23
May 17

Paro, bloqueo, extorsión y terrorismo

Hoy por capricho de las dirigencias populares, a miles de personas se las estará forzando a desperdiciar tiempo y recursos porque están varadas en las carreteras y ciudades por la fuerza.

Los bloqueos son casos paradigmáticos de cuando los intereses particulares prevalecen sobre los derechos de los demás; pero lo que es peor, es que nadie tiene autoridad alguna para proteger las vidas y los derechos de aquellos que son afectados por los que usan la violencia, y la amenaza del uso de la violencia, para parar el país. Por cierto, es un error llamar a este tipo de actividades delictivas paro nacional; porque no es lo mismo un paro voluntario a nivel nacional-que es una forma legítima de manifestación- que una paralización forzada.  Es un error referirse a los participantes en los bloqueos simplemente como campesinos, haciendo caso omiso de la naturaleza de sus dirigencias: el Comité de Unidad Campesina, la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas….y otros de esa calaña.

¿Qué hacer en caso de encontrarse frente a un bloqueo? Lo que no debe ocurrir y lo peor que puede pasar, es una escalada de violencia.  No sólo por lo que eso implicaría en términos de vidas y propiedad; sino porque a aquellos grupos los mártires les son muy útiles. Ya viste lo que pasó hace poco en la San Juan.

He preguntado, pero no existe una teoría general del bloqueo; empero pareciera que se hacen by the book y es evidente que persiguen objetivos políticos por medio de el descontento, la inestabilidad, el miedo, violencia psicológica y la amenaza de violencia física. Es un error suponer que los bloqueadores no ganan nada con estas acciones.  Ganan malestar social y medran en él.

¿Cómo pueden, las víctimas de los bloqueos, enfrentarlos de forma creativa y que ponga en evidencia a los agresores?  De los años 60 recuerdo la foto de una manifestación de hippies en los que los manifestantes ponían flores en los cañones de los fusiles de la policía; y eso es ingenioso, ¿o no?  De V for Vendetta veo miles de personas con máscaras de Guy Fawkes, ¿genial, o no?

Si quedas atrapado en un bloqueo la prioridad debe ser evitar la violencia.  Y luego evidenciar a los agresores.  A mí se me ocurre que quienes se hallan atrapados en bloqueos podrían agitar pañuelos blancos, o lo que sea y plantarse frente a los agresores a lo largo y lo ancho de todo el bloqueo. Podrían cantarles el himno nacional (que dura 5 minutos) cada 15, o 20 minutos.

La cosa es no quedarse cruzados de brazos y entretenerse.  También puedes tuitear  fotos cada 10, o 15 minutos describiendo la situación.  Quizás con un hashtag como #NoApoyoElBloqueo .

Son ideas y seguramente hay mejores.  La cosa es no quedarse cruzado de brazos, de malas pulgas y, sobre todo, evitar la violencia para no caer en la provocación de los agresores.


15
May 17

Una canallada para la historia

La administración de Jimmy Morales, por medio de la Procuraduría General de la Nación y de su jefa Anabella Morfín, se salieron con la suya: El inmueble del Hogar Rafael Ayau volverá a manos de políticos y burócratas.

A pesar de aquella canallada, estoy seguro de que la obra de la igumeni Inés Ayau y sus monjas continuará y ojalá aprendiéramos una lección: El gobierno no es una razón, tampoco es elocuencia, es fuerza. Opera como el fuego; es un sirviente peligroso y un amo temible, George Washington.

El desalojo lo anunció la abadesa  Ayau en la nota que transcribo abajo.

Queridos amigos, ya han pasado varias semanas desde que inició este conflicto absurdo con el usufructo del Hogar Rafael Ayau.

Todos debiéramos estar de acuerdo y luchar por sacar adelante a los menores abandonados de nuestro país. Nuestras energías y trabajo debiera estar enfocado hacia hacer buenas obras. Pero tristemente no es así. La teoría ya está dicha y es inútil repetirla. Los intereses personales extremos no logran encontrarse con los intereses de la gente, como si fueran opuestos.

