24
Ago 15

No es momento para el jacobinismo

11870886_10155954692535183_222951979258842574_n

El discurso de anoche, de Otto Pérez Molina, fue cuando como uno pelaba en el colegio y el profesor lo obligaba a darle la mano al otro.  El presidente pidió perdón; pero con una mano debe haber estado haciendo clavito y no dejó de gruñir y enseñar los dientes.  El Presidente le declaró la guerra a la cúpula empresarial y a la comunidad internacional. Conjuró a la Guatemala profunda (léase acarreados y la Guatemala de Lider) y ¿amenazó con hacer uso de la violencia? El mandatario les declaró la guerra a los guatemaltecos.

Algunos de mis cuates creen que el presidente quiere estirar la pita hasta que reviente,  animar la división y el enfrentamiento entre los chapines y motivar un golpe de estado que le permita victimizarse, dejar la presidencia, conseguir asilo político y así complicar y retrasar indefinidamente el proceso judicial que lo espera por su vinculación con la estructura delincuencial conocida como La línea.

Otros creen que su intención -porque habló de eso explícitamente- es aguantar por lo menos hasta que se celebren las elecciones del 6 de septiembre y no alterar el orden constitucional.  Esto le permitiría viabilizar un pacto de impunidad con el partido Lider, de Manuel Baldizón -que controla el Congreso- y neutralizar indefinidamente el proceso judicial que lo espera por su vinculación con La línea.

En ambos casos el mandatario señalado se beneficiaría en perjuicio de la justicia, de los tributarios, de le ley y de la paz.

Mientras tanto la plataforma para la reforma del estado y el grupo Semilla están al acecho para pescar en el río revuelto y conseguir, por medio del corporativismo, lo que nunca han podido conseguir por medio de los votos: Hacerse del Poder Ejecutivo y hacer avanzar su agenda de refundación del estado, empresa esta última que anima el rítmo cardíaco de buena parte de la comunidad internacional que patrocinó los acuerdos de pacificación con la exguerrilla (¿y anima el de la CICIG?).  Algunos grupos ya echaron a andar la bola de que el vicepresidiente Alejandro Maldonado tiene Alzheimer; con lo que pretenden allanar el camino para la imposición de un Presidente y un Vicepresidente a la medida de sus ambiciones.  Ya el Comité de Unidad Campesina se puso al brinco y anunció sus acciones tradicionales.

Por eso es importante no perder de vista que el valor más importante a proteger en esos momentos difíciles es el orden constitucional.  No es momento para el jacobismo, no es ocasión para el asambleismo, ni para salir con teas a ver qué prende fuego más rápido.  A las provocaciones hay que responder racional y serenamente.  Todo propósito de justicia que sea perseguido al margen del orden constitucional, con violencia, o haciendo uso de maniobras políticas no será sostenible en el largo plazo, y en el largo plazo será fuente de más y más enfrentamientos.  Ya sabes: La justicia es anhelo de todos, no es el odio del hombre agraviado, ni se busque con lodo, o con fuego cimentar algo que es tan sagrado.

En paz, hay que llegar al 6 de septiembre y celebrar las elecciones; la Corte Suprema de Justicia y el Congreso (con la implacable vigilancia activa de los mandantes, ciudadanos y tributarios) deben cumplir con los procesos debidos de acuerdo con la Constitución y las leyes.  Hay que ir a votar y evitar el caos.  Ya te imaginas: cualquiera sabe cómo empieza el caos; pero nadie sabe cómo va a acabar.

La foto la tomé de Facebook.


14
Ago 15

¿Los dejarás jugar con fuego por capricho?

996150_836229873068557_859672298174168550_n

El gobierno no es una razón, tampoco es elocuencia, es la fuerza.  Opera como el fuego; es un sirviente peligroso y un amo temible.  En ningún momento se debe permitir que manos irresponsables lo controlen es una frase que se le atribuye a George Washington; y es lo que se me ocurrió luego de ver lo que pasó ayer en el Congreso de la República.

