docenas y docenas de películas que exponen los horrores del nacional-socialismo (que costó unos 20 millones de vidas humanas). Haz la cuenta, ¿cuántas películas y documentales y reportajes has visto sobre los horrores de los nazis; y cuántas has visto de los horrores de los comunistas? De hecho, en muchos ambientes donde nadie duda en escupir al suelo cuando dice la palabra nazismo; al comunismo se le considera sólo una idea respetable más, como cualquiera otra, con sus vicios y sus virtudes, pero nada más.

Las pintas en la Sexta avenida incluyen, aparte de las hoces y martillos, consignas que recuerdan a Jacobo Arbenz (el soldado del pueblo que usaba corbatas Countess Mara); imágenes de fusiles AK-47 (¿Qué puede ser un mejor símbolo de violencia y muerte que un fusil?) y mensajes de odio.

Tal vez es tiempo de rescatar el 1 de mayo y conmemorar el Día de las víctimas del comunismoMi generación vio las miserias de Europa oriental, la URSS y China; y esta generación parece haberle aplicado un punto ciego a las evidencias en Venezuela, Corea del Norte y Cuba.  En Guatemala una operación para infiltrar el chavismo en la educación y en la vida académica es vista con ligereza, como con ligereza se ven las pintas en la Sexta avenida. Es un error permanecer neutral ante la actividad chavista y ante las hoces y martillos porque lo que promueven es la miseria, la violencia y la dictadura. Traen el discurso de odio y el divisionismo y cuestan millones de vidas humanas.  ¿Los destruccionistas? ¡Presentes!


22
Feb 16

Otro sopapo para el socialismo del siglo XXI

1915804_1153013604717277_3930710233223852461_n

El socialismo del siglo XXI, en América Latina, recibió otro sopapo.  Primero recibieron su merecido el socialisismo de Maduro/Cabello/Chávez en Venezuela; luego lo recibió Cristina Kirchner en Argentina y ahora Evo Morales, en Bolivia ha recibido un revés ya que en un referéndum sobre su reelección y con el 72.5% de votos contados, el Tribunal Supremo Electoral de aquél país anunció que el No se impone con 56.5%, mientras que la opción por el Sí llega al 43.2%.  Mientras tanto Dilma Rousseff en Brasil y Michelle Bachelet en Chile están en aprietos serios debido a la corrupción.  Eso sin contar que en septiembre, aquí en Guatemala, a las opciones más socialistas y populistas les fue muy feo.

Los resultados del referendo, inesperados por el grupo que está en el poder, han elevado el nivel de tensión política en Bolivia.  En la medida en la que aquellas formas de socialismo son rechazadas en las urnas inquieta un tuit de Izquierda unida, en España, que dice: Si aspiramos a conquistar el poder sólo mediante las elecciones estamos condenados al fracaso.

izquierda-unida

Inquieta porque, ¿cuánto va a tardar el colectivismo socialista en darse cuenta de que sus magros resultados morales, sociales y económicos eventualmente conduncen al rechazo electoral por parte de la gente?…y ¿cuál será el Plan B?   Inquieta porque, por ejemplo, aquí en Guatemala sufrimos muchísimo durante casi cuatro décadas cuando el colectivismo socialista revolucionario intentó conquistar el poder por medios no electorales.  Inquieta porque la semilla antielectoral estuvo cerca de germinar durante el proceso electoral de septiembre pasado.  Por lo pronto, Morales ya la agarró contra las redes sociales; no pierdas todo esto de vista.

Por supuesto que el socialismo es una forma de colectivismo y por supuesto que siempre existe el peligro de que una forma de colectivismo sea sustituida por otra forma de colectivismo.  Por eso no está de más recordar que el fascismo, por ejemplo, es hermanito de leche del socialismo.  No son opuestos, sólo son facciones rivales.

La foto la tomé de Facebook.


19
Feb 16

Una fecha para la infamia

12729034_10153888271264754_7164541217962714524_n

El 19 de febrero de 1942 el Presidente de los Estados Unidos de América -Franklin D. Roosevelt- autorizó que el gobierno  encarcelara a ciudadanos de aquel país sólo porque se parecían al enemigo.

