13
Dic 10

¿Y si hubiera un WikiLeaks chapín?

Luego de casi dos años después de que la Ley de Acceso a la Información fue aprobada en Guatemala, las oficinas públicas obligadas a facilitar documentos e información, a quien la solicite, siguen ofreciendo resistencia.

¿Cómo reaccionarían los pipoldermos guatemaltecos si hubiera un WikiLeaks chapín?

Yo lamento y veo muy peligroso que WikiLeaks sea usada para debilitar y para hacer vulnerable a Occidente frente a sus enemigos; pero, ¿qué tal si esa práctica fuera usada para debilitar y hacer vulnerables a las dictaduras y a los regímenes colectivistas en el mundo.  Circula en Twitter la siguiente reflexión: Si los fundadores de WikiLeaks fueran chinos, se les trataría como a disidentes y se les ofrecería un Premio Nobel.

Dicha reflexión superficial ignora que no son moralmente iguales los regímenes en los que prevalece el individualismo, a los que se basan en el colectivismo.  Lo moralmente cuestionable de lo que está ocurriendo con WikiLeaks no es que esté siendo expuesta la información secreta de quienes están en el ejercicio del poder; sino que no se discrimina entre la información que es revelada.

Aquí, por cierto, hay que recordar que todo medio de comunicación decide qué publica y qué no, así como qué importancia le da a lo que publica.  Cada día -y no por censura-, sino porque los medios de comunicación responden a los valores de sus propietarios y de sus ejecutivos y trabajadores, los medios de comunicación dejan mucha información sin publicar, y destacan otras informaciones.  Los medios masivos de comunicación, por ejemplo, suelen ningunear las informaciones que contradicen la mitología del cambio climático, por ejemplo; pero no dudan en destacar casi todo el mumo jumbo acerca de aquel tema.

La práctica de WikiLeaks, pues, no es mala, ni buena per se; y, como todo instrumento, depende del uso que se le de.  Si WikiLeaks sirviera para acabar con regímenes como aquellos que ignoran, o violentan consistentemente los derechos individuales y la igualdad de todos ante la ley, no tendría por que no ser un instrumento que sirva para el bien.  En cambio, si es usada para servir a los intereses de aquellos regímenes que no sólo ignoran y violentan constantemente los derechos individuales y la igualdad ante la ley; sino que repudian el individualismo, la razón, la libertad, el capitalismo, las ciencias,  la tecnología, el estado de derecho, y otros valores que hacen posible la civilización, entonces sirve al mal.  A fin de cuentas, WikiLeaks es un arma de espionaje; y como toda arma, puede ser usada contra inocentes, o contra culpables.

¿Qué pasaría si, en vez de exponer las debilidades de Occidente, miles y miles de personas que tienen acceso a información secreta de gobiernos y regímenes colectivistas expusieran a los políticos y funcionarios que tienen sometidas a millones y millones de personas?

¿Qué pasaría si las personas que tienen acceso a información secreta de gobiernos corruptos expusieran a los políticos y funcionarios que se enriquecen a costa del trabajo (y de la falta de empleo) de los tributarios?


08
Dic 10

La guerra contra Occidente y los WikiLeaks

A estas alturas del partido, es evidente que lo que dijo lord Acton, en el sentido de que el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente es cierto por donde quiera que se lo vea.  De ahí que debería ser impensable entregarles el poder absoluto a los administradores del estado; y debería ser inadmisible que ellos consideren moralmente aceptable mantener sus acciones fuera del dominio público.  Hay ahí afuera tantos políticos ávidos de poder que debería pararnos los pelos a todos.  Y si los hay en países con largas tradiciones constitucionales, sistemas republicanos  y estados de derecho bastante enraizados, ¿cómo será en sociedades donde hay poco, o nada de aquello?

El individualista y antiestatista que hay en mí, no puede sino reaccionar con repugnancia ante la idea de que los políticos pueden tener secretos y no rendirles cuentas a los electores y a los tributarios; pero…¿y qué tal si la exposición de aquellos secretos beneficia directamente a los enemigos de valores como el estado de derecho, el sistema republicano, la tecnología, la razón, y otros afines?

