28
Ago 11

La Llama de la libertad…apagada

Ahora que viene septiembre, mes en el que se celebra la Independencia de Guatemala, no está de más recordar que, desde hace ratos, la Llama de la libertad -en el monumento a los Próceres de aquella gesta- es inexistente.

Irónicamente, la placa que explica la razón de ser de aquel monumento dice: Guatemalteco, esta llama simboliza nuestra suprema aspiración de libertad y de justicia. Venérala, respétala no permitas que se extinga nunca.

¿Irónico, o no?


15
Sep 10

Celebración de Independencia en Centro Histórico

La noche del 14 de septiembre, que es la víspera de la celebración de la Independencia de Guatemala, se pone muy alegre en el Centro Histórico. Los grupos de personas que -de todas las edades y condiciones- llevan y traen antorchas por las calles son abundantes y de lo más variados. Aveces son pequeños grupos familiares y otras son equipos de barrios, o poblaciones. Algunos van solos, corriendo, y otros van en bicicletas, o acompañados por automóviles y autobuses. Algunos son sencillos, o otros son eleborados. ¡Todos van muy contentos! La verdad es que es muy alegre eso de ir a ver a los de las antorchas.
 
Tengo años de ir a verlos al Monumento a los Próceres; pero desde hace unos dos septiembres que dejó de ser la actividad popular casi espontánea, que era, para convertirse en una actividad gubernamental que le quitó lo bonito. Ahora hasta prohíben que los jóvenes se arrojen a la fuente que hay en el monumento y llevan artístas con programa y todo.
 
Así que en busca de la celebración perdida me fui al Centro y ahí la hallé. Con el añadido de que en la zona 1 desfilan docenas de pelotones de estudiantes con bandas que, igual que los grupos que llevan antorchas, cruzan aquella área de la ciudad de Norte a Sur y de Este a Oeste.
 
Hay que ir con paciencia porque el tráfico se pone pesado; pero si uno ya sabe a lo que va y va con tiempo, todo es diversión. Bueno…para mí, que me gozo estas cosas.
 
Al colegio que está en el vídeo lo vi frente al antiguo Hotel Panamerican que tiene una arquitectura muy característica; y por ahí vi pasar tres más y varios grupos de antorchas. Luego pasé entre la Plaza de la Constitución y el Parque Centenario para ir a ver otro colegio atrás del Palacio Nacional. Toda el área estaba limpia y había un ambiente seguro y tranquilo. Esta es una fiesta familiar que los chapines nos disfrutamos mucho y encima de todo el clima nos ayudó porque la noche estaba fresca y agradable.
 
El paseo concluyó en Café Casa, un lugar muy agradable y sabroso sobre la Sexta avenida y Décima calle, casi frente al antiguo estudio fotográfico del Canche Serra.
 
Esta es una escena muy divertida de la celebración de 2009; y estas son fotos de ese mismo año. Esto es lo que pasó en 2008. Por cierto que, lo que a mí me gusta de esta fiesta es su carácter festivo y lo mucho que se la goza la gente; me gustan su espontaneidad sencilla y cándida; y me gusta que se la disfruta todo el que quiere. No así su lado chauvinista; y los que han seguido Carpe Diem seguramente recordarán lo que he escrito del nacionalismo, del patriotismo, de todas esas cosas nefastas.
Aclaración: El vídeo que acompañaba esta entrada no lo pude pasar  cuando cambié plataforma, sin embargo se puede ver aquí.

11
Sep 10

¿En qué está pensando Noti7?

Anoche caí por Noti7, noticiario que tiene un segmento con motivo de la celebración de la Independencia; pero ¡Que segmento! Mientras hablaban del Himno Nacional, la música que se oía de fondo era la de La Granadera (la marcha chapina equivalente a Heil to the chief, y que fue Himno de Centroamérica). Pero la cosa se pone mejor, entre las imágenes con las que ilustran los símbolos patrios de Guatemala incluyen: El cuadro de John Trumbull sobre la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América; y una orquídea que no es la Monja Blanca o Lycaste virginalis var. alba.


15
Sep 09

La expresión popular y un saludo al Presidente

La fiesta del 14 de septiembre, en el Monumento a los Próceres de la Independencia de Centroamérica, es una expresión popular. Muestra de ello es este momento que nos comparte mi amiga Marta Yolanda. El saludo ocurrio durante el encendido de una de las antorchas.  Al pasar de Blogspot a WordPress no he podido pasar este vídeo, pero vale la pena verlo.