Más de 110,000 ciudadanos estadounidenses e inmigrantes de ascendencia japonesa fueron forzados a dejar sus hogares, sus negocios y sus modos de vida. Fue uno de los peores desastres en términos de derechos civiles en aquel país.

Por eso es que hoy se conmemora el Día del recuerdo; y es un día para la infamia.


07
Dic 15

Venezuela, otro revés para el socialismo

12342584_10156319970485343_7363768616803858659_n

En Venezuela la opositora Mesa de Unidad Democrática obtuvo 99 escaños en el Congreso, frente a los 46 que obtuvo el chavismo.  La dimensión monumental de esta victoria sólo puede ser entendida si no se olvida el contexto en el que ocurrió: no es lo mismo obtener más del doble de votos que el oficialismo en una república sana, que en un régimen corrupto, corruptor y dictatorial como el de Venezuela.  En su oportunidad, Nicolás Maduro amenazó con una campaña violenta de miedo, con usar la violelncia y con tomar las calles si su régimen era derrotado en los comicios.

La victoria contra el socialismo del siglo XXI, en Venezuela, sucede a la derrota que esa corriente colectivista sufrió en Argentina donde el kirchnerismo fue expulsado del poder. El siguiente régimen de esa naturaleza que se derrumbará, es posible que sea el de la exguerrillera Dilma Rousseff, en Brasil.  Su administración se está hundiendo en un lodazal de corrupción.  En Guatemala el populismo socialista de Manuel Baldizón y Sandra Torres, así como el socialismo marxista de la URNG-Maiz-Winkaq fueron humillados en las urnas; y los últimos recibieron su paliza tradicional.

Ante los estertores del socialismo latinoamericano del siglo XXI, ¿cuál fue el legado de ese experimento costoso?  Miseria, corrupción, vidas y tiempo desperdiciado, recursos derrochados, Esa es la herencia revolucionaria y como dice Rush, en Heresy:

The counter-revolution
People smiling through their tears
Who can give them back their lives
And all those wasted years?
All those precious wasted years
Who will pay?

…y pensar que porái algunos se preguntarán que por qué es que sus semillas no germinan.  Los semilleros socialistas están envenenados y es posible que esta generación se esté dando cuenta de ello.

A estas alturas cabe preguntarse cuál administración socialista será la próxima en caer: ¿La de Evo Morales en Bolivia, la de Rafael Correa en Ecuador, la de Michelle Bachelet en Chile, o la de Daniel Ortega en Nicaragua?

Luego de la celebración, sin embargo, es momento oportuno para la reflexión; porque tantito más difícil que salir de un regímen corrupto -por la via de las urnas- es rescatar un país de los efectos del socialismo.  Rescatarlo no sólo económicamente, sino políticamente, socialmente y más importante aún: moralmente.  La podredumbre en aquellas cuatro áreas no es fácil de limpiar porque alcanza todos los niveles a lo ancho y a lo largo de toda sociedad sometida a los códigos colectivistas.

No basta salir de un grupo de corruptos y estatistas para sustituirlo por otros grupos de lo mismo.  Las sociedades que ya han empezado el camino para alejarse del socialismo del siglo XXI deben dar un giro de 180 grados y abandonar no sólo las políticas colectivistas, sino la filosofía y los códigos morales que hacen posible que se materialicen las dictaduras con la aprobación de las víctimas.

Tantito más difícil que salir de un régimen dictatorial es fundar una república sana en la que se respeten los derechos individuales de todos y en la que haya igualdad de todos ante la ley.  Ese es el reto para los guatemaltecos, los argentinos, los venezolanos, los brasileños y los próximos que se animen.

La foto la tomé de Facebook.