Este Congreso y esta Administración -estos pipoldermos– están completamente ilegitimados para continuar legislando y administrando.  Son las manos irresponsables que están manipulando el fuego.  Irresponsables son, también, los dirigentes de los grupos de interés y los grupos de presión que insisten en que los mismos políticos que acusan (con razón) de corruptos, venales, vendidos, y viles discutan y aprueben leyes como la electoral y de partidos políticos.  ¡¿Vieron, o no vieron lo que ocurrió ayer?! ¿Quién les ha dicho que los diputados no van a hacer marufias con la ley electoral, por ejemplo, que ya de por sí es un desatino y no debe ser aprobada? A este Congreso no le queda legitimidad alguna.  ¿Por qué hay grupos que insisten en obligarlo a actuar?

No estoy de acuerdo con que haya que hacer renunciar al Presidente.  Claro que sería chulo sentar un precedente y que el próximo mandatario sepa que lo podríamos sacar a sombrerazos y eso habrá que hacérselo ver al próximo que venga, tan pronto como sea posible.  Pero actualmente, en las particulares circunstancias de este momento, en medio de la confusión…¿a qué precio? Actualmente, al de que aquellos grupos de interés y de presión impongan un gobierno a dedo hecho a su medida, para servir a sus propósitos particulares y pescar en río revuelto.

Lo que corresponde -hasta que termine el actual período constitucional- es que tanto el Congreso como el Organismo Legislativo se abstengan de actuar como no sea para garantizar la transición pacífica y constitucional.  ¡Nada de nuevas leyes, nada de aventuras, nada que ponga en peligro el orden constitucional! Los ánimos están caldeados y los grupos que se benefician con las fisuras están activos con discursos inflamatorios que piden a Robespierre, que claman por el paro nacional, que aseguran que los legalismos no deben impedir la consecución de sus objetivos politicos y quieren ver cabezas rodando, están haciendo que muchas personas confundan venganza con justicia.

Ningún objetivo político o de poder, por bueno que parezca y por bueno que sea, debe ser perseguido al margen de la ley y del orden constitucional. Ningún objetivo político o de poder, por bueno que parezca y por bueno que sea les debe ser encargados a un Congreso y a una Administración cuyas legitimidades no sólo están en entredicho, sino que ya resultaron nulas.  ¿A quíén representan el Ejecutivo y el Congreso? ¿Te representan? ¿Los dejarás jugar con fuego por capricho? ¿Vas a estar ahí para evitar que los diputados y políticos mafiosos hagan sus marufias a la hora de aprobar legislación? En cambio, ¿quiénes sí que van a estar y tienen añales de experiencia en engañar, corromper y manipular la cosa pública?

La ilustración la tomé de Facebook.


12
Ago 15

¿Quiénes se benefician con el caos electoral?

elecciones-luis-figueroa

El artículo 92 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos dice: No podrá suspenderse un partido después de la convocatoria a una elección y hasta que ésta se haya celebrado; de modo que aunque una de aquellas roscas electoreras (mal llamadas partídos políticos) incurriera en los supuestos del artículo 21 inciso f, que prevé la cancelación de la personalidad jurídica de los partidos, esta no puede ser una sanción posible luego de la convocatoria a elecciones.   Si la ley no faculta a la autoridad electoral a suspender un partido, menos estará facultada, la autoridad, para cancelar una organización política.

Todo el que visita este espacio sabe que estoy convencido de que #NoTeTocaBaldizon #NoTeTocaBaldizon #NoTeTocaBaldizon; sin embargo el No te toca debe materializarse en las urnas con la participación de la ciudadanía reponsable y como consecuencia de maniobras güizacheras, y menos como consecuencia de la presión y la extorsión de grupos de interés constituidos en grupos delincuenciales.

Hay una coalición perversa de intereses que:

1. Quiere suspender las elecciones.

2. Quiere desprestigiar al Tribunal Supremo Electoral.

3. Quiere eliminar a Manuel Baldizón y a su partido Lider de los comicios

4. Acusa de legalistas a quienes señalan que hay que respetar la ley y los procedimientos constitucionales y legales y a quienes se niegan a apoyar un rompimiento constitucional con tal de conseguir objetivos políticos de corto plazo y a conveniencia de aquellos grupos de interés.