Esto ya lo he contado alguna vez; pero hace años, en tiempos de Vinicio Cerezo, un visitante gringo se extrañó mucho por lo irrespetuosos que eran los chapines al referirse al Presidente de le República. Y en aquella ocasión aventuré la hipótesis de que a diferencia de en otras sociedades, en las que el Presidente o el Jefe de Gobierno son representantes de la unidad de la nación; aquí en Guatemala el Presidente es sólo el jefe de la gavilla que, de turno, le toca usufructuar del poder y del presupuesto del estado. Y que, en el mejor de los casos, el Presidente se presenta como el representante de algún tipo de grupo de interés particular, y no de la totalidad de la población. Y que es por eso, entonces, que su investidura no viene acompañada por el mismo grado de respeto y autoridad que recibían otros en similares posiciones.

Yo digo que eso es lo que explica la reacción de la gente en este vídeo.

15
Sep 09

Fiesta en El Obelisco

Muy alegre y divertida estuvo la celebración popular, de la víspera del 15 de sepitiembre, en el Monumento a los Próceres de la Independencia de Centroamérica.

Mi parte favorita es la de los grupos de personas que llega con sus antorchas para llevarlas a sus poblaciones, sus escuelas, sus barrios, sus colegios y demás. Me gusta que es una fiesta familiar a la que acuden personas de todas las edades. En el lado sur de la plaza, cerca de El Obelisco, ahí eran encendidas las antorchas y desfilaban los grupos para llevarse el fuego de la libertad. Más al sur, bajo el asta de la bandera de la Municipalidad de Guatemala, había un pelotón de cadetes de la Escuela Politécnica y llegaban grupos a estacionar sus motos.

Los pitos y los tambores animaban la fiesta de ese lado de la plaza; en tanto que en el lado norte había grupos musicales y animadores.

Por supuesto que había ventas de comida por todas partes y no faltaban las tradicionales corbatas chinas, y los pirulíes. Aunque llegaron los acostumbrados grupos de jóvenes en bicicletas, desde el año pasado ya no les permiten que se arrojen unos a otros a la fuente de la plaza; y de hecho, este año la fuente estaba seca. Eso es una lástima porque los chicos disfrutaban mucho de las mojadas que se pegaban.

Muchos de los asistentes, especialmente los más jóvenes, se pintan las caras y lucen escudos nacionales y banderas, así como sus tatuajes. Y, por supuesto, no faltan las reinas y madrinas con sus tiaras, cetros y capas.

Los grupos de corredores, que llevan las antorchas, pasan por las calles de la ciudad acompañados por amigos y familiares que van en bicicletas, motos, automóviles, buses y hasta camiones, muchos de ellos decorados con piñatas, globos, y otros adornos. Bajo mi ventana estuvieron pasando durante todo el día.

Yo digo que este año había más gente que el año pasado y la plaza estaba muchísimo más limpia. Había trabajadores recogiendo la basura constantemente. La fiesta es amenizada por profesores de Educación Física y se ve que han ido perfeccionando el arte.

No me quedé muy tarde; pero a la media noche, y desde mi casa, pude ver que hubo cohetes y fuegos artificiales, y se escuchaba la marimba. A mí, esta fiesta me gusta mucho porque se nota cómo se la goza la gente y porque en la plaza hay un hermoso ambiente de celebración en el que participamos todos.

14
Sep 09

¡Hoy en la noche: en el Obelisco!

Desde hace varios años, en la noche del 14 de septiembre, no me pierdo la fiesta popular de antorchas que se organiza en El Obelisco, que es el monumento a los próceres de la Independencia de Centroamérica.

Siempre es divertido y no deja de ser conmovedor. Durante todo el día llegan familias, colegios, escuelas, asociaciones, iglesias, barrios y todo tipo de grupos a encender sus antorchas de la libertad y llevarlas a sus localidades.
Esta foto es de 2008, con un grupo de reinas…y a ver que novedades hay en esta ocasión.

25
Ago 09

Dos bandas bajo mi ventana

Como vivo en un barrio antiguo de la ciudad de Guatemala, hay mucha actividad pueblerina bajo mi ventana. Procesiones, desfiles, ventas de atol, feria y otras prácticas alegran la vida insegura en el Valle de la Ermita.

El domingo pasado, dos bandas escolares desfilaron bajo mi ventana. No bajé a preguntar, pero supongo que es en preparación para las festividades del 15 de septiembre cuando se celebra la Independencia de Centroamérica. Dicha efemérides involucra desfiles de esta naturaleza -que es lo que realmente le gusta a la gente- y otras actividades que la posmodernidad ha tratado de convertir en costumbres.

En los pueblos no faltan los concursos de distinta naturaleza, los bailes, y una de mis favoritas que es la de las carreras con la llama de la libertad.