Esta batalla que hemos llevado juntos por mantener el Hogar Rafael Ayau, este apoyo recibido de 7.1 millones de guatemaltecos y de todos los medios de comunicación, menos uno, ha sido una manifestación extraordinaria sobre lo que los guatemaltecos consideramos lo correcto, lo noble, lo digno. Ha sido un gusto experimentarlo, una bendición vivirlo! Les agradecemos todo su apoyo. Sin embargo, ha caído en oídos sordos, ensordecidos por un mercado con altoparlantes, un mercado irrespetuoso donde se gritan las necesidades urgentes del país, pero se estrellan contra intereses ajenos.

Todos gritan. Nadie escucha. Se acabó la cordura, la sensatez, el respeto. Eso no es un mercado de intercambio libre y voluntario de ideas y acciones positivas, sino un mercantilismo estruendoso. La política todavía atrae a personas así, no hemos salido del feudalismo.

Les escribo ésto para comunicarles con gran tristeza que sí nos vamos a retirar del inmueble que donó mi tatarabuelo, Don Rafael Ayau en 1856 para obras de caridad, y que en 1986 el entonces presidente Arzú nos pidió aceptáramos en usufructo a 50 años. Lo recibimos abandonado, saqueado, en ruinas. Lo arreglamos con la ayuda de los guatemaltecos y resurgió.

Ahora, a los 20 años, cuando se sigue haciendo una obra extraordinaria en beneficio de 400 jóvenes en riesgo diariamente, el presidente Morales lo pide de regreso para Bienestar Social. He buscado por tres veces un diálogo con el presidente, pero no ha sido posible. Le he enviado reportes e informes, pero sin éxito. Con ustedes hemos hecho la lucha por mantenerlo. Hasta pusimos un amparo contra la Procuradora General de la Nación. Pero las autoridades quieren el inmueble.

Esto no tiene nada que ver con la antorcha humana que hicieron en el Hogar (IN)Seguro, que ha quedado impune, pues la orden del presidente es anterior. Pero no ha sido posible el diálogo. Actualmente no se respetan los contratos, se miente impunemente, se calumnia a diestra y siniestra, amenazan hasta con la vida, etc. Ha dejado de ser una lucha útil y digna.

Ustedes son testigos que en 20 años hemos servido a más de mil niños abandonados, que han sufrido los abusos que no están escritos. Los hemos acogido con gran cariño, con amor de familia, dándoles calidad de vida en todos los sentidos, proveyéndolos con la mejor educación y las mejores terapias que recuperan su dignidad perdida y les dan lo que les faltó por su abandono; poniéndolos delante de Dios, de Jesús, el único que sana nuestros corazones y les dice: “si tú padre y tú madre te abandonan, Yo no”, devolviéndoles así la esperanza del amor, dándoles la oportunidad de crecer en su fe cristiana; haciéndolos nuestra familia para que puedan hacer sus propias familias.

Los que ya se han ido regresan como regresa cualquier hijo a su casa donde se le quiere, para las fiestas y aniversarios con sus familias. Los cientos que se fueron adoptados con familias maravillosas, mantienen el contacto con nosotras como hijos que viven lejos. Los que han querido seguir estudios universitarios han tenido la oportunidad y son profesionales exitosos, igualmente que los que han preferido trabajos más técnicos.

Aún tenemos bajo nuestra responsabilidad a nuestros jóvenes mayores de edad, los que estudian semibecados en Rusia: Moscú, Ghzel, Kazan, Bielgorod y también los que estudian en Guatemala en la Galileo, en la Mariano Gálvez y en la U experimental en línea Rafael Ayau (en proceso de aprobación en CEPS) www.ieira.edu.gt.

Y si los Juzgados de Menores lo permiten, seguiremos ayudando a los 12 jóvenes adolescentes menores de edad con todos sus estudios, dándoles casa, comida sana, diversiones y amor de familia. Ellos están con nosotras desde bebés y las leyes nunca permitieron que fueran adoptados.