5. Instaurar un gobierno provisional a dedo.

Aquellos grupos de interés son el león que juzga por su condición y en la tradición del adagio que aconseja follow the money, habría que explorar quién y quiénes se beneficiarían inmediatamente con la suspensión de las elecciones, el desprestigio del TSE, la eliminación arbitraria del candidato que encabeza las encuestas y con el colapso del sistema constitucional y legal sobre el que descansan las elecciones, el cambio pacífico de autoridades y el sistema precariamente republicano.

Sospecho que son los mismos grupos que estropearon los plantones de los sábados y sospecho que las raíces de aquellas pretensiones se hallan dirigentes que sostienen la idea de que sobre el conjunto de las relaciones de producción se levanta la superestructura jurídica que son las formas ideológicas gracias a las que las personas toman conciencia del conflicto entre las fuerzas de producción y sus relaciones.  En ese contexto, el derecho y la legislación están en función de las relaciones de producción de su época y por lo tanto no existe nada absoluto, ni definitivo en ese sentido.  De ahí que, según ellos, el estado y el derecho no sean nada más que la expresión de la voluntad dominante de aquella clase que detenta el poder del estado.   Sobre este andamiaje les es posible a los dirigentes de aquellos grupos sostener que la legalidad, la justicia y el derecho sólo son palabrería sin valor teórico y por eso no les incomoda violar la ley para conseguir los propósitos políticos que sirven a sus intereses.  ¿Cachaste?

Por supuesto que si no respetan la ley electoral, Baldizón y Lider y cuales quiera otros contendientes deben ser sancionados, pero de acuerdo con la la ley y de acuerdo con el principio de que nulla poena sine lege; si el TSE baja la guardia y permite los abusos hay que llamarle la atención, pero no a costa del estado de derecho y al margen de la ley en respuesta a presiones y a chantajes. Es absurda la pretensión de gritar anatemas contra la corrupción al mismo tiempo que se pide el irrespeto a la Constitución y a las leyes.


09
Jul 15

Hollywood, el Derecho, la Carta Magna y Berlioz

brook-pellegrino-paxton-ocon

El miércoles concluyó con un panel titulado Admiring Ayn Rand in Hollywood que llamó la atención sobre la cultura en aquella ciudad.  Los objetivistas, y los liberales clásico, deberíamos aprender del establishment y usarlo de forma que sirva para tener un impacto positivo en la cultura por medio de la razón y de la lógica.  ¡Hay que hacer cine!

En el panel participaron Mark Pellegrino, de Dexter y Lost; y Michael Paxton, de Disney Studios (La sirenita) y A Sense of Life.  Fue moderado por Yaron Brook.

Mis otras conferencias favoritas fueron la de Andrew Lewis titulada Magna-Carta and Its 800-year Legacy.  En ella exploramos el legado de la Carta Magna y su importancia para limitar el poder de los gobiernos; así como su carácter seminal en cuanto a la Historia de las constituciones y de la libertad.  Lewis expuso sus antededentes, su contexto y sus efectos en el Reino Unido, en los Estados Unidos de América y como principio universal.

smith-ocon

En la mañana Tara Smith expuso How Does Objectivity Apply to the Law.  Explicó que el rol del gobierno no es hacer que la gente sea moral; sino que proteger los derechos individuales.  Claro que los derechos están en la esfera de la ética; pero no es tarea propia de los gobiernos decirle a la gente cómo vivir su vida; más bien es evitar y castigar las violaciones a los derechos.

Tempranito empezamos el día con la música de Héctor Berlioz que es una de las mentes más originales de la Historia de la música.  Berlioz nunca estuvo en mi lista de favoritos; y no mejoró en su posición, pero la conferencia de Thomas Shoebotham me enseñó mucho acerca de este extraordinario compositor francés.

Imagen de previsualización de YouTube

28
May 15

¿Y si tiramos al niño con todo y el agua?

11270407_10205809218324000_9401057202086880_o

Cualquier venezolano con dos dedos de frente te lo va a confirmar:  La tierra fértil para el chavismo fue el desencanto ciudadano con los políticos ineptos y corruptos.  Llegó un momento en el que nada parecía aceptable, sino un rompimiento.  De allí surgió Hugo Chávez y la gente tiró al niño con el agua sucia; frase que alude al acto de perder algo bueno, por deshacerse de algo malo.

