05
Feb 16

Mejor cuando no legislaban

Congreso

Puedes escuchar el podcast aquí.

¿De qué presume un diputado promedio cuando recibe estudiantes en el Congreso? Presume de la cantidad de propuestas de ley que ha hecho; como presumiría un fabricante de salchichas, con respecto a la cantidad de embutidos que produce. No en balde J. D. Saxe dijo que Las leyes, como las salchichas, dejan de inspirar respeto en proporción a cuánto sabemos de cómo están hechas.

Los diputados, acosados por escándalos desproporcionados de corrupción, mala administración y desperdicio del dinero que toman de los tributarios, se han embarcado en un frenesí legislativo y, como quien suelta un chorro, sólo el martes avanzaron en una ley de privilegios para los grupos que dicen representar a los jóvenes, revivieron la ley de subdesarrollo rural integral y una para privilegiar a ex burócratas, entre otras piezas de legislación.

En parte será hacer parecer que non esas lacras que la gente sabe que son (salvo los buenos); y en parte será para halagar a los grupos de interés que promueven legislación en su beneficio. Ya sabes, la administración (que llamamos gobierno) es una forma de transferir recursos de los bolsillos de los ciudadanos no organizados, hacia los bolsillos de los ciudadanos organizados. Y la legislación es el medio perfecto para aquella expoliación.

Si así es como son las cosas, era mejor cuando los diputados cobraban sin trabajar y no legislaban. El hecho es que en vez de aprobar leyes generales y abstractas que protejan los derechos de las personas; lo que hacen es multiplicar normativas específicas y concretas que crean privilegios, ocasionan gastos, multiplican costos, violan derechos, sirven a intereses específicos, perjudican a otros intereses específicos, y hacen posible que –legalmente- el interés colectivo prevalezca sobre los derechos individuales. Se confirma lo que dijo Mark Twain: Ni la vida, ni la libertad, ni la propiedad de ningún hombre está a salvo cuando el legislativo está reunido.

Antes de que los diputados continúen con la diarrea legislativa, hay que ponerles una camisa de fuerza. Hay que ubicarlos. Y tu, ¿te cuentas entre los que pedían que los diputados trabajaran?

Columna publicada en elPeriódico y la foto es por Luis Andrés Figueroa.


28
Ene 16

Sindicatos y buscadores de privilegios

CQKsaAGW8AAmZwd

En general, así en general, no estoy contra los sindicatos.  Al contrario, estoy convencido de que la acción colectiva es una herramienta legítima para evitar potenciales abusos del lado patronal y de que ese mismo tipo de acción es una herramienta legítima para negociar condiciones de trabajo, o para administrar mutualidades.  En cuanto asociaciones voluntarias y no coercitivas, y no monopólicas, los sindicatos son organizaciones podrían ser respetables y tienen funciones legítimas.

Pero ahí está que  los sindicatos se han convertido en organizaciones privilegiadas, al mismo tiempo en que los dirigentes sindicales se han convertido en sujetos privilegiados a los que no se les aplica las leyes generales y abstractas propias de un estado de derecho.  Los sindicatos monopolizaron las negociaciones colectivas (que les niegan a otros tipos de organizaciones de trabajadores) y mediante la coacción niegan la libertad de asociación.  Eso cuando no usan la violencia para conseguir sus objetivos.  Violencia que va desde bloquear calles y carreteras,  hasta impedir la libre contratación, la sindicación obligatoria, e incluso tomar por asalto instalaciones productivas.  Los sindicalistas pueden acudir a aquellas formas de violencia porque la ley los privilegia.  A aquello, añádele que los muchos sindicatos han adoptado los credos marxistas y marchan con la imagen del che Guevara al ritmo de consignas decimonónicas; de modo que sus actuaciones nada tienen que ver con defender los intereses de los trabajadores; y tienen mucho que ver con el interés ideológico de imponer la revolución al costo que sea.

Si aquel tipo de sindicatos es perjudicial en el sector privado (que es el sector voluntario y pacífico de la economía), sus efectos negativos se multiplican el el sector estatal (que de por sí es el sector coercitivo de la economía).  En Guatemala, los sindicatos en el sector estatal son un legado de la administración democratacristiana.