Therere is a bigger picture que no terminé de ver hasta hoy en la tarde.   Las filtraciones que originan estas meditaciones ocurren en medio de una guerra que rebasa a las administraciones de Barack Obama y de George W. Bush y a sus miserias; y que rebasa a los mismísimos Estados Unidos de América.  Ocurre en medio de una guerra declarada del Islam contra Occidente.  Es decir, una de el misticismo y el colectivismo, contra la razón y el individualismo.  No nos engañemos, el ataque del 11 de septiembre de 2001, contra las Torres Gemelas, no fue uno contra la administración Bush, ni contra los EUA; fue uno contra la civilización.  Esta es una guerra contra el individualismo, la razón, la libertad, el capitalismo, las ciencias,  la tecnología, el estado de derecho, y otros valores que hacen posible la civilización.

En el contexto de aquella guerra, exponer que a Cristina Kirchner podría faltarle un tornillo es anecdótico y hasta podría parecer divertido; pero descubrir cuáles son los lugares estratégicos y las industrias vitales, no sólo para los EUA, sino para la sobrevivencia de Occidente,…eso es como traición.  Moralmente es como afirmar que lo de las Torres Gemelas fue un acto de libertad de expresión. ¿Recuerda, usted, a Efialtes en la historia de Leónidas y sus 300 espartanos? El tenía sus motivos…;pero cuando les mostró a los Persas una ruta alternativa para el paso de las Termópilas, ¿estaba haciendo uso de su libertad de expresión, o de la libertad de información?

Ah, como quisiera yo que este asunto fuera sólo cuestión de desenmascarar a José Luis Rodríguez Zapatero, a Daniel Ortega y a Hugo Chávez, entre otros; pero con todo y el daño que el gobierno de los Estados Unidos de América les hace con su guerra perdida contra las drogas, a los pueblos que podrían ser sus amigos, al final de cuentas hay hechos que no deben ser ignorados para entender la big picture.

1. El misticismo y el colectivismo le tienen declarada una guerra a Occidente, a la razón y al individualismo.

2. Sería bueno que el pueblo de los EUA reconocieran que la guerra perdida, de sus gobiernos, contra las drogas, mina las relaciones con los que deberían ser sus amigos naturales y lo hace vulnerable frente a sus verdaderos enemigos.

3. Esto es importante porque en la guerra que el Islam le declaró a Occidente, se juegan el futuro de la vida civilizada en todo el Globo.

4.  En esta guerra, si ha de ser ganada por Occidente, hay que tomar en cuenta lo que Ayn Rand escribió en Capitalism: the unknown ideal (Capitalismo: el ideal desconocido).  En el capítulo denominado La Anatomía del Compromiso, Rand describe algunas reglas acerca de trabajar con principios en la práctica y acerca de la relación de aquellos con objetivos concretos. a. En todo conflicto entre dos hombres (o dos grupos) que comparten los mismos principios básicos, gana el más consistente. b. En toda colaboración entre dos hombres (o grupos) que se apoyan en diferentes principios básicos, es el más maligno, o irracional, es el que gana. c. Cuando los principios básicos opuestos están abierta y claramente definidos, eso obra en ventaja del lado racional; y cuando no están claramente definidos, sino que están ocultos o difusos, eso obra en ventaja del lado irracional.

Por esto es que, consciente de la guerra que enfrenta la civilización, al final de cuentas no puedo sentirme cómodo cuando los enemigos de Occidente se regodean porque han sido expuestos los lugares y las industrias estratégicas de los EUA.   No puedo sentirme cómodo cuando los principios no están claramente definidos, sino que están ocultos o difusos.

Pero, ¿cuáles son los principios atingentes?  El primero es reconocer que sí hay una guerra y que en esa guerra hay amigos y enemigos.  El segundo es que no es racional pensar que aquello que beneficia a  los enemigos y a los aliados de los enemigos de Occidente, en esta guerra, va a ser bueno  para Occidente; ni siquiera si aquellos enemigos y sus aliados no siempre salen bien parados.  El tercero es que no es racional pensar que aquello que perjudica a Occidente va a ser bueno para Occidente; ni siquiera aquello que, de paso, perjudica a los enemigos de la civilización.

Cabe la posibilidad de que el futuro de Occidente no dependa de la sobrevivencia de los estados-nación y de que las filtraciones terminen de acabar con los estados-naciones.  Entonces, el mundo que conocemos tomará giros que cambiarán nuestros paradigmas.  Y seguramente deberíamos prepararnos para esa eventualidad.  Sin embargo, si han de ocurrir los cambios en esa dirección, el éxito sólo podrá fundamentarse en la razón y en el individualismo; y no en el misticismo y en el colectivismo.  Por ese motivo es que, aún en medio de la guerra, Occidente en general, y los Estados Unidos de América en particular, deben abrazar a los valores que le son propios y ser fiel a las ideas que hicieron posible esta gran civilización.