Allá por 1975 estuve así de cerca de desfilar con ocasión del 15 de septiembre. Asistí a todas las prácticas; pero a la hora de la hora mis padres se fueron al mar y tuve que elegir: ¿mar, o desfile? ¿mar, o desfile? ¿mar, o desfile?…y ganó el mar. Claro que después, en el colegio, tuve que pagar las consecuencias; pero la verdad sea dicha, ni siquiera recuerdo cuáles fueron.

A la larga supongo que ir a desfilar hubiera sido una experiencia divertida. Y es que no conozco a nadie de mi generación que haya marchado, y que no recuerde con cariño y nostalgia sus días de desfiles septembrinos.

17
Ago 09

Magnífica idea de la dirigencia indígena

Un grupo de líderes indigenas guatemaltecos solicitó el derecho a decidir acerca de su independencia y régimen político, sin presión alguna; y le pidiò a la comunidad internacional que los deje decidir sobre sus prioridades. Esto ocurrió durante una reunión entre embajadores y dirigentes indigenas.

Yo creo que los representantes diplomáticos y las autoridades chapinas deberían ponerle atención a esta idea de la dirigencia indígena. Sería genial que, en vez de que se impusiera un sistema en todo el país, los habitantes de las ciudades, municipios, o departamentos tuvieran la opción de elegir bajo qué tipo de normas quieren. Habría ciudades con impuestos elevados, y ciudades con impuestos inexistentes; habría poblaciones con políticas bien redistributivas, y poblaciones carentes de aquel tipo de políticas; habría comunidades en las que las decisiones serían tomadas de forma centralizada, y otras en las que no. Habría poblados en los que el gobierno se ocuparía de la cultura, la vivienda, la energía eléctrica, la telefonía, las carreteras, los mercados, el transporte público,la educación y la salud; y los habría en los que el gobierno sólo se limitaría a proveer seguridad y justicia. Habría regiones en las que los privilegios serían tolerados y quizás hasta promovidos; y las habría en las que la igualdad de todos ante la ley sería uno de los pilares de la sociedad. Habría ciudades en las que se viviría por permiso y de acuerdo con reglamentos, y habría ciudades en las que se viviría por derecho y de acuerdo con principios.
Si se le pusiera la atenición debida a la propuesta de la dirigencia indígena, nos encaminaríamos hacia un sistema en el que la conflictividad social sería sustituida por la competencia sana. La gente viviría, trabajaría y, como dice el sacerdote maya Narciso Cojtí, construiría y no sólo recibiría, en donde mejor le conviniera. Pocos, o ninguno, sentirían que no hay un lugar en el que no se llenaran sus expectativas; pero eso sí, la gente debería tener la libertad de elegir en dónde vivir. Así, los que quisieran vivir en una comunidad con ciertas características, no tendrían más que irse a vivir a ella y ya.
No sólo los mayas, sino todos los que anhelamos la libertad deberíamos meditar sobre la propuesta de la dirigencia indígena. Sobre todo ahora que se acerca la celebración de la Independencia, a lo mejor es el momento para empezar a discutir sobre una verdadera independencia.

15
Sep 08

Quezada corta varas

Cuenta la leyenda que un campesino bastante sordo fue saludado desde lejos por un compadre suyo; y entre ellos se produjo el diálogo siguiente:

-“Adiós, compadre”.
-“Aquí, compadre, cortando varas”.
-“Adiós, le digo”.
-“Sí compadre, para hacer un cerco”.

Y por eso es que aquí, en Guatemala, se dice que alguien está cortando varas cuando -fingiendo demencia, o ignorancia- lleva el diálogo por donde le conviene, independientemente de los hechos, o de la naturaleza de aquel.

Eso mismo hizo el purpurado Rodolfo Quezada en su mensaje dominical. “Para Quezada”, dice la nota mediática correspondiente, “la firma de la Independencia conllevó más situaciones negativas que positivas”. Por lo que cabe preguntarse si, a juicio del Príncipe de la Iglesia, hubiera sido mejor que Guatemala continuara siendo una colonia española, y no un país distinto.

El Cardenal asegura que “hay muchas sombras en nuestra historia, como la polarización entre los partidos Liberal y Conservador”, explicación que no está alejada de la verdad; pero que queda sospechosamente incolclusa si no se aclara que el Partido Conservador era el partido de la organización que dirige Su Excelencia. De hecho, en Guatemala todavía les decimos cachurechos a los iglesieros, de la misma forma en que,antaño, se les decía así o cachos, a los Conservadores.