En Guatemala andamos por ahí.  La democracia representativa, estatista, colectivista y mercantilista está llegando a su límite. La corrupción rebasó los límites generalmente aceptados y alcanzó niveles impúdicos.  El teatro del absurdo que son las instituciones -menoscabadas con paciencia y enjundia a lo largo de varias décadas- ya no responden a las necesidades ciudadanas.  La política (esa actividad relacionada con el control del poder público y la influencia en él) hizo metástasis y eso ha hecho que se profundicen los problemas graves de miseria, donde el populismo encuentra su clientela más entusiasta y más efectiva en las urnas y en las calles.  La república nunca echó raíces.

Muchísimos chapines están…estamos desencantados con la política y los políticos; y en consecuencia -a juzgar por lo que vi en la manifestación del 16M, y lo que veo crecer desde hace ratos en Facebook y en Twitter- ha crecido el rechazo generalizado y entendible contra la corrupción y los políticos.   Empero, en mi opinión estos son dos árboles que nos impiden ver el bosque.

La corrupción es inherente al estatismo.  Donde el estado (o más bien, donde quienes controlan el estado) tiene facultades arbitrarias para inmiscuirse en todo; regular todo; prohibir, o permitir a su antojo; facilitar, o complicar a su conveniencia; quitar, o repartir; y más, es iluso suponer que puede ser erradicada la corrupción.  La corrupción medra entre las regulaciones y la arbitrariedad.  ¿Y qué es el estatismo sino abundancia de regulaciones y arbitrariedad? Es una ilusión esa de creer que se puede luchar contra la corrupción desde el estatismo.

La aversión contra los políticos a secas también es una ilusión.  Entiendo la aversión contra los políticos estatistas.  Contra los políticos corruptos.  Contra los políticos que fomentan y viven de todas las formas de estatismo y colectivismo.  Pero mientras haya poder público, alguien tiene que encargarse de ponerle límites a ese poder público; y eso sólo se puede hacer desde la política…y mientras no cambiemos la ley electoral, sólo puede hacerse desde los partidos políticos.  Es absurdo querer cambiar el sistema político y tratar de ser electo al grito de que no se es político.  ¡Pero hay que distinguir y separar la paja del trigo!  No son lo mismo los políticos estatistas, que los políticos antiestatistas, sobre todo en una sociedad en la que la política es tan importante.

Durante la manifestación del 16M la inmensa mayoría de participantes eran…eramos ciudadanos digamos que normales.  Lo podías ver no sólo en los cartéles que llevaban, sino porque iban con bebés de brazos o con sus hijos de la mano; acompañados por sus padres; en compañía de sus compañeros de clases y de sus amigos.  Eran gentes con caras de indignación; pero con la chispa de la esperanza en los ojos.   Pero ahí estaban, también, los encapuchados con sus hoces y martillos, con sus banderas de Cuba y sus retratos del che Guevara, con sus banderas rojas y sus consignas de revolución, violencia y odio.   Listos para tomar de un manotazo lo que no pudieron obtener con 36 años de enfrentamiento armado.  Es el grupo que apoyado en el rechazo popular contra la corrupción y contra los políticos, promueve el rompimiento, la suspensión de las elecciones y una asamblea constituyente para refundar el estado ¡a su antojo! y para proceder inspirados en los éxitos de sus pares en Venezuela, Bolivia, Argentina, Ecuador y Nicaragua…para no mencionar sólo a Cuba.  Son la minoría, dirás..pero son la minoría que no tiene nada que perder; son la minoría que a la hora de la hora no teme usar la violencia, y son la minoría que conoce el poder de uno…y de uno, más uno.

Si el agua sucia son la corrupción, los políticos estatistas, los partidos que son sólo roscas elecgtoreras, el peligro totalitario y el sistema autoalimentado, ¿qué es el niñoEl niño es que todavía podemos elegir; que todavía podemos reunirnos pacíficamente en la Plaza; que con todo y todo, todavía hay bastante libertad de expresión, no sólo en los medios tradicionales, sino en las redes sociales y por medio de memes y otras formas de expresión; el niño es que aunque sea a trabas y rempujones el Tribunal Supremo Electoral, la Corte Suprema de Justicia y la Corte de Constitucionalidad todavía no son apéndices serviles del Ejecutivo; el niño es que todavía  no somos Venezuela, Bolivia, Argentina, Ecuador, Nicaragua, ni Cuba.