04
Dic 15

Historias de camionetas

100505_boletos_camioneta

Durante casi un tercio de mi vida usé camionetas. Las 1 eran nuevas y las 2 generalmente eran viejas.  Eran viejas; pero no cochambrosas. No eran peligrosas y en Primaria podía irme sólo, al anochecer, desde la zona 10 hasta Ciudad Nueva. Cuando me capeaba del colegio le daba dos vueltas completas al recorrido de la 2. Me quedaba dormido y nunca me robaron nada. Pero ya no es así. Ahora las camionetas son inmundicias en las que los usuarios pueden perder la vida.

Acabo de leer que el presidente Maldonado sugirió hacer público el transporte colectivo porque de lo contrario no se va a resolver nunca la problemática de ese servicio.  ¡Si pues! Porque los hospitales estatales son eficientísimos; porque la educación estatal es competitiva mundialmente; porque el aeropuerto estatal rivaliza con cualquiera del área; porque las carreteras estatales están impecables; porque las prisiones estatales son modelos; porque cuando las telecomunicaciones eran estatales había abundancia de líneas telefónicas; porque cuando la energía eléctrica era estatal no había apagones de ocho horas.

No te engañes, cuando uno dice público o estatal, lo que en realidad está diciendo es: coercitivo y controlado por políticos y burócratas. Que no te engañen, el hecho de que los buses sean propiedad privada no quiere decir que el sistema de transporte colectivo sea privado. En realidad aquel es un negocio de connivencia entre los propietarios y los políticos y burócratas que –coercitivamente– controlan el sistema. Para participar hay que tener una licencia de parte de los políticos y burócratas. Una vez tienes la licencia, los políticos y burócratas te defienden contra la competencia. Aceitas a los políticos y burócratas y ellos transfieren riqueza de los tributarios hacia tus bolsillos con tal de que recibas suficientes rentas parasitarias como para no abandonar el negocio; y con tal de que el precio al público no les cause problemas a los políticos. Ahora les dicen alianzas público-privadas, pero son el estatismo de siempre.

Está claro que los pipoldermos probarán cualquier disparate antes que liberar el mercado del transporte colectivo.

Columna publicada en elPeriódico.


30
Oct 15

Uno se queda “papo”

descarga

A cambio de dinero y viajes, una red de defraudación en el IGSS les recetaba a los pacientes determinados medicamentos para favorecer a proveedores que tenían contactos, o estaban en puestos políticos de mucha importancia: el secretario privado del expresidente Alvaro Colom, por ejemplo. La red incluye médicos y administradores.

Los proveedores vinculados a esa red habrían recibido más de Q420 millones mediante compras privilegiadas en perjuicio de los pacientes, los tributarios y los competidores.

Indigna que la elección de medicamentos no sea por motivos médicos y científicos; sino para favorecer intereses particulares; y a la gente le ha indignado que los participantes en aquella red digan expresamente que “la salud es un negocio”.  A mí me ha dejado “papo”; porque, ¿no se supone que el ideal estatista y socialista de que los políticos y funcionarios se encarguen de la salud de los más pobres y vulnerables es -¡precisamente!- evitar que la salud sea un negocio?  Leí que la red les daba a los pacientes medicamentos de 100 mg. en vez de los 500 mg. que correspondían.  ¡Qué escándalo se armaría si este crimen fuera cometido en un hospital privado!…y eso ha de ocurrir por montones en el sistema de salud estatista.  Si estas cosas ocurren en salud, ¿qué podredumbre habrá en educación, agricultura, vivienda, carreteras, turismo, gobernación, desarrollo?, por mencionar sólo unas fuentes de corrupción.

Lo cierto, para los que necesitaban evidencias, es que la politización de los servicios más básicos, para los más necesitados, es fuente de corrupción, mala administración, desperdicio, abusos, arbitrariedades, expoliación y de otras conductas criminales cuando no delictivas.  Lo cierto es que en esas circunstancias no hay cantidad de tributos que alcance.  El “barril sin fondo” de la venalidad -que alcanza para yates, helicópteros y casas en la playa- no alcanza para medicinas, ni material didáctico, ni para seguridad y justicia.

Urge cambiar el paradigma colectivista que hace posible la corruptela.  Por ahí puede empezar la próxima administración si quiere ganarse el respeto de los mandantes y tributarios.