El Hogar Rafael Ayau pasará entonces a ser administrado para hacer caridad por Bienestar Social o por quien el presidente designe. Si lo desean continuarán las obras que actualmente se hacen, pero bajo su dirección. No todo está perdido. Esta manifestación de apoyo que hemos recibido y agradecemos mil veces, también da esperanza pues aunque en este momento pareciera que los guatemaltecos honestos perdimos esta batalla, los 7.1 millones de nosotros y la prensa en pleno (menos uno) vamos haciendo cambios razonables y sí se puede. Poco a poco, perseverando en lo bueno y lo noble, haciendo oír nuestra voz cuando se pueda, lograremos una Guatemala feliz.

Seguiremos trabajando donde se pueda, cuando se pueda, haciendo alianzas con personas con quien se pueda contar, como ustedes. Seguimos contando con ustedes en todo. Mil gracias a todos. Sigamos adelante construyendo nuestro lindo país. Vivamos con la dignidad de hijos de Dios nuestro Padre, siendo misericordiosos como Él es. Y mantengamos la oración constante que nos protege: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros.

Los recordamos en nuestras oraciones todo el tiempo. Cuentan con nosotras así como contamos con ustedes. Gracias. Bendiciones para cada uno y mil gracias de parte de nosotras las monjas católicas ortodoxas del Monasterio de la Santísima Trinidad.


13
May 17

¿Quién paga a los que no trabajan?

No es cierto que Salud pague a dos mil empleados que no trabajan.  Somos los tributarios, y entre ellos, tu, quienes pagamos a todos los empleados que no trabajan a lo largo y lo ancho del sector público.

No es por otra cosa que el sector público es el sector coercitivo de la economía.  Cuando tu pagas los salarios de gente que no trabaja, los pagas a costa de tus necesidades y de las necesidades de tu familia.  En el sector público les pagas salarios a gente que no trabaja porque eres forzado a hacerlo.

La foto es de Prensa Libre y muestra a sindicalistas del Ministerio de Salud en una audiencia judicial.


03
May 17

¡Que no haya otra Brenda…y no haya otro Jabes!

Con tanto caos alguien va a hacer algo estúpido, dice el inspector Finch en la película V for Vendetta; y acto seguido un señalador le dispara a una niña y esta cae muerta.   Cuando aquello ocurra, las cosas se van a poner muy mal, añade el policía y en la siguiente escena un grupo de personas acorrala al señalador asesino, que desenfunda su arma para luego recibir un golpe con una llave inglesa por parte de uno de los que lo tienen rodeado. Ese acto desata la cadena de sucesos que llevan el desenlace de la película.

Escucha el podcast aquí.

De esa escena me acordé cuando vi que el miércoles pasado una persona (entonces no identificada) atropelló a un grupo de jóvenes que bloqueaba la Calzada San Juan.  Luego se identificaría al hechor como Jabes Meda Maldonado.  La sucesión de actos en aquél día y lugares fatídicos resultó en la peor de las tragedias cuando Brenda Domínguez, una de las chicas que bloqueaban la vía perdió la vida a causa de las heridas recibidas bajo el automóvil que conducía Meda.

Desde hace ratos –en mayo de 2016 y en junio de 2015– para citar dos ejemplos, he advertido que los bloqueos de calles y carreteras no sólo afectan la libertad de locomoción (así en abstracto); sino que afectan las vidas y los negocios de miles de personas reales, individuales (en concreto). Por eso son situaciones muy volátiles y peligrosas y que lo peor que puede pasar durante un bloqueo, ¡y lo que no debería ocurrir!, es la violencia.

Por su naturaleza, los bloqueos son situaciones muy tensas, en las que la irracionalidad y la violencia pueden encontrar el campo fértil, como triste y desgraciadamente ocurrió en la San Juan.   Además de la muerte de Brenda Domínguez, por lo menos 10 chicos más resultaron embestidos y heridos.

Ahora bien, le corresponde a un tribunal de justicia establecer qué es lo que ocurrió ahí exactamente y quiénes (quiénes, no sólo quién) fueron los responsables de la cadena de sucesos que llevó al desenlace fatal. ¿Está claro que deberíamos tratar de que cosas así no vuelvan a ocurrir?