En el sector privado, la acción coercitiva e ideológica de los sindicalistas está limitada -de alguna forma- por la realidad.  Por el hecho de que las empresas deben producir y producir eficientemente para sobrevivir.  Por el hecho de que no se debe matar a la gallina de los huevos de oro.  Por el hecho de que los recursos son limitados.  Pero en el sector estatal donde los recursos son ajenos y tomados por la fuerza; donde todo es de todos y nada es de nadie; donde los funcionarios responsables de administrar los recursos son aves de paso y su patrimonio no es afectado por la improductividad de las dependencias que administran; donde no hay clientes, sino súbditos que tienen que aguantar lo que hay; donde la política prevalece sobre las buenas prácticas de administración; donde la eficiencia es casi irrelevante; donde the buck stops nowhere; y donde el que viene atrás paga; la acción coercitiva e ideológica de los sindicalistas no tiene límites.  Se recetan lo que quieren y se sirven con la cuchara grande.  A costa de los tributarios que parecen nunca darse por enterados que ellos son los que vienen atrás y pagan….por ejemplo, los pactos colectivos escandalosos y las canonjías.

En una sociedad que rechaza los privilegios, o que busca acabar con los privilegios, una buena forma de empezar es acabando con la protección legal para esta clase particular de ciudadanos: los parásitos que -con la máscara del sindicalismo- viven a costa de otros y con perjuicio de otros.

La foto es de Soy502


25
Ene 16

Exportadores en busca de un privilegio

dolar

Por cosas como esta es que hay quienes dicen que el estado de Guatemala está al servicio de una oligarquía;…como está al servicio de los burócratas de la educación (para mencionar sólo a uno de los grupos más violentos).  O la oligarquía de los derechos humanos que hace lo que quiere con la ley y la justicia. Como está al servicio de cualquier grupo de interés que logre tener influencia suficiente para asignarse privilegios. Como el privilegio de estar pegado a la teta del presupuesto en un empleo que no es productivo y que le cuesta dinero a los tributarios; o el privilegio de dañar el poder adquisitivo de otros para que su negocio sobreviva y el beneficiado pueda mantener su nivel de vida.

En esto pensé cuando leí  la sugerencia que las autoridades monetarias devalúen el quetzal para beneficiar a los exportadores y hacerlos artificialmente competitivos.  ¡Urge prohibir los privilegios! Urge una norma que diga que en ningún caso las autoridades emitirán disposiciones arbitrarias o discriminatorias, en las que explícita o implícitamente se concedan prerrogativas, privilegios o beneficios que no puedan disfrutar todas las personas que tengan la oportunidad de hacerlo.

La llamada devaluación inducida (inducida mediante el uso del poder) es un engaño de corto plazo porque si bien es cierto que beneficia a los exportadores rápidamente; también es cierto que el beneficio es temporal y superficial. De hecho la única forma de incrementar el valor real de las exportaciones es mejorando sus ventajas comparativas y su productividad.  Lo demás es humo y espejos.

Al encarecer artificialmente el dólar (o sea al devaluar el quezal), en el corto plazo se vuelven más atractivas las exportaciones. Durante los primeros momentos de la devaluación los exportadores venden más, traen más divisas al país y reciben más quetzales por sus dólares; pero ¡cuidado!,  un incremento en el precio tiende a disminuir las importaciones; y si hay menos importaciones hay menos demanda de dólares por lo que que estos se vuelven a abaratar y el quetzal se vuelve a revaluar.

Entonces se genera una espiral peligrosa ya que para mantener la competitividad ilusoria, la autoridad monetaria tiene que volver a comprar dólares para elevar su precio artificialmente y seguir beneficiando a los privilegiados exportadores. Para esto las autoridades monetarias tienen que emitir quetzales y eso genera inflación.  Inflación para beneficiar a los exportadores privilegiados.  Para neutralizar la inflación las autoridades monetarias emiten papeles y con ellos recogen el exceso de liquidez. Y para eso tiene que venderlos a tasas de interés artificialmente altas, para beneficiar a los exportadores privilegiados.  Y al elevar las tasas de interés el crédito para ampliar la fábrica, mejorar la producción en la finca, abrir nuevas sucursales y generar más y mejores empleos se hace más costoso y escaso.  Todo para beneficiar a los exportadores privilegiados. Y se reactiva la bomba monetaria, ¿te acuerdas de la bomba monetaria de los 90? La renta de tu casa y las amortizaciones de tu hipoteca en dólares se hacen más costosas para beneficiar a los exportadores privilegiados.

