23
May 14

El “Salustio”, de Ibarra

salustio-ibarra-ufm-luis-figueroa-luisfi-carpe-diem

Ayer conocí La conjuración de Catilina y la guerra de Jugurta, por Cayo Salustio Crispo; en la edición popularmente conocida como El Salustio, de Ibarra.

El ejemplar fue impreso por Joaquín Ibarra, es considerado como el libro mejor  impreso en la España del siglo XVIII y la traducción se le atribuye al  infante don Gabriel de Borbón, según me contó el bibliophile extraordinaire Francisco Cabrillo, director general del Colegio Universitario Cardenal Cisneros.  La verdad es que no siente algo cuando tiene en sus manos este tipo de ejemplares; y más cuando la experiencia viene acompañada por información de parte de alguien que no sólo conoce del tema sino que se apasiona por los libros y la historia.

Curiosamente conocí a Catilina -de paso- por medio de mi profesor de Pensamiento Político, Salustiano Lucas; y luego, en mi vida, por medio de mi admiración por Marco Tulio Cicerón, y por la novela La columna de hierro, de Taylor Caldwell.  ¿Viste? Salustio y Salustiano.  Me gustan esas coincidencias.

El ejemplar que tuve en mis manos forma parte de la Sala de colecciones especiales de la Biblioteca Ludwig von Mises.

De Salustio hay dos frases que me gustan mucho:

  • Sólo unos pocos prefieren la libertad; la mayoría de los hombres no busca más que buenos amos;
  • La fortuna sigue a los mejores.
  • Es mísero callar cuando importa hablar.
  • Los buenos son más sospechosos a los tiranos que los malos; la virtud ajena siempre les resulta temible.

25
Mar 10

Playa y circo…¡que siga la piñata!

Vamos a la playa es el nombre de la excentricidad semanasantera de la administración socialdemócrata de Los Colom. Dicho plan, que transportará a unas 30 mil personas al Puerto de San José durante el festejo de la Semana Mayor, costará Q11 millones.


Los veraneantes recibirán transporte, pelotas, viseras, playeras y sombrillas de playa con el logo de la actividad. Tanta gamonalidad será a costa de los tributarios…y de los útiles que no hay en las escuelas, de los instrumentos que no hay en los hospitales, y de otras cosas parecidas.

Vamos a la playa es un ejemplo típico de Pan y circo, que es una frase peyorativa, de origen romano y de uso actual, que describe la práctica de un gobierno que, para mantener tranquila a la población u ocultar actos controvertidos, provee a las masas de alimentos y de entretenimientos populares y con criterios asistencialistas. Originalmente describía la costumbre de los emperadores romanos de regalar trigo y entradas para los juegos circenses como forma de mantener al pueblo distraído de la política. Julio César mandaba a distribuir el trigo gratuitamente, o a venderlo muy barato, a unos 200,000 beneficiarios. Tres siglos más tarde, Aureliano continuaría la práctica repartiendoles a 300,000 personas dos panes gratis por día.

Como ocurre con los comedores solidarios, que les quitaron su fuente de ingresos a las personas honradas que servían alimentos a los trabajadores de las áreas en las que están ubicados; esta ocurrencia desplaza y daña a las personas que proveían de transporte a los veraneantes.

Además, está por verse quién, o quiénes se van a sacar el loteriazo de venderles a Los Colom las pelotas, las viseras, las playeras y las sombrillas con logo.

11
Jul 09

Grecia, Roma, Egipto y Mesopotamia en Boston


Estas son algunas de las piezas que más me gustaron durante mi visita al Museum of Fine Arts, en Boston. La primera es una cabeza de Ares, conocida como Ares Ludovisi porque perteneció a Ludovico Ludovisi y puede que, en la antiguedad, haya estado asociada al templo de Marte en el Campo de Marte, de Roma. La última foto es de un león de Mesopotamia. Por atarantado no tomé fotos de las momias; pero tenían unas muy buenas. Otra cosa que me hubiera gustado fotografiar fue un cuadro de sir Lawrence Alma-Tadema.

No pude tomar fotos de los estupendos cuadros de Tiziano, Tintoretto y Veronese, que fueron los que nos atrajeron al museo, porque estaba prohibido tomarles fotos.