Parece evidente que hay un consenso con respecto a que quien conducía el automóvil que atropelló a Brenda Domínguez y a sus compañeros están la primera línea de responsabilidad. El piloto tomó la decisión de avanzar y acelerar y embestir a los bloqueadores.

Pero hay una segunda línea de responsables: ¿Quiénes organizaron el bloqueo? ¿Quiénes convencieron a otros de que salir a bloquear la San Juan era una buena idea? ¿Había maestros entre ellos? Brenda Martínez era menor de edad, ¿bajo la responsabilidad de quién, o de quiénes está un estudiante menor de edad cuando se halla en la escuela, o en el instituto cualquiera que este sea? ¿Había estudiantes mayores de edad entre los organizadores? Estos responsables no son los hechores, claro; pero sin su participación activa, o sin su negligencia, el bloqueo y el sucesivo atropellamiento no hubieran sido posibles.

La tercera línea de responsabilidad es la de las autoridades castradas encargadas de hacer cumplir la ley y las de mantener despejadas las vías de tránsito y circulación.  Los bloqueos son  delitos, y cuando las autoridades incumplen con sus obligaciones legales, y permiten que un delito continuado como el bloqueo ocurra y se extienda innecesariamente, su negligencia hace que se intensifique en clima de tensión y que el caldo de cultivo para la irracionalidad y la violencia se haga más nutritivo.

Finalmente hay una cuarta línea de responsabilidad, la de los formadores de opinión y la de las dirigencias que fomentan los bloqueos, las marchas y otras formas de violencia como instrumentos políticos.  Los que no dudan en usar jóvenes y gente modesta, desde lejos, para bloqueo tras bloqueo, marcha tras marcha, generalizar un ambiente de tirantez y estrés sociales que, se suman a los problemas que día a día tiene que enfrentar la gente.  Inocentemente, muchas personas dudan que los bloqueos sirvan para algo, y se preguntan, que, ¿qué ganan los bloqueadores y marchistas? Pues ganan angustia, incertidumbre, tensión y un sentimiento generalizado de estar al borde. En el Hogar seguro virgen de la asunción se llegó al borde; y aquel triste y fatídico miércoles en la San Juan se llegó al borde.

A veces, los chapines sentimos que estamos en una de esas semanas en las que se nos descompone el automóvil, nos abandona la pareja, se nos muere el gato y perdemos el examen parcial.  En esas condiciones, y recordando lo que dijo el inspector Finch: Alguien pude hacer algo estúpido, y las cosas se pueden poner verdaderamente mal. Tal y como ocurrió en la San Juan.

Esto es, en parte (pero no totalmente) a causa de que no distinguimos derechos, de necesidades; ni derechos, de caprichos.  Me explico:

Una característica esencial de un derecho es que su ejercicio no viola derechos ajenos.  Si en el ejercicio de una facultad que yo creo que es mi derecho, violo un derecho ajeno, uno de los dos no es derecho.

Me explico:

Tengo necesidad a trabajar, lo cual implica que otros tienen la obligación de  no impedir que yo busque y encuentre un empleo de forma pacífica y voluntaria. Lo que no puedo hacer, a pesar de tener necesidad de trabajar y el derecho a buscar trabajo libremente, es a forzar a otros a darme empleo.  Si fuerzo a otros a emplearme, violo sus derechos a la libertad y a la propiedad y lo que era mi derecho a trabajar se convierte en una forma de violencia.

¿Otro ejemplo?

Tengo derecho a la libertad de expresión y eso quiere decir que nadie debería impedir, o tratar de impedir que yo diga, o escriba lo que pienso, o creo.  Eso sí, no puedo, de manera alguna, forzar a otros a publicar, difundir, o patrocinar mis ideas, u opiniones, si no están de acuerdo con ellas.  Y ni siquiera si están de acuerdo; pero simplemente no tienen deseos de colaborar con ellas.

¿Un tercer ejemplo?

