25
Dic 16

¡Benditas las manos que hacen tamales!

161225-tamales-luis-figueroa

Escucha el podcast aquí.

¡Benditas las manos que preparan los tamales!…todos los tamales.  ¡Bendito el trabajo productivo que nos permite disfrutarlos! y ¡Benditos mis padres que me ensañaron a gozarlos!

Si visitas este este espacio desde hace algún tiempo habrás notado que es una tradición de mi casa que desayunemos tamales en este día: un negro y un colorado; y sabrás que en Guatemala, las fiestas de fin de año no pueden prescindir de tamales, pólvora, manzanillas y pinabetes.

¡Gozo tanto cuando corto el cibaque y abro las hojas de maxán y de sal para encontrarme con los colores brillantes de estas delicias de la cocina guatemalteca!  Al mismo tiempo, los aromas intensos de ambos tamales invaden mi cuerpo y mi mente y me llevan por una montaña rusa de recuerdos y alegrías.  El momento culminante  es cuando la masa gentil y el recado vivo y profundo llegan a mi paladar.

Tengo la dicha de recordar los tamales de mi bisabuela, Mami y los de mi tia Baby.  Y los de mi tía abuela, La mamita,  que nos hacía tamales pequeños para los niños.  Cuando éramos chicos no dejaban que comiéramos la carne de cerdo que venía en los tamales comprados; y una noche, cuando me sirvieron mi tamal, retiré la carne.  Mi madre, al verme me dijo que podía comer esa carne porque esos tamales eran hechos por mi bisabuela.  Y los tamalitos de La Mamita, los recuerdo pequeños, como de 2×2 pulgadas, perfectamente doblados y amarrados.

Los tamales de Navidad, en Guatemala, son -principalmente- colorados y negros.  Cada región y cada familia tienen su propia receta de tamales; pero básicamente son de masa maíz y/o de arroz y el recado se prepara con tomates, chiles y aceitunas (aveces con semillas tostadas, como pepitoria y ajonjolí) y, en el caso de los negros, con chocolate, almendras ciruelas pasas, pasas y anís. Estos últimos son los más delicados de hacer para que sean bien balanceados. También pueden ser de cerdo, pavo, pato, gallina y pollo…e incluso de res.   Eso sí a mí me gustan más los de marrano, y los de pato.  En ciertas regiones -especialmente en la Costa Sur- no se usa el recado del altiplano, sino una especie de mole.

Los tamales tienen raíces precolombinas, y fueron elevados a la décima potencia cuando se le añadieron ingrediente de Occidente. Del Nuevo Mundo son el maíz, los tomates, los chiles, y las hojas de maxán en las que son envueltos.  Los tamales negros, además, llevan chocolate. Del Viejo Mundo son las almendras así como las ciruelas, las pasas y el marrano.

La gracia de los tamales no está sólo en la masa y en el recado, sino en la forma de envolverlos y amarrarlos.   Son una experiencia para todos los sentidos.  Un tamal que no ha sido envuelto y amarrado elegante y apropiadamente pierde algo de su encanto.  A mí, por cierto, me gustan más grandes que pequeños, y me gusta que la masa no sea muy espesa.

Hacer tamales es algo muy elaborado.    Hay que lavar y asar las hojas.  La masa tiene su propia ciencia y es cocida tres veces de tres formas distintas.  El recado lleva varios ingredientes que hay que asar y sazonar con mucho talento.  El año pasado, gracias a mis amigos (y primos) Carol y Manolo, participé en una tamaleada; y fue una experiencia atesorable.

Desde mediados de los años 80, en casa comemos los de doña Estelita de Alburéz que son basados en  la receta de su madre en San Martín Jilotepeque (en el altiplano), de modo que sus tamales son distintos a los de la Costa Sur y a los de Oriente, por ejemplo.  Son los mejores tamales de todo el universo-mundo. El teléfono de doña Estelita  es 2474-0260.


22
Dic 16

Con tamales ya es fiesta

161222-tamales-luis-figueroa

¡Colorados y negros! ¡Ya vinieron los tamales!  No hay fiestas de fin de año chapinas sin tamales, como no la hay sin cuetes, sin pinabetes y manzanillas, y sin abrazos fuertes.

A mí me gustan de marrano, colorados y negros.  Gracias a mis amigos (y primos) Carol y Manolo, ya participé en una tamaleada; y mis primeros recuerdos de tamales se remontan a cuando yo era muy niño, a principios de los años 60.