Dicho lo anterior, ¿qué pasa con la libertad de expresión?  Pues esta es la facultad de expresar, compartir y publicar los pensamientos, ideas, obras y acciones propias; no las de otros.  ¿Cabe hablar de libertad de prensa? Sí; pero distinguiendo lo que es de interés público, de lo que es de interés del público; y recordando siempre que, como nos dejó dicho Viktor Frankl, la libertad y la responsabilidad son inseparables.  Puede que conocer la lista de lugares estratégicos y la de industrias vitales sea de interés del público; pero la conservación de Occidente es de interés público.  Al menos en las sociedades que gozan de sistemas republicanos, y en las que se vive por derecho, y no por permiso.

Esto de los WikiLeaks rebasa a las administraciones de Obama y de Bush, y rebasa a los Estados Unidos de América como estado-nación.  Esto de los WikiLeaks tiene que ver con el futuro de la civilización.

Y, por cierto, si quiere leer algo sobre Occidente, le recomiendo El genio de Occidente, por Louis Rougier; un libro pequeño y estupendo para leer cuanto antes.  En tanto que, para una perspectiva útil sobre esta guerra, le recomiendo Winning the Unwinable War, por Elan Journo.


25
Nov 10

El rayo asesino del estado de derecho

Lo que le molesta al diputado Mariano Rayo, de las objeciones que se le hacen a ese engendro que es la Ley de Extinción de Dominio, es que quienes ejercen el poder tendrían que probar o demostrar que los bienes de los cuales se están queriendo apoderar le pertenecen a algún grupo delictivo.

¡Chispas! Si se hacen realidad los sueños de Rayo, ¿qué será de la garantía del debido proceso? ¿Qué será de la presunción de inocencia?  Rayo y los patrocinadores de la LED se merecen el título indiscutible de asesinos del estado de derecho.

Siglos de tradición jurídica en Occidente serían arrasados, de un plumazo, si los promotores de la LED se salen con la suya.


18
Nov 10

¿China desplazará a Occidente?

Hoy me encontré con un artículo titulado Cómo le ganó Occidente a Oriente.  Y su tesis es que aunque China dominó el mundo durante los primeros 18 siglos, el dominio económico pasó de aquel gran país a Europa y luego a Los Estados Unidos de América; pero que ahora volverá a empezar la vuelta al mundo.  El artículo les atribuye las revoluciones industriales y la consolidación de imperios a la geografía, no a la genética, las creencias, o a los grandes hombres.

Dicho lo anterior, no estoy de acuerdo con el artículo en cuestión y me parece mucho más objetiva la explicación de Louis Rougier en El genio de Occidente.  Dice Rougier que China e India, antes de la llegada de visitantes occidentales, nos proporcionan el cuadro de unas civilizaciones frenadas por las mismas fuerzas que afectaron al Occidente latino [Roma se hab[ia convertido en una sociedad esclerótica, burocratizada…la fe había desplazado a la razón.  Florecían religiones de salvación y falsas ciencias…Los Padres de la Iglesia condenaban la sed de conocimientos como una peligrosa vanidad…El espíritu crítico fue aplastado] A pesar de los comienzos prometedores…la ciencia china…no podía desarrollarse.  Los legalistas y confucianos no se interesaban por la naturaleza, y los taoístas repudiaban la razón y la lógica.  El pensamiento chino nunca concibió la idea de leyes naturales suceptibles de expresión matemática.  El estudio de la naturaleza alestilo chino no se basaba en el método hipotético-deductivo de los griegos y los científicos modernos, donde las hipótesis son verificadas mediante experimento, sino en observación directa y superficial y en la intuición estética.

A Occidente del siglo XXI le puede ocurrir lo que le ocurrió al Occidente latino y a China.  Si Occidente abandona la razón, puede ocurrir que sea desplazado.  Pero no por razones geográficas, sino por una mala elección de valores y creencias.