Tengo el derecho a congregarme y manifestar.  Tengo la facultad de ejercer el derecho de petición.  Incluso puedo manifestar y ejercer mi derecho de petición para solicitar privilegios y hasta disparates.  Pero si en el ejercicio de aquel derecho le ocasiono daños y perjuicios a otras personas, en sus vidas, o en su propiedad, el derecho de manifestar y el derecho de petición dejan de serlo para convertirse en formas de provocación, de agresión, de presión y de violencia.  ¡No existe tal cosa como el derecho a la amenaza del uso de la fuerza, o el derecho al uso de la fuerza para conseguir privilegios, o disparates!  Si existiera, los extorsionistas no serían delincuentes. ¿Verdad?

Voy a apostar a coincidimos en lo que ocurrió en la San Juan el miércoles pasado fue muy malo y muy triste, y que deberíamos evitar que vuelva a pasar.  Voy a apostar a que coincidimos en que los responsables deben enfrentar -con justicia- las consecuencias de sus acciones, u omisiones. ¿Coincidimos en que las autoridades deben proteger la vida, la libertad y la propiedad de todos por igual?  ¿Podemos coincidir en que no está bien usar jóvenes y personas modestas para fines alcanzar nuestros fines?

No se vale derivar, de estas meditaciones, que no se debe salir a manifestar.  ¡Contra la tiranía, contra la corrupción, contra los abusos de las autoridades, para evitar la injusticia, hay que manifestar!  Lo que no es aceptable es violar derechos ajenos durante las manifestaciones, ni dañar, ni perjudicar a otros durante las manifestaciones.

¿Cachas la idea?

¿Podemos coincidir, también, en que debemos evitar acciones violentas, incluidas las amenazas en el uso de la fuerza?  ¿Podemos coincidir en que no es un derecho aquello que causa daños y perjuicios a otros?

A mi me conmueve y me da tristeza cuando mueren jóvenes, especialmente si es en circunstancias evitables; y me conmueve y me da tristeza cuando jóvenes estropean sus vidas por no actuar con prudencia, o por actuar criminalmente. Por las Brendas y los Jabes potenciales que andan por ahí, ¡que no haya una víctima más!


24
Mar 17

Tribalismo vrs. espíritu societario

Escucha el podcast aquí.

En San Juan Sacatepéquez, circula un memo de la Municipalidad en el que se le informa a todo el personal de la PMT que es obligatoria la imposición de boletas de remisión, debiendo imponer, como mínimo, tres boletas por turno cada agente.  De lo contrario, dice la nota, se enviará un reporte de bajo rendimiento laboral.  ¿Dónde más ocurre eso?

De paso…¿notaste el Cúmplase del cierre de la carta?

Un grupo de pobladores de la aldea Panzamalá, en San Pedro Carchá, les habría prohibido a otras personas trabajar en la hidroeléctrica Renace y habría amenazado a quienes no acaten el acuerdo. El alcalde asegura que su administración no tiene nada que ver; pero en el acta 15-2017, folio 199 hay una anotación que dice: “La gente tiene conocimiento que hay (un) joven que está llegando a trabajar a la empresa Renace. La gente y los líderes están molestos, se quedó en un acuerdo que nadie llegaría a trabajar. Las personas que lleguen a trabajar en dicha empresa serán castigadas, se construirá un lugar para ser encarceladas”. El alcalde asegura que el sello que acompaña la supuesta resolución no es de la comuna. ¿Quién hace este tipo de cosas? ¿Fuenteovejuna? El alcalde afirma que es un personaje llamado Bernardo Caal.

La mamá de un amigo es de Siquinalá, Escuintla.  El fin de semana fue de visita y regresó con la novedad de que ahora hay toque de queda y que nadie debe estar fuera de su casa pasadas las diez de la noche.  La amenaza, cuenta la señora, fue transmitida por la televisión.  La gente parece estar contenta con la disposición, a pesar de que vive con miedo porque supuestamente hubo dos muertos.  ¿Es cierto esto?