Recuerdo bien los tamales pequeñísimos -para niños- que nos hacía mi tía abuela, La Mamita; recuerdo bien los tamales galanes de mi bisabuela, Mami.  Recuerdo los deliciosos de mi tía Baby, los riquísimos que le compraba a una viejita allá por Gerona y me encantan los colorados de Las Cabrera.  Y celebro los que ahora me hacen feliz como una perdiz en estas fiestas: los doña Estelita de Alburez que son inspirados en la receta antigua de su madre en San Martín Jilotepeque.  El teléfono de doña Estelita  es 2474-0260…por si se te antojan.


13
Dic 16

¡Noche de toritos!

Imagen de previsualización de YouTube

¡Siete toritos vimos anoche! y los dos mejores fueron el primero y el séptimo. Los toritos son mis juegos pirotécnicos favoritos, no sólo por el despliegue de luces, colores e ingenio; sino porque son emocionantes. Es alegre y emocionante acercarse a coquear al torito y salir corriendo cuando lo persigue a uno; y también es emocionante cuando uno lo está grabando y el torito se acerca echando chispas y humo.

Imagen de previsualización de YouTube

Cuando era niño, los relatos de mi tía abuela, La Mamita, acerca de toritos durante las festividades tradicionales me maravillaban. Yo tenía muchas ganas de ver toritos y no fue hasta hace relativamente pocos años que vi el primero. Desde entonces pocas cosas me divierten tanto como salir a buscar toritos y verlos desplegando sus fuegos y sus colores entre la gente que se les acerca y les huye.


12
Dic 16

¡La Noche de Luces Campero!

Imagen de previsualización de YouTube

Las formas, los colores y las luces de esta fiesta siempre me sacan exclamaciones.  Ahí me tienes en el balcón de mi casa entre ¡¡Ooohs!! y ¡¡Aaaahs!! especialmente cuando veo formas complejas, luces de color azul y grandes explosiones de colores brillantes y en movimiento.

Las Luces Campero siempre me maravillan y me hacen sentir como un niño frente a algo extraordinario. Por la tarde pasé por el Campo de Marte (donde ocurren las Luces) y uno se contagia con la alegría y la ilusión de la gente que llega a verlas allí.


11
Dic 16

La fiesta de Guadalupe

Imagen de previsualización de YouTube

Mi barrio celebra con todo la fiesta de Guadalupe; así que entre la banda y los fuegos artificiales (la gente quema cualquier cantidad de pólvora) ahí estaba yo helándome en el balcón.  Además, como espectáculo extra, el volcán de Fuego está haciendo erupción. Este año hasta quemaron un castillo; cosa que yo nunca había visto antes…y al final hubo torito.


11
Dic 16

Pinabete y manzanillas

161211-arbolito

La costumbre de adornar un árbol con ocasión del solsticio de invierno es muy antigua y está enraizada en las tradiciones nórdicas.  En mi casa es una de las tradiciones más celebradas en estas fechas.  Cuando llega el pinabete y la casa empieza a llenarse con su aroma, uno no puede sino llenarse de alegría y ese aroma me hace viajar en el tiempo. El aroma del Abies guatemalensis y el de sus inseparables manzanillas me lleva a recuerdos como el de hornear galletas junto a mi madre y mis hermanos; el de quemar cohetillos en la calle con mi padre, o con los cuates; el de los tamales en los desayunos de la temporada; o el del pavo horneado y relleno.

Sin lugar a dudas la mañana posterior al día en que ponemos el árbol en casa es una de mis mañanas favoritas del año.  A quienes leen este espacio, en casa les deseamos que pasen estas fiestas rodeados de amor y cariño, y que 2017 venga lleno de sólo cosas buenas.

Como en años anteriores, nos gozamos un árbol galán; cultivado cuidadosamente en El encanto, Tecpán. Si te gustan los pinabetes los hay hermosos en la 30 calle 11-42, zona 12, colonia Santa Rosa II; teléfono 2476-0496.


07
Dic 16

Quema del diablo, sin diablo

Imagen de previsualización de YouTube

Este año no tuvimos una quema del diablo apropiada; pero no por eso dejamos de celebrar la fiesta.

Subimos al tejado y vimos las docenas y docenas de fuegos artificiales en la ciudad. También disfrutamos del aroma a pólvora y a fogarones que nos envolvió. Esta es una perspectiva que no habíamos visto en esta fecha porque normalmente estamos en la calle dandole fuego a Lucifer.  Por cierto que Venus, que es Lucifer o el dador del luz se hallaba impresionantemente brillante en el cielo. En esta fecha se recuerda también a Prometeo, el dador del fuego o de la luz. Héroe que, como Lucifer, se rebeló contra la tiranía de los dioses. También se destacaron en el cielo de esta noche Vega, Altair, Marte y Fomahault que estaban notablemente en fila.