La devaluación del quetzal es la devaluación de tus ahorros (para que los negocios de los exportadores sean artificialmente competitivos); pero ni esto ni aquello te lo cuentan los promotores de la devaluación inducida, ¿verdad?

En realidad, como el tipo de cambio es un precio y los precios son mensajeros que les dicen a los actores económicos dónde les conviene colocar recursos, es mejor que la información que llevan y traen los precios sea real.  Que no sea censurada. Que sea libre. En el largo plazo y para bien de todos (y para evitar privilegios) a todos nos conviene que el tipo de cambio sea libre.

¿Y los exportadores? En vez de pedir una el privilegio de una devaluación a su medida, lo que los exportadores deberían hacer es incrementar sus ventajas comparativas y su productividad.  En lugar de pedir privilegios y perjudicar a otros, lo que los empresaurios deberían hacer es presionar a la administración para que elimine todos los obstáculos que hay para el ahorro, la formación de capital, las inversiones productivas, la libre contratación, y cosas así.

El viernes escuché que a los liberales clásicos del siglo XXI ya no nos toca luchar contra reyes y aristócratas; ni contra generales de sable y charreteras, ni contra guerrilleros barbudos.  La lucha de los liberales clásicos en el siglo XXI es contra los grupos de presión que usan la ley y el gobierno para beneficiarse.


20
Nov 15

Lo que no te dicen de los impuestos

12227681_10153744635887162_8313653240209821835_n

El Bono revolucionario que se asignaron en la Corte de Constitucionalidad tuvo un costo de Q3.2 millones para los tributarios.  Ese dinero salió de impuestos que estaban destinados a la justicia. Si el bono para un magistrado es de casi Q73 mil, ¿cuánto será para la Presidenta que se auto recetó aquel privilegio?

Como aquel bono salió de impuestos quiere decir que los tributarios trabajaron para producirlo y que les fue quitado.  Aquel dinero no salió de la nada y  cuando el tributario promedio imagina que el fruto de su trabajo va a ser usado en mejorar el sistema de justicia, no se imagina que el fruto de su trabajo va a ir a servir para que la Presidenta de la C.C. ¿compre carro nuevo, amortice su casa nueva, o se vaya de viaje a fin de año?

Como aquel bono salió de impuestos quiere decir que los que produjeron el dinero para pagarlos –o sea sus legítimos propietarios– no lo pudieron usar para reparar su pichirilo, pagar el alquiler de la casa, ahorrar para la cuesta de enero, o invertirlo en mejorar la fábrica, ampliar inventario, o abonar cultivos.

El dinero que los políticos y funcionarios toman de la gente como tú –a quien le quitan los impuestos antes de que recibas el cheque de fin de mes– no lo puedes usar para tus necesidades porque en gran porcentaje sirve para satisfacer las necesidades de los que tienen acceso a él por medio del presupuesto del estado.  Algo sirve para pagar puentes que se caen, escuelas con maestros que no llegan a clases y hospitales sin medicinas; pero la mayoría de lo que pagas de impuestos sirve para sueldos, bonos, y prebendas, muchas veces para plazas fantasma, o para funcionarios que ganan Q73 mil al mes.

Recientemente nos están dando atol con el dedo al decirnos que si no se paga un impuesto adicional, la justicia no va a mejorar. ¡Hasta mi cuate, Carlos M., me escribió diciendo que prefiere pagar un impuesto más, a tener que sufrir a las maras!; pero ese es un dilema falso.  Deliberadamente elimina la opción de sanear la administración pública y eliminar privilegios antes de entrar a –siquiera–considerar el impuesto extra.

Que no te digan, que no te cuenten.

Columna publicada en elPeriódico; y la ilustración la tomé de Facebook.


17
Nov 15

¡Por eso es que no les alcanzan los impuestos!

12240116_1212264912124370_5291812209645309983_n

En lo que va de 2015, la administración ha adjudicado Q1 mil 360 millones 367 mil 593 en 24 contratos abiertos, 20 de los cuales han sido para adquirir insumos y medicinas destinados al sector salud, según el portal Guatecompras. Expertos, diputados y la Procuraduría de los Derechos Humanos indican que esta modalidad ha sido desvirtuada porque se presta a cometer irregularidades y la Contraloría General de Cuentas no asume el rol de fiscalización que le corresponde.  Adivina quién paga las irregularidades, ¿con los impuestos de quienes?