Hace unos años leí que en una población de Occidente el alcalde había prohibido las violaciones en la noche (¿y no en el día?), los juegos de básquetbol y los divorcios, entre otras cosas.  Sé que en algunas poblaciones los alcaldes han prohibido el licor y la cerveza; ¿alguien sabe en qué paran estas prohibiciones? Más recientemente los alcaldes se atribuyen la potestad de prohibir las bolsas plásticas.

La arbitrariedad está en todas partes; y en el interior del país, donde el tribalismo prevalece sobre el espíritu societario, seguramente la arbitrariedad se siente más.

Columna publicada en elPeriódico.


20
Mar 17

¿Que viene después de Etapa II?

etapa2-el-periodico-elias-rodriguez

En el correccional estatal Etapa II ayer fueron asesinados dos monitores y cuatro monitores siguen retenidos por los reclusos.  Un monitor está grave con 22 heridas de arma blanca.

En Etapa II lo que hay son  niños, adolescentes y jóvenes en conflicto con la ley penal. Lo que quireren los amotinados es que  mareros que pertenecen a la pandilla Barrio 18, sean trasladados del centro comocido como Gaviotas a Etapa II. Si las autoridades no acceden a las demandas, los reclusos amenazaron con matar a otro monitor, e incluso quemarlo. Pasada la media noche, los amotinados liberaron a un monitor y cinco de esos funcionarios permanecen de rehenes. De paso, en este enlace encontrarás las peticiones que han costado dos vidas…hasta ahora.

¿Te quieres sorpender? Desde julio de 2016 la Procuraduría de los Derechos Humanos había ordenado el cierre del correccional estatal Etapa II debido a las condiciones inhumanas del lugar.

Al ver las fotos de los sucesos violentos en Etapa II y al leer que hubo muertos y que puede haber más muertos, me pregunto: ¿Por qué es que las autoridades dejan que cosas así ocurran? ¡Hubo asesinados! Y parte de la respuesta es que no tienen autoridad.  Luego de lo que les ocurrió a Javier Figueroa, Alejandro Giammateii, Carlos Vielmann y de lo que vive Erwin Sperissen, ¿qué político y qué funcionario se va a atrever a entrar y evitar asesinatos en un lugar como Etapa II? Además, es un hecho que los políticos y funcionarios crean las condiciones para motines violentos; y luego no tienen la autoridad para enfrentarlos aunque haya asesinatos adentro.  De hecho, al final las autoridades (sin autoridad) terminan pactando con criminales.

La tragedia de Etapa II ocurre a una semana de la tragedia en el Hogar seguro virgen de la asunción.  ¿Qué cárcel, reclusorio, u hogar vendrá después?  Los horrores y las condiciones infrahumanas, humillantes y abusos que se viven en Etapa II y en el Hogar seguro, ¿son muy diferentes a los que se viven en las granjas penales y otros centros carcelarios?

¿Qué viene después y quiénes van a ser responsables?

La foto es de elPeriódico.


19
Mar 17

Cuando los políticos cuidan de los niños

web_matty_big_ce_2-2

Cuando los políticos y burócratas cuidan de los niños (como les gusta a los estatistas), esto es lo que pasa:

  • En 2011 un adolescente de 13 años, con capacidades especiales, fue violado por un educador.  El hecho fue conocido por los directores del centro y aunque terminó en el despido del perpetrador, el asunto no fue denunciado en el Ministerio Público.
  • En una ocasión, dos niños que empezaban a caminar, murieron ahogados en un baño de agua por el descuido de las niñeras a cargo.  ¿Esto habrá sido del conocimiento del MP?
  • Hubo monitores que se sobrepasaban con los castigos: golpizas, caminatas de madrugada, encierros en bartolinas, privación de alimentos, ingestión forzada de agua con desinfectante, y algo llamado la fisiquieada.
  • Los niños mal portados son entregados a los mayores para que sean golpeados, o abusados.
  • Una marera agresiva fue encerrada con menores con capacidades especiales, y la pandillera estranguló a una de sus compañeras.
  • No hay filtros, ni capacitación para los monitores que están a cargo de los niños.
  • No hay controles confiables de quién es quién en los hogares.  Todavía hay un cuerpo sin identificar y la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia no ha presentado expediente alguno que ayude a identificar a la víctima.
  • Es notoria la falta de ropa para los menores que vivían en el Hogar seguro virgen de la asunción, especialmente la de ropa interior. (Esto está en Prensa Libre del 17 de marzo, página 4; pero no lo encontré en su sitio Web).
  • En muchos casos, los niños dependían de zapatos donados por particulares y organizaciones. ¡Sorpresa!
  • Las familias de las niñas que terminan a cargo de los políticos y funcionarios no son informadas de en qué lugar se encuentran las menores.  (Esto está en Prensa Libre del 17 de marzo, página 6; pero no lo encontré en su sitio Web).

