27
Abr 18

Viernes candente para la justicia

Con temperaturas de unos 30º C. (que es alto para nuestros estándares), a los chapines no nos extraña un viernes candente.  Hoy es uno de esos porque es importante para los casos de Erwin Sperisen, y de la familia Bitkov, casos clave para la justicia.

El caso de E. Sperisen, ex jefe de la PNC, es un linchamiento judicial que ha ocurrido en Ginebra, Suiza, y que podría detenerse hoy.  El ha estado cinco años de prisión, sometido a un procedimiento viciado en el que incluso han sido identificados testigos falsos.  Ni el fiscal ginebrino, ni sus investigadores han puesto un pie en Guatemala y sólo se han dejado llevar por un script y la consigna de aplastar a Sperisen, por medio de una operación oenegera.

En un vídeo grabado por Sperisen, él comentó que luego de su declaración ante el tribunal, los investigadores de la CICIG se excusaron diciendo que ellos no tenían nada que hacer allí, porque nunca habían investigado nada, a pesar de que por muchos años sostuvieron lo contrario.  Si los jueces suizos no se sienten engañados por la fiscalía y por otros actores en este asunto, algo está podrido. ¿Qué procede? Justicia para Erwin Sperisen

El caso de la familia Bitkov, perseguida por Vladimir Putin y víctima de una red de estafadores y funcionarios y empleados corruptos, pasará por un momento crucial.  El caso ha llamado la atención de la Comisión Helsinki, en el Congreso de los EE.UU. ¿Qué es esa comisión? Una agencia del gobierno de los EE. UU. que promueve los derechos humanos, la seguridad militar y la cooperación económica en 57 países. Nueve comisionados son miembros del Senado, nueve de la Cámara de Representantes y tres del Ejecutivo. ¡No es cualquiera cosa!

¿Por qué están involucrados? Por la conexión del caso con Putin, que es la amenaza más grave para la democracia y los valores occidentales que existe en el mundo de hoy; y porque los tributarios de los EE.UU. son de los más grandes donantes de la CICIG, que está involucrada en el caso. Podrás ver la transmisión en vivo en goo.gl/ceZQEM a las 7:15 a.m. de Guate. ¿Qué procede? Justicia para los Bitkov.

Columna publicada en elPeriódico; y la ilustración es de Biblioteca Europea di Informazione e Cultura [Domínio público], via Wikimedia Commons.

Actualización: Erwin Sperisen no fue absuelto.  El tribunal le rebajó la pena de cadena perpétua a 15 años de prisión, por coautoría…Coautoría de un acto cuyo autor fue absuelto en un Austria (¿Cómo te explicas eso?).  De los 15 años, 10 son conmutables y cinco no; una movida evidentemente diseñada para justificar los 5 años que Sperisen ha estado injustamente preso.  No se ha hecho justicia.  Ve y escucha a Erwin en este vídeo.


25
Abr 18

Guatemala, la CICIG y los Bitkov en “National Review”

Guatemala está, de nuevo, en las noticias. ¿Cómo iba a ser de otra forma? Esta vez en la revista Nacional Review, en un artículo por Jay Nordlinger, titulado Why Are They Doing this to the Bitkovs? En el mismo, el autor medita: La CICIG y la policía guatemalteca estaban persiguiendo a algunos actores muy malos: funcionarios corruptos del gobierno y traficantes de personas, a saber, coyotes. Había un anillo de estas personas. Personajes verdaderamente desagradables, del tipo de los que denuncian a los denunciantes, algunos de ellos. Pero, ¿Igor, Irina y Anastasia Bitkov pertenecen a la misma red?

El artículo de Nordlinger tiene dos virtudes que quiero destacar: 1. Es una relación de hechos bien ordenada y completa, que le permite al lector entender la complejidad del caso, y sus detalles objetivos espeluznantes. 2. Cuenta detalles de las particulares expriencias penosas y duras pruebas que han vivido Anastasia y Vladimir Bitkov, los niños de esta tragedia.  Anastasia ya es mayor de edad; pero era niña cuando empezó la pesadilla y el pequeño Vladimir tiene 6 años.

  • En junio de 2007, algo malo sucedió: la hija de los Bitkovs, Anastasia, de 16 años, fue secuestrada, drogada y violada repetidamente. Esto tuvo lugar en el transcurso de tres días. ¿Quién lo hizo? “Una estructura criminal, trabajando con el FSB”, explica Igor. “Uno con impunidad”. (“FSB” es el nuevo nombre para “KGB”). Igor pagó un rescate de $ 200,000, en efectivo. Le entregó el dinero, dólares, a la policía, actuando como “intermediarios”.
  • El 15 de enero de 2015, a las 6 de la mañana, fueron arrestados. Un total de 70 agentes llegaron a la casa de los Bitkovs. Otros 30 fueron a la oficina de la familia. Todavía otros 30 fueron a la casa del novio de Anastasia. Eso es 130 agentes en total, un número impresionante para un caso de pasaporte. Inicialmente, los Bitkovs se mantuvieron en carceletas, o jaulas, en condiciones humillantes y peligrosas. Igor tuvo que lidiar con miembros de pandillas (MS-13 y Barrio 18). Anastasia tuvo una terrible crisis. Los detalles de estos primeros días son asombrosos.
  • ¿Qué pasó con el niño pequeño, Vladimir, de tres años en ese momento? El Kremlin se apresuró a intervenir. Lo hizo en la persona de Pavel Astakhov, que era el comisionado de [Vladimir] Putin para los “derechos de los niños”. Astakhov declaró que Vladimir era un niño ruso que debería estar en manos de las autoridades rusas. (Mala suerte, Pavel: nacido en Guatemala, Vladimir es ciudadano guatemalteco). Irina e Igor querían que su hijo estuviera en manos de sus guardianes elegidos: su niñera de hacía tiempo y uno de los abogados de la familia. Un juez lo envió a un orfanato. Estuvo allí por 42 días. Cuando finalmente fue liberado a sus tutores, estaba en muy mal estado físico y mental. Él tenía una cicatriz sobre su ojo. Tenía una infección respiratoria y una infección en el oído. Tenía conjuntivitis en ambos ojos. Tenía un diente delantero astillado. Estaba desnutrido. Además, estaba en un estado de zombie, incapaz de hablar. De hecho, olvidó cómo hablar ruso por completo.