Cuando hay que elegir entre el corrupto A y el corrupto B en casi iguales condiciones, prácticamente da igual.  Qué más da si el corrupto es de un color, o de otro.  Uno puede darse el lujo de subirse a una torre de marfil y negarse a darle el mandato del voto al tirio o al troyano.

Pero aquel no es el caso del momento actual.  Manuel Baldizón es un peligro que rebasa todos los estándares de corrupción, desfachatez, insolencia y casi locura que son generalmente aceptados entre nosotros los chapines acostumbrados a Cerezo, Portillo, Colom/Torres y otros de ese estilo.  A #NoTeTocaBaldizon hay que ponerle un alto antes de que haga metástasis.  Yo, que pensaba votar nulo para no darle un mandato a ningún corrupto, me veo en la necesidad de defenderme activamente contra ese candidato y posiblemente tenga que votar por algún otro (aunque después haya que sacarlo a sombrerazos, como a Otto Pérez Molina y sus mafias), con tal de no tener que verme luego en las penas que se ven los venezolanos.

Aquel no es el caso del momento actual en el que el movimiento #RenunciaYa a la corrupción ha logrado unificar a los guatemaltecos de todos los caminos de la vida en una lucha legítima contra la rapiña y la voracidad de los políticos de siempre.  Más temprano que tarde, los guatemaltecos nos veremos en la necesidad de elegir los principios que habrán de guiarnos en esta travesía: ¿Vamos a elegir el conjunto de principios que se basan en el respeto absoluto a los derechos individuales de todos por igual, como la vida, la libertad y la propiedad; o vamos a elegir el conjunto de principios que sostiene que los intereses de grupos específicos deben prevalecer sobre los derechos individuales de todos por igual? Ya están por allí, los que para que prevalezca el segundo criterio quieren una asamblea constituyente y se burlan del estado de derecho.  Ya hay quienes piden la suspensión de las elecciones, que es una forma solapada de golpe de estado.

Cuando llegue el momento en que debas elegir principios para dejar tu huella en este proceso no estará de más recordar un consejo de Ayn Rand: en todo conflicto entre dos hombres (o grupos) que comparten los mismos principios básicos, gana el más consistente. En toda colaboración entre dos hombres (o grupos) que se apoyan en diferentes principios básicos, el más maligno, o irracional es el que gana. Cuando los principios básicos opuestos están abierta y claramente definidos, eso obra en ventaja del lado racional; y cuando no están claramente definidos, sino que están ocultos, o difusos eso obra en ventaja del lado irracional.  No está de más recordar que la primera obligación moral es defender la vida digna, especialmente la vida propia.

Para los que estamos viviendo activamente estos días, lo que ocurra ahora podría ser el legado de nuestro tiempo para las generaciones que nos siguen.  ¡Cuidado, pues, no vaya a ser que entre el entusiasmo y una ligereza inexcusable para con los principios, arrojemos al niño con el agua!

La foto la tomé de Facebook.


25
May 15

No, a una Asamblea Constituyente

Convergencia de los Derechos Humanos

Afortunadamente, la gente está saliendo y debe seguir [saliendo a manifestar] para hacer un cambio definitivo en el sistema que mantiene esta clase política totalmente agotada, dijo el constitucionalista Jorge Mario García Laguardia al referirse a las manifestaciones pacíficas que se celebran en Guatemala desde el 25 de abril pasado.

El exmagistrado de la Corte de Constitucional reconoció la importancia de las manifestaciones para empujar el proceso que se vive en Guatemala.  Personalmente sostengo, como ya lo sospechan los lectores frecuentes de este espacio, que sin esas manifestaciones todo hubiera quedado en pactos políticos secretos y costosos para los guatemaltecos.