Si fue el estado…fueron los políticos y burócratas.

La ilustración la tomé de aquí.


17
Mar 17

¿Qué hacemos con el “bullying”?

bullying_on_instituto_regional_federico_errazuriz_irfe_in_march_5_2007

Escucha el podcast aquí. 

El lunes un chico llevó una pistola a su colegio y la disparó.  Afortunadamente para el patojo que llevó el arma, y para las víctimas potenciales, no hubo más disparos, ni hubo heridos, ni muertos.  Pero sí habrá consecuencias y mucha gente resultó lastimada emocionalmente.

No voy a mencionar nombres porque aquello que ocurrió allá, podría pasar en cualquiera otro establecimiento educativo; debido a que la causa del incidente es el acoso o bullying, un fenómeno del que hay que hablar.  Lo dijo el abuelo del muchacho, en una columna valiente y conmovedora: Ahora nos enteramos que durante los últimos años mi nieto soportó en silencio, sin compartir con sus padres, una situación de acoso constante de parte de compañeros; y lo dijo un exalumno* del colegio en un comentario de Facebook no menos valeroso y emotivo: el patojo que disparó fue víctima de “bullying”/acoso escolar, el más desagradable y perturbador que puede ofrecer un colegio de sólo varones. Y esto lo digo yo porque no sólo porque fui testigo, sino porque…yo mismo fui una víctima de “bulllying”…A los ojos de los matones…cualquier atributo, interés o talento que se salga del marco tradicional-católico-macho es una mariconada y merece ser castigado. Sin tener ninguna autoridad a la cual acudir, y sin amigos porque todos me veían como un marginado, reventé conmigo mismo.

¡Por supuesto que es inaceptable llevar un arma a un colegio!; pero las víctimas de acoso escolar pueden ser llevadas a la desesperación en un ambiente de aislamiento y humillación.  Para desgracia de todos, los establecimientos educativos, los maestros e incluso las familias, no solemos ponerle suficiente atención al asunto. ¡Hay una gran diferencia entre la chingadera propia de la niñez y de la adolescencia, y la perversidad del acoso!; y la mayoría de nosotros no estamos dispuestos a verla, en parte porque la mayoría de nosotros prefiere ver hacia otro lado cuando ocurren cosas desagradables, y en parte por pereza moral.

Es un error abordar el tema como si fuera sólo uno de inseguridad; porque es mucho más grave que eso.  Tiene que ver con qué clase de personas somos.

*Por cierto, ahora que traté de poner el enlace al perfíl del muchacho citado, no lo encontré en Facebook. ¿Alguien tiene idea de qué podría haber pasado?  La única alusión la encontré aquí.

Ilustración por Diego Grez  CC BY 3.0, via Wikimedia Commons.

Columna publicada en elPeriódico.


08
Mar 17

Tragedia en hogar estatal seguro

captura-de-pantalla-2017-03-08-18-57-33

Escucha el podcast aquí.

El 14 de julio de 1960 mi madre estaba horrorizada y angustiada porque, desde la Avenida Elena, fue testigo del incendio del viejo hospital neuropsiquiátrico de la ciudad de Guatemala, conocido como El manicomio.  En esa tragedia espantosa murieron más de 200 personas. Mi madre dice que nunca va a olvidar los gritos y el olor de aquel infierno.

