04
Nov 13

El “gifiti”, un regalo de la cultura garífuna

131102_gifiti_luis_figueroa

El sábado fui introducido al misterioso mundo del gifiti; un licor medicinal tradicional del pueblo garífuna.  El gifiti es una mezcla de hierbas, especias y raíces que se dejan en buen ron durante varias semanas para luego ser degustada.  Al gifiti se le atribuyen propiedades afrodisíacas, reconstituyentes y digestivas entre otras.

A mí me supo sabroso y me recordó -a lo lejos- algunos licores de monjes como el Benedictine, o el Chartreuse.  Mi cuate, Mario, hace unos sus guaritos de hierbas y especias que también recuerda al gifiti.

Todavía no se si el gifiti sirve bien para los otros propósitos que se le atribuyen; pero luego de un almuerzón delicioso con pescado frito y rice and beans, aquel licor es como mano de santo para la digestión y ciertamente es una forma muy agradable de concluir una comida memorable.  Nos lo sirvieron con limón y sal, como se sirve el tequila; pero a mí me gustó más beberlo solo y sospecho que si se bebiera tibiecito, como el brandy, sería todavía más rico.

Por otro lado me encanta el concepto de licores medicinales y no por el sabor, sino por el concepto,  me recordó el jarabe de morros que mi bisabuela nos daba a los niños cuando teníamos tos.


05
Jun 12

El gusto por el “guaipe”

En buen chapín, el guaipe es el guaro; o sea…el licor.  ¿Sabes cuáles son los 12 países en los que la gente chupa más?  Chupar, por cierto, es gustar del licor en exceso, en buena lengua chapina.  Moldavia, la República Checa, Hungría, Rusia, Ucrania, Estonia, Andorra, Rumania, Eslovenia, Bielorusia, Croacia y Lituania.  En estos países la gente bebe entre 18.04 y 21.86 litros anuales de alcohol por habitante.

España e Italia, reputadísimos productores de vino, no están en la lista de los 20 más bebedores; pero Portugal y Francia sí.  Los polacos que tienen fama, no están en la lista; pero los irlandeses sí.

¿Qué tienen en común once de las 12 sociedades más bebedoras? Todas formaron parte del entorno soviético.  Todas, menos Andorra, tuvieron regímenes de una u otra expresión del socialismo real entre los años 40 y los años 80.

Beber licor es un placer, y no es malo per se; en tanto que hacerlo con irresponsabilidad sí es intrínsecamente malo.  También lo es consumir licor para evadir la realidad, cosa que, sin fundamento científico alguno, creo que es lo que ocurría con las víctimas del socialismo…o de cualquier dictadura.  Por eso es que a Miguel Angel Asturias, Premio Nobel de Literatura, se le atribuye la frase de que en Guatemala sólo se podía vivir borracho durante la dictadura de Jorge Ubico.