En la entrevista citada, García Laguardia hizo otras observaciones que vale la pena destacar:

En cuanto a reformas a la Constitución yo estoy en contra, la Constitución es buena, es una de las mejores de América Latina, lo que pasa es que no se ha cumplido ni desarrollado. Mientras no se cumpla y no se desarrolle, ¿por qué la vamos a cambiar? Por supuesto que hay algunas cosas que habría que ajustar y hacer unos pequeños cambios, pero con la deplorable clase política que tendría que hacer esas reformas, esto sería un riesgo totalmente terrible, dijo.

Con respecto a la posibilidad de suspender las elecciones de septiembre próximo, explicó que cumpliendo con la ley, es imposibleLa ley ya establece las fechas y ya está planteado. Lo que pasa es que muchos ciudadanos no tenemos candidatos, hemos llegado a ese límite, que la misma clase política ha provocado.

Muy oportunas las observaciones del jurista porque el 22 de mayo pasado un grupo de organizaciones que se denomina Convergencia por los derechos humanos -con un lenguaje muy particular- publicó un documento en el que pide:

1. La renuncia del presidente Otto Pérez Molina, con lo cual uno no puede sino estar de acuerdo; pero pide, además, la del recién electo vicepresidente Alejandro Maldonado. Nunca he sido fan de Maldonado; pero tampoco creo que los grupos de interés no deben tener la facultad de impugnar ese tipo de selecciones sólo porque no les gustan los resultados y hasta que quede un candidato a la medida de sus exigencias políticas particulares.  Por el record de los firmantes del documento, sospecho que la dirigencia de la mayoría de esas organizaciones no quedaría contenta hasta que fuera electo alguien vinculado con la exguerrilla.

2. La reforma del proceso electoral y de partidos políticos, con lo cual uno no puede sino estar de acuerdo, con el caveat de que tal reforma se aplicaría hasta las elecciones de 2019 y no tendría efecto en los comicios que vienen.  Pero las agrupaciones también piden la suspensión del proceso electoral, lo cual, como dice García Laguardia, es ilegal. Tal movida implicaría un rompimiento del orden constitucional y legal que haría de una crisis razonablemente complicada un río revuelto de consecuencias insospechadas. Algunos comentaristas de moda se refieren con sarcasmo al sagrado orden constitucional en lo que sospecho que es un intento por desvirtuar el contenido del estado de derecho y facilitar procesos de descomposición como los que se han vivido en Venezuela, por ejemplo.

3. La convocatoria a una asamblea nacional constituyente con el propósito de rescatar las reformas constitucionales pactadas con la guerrilla, a los que los guatemaltecos ya les dijimos No, en 1999.  ¿Qué pretenden aquellos grupos? Necear con aquellas reformas hasta que consigan un resultado que favorezca sus intereses?  Como sus compas en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, las organizaciones de Convergencia por los derechos humanos quieren usar procedimientos democráticos para acabar con las simientes de un sistema republicano y establecer regímenes a su medida.

Por cierto, entre los patrocinadores de Convergencia está la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala.  ¿Que piensan de eso las personas que financian a la jerarquía católica y, con ello, a aquella oficina?


20
Abr 15

Pasará lo que las élites quieran…

1964942_1587901968116613_4577953740773703418_n

Pasará lo que las élites quierandijo Dina Fernández en su columna de hoy; y añadió: De lo contrario se impondrá el “momentum” del sistema que tiende a cero cuando lo sacuden.  Y para mí, eso sería lo peor: comprobar que aguantamos con esto también, que la sociedad es rehen de quienes la saquean y abusan y que somos incapaces de proponer algo mejor.

Advierte Dina que buena parte de los guatemaltecos no se ha dado cuenta de la gravedad de la hora que estamos viviendo.  Estoy de acuerdo con esta advertencia y con la idea de que lo peor que puede pasar, luego de ser expuesta la corrupción en la Superintendencia de Administración Tributaria, es que no pase nada.

Por eso comparto con ustedes un relato y unas perspectivas:

A las 7:00 a.m. del 25 de mayo de 1993, el presidente Jorge Serrano se apareció en la televisión y aunción un golpe de estado; pero las acciones habían empezado a las 4:00 a.m.  A las 8:30 el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras, representantes de organizaciones privadas no incluidas en el CACIF y el Comité Estratégico de la cúpula empresarial se reunieron en la Cámara de Industria.  Todo esto no me lo contaron.  Yo estaba ahí porque dirigía la Oficina de Información del Sector Empresarial.