Columna publicada en elPeriódico.


18
Oct 15

Adiós al general López Fuentes

12144746_1646959982218642_4770284714587271634_n

Si tienes entre 30 y 50 años de edad y no creciste en Guatemala bajo una tiranía como las de Cuba y Venezuela, detente un momento a recordar que le debes eso a soldados como el general Héctor Mario López Fuentes, que falleció ayer.

Cuando yo estaba en Quinto bachillerato, López Fuentes era el jefe de la zona militar de Jutiapa; y cuando yo estaba en la Universidad ocupó el mismo puesto en Zacapa.  En 1982/83 fue Jefe del Estado Mayor del Ejército.  Al mando de un ejército profesional, el general López Fuentes fue uno de los artífices de la derrota de la guerrilla marxista-leninista que desde 1961 intentaba romper el orden constitucional y establecer una dictadura del proletariado y un régimen inspirado en el de Fidel y Raúl Castro.  Un régimen totalitario y colectivista de esos que en el mundo costaron millones y millones de vidas humanas.

Para 1982 la guerrilla guatemalteca vivía los momentos más intensos del triunfalilsmo.  La dirigencia guerrillera se creía, de verdad, que había llegado el momento en el que las masas campesinas se alzarían y apoyarían su revolución.  El Ejército Guerrillero de los Pobres fue la organización guerrillera que más activamente involucró a los campesinos en acciones de tipo guerrillero y creó una red compleja de apoyo y control poblacional que puso a la gente entre la espada y la pared.  Si te interesa esta parte de la historia te recomiendo Escaping the Fire, un libro que todo chapín debería leer para entender que ocurría en aquel entonces.

Al mando de generales como Héctor Mario López Fuentes, el Ejército (como parte del gobierno y de una campaña nacional para evitar que la guerrilla estableciera la dictadura que pretendía) modificó su forma de enfrentar a la guerrilla y, por ejemplo, organizó las Patrullas de Autodefensa Civil con lo que empoderó a los campesinos de tal manera que estos -armados y con apoyo- ya no estaban a merced de las presiones guerrilleras para unirse a la revolución (que los campesinos no querían).  Las PAC fueron clave para evitar el triunfo guerrillero que parecía inevitable en aquellas fechas.  Los cambios que hubo en el actuar del Ejército llevaron a las organizaciones guerrilleras a escenarios para los cuales no estaban preparados.  López Fuentes fue arquitecto de aquellas modificaciones que rescataron a miles y miles de personas de una guerra que casi nadie quería.  El programa Fusiles y Frijoles -con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos- no sólo armaba a la gente para que pudiera enfrentar las presiones de la guerrilla; sino que como las personas no podían sembrar y atender sus cultivos, fue necesario llevarles ayuda alimenticia que necesitaban desesperadamente.  El Ejército pasó de una actitud principalmente represiva a una gue se ganaba la confianza y colaboración de los campesinos.  El Plan Victoria 82 es otro ejemplo.  Por primera vez se intentó enmarcar la lucha contra la guerrilla en una visión coherente y de largo plazo; entre otros lineamientos importantes, como negale a la guerrilla el acceso a la población, se fijaron políticas que prohibían acciones como hacer fuego, desde aviones, a áreas pobladas, irrespetar costumbres y tradiciones, o tomar propiedad ajena en las poblaciones.   Esto, claro, no te lo cuenta la historia oficial, ¿verdad?

Treinta y tres años después de aquellos tiempos, el general Héctor Mario López Fuentes falleció víctima del cáncer y en medio de una campaña -de la exguerrilla y sus simpatizantes- para forzar la idea de que en Guatemala hubo un genocidio; sin que haya elementos suficientes para tipificar ese delito.  En medio de una campaña en la cual ni se recuerda, ni se habla del contexto de pesadilla en el que el Ejército actuó para evitar que crecieras en una tiranía como las de Cuba y Venezuela.  Murió amado por su familia, respetado por quienes sirvieron a su lado y olvidado por quienes deberán estar agradecidos con él.  Murió como soldado patriota y valiente, de esta tierra en la que cada día luchamos por nuestra libertad.