La Procuraduría General de la Nación le recomendará al Ejecutivo la anulación del convenio firmado entre la administración de Alvaro Santa Clos Colom y la Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos, en donde se concedió a la entidad un donativo de $35 millones  para la implementación del sistema prepago en las unidades del Transurbano, conocidas como buses azules. El convenio contraviene normas constitucionales, prohibitivas expresas y de la Ley del Presupuesto y otras leyes alternas, explicó la jefa de la PGN. Adivina quién paga estas transferencias de riqueza y con los impuestos de quiénes.

Según documentación del Ministerio de Salud, la retribución a los empleados bajo los renglones 011, 021 y 022 por los beneficios del pacto colectivo equivale al 51% de la nómina anual del pago de los salarios de estos renglones, equivalente a Q433.35 millones. Adivina con los impuestos de quienes es que se paga esta piñata.

La Corte de Constitucionalidad declaró sin lugar dos recursos de amparo contra el decreto que manda que se pague un tributo de uno por ciento de cada quintal de café que se exporte para la Asociación Nacional del Café.  ¿Qué justifica este privilegio para un grupo de interés específico?

Así podemos seguir y seguir. Hasta que no sean razonablemente eliminadas las irregularidades, la corrupción, los privilegios y otros abusos contra los tributarios, en el presupuesto del estado, es inaceptable, ¡totalmente inaceptable!, que se pretendan más impuestos.

La ilustración la tomé de Facebook.


11
Nov 15

Bono revolucionario y otras canalladas

12193275_10154495676723438_5787698393759053687_n

En el hospital general estatal San Juan de Dios las carnes fueron eliminadas de las dietas de los pacientes; en ese hospital medicinas y alimentos básicos brillan por su ausencia. Mientras tanto en el hospital estatal Roosevelt y por falta de recursos el nosocomio está en incapacidad de atender una emergencia mayor como un camionetazo, por ejemplo, de esos que ocurren de cuando en cuando.  Pero no te aflijas, hay plata y recursos para el ¡Bono revolucionario! en la Corte de Constitucionalidad, mismo que tuvo un costo de Q3.3 millones, dinero de los tributarios que no fue usado para medicinas y alimentos en los hospitales.

Es muy apropiado el nombre porque el saqueo y la expoliación son algo tan estatista, y el estatismo es algo tan, pero tan revolucionario. Si cosas así no fueran criminales, ni canalladas, hasta serían divertidas.

Mientras aquello ocurre, el jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, quiere que un impuesto más pese sobre los guatemaltecos.

Como si no pasara nada, la estatal Empresa Portuaria Quetzal está evaluando la posibilidad de comprar canastas navideñas por valor de Q600 mil.  Eso ya huele mal; pero quieres saber qué hiede espantosamente: para el negocio ofertaron tres empresas, una constructora, una de papelería y otra de textiles.

¿Quiéres más? A 51 días de que termine el ejercicio fiscal, las 16 entidades estatales encargadas de llevar a cabo el estatal Pacto Hambre Cero sólo han ejecutado un 49% de su presupuesto.  ¡Pero el jefe de la CICIG, el ICEFI y quién sabe quiénes más quieren más impuestos!  ¿Cómo así, si no pueden ejecutar lo que ya tienen?  Y así ha de ser a todo lo ancho y lo largo de la administración pública. Desperdician y se roban todo lo que pueden y luego el Ministerio de Finanzas anda viendo como endeuda más a los tributarios; y organizaciones cómplices como el Banco Interamericano de Desarrollo, ¿van a alcahuetear a la corrupción y a a ineptitud?

¿Leíste la historia de las compras de combustible que hace la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia?  Ahí se fueron Q68 millones para la empresa del hijo del expresidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, y ex secretario de la presidencia, personaje que está preso y tiene cuentas pendientes con la justicia.  ¿Leíste la historia de el señor feudal de las carreteras del sur-oriente? No se te ha olvidado que la defraudación fiscal en la que participaban hasta el Expresidente y la Exvicepresidenta alcanzaba los Q14 millardos anuales, ¿verdad?