Dice Rougier que la civilización occidental es el resultado de una mentalidad que insiste en liberarse de tabúes, interdictos y costumbres ancestrales carentes de utilidad social; que se obliga a sí misma a comprender el mundo circundante a fin de poder dominarlo mediante la acción de sus propias leyes; que se esfuerza incesantemente por mejorar las condiciones de vida para que la existencia valga la pena para el mayor número posible de personas; pero que siempre insiste en que el progreso sólo puede darse mediante procesos que respeten la dignidad del individuo.

Si abandonamos esa mentalidad, Occidente puede ser desplazado.  Y si eso ocurre…ojalá que fuera por una civilización que rescatara aquellas premisas; y no por una más irracional, más mística y más estática.


10
Jul 09

¡Una corporación con principios!

En la OCON 2009, la conferencia de John A. Allison, CEO de la BB&T Corporation ha sido de las mejores. Allison impresiona con la claridad de sus ideas, y además es un comunicador muy hábil e ingenioso.

Si usted quiere leer algo sobre la filosofía de esta extrordinaria corporación lea aquí. BB&T se describe como una compañía que está definida por sus valores; y entiende que estos son hábitos prácticos que les permiten a los individuos vivir, ser exitosos y alcanzar la felicidad.
¡Nada de mumbo jumbo posmoderno! ¿Quién dice que los Howard Roarks, los Hank Reardens y los John Galts no existen? Ojalá hubiera más líderes empresariales así, y más corporaciones así.
BB&T alcanzó titulares, por su adhesión a sus princicipios, cuando anunció que it will not lend to commercial developers that plan to bulild condominiums, shopping malls and other private projects on land talken away from private citizens by government entities using eminent domain. En esa ocasión, Allison dijo que la idea de que el gobierno puede tomar la propiedad de los ciudadanos para uso privado, es simplemente mala. Uno de los derechos más básicos de todo ciudadano es el de conservar lo que es suyo, añadió, al explicar que como institución dedicada a ayudar a sus clientes a alcanzar el éxito económico y la seguridad financiera, no vamos a ayudar a ninguna entidad o compañía que mine esa misión y que amenace la propiedad.
Allison sabe que estamos en un punto de inflexión en cuanto al futuro de la civilización occidental; y comparto con él la idea de que por eso es importante elegir consciente, y deliberadamente, los principios que permitan alcanzar los valores que compartimos en Occidente.
Hasta ahora, mis conferencias favoritas han sido la de Allison, la de Greg Salinieri, titulada Atlas Shrugged on the Role of the Mind in Man´s Existence y la de Harry Binswanger, titulada The Objective vs, The Intrinsic and the Subjective. En las clases, mis preferidas han sido la de John Lewis sobre los griegos arcáicos, la de Sandra Schwartz sobre opera; y la de Ellen Kenner sobre el principio de visibilidad psicológica. Dentro de un rato iré a la de Edwin Locke sobre introspección, que también me está pareciendo muy rica.
¿Un buen consejo de Allison? Nunca comprometas tus principios.
Por cierto que Allison me recordó a otro Roark. Este es TJ. Rodgers a quien tuve el gusto de conocer y entrevistar en 1999. Rodgers se hizo notable cuando, en 1996, la hermana Doris Gormely, de las Hermanas de San Francisco, en Filadelfia, le envio una carta animándolo a contratar mujeres y minorías en el consejo directivo de su empresa. Rogers le contestó concienzudamente explicándole el valor de la meritocracia en términos de prácticas de contratación de personal; y con ello abrió un debate intenso acerca de la corrección política y las preferencias de etnia y sexo en los negocios.

12
Oct 07

Una celebración de la Civilización Occidental

Antes era el Día de la Raza, pero ahora que soplan los vientos de lo políticamente correcto, aquella no es una expresión afortunada. Actualmente es algo así como el Día de la Hispanidad, o el Día de Colón. Yo creo que, aunque el nombre que se le de es importante, más lo es el significado que tiene el 12 de octubre.

Esta es una fecha propicia para celebrar la Civilización Occidental. La civilización que ha crecido alrededor de Aristóteles, Francisco de Vittoria, Galileo Galilei, Isaac Newton, John Locke, Charles Darwin, Thomas Edison y Steve Jobs entre muchisimos otros.

Por supuesto que Cristobal Colón tenía sus defectos; pero su persona encarna muchas de las virtudes que han hecho posible Occidente: una mente independiente, espíritu emprendedor y curiosidad científica, por mencionar unas. Todo ello, a pesar de los prejuicios y de las supersticiones que prevalecían en su tiempo.