Adiós, entonces, al general Héctor Mario López Fuentes, a quien ojalá que la Historia le haga justicia.


19
Sep 15

Bendición de Bergoglio para la dictadura en Cuba

10525831_10152566910681779_7314835889564255021_n

¿Qué puede ser mejor para la dictadura en Cuba que la bendición de Barack Hussein Obama? Pues la benedícite de Jorge Mario Bergoglio, ¡el Papa!

Mañana, Bergoglio iniciará una visita de tres días a la isla prisión de los Castro, peregrinación en la que fue precedido por Karol Wojtila y Joseph Ratzinger.  Esta visita tiene un carácter especial porque el argentino es el primer Papa latinoamericano, porque sus inclinaciones socialistas son más evidentes que la de sus antecesores y porque hay química entre él y los Castro; de hecho Raúl hasta comentó que Bergoglio podría hacerlo rezar y regresar a la Iglesia.  El apoyo de Bergoglio al régimen de los Castro se ha traducido en privilegios para la iglesia católica en Cuba. Y tutti contenti.

La oxigenación papal para la tiranía en Cuba contrasta con lo que ha ocurrido en Bulgaria; donde el Parlamento eliminó las limitaciones para perseguir a los funcionarios comunistas por los crímenes políticos cometidos entre 1944 y 1989, incluido el asesinato notorio del disidente exilado Georgy Markov.

Mientras que los búlgaros tratan de hacer justicia con los criminales y asesinos que actuaron con base en una ideología totalitaria y colectivista, Bergorlio se acerca para fortalecer a otros que hicieron (y hacen) lo mismo.

Actualización: durante la visita de Bergoglio la dictadura detuvo a dos Damas de blanco y tres opositores y bloqueó teléfonos móviles.

La ilustración la tomé de Facebook.


07
Ago 15

Corrupción e ideología

tirios-troyanos-luis-figueroa

Anda por ahí la creencia de que la lucha contra la corrupción no tiene ideología; y eso es cierto en el contexto de que el objetivo de acabar contra aquel flagelo es compartido por tirios y troyanos.   Pero hasta ahí.

Tirios y troyanos, colectivistas e individualistas, no diferimos en los objetivos, sino en los medios.  Coincidimos en que hay que acabar con la miseria y reducir lo más posible la pobreza, por ejemplo. En lo que diferimos es en cómo y ese es el mundo de las ideologías.

De ahí que los tirios podrían querer acabar con la corrupción mediante el incremento del número de controles y de controladores de los procesos; reducir el sector voluntario de la economía y las esferas de acción privada de las personas, y ampliar el sector coercitivo y la esfera de acción estatal; establecer un sistema en el que los intereses colectivos prevalezcan sobre los derechos individuales, repartir privilegios y/o encargarle a una comisión internacional que asuma la responsabilidad propia de los contribuyentes y súbditos.

Los troyanos podrían querer acabar con la corrupción mediante la eliminación de toda posibilidad de decisiones arbitrarias y otros incentivos perversos en el gobierno; reducir el sector coercitivo de la economía y la esfera de acción estatal, y ampliar el sector voluntario de la economía y las esferas de acción privada de las personas; facilitar un sistema en el que los derechos individuales prevalezcan sobre los intereses colectivos; eliminar privilegios y/o facilitar que los tributarios y mandantes asuman la responsabilidad de velar por la probidad.

¡Y aquí estamos en el mundo de las ideas y de las filosofías que nos dividen!  Y hay que elegir porque, como escribió Leonard Peikoff: La mayoría antifilosófica entre los hombres es la más dependiente de las ideas prevalecientes en su época. En tiempos de crisis, aquella necesita la guía de algún tipo de teoría; pero al no estar familiarizada con el campo de las ideas, no sabe que hay opciones frente a las teorías populares. Ella sólo conoce lo que siempre le han enseñado.   De ahí que la lucha contra la corrupción no escape a la batalla de las ideas.

Columna publicada en elPeriódico.