Como si nada hubiera ocurrido, ¿quién se estará saboreando la posibilidad de construir el faraónico centro administrativo del estado a un costo de US$180 millones?  ¿Cuánto significará eso en términos de comisiones?

Así es como se van tus impuestos.

La ilustración la tomé de Facebook.

Actualización: luego de intensa presión de los mandantes, parece que los magistrados devolverán el infausto bono.


06
Nov 15

Convivios con dinero ajeno

convivio-congreso

Ya viene la época de convivios y para muchos esa actividad es el highlight social del año.  Para muchos trabajadores es parte de las merecidas recompensas por 12 meses de productividad y trabajo; pero para otros es un fruto más del saqueo.

En buena parte del sector público –que es el sector coercitivo de la economía– los convivios y las canastas exuberantes de fin de año son parte de pactos colectivos leoninos.  En la administración pública los convivios y canastas se hacen con dinero ajeno tomado por la fuerza, es decir con los impuestos tomados de los tributarios, y/o extorsionando a los proveedores.  En esos convivios, ¿participan los beneficiados por plazas fantasma y plazas innecesarias? En muchas oficinas del estado se suspende la atención al público cuando los “chichitos” están en convivio.

El dinero de los tributarios que se usa para aquellos convivios y canastas no es destinado a medicinas en los hospitales, viáticos y equipo para la policía, ni equipo en juzgados y tribunales, ni para otras cosas así de importantes.  El dinero de los tributarios que se usa para aquellos convivios literalmente se desperdicia en botellas de whisky etiqueta negra, de ron de 23 años y alimentos igualmente costosos.

Celebro, pues, que el Presidente de la República haya prohibido los convivios con dinero de los tributarios.  Celebro los memes que denuncian aquellas actividades y me causó muchísima gracia que el grupo Anonymous invitara al público general a participar en el convivio del Congreso que se celebrará en el Parque de la Industria.

Lo que ha estado ocurriendo en Guatemala desde abril pasado no ha cesado, ni nada parecido. Es un proceso de repudio a la corrupción y al saqueo que va a extenderse a todos los rincones de la podredumbre administrativa en el gobierno y no debe parar en esta, en la siguiente, ni en la siguiente, ni en la siguiente administración. Toda la costra nostra de privilegiados, comenzando por los que viven de la teta del presupuesto del estado debe ser erradicada cuando antes. Y ya que estamos en esto, lo mismo debería ocurrir con las esquelas de media página pagadas con dinero de otros.

Columna publicada en elPeriódico.


02
Oct 15

Los pactos y la gran teta

CQKsaAGW8AAmZwd

¡Agárrate!  El endeudamiento de los tributarios subirá a Q14, 430 millones. No es exagerado decir que tú, tus hijos y los hijos de tus hijos están pignorados.  Para 2016 cada habitante tendrá una deuda de Q7,838.  ¿Para invertir? ¡No!  La inversión no supera el 27.3% del Presupuesto.  Los impuestos que pagas y el endeudamiento en que te meten sirven para otras cosas.

¿Qué cosas?

Entre otras para pagar los pactos colectivos de los burócratas.  En sus negociaciones –normalmente por la fuerza – los sindicatos del estado demandan y consiguen bonos por cumpleaños, por los días de la madre y del padre, para combustibles, y para fiestas de los sindicatos y convivios navideños.  No faltan asignaciones para viajes de capacitación sindical y para secretarias y hasta guardaespaldas.

La productividad sufre: hay sindicatos que consiguieron hasta 18 días más de descanso que sus pares; y hay quienes han conseguido días de 7, en vez de 8 horas laborales.  Los burócratas de la educación son el 66% de todos los trabajadores del estado y su pacto les cuesta a los tributarios unos Q1, 500 millones. El pacto de Salud cuesta Q1,800 millones (pero no hay medicinas, ni equipo en los hospitales). Si quieres detalles hay un informe del CIEN, del junio de 2014.

