22
Abr 13

Algo de nostalgia me dio ayer

139420_casa_antigua_luis_figueroa

En un rincón de esta casa viví…en otra vida.  Ayer pasé por ahí y me dio algo de nostalgia.  Me dio mucha pena ver el inmueble abandonado e invadido por malezas.  Me dio tristeza verlo invadido por el silencio; y sus claroscuros me sobrecogieron.

Es maravilloso cómo es que un solar es capaz de atesorar recuerdos, imágenes, sonidos, aromas, texturas y sabores.  Me vi entrando y saliendo por ese zaguán.  Me vi entrando por primera vez, y me vi saliendo por última vez.  Un desfile de caras y risas pasó frente a mí, y una lágrima se coló.   Y no es que añore esos días, para nada.  Es sólo que les tengo cariño.  Es sólo que mi vida se enriqueció tanto, que el abandono de esas paredes, ese patio y esas ventanas me produjo algo como…como aquí adentro; y lo que se me vino a la mente fue Oriental, de Enrique Granados.


21
Abr 13

Encuentro con “El sombrerón”

130420_el_sombreron_luis_figueroa

El sombrerónTzitzimite es un personaje de las leyendas populares de Guatemala y México (¿Y de otros países latinoamericanos?). Es un enano que usa un sombrero enorme y con su guitarra les ofrece serenatas a las mujeres  jóvenes y bellas.  Suele trenzarles el cabello en la noche, las enamora y consigue que  se vayan con él. De oficio es carbonero y viaja en una mula que lleva carbón.

Anoche El sombrerón andaba por La Merced, en La Antigua Guatemala y acompañado por un caballero y una dama coloniales, un bufón, un paje y una monja ofrecieron un espectáculo en la plaza y las calles.

He aquí un enlace a El sombrerón, una peli chapina de 1950.


01
Mar 13

Setentero, pero no ofensivo

Se nos olvida lo conservadora que es la sociedad chapina, me comentó hace unas semanas un cuate; y ahora que recién leí los comentarios en El periódico, sobre la ilustración de la columna Apunte peregrino II de R. Cazali, me acordé de aquello.

¿Se nos olvida porque los medios de comunicación y la Internet nos sacan de la vida parroquial a la que estaríamos condenados si no existieran aquellas ventanas? Una vez leí que La Antigua era una ciudad conventual y de ahí venimos. Venimos de una cultura en la que se avivan los enfrentamientos entre el cuerpo y el espíritu y en la que se ha planteado la posibilidad de que la belleza sea pecado. Alguien por ahí ha de suspirar por Savonarola y por la idea de que el cuerpo humano debería ser eliminado del arte.

E. Chinchilla cuenta que en 1744 fue presentada ante el comisario del Santo Oficio en Guatemala una denuncia de los escándalos que por el relajamiento de las costumbres se experimentan en Guatemala. El quejoso se refería a fandangos, comedias, músicas y juegos. De ahí es que venimos. Si en La Antigua la gente se escandalizaba porque un predicador defendiera que no era pecado tomar caldo de la olla en días de ayuno –y aquel recibía numerosos anónimos virulentos–, ¿por qué olvidamos que es posible que haya quienes se escandalicen por la foto de una vagina velluda? El vello abundante, en todo caso, es passé y setentero; pero no debería ser ofensivo. ¿Qué tal si en vez de esconder la foto en casa, esta fuera el punto de arranque para una conversación educativa y de confianza entre padres e hijos?

Puede argumentarse, también, que el hiperrealismo de L´origine du monde, de G. Coubert le resta valor artístico, o no; desde la perspectiva del realismo romántico, escuela artística que busca captar la realidad, no como es, sino como podría, o debería ser de acuerdo con los criterios de valoración del artista a la hora de seleccionar y plasmar –con claridad e integración– los atributos esenciales y accidentales de su obra. Podría argumentarse eso y la ilustración sería motivo de una conversación educativa y de confianza en la familia. ¿Por qué no?

Columna publicada en El periódico.

Por cierto que en la versión impresa del diario, mi frase ¿Se nos olvida porque los medios de comunicación y la Internet nos sacan de la vida parroquial a la que estaríamos condenados si no existieran aquellas ventanas? fue inapropiadamente cambiada  por ¿Se nos olvida el porqué los medios de comunicación y la Internet nos sacan de la vida parroquial a la que estaríamos condenados si no existieran aquellas ventanas?  Hago la aclaración porque los errores de los correctores se suman a los míos y luego la mara cree que todos los errores son míos.