Si puedes leer en inglés, sin no estás prejuiciado e incluso si quieres explorar tus prejuicios, si te interesa este caso, seguramente quieres leer este artículo.

Este viernes 27 de abril, en Washington, habrá una audiencia sobre este caso en el Congreso de los Estados Unidos, a cargo de la Helsinki Commission; y en ese contexto, Nordlinger pregunta: ¿Qué pueden hacer los Estados Unidos? ¿Cualquier cosa? Bueno, Washington es el mayor donante de ayuda a Guatemala, de lejos, y también paga cerca de la mitad del presupuesto de la CICIG. Como mínimo, el Congreso debería saber acerca de este caso desconcertante y enfermizo.

No faltará quien trate de desautorizar a Jay Nordlinger (National Review), como han tratado de desautorizar a Mary Anastasia O´Grady (The Wall Street Journal) con base en que ella nunca ha sido fan del régimen de los hermanos Castro en Cuba; pero si puedes, lee el artículo de Nordlinger y los de Mary, y dime si no hay algo muy perverso en todo este asunto.


17
Abr 18

La dudosa historia guatemalteca de Rusia

Guatemala, y específicamente la administración de justicia en Guatemala, ha llamado la atención de The Wall Street Journal, en torno a la trama siniestra de la que es víctima la familia Bitkov...a manos de lacayos de Vladimir Putin. El artículo se llama Russia’s Dubious Guatemala Story.  

La historia cuenta algo que se comenta por estas latitudes; pero que parece tan lejano que no faltará quien diga con Susanita, la de Mafalda, que que bueno que el mundo queda tan lejos.

En Rusia, si eres empresario exitoso, Vladimir Putin y sus cronnies, te echan el ojo.  Ese es el caso de Igor Bitkov que compró una fábrica de papel en 1999 y en 2005 recibió una oferta de un lacayo de Putin para comprarle el 51% de la empresa. Bitkov no quiso vender y ese fue su primer error.  Dos años más tarde, Irina Bitkov, esposa de Igor, rechazó la oferta de ser jefa del partido de Putin en Kaliningrado y luego rechazo unirse a la junta de un sindicato en el que Andrey Kostin, presidente del banco estatal ruso, VTV y aliado del presidente de Rusia.

Ese fue srtike three…pero hubo otro desaire para Putin: los Bitkov se negaron a contribuir con donaciones para los secuaces del Presidente de Rusia y eso selló su futuro. A partir de ahí se desató el torbellino infernal.

La hija de Igor e Irina, de nombre Anastasia y de 16 años de edad fue secuestrada y violada.  La familia pagó US$2000,000 como rescate.  Los Bitkovuyeron a Austria con la esperanza de regresar a Rusia cuando las cosas se calmaran.  Dos semanas después, tres bancos estatales que les habían prestado dinero exigieron su reembolso inmediato. Bitkov volvió a Rusia para negociar con los bancos; pero un funcionario le advirtió que había orden de captura en su contra y volvió a salir del país.

Uno de los banqueros rusos involucrados en este asunto es Andrey Kostin, presidente del banco estatal VTB que ha sido objeto -junto a otros seis oligarcas rusos- de sanciones por parte del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de América, que le ha aplicado la ley Magnitsky, que equivale a una muerte financiera internacional.

¿Y qué tiene que ver Guatemala con esto?

En Guatemala, los Bitkov recibieron sentencias de prisión inusualmente severas por usar documentos falsos que les proporcionaron, adivina en donde, en oficinas gubernamentales guatemaltecas. Igor está condenado a 19 años, e Irina y Anastasia a 14 años de cárcel.  En 2005 el Ministerio Público los acusó de usar documentos falsificados emitidos por el gobierno; y una corte de apelaciones dictaminó que no habían cometido crimen alguno, sino sólo delitos administrativos.  Mientras tanto, el hermano de Igor y la madre de Irina fueron amenazados en Rusia.  El bufete de abogados que tramitó los papeles de los Bitkov no ha sido investigado.  Y, de acuerdo con la Convención de Palermo y la legislación guatemalteca, la familia rusa debería haber sido tratada como víctimas, y sin embargo, no fue tratada como tal.

¡Sorpresa, la CICIG está involucrada!; pero no te cuento más para que leas la columna de Mary O`Grady, en The Wall Street Journal y te enteres de más detalles; y si quieres darle seguimiento al tema, te invito a seguir @SupportBitkovs