Los pactos colectivos son aprobados irresponsablemente; en parte porque es bajo amenazas de los sindicalistas –e incluso de fraudes– y en parte porque como lo que está en juego es el dinero de todos, pues no es de nadie.  Los pactos son aprobados sin que haya seguridad de recursos para hacerles frente.  ¡Y por supuesto que desequilibran las finanzas del estado!,  y tú ya sabes quién paga el pato: Tú y tus impuestos, y los de tus hijos, y los de los hijos de tus hijos. ¡Te salen caros los privilegios de los sindicalistas y burócratas! ¿Sabes cuánto costó sólo la negociación del pacto de Salud? Q20 millones. ¡Todo el que puede trata de conseguir un pacto colectivo! Hace poco, los artistas que viven del Presupuesto acudieron a la Corte de Constitucionalidad para presionar y conseguir su acceso a la gran teta que tú pagas.  Así es como están las cosas.

Columna publicada en elPeriódico; y la foto es de Soy502.


10
Abr 15

“Los famosos detras de las 47 maquilas”

maquila

Dos lectores de este espacio se mueren de ganas de que comente un artículo titulado Los famosos detrás de las 47 maquilas; seguramente porque en uno de sus párrafos dice: En Guatemala hubo una persona que trajo el libertarianismo, el neoliberalismo, que promulga la libre competencia en el mercado. Se llamaba Manuel Ayau, fundador de la Universidad Francisco Marroquín, fallecido hace un lustro. “El verdadero remedio es no repartir privilegios, sino que las autoridades traten a todo el mundo de igual manera”, escribió en su columna en “Prensa Libre” en abril de 2006 . No obstante, Samboro, empresa de cerámica y primera empresa fundada por él de las resaltadas en su biografía en Wikipedia, no sólo se inscribió en el 29-89 [Ley de fomento y desarrollo de la actividad exportadora y de maquila] en 1996 y sigue con la ventaja sobre la devolución del IVA, sino que le ha vendido al Estado.

El propósito de ese párrafo es llevar al lector incauto a la conclusión de que Manuel F. Ayau (uno de mis maestros más queridos y admirados) decía una cosa y hacía otra.  Los autores del artículo aprovechan para confundir el libertarianismo con el neoliberalismo.

Antes de entrar en materia, por favor sígueme por el siguiente camino:

¿Has jugado Monopoly?   Cuando juegas ese, o cualquier otro juego de mesa, ¿sigues las reglas del mismo?  Si dijiste que no, no tiene sentido seguir; pero si dijiste que sí, hazme el favor de continuar.

Cuando va al mercado a comprar tomates y la vendedora te pide Q10 por libra.  ¿Le ofreces Q12, o le ofreces Q8?  Si le ofreces Q12 no tiene sentido seguir; pero si dijiste que le ofreces Q8, o menos que Q10 hazme el favor de continuar.

Uno sigue las reglas del juego porque eso permite anticipar las conductas de otros; porque las reglas evitan conflictos; porque definen la naturaleza del juego y hasta hay quienes las siguen sólo porque son las reglas.  Uno no ofrece menos por los tomates porque no tenga conciencia social; uno ofrece menos por los tomates porque necesita que sus recursos le alcancen para las cebollas y para la hierbabuena (si va a hacer un chirmol).

¿Ya atisbas para dónde vamos?

Como lo dice el artículo en cuestión, la empresa citada se inscribió en régimen del Decreto Legislativo 29-89 en 1996.  Aquellas reglas del juego (la ley de maquilas) son previas (¡pero muy previas!) a la inscripción de la empresa en el régimen de maquilas, la ley es de 1989 y la inscripción es de 7 años después.  Aquel régimen es el marco legal que existe y si bien es cierto que crea privilegios, es el marco existente.  Es el que hay.  Hay otros, claro, pero el régimen de maquilas es el más barato.  Como con los tomates, te permite destinar recursos a otras cosas que generalmente son otras inversiones y emprendimientos.  ¿Cómo es que se le dice al que va a un mercado y compra caro, pudiendo comprar barato?  Posiblemente es lo mismo que podría decirse de quien va al mercado e invierte caro, pudiendo invertir barato.

¡Por supuesto que legislaciones como la de la maquila crean privilegios!, y son promovidas por empersaurios mercantilistas, por ingenieros sociales, y por los que creen que los intereses colectivos deben prevalecer sobre los derechos individuales. Pero cuando permitimos que estén vigentes, son instrumentos legales. Lo ético en estos casos no es renunciar al uso del instrumento y dejar de invertir, o invertir caro.  Eso no sólo perjudicaría la creación de riqueza (en el sector privado de la economía, que es el sector voluntario y pacífico) -aunque sea a expensas del sector público (que no sólo consume riqueza, sino que es el sector coercitivo de la economía)- sino que dañaría la creación de empleos productivos, el mejoramiento de salarios y el crecimiento del ahorro.