Una buena forma de celebrar esta efemérides es leyendo El genio de Occidente, por Louis Rouggier. Y vale la pena celebrarla porque la Civilización Occidental es, sin duda alguna, el logro más grande de la Humanidad. Y para apoyar esta afirmación, menciono dos razones entre muchas otras, para animar la discusión:

Los derechos individuales, y
El método científico


14
Oct 06

Ubicatex

“Los que estamos desubicados somos nosotros; porque, ¿de dónde sacamos que estamos en Occidente?”, me dijo un cuate cuando comentábamos el “código penal de Acatán”, las penas infamantes y los linchamientos que se aplican entre los indígenas guatemaltecos.

Después de mi dosis de Ubicatex forte pensé que de repente y sí. Que de repente y hay una parte de Guatemala que está más cerca de los talibanes, de Pol Pot y de Evo Morales, que de Occidente.

Pero, ¿qué es Occidente? Hace miles de años algunas especies de primates superaron el salvajismo y la barbarie y descubrieron la división del trabajo y la cooperación social. Unos grupos atravesaron las edades de bronce y de hierro para desarrollar culturas y organizaciones sociales complejas; y de ellos, sólo unos pocos cruzaron los umbrales de la revolución científica e industrial de los siglos XVII y XVIII.

A lo largo de ese recorrido, la experiencia humana en Occidente se enriqueció enormemente con aportaciones importantes. En Grecia fue desmitificada la naturaleza y fue democratizada la vida de los hombres en sociedad. En el Renacimiento fue rescatada, la humanidad, de aquella hibernación que había sido la Edad Media.

El espíritu de Prometeo, caracterizado por el dominio acumulativo y progresivo del entorno físico y social, por medio de la tecnología y de la ciencia se hizo manifiesto. Reconociendo, claro, que aquellas tecnología y ciencia son simples medios al servicio de fines más altos y más importantes. Fines relacionados con la búsqueda de la felicidad y con los ideales de justicia, de libertad y de solidaridad basados en el respeto a la persona humana y a su dignidad.

“Esta aventura del hombre occidental no puede dejar de suscitar admiración. Indudablemente el esfuerzo de la humanidad por escapar a la animalidad primitiva, de dominar a la naturaleza y de civilizarse, proporciona una visión inspiradora”, dice Louis Rouggier en El genio de Occidente, obra de la cual extraje el resumen de arriba y que concluye en que dondequiera que prevalezcan los derechos del hombre y los procedimientos que los garantizan, dondequiera que se respeten las reglas de la investigación científica , y dondequiera que se respeten las libertades de pensamiento y de expresión, allí está Occidente.

Y advierte, eso sí, que lo que Occidente llama progreso podría parecerles a algunos hombres un desasosiego carente de significado. Y que aunque no tenemos derecho a imponer nuestros valores y nuestros modelos de conducta; todos tenemos la obligación de mantener las condiciones necesarias para la coexistencia pacífica.

Cuando era adolescente me impresionaba una foto que vi. Era una mujer rapada que, con su niño en brazos, huía de una multitud que la acosaba. Era una foto de la barbarie durante la II Guerra Mundial. Ahora imagino mujeres rapadas y hombres azotados e hincados en maíces; y me pregunto: ¿estamos volviendo a la barbarie? ¿Estamos en Occidente?

Veo el “código penal de Acatenango” y leo que la violación por la noche está penada, pero que no se dice nada de la violación de día. Veo que el divorcio está prohibido. Veo que no está permitido jugar básquetbol, pero que no se dice nada del fútbol. Veo arbitrariedad por todas partes. Veo que Occidente está más lejos de lo que yo creía. Al paso que vamos los guatemaltecos no sólo vamos a tener que elegir entre las nimiedades de todos los días. Tarde, o temprano nos enfrentaremos al dilema de elegir entre Occidente y otra cosa. Y ¿sabe quienes van a ser los culpables? Vamos a ser usted y yo que vimos como es que ocurría el desmadre e hicimos poco, o nada, para evitarlo. El estado de Guatemala, que ha colapsado, necesita una reforma de fondo; porque no es con cambios de personas que evitaremos el descalabro de la sociedad guatemalteca. Como dice mi cuate: ¡Ubicate!, no necesitamos cambiar de piloto; lo que necesitamos es cambiar el pichirilo.