Desde otro ángulo, hoy comienza la serie de festividades chapinas conocida como Concepción-Reyes; serie que concluye el 6 de enero. Temporada de tamales, ponches y otras delicias, acompañadas por los incomparables aromas de los  pinabetes y las manzanillas.


30
Nov 16

La diabla de La Antigua y la despedida de Ubico

21a04c26-4ae1-483c-a1d1-c1a4d550a016_749_499

Tradicionalmente numerosos vecinos de La Antigua Guatemala queman el diablo en la plaza frente al antiguo covento de la Concepción; pero este año los organizadores sustituyeron a Lucifer (el que trae la luz, o Venus) por la efigie de una mujer.   Y se armó Troya porque las autoridades ediles mandaron a quitar la imágen.

La gente hizo gala del humor chapín  y (quizás con ayuda del diablo, que es embaidor) donde estába la célebre diabla puso a un diablito, bebé, con la leyenda: Devuelvan a mi mami, tengo hambre.

bebe_

El caso es que el Ministerio Público y el Ayuntamiento decidieron devolverle su diabla a la gente; pero con una condición: ¡Que le tapen las pechugas! La diabla está de vuelta; pero los cachurecos han dispuesto que la imágen les ofende.

diabla

¿Con qué frase se despidió Jorge Ubico cuando dejó Guatemala?  Cuídense de los comunistas, y de los cachuerecos.  ¿Para cuándo les pondrán sostenes a las sirenas de la fuente del parque central de La Antigua?

Las fotos son de Prensa Libre y de Soy 502.


24
Nov 16

¿Por qué damos las gracias?…y a quién

pavo

Vengo de la cena del Día de Gracias.  Como todos los años, desde hace unos años, fue una cena íntima con mi familia más inmediata y en casa de mi hermana que hizo el pavo.  Gracias a La Guise por acogernos en su casa.  Gracias los que estuvieron allí para compartir la mesa; no sólo porque la cena estuvo riquísima, sino porque siempre nos reímos un montón (esta vez con aplicaciones de Snapchat) y siempre es maravilloso sentir ese cariño que sólo se siente alrededor de una mesa cuando se juntan tres generaciones.

El pavo y los demás componentes de la cena no aparecieron allí de la nada.  Fueron posibles gracias al ingenio, la empresarialidad y la productividad de miles de personas que no conocemos. Fueron posibles gracias a nuestra productividad y a la de quienes nos facilitan ser productivos. Fueron posibles gracias a quienes los transportaron y a quienes nos lo vendieron.

Gracias a quienes valoran nuestros talentos humildes.  Gracias a los agricultores, transportistas, comerciantes, industriales, científicos, técnicos y demás que hicieron posibles el pavo, los tomates, las papas, los panes, las arvejas, el tocino, los postres y demás.  Gracias a quienes lavaron los platos, los moldes, los cubiertos y demás. Gracias a quienes hicieron el vino y las gaseosas.

Gracias a mi madre que siempre tiene espacio, siempre tiene tiempo, siempre tiene ganas, siempre tiene buenos consejos, siempre tiene amor, siempre tiene sentido del humor, siempre tiene alegría, siempre nos reúne…y ya no da paletazos.    Gracias a todos por mantener la tradición.


12
Nov 16

Arbol Gallo y fiestas de fin de año

Imagen de previsualización de YouTube
Con la iluminación del Arbol Gallo empiezan las fiestas de fin de año en Guatemala.  Miles de personas se reúnen en los alrededores de la plaza donde es encendido este ícono del fin de año chapín.  En la Avenida de la Reforma y en la Avenida de las Américas las familias llegan desde temprano para encontrar buenos lugares y pasar un sábado alegre.

161112-arbol-gallo

Con mi cámara no se aprecia bien el árbol; pero desde mi balcón me disfruto mucho sus luces y sus colores; así como la exhibición de fuegos artificiales que acompaña su inauguración.  El niño que hay en mí se maravilla con todo esto y desde ya empieza a desearles a los lectores de Carpe Diem, que estas fiestas las vivan en paz, con alegría y junto a sus seres queridos. Que 2017 te traiga tu chiva, tu burra negra, tu yegua blanca y tu buena suegra.

161112-arbol-gallo-y-fuegos-artificiales

¡Let the games begin!