De aquella tragedia me acordé cuando empecé a ver, en redes sociales, la  noticia sobre el incendio en el Hogar seguro virgen de la asunción (¿Hay un nombre más irónico que ese?) en el que murieron al menos 19 niñas y 38 resultaron heridas; 17 de las fallecidas fue por quemaduras.

¿A alguien le sorprende que las menores  intentaran protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren en en ese hogar que administran políticos y burócratas?  Los abusos no son cosa nueva.

Uno de los jóvenes que salió del lugar les contó a periodistas que las niñas fallecidas estaban encerradas en una escuela bajo llave, después de una revuelta que se organizó ayer, cuando 40 muchachos intentaron escapar, y que luego fueron reubicados. Según las primeras informaciones, el fuego fue originado por las niñas en unos colchones….pero habrá que ver los resultados de una investigación.

¿Quiénes estaban en el Hogar seguro virgen de la asunción? Más de 800 menores en un sitio diseñado para 400.  El lugar atendía a niños y adolescentes de 0 a 18 años que han sido víctimas de violencia física, psicológica y sexual. En el lugar se encuentran menores abandonados, niñez en situación de calle o con alguna problemática adictiva.  Algunos de los jóvenes que están en ese lugar han sido víctimas de explotación sexual, laboral y adopciones irregulares. El Hogar seguro virgen de la asunción no es (¿o era?) un centro de reclusión para menores en conflicto con la ley; y los chicos y chicas que viven ahí son enviados a ese lugar por un juez con el fin de protegerlos. Esto dicen las autoridades; pero me cuesta tanto creerlo.  En todo caso, habrá que esperar los resultados de una investigación.

Esta tragedia -que es una tragedia de todos- llora sangre; porque los políticos y funcionarios hacinan niños para protegerlos, los exponen a abusos indecibles cuando no los cometen, bloquean las adopciones y como en otros asuntos que están a su cargo (como la educación y la salud de los más pobres, o las prisiones), se pierden vidas humanas. ¡Pero hay gentes que reciben sueldos para esto!, sueldos pagados con el dinero quitado a los tributarios.  No desde hace un año, ni desde hace dos, sino desde…seguramente desde siempre.

1ec4d8fb-5271-425a-8725-cc92ce7799fc_749_499

Allá por 1974 visité varias veces el antiguo Hospital San Juan de Dios (el que se cayó por el terremoto de 1976) y secciones de ese lugar que daba miedo habían sido parte del viejo manicomio.  En algunas paredes, me explicaron mis padres, todavía se veían rastros del humo y el fuego que había matado a 200.  ¿Dónde quedarán las huellas de las 19 niñas muertas de hoy? ¿Qué clase de huellas quedarán en las 38 heridas? ¿Sanarán las huellas de los abusos? ¿Quiénes rendirán cuentas?

Actualización: el número de fallecidas subió a 40. 🙁

Foto 1 de elPeriódico; y foto 2 de Prensa Libre.


27
Feb 17

Motos y abusos en dos ruedas

Imagen de previsualización de YouTube

En distintas poblaciones del país -donde distintos tipos de motos son medios de transporte populares- entre los conductores de esos vehículos se ha puesto de moda quitarles los silenciadores o mufflers. Esto es un abuso, una grosería y una forma de agresión. El caso de Jocotenango, en Sacatepequez, es un ejemplo por si te hace falta uno. Allá hay cualquier cantidad de motos sin silenciador….¡y hasta tuk tuk!

¿Es posible multar a los conductores de motos  que andan por ahí, escandalizando en las calles con sus vehículos sin silenciador? ¿Qué necesidad hay de agredir con ruido estridente a la gente?

La semana pasada, en el programa Asi es la vida, escuchamos casos de motoristas y ciclistas que circulan sobre las banquetas.  Esa imprudencia ha lastimado a peatones y es un abuso.  ¿Es posible multar a los motoristas y ciclistas que circulan sobre las banquetas?

¿Hay autoridades que tengan la autoridad para sancionar a los abusadores?