Mi tatarabuelo, Reyna Barrios y una mina en Izabal

 

El documento que comparto es fascinante desde distintas perspectivas: es la primera vez que veo la firma de mi tatarabuelo, Emilio Schuman; y ahora sabemos que tenía intereses en una mina de carbón en Izabal.

Además, según cuenta en el informe que le dirigió al presidente José María Reyna Barrios, el carbón de Izabal era tan de buena calidad como el carbón Cumberland que era el más caro que venía de los Estados Unidos de América y era el que mi tatarabuelo usaba en su taller.

¿Taller de qué? Herrería, carpintería, tapicería y pintura.  Eso también es una novedad.  Siempre supimos que Emilio era propietario del Establo de Schuman, negocio que se dedicaba a la venta y alquiler de landós, victorias, surreys, faetones, buggies, diligencias para excursiones y a la venta de arneses y artículos para carruajes.  También sabíamos que se dedicaba a la crianza de caballos de carreras.  ¿Dónde quedaba el establo? En tiempos del informe quedaba en la 4a. calle poniente, número 25 de la zona 1; y posteriormente se trasladó a la 11 avenida y 14 calle A de la zona 1.  Todavía se conserva el inmueble con la fecha 1907 en la entrada principal. De ahí que la 14 calle A se llame Callejón del Carrocero.

Emilio Schuman era alemán, de Dresde, y vino a Guatemala desde Hawaii donde -con su hermano Gustav- tenían un negocio de carruajes similar al que mi tatarabuelo estableció en Guatemala. Emilio fue el padre de mi bisabuela, Adela, cuya madre era Edwina Minnie Hart.

Del documento me encantan lo elaborado del diseño, el número de teléfono 528 con sólo tres cifras. Dato curioso ahora que próximamente los teléfonos en Guatemala tendrán nueve cifras. Hasta los años noventa, algunos teléfonos de la zona uno tenían cinco cifras; y los teléfonos en las casas de mis padres y de mi abuela tenían seis cifras.

Gracias a Luis Andrés Schwartz por el hallazgo.

Comments

comments

Comments are closed.