Lo ético frente a legislaciones específicas, concretas y creadoras de privilegios es lo que hizo Manuel F. Ayau: Combatirlas de raíz.  El proyecto de reforma constitucional ProReforma, propuesto por Ayau y más de 70,000 guatemaltecos tenía una propuesta concreta: que en ningún caso el Senado o la Cámara de Diputados emitirán Ley o decretos arbitrarios o discriminatorios, en los que explícita o implícitamente se concedan prerrogativas, privilegios o beneficios que no puedan disfrutar todas las personas que tengan la oportunidad de hacerlo. ¡En ningún caso!, dice.  En ninguno.

¿Qué pasó con esa propuesta en particular y con ProReforma en general?  Fue inconsitucionalmente ignorada por el establishment político y no fue apoyada por los empresaurios mercantilistas; las izquierdas ¡espantadas! cerraron filas contra ProReforma.  En parte, porque, ¿quién, si no Manuel F. Ayau, se atrevería a cerrarles constitucionalmente las puertas a los privilegios?  Ya lo dijo Henry David Thoreau: por cada mil personas atacando las ramas de un problema, hay una sola atacando sus raíces.  ¿Quiénes entre los que se quejan por privilegios particulares, se opondrían a todos los privilegios como en ProReforma?  ¿Quiénes entre los que se quejan por los privilegios para otros propondrían leyes para acabar con todos los privilegios (incluidos los propios), como hizo Ayau? ¿Quiénes entre los que rechazan los privilegios apoyan la igualdad de todos ante la ley?

Sospecho que la respuesta es la siguiente:


30
Ene 15

Yo te daré, te daré, niña hermosa…

150129_cafe-luis-figueroa-carpe-diem

Mi padre cantaba esta canción: Yo te daré,/ te daré, niña hermosa,/ te daré una cosa,/ una cosa que yo solo sé:/ ¡Café!  Y de eso me acuerdo -a veces- cuando pienso en el aquella bebida deliciosa.

De eso me acordé cuando leí que los [productores y] exportadores de café están sometidos a tres condiciones que no sólo son ilegales, sino inconstitucionales: 1) Están obligados a formar parte de la Asociación Nacional del Café y sólo pueden exportar su producción por medio de esa asociación coercitiva*. Esto a pesar de que el artículo 34 de la Constitución dice que se reconoce el derecho de libre asociación; y de que dicha garantía excluye la asociación forzada. 2) Los  [productores]  de café están obligados a pagarle a la Anacafe 1 por ciento del valor de cada saco  por concepto de un impuesto a la exportación. Esto a pesar de que el artículo 237 de la Carta Magna dice que todos los ingresos del estado constituyen un fondo común indivisible. 3) La Anacafe constituye un monopolio con el privilegio de ser la única entidad que puede exportar café. Esto a pesar de que el artículo 130 de la ley fundamental prohíbe los monopolios y privilegios. Y dice que el estado protegerá la economía de mercado e impedirá las asociaciones que tiendan a restringir la libertad del mercado.

Seguramente la Anacafe hace una magnífica labor de asesoría tecnológica y de capacitación; y no es mi intención juzgar sobre eso.  Sin embargo, en el siglo XXI, es anacrónica e inadmisible la existencia de una organización con las características señaladas anteriormente. El esquema actual de la Asociación tenía algún sentido antes de que en 1989 fuera liberado el comercio internacional del café y en un contexto estatista del comercio internacional.  En las condiciones actuales es insostenible; y es un caso arquetípico de crony capitalism o mercantilismo.  El tipo de práctica que les da una mala reputación a la actividad empresarial (que es heroica cuando no medra al amparo del estado).

Ya es tiempo para una asociación voluntaria del café.  Una que cumpla con valiosas e importantes funciones propias de una asociación gremial, sin el recurso de la coacción.

Columna publicada en El periódico.

*Me cuenta una lectora que ya no se exporta sólo por medio de la Anacafe; pero así fue  durante décadas y décadas; sin embargo, la asociación forzada sigue vigente.