A lo largo de la mañana se fue armando un árbol de posibilidades y -aunque no había consenso- se llegó a la conclusión de que el Sector apoyaría el sistema republicano y el Estado de Derecho para ser consecuente con los principios que sustentaba. Y como resultado, el Sector le daba la espalda al presidente golpista. La siguiente preocupación era evitar que se rompiera del todo la institucionalidad y que el río revuelto se convirtiera en ganancia de pescadores. Para hacer la historia corta, muchos otros sectores sociales se acercaron al Sector Empresarial y luego de muchas reuniones se formó la Instancia Nacional del Consenso para encontrarle una salida al asunto. En ese momento la claridad, el liderazgo y la consistencia del Sector Empresarial fueron claves para consolidar un bloque social -integrado por las élites sindicales, cooperativistas, políticas, militares y populares, así como periodísticas- capaz de mantener la institucionalidad, evitar otro golpe y encontrar una salida.

No es aventurado decir que la acción de aquellas élites logró su cometido de evitar otro golpe y encontrar una salida de forma civilizada, sin que hubiera violencia en las calles.

Ciudadanos de los más diversos sectores consiguieron acuerdos mínimos para conformar una voluntad popular que le puso un ¡Hasta aquí! al serranazo y optó conscientemente por conservar la república y el estado de derecho.  Todo esto no me lo contaron; porque yo estaba ahí.  Vi los procesos de acuerdos de élites conformarse con prudencia, rapidez y determinación tanto en el edificio de la Cámara de Industria como alrededor del vdestíbulo del Hotel Camino Real.  Vi como años de convivencia atropellada y hasta de desconfianza y rivalidad pudieron ser remontados para favorecer aquellos procesos de acuerdos y consensos.

A la luz de la distancia cualquiera podría criticar lo que ocurrió entre mayo y junio de 1993 entre las élites guatemaltecas; pero una vez disperso el polvo una cosa es cierta:  Pasó lo que las élites qusieron que pasara.

¿Será diferente abril de 2015 a mayo y junio de 1993?  ¿Tienes idea de la gravedad de la hora que estamos viviendo?  Lo peor que puede pasar es que no pase nada.  ¿Cuales serán las consecuencias jurídicas para todos, todos, los involucrados en La línea? ¿Habrá pactos políticos entre la mera cúpula de la estructura de defraudación y la Comisión Internacional contra la Impuinidad en Guatemala, por ejemplo? ¿Qué papel jugarán las élites, todas las élites?

La ilustración la tomé de Facebook.


07
Feb 15

El TSE y el Emperador están desnudos

emperor1

Era demasiado bueno como para ser posible: Que en una sociedad en deterioro y sin instituciones -como Guatemala- el partido en el poder fuera sometido a la ley; eso era demasiado bueno para ser posible.  Por eso le ofrezco una ovación de pie a la magistrada María Eugenia Mijangos, del Tribunal ¿Supremo? Electoral, ya que el suyo fue el voto disidente en la resolución que le levantó la suspensión al Partido Patriota por hacer propaganda electoral anticipada.

Dice Mijangos, ¡y con razón!, que levantarle la sanción al partido oficial es improcedente porque el PP no ha desarrollado ningún esfuerzo coherente o continuado para hacer desaparecer la actividad que hizo necesaria la suspensión. Me refiero a las actividades de propaganda electoral anticipada, es más, han continuado desarrollando dichas actividades en toda la República. También funcionarios de Estado afiliados al PP, con la intención de favorecer a dicha organización.

A mí me parece razonable pensar que los otros miembros del TSE no aguantaron la presión oficialista y se plegaron a las exigencias de los pipoldermos.

Si así es como están las cosas, el emperador está desnudo y sería más honesto y más sincero que el Tribunal se cambiara el nombre de Tribunal Supremo Electoral a Tribunal Arbitrario Electoral, o simplemente a Tribunal Electoral.  El TSE es el hazmerreír de los partidos políticos y como diría mi abuelita: Don Arturo Herbruger se ha de estar revolcando en su tumba.