27
Ene 13

Banda en el Palacio de los Capitanes Generales

Esta banda tocaba el viernes en el Palaci de los Capitanes Generales en la Antigua Guatemala; y a mí me gusta mucho la música de bandas, o de marimba en las plazas de las poblaciones.  Es una costumbre decimonónica que aún se conserva y que siempre alegra los paseos.

En la ciudad de Guatemala la banda marcial solía tocar, los domingos, en la Concha Acústica del Parque Centenario, predio que otrora ocupara el Palacio de los Capitanes Generales, luego de la destrucción de La Antigua Guatemala.

Mi abuela, Frances, contaba que cuando era niño a mi padre le gustaba ir a escuchar la banda; y que le gustaba, en particular, cuando escuchaba La gazza ladra, de Rossini.


26
Ene 13

Flores de La Antigua

En un rincón antigüeño me encontré con estas flores que nunca había visto antes.  Crecen al lado de los muros de piedra centenarios y alegran y sorprenden con su forma y sus colores.

¿Alguién sabe cómo se llaman?


25
Ene 13

Daños en el parque del Tanque de la Unión, en La Antigua

Con playeras de la Cooperación española -y sin duda con la autorización de burócratas y políticos locales- un grupo de trabajadores está poniendo los pisos de la foto en el parque del Tanque de la Unión, en La Antigua Guatemala.

Para los que creen que los políticos y burócratas (nacionales, o internacionales) son los mejores conservadores del patrimonio histórico y cultural este es un ejemplo que puede ponerlos a pensar.  ¿Cómo no se les ocurrió poner azulejos? ¿De dónde sacaron que esos pisos de concreto coloreado son apropiados para ese parque, y para La Antigua?  El tanque y el parque son de mediados del siglo XIX; ¿qué clase de pisos son estos para una obra de esta naturaleza y de aquel tiempo?

Antiguamente no todas las casas tenían facilidades para lavar la ropa; y en las poblaciones había tanques públicos de lavado a los que la gente podía acudir.  Esos tanques no sólo servían para su propósito principal, sino que eran lugares de encuentro y de intercambio de información entre las usuarias -que normalmente eran mujeres-.


03
May 12

La de Vivar, una entrevista de antología

Esta entrevista con Adolfo Vivar, alcalde de La Antigua Guatemala es de antología. Si no la leíste vale la pena que la veas ahora.

He aquí tres muestras de respuestas para picar tu curiosidad:

– Mire, yo no lo sé. Yo no le puedo decir si mi hija es virgen, o si mi esposa me engaña. Se necesita documentación y bases.

– En la Municipalidad también se pueden hacer negocios.

– Y qué pasa si le digo que sí, qué pasa si le digo que no. Yo me abstengo de responder.


27
Mar 12

Cucuruchos de juguete para los niños

El domingo, que andaba por La Antigua, me encontré con vendedores que llevan estos pequeños cucuruchos que supongo que son para los niños.  Cucuruchos se les llama, en Guatemala, a los hombres que -vestido de morado- cargan en las procesiones propias de la Cuarema y de la Semana Mayor.


11
Oct 11

No hay peor cuña que la del mismo palo…

Nos dicen que somos unas indias, bestias y analfabetas, y que por eso no les hacemos caso, denunció Juana Apen, vendedora de chuchitos en el Portal de las Panaderas, de la Antigua Guatemala, al relatar que los policías municipales de aquella ciudad abusan de sus compañeras vendedoras.

Los policías les arrebatan sus objetos típicos, su maní, sus algodones de azúcar, sus flores y otros productos; y luego las vendedoras tienen que pagar multas de entre Q400 y Q500 para recuperar su propiedad.

Supongamos que los policías hacen lo que hacen en cumplimiento de regulaciones de zonificación y ese tipo de cosas.  La pregunta es, ¿tienen que ser patanes, abusivos e irrespetuosos? ¿Puede la policía quitarle su propiedad a las personas así nomás?


03
Abr 11

Un agitado paseo por La Antigua

Así de agitado es un paseo por La Antigua en Tuk Tuk. Francamente prefiero caminar; pero, aveces por la falta de tiempo y las distancias debo usar uno de estos vehículos y siempre me cae en gracia la gran zarandeada que recibe uno.

Esta vez, mi pasajero fue David Reiley, Principal Research Scientist de Yahoo. Y la vez pasada fue Vernon L. Smith, Premio Nobel en Economìa.