Por supuesto que a la dirigencia cachureca le molesta que hubiera enfrentamiento; pero, ¿cómo no iba a haberlos si la Iglesia Católica se aferraba a sus privilegios económicos y políticos? La Revolución Liberal -con todo y sus defectos constructivistas, racionalistas y de corrupción- fue un paso adelante en el desmantelamiento del sistema feudal y colonial que tanto agradaba a los Conservadores y a sus patrocinadores entre la aristocracia y el alto clero.

Otro de los bemoles que Quezada le encuentra a la Independencia es “la exclusión de los indígenas por la ausencia de un prócer de ese grupo”. Y claro, hora en estos tiempos de corrección política está de moda ningunear cualquier proceso social que no incluya a todos; pero ningún proceso importante incluye a todos. La Revolución Americana fue hecha por individuos que pertenecían a una elite: Washington, Adams, Hamilton, Franklin, Madison, Mason, y otros de esa estatura. La Revolución Francesa fue consecuencia de las ideas y las acciones de personajes como Diderot, D`Alambert, Rousseau, Voltaire, Robespierre, y otros parecidos. El mismo Lenin se dio cuenta de que la Revolución Proletaria no iría a ningún lado si seguía esperando a que –según lo había predicho Marx- los proletarios se alzaran contra la burguesía. Y por eso es que Ilich Ulianov se sacó de la manga el concepto de la Vanguardia de la Revolución, que no era sino él y sus amigos, constituidos en elite revolucionaria. Los procesos sociales importantes no los hacen todos; los hacen unos: los que en ese momento histórico específico pueden pensar y tienen los arrestos para actuar.

Como Su Eminencia corta varas, se le olvidó un detalle: Aquel 15 de septiembre de 1821, en aquel acto que Quezada ningunea y califica de excluyente, junto al Jefe Político y los miembros del ayuntamiento, junto a los ministros de la audiencia y los diputados provinciales, estaban presentes Ramón Casaus y Torres, José María Castilla, Luis Escoto, Antonio Tabeada, Mariano Pérez y Antonio García, ¡la mismísima elite! de la organización que ahora encabeza Rodolfo Quezada. Casaus, por cierto, se opuso a la Independencia, no quiso firmar el acta y era conocido por su postura conservadora o cachureca. Luego, cuando era políticamente seguro y “para bien de las almas” se adhirió a la nueva República. El Arzobispo Casaus murió en La Habana; ciudad que, por cierto, todavía vivía a plenitud el ambiente colonial que satisfacía al Prelado.

Algo se salva del discurso de Quezada; y esto es que, al menos, es consistente con la posición de su antecesor, Casaus. Ambos comparten el criterio de que la Independencia es y era negativa.

En su perla dominical de Independencia, Quezada dijo que “hizo falta un proyecto de nación, para que la riqueza se distribuyera de manera equitativa y no concentrada en un solo grupo”; y aquí también corta varas a conveniencia; porque, ¿qué grupo, sino su organización era el mayor terrateniente del país; qué grupo, sino el suyo, era el mayor prestamista; qué grupo, sino el suyo, cobraba diezmos y primicias; qué grupo, sino el suyo, poseía monasterios inmensos, ingenios, viñedos, y otras riquezas que contrastaban notablemente con la miseria de los indígenas por los que suspira el Cardenal?

Quezada dice que corta varas; pero engaña a muy pocos.


15
Sep 08

El Obelisco en la víspera de la Independencia


Como todos los años, desde hace cuatro años, fui a El Obelisco a ver los festejos de la víspera de la celebración de la Independencia.

Fiesta popular, en toda su magnitud, esta efemérides reune a niños y ancianos, muchos pero muchos jóvenes, barrios, aldeas, iglesias, scouts, familias, y todo tipo de grupos. ¡Hasta Adventistas, que se supone que no rinden respeto a los símbolos patrios! Los grupos citados van a El Obelisco a encender antorchas que llevan a sus lugares de orígen.

La gente baila, canta el Himno Nacional, declama poemas patrióticos y recita la jura de la bandera. Se venden banderas, bandanas, gorras, golosinas, ponches y una gran variedad de chunches. Había un grupito quemando mota. Todos en pacífica y alegre convivencia.

El Obelisco es el Monumento a los Próceres de la Independencia, y por eso es que ahí celebramos la gesta cívica V de luto contra la corrupción y contra más impuestos.

Por cierto que este año, la administración socialdemócrata, con el lema de Tiempo de solidaridad les obsequió tamales a los asistentes; así que toda la plaza quedó inmunda con hojas de tamal, tenedores plásticos, y platos y vasos de estirpor.

Por supuesto que ni a la administración generosa, ni a Tu Muni, se les ocurrió poner toneles de basura para que la gente pudiera depositar ahí las citadas hojas, tenedores, platos y vasos…y siempre queda la duda de si los festejantes hubieran aprovechado los toneles extra.