La ilustración la tomé de aquí.


21
Ene 15

La importancia del voto cruzado

110911_luis_figueroa_elecciones

¿Viste? La aplanadora de los partidos Patriota y Libertad Democrática Renovada -el partido oficialista y el de Manuel Baldizón- eligieron a un Contralor General a su medida y se repartieron a gusto las comisiones legislativas.  ¡Por eso hay que votar cruzado en las próximas elecciones.   Si votas por el partido A para Presidente, vota por el partido B para diputados en la lista nacional; y por el C para diputados en la lista distrital.  Es muy sabia la conseja que dice: No pongas todos los huevos en la misma canasta.

Además la división del poder -también conocida como separación de poderes, o más apropiadamente, como distribución del poder- es una de las características más importantes de un estado de derecho. Tu ya sabes que la concentración del poder lleva a la dictadura; y aunque es un hecho que el poder político es uno, también lo es que la distribución de funciones -en una república sana- debe ser defendida y sostenida para evitar el despotismo propio de aquellos que se atribuyen la facultad de ejecutar, legislar y ejercer la función juristiccional sin pesos, ni contrapesos.

Carl J. Friedrich, citado por Alberto Herrarte autor de El Estado de Derecho, dice que la división del poder es la base del gobierno civilizado”; y Karl Loewenstein, también citado por Herrarte, advierte que “la clasificación de un sistema político como democrático constituciona depende de la existencia o carencia de instituciones efectivas por medio de las cuales el ejercicio del poder político está distribuido entre los detentadores del poder, y por medio de las cuales los detentadores del poder están sometidos al control de los destinatarios del poder.

Que no te desanimen lo que dicen que el voto cruzado hace difícil gobernar. ¡De eso se trata el sistema de pesos y contrapesos!


17
Oct 14

El juez Narragansett

juez-narragansett-rebelion-de-atlas

Lee Hunsaker era un empresario mediocre. Había fundado una fábrica de contenedores de papel; pero sus clientes lo abandonaban por otros proveedores. En vez de averiguar qué estaba mal con sus productos, o con su servicio, Hunsaker acusaba a sus exclientes de ser poco colaboradores. Su próxima aventura iba a ser la compra de la Twentieth Century Motor Co.; y para ello iba a necesitar un préstamo del banco de Midas Mulligan. El banquero le negó el préstamo con base en el mal récord de Hunsaker como empresario y este demandó a aquel acusándolo de discriminación. ¿Quién fue el juez de aquel juicio en la novela La rebelión de Atlas, de Ayn Rand? El juez Narragansett.

Para hacer la historia corta, Narragansett falló a favor de Mulligan y confirmó que en el caso de Hunsaker no hubo discriminación alguna. Hunsaker apeló y la corte superior revocó la sentencia del juez. Narragansett renunció y fue uno de los primeros Atlas en retirarse a Atlantis. En aquel lugar era el único juez y el único habitante con una función pública. La importancia de los jueces es tal que, ni siquiera en una pequeña comunidad de gente decente y racional, se puede prescindir de por lo menos uno. Y ese juez tiene que ser alguien que entienda el concepto de justicia, el de derechos, y el de valor.

De poco, o de nada, como no sea para causar grandes daños, sirven los jueces que ocupan sus puestos para servir a intereses específicos y particulares, que ocupan sus puestos para hacer avanzar ideologías y políticas, que ocupan sus puestos para proteger delincuentes y mafiosos, que ocupan sus puestos para pasar inadvertidos y hacer carrera sin haber defendido la justicia, los derechos y lo que es de valor.

Por eso es peligroso que la sociedad guatemalteca ignore, o haga como que ignora que el proceso de captura del Estado por parte de ONG de dudosa reputación, políticos corruptos, exguerrilleros, y otros grupos similares está en proceso por medio del control del Organismo Judicial. ¡Lo que está en juego es la justicia! ¡Lo que está en juego es la república! ¿Qué hiciste ayer…y qué vas a hacer hoy para detener aquel proceso de envilecimiento?

Columna publicada en El periódico.